Leto

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 15 noviembre 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, turco, francés
Leto Fighting Giants (by Mark Cartwright, CC BY-NC-SA)
Leto luchando contra gigantes
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Leto es una titánide y la madre de los dioses Apolo y Artemisa en la mitología griega. Los hijos gemelos de Leto fueron el resultado de un encuentro amoroso con Zeus y, para evitar la ira de su esposa Hera, la titánide se vio obligada a dar a luz en la remota y estéril isla de Delos. La diosa, que no intervino en muchos otros mitos, tuvo varios santuarios dedicados a ella, especialmente el Letoon de Janto, en el actual sur de Turquía. También aparece en el arte griego, sobre todo en escenas que la muestran junto a sus hijos más famosos. Para los romanos, la diosa era conocida como Latona.

El nacimiento de Apolo y Artemisa

Leto es hija de los titanes Ceo (Inteligencia) y Febe (Luna). Es la madre, junto con Zeus, de las deidades gemelas Apolo y Artemisa. El rey de los dioses olímpicos se transformó a sí mismo y a Leto en codornices antes de acoplarse. Leto dio a luz a su descendencia en la isla de Delos, de ahí su importante santuario para Apolo. Para escapar de la ira de Hera, la esposa de Zeus, la titánide se vio obligada a viajar por todo el Egeo, ya que la mayoría de las ciudades-estado tenían demasiado miedo de prestar ayuda, tras la advertencia de Hera de que las consecuencias serían nefastas si lo hacían. En algunas versiones, Leto continuamente es perseguida por una pitón enviada por Hera. Finalmente, Leto se decidió por la que parecía ser su única opción: la pequeña y estéril isla de Delos. En algunas versiones del mito, Zeus pidió a su hermano Poseidón que creara la isla con un golpe de su tridente, de ahí el nombre de Delos, que significa "apariencia" o "aparente" en griego antiguo. La historia suele incluir la descripción de Delos como una isla flotante y el nacimiento de Apolo de alguna manera la convirtió en fija y estable. Leto es asistida durante el difícil parto por Ilitía, la diosa de los partos tras ser llamada desde el Olimpo por la mensajera alada Iris. El parto de nueve días fue tan problemático que Leto tuvo que agarrarse a una palmera y a un olivo para apoyarse.

Eliminar publicidad

Advertisement

Delos poseía un santuario específicamente dedicado a Leto con un templo dentro del cual había una pequeña estatua de madera de la deidad.

Aristóteles añade el curioso detalle de que Leto era una loba que llegó a Delos procedente de los hiperbóreos, una legendaria raza norteña de adoradores de Apolo. Ciertamente, existía una asociación tradicional entre Apolo y los lobos. Además, los antiguos griegos consideraban Delos como el último lugar de descanso de los hiperbóreos. Es posible que estas leyendas y mezclas de asociaciones se hayan ideado para promocionar Delos por encima del otro gran santuario sagrado de Apolo en Delfos.

El famoso especialista en mitología griega, Robert Graves, añade que la disputa entre Hera y Leto puede representar una antigua rivalidad entre los colonos de lo que hoy es Israel/Palestina y los pueblos indígenas de Anatolia, cada uno de los cuales adoraba a una diosa de la tierra diferente. Curiosamente, existía una deidad llamada Lat, popular tanto en el Mediterráneo oriental como en Egipto, una diosa de la fertilidad que se asociaba especialmente con la palmera datilera y el olivo. Quizás también sea significativo que en la mitología griega, Leto sea llevada a Delos por un viento del sur. Además de honrar a su hijo, Delos poseía un santuario específicamente dedicado a Leto con un templo en cuyo interior había una pequeña estatua de madera de la deidad.

Eliminar publicidad

Advertisement

Delos Panorama
Vista de Delos
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Lugares sagrados

En versiones alternativas del mito anterior, Artemisa nace en Ortigia ("Isla de las Codornices"), cerca de Éfeso, en el oeste de Turquía, por lo que se la adora especialmente allí. En esta versión, Leto se trasladó a Delos para dar a luz a Apolo. Otros lugares de culto que poseían un santuario o Letoon dedicado a Leto eran los de Tegira en Beocia, Zoster en el Ática y Janto en Licia, también situado en el sur de Turquía, que afirmaban que Leto había dado a luz a sus hijos divinos allí.

El santuario de janto dedicado a Leto se convirtió en el santuario federal de toda Licia en el siglo II a.C.

La titánide también tenía un santuario en Dídima, en la costa sureste de Turquía, donde había un famoso oráculo de Apolo, y otro en la isla de Quíos. Los lugares sagrados para Leto solían estar a cargo de un sacerdote masculino en Anatolia y de una sacerdotisa en otros lugares. En muchos lugares, Leto se había unido a una diosa "madre" más antigua e indígena, por lo que a menudo se la denominaba "madre Leto". La titánide estaba a menudo relacionada con las ceremonias de iniciación de las jóvenes a la edad adulta, especialmente en Faistos, en Creta. Además, los grupos con miembros hereditarios (phratries, "fratrías") publicaban las listas de sus nuevos miembros en el Letoon de Atenas. El culto a Leto continuó en la época romana, especialmente en Anatolia, donde se celebraban festivales y concursos en su honor.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El Letoon de Janto

Janto (también conocido como Xanthos) es de especial interés porque tenía un importante lugar sagrado en honor a la titánide, el Letoon. Janto era la mayor ciudad de Licia y el santuario de Leto estaba situado a pocos kilómetros al sur. Los primeros restos excavados datan del siglo VII a.C., pero es probable que existiera un culto aún más antiguo en el lugar, dedicado a una diosa madre local simbolizada por la presencia de un manantial. Leto se asociaba con el lugar porque se creía que se había detenido allí con sus gemelos cuando regresaba al Olimpo desde Delos. Se creía que la titánide había bañado a Apolo y Artemisa en el manantial, aunque no fue bien recibida y por ello convirtió a los habitantes del lugar en ranas. A pesar de esta extraña relación entre la deidad y los mortales, el culto a Leto fue promovido especialmente por el gobernante de Janto del siglo IV a.C., Arbinas (cuya tumba se encuentra ahora en el Museo Británico de Londres y se conoce como el Monumento a las Nereidas).

Letoon, Xanthos
Letoon, Janto
Bjørn Christian Tørrissen (CC BY-SA)

Durante el siglo III a.C., el lugar se benefició de la adición de tres templos y de una muralla que cerraba todo el recinto sagrado. El templo de Leto tenía seis columnas jónicas en las fachadas y once a lo largo de cada lado. A ambos lados de este templo principal había otros más pequeños dedicados a Apolo y Artemisa. En el siglo II a.C. se añadió un teatro para la celebración de ceremonias religiosas. En el mismo siglo, el santuario, ya con una historia consolidada, se convirtió en el santuario federal de toda Licia, un estatus atestiguado por los textos antiguos que describen que el lugar era visitado por peregrinos de todo el mundo griego y por muchas inscripciones que se conservan. De hecho, entre los hallazgos importantes del lugar sagrado se encuentra una útil inscripción trilingüe del siglo IV a.C. en griego, licio y arameo (relativa a un culto al rey Caunio). También hay una inscripción griega de 108 líneas que data del año 208 a.C. en la que se pide ayuda económica a Citinio, que no tuvo éxito. El Letoon continuó siendo popular en la época imperial romana e incluso fue visitado por el emperador romano Adriano (que gobernó del 117 al 138 d.C.). Sin embargo, en el siglo V d.C., se construyó una iglesia cristiana en el lugar utilizando muchos de los bloques que se utilizaban en los templos paganos. En un golpe final a los antiguos dioses, el interior del templo de Leto se convirtió en un baptisterio.

Eliminar publicidad

Advertisement

Leto en la literatura y el arte

Hesíodo (hacia el año 700 a.C.) describe a la diosa en su Teogonía como "con túnica oscura, siempre tranquilizante, amable con los seres humanos y con los dioses inmortales, tranquilizante desde el principio, la más amable dentro del Olimpo" (405-7). Homero, activo en el siglo VIII a.C., describe a la titánide como "de cabellos hermosos" en la Ilíada, y en su Odisea, menciona en el libro 11 (líneas 577-81) la historia del gigante Tityus, hijo de Gea (Tierra), que es castigado por agredir a Leto. La titánide había pedido ayuda a sus hijos cuando fue secuestrada por Tityus, y estos aparecieron rápidamente y lo mataron. Sin embargo, este no fue el final para el gigante, ya que entonces se le impuso uno de los deliciosos castigos de Zeus. En su caso, fue el de ser estaqueado en el suelo del Tártaro, en las profundidades del Hades, donde más tarde lo vio el errante Odiseo. Allí, tendido e indefenso en lo más profundo y oscuro del Inframundo, el hígado del gigante es constantemente picoteado por dos buitres (o un águila en algunas versiones).

Zeus, Leto, Apollo & Artemis
Zeus, Leto, Apolo y Artemisa
Ophelia2 (Public Domain)

En otro mito popular en la literatura y el arte griegos, sus hijos vuelven a defender el honor de su madre. La diosa cazadora utiliza su arco para matar sin piedad a las seis (o en algunos relatos siete) hijas de Niobe mientras Apolo derriba a sus hijos, porque había presumido de que su capacidad de procreación era mayor que la de Leto. La historia es famosa por estar representada en el trono de la estatua de Zeus en Olimpia, una de las siete maravillas del mundo antiguo.

En el arte griego (especialmente en la estatuaria y en las escenas pintadas en la cerámica griega), Leto se representa con mayor frecuencia como parte de una tríada en la que están sus hijos Apolo y Artemisa. Estas representaciones aparecen ya en el siglo VII a.C., sobre todo en Dreros, en Creta. El trío es famoso por aparecer en una metopa de Selinus que data del siglo VI a.C. Por lo demás, es difícil identificar a la titánide en el arte sin inscripciones que la acompañen, ya que no tiene ninguno de los atributos particulares de las diosas olímpicas, como el casco de Atenea o la espiga de Deméter. Leto aparece en ocasiones montada en un carro con su hijo Apolo en los jarrones griegos o de pie junto a él mientras toca su cítara. Leto aparece a veces en escenas que muestran el nacimiento de Apolo, en las que se suele sujetar a una palmera para apoyarse. Un buen ejemplo es una pyxis o caja con tapa del siglo IV a.C. que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Leto está pintada en blanco y se toma de una palmera dorada. También podemos verla en las representaciones del mito de Tito en una metopa de Paestum del siglo VI a.C. y en varios vasos de figuras negras y rojas que se conservan de los siglos VI y V a.C.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2019, noviembre 15). Leto [Leto]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14358/leto/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Leto." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 15, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14358/leto/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Leto." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 nov 2019. Web. 02 dic 2022.

Afiliación