Temis

Definición

Liana Miate
por , traducido por Emiliano S. Grill
Publicado el 07 febrero 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco
X
Allegory of Justice - Themis (by Marcello Bacciarelli, Public Domain)
Alegoría de la Justicia - Temis
Marcello Bacciarelli (Public Domain)

Temis es la personificación y diosa de la ley, voluntad y justicia divinas en la mitología griega. Los olímpicos la tenían en gran estima y a menudo se sentaba junto al trono de Zeus para darle sabios consejos. Ocupó el puesto de oráculo en Delfos antes de ceder sus poderes proféticos a Apolo. Algunos epítetos comunes de Temis son Gaia Temis («Tierra» y «Derecho»).

Temis era hija de Urano (Cielo) y Gea (Tierra) y la segunda esposa de Zeus. A menudo se la representa con la espada de la justicia y una balanza, símbolo de la ley y el juicio que dicta.

Eliminar publicidad
Publicidad

Nacimiento y familia

En la Teogonía de Hesíodo (hacia el 700 a.C.), Temis es hija de Gea (Tierra) y Urano (Cielo). Es hermana de Océano, Rea y Cronos.

Luego, acostada con Urano, alumbró a Océano, a Ceo, a Crío, a Hiperión, a Jápeto, a Tea, a Rea, a Temis, a Mnemósine, a la amable Tetis y a Febe, de áurea corona.

(Teogonía, 136-140)

Temis se convirtió en la segunda esposa de Zeus (aunque algunas fuentes dicen que fue la primera). Sus hijos con Zeus representaban el orden visible del mundo. Entre ellos estaban las Horas (las Estaciones), Irene (la Paz), Dice (la Justicia) y las tres Parcas (Cloto, Láquesis y Átropos). En algunas fuentes, como en la tragedia de Esquilo (hacia 525 a.C. - 456 a.C.) Prometeo Encadenado, Temis aparece como la madre de Prometeo, aunque se le conoce más comúnmente como hijo de Jápeto y Clímene o Asia.

Eliminar publicidad
Publicidad

Aspecto

A menudo aparece sosteniendo la espada de la justicia y una cadena en la mano derecha, y la balanza en la izquierda.

Los artistas antiguos representaban a Temis como una mujer madura, con grandes ojos y un vestido vaporoso atado al hombro. En el arte griego, suele llevar la espada de la justicia y una cadena en la mano derecha, y la balanza en la izquierda, que simboliza las causas que juzga. A veces se le cubren los ojos para mostrar su imparcialidad ante cada individuo juzgado.

Diosa de la ley, voluntad y justicia divinas

Como diosa de la ley, la voluntad y la justicia divinas, Temis supervisaba todas las leyes que regían a mortales e inmortales, a menudo en asambleas celebradas por reyes que escuchaban peticiones y dictaban sentencias. Estas leyes solían ser inmunes a cualquier influencia externa o humana.

Eliminar publicidad
Publicidad

Themis
Temis
Ricardo André Frantz (CC BY-SA)

La naturaleza justa y digna de confianza de Temis hacía que los olímpicos, incluido Zeus, confiaran en su juicio. Según los Himnos Homéricos, a menudo se sentaba junto a su trono y le daba su opinión y consejo, escuchando a cambio su sabiduría. Temis también presidía los banquetes de los dioses olímpicos y a veces se la consideraba la diosa de los ritos de hospitalidad.


Desde la cima del escarpado Olimpo
Zeus ordenó a Temis que convocara a los dioses a un consejo.
Temis hizo sus rondas, recorriendo a lo largo y ancho,
y convocó a todos a marchar a los salones del Padre.

(Homero, Ilíada, 20.7-9)

Durante la Titanomaquia, Temis bajó a la Tierra en la edad de oro y enseñó a los humanos la práctica de la moderación y el buen comportamiento. Sin embargo, la humanidad pronto olvidó sus lecciones y comenzó a actuar de forma pecaminosa y vergonzosa. Por ello, Temis regresó al Olimpo.

Las profecías de Temis

Como gran diosa, Temis tenía poderes proféticos, que utilizaba para ayudar tanto a mortales como a inmortales. Su profecía más famosa fue la relativa al hijo de la nereida Tetis. Zeus tenía la intención de casarse con Tetis hasta que Temis le informó de que cualquier hijo de Tetis sería mucho más grande que su padre. Como era de esperar, Zeus no quería que nadie desafiara su poder, y menos aún su propio hijo, por lo que renunció a Tetis y la casó con el rey mortal Peleo de Ftía. Temis estaba en lo cierto; de este matrimonio nació el gran héroe griego Aquiles, de cuyas legendarias hazañas se sigue hablando hoy en día.

Eliminar publicidad
Publicidad

En la tragedia griega Prometeo Atado, Temis hizo varias profecías que son transmitidas por Prometeo, su hijo. La primera tiene que ver con la caída de los Titanes. Durante la Titanomaquia, Prometeo dijo a los Titanes que no podrían derrocar a los hijos de Cronos solo con su fuerza bruta: según Temis, los que fueran sabios y utilizaran sus artimañas serían los que gobernarían. Los Titanes no hicieron caso de este consejo, y Temis y Prometeo se unieron al bando de Zeus y los demás hijos de Cronos, que derrotaron a los Titanes. Temis también predijo que Prometeo sería rescatado de su castigo repetitivo por un famoso arquero (Heracles).

Modern Statue of Themis
Estatua moderna de Temis
Scotted400 (Public Domain)

En Las Metamorfosis de Ovidio (43 a.C.-17 d.C.), Zeus envió una gran inundación a la Tierra. Deucalión, rey de Tesalia e hijo de Prometeo (según algunas tradiciones), y su esposa Pirra fueron los únicos supervivientes. Llegaron al monte Parnaso, donde honraron a Temis. Un angustiado Deucalión lamentó la pérdida de vidas humanas y decidieron rezar a Temis cerca de su santuario en el río Cefiso. Se postraron y besaron el frío suelo, invocando a la gentil Temis para que devolviera al mundo su forma original. Temis, conmovida por sus súplicas, les ordenó que abandonaran el santuario, se cubrieran la cabeza y se desprendieran de sus ropas. Para su sorpresa, les ordenó que lanzaran los huesos de sus madres detrás de ellos. Deucalión razonó que ningún oráculo les ordenaría hacer algo tan irrespetuoso y supuso que se refería a la Madre Tierra, por lo que siguieron las instrucciones de Temis, arrojando piedras a sus espaldas. Las rocas empezaron a ablandarse y adoptaron la forma de hombres y mujeres, y así Temis ayudó a restaurar el mundo tras el gran diluvio.

En el Libro 4 de Las Metamorfosis, el titán Atlas recuerda cuando Temis le contó una antigua profecía en Delfos. Le advirtió de que un día un hijo de Zeus robaría las manzanas de oro de su árbol. Atlas se tomó en serio su advertencia, construyó un alto muro alrededor de su huerto y puso a un temible dragón a vigilarlo. Por eso, cuando el héroe griego Perseo se presentó en su casa, Atlas se mostró receloso y reacio a ofrecerle hospitalidad, con la profecía de Temis siempre presente en su mente. Enfurecido, Perseo sacó la cabeza de Medusa y convirtió a Atlas en una cordillera.

Eliminar publicidad
Publicidad
Gea y su hija Temis leían oráculos antes de que Apolo fuera a Delfos.

Otra profecía que aparece en Las Metamorfosis es la relativa a Yolao y los hijos de Calírroe. Hebe, la diosa de la juventud, había devuelto la juventud a Yolao, sobrino de Heracles. Al ver su juventud restaurada, Hebe juró que nunca más concedería su don a nadie. Temis discutió con ella y le dijo que Tebas estaba atravesando una guerra civil en la que los hermanos se mataban entre sí y los hijos mataban a las madres para vengar a sus madres.

Alcmeón, líder de los argivos, se había casado con Calírroe, hija del dios del río Aqueloo. Su nueva esposa estaba obsesionada con conseguir el collar maldito de Harmonía, la diosa de la armonía. Desgraciadamente, Alcmeón fue asesinado durante su búsqueda para conseguir el collar. En su dolor, Calirroe rogó a Zeus que tomara los años de Yolao y los añadiera a la edad de sus hijos, para que tuvieran la edad suficiente para vengar a su padre. Zeus, que era amante de Calírroe, accedió a ello, y así, a partir de entonces, los niños se convertirían en hombres adultos con la ayuda de Hebe y Zeus. Después de que Temis comunicara a los dioses esta profecía, estos se mostraron descontentos y se preguntaron por qué no se podía conceder este don a otras personas, ya que cada uno de ellos tenía a alguien en mente.

Temis, Delfos y Apolo

El oráculo de Delfos era, con diferencia, el más popular de los antiguos oráculos griegos. Aunque Apolo se asocia más comúnmente con Delfos, su larga historia comenzó antes del nacimiento de Apolo. Un hecho ampliamente aceptado en la mitología griega es que otras deidades, como Gea y su hija Temis, leían oráculos antes de que Apolo fuera a Delfos.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Aegeus Consults the Oracle at Delphi
Egeo consulta al Oráculo de Delfos
Bibi Saint-Pol (Public Domain)

Según Esquilo, Delfos se fue pasando de forma sucesiva: Gea lo pasó a su hija Temis, quien a su vez lo pasó a su hermana, la titánide Febe, que a su vez lo pasó a Apolo. Pausanias (hacia 115-180 d.C.) dice que Poseidón y Gea compartieron el oráculo antes de que Gea se lo pasara a Temis, y esta a Apolo. El Himno Homérico a Apolo menciona que Temis estuvo presente en el nacimiento de Apolo, junto con las otras grandes diosas. En lugar de amamantarlo, Temis alimentó a Apolo con néctar y ambrosía. En cuanto consumió estos alimentos celestiales, Apolo recibió el don del oráculo.

Temis y la guerra de Troya

El poema épico perdido Cipria menciona que Temis y Zeus planearon la Guerra de Troya. Temis fue la primera que planteó a Zeus la idea de una gran guerra para castigar el comportamiento pecaminoso de la humanidad y reducir la población de la Tierra. Además, puso en marcha su plan con su profecía, que finalmente hizo que Tetis se casara con el rey Peleo en lugar de con Zeus o Poseidón. La aparición de Eris en la boda y su Manzana de Oro de la Discordia con la inscripción «a la más bella» dio pie a los acontecimientos que finalmente conducirían directamente a la mayor guerra de todos los tiempos, tal y como Temis pretendía.

The Trojan Horse
El caballo de Troya
Tetraktyas (CC BY-SA)

Adoración

En el Himno Órfico a Temis, se hace referencia a ella como la «profetisa de los dioses» y la primera en mostrar a la humanidad el oráculo sagrado.

En medio de la reverencia y el honor
brillas en la noche,
porque fuiste la primera
en enseñar a los hombres el culto sagrado.

(Himno a Temis, 79.7-8).

Las pruebas demuestran que en toda la Grecia antigua se rendía culto a Temis. Según Pausanias en su Descripción de Grecia, Temis tenía un santuario dedicado a ella en el Ática. En Corinto, había un santuario dedicado a Afrodita y Temis en el interior de un bosquecillo. En Beocia, cerca de la puerta Neista, había un santuario de Temis con una estatua de piedra blanca al lado. En Olimpia, había un altar de Temis. En Ramnunte, era venerada junto a Némesis, la diosa de la venganza.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿De qué es diosa Temis?

Temis es la diosa de la ley, voluntad y justicia divinas.

¿Quién es Temis para Zeus?

Temis es la segunda esposa de Zeus, y también le dio sabios consejos.

¿Era Temis una profetisa?

Antes de Apolo, Temis era oráculo en Delfos. Predijo muchas profecías.

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Emiliano S. Grill
Nacido y criado en Uruguay, Emiliano es un traductor, subtitulador y aficionado a la historia. Le apasionan los idiomas, la lectura y la escritura.

Sobre el autor

Liana Miate
Liana es la editora de los medios de comunicación social de la Ancient History Encyclopedia. Tiene una licenciatura en artes y su área de concentración es la Historia antigua: Grecia, Roma y la Antigüedad Tardía. Grecia y Roma la apasionan particularmente, así como todo lo que tiene que ver con la mitología y la mujer.

Cita este trabajo

Estilo APA

Miate, L. (2023, febrero 07). Temis [Themis]. (E. S. Grill, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15629/temis/

Estilo Chicago

Miate, Liana. "Temis." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 07, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15629/temis/.

Estilo MLA

Miate, Liana. "Temis." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 07 feb 2023. Web. 26 may 2024.

Afiliación