Templo de Artemisa en Éfeso

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 26 julio 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco
Model of the Temple of Artemis (by Faigl.ladislav, GNU FDL)
Modelo del Templo de Artemisa
Faigl.ladislav (GNU FDL)

El Templo de Artemisa en Éfeso estaba situado en la costa occidental de Asia Menor (actual Turquía) y fue construido en el siglo VI a.C. Su enorme tamaño, el doble que el de otros templos griegos, incluido el Partenón, hizo que pronto fuera considerado una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Destruido por un incendio intencionado en el siglo IV a.C. y reconstruido después, el gran templo jónico sobrevivió hasta la Antigüedad tardía y la invasión gótica de alrededor del 267 d.C. Reconstruido de nuevo, en el año 401 fue derribado por última vez por una turba cristiana. En la actualidad, solo los cimientos y una columna solitaria recuerdan el lugar donde una vez se erigió el mayor templo del Mediterráneo antiguo.

Eliminar publicidad
Advertisement

Artemisa y Éfeso

Éfeso fue una colonia griega en la costa oriental de Asia Menor fundada en el siglo VIII a.C., aunque ya había habido colonos griegos en la zona desde el 1200 a.C. La diosa griega Artemisa (Diana para los romanos) era especialmente importante para los efesios; de hecho, consideraban que su lugar de nacimiento era la cercana Ortigia (para otros griegos era Delos). Artemisa era la diosa de la castidad, la caza, los animales salvajes, los bosques, los partos y la fertilidad. El culto de la diosa en Éfeso incluía elementos orientales (tomados de diosas como Isis, Cibeles y la "Señora de los Animales"), al igual que su representación en el arte, con estatuas supervivientes, a diferencia de otros lugares de Grecia, cubiertas de huevos como símbolos de su papel de diosa de la fertilidad. De ahí que la diosa venerada en Éfeso reciba a menudo el nombre de Artemisa Efesia.

El templo de mármol, construido hacia el 550 a.C., tardó 120 años en terminarse y, al igual que sus predecesores, estaba dedicado a Artemisa, por lo que a veces se le llamaba Artemisium.

La ciudad mantuvo una relación de altibajos con el reino vecino de Lidia, resistiendo muchos ataques pero absorbiendo al mismo tiempo algunos elementos culturales. El rey lidio Creso (quien reinó del 560 al 546 a.C.) conquistó Éfeso entre los años 560 y 550 a.C., y entonces financió la construcción de nuevos edificios, entre ellos un nuevo gran templo a Artemisa o, como dijo el historiador griego Heródoto, "dedicó muchas columnas" (Historias, 1.92). Un interesante hallazgo arqueológico en el lugar fue un tambor de columna con la inscripción "dedicado por Creso".

Eliminar publicidad
Advertisement

En Éfeso ya había habido varias versiones del templo a lo largo de los siglos, y Heródoto describe a los efesios atando una cuerda de 1.243 metros de largo entre el antiguo templo y la ciudad, con la esperanza desesperada, y al final inútil, de que la dedicación de toda la ciudad a Artemisa los salvaría de los lidios.

Eliminar publicidad
Advertisement

El templo

El nuevo y magnífico templo jónico fue supervisado, según el escritor romano del siglo I a.C. Plinio el Viejo, por el maestro arquitecto Chersiphron de Cnosos, mientras que Estrabón, el geógrafo griego (c. 64 a.C. - c. 24 d.C.), afirma que el mérito es tanto de Chersiphron como de su hijo Metagenes. Sin embargo, es posible que ambas figuras vivieran en el siglo VIII a.C. y participaran en la primera versión del templo. No obstante, hay un tratado sobre el templo escrito a mediados del siglo VI a.C. que se atribuye a Chersiphron y Metagenes. Vitruvio, arquitecto y escritor romano del siglo I a.C., cuenta que el proyecto lo iniciaron los dos primeros y lo completó Peonio de Éfeso.

Artemis
Artemisa
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Iniciado hacia el 550 a.C., el templo de mármol tardaría 120 años en completarse y, al igual que sus predecesores, estaba dedicado a Artemisa, por lo que a veces se le denominaba Artemisium (o Artemisión). Como la mayoría de los templos de la diosa en el mundo griego, estaba situado a poca distancia de la ciudad, ya que se pensaba que Artemisa presidía los límites (físicos o de otro tipo), la vegetación salvaje, los animales y la naturaleza en general. Según Plinio el Viejo en su Historia natural (36.97), el templo medía 129,5 metros de largo y 68,6 metros de ancho, casi el doble que el Partenón de Atenas (69,5 x 30,9 m), del siglo V a.C. Tenía 127 columnas de 18,3 metros de altura y 1,2 metros de diámetro. Las columnas estaban dispuestas en doble fila en los cuatro lados, ocho o nueve en los lados cortos y 20 o 21 en los largos. Las columnas de las fachadas estaban decoradas con figuras en relieve de la mitología griega.

El friso decorativo del templo presentaba escenas de amazonas, que, según la mitología griega, se suponía que habían buscado refugio en Éfeso para huir de Hércules. Se calcula que los bloques del arquitrabe sobre las columnas pesaban 24 toneladas cada uno, y la proeza de ingeniería que los colocó en su lugar hizo creer a los efesios que era obra de la mismísima Artemisa. Según Vitruvio en su obra Sobre arquitectura (2.9.13), la estatua de culto de Artemisa que se alzaba en el interior del templo (y por la que se inició todo el proyecto) era de madera de cedro.

Eliminar publicidad
Advertisement
Plinio el Viejo describió el templo como "el monumento más maravilloso de la magnificencia griega".

Los cimientos del templo han recibido cierta atención, en primer lugar por parte de Plinio el Viejo, que elogia al ingeniero y escultor Teodoro de Samos por haberlos preparado sobre terreno pantanoso y mitigar así el efecto de los terremotos. Plinio también señala que se utilizaron capas alternas de pieles de oveja y carbón vegetal empaquetado para proporcionar la estabilidad necesaria para soportar el enorme peso de las estructuras que se iban a construir encima. Las excavaciones realizadas en el lugar en 1870 revelaron que los cimientos del templo estaban compuestos por capas de una sustancia de mortero blando y carbón vegetal. En las excavaciones del siglo XX también se descubrieron capas de trozos de mármol y carbón, pero en ninguna de ellas se hallaron pruebas de pieles de oveja.

Destrucción y reconstrucción

En el siglo IV a.C., el templo financiado parcialmente por Creso fue destruido por un incendio provocado deliberadamente por un hombre llamado Eróstrato, que se convirtió en uno de los pirómanos más infames de la historia, cuya única ambición era delinquir. Según cuenta el escritor griego Plutarco (c. 45-125 a.C.) en su biografía de Alejandro Magno, el gran líder macedonio nació el mismo día en que se incendió el templo de Artemisa, hacia el 21 de julio del año 356 a.C. (el sexto día de Hecatombeón). Plutarco recordó que Artemisa era la diosa del parto:

Fue esta coincidencia la que inspiró a Hegesias de Magnesia a pronunciar un chiste lo suficientemente aburrido como para haber apagado el fuego: dijo que no era de extrañar que el templo de Artemisa fuera destruido, ya que la diosa estaba ocupada atendiendo el nacimiento de Alejandro. Pero los magos que se encontraban entonces en Éfeso interpretaron la destrucción del templo como el presagio de un desastre mucho mayor, y corrieron por la ciudad golpeándose la cara y gritando que aquel día había llegado una gran calamidad para Asia. (254)

Column Drum from the Temple of Artemis, Ephesus
Tambor de columna del templo de Artemisa en Éfeso
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

A pesar de estas funestas predicciones, el templo fue reconstruido en el mismo lugar y siguiendo el mismo diseño que el original, incluso mejor según Estrabón (Geografía, 14.1.21). Sin embargo, las excavaciones han revelado que el templo helenístico era ligeramente más pequeño que su predecesor, ya que medía unos 105 x 55 metros con columnas de 17,65 metros de altura. Además, la nueva versión se colocó sobre una base más alta para hacer el templo más imponente. El arquitecto responsable fue Dinócrates, según Vitruvio. Estrabón también señala que Alejandro, de visita en Éfeso en 334 a.C., se ofreció a pagar los gastos de la construcción en curso si su nombre aparecía en una inscripción en el templo terminado. Los efesios rechazaron la oferta; un hombre anónimo declaró que no era correcto que un dios hiciera regalos a otro dios, y en su lugar, los efesios lo pagaron ellos mismos mediante una colecta de las joyas personales de los ciudadanos.

Eliminar publicidad
Advertisement

Las Siete Maravillas

Algunos de los monumentos del mundo antiguo impresionaron tanto a visitantes de todas partes por su belleza, ambición artística y arquitectónica, y gran escala, que su reputación creció como lugares de visita obligada (themata) para el viajero y el peregrino de la Antigüedad. Siete de estos monumentos se convirtieron en la "lista del cubo" original cuando escritores antiguos como Heródoto, Calímaco de Cirene, Antípatro de Sidón y Filón de Bizancio recopilaron listas de los lugares más maravillosos del mundo antiguo. El templo de Artemisa en Éfeso se incluyó en la lista de las Siete Maravillas por su tamaño y belleza; su ubicación junto al mar (que desde la Antigüedad se ha retirado varios kilómetros) también debió de contribuir al efecto hipnotizador del edificio. De hecho, el templo de Artemisa era citado a menudo como la mayor de las siete maravillas por quienes las habían visto. Plinio el Viejo describió el templo como "el monumento más maravilloso de la magnificencia griega" (Historia natural, 36.97). Pausanias, el escritor de viajes griego del siglo II d.C., en su Descripción de Grecia, describió el tamaño del templo como "superior a todos los edificios entre los hombres" (4.31.8).

Temple of Artemis, Ephesus
Templo de Artemisa en Éfeso
Carole Raddato (CC BY-SA)

Éfeso siguió siendo una ciudad importante en la época romana y se convirtió en capital de la provincia romana de Asia después del año 129 a.C. Esta prosperidad atrajo la atención de los romanos. Sin embargo, esta prosperidad atrajo una atención no deseada, y el templo de Artemisa fue destruido una vez más, o al menos saqueado, por los godos durante su invasión del Egeo hacia 267 d.C. Aunque posteriormente se reconstruyó o restauró, el templo de Artemisa fue destruido. Aunque fue reconstruido o restaurado posteriormente, una turba cristiana, inspirada por el decreto del emperador romano Teodosio I (quien gobernó del 379 al 395 d.C.) contra las prácticas paganas en 393 d.C., destruyó definitivamente el templo en 401 d.C. En los siglos siguientes, la zona quedó gradualmente cubierta por el limo de las crecidas periódicas del cercano río Caístro, aunque Éfeso siguió siendo una importante ciudad bizantina hasta que fue capturada por los turcos en 1304.

El templo de Artemisa no cayó en el olvido, y en la época medieval surgió la tradición de que algunas de las columnas de Santa Sofía de Constantinopla fueron saqueadas de él, pero el célebre especialista bizantino Cyril Mango señala que esta idea es absurda. Ciertamente, los bloques del templo se reutilizaron en muchos edificios de Éfeso, una práctica habitual en la Antigüedad.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Tal era el legendario esplendor del templo de Artemisa que fue el primer yacimiento antiguo que los arqueólogos occidentales del siglo XIX excavaron deliberadamente. Fue hallado en 1869 por John Turtle Wood. Las excavaciones se iniciaron bajo los auspicios del Museo Británico de Londres, que descubrió varios objetos importantes, como figuras de mármol de Artemisa Efesia de los siglos I y II. También se hallaron los restos del gran templo, y durante otra serie de excavaciones a partir de 1904 se revelaron más detalles. Los objetos más antiguos, ofrendas votivas de metales preciosos, datan del siglo VII a.C. Se han descubierto varios capiteles y columnas de la versión del templo del siglo VI a.C., mientras que uno de los mejores hallazgos fue un tambor de columna magníficamente tallado de la versión helenística. El tambor, que tiene varias figuras talladas en relieve, entre ellas Hades, Perséfone y Hermes, se encuentra ahora en el Museo Británico. En la actualidad, lo único que queda del templo son sus cimientos, y de los restos compuestos se ha erigido una única columna que, en lugar de dar una impresión de grandeza perdida, confiere un aire melancólico al lugar que en su día fue uno de los más maravillosos del antiguo Mediterráneo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, julio 26). Templo de Artemisa en Éfeso [Temple of Artemis at Ephesus]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17191/templo-de-artemisa-en-efeso/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Templo de Artemisa en Éfeso." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 26, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17191/templo-de-artemisa-en-efeso/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Templo de Artemisa en Éfeso." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 26 jul 2018. Web. 12 abr 2024.

Afiliación