Hespérides

Definición

Liana Miate
por , traducido por Diego Villa Caballero
Publicado el 28 febrero 2023
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
The Garden of the Hesperides (by Frederic Leighton, Public Domain)
El jardín de las Hespérides
Frederic Leighton (Public Domain)

Las Hespérides son diosas ninfa de la tarde y del oeste en la mitología griega. Eran las hijas de Atlas, el titán que cargaba los cielos sobre sus hombros, y de Hésperis la personificación del oeste, o de Nix (Nyx) la personificación de la noche. Otras historias dicen que sus padres eran Forcis, un dios del mar, y el monstruo marino Ceto.

Las Hespérides eran conocidas por su exuberante jardín y por proteger el manzano de Hera, del que crecían las manzanas doradas que concedían la inmortalidad. Según la mayoría de las tradiciones, hubo de tres a siete Hespérides, con nombres cambiantes dependiendo de la fuente. Hesíodo (en torno al 700 a.C.) las nombra Egle (Brillo), Eritea y Hesperetusa (Resplandor del atardecer), mientras que Apolonio de Rodas (siglo III a.C.) les da los nombres de Egle, Eriteide (Escarlata) y Héspere. Según Apolodoro (180-120 a.C.), se llamaban Egle, Eritía, Hesperia y Aretusa. Hesíodo les da el epíteto de "las de voces claras".

Eliminar publicidad
Advertisement

Nacimiento y familia

Las fuentes, que incluyen a Higino (en torno al 64 a.C. al 17 d.C.) y a Diodoro Sículo (siglo I a.C.), afirman que las Hespérides eran hijas del titán Atlas y Hesperia o Hésperis, la personificación del oeste. Sin embargo, otras fuentes, incluido Cicerón (106-43 a.C.), Pseudo-Apolodoro y Hesíodo en su Teogonía, afirman que eran las hijas de Nix (la noche).

Después, aunque no se acostó con ninguno de los dioses, la Noche oscura dio a luz a la Culpa y a la triste Angustia y las Hespérides, que más allá
de la famosa corriente del Océano, cuidan las preciosas manzanas doradas y los árboles que las producen.

(Hesíodo, Teogonía, 214-218)

En ocasiones también son nombradas como las hijas del dios del mar Forcis y el monstruo marino Ceto.

El jardín de las Hespérides

En la Antigüedad, el jardín era famoso por sus manantiales de néctar y por su tierra que daba los frutos más exquisitos de los dioses.

El jardín de las Hespérides era el jardín huerto consagrado a la diosa Hera. Se creía que existía cerca de la cordillera del Atlas (noroeste de África). Sin embargo, Apolonio de Rodas ubicó los jardines cerca del lago Tritón en Libia, mientras que el geógrafo griego Estrabón (63 a.C. a 23 d.C.) creía que estaba ubicado en Tartessos (sur de España). Algunas leyendas afirman que la ubicación del jardín debía irse trasladando más hacia el océano occidental a medida que su ubicación se hacía de conocimiento común.

Eliminar publicidad
Advertisement

Según el autor griego Escílax de Carianda (en torno al siglo VI a.C.), el jardín estaba rodeado por un alto muro por todos lados y estaba lleno de diferentes tipos de árboles frutales. Durante la antigüedad, el jardín era famoso porque brotaban manantiales de néctar y crecían de la tierra los obsequios más raros de los dioses. El jardín de las Hespérides se compara a menudo con el jardín del Edén.

Las Hespérides eran algunas de las muchas deidades que los antiguos griegos creían que ejercían control sobre la naturaleza. En ese sentido, las Hespérides eran para ellos una forma de entender el fenómeno de la puesta del sol. Imaginaban cada cielo nocturno como un jardín que generalmente estaba oculto a los ojos humanos, excepto por breves períodos durante la noche.

Eliminar publicidad
Advertisement

The Goddess of Discord Choosing the Apple of Contention in the Garden of the Hesperides
La diosa de la Discordia (Eris) escogiendo la manzana de la discordia en el jardín de las Hespérides
Joseph Mallord William Turner (CC BY-NC-ND)

Las manzanas doradas

El concepto de las manzanas inmortales es una idea común compartida por algunas culturas antiguas, especialmente los antiguos griegos y los antiguos nórdicos. En la boda de Zeus y Hera, todos los dioses trajeron grandes regalos. La madre tierra (Gaia) les dio a sus nietos el regalo más grande de todos: un árbol dorado con manzanas doradas que otorgaban la inmortalidad a cualquiera que las poseyera (algunas fuentes afirman que el árbol dorado fue un regalo de Zeus). Zeus y Hera estaban dichosos con este regalo, y las Hespérides recibieron la tarea de proteger las manzanas en nombre de Hera. Según algunas fuentes, estas manzanas doradas fueron las que dieron a los dioses olímpicos su inmortalidad. Las Hespérides, por su parte, paseaban por el jardín y le cantaban al árbol.

EL UNDÉCIMO TRABAJO DE HÉRCULES CONSISTÍA EN OBTENER LAS MANZANAS DE ORO.

La historia más famosa que involucra a las manzanas de oro es la de Hércules (Heracles) y sus doce trabajos. Después de que el legendario héroe griego Hércules se volviera loco y matara a su esposa Megara y a sus hijos, fue en busca de redención. Hércules acudió al oráculo de Delfos, quien le aconsejó que viajara hasta donde se encontraba su primo Euristeo, el rey de Tirinto, y le ofreciera sus servicios.

Hera, quien sentía resentimiento contra Hércules, persuadió a Euristeo para que le asignara a Hércules una serie de tareas peligrosas y desafiantes, y así dieron inicio los doce trabajos de Hércules. El undécimo trabajo consistía en obtener las manzanas doradas. La ubicación del jardín de las Hespérides estaba tan bien escondida que Hércules tuvo que preguntarle a Nereo, el viejo dios del mar, dónde estaba ubicado. Después de que Hércules liberara a Prometeo, este se ofreció a ayudarlo en su búsqueda de las manzanas. En una versión del mito, se sugiere que Hércules hizo que Atlas obtuviera las manzanas para él mientras sostenía los cielos. Atlas fue a buscar tres manzanas al jardín de las Hespérides, pero se mostró reacio a volver a su deber. Entonces Hércules lo engañó pidiéndole que sostuviera los cielos mientras encontraba algo para ayudar a aliviar la carga.

Eliminar publicidad
Advertisement

The Twelve Labours of Herakles
Los doce trabajos de Hércules
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

En otra versión de la historia tenemos a Hércules enfrentando y derrotando a Ladón, una serpiente feroz, perteneciente a Hera, que se había enroscado alrededor del árbol dorado. Ladón había reemplazado a las Hespérides en la tarea de proteger el árbol, ya que ellas no habían sido capaces de resistir la tentación de tomar y comer las manzanas doradas. Posteriormente, las manzanas fueron recuperadas de las manos de Euristeo y fueron devueltas a las Hespérides por la bondadosa Atenea que sintió lástima por ellas. Algunas fuentes afirman que después de que Hércules completó sus doce trabajos, su cuerno se llenó con la fruta dorada de las Hespérides y este se llamó cornucopia (cuerno de la abundancia).

Se dice que Eris, la diosa de la discordia y el conflicto, obtuvo su famosa manzana dorada de la discordia del jardín de las Hespérides. Esta manzana se usó para provocar problemas en la boda del rey Peleo de Ftía y la ninfa marina Tetis y fue el catalizador de los eventos que llevaron a la Guerra de Troya.

Herakles in the Hesperides Garden
Hércules en el jardín de las Hespérides
Bibi Saint-Pol (Public Domain)

La cazadora Atalanta también apareció en otro mito en el que las tres manzanas doradas cobran protagonismo. Atalanta se había negado a casarse con alguien a quien ella pudiera superar en una carrera. Sin embargo, un pretendiente llamado Melanión estaba decidido a casarse con Atalanta. Así que Afrodita le dio tres manzanas doradas. Durante la carrera, arrojó una de las manzanas delante de Atalanta, y ella dejó de correr para mirarla más de cerca, sin poder resistir la belleza de la manzana dorada. Repitió la misma acción con la segunda y la tercera manzana, con lo que finalmente ganó la carrera y la mano de Atalanta en matrimonio.

Eliminar publicidad
Advertisement

Las Hespérides y los Argonautas

En el Libro 4 de las Argonáuticas de Apolonio de Rodas, el héroe griego Jasón y los argonautas cuentan con la ayuda de un fuerte elenco de figuras femeninas, incluidas las Hespérides, en su búsqueda para encontrar el vellocino de oro. Jasón y los argonautas llevaron el barco Argo sobre sus hombros durante doce días y doce noches a través de los desiertos de Libia. Cuando entraron en el lago Tritón, finalmente bajaron la embarcación y corrieron con una sed loca, tratando de encontrar un manantial del cual beber.

Llegaron al hermoso jardín de las Hespérides, donde estas solían cantar mientras custodiaban las manzanas. Allí encontraron a la serpiente Ladón muerta por el ataque de Hércules. Las Hespérides habían estado lamentando profundamente su muerte, pero tan pronto como los argonautas se acercaron, estas enmudecieron y desaparecieron en una nube de polvo y tierra. Orfeo, el talentoso bardo que viajaba con Jasón y los argonautas, invocó a las Hespérides para ganar su ayuda.

Deidades hermosas y benévolas, sednos propicias, soberanas, ya si os contáis entre las diosas celestes, ya si entre las infernales, ya si os llamáis ninfas solitarias; venid, ¡oh ninfas!, sagrada estirpe de Océano, y mostradnos, apareciendo visibles ante nosotros que lo deseamos, algún chorro de agua en la roca o alguna sagrada corriente, diosas, que mane de la tierra, con la cual apaguemos nuestra sed, ardiente en extremo. Y si de nuevo algún día llegamos a la tierra Aquea en nuestras navegaciones, entonces de buen grado os ofreceremos, entre las primeras de las diosas, incontables regalos, libaciones y banquetes.

(Apolonio de Rodas, Jasón y el vellocino de oro (Las Argonáuticas), 4.1411-1420).

Las Hespérides sintieron lástima de aquellos hombres cansados y sedientos y levantaron árboles del suelo. Héspere se transformó en un álamo, Eriteide en un olmo y Egle se convirtió en el tronco sagrado de un sauce. Luego recobraron de nuevo su apariencia habitual. Egle les contó a los hombres sobre la visita de Hércules a su jardín y su desesperada sed. Les informó que había encontrado una roca cerca del lago Tritón, y pateandola provocó que brotara una gran corriente de agua. Después de terminar de hablar, señaló la dirección de este arroyo, los argonautas corrieron con alegría, lo encontraron y acabaron con su sed.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Garden of Hesperides
El jardín de las Hespérides
Albert Herter (Public Domain)

Las Hespérides y Perseo

En su búsqueda para matar a la gorgona Medusa, el héroe griego Perseo buscó la ayuda de las Grayas (tres hermanas ancianas que compartían un ojo y un diente entre ellas). Perseo se negó a devolverles el diente y el ojo hasta que le dieran información valiosa. Le dijeron que buscara el jardín de las Hespérides, y que allí podría averiguar dónde se encontraba Medusa. Perseo viajó al jardín de las Hespérides, pero estas se negaron a decirle la ubicación de Medusa y, en cambio, le ordenaron que le preguntara a Atlas.

Atlas le ordenó a una de las Hespérides que bajara al inframundo y trajera el casco de Hades, el cual protegería a Perseo de la mirada mortal de Medusa. Las Hespérides despidieron a Perseo con un triste adiós. Después de haber matado a Medusa, Perseo regresó al jardín y las hermanas se llenaron de alegría al ver que todavía estaba vivo.

Perseus & Medusa by Cellini
Perseo y Medusa de Cellini
Jastrow (CC BY-SA)

Culto

En su Descripción de Grecia, Pausanias (en torno al 115 al 180 d.C.) menciona que en el templo de Zeus en Olimpia, había paneles para mantener al público alejado del trono de Zeus, y en estos paneles había pinturas de Paneno, hermano del famoso escultor griego Fidias. Una de estas pinturas representaba a dos de las Hespérides sosteniendo manzanas. La gente se llevó estas Hespérides del tesoro de Olimpia y trasladadas al templo de Hera.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quiénes eran las tres Hespérides?

Las tres Hespérides eran las diosas del atardecer y del oeste. En la mitología griega, se mencionan entre dos y siete.

¿Qué hacían las Hespérides?

Las Hespérides vivían en el jardín de las Hespérides y custodiaban el árbol de Hera en el que crecían las manzanas doradas de la inmortalidad.

¿Cómo robó Hércules las manzanas de las Hespérides?

Según una tradición, Hércules sujetó los cielos mientras que Atlas mataba a la serpiente Ladón por él. Según otras fuentes, fue el propio Hércules el que mató a la serpiente.

¿Por qué otros nombres se conocía a las Hespérides?

Las Hespérides también eran conocidas como "hijas del atardecer" o "ninfas del oeste".

Sobre el traductor

Diego Villa Caballero
Profesional en lenguas con estudios literarios. Profesor de castellano, escritor, traductor y entusiasta de la historia. Áreas de interés: literatura, artefactos antiguos, la historia de las religiones, la astrología, la arquitectura, la historia militar y del arte.

Sobre el autor

Liana Miate
Liana es la editora de los medios de comunicación social de la Ancient History Encyclopedia. Tiene una licenciatura en artes y su área de concentración es la Historia antigua: Grecia, Roma y la Antigüedad Tardía. Grecia y Roma la apasionan particularmente, así como todo lo que tiene que ver con la mitología y la mujer.

Cita este trabajo

Estilo APA

Miate, L. (2023, febrero 28). Hespérides [Hesperides]. (D. V. Caballero, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21614/hesperides/

Estilo Chicago

Miate, Liana. "Hespérides." Traducido por Diego Villa Caballero. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 28, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21614/hesperides/.

Estilo MLA

Miate, Liana. "Hespérides." Traducido por Diego Villa Caballero. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 28 feb 2023. Web. 16 abr 2024.

Afiliación