¿Qué le pasó a la gran Biblioteca de Alejandría?

Artículo

Brian Haughton
por , traducido por Carlos A Sequera B
Publicado el 01 febrero 2011
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, turco, indonesio, francés

La que alguna vez fue la biblioteca más grande del mundo antiguo y que tenía obras de los grandes pensadores y escritores de la antigüedad, incluidos Homero, Platón, Sócrates y muchos otros, la Biblioteca de Alejandría, en el Egipto septentrional, se ha creído popularmente que debe haber sido destruida en un incendio gigantesco hace unos 2.000 años y que se perdió su gran cantidad de obras.

Desde su destrucción esta maravilla del mundo antiguo ha cautivado la imaginación de poetas, historiadores, viajeros y eruditos, quienes han lamentado la trágica pérdida de conocimiento y literatura. Hoy en día, la idea de una “biblioteca universal” localizada en una ciudad célebre por ser el centro del conocimiento en la antigüedad ha adquirido un estatus mítico.

Eliminar publicidad

Advertisement

El misterio se ha perpetuado por el hecho de que nunca se han recuperado restos arquitectónicos ni hallazgos arqueológicos que puedan atribuirse a la antigua biblioteca sin lugar a dudas, lo que es sorprendente para una estructura supuestamente tan imponente y renombrada. Esta carencia de pruebas físicas incluso ha llevado a algunos a preguntarse si la fabulosa biblioteca realmente existió en la forma en que se imagina popularmente.

Harbour & Lighthouse of Alexandria
Puerto y faro de Alejandría
Mohawk Games (Copyright)

La antigua Alejandría

Alguna vez fue hogar del enorme faro en la isla de Pharos, una de las siete maravillas del mundo antiguo. El puerto marítimo mediterráneo de Alejandría fue fundado por Alejandro Magno alrededor de 330 a.C. y, como muchas otras ciudades en su imperio, tomó su nombre de él. Después de su muerte, en 323 a.C., el imperio de Alejandro quedó en manos de sus generales, y Ptolomeo I Sóter se quedó con Egipto y designó a Alejandría su capital en el 320 a.C. Alejandría, que hasta entones había sido una pequeña aldea pesquera en el delta del Nilo, pasó a ser la capital de los gobernantes ptolemaicos de Egipto y se desarrolló como un gran centro cultural e intelectual, quizá la ciudad más grande del mundo antiguo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los orígenes de la antigua biblioteca

DEMETRIo ORGANIZÓ la construcción del “templo de las musas” o “el MUSEion”, de donde proviene la palabra “museo”.

La fundación de la biblioteca de Alejandría, realmente dos o más bibliotecas, no está clara. Se cree que, alrededor de 295 a.C., el erudito y orador Demetrio de Falero, un gobernador de Atenas exiliado, convenció a Ptolomeo I Sóter para establecer la biblioteca. Demetrio tenía la visión de una biblioteca que albergaría una copia de cada libro del mundo, una instalación que rivalizara con las de la propia Atenas. Posteriormente, bajo el mecenazgo de Ptolomeo I, Demetrio organizó la construcción del “Templo de las Musas” o “Museion", de donde se deriva la palabra “museo". Esta estructura era un complejo de santuarios basado en el Liceo de Aristóteles en Atenas, un centro de conferencias y debates intelectuales y filosóficos.

El Templo de las Musas sería la primera parte del complejo bibliotecario en Alejandría y estaba ubicado dentro de los terrenos del palacio real, en una zona conocida como el Bruchion o barrio del palacio, en el barrio griego de la ciudad. El museo era un centro de culto con santuarios para cada una de las nueve musas, pero también funcionaba como un lugar para el estudio con áreas para conferencias, laboratorios, observatorios, jardines botánicos, un zoológico, habitaciones para alojamiento y salones de banquete, así como la propia biblioteca. Un sacerdote, seleccionado por el mismo Ptolomeo I, era el administrador del Museo y también había, aparte, un bibliotecario a cargo de la colección de manuscritos. En algún momento del reinado de Ptolomeo II (282-246 a.C.), el hijo de Ptolomeo I Sóter, se fundó la “Biblioteca Real” para complementar el Templo de las Musas erigido por su padre.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

No está claro si la Biblioteca Real, la cual iba a convertirse en la biblioteca principal de manuscritos, era un edificio aparte ubicado próximo al Museo o era una extensión de éste. Sin embargo, el consenso es que la Biblioteca Real formaba parte del Templo de las Musas.

Ptolemy II Philadelphus Founds the Library of Alexandria
Ptolomeo II Filadelfo funda la biblioteca de Alejandría
Vincenzo Camuccini (Public Domain)

Durante el reinado de Ptolomeo II parece que la idea de la biblioteca universal tomó forma. Aparentemente, había más de 100 eruditos en el museo, cuyo trabajo era realizar investigación científica, dar conferencias, publicar, traducir, copiar y coleccionar no solo manuscritos originales de autores griegos (que supuestamente incluía la colección privada del propio Aristóteles) sino traducciones de obras de Egipto, Asiria, Persia, así como también textos budistas y escrituras hebreas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Una historia cuenta que el ansia por el conocimiento de Ptolomeo III era tan grande que decretó que todos los barcos que atracasen en el puerto debían entregar sus manuscritos a las autoridades. Entonces los escribas oficiales hacían copias, las cuales eran entregadas a los dueños originales mientras que la Biblioteca acumulaba los manuscritos originales.

Una cifra, citada a menudo, sobre la cantidad de ejemplares en su apogeo es medio millón de documentos, si bien no está claro si esto se refiere a la cantidad de libros o al número de rollos de papiro. Sin embargo, considerando que se requerían muchos rollos de papiro para hacer un libro entero, es más probable que esto se refiera al número de rollos. Algunos estudiosos han considerado aún 500.000 rollos un número muy alto, ya que la construcción de un edificio con el espacio de almacenamiento para esta enorme cantidad sería una inmensa empresa, aunque no imposible. No obstante, durante el reinado de Ptolomeo II la colección de la Biblioteca Real pasó a ser tan amplia que se fundó una biblioteca filial. Esta biblioteca estaba en el recinto del templo de Serapis, en el barrio egipcio de Rakotis, en la parte sudoriental de la ciudad. Durante la administración como bibliotecario del escritor griego Calímaco (en torno a 305 a.C. - 240 a.C.), la biblioteca filial contaba con 42.800 rollos, todos ellos copias de los de la Biblioteca principal.

Ancient Library
Antigua biblioteca
Mohawk Games (Copyright)

¿El incendio de la gran Biblioteca?

La infame destrucción en un incendio de la biblioteca de Alejandría, con la pérdida consiguiente de la colección más completa de literatura antigua jamás reunida, ha sido el argumento de un acalorado debate durante siglos. ¿Qué le pasó exactamente a este impresionante almacén del conocimiento antiguo y quién fue el responsable de su quema? Sin embargo, es probable que “la mayor catástrofe de la antigüedad” puede que nunca ocurriera en la escala que a menudo se ha supuesto.

Eliminar publicidad

Advertisement

El principal sospechoso de la destrucción de la biblioteca de Alejandría es Julio César. Se ha dicho que, durante la ocupación de la ciudad de Alejandría por parte de César en 48 a.C., él se encontraba en el Palacio Real asediado por la flota egipcia en el puerto. Él, por su propia seguridad, hizo que sus hombres incendiasen los barcos egipcios, pero el fuego se descontroló y se esparció a las partes de la ciudad más cercanas a la costa, incluidos almacenes, depósitos y algunos arsenales.

Después de la muerte de julio CéSAR en general se CREÍA que fue él quien había destruido la biblioteca.

Después de la muerte de César se consideraba en general que era él quien había destruido la biblioteca. El filósofo y dramaturgo romano Séneca, citando la Historia de Roma de Livio, escrita entre 63 a.C. y 14 d.C. , señala que 40.000 rollos fueron destruidos en el incendio iniciado por César. El historiador griego Plutarco (que murió en 120 d.C.) menciona que el fuego destruyó “la gran Biblioteca” y el historiador romano Dion Casio (en torno a 165 – 235 d.C.) menciona un almacén de manuscritos que quedó destruido durante la conflagración.

Luciano Canfora, en su libro La biblioteca desaparecida, interpreta la evidencia de los escritores antiguos para indicar la destrucción de manuscritos guardados en almacenes cercanos al puerto que esperaban ser exportados, más que la gran biblioteca propiamente dicha. El gran erudito y filósofo estoico, Estrabón, estaba trabajando en Alejandría en 20 a.C. y por sus escritos es obvio que la biblioteca no era para la época el centro de renombre mundial para el aprendizaje que había sido en siglos anteriores. De hecho, Estrabón no menciona a una biblioteca como tal, aunque menciona el museo, que describe como “parte del palacio real". Prosigue diciendo que “este comprende el paseo cubierto, el pórtico o exedra y un gran salón en el cual los miembros eruditos del museo toman sus comidas en común.”

Eliminar publicidad

Advertisement

Si la gran biblioteca estaba unida al museo entonces Estrabón, obviamente, no consideró necesario mencionarla separadamente y, quizás lo más importante, si él estuvo allí en 20 a.C., lógicamente la biblioteca no había sido, quemada por César veintiocho años antes. La existencia de la biblioteca en 20 a.C., aunque en una forma mucho menos completa, significa que hay que buscar a alguien que no sea César como el destructor de la antigua maravilla de Alejandría.

Posthumous bust of Caesar
Busto póstumo de César
Carole Raddato (CC BY-SA)

El emperador Teodosio I en 391 d.C., como parte de su intento de exterminar el paganismo, ordenó oficialmente la destrucción del Serapeo o Serapeum, el templo de Serapis en Alejandría. La destrucción del templo fue ejecutada bajo el mandato de Teófilo, obispo de Alejandría, y posteriormente se construyó en su lugar una iglesia cristiana. Se ha planteado la hipótesis de que la biblioteca filial del museo, ubicada cerca del templo, y la Biblioteca Real también fueron arrasadas hasta los cimientos en esta época. Sin embargo, si bien es verosímil que los manuscritos de la biblioteca del Serapeum pudiesen haber sido destruidos durante esta purga, no existe evidencia de que la Biblioteca Real todavía existiese para finales del siglo IV. Ninguna fuente antigua menciona la destrucción de biblioteca alguna en esta época, aunque el historiador inglés del siglo XVIII Edward Gibbon la atribuye erróneamente al obispo Teófilo.

El último responsable del crimen que se ha sugerido es el califa Omar. En el año 640 d.C. los árabes, bajo el mando del general Amrou ibn al-Aas, capturaron Alejandría después de un largo asedio. Según la historia, los árabes conquistadores oyeron hablar de la magnífica biblioteca que contenía todo el conocimiento del mundo y estaban ansiosos por verla. Pero el califa, inmutable ante esta vasta colección de saberes, aparentemente señaló que “o bien contradicen al Corán, en cuyo caso son herejía, o bien están de acuerdo con él, entonces son superfluos.”

Así que reunieron los manuscritos y los usaron como combustible para los 4.000 baños públicos o termas de la ciudad. De hecho, había tantos rollos que mantuvieron calientes los baños públicos de Alejandría por seis meses. Estos hechos increíbles fueron escritos 300 años después por el polímata cristiano Gregorio Bar Hebraeus ( 1226-1286 d.C.). Sin embargo, aunque puede que los árabes destruyeran una biblioteca cristiana en Alejandría, es casi seguro que, para mediados del siglo VII d.C., la Biblioteca Real ya no existía. Esto se aprecia claramente en el hecho de que no hay mención alguna de un evento tan catastrófico por parte de escritores contemporáneos tales como el cronista cristiano Juan de Nikiú, el monje y escritor bizantino Juan Mosco y Sofronio, patriarca de Jerusalén.

Rachel Weisz as Hypatia of Alexandria
Rachel Weisz como Hipatia de Alejandría
Focus Features, Newmarket Films, Telecinco Cinema (Copyright, fair use)

La volátil ciudad de Alejandría

Intentar identificar un único devastador incendio que destruyera la gran biblioteca y todos sus fondos es una tarea inútil. Alejandría fue a menudo una ciudad volátil, especialmente durante el período romano, como lo atestiguaron la quema de los barcos por parte de César y, también, la violenta lucha entre las fuerzas de ocupación de la reina Zenobia de Palmira y el emperador romano Aureliano en 270-71 d.C. Finalmente Aureliano recuperó la ciudad para Roma de los ejércitos de la reina Zenobia pero no antes de que muchas partes de Alejandría hubiesen sido devastadas ni de que el distrito de Bruchion, el cual contenía el palacio y la Biblioteca, fuese aparentemente “convertido en un desierto".

La ciudad fue nuevamente saqueada algunos años más tarde por el emperador romano Diocleciano. Tal destrucción repetida a lo largo de varios siglos, junto con el descuido de los contenidos de la biblioteca según cambiaban las opiniones y afiliaciones de las personas, significa que la “catástrofe” que acabó con la antigua biblioteca de Alejandría fue gradual, teniendo lugar a lo largo de un periodo de cuatrocientos o quinientos años.

El último director de la gran Biblioteca documentado fue el matemático y erudito Teón (en torno a 335 - 405 d.C.), padre de la filósofa Hipatia, brutalmente asesinada por una turba cristiana en Alejandría en 415 d.C. Quizá un día se descubran en los desiertos de Egipto rollos que alguna vez fueron parte de la gran biblioteca. Muchos arqueólogos creen que los edificios que alguna vez formaran parte del legendario centro del conocimiento en la antigua Alejandría, si no están enterrados debajo de la moderna metrópolis, podrían todavía subsistir relativamente intactos, en algún lugar en la parte nororiental de la ciudad.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Carlos A Sequera B
Carlos es un ingeniero metalúrgico de Barquisimeto, Venezuela. Desde la infancia se sintió muy atraído por la geografía y la historia antigua. Leer sobre estos temas se convirtió en una afición y aumentó sus conocimientos sobre historia.

Sobre el autor

Brian Haughton
Autor e investigador de libros sobre civilizaciones y monumentos antiguos, lugares sagrados y folclore sobrenatural. Arqueólogo titulado por la Universidad de Nottingham y con un Máster en Arqueología Griega por la Universidad de Birmingham.

Cita este trabajo

Estilo APA

Haughton, B. (2011, febrero 01). ¿Qué le pasó a la gran Biblioteca de Alejandría? [What happened to the Great Library at Alexandria?]. (C. A. S. B, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-207/que-le-paso-a-la-gran-biblioteca-de-alejandria/

Estilo Chicago

Haughton, Brian. "¿Qué le pasó a la gran Biblioteca de Alejandría?." Traducido por Carlos A Sequera B. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 01, 2011. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-207/que-le-paso-a-la-gran-biblioteca-de-alejandria/.

Estilo MLA

Haughton, Brian. "¿Qué le pasó a la gran Biblioteca de Alejandría?." Traducido por Carlos A Sequera B. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 01 feb 2011. Web. 12 ago 2022.

Afiliación