Hesíodo sobre el nacimiento de los dioses

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Jorge A. Vergara
Publicado el 18 enero 2012
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés

El poeta griego Hesíodo (alrededor del 700 a.C.) es especialmente conocido por sus obras Teogonía y Los trabajos y los días. En este pasaje de Teogonía, Hesíodo relata el nacimiento de los dioses a partir del Caos cósmico y sigue la genealogía hasta el gran Zeus, rey de los dioses olímpicos, venerado por los contemporáneos de Hesíodo:

(Versos 1-25) Desde las musas del Helicón, comencemos a cantar, ellas que ocupan el grande y sagrado monte del Helicón, y danzan con pies suaves alrededor de la fuente azul profundo y el altar del todopoderoso hijo de Cronos. Y cuando han lavado sus tiernos cuerpos en el Permesos o en la Fuente del Caballo o en Olmeios, realizan sus honorables y encantadores bailes en lo alto del Helicón y se mueven con pies vigorosos. Desde allí se levantan y salen por la noche, envueltas en densa niebla, y entonan su canto con voz encantadora, alabando a Zeus portador del égida y a la reina Hera de Argos, que camina sobre sandalias doradas, y a la hija de Zeus, la de ojos brillantes, Atenea, y a Febo Apolo, y a Artemisa, que se deleita en las flechas, y a Poseidón, el que sostiene la tierra y la hace temblar, y a la venerable Temis y a la ágil y centelleante Afrodita, y a Hebe con la corona de oro, y a la hermosa Dione, Leto, Jápeto y el astuto consejero Cronos, Eos y el gran Helio, y la brillante Selene. También la Tierra, y el gran Océano, y la oscura Noche, y la sagrada estirpe de todos los otros inmortales que son para siempre. Y un día, mientras cuidaba sus corderos bajo el sagrado Helicón, ellas enseñaron a Hesíodo una canción gloriosa, y esto fue lo primero que las diosas me dijeron, las musas del Olimpo, hijas de Zeus que sostiene el égida:

Eliminar publicidad
Advertisement

(Versos 26-28) "Pastores del desierto, miserables seres de vergüenza, simples vientres, sabemos cómo pronunciar muchas falsedades como si fueran verdaderas; pero sabemos, cuando queremos, decir cosas verdaderas".

Clio
Clío
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

(Versos 29-35) Así hablaron las hijas de voz pronta del gran Zeus, y arrancaron y me dieron una vara, un brote de robusto laurel, una cosa maravillosa, y soplaron en mí una voz divina para celebrar cosas que serán y cosas que fueron antaño; y me ordenaron cantar de la estirpe de los dioses benditos que son eternos, pero siempre para cantar de ellos mismos desde el principio hasta el final. Pero ¿por qué todo esto acerca del roble o piedra?

Eliminar publicidad
Advertisement

(Versos 36-52) Ven ahora, empecemos con las musas que alegran el gran espíritu de su padre Zeus en el Olimpo con sus canciones, narrando cosas que son, que serán y que fueron antaño con voz consensuada. Inagotable fluye el dulce sonido de sus labios, y la morada de su padre, el fuerte tronador Zeus, se alegra con la voz parecida al lirio de las diosas mientras se difunde, y los picos del nevado Olimpo resuenan, así como los hogares de los inmortales. Y emitiendo su voz inmortal, celebran con su canto en primer lugar a la venerable estirpe de los dioses desde el principio, aquellos que la Tierra y el amplio Cielo engendraron, y los dioses nacidos de estos, dadores de bienaventuranza. Luego, a continuación, las diosas cantan a Zeus, el padre de dioses y hombres, al comenzar y concluir su canto, cuán excelente es él entre los dioses y supremo en poder. Y una vez más, entonan el linaje de los hombres y los fuertes gigantes, y alegran el corazón de Zeus en el Olimpo: las musas olímpicas, hijas de Zeus portador del égida.

(Versos 53-74) A ellas en Piería las engendró Mnemósine (Memoria), que reina sobre las colinas de Eleuter, en unión con el padre, el hijo de Cronos, un olvido de males y un descanso de penas. Durante nueve noches, el sabio Zeus yació con ella, entrando en su lecho sagrado apartado de los inmortales. Y cuando pasó un año y las estaciones volvieron mientras los meses menguaban, y muchos días se cumplieron, ella dio a luz a nueve hijas, todas de un mismo parecer, cuyos corazones se centran en el canto y su espíritu libre de preocupaciones, no muy lejos de la cima más alta del nevado Olimpo. Allí están sus luminosos lugares de danza y hermosos hogares, y junto a ellas residen las gracias y Himero (Deseo) en deleite. Y ellas, emitiendo a través de sus labios una voz encantadora, cantan las leyes de todos y los nobles caminos de los inmortales, emitiendo su encantadora voz. Luego fueron a Olimpo, deleitándose con su dulce voz, con un canto celestial, y la oscura tierra resonó a su alrededor mientras entonaban, y un sonido encantador se elevaba bajo sus pies mientras iban hacia su padre. Y él reinaba en los cielos, sosteniendo el relámpago y el rayo centelleante, después de haber vencido con poder a su padre Cronos; y repartió a los inmortales sus porciones de manera justa y declaró sus privilegios.

Eliminar publicidad
Advertisement

Terpsichore
Terpsícore
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

(Versos 75-103) Estas cosas, entonces, las cantaron las musas que habitan en el Olimpo, nueve hijas engendradas por el gran Zeus, Clío y Euterpe, Talía, Melpómene y Terpsícore, Erató y Polimnia, Urania y Calíope, que es la más importante de todas, pues atiende a los príncipes dignos de veneración: a quienquiera que las hijas del gran Zeus, nutridas en los cielos, honren y contemplen en su nacimiento, vierten dulce rocío sobre su lengua, y de sus labios fluyen palabras amables. Todas las personas lo miran mientras resuelve causas con juicios verdaderos, y él, hablando con certeza, pronto pondría fin con sabiduría incluso a una gran disputa; pues por eso hay príncipes sabios de corazón, porque cuando la gente está siendo desviada en su asamblea, ellos corrigen el asunto nuevamente con facilidad, persuadiéndolos con palabras gentiles. Y cuando pasa entre una multitud, lo saludan como a un dios con suave reverencia, y se destaca entre los congregados: tal es el sagrado don de las musas para los hombres. Pues es a través de las musas y del lejano Apolo de la certera flecha que existen cantantes y arpistas en la tierra; pero los príncipes son de Zeus, y feliz es aquel a quien las musas aman: dulce fluye el discurso de su boca. Porque aunque un hombre tenga tristeza y dolor en su alma recién atribulada y viva en temor porque su corazón está angustiado, sin embargo, cuando un cantante, el servidor de las musas, entona las gloriosas hazañas de los hombres de antaño y los dioses bienaventurados que habitan en el Olimpo, enseguida olvida su pesadumbre y no recuerda en absoluto sus penas; sino que los dones de las diosas pronto lo apartan de estas.

(Versos 104-115) ¡Salve, hijos de Zeus! Conceded una canción hermosa y celebrad la santa estirpe de los dioses inmortales que son eternos, aquellos que nacieron de la Tierra y el estrellado Cielo, y la sombría Noche y aquellos que crió el mar salobre. Contad cómo al principio surgieron los dioses y la tierra, y los ríos, y el mar sin límites con su oleaje furioso, y las estrellas resplandecientes, y el vasto cielo sobre nosotros, y los dioses que nacieron de ellos, dadores de bienaventuranza; y cómo repartieron su riqueza, y cómo compartieron sus honores entre sí, y también cómo al principio tomaron el monte Olimpo, pleno de pliegues. Estas cosas declaradme desde el principio, vosotras, musas que habitáis en la morada del Olimpo, y decidme cuál de ellos fue el primero en surgir.

(Versos 116-138) En verdad, al principio surgió el Caos, pero luego la Tierra de pecho ancho, las bases siempre seguras de todos los inmortales que sostienen las cumbres del nevado Olimpo, y el oscuro Tártaro en las profundidades de la tierra de caminos anchos, y Eros (Amor), el más hermoso de entre los dioses inmortales, que debilita las extremidades y vence la mente y los sabios consejos de todos los dioses y todos los hombres dentro de ellos. Del Caos surgieron Érebo y la Noche oscura; pero de la Noche nacieron el Éter y el Día, a quienes concibió y dio a luz en unión amorosa con Érebo. Y la Tierra primero dio a luz al Cielo estrellado, igual a ella misma, para cubrirla por todos lados y ser un lugar de morada siempre seguro para los dioses benditos. Y dio a luz también a las colinas largas, encantadores refugios de las Ninfas diosas que habitan entre las hendiduras de las colinas. También dio a luz al profundo infructuoso con su oleaje furioso, Ponto, sin dulce unión de amor. Pero después yació con el Cielo y dio a luz al Océano de profundo remolino, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto, Tea, Rea, Temis, Mnemósine, la coronada de oro Febe y la encantadora Tetis. Tras ellos nació Cronos, el astuto, el más joven y terrible de sus hijos, y odió a su vigoroso padre.

Eliminar publicidad
Advertisement

(Versos 139-146) Y de nuevo, dio a luz a los Cíclopes, Brontes y Estéropes, altivos de espíritu y el de corazón obstinado, Argos, quienes le dieron a Zeus el trueno y forjaron el rayo: en todo lo demás eran semejantes a los dioses, pero un solo ojo estaba situado en medio de sus frentes. Y fueron apodados Cíclopes (de ojo redondo) porque un ojo circular estaba en sus frentes. Fuerza y poder y habilidad estaban en sus obras.

(Versos 147-163) Y de nuevo, nacieron tres hijos más de la Tierra y el Cielo, grandes y valientes sin igual, Cotus, Briareo y Giges, hijos presuntuosos. De sus hombros brotaron cien brazos inalcanzables, y cada uno tenía cincuenta cabezas en sus hombros fuertes, y era irresistible la terca fuerza que había en sus grandes formas. De todos los hijos nacidos de la Tierra y el Cielo, estos eran los más terribles, y desde el principio fueron odiados por su propio padre.

Calliope
Calíope
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Y solía ocultarlos a todos en un lugar secreto de la Tierra tan pronto como nacían, y no les permitía salir a la luz; y el Cielo se regocijaba en su maldad. Pero la vasta Tierra gemía en su interior, sintiéndose constreñida, y creó el elemento del gris pedernal y forjó una gran hoz, y les comunicó su plan a sus queridos hijos. Y habló, alentándolos, aunque estaba angustiada en su corazón querido:

Eliminar publicidad
Advertisement

(Versos 164-166) "Hijos míos, engendrados por un padre pecaminoso, si me obedecéis, deberíamos castigar la vil indignación de vuestro padre; pues él primero tuvo pensamientos vergonzosos".

(Versos 167-169) Así dijo; pero el miedo los invadió a todos, y ninguno de ellos pronunció palabra. Pero el astuto Cronos tomó valor y respondió a su querida madre:

(Versos 170-172) "Madre, me encargaré de hacer este acto, pues no reverencio a nuestro padre de nombre infame, ya que él primero tuvo pensamientos vergonzosos".

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

(Versos 173-175) Así lo dijo; y la vasta Tierra se regocijó mucho en espíritu, lo ocultó en emboscada y le entregó una hoz dentada, y le reveló todo el plan.

(Versos 176-206) Y el Cielo llegó, trayendo la noche y anhelando el amor, y se extendió sobre la Tierra, abrazándola plenamente.

Entonces el hijo desde su emboscada extendió su mano izquierda y en su derecha tomó la gran hoz larga con dientes irregulares, y rápidamente cercenó los miembros de su propio padre y los arrojó para que cayeran detrás de él. Y no cayeron en vano de su mano; pues todas las gotas de sangre que brotaron la Tierra las recibió, y a medida que las estaciones avanzaban, parió a las poderosas Erinias y a los grandes Gigantes con armaduras brillantes, sosteniendo largas lanzas en sus manos, y a las ninfas a quienes llaman Melias por toda la tierra ilimitada. Y tan pronto como cortó los miembros con pedernal y los arrojó desde la tierra al mar embravecido, fueron arrastrados por el océano durante mucho tiempo; y una espuma blanca se extendió a su alrededor a partir de la carne inmortal, y en ella creció una doncella. Primero se acercó a la sagrada Citera, y desde allí, después, llegó a la isla de Chipre, y emergió como una diosa impresionante y encantadora, y creció hierba bajo sus hermosos pies. Los dioses y los hombres la llaman Afrodita, y la diosa nacida de la espuma y la rica coronada Citerea, porque creció entre la espuma, y Citerea porque llegó a Citera, y Chiprogénica porque nació en la ondulante Chipre, y Filommedes porque surgió de los miembros. Y con ella iba Eros, y le siguió el atractivo Deseo en su nacimiento al principio y mientras se dirigía a la asamblea de los dioses. Este honor lo tiene desde el principio, y esta es la porción asignada a ella entre los hombres y los dioses inmortales: los susurros de las doncellas y las sonrisas y los engaños con dulce deleite y el amor y la gracia.

Aphrodite, Eros, & Pan
Afrodita, Eros y Pan
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

(Versos 207-210) Pero a estos hijos que él mismo engendró, el gran Cielo solía llamar Titanes (Filtradores) en reproche, pues decía que habían forzado y cometido audazmente un acto temible, y que la venganza vendría después.

(Versos 211-225) Y la Noche engendró al aborrecible Destino y a la negra Moira y a la Muerte, y también engendró al Sueño y a la tribu de los Sueños. Y de nuevo la diosa oscura Noche, aunque no se acostó con ninguno, engendró al Reproche y al doloroso Dolor, y a las Hespérides que custodian las ricas manzanas doradas y los árboles que dan frutos más allá del glorioso Océano. También engendró a los Destinos y a las despiadadas Moiras vengadoras, Cloto y Láquesis y Átropos, quienes a los hombres les dan tanto lo malo como lo bueno al nacer, y persiguen las transgresiones de hombres y dioses; y estas diosas nunca cesan en su temible enojo hasta que castigan al pecador con un grave castigo. También la mortífera Noche engendró a Némesis (Indignación) para afligir a los hombres mortales, y después de ella, a Engaño, Amistad, la odiosa Vejez y la insensible Lucha.

(Versos 226-232) Pero la aborrecida Lucha engendró el doloroso Trabajo y el Olvido y la Hambruna y los Lamentos llorosos, así como las Peleas, Batallas, Asesinatos, Homicidios, Riñas, Palabras Mentirosas, Disputas, Anarquía y Ruina, todos de una misma naturaleza, y el Juramento, quien más atormenta a los hombres en la tierra cuando alguien hace deliberadamente un falso juramento.

(Versos 233-239) Y el Mar engendró a Nereo, el mayor de sus hijos, que es veraz y no miente; y los hombres lo llaman el Anciano porque es confiable y gentil, y no olvida las leyes de la rectitud, sino que tiene pensamientos justos y amables. Y una vez más engendró a Taumante el grande y a Forcis orgulloso, emparejado con la Tierra, y a la de mejillas hermosas Ceto y a Euribia altiva, quien tiene un corazón de pedernal en su interior.

The Titan Oceanus
El titán Océano
Mary Harrsch (CC BY-NC-SA)

(Versos 240-264) Y de Nereo y Doris la de cabellos ricos, hija de Océano, el río perfecto, nacieron hijos, pasando hermosos entre las diosas: Ploto, Eucranta, Sao y Anfítrite, y Eudora, y Tetis, Galena y Glauca, Cimótoa, Espeo, Toa y la encantadora Halía, Pasítea y Erato, y Eunice de los brazos rosados, y la grácil Melita, y Eulímena, y Ágave, Doto, Proto, Ferusa, y Dinámena, y Nesea, y Actea, y Protomedea, Doris, Pánope y la hermosa Galatea, y la encantadora Hipótoa, y Hipónoa de los brazos rosados, y Cimódoca, quien junto con Cimatolega y Anfítrite calma fácilmente las olas en el mar brumoso y los vientos furiosos, y Cimo, y Éyone, y la coronada de ricos laureles Halimeda, y Glaucnoma, amante de la risa, y Pontoporea, Leágora, Evágora y Laomedea, y Polínoe, y Autónoe, y Lisiánasa, y Evarna, hermosa de forma y sin defecto de aspecto, y Psámate de figura encantadora y divina Menipa, Neso, Eupompa, Temisto, Prónoe, y Nemertes que tiene la naturaleza de su padre inmortal. Estas cincuenta hijas nacieron del inmaculado Nereo, hábil en excelentes artes.

(Versos 265-269) Y Taumante se casó con Electra, la hija del profundo Océano, y ella le dio a luz a la veloz Iris y a las Harpías de cabellos largos, Aelo (Rápida tormenta) y Ocípete (Rápida voladora), quienes en sus alas veloces mantienen el ritmo de las ráfagas de los vientos y los pájaros; pues tan rápido como el tiempo, ellas se lanzan.

(Versos 270-294) Y de nuevo, Ceto, de Forcis dio a luz a las Grayas, de mejillas hermosas: hermanas grises desde su nacimiento. Y tanto los dioses inmortales como los hombres que caminan por la tierra las llaman Grayas. Penfredo bien vestida y Enío de vestido de azafrán, y a las Gorgonas que habitan más allá del glorioso Océano en la tierra fronteriza hacia la Noche, donde están las claras voces de las Hespérides. Esteno y Euríale, y Medusa que sufrió un destino lamentable: ella era mortal, pero las otras dos eran inmortales y no envejecían. Con ella yació el de Cabellos Oscuros en un suave prado entre las flores primaverales. Y cuando Perseo le cortó la cabeza, brotaron el gran Crisaor y el caballo Pegaso, quien recibió ese nombre porque nació cerca de las fuentes (pegas) de Océano; y el otro, porque tenía una hoja dorada (aor) en sus manos. Pegaso voló lejos y dejó la tierra, la madre de los rebaños, y llegó a los dioses inmortales; reside en la casa de Zeus y lleva al sabio Zeus el trueno y el relámpago. Pero Crisaoor se unió en amor a Calírroe, la hija del glorioso Océano, y engendró a Gerión de tres cabezas. El poderoso Heracles lo mató en Eritia, rodeada por el mar, con sus torpes bueyes en el día en que llevó los anchos bueyes de cejas amplias a la sagrada Tirinto, y había cruzado el vado del Océano y había matado a Ortro y Euritión, el pastor, en el lugar oscuro más allá del glorioso Océano.

The Artemision Bronze
El Bronce de Artemisio
James Lloyd (Copyright)

(Versos 295-305) Y en una cueva profunda dio a luz a otro monstruo, irresistible, que en ninguna forma se asemejaba ni a los hombres mortales ni a los dioses inmortales, ni siquiera a la diosa feroz Equidna, quien es mitad ninfa de ojos centelleantes y mejillas hermosas, y mitad nuevamente una enorme serpiente, grande y temible, con piel moteada, devorando carne cruda bajo las partes secretas de la tierra sagrada. Y allí tiene una cueva profunda bajo una roca hueca, lejos de los dioses inmortales y los hombres mortales. Allí, entonces, los dioses le asignaron una gloriosa morada para habitar, y guarda en Arima bajo la tierra, la siniestra Equidna, una ninfa que no muere ni envejece todos sus días.

(Versos 306-332) Los hombres dicen que el terrible Tifón, cruel y sin ley, se unió en amor con ella, la doncella de ojos centelleantes. Así que concibió y dio a luz a descendencia feroz: primero engendró a Ortro, el sabueso de Gerión, y luego engendró a un segundo, un monstruo insuperable y que no puede ser descrito, Cerbero, que come carne cruda, el perro de voz de bronce de Hades, de cincuenta cabezas, implacable y fuerte. Y de nuevo dio a luz a un tercero, la malintencionada Hidra de Lerna, a quien la diosa de brazos blancos, Hera, crió, estando enojada más allá de medida con el poderoso Heracles. Y Heracles, el hijo de Zeus, de la casa de Anfitrión, junto con el guerrero Yolao, la destruyó con la espada sin piedad por los planes de Atenea, la impulsora de la victoria. Ella fue la madre de Quimera, quien exhalaba fuego furioso, una criatura temible, grande, de pies veloces y fuerte, que tenía tres cabezas, una de león de ojos feroces; en su parte posterior, un dragón; y en su medio, una cabra, exhalando un temible soplo de fuego ardiente. Pegaso y el noble Belerofonte la mataron; pero Equidna se sometió en amor a Ortro y engendró a la letal Esfinge que destruyó a los Cadmeos, y al león de Nemea, que Hera, la buena esposa de Zeus, crió y mandó que rondara las colinas de Nemea, una plaga para los hombres. Allí devoró a las tribus de su propio pueblo y tuvo poder sobre Tretos de Nemea y Apesa: sin embargo, la fuerza del valiente Heracles lo venció.

(Versos 333-336) Y Ceto se unió en amor con Forcis y dio a luz a su hijo menor, la terrible serpiente que custodia las manzanas todas de oro en los lugares secretos de la oscura tierra en sus grandes confines. Esta es la descendencia de Ceto y Forcis.

Persephone & Hades
Perséfone y Hades
Marie-Lan Nguyen (CC BY-SA)

(Versos 334-345) Y Tetis dio a luz a los ríos torrenciales de Océano, el Nilo y el Alfeo, y el profundo Eridano revuelto, el Estrimón y el Menderes, y la hermosa corriente del Istro, y el Fasis, y el Rhesos, y las plateadas corrientes de Aqueloo, Neso y Rodio, el Haliacmón y el Heptaporus, el Granico y el Esepo, y el sagrado Simois, el Peneo y el Hermo, y el Caico, justo arroyo, y los grandes Sangario, Ladón, Partenio, Eveno, Ardesco y el divino Escamandro.

(Versos 346-370) También dio a luz a una santa compañía de hijas que, con el señor Apolo y los Ríos, tienen jóvenes bajo su cuidado, esta responsabilidad les fue asignada por Zeus: Peito, Admete, Yanta, Electra, Doris, Primno, Urania divina en forma, Hipo, Clímene, Rodea y Calírroe, Zeuxo y Clitia, Idia, Pasítoe, Plexaura, Galaxaura, y la encantadora Dione, Melóbosis y Toa, y la hermosa Polidora, Cerceis de grácil forma, y la de ojos suaves Pluto, Perseis, Yanira, Acasta, Janta, Petrea la hermosa, Menesto y Europa, Metis y Eurínome, y la azafranada Telesto, Criseida y Asia y la encantadora Calipso, Eudora y Tique, Ánfiro y Ocírroe, y Estigia, que es la principal de todas ellas. Estas son las hijas mayores que nacieron de Océano y Tetis; pero hay muchas más. Pues hay tres mil hijas de Océano de tobillos delicados que están dispersas lejos y cerca, y en todo lugar sirven por igual a la tierra y las aguas profundas, hijas que son gloriosas entre las diosas. Y hay muchos otros ríos también, balbuceando mientras fluyen, hijos de Océano, a quienes dio a luz la reina Tetis, pero sus nombres son difíciles de decir para un hombre mortal, aunque la gente sabe por cuál lugar fluye cada uno.

(Versos 371-374) Y Tea se sometió en amor a Hiperión y dio a luz al gran Helio (Sol) y a la brillante Selene (Luna) y a Eos (Aurora), que brilla sobre todos los que están en la tierra y sobre los dioses inmortales que viven en el amplio cielo.

(Versos 375-377) Y Euribia, la brillante diosa, se unió en amor a Crío y dio a luz al gran Astreo, y a Palas y a Perses, quien también sobresalió entre todos los hombres en sabiduría.

(Versos 378-382) Y Eos dio a luz a Astreo los vientos de corazón fuerte, iluminando al Zéfiro, y al Bóreas, impetuoso en su curso, y al Noto, una diosa uniéndose en amor con un dios. Y después de ellos, Erígena dio a luz a la estrella Eósforo (Portador del Amanecer), y las relucientes estrellas con las que está coronado el cielo.

(Versos 383-403) Y Estigia, la hija de Océano, se unió a Palas y dio a luz a Zelo (Emulación) y a la ágil Niké (Victoria) de los tobillos esbeltos en la morada. También dio a luz a Cratos (Fuerza) y a Bía (Potencia), hijos maravillosos. Estos no tienen morada aparte de Zeus, ni vivienda ni camino excepto aquel en el que Dios los guía, sino que siempre habitan con Zeus, el fuerte tronador. Así lo planificó Estigia, la hija inmortal de Océano, en ese día cuando el Iluminador Olímpico convocó a todos los dioses inmortales al gran Olimpo y declaró que aquel de los dioses que luchara con él contra los Titanes no sería excluido de sus derechos, sino que cada uno mantendría el cargo que tenía antes entre los dioses inmortales. Y declaró a aquel que estaba sin cargo ni derechos, según lo justo. Así, la inmortal Estigia llegó primero al Olimpo con sus hijos gracias a la astucia de su querido padre. Y Zeus la honró y le concedió regalos muy grandes, ya que la designó como el gran juramento de los dioses, y a sus hijos los hizo vivir siempre con él. Y como prometió, cumplió plenamente todo con ellos.

Pero él mismo reina y gobierna poderosamente.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

  • Hugh G. Evelyn-White. The Theogony of Hesiod. 1914

Sobre el traductor

Jorge A. Vergara
Jorge es profesor de inglés independiente y estudiante de gramática y etimología inglesa. Bridge IDELT Diploma, Bridge English Grammar Advisor. Actualmente cursando la carrera profesional de traducción intérprete Inglés - Español. Un apasionado investigador de la historia universal.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es un escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2012, enero 18). Hesíodo sobre el nacimiento de los dioses [Hesiod on the Birth of the Gods]. (J. A. Vergara, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-150/hesiodo-sobre-el-nacimiento-de-los-dioses/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Hesíodo sobre el nacimiento de los dioses." Traducido por Jorge A. Vergara. World History Encyclopedia. Última modificación enero 18, 2012. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-150/hesiodo-sobre-el-nacimiento-de-los-dioses/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Hesíodo sobre el nacimiento de los dioses." Traducido por Jorge A. Vergara. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 ene 2012. Web. 22 abr 2024.

Afiliación