Cristianismo

Recaudación de fondos para los servidores, 2023

Gestionar un sitio web con millones de lectores por mes es costoso. Además de pagar por los servidores, también tenemos que pagar servicios relacionados como la red de distribución de contenidos, Google Workspace, el correo electrónico y mucho más. Preferiríamos invertir este dinero en producir más contenido sobre historia gratuito para todo el mundo. ¡Gracias por tu ayuda!
$179 / $21000

Definición

Rebecca Denova
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 22 marzo 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco, árabe, portugués
The Last Supper (by Escarlati, Public Domain)
La última cena
Escarlati (Public Domain)

El cristianismo es la mayor religión del mundo, con 2800 millones de fieles. Se considera una de las tres religiones abrahámicas o monoteístas de la tradición occidental, junto con el judaísmo y el islam. El término "cristiano" deriva del griego christos para el mesías hebreo ("el ungido"). Christianoi, "seguidores de Cristo", se convirtió en el nombre de un grupo que seguía las enseñanzas de Jesús de Nazaret en el Israel del siglo I y lo proclamaba como el mesías predicho por los profetas.

El cristianismo fusionó las creencias del antiguo judaísmo con elementos de la cultura dominante del Imperio romano. Los textos sagrados se combinan en la Biblia cristiana: las Escrituras judías (ahora consideradas el Antiguo Testamento) y el Nuevo Testamento (los evangelios, las cartas de Pablo y el Libro del Apocalipsis). Este artículo repasa los orígenes del movimiento que finalmente se convirtió en una religión independiente.

Eliminar publicidad

Advertisement

Antecedentes del judaísmo antiguo

El judaísmo antiguo compartía muchos elementos con otras culturas y sus puntos de vista religiosos. Creían que los cielos contenían gradientes de poderes divinos que afectaban directamente a su vida cotidiana. Lo que distinguía a los antiguos judíos de sus vecinos era el mandato de su Dios de Israel de hacer sacrificios (ofrendas) solo a él; "adoración" en este sentido significaba sacrificios. Los judíos tenían marcadores de identidad étnica distintos: la circuncisión, las leyes dietéticas y la observancia del sábado (suspensión de todo trabajo cada siete días). Se cree que un antiguo líder, Moisés, recibió un código de leyes directamente de Dios para organizar a los judíos como nación bajo la Ley de Moisés. Establecieron un reino en Canaán bajo los auspicios del rey David y Salomón, que construyeron el Templo de Jerusalén (1000-920 a.C.).

Los profetas de Israel afirmaban que, en los últimos días, Dios levantaría un mesías, y algunos gentiles adorarían al Dios de Israel.

Los judíos sufrieron varios desastres nacionales a lo largo de los siglos. El Imperio asirio conquistó y destruyó el Reino del Norte de Israel en el año 722 a.C., a lo que siguió la destrucción de Jerusalén y del Templo por parte del Imperio Neobabilónico en el año 587 a.C. Los profetas de Israel (oráculos) racionalizaron los desastres alegando que Dios había castigado a los judíos por su integración de la idolatría en la tierra. Sin embargo, ofrecieron un mensaje de esperanza; en el futuro, Dios intervendría una vez más en la historia de la humanidad en los días finales. En ese momento, Dios levantaría un mesías del linaje del rey David, y algunos gentiles (no judíos) se volverían entonces a adorar al Dios de Israel. Habría una batalla final contra las naciones, e Israel sería restaurado a su antigua gloria. Israel serviría como una nación justa modelo para el resto del mundo, elevando a su Dios por encima de todos los demás.

Eliminar publicidad

Advertisement

Ocupación griega y romana

En el siglo I a.C., los judíos eran gobernados por el Imperio seléucida. El rey Antíoco Epífanes (que reinó del 175 al 164 a.C.) prohibió las costumbres judías y ordenó a los judíos sacrificar a los dioses de la religión griega. Los judíos, bajo el liderazgo de una familia asmonea, se levantaron en la Revuelta macabea y los expulsaron. Como se recoge en 2 Macabeos, sus sufrimientos introdujeron dos nuevos conceptos en el judaísmo:

  1. el concepto de mártir ("testigo") como alguien que murió por sus creencias
  2. la idea de que todos los mártires serían recompensados con la resurrección instantánea al cielo

Roma conquistó Judea en el año 63 a.C. Varias sectas judías, como los fariseos, los saduceos, los esenios y los zelotes, respondieron a la ocupación de diferentes maneras. Estos grupos compartían las tradiciones básicas pero diferían en la forma de responder al nuevo opresor y a la cultura dominante del Imperio romano.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Durante el siglo I d.C., muchos contendientes mesiánicos intentaron fomentar la rebelión entre las multitudes en las fiestas. La respuesta típica de Roma era matar al líder y a todos los seguidores que pudieran encontrar. Abogar por un reino que no fuera el de Roma equivalía a una traición, cuyo castigo era la crucifixión.

Jesús de Nazaret

Jesús, un predicador itinerante de Nazaret, se convirtió en el centro de una secta de judíos que se reunían para escuchar sus sermones en la región de Galilea. En línea con los profetas de Israel, declaró que el reino era inminente; Dios intervendría en breve y proporcionaría justicia para todos. Seleccionó a doce discípulos (alumnos) como símbolo de las doce tribus de Israel. Según los evangelios (historias de Jesús escritas entre los años 70 y 100 d.C.), se hizo famoso por sus milagros. Sus seguidores lo declararon el mesías prometido.

Eliminar publicidad

Advertisement

Calling of the Apostles by Domenico Ghirlandaio
Vocación de los apóstoles, por Domenico Ghirlandaio
Perledarte (CC BY-NC)

Los evangelios relatan que en un viaje a Jerusalén durante la Pascua (c. 30-33 d.C.) Jesús fue juzgado por el Sanedrín (el consejo gobernante en Jerusalén) por predicar supuestamente contra las prácticas del Templo. Condenado, fue entregado al procurador romano, Poncio Pilato, quien lo crucificó por afirmar que era el Rey de los Judíos. El juicio y la crucifixión de Jesús de Nazaret acabaron formando parte de la liturgia cristiana (rituales eclesiásticos) al representarse estos hechos cada año, durante la Semana Santa.

Esta secta de judíos se diferenciaba de las demás en sus reivindicaciones mesiánicas de Jesús; a pesar de haber sido asesinado, resucitó de entre los muertos el domingo siguiente a su muerte. Según Lucas, ascendió corporalmente al cielo. Lo que diferenciaba a esta secta de judíos de las demás era su enseñanza de que los que seguían a Jesús también participarían en la resurrección de los muertos.

Los escritores de los evangelios también tuvieron que enfrentarse al problema de que cuando Jesús estaba en la tierra, el reino no se había realizado. Uno de los primeros seguidores concibió la idea conocida como parusía ("segunda aparición"), según la cual Jesús volvería a la tierra en algún momento del futuro, y entonces se cumplirían todas las predicciones de los profetas. Los cristianos modernos siguen anticipando el regreso de Cristo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Las misiones gentiles

El ritual de admisión era el bautismo, un ritual de agua que simbolizaba que uno se había arrepentido y vuelto a Dios.

Según los Hechos de los Apóstoles 2, en la fiesta judía de Pentecostés, el Espíritu Santo vino sobre los discípulos y los imbuyó con el poder de llevar el mensaje de Jesús a otras ciudades como misioneros. El ritual de admisión era el bautismo, un ritual de agua que simbolizaba que uno se había arrepentido y vuelto a Dios. Este ritual fue iniciado por un contemporáneo de Jesús conocido como Juan el Bautista.

Cuando los primeros misioneros cristianos llevaron su mensaje a otras ciudades, para su sorpresa, eran más los gentiles que querían unirse al movimiento que los judíos. Se celebró una reunión en Jerusalén (c. 49 d.C.) para decidir si estos gentiles debían convertirse al judaísmo primero. El Concilio Apostólico decidió que los gentiles no tenían que adoptar los marcadores de identidad étnica de los judíos (circuncisión, leyes dietéticas, sábado), pero sí tenían que dejar de comer carne encontrada en la naturaleza, alimentos sacrificados a los ídolos y seguir los códigos de incesto judíos.

El apóstol Pablo

Como fariseo, Pablo se opuso inicialmente al nuevo movimiento. Luego recibió una visión de Jesús (ahora llamado "Cristo") que le dijo que debía ser su apóstol ("heraldo") para los gentiles. Pablo viajó a las ciudades orientales del Imperio romano, predicando las tradiciones que conocía sobre Cristo, pero añadiendo la abolición total de la idolatría para sus integrantes. Durante miles de años, las culturas antiguas habían considerado que las ideas religiosas estaban en la sangre y que los antepasados las transmitían luego de haberlas recibido de los dioses. Pablo puso en entredicho este antiguo sistema, al afirmar que la fe (pistis, "lealtad") en las enseñanzas de Cristo era todo lo que se necesitaba para la salvación (soter, "salvarse"). Las cartas de Pablo, el Apóstol de los Gentiles, indican que a menudo fue arrestado y encarcelado por tales enseñanzas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Ananias Baptizes Saint Paul
Ananías bautiza a San Pablo
Lawrence OP (CC BY-NC-ND)

Pablo dijo que el pecado de Adán trajo el castigo de la muerte al mundo y la muerte de Cristo trajo la vida eterna. Cristo expió el pecado de Adán, "cubriendo", "restaurando la violación del pecado". Aplicando las analogías de los tribunales, Pablo enseñó que los seguidores fueron absueltos ("justificados") de tener que sufrir el castigo por el pecado, el de la muerte. El posterior padre de la Iglesia, Agustín de Hipona (354-430), afirmó que el pecado original de Adán y Eva dejó una mancha en el primer humano a través de las relaciones sexuales, que luego se transmitió a todos los humanos. Esto introdujo el concepto cristiano de la sexualidad humana como pecado y también llevó a la convicción de que nadie podía salvarse sin el bautismo.

Pablo dijo que cuando Cristo volviera, los creyentes se transformarían en cuerpos espirituales y se unirían a Cristo para dirigir el reino de Dios en la tierra. A medida que pasaban las décadas y Cristo no regresaba, esto se ajustó a la convicción de que, aunque los creyentes siguieran muriendo físicamente, podrían participar en la otra vida en el cielo.

Cristo como Dios

Una innovación importante en relación con el judaísmo fue la predicación de Pablo (Filipenses 2) de que Cristo estuvo presente en la creación y había descendido del cielo como una manifestación del propio Dios en un cuerpo humano. Como tal, Cristo era ahora digno de adoración, con el título de "Señor" y equivalente a Dios. Para los gentiles, esta idea encajaba bien con sus historias de sus propios dioses viajando a la tierra disfrazados, pero para muchos judíos, esta enseñanza era ofensiva y blasfema.

Ya no estaban atados a la geografía o a los ancestros étnicos, sino que los creyentes de todas las provincias y todas las clases se unieron en un colectivo de conceptos religiosos compartidos.

La Gran Revuelta Judía del año 66 d.C. tuvo como resultado la destrucción de Jerusalén y del Templo por el general romano y futuro emperador romano Tito en el año 70 d.C. Este acontecimiento se convirtió en un grito de guerra cristiano contra los judíos que no aceptaban a Jesús como mesías; Dios los había castigado utilizando a Roma para destruir su sistema de creencias.

Las innovadoras enseñanzas del cristianismo primitivo fueron quizá los principales incentivos para la difusión del movimiento por todo el Imperio. Ya no estaban atados a la geografía o a los ancestros étnicos, sino que los creyentes de todas las provincias y de todas las clases se integraron en un colectivo de conceptos religiosos compartidos. En el siglo II d.C., los cristianos podían encontrarse desde Gran Bretaña (y Europa continental) hasta África y zonas de Asia.

La persecución de los cristianos (90-312 d.C.)

En la antigua Roma existían los collegia, grupos de personas que compartían un mismo negocio u oficio y se reunían bajo los auspicios de una deidad. Sin embargo, el grupo tenía que tener permiso para reunirse del Senado romano, una licencia para congregarse. Julio César (100-44 a.C.) concedió a los judíos el derecho a reunirse y los eximió de los cultos estatales de Roma, pero los cristianos no tenían el mismo derecho porque no eran judíos (no estaban circuncidados).

Basado en el concepto griego de apoteosis ("deificar"), Augusto (que gobernó del 27 a.C. al 14 d.C.) instituyó el culto imperial, y a partir de Julio César, se entendía que los emperadores muertos estaban con los dioses. Este culto evolucionó hacia la elevación de los emperadores vivos como responsables de los dictados de los dioses y se utilizó como propaganda en todo el Imperio romano. Los cristianos se negaron a participar, y la respuesta de Roma a la expansión del cristianismo fue acusarlos del delito de ateísmo, "falta de respeto a los dioses". Enfadar a los dioses amenazaba la prosperidad del Imperio romano, por lo que era el equivalente a la traición. Esta era la razón por la que los cristianos eran ejecutados en las arenas, con la frase "cristianos a los leones". Durante los siguientes 300 años, los líderes cristianos solicitaron continuamente a los emperadores que les concedieran la misma exención de cultos estatales que a los judíos, pero se les negó hasta el año 313 d.C.

A Christian Dirce
La Dirce cristiana
Franciszek Stolot (CC BY-SA)

Los cristianos adoptaron el mismo concepto que los macabeos al afirmar que cualquiera que muriera por su fe era trasladado instantáneamente a la presencia de Dios como mártir. El martirio absolvía todos los pecados y, posteriormente, la literatura legendaria conocida como martirologio describió los detalles de sus calvarios. Sin embargo, la persecución era esporádica y se limitaba a épocas de crisis. Los terremotos, las plagas, la inflación, el hambre, la sequía y las invasiones en las fronteras suponían que los dioses estaban enfadados, y los cristianos se convirtieron en un conveniente chivo expiatorio de tales desastres. Las persecuciones más severas tuvieron lugar durante el reinado de Decio (251 d.C.) y Diocleciano (302/303 d.C.).

La creación de la Iglesia y la jerarquía institucional

A mediados del siglo II, habían pasado décadas y el reino de Dios no había llegado. Los cristianos seguían creyendo en el regreso de Cristo, pero se aplazaba para el futuro. Mientras tanto, las asambleas cristianas se institucionalizaron en la elección de líderes y se organizaron con la idea de que los creyentes debían vivir como si el reino ya estuviera aquí; el reino se encontraría en la Iglesia. (El griego ecclesia, "asamblea", se tradujo finalmente como "iglesia"). Muy pocos judíos-cristianos permanecieron en las comunidades cristianas. Los líderes cristianos eran conversos educados de la cultura dominante.

The Church Fathers Mosaic
Mosaico de los Padres de la Iglesia
Unknown Artist (Public Domain)

Considerados retrospectivamente como Padres de la Iglesia, los escritos y puntos de vista de estos hombres se convirtieron en dogma cristiano, un conjunto de creencias aceptadas por el grupo:

  • La elección del clero. Tomando prestado un nivel administrativo del gobierno provincial romano, los obispos (supervisores en una diócesis) eran elegidos por las comunidades. Los diáconos también eran elegidos para ayudar a los obispos en la distribución de la caridad. Los diáconos se terminaban convirtiendo en sacerdotes, y juntos constituían el clero cristiano.
  • El Espíritu de Dios. El espíritu de Dios había imbuido a Cristo con la capacidad de perdonar los pecados en la tierra. Se entiende que fue concedido primero a su discípulo, Pedro, y luego a los demás. Estos transmitieron el espíritu a los ancianos que nombraron, y al clero cristiano se le concedió el poder único de perdonar los pecados en la tierra.
  • Filosofía cristiana. Los filósofos compartían la creencia común de la existencia de un dios superior, un primer ser etéreo que emanaba los distintos poderes del universo. Dios emanaba entonces un concepto conocido como logos (a menudo traducido como "palabra") para organizar la materia en el universo. Los escritores cristianos afirmaban que el dios superior era el Dios de Israel, que emanaba a Cristo en forma de logos.
  • Celibato para el clero. Aplicando analogías con la disciplina atlética, la ascesis, el ascetismo (no complacer al cuerpo) se convirtió en un importante ideal cristiano. Se instó al clero cristiano a permanecer célibe (sin matrimonio) y casto (sin relaciones sexuales), lo que los elevaba por encima de la comunidad como mártires vivientes que sacrificaban una vida normal por el bien de la Iglesia.
  • Ortodoxia/Herejía. Otra gran innovación fue el doble concepto de ortodoxia ("creencia correcta") y herejía (del griego haeresis, una escuela de filosofía). A mediados del siglo II d.C., surgieron comunidades cristianas clasificadas bajo el término "gnóstico". Los gnósticos afirmaban tener un conocimiento secreto sobre la naturaleza de Dios, el universo y Cristo. Sus ideas desafiaban la corriente principal de la enseñanza cristiana sobre la salvación que se encuentra en la crucifixión y la resurrección del cuerpo. La reacción contra los gnósticos consistió en la producción de una enorme cantidad de literatura, en la que se describen las creencias correctas (ortodoxia) en contraposición a las creencias incorrectas de estos grupos (herejía). Estas enseñanzas se convirtieron en la base posterior de los credos cristianos. La declaración de los evangelios gnósticos como heréticos supuso el inicio de la eventual canonización de solo cuatro evangelios en el Nuevo Testamento: Marcos, Mateo, Lucas y Juan.
  • La separación del cristianismo del judaísmo. En el año 135 d.C., los judíos se rebelaron contra Roma, y cuando la revuelta de Bar-Kokhba fracasó, los líderes cristianos se esforzaron por convencer a Roma de que los cristianos eran ciudadanos patrióticos que obedecían la ley romana. En sus llamamientos para detener la persecución cristiana, los líderes cristianos solicitaron a los emperadores que reconocieran la antigüedad de los cristianos, como verus Israel, los verdaderos judíos de la alianza original de Dios. Para demostrar la antigüedad de los cristianos, se aplicó el recurso literario filosófico de la alegoría a las Escrituras judías. El testamento de los judíos y los profetas de Israel habían señalado a Cristo. En todos los lugares en los que Dios aparecía en las Escrituras era como un Cristo preexistente.

El cristianismo era ahora un sistema religioso que ya no era étnicamente judío, ni estaba alineado con la cultura dominante, sino que era un sistema único con elementos de ambas.

La cristianización del Imperio romano

La vida cambió inesperadamente para todos los cristianos en el año 312 d.C. En su objetivo de convertirse en el único gobernante del Imperio romano, Constantino I (que reinó del 306 al 337 d.C.) se enfrentó a otro contendiente del Imperio de Occidente, Majencio. La noche anterior a la batalla en el Puente Milvio de Roma, Constantino recibió una visión en la que aparecía la señal de la cruz o las dos primeras letras del nombre de Cristo, chi/rho, con las palabras en toutoi nika ("en este signo vencer") escritas debajo. Al derrotar a Majencio, Constantino atribuyó la victoria al dios cristiano.

Constantine's Conversion
Conversión de Constantino
Peter Paul Rubens (Public Domain)

El Edicto de Milán (313 d.C.) concedió finalmente a los cristianos el permiso para reunirse. La conversión de Constantino al cristianismo no convirtió al Imperio en cristiano de la noche a la mañana, pero el cristianismo tenía ahora una posición legal. Constantino favoreció a los cristianos eximiendo al clero de impuestos, nombrando a los cristianos como magistrados y proporcionando fondos para la construcción de iglesias.

Durante la persecución de Diocleciano, algunos obispos cristianos habían cometido apostasía sacrificando a los dioses. El debate sobre si los obispos que habían caído en la apostasía debían ser perdonados dividió a las iglesias, que apelaron a Constantino como mediador. Para promover la unidad del Imperio, ordenó una política de "perdón y olvido" y se convirtió en el jefe oficial de la Iglesia como patrón supremo del cristianismo. Adoptó los puntos de vista de los Padres de la Iglesia y utilizó el mismo concepto que cuando Roma perseguía a los cristianos: cualquiera que no estuviera de acuerdo con su cristianismo era considerado hereje y culpable de traición.

El Concilio de Nicea

Cuando los seguidores de Jesús empezaron a adorarlo como a un dios, los cristianos se enfrentaron a un problema relacionado con su pretensión de heredar el monoteísmo judío. Desde el principio, los cristianos habían adorado a Jesús como un dios y habían bautizado "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" (Didaché 7:5). A principios del siglo IV, un presbítero de la iglesia de Alejandría llamado Arrio propuso que si se creía que Dios había creado todo en el universo, entonces en algún momento, como creador, debía haber creado a Cristo. Esto degradó a Cristo como subordinado, una criatura de Dios. Surgieron disturbios por esto en Alejandría y en otras ciudades. En el año 325 d.C., Constantino convocó una gran conferencia para resolver esta cuestión e invitó a 217 obispos a la ciudad de Nicea.

Tras días de debate, la conferencia votó que Dios y Cristo eran idénticos en cuanto a su esencia (compartían la misma sustancia etérea), y que habían existido desde el principio de los tiempos. Cuando Dios emanó el logos (como Cristo), se manifestó en el Jesús terrenal. Con Cristo idéntico a Dios, se mantuvo la herencia cristiana del monoteísmo del judaísmo tradicional, ahora definido como la creencia en un solo Dios. Hasta el regreso de Cristo, el emperador cristiano lo sustituiría en la tierra. Como sustituto de Cristo, los retratos de Constantino y sus sucesores tienen halos sobre sus cabezas.

First Council of Nicaea
Primer Concilio de Nicea
Jjensen (Public Domain)

Mientras tenía a todos los obispos presentes, Constantino les hizo crear lo que se convirtió en el Credo de Nicea, otra innovación cristiana. (Se llama credo por el latín de la primera palabra "Credo" o "creo"). En el mundo antiguo, el concepto de credo no existía porque no había una autoridad central que dictara la conformidad. Como jefe del Estado y de la Iglesia, Constantino ordenó lo que cada cristiano debía creer para no caer en el pecado de la herejía.

Constantino ordenó que se distribuyeran 50 copias de los evangelios, lo que probablemente determinó el reconocimiento oficial de lo que se convirtió en los cuatro evangelios canónicos. Algunas comunidades cristianas habían seguido el calendario lunar judío para celebrar la Pascua, mientras que otras variaban. Constantino fijó la fecha oficial como lo hacían en Roma: se honraría el primer domingo después de la primera luna llena siguiente al equinoccio de primavera. Más tarde seleccionó el 25 de diciembre como el cumpleaños de Cristo (Navidad), incorporando muchas de las tradiciones que se encontraban en la celebración romana de la Saturnalia en diciembre.

No todos los obispos estaban contentos con el Credo de Nicea. Durante los siglos siguientes, se reunieron varios concilios para debatir los detalles, lo que continuaría durante toda la Edad Media y más allá. Teodosio I (que reinó del 347 al 395 d.C.) es recordado como un gran defensor de la ortodoxia. En el año 381 promulgó un edicto que supuso el fin oficial de los cultos autóctonos en el mundo antiguo. Teodosio prohibió los Juegos Olímpicos (dedicados a los dioses) en el año 396, y no volvieron a celebrarse hasta 1896. Se ordenó la destrucción de todos los templos y santuarios nativos o su conversión en iglesias. Fue entonces cuando los cristianos inventaron el término pagianoi ("paganos", equivalente a ignorantes), un insulto negativo contra los que aún no se habían convertido.

El monacato y el culto a los santos

El monacato se originó en Egipto a mediados del siglo III d.C. y se terminó convirtiendo en una institución importante en las comunidades católicas y ortodoxas orientales. Antonio de Egipto (251-356 d.C.) fue el primero en renunciar a las convenciones tradicionales de la vida en este mundo, por una de aislamiento y completa devoción a Dios. Se retiró a una cueva en el desierto para pasar su vida en oración. Pronto, otros hombres y mujeres le siguieron para vivir como ermitaños en el desierto. Los reclusos, considerados "Padres y Madres del Desierto", se convirtieron en modelos de piedad y acabaron dando lugar a las órdenes monásticas de la Edad Media.

St. Catherine's Monastery, Sinai
Monasterio de Santa Catalina, Sinaí
Marc!D (CC BY-NC-ND)

Los cristianos tomaron prestadas las antiguas ideas de los cultos a los héroes griegos y el concepto de las relaciones patrón/cliente. Los cultos a los héroes habían sido establecidos por ciudades que afirmaban tener las tumbas de los héroes. La gente peregrinaba a estos lugares, solicitando a los héroes (ahora con los dioses) que mediaran por ellos y les proporcionaran beneficios. A partir del siglo IV d.C., las tumbas de los mártires anteriores, como intersección sagrada entre el cielo y la tierra, se convirtieron en objeto de peregrinación y los cristianos pedían a los mártires muertos mediante himnos y oraciones. Los mártires y monjes muertos eran ahora santos patronos, y los pueblos y ciudades que tenían una tumba de mártir se convirtieron en famosos lugares de peregrinación.

Para eliminar la mancha de la idolatría en los edificios públicos que ahora eran iglesias, los cristianos comenzaron a exhumar los huesos de los mártires muertos y a trasladarlos a las paredes de los edificios. Se creía que estas reliquias contenían un poder especial para convertir el edificio en un espacio sagrado. El comercio de reliquias (huesos y objetos que tocaron a mártires anteriores) se convirtió en un fenómeno en todo el imperio y sigue siendo importante en la Iglesia católica.

El surgimiento de la institución del papado

Tras el saqueo de Roma en el año 410 d.C. por parte de Alarico I, el rey de los visigodos, comenzó la caída del Imperio Romano de Occidente. En el año 450, Atila el Huno invadió Italia, saqueó varias ciudades y se dirigió a Roma. Al obispo León I (400-461 d.C.), también conocido como León el Grande, se le atribuye la negociación con Atila para salvar la ciudad. Como obispo de Roma, asumió las responsabilidades seculares, lo que creó la institución del papado. A León se le concedió el título de "Patriarca de Occidente", que incluyó el primer uso del título de "Papa" para León. La palabra popa deriva de la palabra griega que significa padre. La validación del poder del papa se extrajo de la primacía de Pedro, reivindicando retroactivamente a San Pedro como primer papa de Roma.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué es el cristianismo?

El cristianismo es la mayor religión del mundo, con 2800 millones de fieles. Está catalogada como una de las tres religiones abrahámicas o monoteístas de la tradición occidental, junto con el judaísmo y el islam.

¿Quién inició el cristianismo?

El movimiento fue iniciado por Jesús de Nazaret en el Israel del siglo I. Sus seguidores lo proclamaron como el mesías predicho por los profetas y pasaron a llamarse cristianos (Christianoi, "seguidores de Cristo").

¿Los cristianos creen que Jesús es Dios?

El Concilio de Nicea (325 d.C.) votó que Dios y Cristo eran idénticos en cuanto a la esencia (compartían la misma sustancia etérea), y que habían existido desde el principio de los tiempos. Cuando Dios emanó el logos (como Cristo), se manifestó en el Jesús terrenal.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es Traductora Pública de inglés a español, nacida y residente en Uruguay. Sus áreas de especialización como traductora son la sanidad, la educación, la historia y el derecho.

Sobre el autor

Rebecca Denova
Profesora emérita de cristianismo primitivo en el Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Pittsburgh. Además, imparte cursos sobre las religiones de las antiguas Grecia y Roma y las religiones del antiguo Egipto. Fue colaboradora para la Academia Estadounidense de Religión y la Sociedad de Literatura Bíblica.

Cita este trabajo

Estilo APA

Denova, R. (2022, marzo 22). Cristianismo [Christianity]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-665/cristianismo/

Estilo Chicago

Denova, Rebecca. "Cristianismo." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 22, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-665/cristianismo/.

Estilo MLA

Denova, Rebecca. "Cristianismo." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 22 mar 2022. Web. 05 feb 2023.

Afiliación