Senado romano

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 12 diciembre 2016
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés
Cicero Denounces Catiline (by Cesare Macari, Public Domain)
Cicerón denuncia a Catilina
Cesare Macari (Public Domain)

El Senado romano funcionaba como órgano de consulta de los magistrados de Roma y estaba compuesto por los funcionarios públicos más experimentados de la ciudad y la élite de la sociedad. Sus decisiones tenían un gran peso, aunque no siempre se convirtieran en leyes en la práctica. El Senado siguió ejerciendo su influencia en el gobierno en la época imperial, aunque en menor medida.

Con el paso del tiempo, el Senado fue testigo de un aumento de la intervención del ejército en la política y sufrió la manipulación tanto de sus miembros como de sus sesiones por parte de los sucesivos emperadores. La institución sobrevivió a todos los emperadores, y los senadores siguieron siendo los actores políticos más poderosos de Roma, ocuparon cargos públicos clave, influyeron en la opinión pública, comandaron legiones y gobernaron provincias.

Eliminar publicidad

Advertisement

Orígenes

Los romanos utilizaban el nombre de senatus para su sede de gobierno más importante, que deriva de senex, que significa "viejo", y hacía referencia a una "asamblea de ancianos", con una connotación de sabiduría y experiencia. A veces se llamaba a sus miembros "padres" o patres, por lo que esta combinación de ideas ilustra que el Senado era un órgano destinado a proporcionar una orientación razonada y equilibrada al Estado romano y a su pueblo.

Según la tradición, el fundador de Roma, Rómulo, creó el primer Senado de 100 miembros como órgano asesor del soberano, pero se sabe muy poco sobre su papel real en la historia temprana de Roma como monarquía. En los primeros tiempos de la República, es probable que el órgano comenzara como un consejo de consulta de los magistrados y que luego aumentara su poder a medida que los magistrados retirados se unían a él, como indica la lex Ovinia (después del 339 a.C. pero antes del 318 a.C.), que establecía que los miembros debían ser reclutados entre los "mejores hombres". Los censores elaboraban una nueva lista de miembros cada cinco años, pero los senadores solían mantener su cargo de por vida, a menos que hubieran cometido un acto deshonroso. Por ejemplo, en el año 70 a.C., nada menos que 64 senadores fueron excluidos de la nueva lista por conducta indigna. Se estableció un sistema que, en efecto, creó una nueva y poderosa clase política que dominaría el gobierno romano durante siglos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Membresía

Desde el siglo III a.C. eran 300 los miembros del Senado, y tras las reformas de Sula en el 81 a.C., probablemente la cantidad aumentó a 500, aunque después de esa fecha no parece haber habido un número mínimo o máximo concreto. Julio César impulsó reformas a mediados del siglo I a.C., repartió el número de miembros entre sus partidarios y lo amplió para incluir a personas importantes de ciudades distintas de Roma, de modo que entonces había 900 senadores. Posteriormente, Augusto redujo el número de miembros a unos 600. Los senadores estaban dirigidos por el princeps senatus, que siempre hablaba en primer lugar en los debates. El cargo perdió importancia en los últimos años de la República, pero volvió a cobrar protagonismo con Augusto.

La función formal del Senado era asesorar a los magistrados con decretos y resoluciones. Sus decisiones tenían peso por el hecho de que muchos senadores también eran exmagistrados, por lo que los vetos eran raros.

Hay pruebas de que el Senado no estaba compuesto en su totalidad por miembros de la clase patricia aristocrática, aunque formaran la mayoría de sus miembros. Algunos no senadores (magistrados de cierto tipo, como tribunos, ediles y, más tarde, cuestores) podían asistir a las sesiones del Senado e intervenir en ellas. Invariablemente, estos miembros eran nombrados senadores de pleno derecho en la siguiente censura. Naturalmente, no todos los miembros participaban activamente en las sesiones y muchos se limitaban a escuchar los discursos y a votar.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El rango de senador conllevaba ciertos privilegios, como el derecho a llevar una toga con una franja púrpura tiria (latus clavus), un anillo senatorial, un calzado especial, un epíteto (más tarde con tres rangos: clarissimi, spectabiles, illustres), ciertos beneficios fiscales y los mejores asientos en las fiestas y juegos públicos. También había restricciones, ya que ningún senador podía salir de Italia sin la aprobación del Senado, poseer grandes barcos o presentarse a licitaciones estatales.

La Curia

El Senado se reunía en varios lugares de Roma o de sus alrededores, a menos de una milla del límite de la ciudad, pero el lugar debía ser sagrado, es decir, un templum. El candidato obvio era un templo, pero lo más habitual era que el Senado se reuniera en la Curia, un edificio público de Roma. El primero fue la Curia Hostilia, utilizada en los primeros tiempos del reino, luego la Curia Cornelia, construida por Sulla, y finalmente la Curia Julia, construida por César, terminada por Augusto y utilizada a partir de entonces. Las sesiones estaban abiertas al público con una política literal de puertas abiertas que permitía a la gente sentarse fuera y escuchar si lo deseaban.

Eliminar publicidad

Advertisement

The Curia
La Curia
Chris Ludwig (Copyright)

Legislación y procedimientos

La función formal del Senado era asesorar a los magistrados (cónsules, censores, cuestores, ediles, etc.) con decretos y resoluciones. Sus decisiones tenían más peso por el hecho de que muchos senadores eran a su vez exmagistrados con experiencia práctica de gobierno, por lo que, en la práctica, los vetos eran raros (pero sí se producían, por ejemplo, por parte de los tribunos de la asamblea popular, los tribuni plebis). Los magistrados también debían tener en cuenta que ellos mismos volverían al Senado tras su primer año de mandato. Una vez aplicados, los decretos se convertían en leyes. Excepcionalmente, durante las crisis presentadas por la caída de la República, el Senado podía emitir decretos de emergencia (senatus consultum ultimum), y de hecho lo hizo, que consideraba necesarios para proteger al Estado.

A partir del siglo IV a.C., el Senado fue adquiriendo cada vez más influencia en la política pública a medida que disminuía la de las asambleas populares y los magistrados. El Senado decidía sobre asuntos como la política interior, lo que incluía el ámbito financiero y religioso, con la iniciativa privativa de propuestas que solo después podían debatir las asambleas populares. También se consideraba la política exterior, como escuchar a los embajadores extranjeros, decidir la distribución de las legiones y crear provincias y decidir sus fronteras. También se podían debatir las leyes existentes y sus deficiencias. Además, el Senado tenía el poder de favorecer a los hombres más poderosos de Roma, especialmente en la concesión de triunfos por campañas militares exitosas.

Se levantaban actas de los debates (senatus consulta) y se publicaban para que el público las consultara en el archivo público o Tabularium. Esta práctica fue abandonada por Augusto. Sin embargo, los senadores siempre podían acceder a estas actas y los escritores, que casi siempre eran senadores, no tenían reparo en citarlas en sus obras.

Eliminar publicidad

Advertisement

La época imperial

El Senado seguía siendo un órgano influyente incluso después de que Augusto se convirtiera en emperador. Los senadores seguían debatiendo y a veces desaprobando las acciones del emperador, y como señala el historiador F. Santangelo, el Senado "conservaba importantes prerrogativas en materia militar, fiscal y religiosa, y nombraba a los gobernadores de las provincias que no estaban bajo el control directo de Augusto" (Bagnall, 6142). Ciertos casos legales que involucraban tanto a los no senadores como a los senadores (por ejemplo, soborno, extorsión y crímenes contra el pueblo) eran decididos por el Senado y su decisión no podía ser revocada por el emperador.

Roman Citizen Voting
Ciudadano romano votando
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

El Senado seguía siendo un órgano prestigioso con importantes poderes ceremoniales y simbólicos, al que seguían aspirando los ciudadanos de élite de Roma, ahora accesibles a los nuevos miembros solo a través de la elección al cuestorado (20 por año). Augusto introdujo un requisito mínimo de propiedad para ser miembro y luego creó un orden senatorial por el que solo los hijos de los senadores o aquellos a los que el emperador otorgaba el estatus podían convertirse en senadores. A lo largo de los siglos, a medida que el imperio se expandía, también lo hacía el origen geográfico de los senadores hasta que, en el siglo III d.C., hasta el 50% de los senadores procedían de fuera de Italia.

En la práctica, a pesar de su continua influencia y prestigio, los poderes de los senadores habían disminuido enormemente en comparación con la República en su apogeo. Un pequeño grupo de senadores era ahora designado por el emperador (consilium), que decidía lo que se debatiría exactamente en el pleno del Senado, que a veces presidía el propio Augusto en persona. Tiberio (que gobernó del 14 al 37 d.C.) fue otro de los asistentes más entusiastas, pero prescindió del consilium, aunque muchos emperadores posteriores formaron un panel consultivo informal similar que incluía a algunos senadores. El poder político real estaba en manos de los emperadores, pero el Senado, sin embargo, siguió aprobando una gran cantidad de legislación durante el Principado. Otra influencia importante eran los discursos de los senadores, pero cuando los emperadores empezaron a pronunciarlos ellos mismos (orationes), fueron citados posteriormente por los juristas, lo que sugiere que podían tener fuerza de ley en términos prácticos. Augusto también estableció un límite de tiempo para los discursos pronunciados por cualquier persona excepto el emperador. Puede que el Senado se haya vuelto menos influyente, pero los emperadores seguían recibiendo formalmente su poder en el cargo, y por tanto su legitimidad para gobernar. El Senado también podía tener la última palabra sobre el reinado de un emperador y declararlo enemigo público o borrar su memoria oficialmente (damnatio memoriae).

Eliminar publicidad

Advertisement

Amenazas al Senado

Además de los desafíos directos a la autoridad del Senado, se produjeron otros derivados del sistema de gobierno cotidiano de Roma. En los años 70 a.C., Sertorio creó un órgano rival en España, y el propio Senado se dividió a menudo en facciones durante la agonía de la República, cuando grandes grupos de senadores se pusieron del lado de los hombres más poderosos de la época, como Mario, Pompeyo y César. Un gran número de senadores también cayeron en las maquinaciones políticas de estos hombres ambiciosos y fueron expulsados del Senado o tuvieron un destino peor.

Roman Politicians
Políticos romanos
The Creative Assembly (Copyright)

A lo largo del periodo imperial, la mayoría de los emperadores reconocieron que el Senado era una voz importante de la élite de Roma y un reflejo de su necesaria participación en el funcionamiento del imperio, pero su propia asistencia, la importancia dada a los discursos imperiales y el alejamiento de la aclamación en lugar de la votación real para aprobar la legislación sugieren que el Senado fue decayendo como foro de auténtico debate político.

Las reformas de Diocleciano (284-305 d.C.) y Constantino (306-337 d.C.) transfirieron muchos cargos públicos de los senadores a los ecuestres o, al menos, difuminaron la distinción entre ambas clases. En el Bajo Imperio se tomó la trascendental decisión de dividir el Senado en dos órganos, uno en Roma y otro en Constantinopla. Como el emperador residía ahora en esta última ciudad, el Senado de Roma pasó a ocuparse únicamente de los asuntos locales. El Senado continuó, sin embargo, e incluso sobrevivió al propio Imperio romano, pero nunca recuperaría el poder y el prestigio que había disfrutado en los siglos centrales de la República, antes de que Roma fuera dominada por individuos de gran riqueza y poder militar.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué hizo el Senado romano?

El Senado romano era un órgano de consulta de los magistrados de Roma y actuaba como fuente de orientación para el Estado. Sus decisiones tenían un gran peso, aunque no siempre se convirtieran en leyes en la práctica.

¿Quiénes participaban en el Senado romano?

Los senadores romanos eran los servidores públicos más experimentados de la ciudad y la élite de la sociedad, en su mayoría pertenecientes a la clase aristocrática patricia. Su número variaba con el tiempo y no era fijo, pero probablemente había entre 300 y 600 senadores en todo momento.

¿Cuál era el papel del Senado en el imperio romano?

El Senado romano reflejaba la expansión del imperio romano, de modo que en el siglo III d.C., hasta el 50% de los senadores procedían de fuera de Italia.

¿Cómo cambió el Senado romano en el imperio en comparación con la república?

El poder del Senado romano disminuyó bajo los emperadores, pero seguía existiendo y debatía las acciones del emperador, a veces señalando su desaprobación. El Senado siguió desempeñando un papel en el derecho romano y conoció ciertos casos.

Bibliografía

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2016, diciembre 12). Senado romano [Roman Senate]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15522/senado-romano/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Senado romano." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 12, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15522/senado-romano/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Senado romano." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 12 dic 2016. Web. 05 jul 2022.

Afiliación