Nilo

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 02 septiembre 2009
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Nile Delta (by Jacques Descloitres (NASA), CC BY-NC-SA)
El delta del Nilo
Jacques Descloitres (NASA) (CC BY-NC-SA)

El río más largo del mundo, situado en Egipto, fluye 6650 kilómetros hacia el norte hasta el mar Mediterráneo (una dirección muy poco habitual para un río). Los antiguos egipcios lo consideraban la fuente de la vida y ha desempeñado un papel vital en la historia del país. El Nilo fluye desde dos fuentes distintas: el Nilo Blanco desde el África ecuatorial y el Nilo Azul desde las tierras altas de Abisinia. El historiador Waterson señala que "el Nilo ha desempeñado un papel vital en la creación de Egipto, un proceso que comenzó hace unos cinco millones de años, cuando el río empezó a fluir hacia el norte de Egipto" (7-8). A partir del año 6000 a.C., se fueron levantando asentamientos permanentes a lo largo de las riberas del río, lo que supuso el inicio de la civilización y la cultura egipcias, y que se convirtieron en el primer estado nacional reconocible del mundo hacia el año 3150 a.C. Como el río Nilo se consideraba la fuente de toda la vida, muchos de los mitos más importantes de los egipcios se refieren al Nilo o lo mencionan de forma significativa; entre ellos está la historia de Osiris, Isis y Set y cómo se estableció el orden en la tierra.

El Nilo en el mito de Osiris

Una de las historias más populares del antiguo Egipto sobre el Nilo es la del dios Osiris y su traición y asesinato por parte de su hermano-dios Set. Set estaba celoso del poder y la popularidad de Osiris, por lo que lo engañó para que se acostara dentro de un elaborado ataúd (sarcófago) fingiendo que se lo regalaría a quien mejor encajara en él. Una vez que Osiris estuvo dentro, Set cerró de golpe la tapa y arrojó a Osiris al río Nilo. La esposa de Osiris, Isis, fue a buscar el cuerpo de su marido para darle la debida sepultura y, tras buscar en muchos lugares, se encontró con unos niños que jugaban junto al Nilo que le indicaron dónde podía encontrar el ataúd. De esta historia proviene la antigua creencia de los egipcios de que los niños poseían el don de la adivinación, ya que podían decirle a la diosa algo que ella no podía descubrir.

Eliminar publicidad

Advertisement

El ataúd flotó por el Nilo hasta que se alojó en un árbol de Biblos (en Fenicia) que creció rápidamente a su alrededor y lo encerró. El rey de Biblos admiró el árbol, fuerte y robusto, e hizo que lo llevaran a su corte y lo erigieran como pilar. Cuando Isis llegó a Biblos, en el transcurso de su búsqueda, reconoció que el cadáver de su marido estaba dentro del árbol y, tras hacerse querer por el rey, le pidió el pilar como favor. Isis llevó entonces a su marido muerto a Egipto para devolverle la vida. Esta secuencia de acontecimientos inspiraría la columna Djed, un símbolo que aparece en la arquitectura y el arte egipcios a lo largo de la historia del país, que simboliza la estabilidad. El Djed, según algunas interpretaciones, representa la espina dorsal de Osiris cuando estaba encerrado en el árbol o, según otras, el propio árbol del que Isis extrajo el cuerpo de Osiris para devolverle la vida.

Una vez de vuelta en Egipto, Isis dejó a Osiris en su ataúd junto al Nilo para que preparara las hierbas y pociones para devolverle la vida. Dejó a su hermana, Nepthys, para que protegiera el cuerpo de Set. Sin embargo, Set, al enterarse de que Isis había ido en busca de Osiris, buscó el cuerpo él mismo. Se encontró con Nepthys y la obligó a decirle dónde estaba escondido el cuerpo de su hermano. Al encontrarlo, cortó el cadáver en pedazos y los esparció por todo Egipto. Cuando Isis regresó para revivir a su marido, Nepthys le confesó con lágrimas en los ojos lo que había sucedido y juró ayudar a su hermana a descubrir lo que Set había hecho con el cuerpo de Osiris.

Eliminar publicidad

Advertisement

Isis y Nepthys fueron en busca de los restos de Osiris y, allí donde encontraban un trozo de él, lo enterraban según los rituales adecuados y erigían un santuario. Esto explica las numerosas tumbas de Osiris en todo el antiguo Egipto y también se dice que estableció los nomes, las treinta y seis divisiones territoriales del antiguo Egipto (similares a un condado o provincia). Allí donde se enterraba una parte de Osiris, crecía un nome. Consiguió encontrar y enterrar cada parte de él, excepto su pene, que Set había arrojado al Nilo y que había sido devorado por un cocodrilo. Por esta razón el cocodrilo llegó a asociarse con el dios de la fertilidad, Sobek, y cualquiera que fuera comido por un cocodrilo se considerado afortunado en una muerte feliz.

Al estar incompleto, Osiris no podía volver a la vida, sino que se convertía en Señor del Más Allá y Juez de los Muertos. El Nilo, que había recibido el pene de Osiris, se hizo fértil gracias a ello y dio vida a los habitantes de la tierra. El hijo de Osiris, Horus, vengó a su padre al derrotar a Set y expulsarlo de la tierra (en algunas versiones del relato, lo mata) y así restauró el equilibrio y el orden en la región. Horus e Isis gobernaron entonces la tierra en armonía.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Importancia para Egipto

Los antiguos consideraban que el Nilo era la fuente de toda la vida en Egipto y una parte integral de la vida de los dioses.

A través de este mito y otros similares, el Nilo era considerado por los antiguos como la fuente de toda la vida en Egipto y una parte integral de la vida de los dioses. La Vía Láctea se consideraba un espejo celestial del Nilo y se creía que el dios del sol Ra conducía su barco a través de ella. Los dioses estaban íntimamente implicados en la vida de los antiguos egipcios y se creía que eran quienes causaban las crecidas anuales del río, que depositaban la fértil tierra negra en sus áridas orillas. Según algunos mitos, fue Isis quien enseñó al pueblo las habilidades de la agricultura (en otros, es Osiris) y, con el tiempo, el pueblo desarrollaría canales, riego y sofisticados sistemas para trabajar la tierra. El Nilo también era un importante recurso recreativo para los egipcios.

Ancient Egypt
Antiguo Egipto
Jeff Dahl (CC BY-SA)

Además de la natación, el pueblo disfrutaba con las justas acuáticas en las que equipos de dos hombres en canoa, un "luchador" y un "remero", competían intentando derribar al luchador del otro. Otro deporte fluvial muy popular eran las carreras de botes y las demostraciones de destreza, como las descritas por el dramaturgo romano Séneca el Joven (siglo I d.C.) que poseía tierras en Egipto:

Eliminar publicidad

Advertisement

La gente se embarca [en el Nilo] en pequeños botes, dos por bote, y uno rema mientras el otro saca el agua. Entonces se ven sacudidos violentamente por los furiosos rápidos. Al final, llegan a los canales más estrechos y, arrastrados por toda la fuerza del río, controlan la barca con la mano y se sumergen cabeza abajo para gran terror de los espectadores. Cuando se podría asumir que estarían ahogados y abrumados por semejante masa de agua, lejos del lugar donde cayeron, salen disparados como de una catapulta, todavía navegando, y la ola que se retira no los sumerge, sino que los lleva a aguas tranquilas.

El río llegó a ser conocido como el "padre de la vida" y la "madre de todos los hombres" y se consideraba una manifestación del dios Hapi, que bendecía la tierra con vida, así como con la diosa Ma'at, que encarnaba los conceptos de verdad, armonía y equilibrio. El Nilo también estaba vinculado a las antiguas diosas Hathor y, más tarde, como se ha señalado, a Isis y Osiris. El dios Khnum, que se convirtió en el dios del renacimiento y la creación en dinastías posteriores, era originalmente el dios de la fuente del Nilo que controlaba su flujo y enviaba la necesaria inundación anual de la que dependía el pueblo para fertilizar la tierra.

Fuente de la vida

Durante el reinado del rey Djoser (c. 2670 a.C.), la tierra se vio afectada por el hambre. Djoser tuvo un sueño en el que el dios Khnum acudía a él para quejarse de que su santuario en la isla de Elefantina, en el río, se había deteriorado y estaba disgustado por el abandono. El visir de Djoser, Imhotep, sugirió al rey que viajara a Elefantina para comprobar si el mensaje del sueño era cierto. Djoser encontró el santuario del templo en mal estado y ordenó su reconstrucción y la renovación del complejo que lo rodeaba. Después, la hambruna desapareció y Egipto volvió a ser fértil. Esta historia se cuenta en la Estela de la Hambruna de la dinastía ptolemaica (332-30 a.C.), mucho después del reinado de Djoser, y es testimonio del gran honor que aún se le tenía al rey en aquella época. También ilustra la importancia que tenía el Nilo para los egipcios desde hacía mucho tiempo, ya que el dios del río, y no otro, tenía que ser satisfecho para que la hambruna terminara.

El río Nilo sigue siendo hoy en día parte integrante de la vida, la cultura y el comercio egipcios y se dice que, si un visitante contempla la belleza del Nilo una vez, el regreso de ese visitante a Egipto está asegurado (una afirmación que también se hacía en la antigüedad). Séneca describió el Nilo como una maravilla asombrosa y un "espectáculo notable" y esta es una opinión compartida por muchos escritores antiguos que visitaron esta "madre de todos los hombres" de Egipto, opinión que muchos comparten incluso en la actualidad.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2009, septiembre 02). Nilo [Nile]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-78/nilo/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Nilo." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 02, 2009. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-78/nilo/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Nilo." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 02 sep 2009. Web. 16 ago 2022.

Afiliación