Aquiles

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Diego Villa C
Publicado el
X

Texto original en inglés: Achilles

Achilles & Penthesileia (by Marie-Lan Nguyen, CC BY)
Aquiles y Penthesileia
Marie-Lan Nguyen (CC BY)

Líder de los temidos mirmidones, saqueador de ciudades y asesino de Héctor, el divino Aquiles sencillamente era invencible en batalla, y solo al final la divina intervención de Apolo puso fin a su largo reinado como el más grande de todos los guerreros griegos. El más valiente, fuerte e incluso el más guapo del estelar ejército griego que fue a Troya para recuperar a Helena. Aquiles también era bastante orgulloso y de mal carácter, demasiado para su propio bien, y su ira temeraria les costaría caro tanto a sus compatriotas como al enemigo.

Vida temprana

En la mitología griega, Aquiles nació de Peleo y Tetis la nereida. Su madre, lo sostuvo sobre un fuego divino o de acuerdo a otras versiones sobre el río Estigia, para hacerlo inmortal. Sin embargo, el bebe fue suspendido de su talón así que esta parte de su cuerpo permaneció mortal, y al final esta debilidad conduciría a Aquiles a su caída. Tetis, sabiendo que su hijo estaba destinado a una gloriosa pero corta vida, buscó la manera de esconder a Aquiles del mundo, así que el joven fue criado en Esciros con la familia real de Licomedes, incluso en algunas versiones estuvo disfrazado de muchacha. Algunos relatos también atribuyen la educación del héroe a Quirón, el centauro sabio que también incluyó a Hércules en su lista de alumnos.

Eliminar publicidad

Advertisement

La guerra de Troya

Por mucho, la fuente más rica de nuestro conocimiento sobre las aventuras de Aquiles es el relato de Homero sobre la guerra de Troya, La Ilíada. Ciertamente, uno podría argumentar razonablemente que Aquiles es la estrella de la obra, y el mismo Homero describe su historia como un relato de la ira de Aquiles. Al principio del libro, Odiseo, el astuto rey de Ítaca, es enviado en una misión para encontrar a Aquiles y persuadirlo de participar en la guerra que se avecina entre los griegos y los troyanos. Odiseo era un negociador formidable y con la sed de gloria de Aquiles la empresa tuvo éxito, Aquiles dejando atrás a su hijo Neoptólemo, navegó hacia Troya. Junto a él fueron 50 barcos rápidos, cada uno con 50 hombres de su propio ejército privado, los mirmidones - temibles luchadores que habían sido creados de hormigas por el mismo Zeus y entregados a su hijo Éaco, rey de Egina y padre de Peleo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Penthesilea & Achilles
Pentesilea y Aquiles
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

El cerco aqueo de Troya duró diez años, y durante este tiempo, Aquiles sobresalió en batalla y saqueó no menos de 23 ciudades en el área circundante. Al principio del conflicto, el héroe también le tendió una emboscada al príncipe troyano Troilo mientras este bebía en un manantial y lo sacrificó en honor a Apolo. Esto fue afortunado para los griegos, ya que un oráculo había decretado que si el príncipe era asesinado antes de que cumpliera los 20 años, Troya caería. En algunos relatos, el asesinato de Troilo ocurrió en un santuario de Apolo, y esto puede explicar el fatídico rencor del dios arquero contra Aquiles.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Las cosas se veían bastante bien para los griegos en este punto, pero su suerte cambió drásticamente para mal cuando Agamenón, rey de Micenas y líder de las fuerzas griegas, riñó con su mejor guerrero Aquiles, quien se retiró del conflicto. La pelea comenzó después de que Aquiles secuestró a dos bellezas en una de sus incursiones: Briseida y Criseida. Conservando a la primera para él, le dio Criseida a Agamenón. Sin embargo, el padre de Criseida, Crises, ofreció un tentador rescate por el regreso seguro de la chica. Agamenón se negó, y tal vez porque la muchacha había sido sacerdotisa de Apolo, el dios se disgustó por la decisión y envió una plaga para causar estragos en el campamento aqueo. Agamenón finalmente renunció a su premio, pero para consolarse por su pérdida, rápidamente tomó a Briseida de las manos de Aquiles. Molesto por esta artimaña y alegando que había sido deshonrado ante todos sus compatriotas, Aquiles y sus mirmidones se fueron enojados de su campamento para mantenerse al margen del resto de la guerra.

AQUILES, EL DESTRUCTOR DE HOMBRES, ATAVIADO CON SU DIVINA ARMADURA, ESTABA LOCO DE RABIA.

Sin su guerrero "talismán", la suerte de los aqueos disminuyó y los troyanos ganaron confianza gracias a la ausencia de Aquiles, incluso llegando a estar peligrosamente cerca de los muros del campamento aqueo, atacando y logrando iniciar un incendio entre los barcos griegos. Agamenón ofreció fabulosos regalos y el regreso de Briseida pero todo fue en vano y en ese momento de gran peligro, incluso el gran amigo de Aquiles, Patroclo (Patroklos), le suplicó al héroe que volviera para entrar en la contienda o al menos que le permitiera liderar a los mirmidones en batalla. Aquiles accedió a esto último, le dio a Patroclo su armadura y le hizo prometer que solo participaría en una acción defensiva y no perseguiría a los troyanos de regreso a Troya. Cuando los troyanos vieron a Patroclo con la armadura, pensaron que Aquiles había entrado de nuevo y sobrevino el pánico. Patroclo, enardecido por el éxito, ignoró el consejo de su líder y persiguió a los troyanos que huían, matando incluso al licio Sarpedón, un hijo de Zeus, y llegó a las murallas de Troya. Desafortunadamente para el joven guerrero, Apolo, protector de los troyanos, decidió intervenir en ese momento, golpeó el casco y la armadura de su cuerpo y guió la lanza de Euforbo para golpearlo en la espalda. Patroclo solamente quedó herido por el golpe, pero Héctor, el príncipe troyano, estaba cerca para dar el final y fatal golpe. Luego siguió una larga batalla por la posesión del cuerpo, con los aqueos liderados por Menelao y Ajax, finalmente lograron llevar al caído Patroclo de regreso a su campamento.

Eliminar publicidad

Advertisement

La ira de Aquiles

Cuando Aquiles descubrió la tragedia enloqueció de rabia; ahora lucharía y tomaría una terrible venganza por la muerte de su amigo. Inmediatamente le pidió a su madre Tetis que le diera una nueva armadura y ella reclutó a Hefestos, el dios de la metalurgia, para que forjara para el héroe la armadura más magnifica jamás hecha. Homero describe la armadura con gran detalle; el escudo reluciente representaba todo tipo de escenas en oro, plata y esmalte, las grebas eran de estaño brillante y el casco tenía una cresta de oro.

Aquiles el destructor de hombres, ataviado con su armadura divina y todavía inflamado de rabia, volvió una vez más al campo de batalla y derrotó al enemigo por la izquierda, la derecha y el centro, enviando a una larga fila de héroes troyanos al Hades. Después fue tras Héctor y aunque Apolo trató tres veces de proteger al príncipe con nubes de niebla, los dos finalmente se encontraron en un singular combate afuera de las murallas de Troya. Aunque Héctor era un gran guerrero, no era rival para Aquiles, quien despachó rápidamente al troyano y atándolo a su carro, arrastró el cadáver frente a las murallas de la ciudad a la vista de su afligida familia y luego de regreso al campamento aqueo, cometiendo un acto sacrílego que rompió con todo código de etiqueta de la guerra antigua.

Eliminar publicidad

Advertisement

Príamo, rey de Troya, viajó en secreto al campamento del enemigo para rogarle a Aquiles que le regresara el cuerpo de su hijo para que pudiera recibir un entierro adecuado. Después de una larga y conmovedora apelación, junto con un pequeño consejo adicional de Atenea, Aquiles finalmente accedió a la petición del viejo rey.

Achilles and Ajax By Exekias
Aquiles y Ajax Por Exekias
Dan Diffendale (CC BY-NC-SA)

A pesar de estos dramáticos eventos, la guerra prosiguió y Aquiles continuó dominando los acontecimientos, incluso mató a Memnón, rey de los etíopes y sobrino de Príamo. Sin embargo, el final estaba cerca para el gran guerrero. Tal como lo había temido su madre, a pesar de ganar gloria y renombre, nuestro héroe iba a morir en su mejor momento. Una vez más, fue Apolo quien intervino en los asuntos de los hombres y dirigió una flecha lanzada por París, el príncipe troyano que había comenzado la guerra en primer lugar secuestrando a la hermosa Helena. Por supuesto, la flecha alcanzó el único lugar vulnerable, el talón, por lo que Aquiles fue enviado al Hades. El héroe Ajax logró recuperar el cuerpo y lo llevó de vuelta al campamento aqueo en donde se realizaron juegos fúnebres en honor del guerrero caído. La magnífica armadura, después de una disputa con Ajax, fue dada a Odiseo, cuyo ardid del caballo de madera finalmente pondría fin al asedio y llevaría a la victoria de los griegos.

Representaciones en el arte

Aquiles es un tema popular en el arte griego antiguo, apareciendo en jarrones de toda Grecia, desde Atenas a Miconos. Algunas escenas en cerámicas de figuras negras y rojas de los siglos VII al V a.C. incluyen a Peleo entregando a su hijo al cuidado de Quirón, a Aquiles recibiendo su divina armadura de su madre Tetis, al héroe acechando al príncipe Troilo, matando a Héctor y arrastrando al príncipe troyano detrás de su carro. Cuando Aquiles está en su armadura, muy a menudo usa un casco corintio y un escudo con un emblema de Gorgona. Una de las representaciones más comunes (existen más de 150) es una representación de Aquiles y Ajax vestidos con sus armaduras, jugando de manera casual un juego de mesa con dados durante un momento de respiro en la guerra de Troya. Quizás el ejemplo más célebre es un ánfora de figuras negras que data del 530 a.C. y que ahora se encuentra en el Museo del Vaticano.

Eliminar publicidad

Advertisement

Bibliografía

  • Carabatea, M. Greek Mythology. Pergamos, Peania, 2007
Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Diego Villa C
Profesional en lenguas con estudios literarios. Profesor de castellano, escritor, traductor y entusiasta de la historia. Áreas de interés: Artefactos antiguos, la historia de las religiones, la astrología, la arquitectura, la historia militar y del arte.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses especiales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y el descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene un máster en Filosofía Política y es el director de publicaciones de la AHE.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2012, septiembre 29). Aquiles [Achilles]. (D. V. C, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10354/aquiles/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Aquiles." Traducido por Diego Villa C. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 29, 2012. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10354/aquiles/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Aquiles." Traducido por Diego Villa C. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 sep 2012. Web. 04 ago 2021.