Alarico

Definición

Donald L. Wasson
por , traducido por Rodrigo Pedraza
Publicado el 04 septiembre 2014
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, malayo
Alaric Entering Athens (by Unknown, Public Domain)
Alarico entra a Atenas
Unknown (Public Domain)

Alarico I (quien gobernó del 394 al 410 d. C.) fue un comandante militar godo que es famoso por saquear Roma en el 410 d. C., siendo la primera vez que la ciudad fue saqueada en más de 800 años. Aunque se sabe poco de su familia, sabemos que se convirtió en el jefe de las tribus de los tervingios y greutungos (más tarde conocidas como visigodos y ostrogodos, respectivamente). Lideró a sus compañeros godos en una incursión a través de los Balcanes y hasta Italia, donde saqueó la capital romana, avanzó más hacia el sur y murió poco después, en el 410 d. C. Después de la muerte de Alarico, su cuñado Ataúlfo condujo a los godos a la Galia.

Alarico llega al poder

Durante siglos el pueblo de Roma vivió cómodamente detrás de los muros de su ciudad. El imperio se expandía continuamente y el ejército romano, bajo una larga serie de comandantes militares capaces, mantuvo a los temidos bárbaros lejos de las puertas de la ciudad. Desafortunadamente, la supremacía de Roma comenzó a decaer lentamente cuando Diocleciano dividió el imperio en dos y la base del poder se trasladó gradualmente a Constantinopla y al emperador que residía allí. Este cambio en el poder político y económico dejó a Roma débil y vulnerable. Un joven excomandante romano se aprovechó de esta situación y saqueó la otrora ciudad eterna: su nombre era Alarico.

Eliminar publicidad
Advertisement

Aunque etiquetado como bárbaro, Alarico era un cristiano que recibió su entrenamiento militar en el ejército romano. Comandó a los aliados godos, luchando junto a los romanos en la batalla del río Frígido en el 394 d. C., una batalla librada entre el emperador oriental Teodosio I y el emperador usurpador occidental Eugenio. Poco después de la batalla, en el 395 d. C. murió el emperador Teodosio, el último en unir y gobernar ambas mitades del imperio. El Imperio romano se dividió de nuevo. El némesis (y más tarde aliado) de Alarico, el ambicioso Flavio Estilicón (359-408 d. C.) se convirtió en regente (o al menos afirmó serlo) de los dos hijos del exemperador, Arcadio y Honorio (395-423 d. C.). Arcadio se convirtió en emperador en el oriente (murió en el 408 d. C.), mientras que el joven Honorio eventualmente asumiría el trono en el occidente.

Alarico y Estilicón

Cuando un simpatizante anónimo abrió la Porta Salaria, un ejército de «bárbaros» entró en Roma y comenzó un saqueo de tres días.

Estilicón, magister militum o comandante en jefe (e hijo de madre romana y padre vándalo), se enfrentó a Alarico. Este conflicto surgió de un tratado firmado en el 382 d. C. entre los romanos y los godos, después de la Guerra Gótica, que les permitió establecerse en los Balcanes pero solo como aliados y no como ciudadanos. El tratado les exigía además que sirvieran en el ejército romano, algo que alarmó a muchos de los godos. Como habían temido, sus extensas pérdidas en la batalla del Frígido validaron su preocupación; habían sido colocados en el frente, por delante de las legiones romanas regulares, como «corderos de sacrificio».

Eliminar publicidad
Advertisement

Alarico vivía bajo la ilusión equivocada de que el gobierno romano en occidente era estable y duraría para siempre, brindando seguridad a su pueblo. En un intento de forzar una reescritura del tratado, Alarico y su ejército aprovecharon la creciente tensión entre el oriente y el occidente y saquearon ciudades en los Balcanes y en Grecia, y finalmente invadieron Italia en el 402 d. C. Exigió no solo grano para su pueblo sino también el reconocimiento como ciudadanos del imperio, así como su nombramiento como magister militum, un igual en el ejército romano; Estilicón rechazó con vehemencia estas demandas. Aunque Alarico se vio obligado a retirarse en Verona en el 406 d. C., se hizo un intento de llegar a un acuerdo. A través de su agente, Jovio, el comandante romano escuchó la demanda de Alarico de derechos legales sobre su tierra con pagos anuales de oro y grano. A cambio, Alarico ayudaría a Estilicón en su plan de invadir oriente; con Arcadio en pleno poder en el oriente, Estilicón ya se había asegurado en el occidente (había casado a su hija con el emperador Honorio), y con la ayuda de Alarico atacaría el oriente, destronando a Arcadio.

Head of Emperor Arcadius
Cabeza del emperador Arcadio
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

El trato nunca llegó a cumplirse. Alarico se sentó pacientemente esperando a que Estilicón se uniera a él; sin embargo a pesar de sus buenas intenciones, Estilicón se retrasó debido a problemas en otras partes de occidente: el rey godo Radagaiso invadió Italia; los vándalos, los alanos y suevos invadieron la Galia; y el futuro emperador Constantino III (una amenaza viable al trono) había salido victorioso en Gran Bretaña. Estos reveses hicieron que el dinero escaseara y las negociaciones fueran imposibles. La paciencia de Alarico se agotó y su demanda de 4.000 libras de oro (pago por su espera) no fue escuchada. Como resultado, comenzó a acercar lentamente su ejército a Italia. Aunque Estilicón quería pagar las demandas, el Senado romano bajo el liderazgo de Olimpio no estuvo de acuerdo y tomó las acciones de Alarico como una declaración de guerra.

Eliminar publicidad
Advertisement

A instancias de Olimpio, el emperador decidió invadir oriente. Estilicón se opuso a que el emperador dirigiera el ejército, prefiriendo hacerlo él mismo. Con Estilicón ausente, Honorio y Olimpio viajaron a Ticinum, ciudad italiana al sur de Milán, supuestamente para pasar revista a las tropas; sin embargo, Olimpio, sin el permiso del emperador, ordenó el asesinato de miles de aliados godos, una acción que enfureció aún más a Alarico. Una última víctima de esta masacre fue el mismo Estilicón, quien fue acusado de conspirar con Alarico. Como resultado de esta traición, más de 10.000 soldados desertaron y se unieron al ejército de Alarico. En 408 d. C., el ejército godo saqueó las ciudades de Aquilea, Concordia, Altinum, Cremona, Bononia, Ariminum y Picenum, eligiendo sin embargo evitar Rávena, la capital del imperio de occidente y hogar del emperador Honorio. En cambio, Alarico fijó su mirada en Roma, rodeó las trece puertas de la ciudad, bloqueó el río Tíber y forzando un racionamiento generalizado; en cuestión de semanas, cadáveres en descomposición cubrían las calles de la ciudad.

Alarico y el saqueo a Roma

Cuando fuerzas adicionales llegaron al lado de Alarico, el emperador Honorio hizo poco para ayudar a la ciudad y oponerse a la fuerza invasora. Los godos todavía eran vistos como bárbaros y no podían competir con los ejércitos del imperio. Aunque la tesorería estaba prácticamente vacía, el Senado finalmente cedió y los carros partieron de la ciudad con dos toneladas de oro, trece toneladas de plata, 4000 túnicas de seda, 3000 vellones y 3000 libras de pimienta. Alarico sauvizó el asedio, todavía con la esperanza de negociar los términos, pero Honorio permaneció ciego ante la gravedad de la situación. Mientras aceptaba temporalmente las demandas de Alarico (algo que nunca tuvo la intención de cumplir), 6000 soldados romanos fueron enviados a la ciudad, pero fueron derrotados rápidamente por el cuñado de Alarico, Ataúlfo.

Sack of Rome by the Visigoths
«Saqueo de Roma por los vándalos» pintura de J.N. Sylvestre
JN Sylvestre (Public Domain)

Al darse cuenta de que era imposible seguir negociando, especialmente después de una emboscada del comandante romano Saro, Alarico regresó a las puertas de Roma. Lo había intentado todo, incluso el intento fallido de nombrar a un senador simpatizante llamado Átalo como nuevo emperador romano. Tomó como rehén a la hermana de Honorio, Gala Placidia, pero fue en vano. Se rechazó una alianza que pedía un pago anual de oro y grano, así como las provincias de Venecia, Noricum y Dalmacia. A Alarico le quedaban pocas opciones y el 24 de agosto del 410 d. C. se preparó para ingresar a la ciudad; Roma no había sido saqueada desde el 390 a. C. Cuando un simpatizante anónimo abrió la Porta Salaria, un ejército de «bárbaros» entró en Roma y comenzó un saqueo de tres días. Mientras que las casas de los ricos fueron saqueadas, los edificios quemados y los templos paganos destruidos, las basílicas de San Pedro y San Pablo quedaron intactas. Extrañamente, cuando Honorio escuchó que Roma estaba pereciendo, temió lo peor, no por su amor por la ciudad, sino porque creía que su amado gallo de pelea llamado Roma había sido asesinado.

Eliminar publicidad
Advertisement

Alarico abandonó la ciudad con la intención de mudarse a Sicilia y luego a África; desafortunadamente nunca realizó su sueño y murió poco después en 410 d. C., Ataúlfo asumió el control del ejército y finalmente llevó a los godos a la Galia. Alarico había hecho todo lo posible por asegurar un hogar para sus compañeros godos: el saqueo de Roma era su última esperanza. La ciudad nunca se recuperaría; el incendio de Roma fue, según la interpretación pagana, el resultado de que la ciudad se hiciera cristiana. Otros vieron a Roma como un símbolo del pasado; el nuevo centro del imperio era Constantinopla. En el 476 d. C., 66 años después de Alarico, la ciudad finalmente cayó en manos de Odoacro, lo que significó el fin del Imperio romano de Occidente.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rodrigo Pedraza
Magíster en Historia Militar con más de 20 años de servicio militar, actualmente realizando trabajos de investigación sobre desarrollo tecnológico en buques y memoria histórica con veteranos.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald impartió clases de Historia de la Antigüedad, de la Edad Media y de los Estados Unidos, en el Lincoln College (Normal, Illinois) y desde que comenzó a leer sobre Alejandro Magno, siempre ha sido y será un estudiante de historia. Le hace ilusión transmitir conocimientos a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2014, septiembre 04). Alarico [Alaric]. (R. Pedraza, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13229/alarico/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Alarico." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 04, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13229/alarico/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Alarico." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 04 sep 2014. Web. 20 feb 2024.

Afiliación