Religión romana

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3700 / $18000

Definición

Donald L. Wasson
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 13 noviembre 2013
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X
Roman Sacrificial Altar (by Mark Cartwright, CC BY-NC-SA)
Altar romano de sacrificios
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

En muchas sociedades antiguas y modernas la religión ha desempeñado un papel fundamental en su desarrollo, y el Imperio romano no fue la excepción. Desde el principio, la religión romana fue politeísta. A partir de un conjunto inicial de dioses y espíritus, Roma fue añadiendo a esta colección tanto dioses griegos como una serie de cultos extranjeros. A medida que el imperio se expandía, los romanos se abstuvieron de imponer sus propias creencias religiosas a los que conquistaban; sin embargo, esta inclusión no debe malinterpretarse como tolerancia, como puede verse en su temprana reacción ante la población judía y cristiana. Con el tiempo, arrasarían con todos sus dioses, que gradualmente sustituyeron por el cristianismo y, a los ojos de algunos, este fue el cambio que provocó el declive del imperio occidental.

Primeras creencias e influencias

Las primeras formas de religión romana eran de naturaleza animista y creían que los espíritus habitaban todo lo que les rodeaba, incluidas las personas. Los primeros ciudadanos de Roma también creían que eran vigilados por los espíritus de sus antepasados. Inicialmente, a estos "espíritus" se añadió una tríada capitolina (posiblemente derivada de una influencia sabina): los nuevos dioses incluían a Marte, el dios de la guerra y supuesto padre de Rómulo y Remo (fundadores de Roma); Quirino, el Rómulo divinizado que vigilaba al pueblo de Roma; y, por último, Júpiter, el dios supremo. Ellos, junto con los espíritus, eran venerados en un templo de la colina Capitolina. Más tarde, debido a los etruscos, la tríada cambiaría para incluir a Júpiter, que seguía siendo el dios supremo; Juno, su esposa y hermana; y Minerva, la hija de Júpiter.

Eliminar publicidad
Publicidad

Debido a la presencia de colonias griegas en la Baja Península, los romanos adoptaron muchos de los dioses griegos como propios. Religión y mito se unieron. Bajo esta influencia griega, los dioses romanos se volvieron más antropomórficos, con las características humanas de los celos, el amor, el odio, etc. Sin embargo, esta transformación no alcanzó el grado que existía en la mitología griega. En Roma, la expresión individual de las creencias carecía de importancia; era mucho más significativa la adhesión estricta a un conjunto rígido de rituales, con lo que se evitaban los peligros del celo religioso. Las ciudades adoptaban sus propias deidades patronas y celebraban sus propios rituales. En todo el imperio se construyeron templos en honor a los dioses; sin embargo, estos templos se consideraban el "hogar" del dios; el culto tenía lugar fuera del templo. Aunque esta fusión de deidades romanas y griegas influyó en Roma de muchas maneras, su religión siguió siendo práctica.

La religión romana absorbió muchos de los dioses y cultos de las naciones conquistadas.

Aunque había cuatro colegios sacerdotales, no existía una clase sacerdotal; siempre seguiría siendo un cargo público. Esta práctica se extendería incluso al palacio imperial. Desde la época del emperador Augusto, el emperador asumiría el título de pontifex maximus o sumo sacerdote. Además de los pontifexes existían los augures, individuos que leían las entrañas de los animales y el vuelo de las aves para interpretar los presagios, o lo que es lo mismo, la voluntad de los dioses. Se llevaban a cabo elaborados rituales para obtener la victoria romana en la batalla, y ninguna declaración de guerra o acontecimiento importante se emprendía sin la clara aprobación de los dioses. Desde la época de los etruscos, siempre se consultaba a un adivino o arúspice, y se consideraba peligroso ignorar los presagios. Spurinna, adivino romano, leía las entrañas de los animales y predijo la muerte de Julio César en los idus de marzo. Cuando el comandante romano Publio Claudio Pulcher hizo caso omiso de los presagios (se negó a comer las gallinas sagradas) antes de una batalla durante la Primera Guerra Púnica, fue derrotado, al igual que su carrera militar.

Eliminar publicidad
Publicidad

A medida que el imperio se expandía por los Balcanes, Asia Menor y hasta Egipto, la religión romana absorbió muchos de los dioses y cultos de las naciones conquistadas, pero la influencia principal seguiría siendo siempre Grecia. Salvo contadas excepciones, la mayoría de los dioses romanos tenían sus homólogos griegos. Esta mitología romana tendría una influencia significativa en el imperio (política y socialmente), así como en el futuro de la civilización occidental. Basta con observar los nombres de los días y los meses (martes, sábado, enero y junio), las lenguas de las naciones europeas y los nombres de los planetas (Marte, Júpiter, Saturno y Plutón) para darse cuenta de esta influencia.

El panteón romano

Aunque el estudio de la mitología romana tiende a hacer hincapié en los dioses principales —Júpiter, Neptuno (dios del mar), Plutón (dios del inframundo) y Juno—, existían, por supuesto, una serie de dioses y diosas "menores" como Némesis, el dios de la venganza; Cupido, el dios del amor; Pax, el dios de la paz; y las Furias, diosas de la venganza.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sin embargo, al analizar la religión de Roma, hay que examinar el impacto de los dioses más importantes. Los más importantes eran, por supuesto, Júpiter, el equivalente romano de Zeus (aunque no tan juguetón), y su esposa/hermana Juno. Júpiter era el rey de los dioses, el dios del cielo (el gran protector), que controlaba el clima y las fuerzas de la naturaleza y utilizaba los rayos para advertir al pueblo romano. Inicialmente vinculado a la agricultura como Júpiter Elicio, su papel fue cambiando a medida que la ciudad crecía, hasta obtener su propio templo en la colina Capitolina. Más tarde, se convirtió en Júpiter Imperator Invictus Triumphator - General Supremo, Invicto, y finalmente, Júpiter Optimus Maximus - Mejor y Más Grande. Su supremacía sería temporalmente dejada de lado durante el reinado del emperador Elagabalo, que intentó sustituir la religión de Roma por la del dios sirio Elagabal. Tras el asesinato del emperador, su sucesor, Alejandro Severo, devolvió a Júpiter su antigua gloria. La esposa/hermana de Júpiter era Juno, que da nombre al mes de junio, el equivalente a la Hera griega. Además de ser la diosa suprema, con un templo en la colina del Esquilino, era la diosa de la luz y la luna, y encarnaba todas las virtudes de la matrona romana: como Juno Lucina, se convirtió en la diosa del parto y la fertilidad.

Jupiter
Júpiter
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Después de Juno vienen Minerva, el nombre romano de Atenea (la diosa patrona de Atenas), y Marte, el dios de la guerra. Según la leyenda, Minerva surgió de la cabeza de Júpiter completamente formada. Era la diosa del comercio, la industria y la educación. Más tarde, se la identificaría como diosa de la guerra y de los médicos, músicos y artesanos. Aunque ya no formaba parte de la tríada capitolina, Marte seguía siendo un dios importante para Roma, similar a Ares, el dios griego de la guerra. Como Marte el Vengador, este hijo de Juno y su relación con una flor, tuvo un templo dedicado a él por el emperador Augusto, en honor a la muerte de los asesinos de Julio César. Los comandantes romanos le hacían sacrificios antes y después de las batallas, y el día "martes" lleva su nombre.

Hay varios dioses menores (todos con templos construidos para ellos): Apolo, Diana, Saturno, Venus, Vulcano y Jano. Apolo no tenía igual romano y era simplemente el dios griego de la poesía, la medicina, la música y la ciencia. Los etruscos lo trajeron a la ciudad para ahuyentar la peste y fue recompensado con un templo en el Palatino. Diana, la hermana romana de Apolo, equivalente a la griega Artemisa, no solo era la diosa de las fieras y de la luna de la cosecha, sino también la diosa de la caza. Se la consideraba protectora de las mujeres en el parto, con un templo en Éfeso, en Asia Menor. Otro dios traído a Roma por los etruscos era Saturno, un dios agrícola igual al griego Cronos y que había sido expulsado del cielo por Júpiter. Cada año, entre el 17 y el 23 de diciembre, se celebraba una fiesta en su honor, la Saturnalia. Su templo, a los pies de la colina Capitolina, albergaba el tesoro público y los decretos del Senado. Otra diosa romana era Venus, nacida, según el mito, de la espuma del mar, igual que la griega Afrodita. Según Homero, fue la madre de Eneas, el héroe de la guerra de Troya. Por supuesto, el planeta Venus lleva su nombre. Después estaba Vulcano, también expulsado del cielo por Júpiter, que era cojo (causado por su expulsión), herrero feo y el dios del fuego. Por último, estaba Jano, que no tenía par griego. Era el guardián bifronte de los portales y puertas públicas. Jano era valorado por su sabiduría y era el primer dios mencionado en la oración de una persona; debido a sus dos caras podía ver tanto el pasado como el futuro.

Eliminar publicidad
Publicidad

No hay que olvidar a las vírgenes vestales, que no tenían equivalente en Grecia. Eran las guardianas del hogar público en el Atrio de Vesta. Eran niñas elegidas únicamente entre la clase patricia a la tierna edad de seis años, que comenzaban su servicio a la diosa Vesta a la edad de diez años y durante los siguientes treinta años seguían estando a su servicio. Mientras servían como vírgenes vestales, tenían prohibido casarse y debían permanecer castas. Algunas optaban por permanecer al servicio de Vesta después de cumplir sus treinta años, ya que, a la edad de cuarenta años, se las consideraba demasiado mayores para casarse. Romper el voto de castidad acarreaba la muerte: solo veinte lo rompían en más de mil años. El emperador Elagábalo intentó casarse con una virgen vestal, pero fue convencido de lo contrario.

Gold Bacchus Statue
Estatua en oro de Dioniso
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Culto

Además del culto a estos dioses había varios cultos: Baco, Cibeles, Isis, Sarapis, Sibila, y sobre todo el culto imperial. Algunos eran fácilmente aceptados por la sociedad romana, mientras que otros eran temidos por los gobernantes. Baco era una deidad romana asociada tanto con el dios griego Dioniso como con el primitivo dios romano Liber Patri, también dios del vino. A Baco se lo recuerda sobre todo por sus fiestas embriagadoras celebradas el 17 de marzo, día en el que un joven romano se convertía en hombre. A medida que su culto se extendía, el Senado romano se dio cuenta de su peligroso potencial y ordenó su supresión en 186 a.C. Posteriormente, el culto pasó a la clandestinidad.

Otro culto se centraba en Cibeles, la "gran madre", una diosa de la fertilidad con un templo en la colina Palatina que era responsable de todos los aspectos del bienestar de una persona. La diosa llegó a Atenas en el siglo V a.C. y apareció por primera vez en Roma durante las guerras púnicas. Todos sus sacerdotes eran eunucos y muchos de sus seguidores masculinos se castraban. La siguiente es Isis, la antigua diosa de Egipto, más recordada en la mitología egipcia como esposa de Osiris y madre de Horus. Tras helenizarse, se convirtió en protectora de marineros y pescadores. Sarpis, que llegó a Roma procedente de Alejandría, era un dios sanador y los enfermos acudían a su templo para curarse. Sibila era una sacerdotisa del dios griego y romano Apolo que llegó a Roma procedente de la colonia griega de Cumas. Ofreció al rey etrusco Tarquino los nueve Libros Sibilinos, que eran libros de profecías, pero el precio se consideró demasiado alto, por lo que se negó. Después de quemar seis de los libros, Tarquino recapacitó y compró los tres restantes; estos tres libros eran consultados por el Senado romano en tiempos de emergencia, pero se perdieron durante las invasiones bárbaras del siglo V.

Eliminar publicidad
Publicidad

Por último, el culto imperial. La idea de deificar al emperador surgió en tiempos del emperador Augusto. Este se resistió a los intentos del Senado de nombrarlo dios durante su reinado, ya que se consideraba hijo de un dios, no un dios. A su muerte, el Senado romano lo recompensó con la deificación, un honor que se concedería a muchos de sus sucesores. A menudo, un emperador pedía que su predecesor fuera deificado. Por supuesto, había algunas excepciones, en particular, Tiberio, Calígula, Nerón y Domiciano, que eran considerados demasiado aborrecibles para recibir el honor. Calígula y Nerón se creían dioses vivientes, mientras que Domiciano se creía la reencarnación de Hércules.

Commodus As Hercules
Cómodo como Hércules
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La religión romana cuestionada

El judaísmo y el cristianismo, aunque representaban amenazas distintas para el imperio, tenían algo en común: ambos se negaban a participar en el culto a los dioses romanos y a hacer sacrificios en sus templos. Aunque los judíos se habían establecido firmemente en el imperio, a menudo eran el blanco de los emperadores, a los que se culpaba de los males que aquejaban al imperio. Nerón hizo que los expulsaran de Roma, y Tito, el hijo del emperador Vespasiano, continuaría la guerra de su padre contra los judíos en las Guerras Judías, destruyendo finalmente la ciudad de Jerusalén y matando a miles de sus ciudadanos.

Aunque en un principio el cristianismo fue visto como una secta del judaísmo, el emperador Nerón empezó a sospechar más a medida que esta pequeña secta empezaba a crecer, especialmente tras el Gran Incendio de Roma; incluso los culpó del incendio. Ellos le devolvieron el favor llamándolo "el anticristo". Con el paso del tiempo, el cristianismo siguió extendiéndose por el imperio, atrayendo a mujeres y esclavos, así como a intelectuales y analfabetos. Aumentaron las persecuciones en las que se quemaban iglesias cristianas y todo ello continuó bajo el reinado de Diocleciano (emperador de oriente), que terminó en la Gran Persecución. Para muchos, los cristianos ofendían la pax deorum o "paz de los dioses".

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Finalmente, bajo el emperador Constantino, sucesor de Diocleciano, el cristianismo recibiría por fin reconocimiento en el Edicto de Milán del año 313 d.C. La benevolencia de Constantino hacia el cristianismo se remonta a la batalla del puente de Milván en el 312 d.C., donde tuvo una visión (una cruz en el cielo) que le permitió salir victorioso y convertirse en emperador de un Imperio Romano unido. Más tarde, en el 325 d.C. celebró el Concilio de Nicea, que reconcilió las diferencias entre las distintas sectas cristianas. Reconstruyó las iglesias destruidas por Diocleciano y, según algunas fuentes, se convirtió al cristianismo en su lecho de muerte (su madre era cristiana). Tras su muerte, el cristianismo seguiría creciendo y terminaría eclipsando y sustituyendo a la religión romana tradicional, y Roma se convertiría incluso en el nuevo centro del cristianismo. Sin embargo, al final, el cristianismo seguiría recibiendo la culpa de los males del imperio. En su libro Historia de la decadencia y caída del Imperio romano, Edward Gibbon culpó, en parte, de la caída del imperio al cristianismo. En su opinión, el cristianismo absorbía la energía del pueblo y lo incapacitaba para sufrir las adversidades que asolaban el imperio. Sin embargo, a pesar de sus altibajos, desde los días en que los espíritus habitaban todas las cosas, pasando por los dioses romanos/griegos y la deificación del emperador, hasta el cristianismo, la religión siempre siguió siendo una parte importante de la sociedad romana.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald impartió clases de Historia de la Antigüedad, de la Edad Media y de los Estados Unidos, en el Lincoln College (Normal, Illinois) y desde que comenzó a leer sobre Alejandro Magno, siempre ha sido y será un estudiante de historia. Le hace ilusión transmitir conocimientos a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2013, noviembre 13). Religión romana [Roman Religion]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10552/religion-romana/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Religión romana." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 13, 2013. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10552/religion-romana/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Religión romana." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 13 nov 2013. Web. 23 jul 2024.

Afiliación