Arquitectura griega

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 06 enero 2013
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Ionic Capital (by Mark Cartwright, CC BY-NC-SA)
Capitel Jónico
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La arquitectura griega se preocupa por la simplicidad, la proporción, la perspectiva y la armonía de los edificios. La arquitectura griega incluye algunos de los edificios más bellos y característicos jamás construidos. Ejemplos de arquitectura griega son los templos, los teatros y los estadios, que se convirtieron en elementos comunes de las ciudades a partir de la Antigüedad.

Los arquitectos griegos influyeron enormemente en los arquitectos del periodo helenístico y del mundo romano, sentando las bases de los órdenes arquitectónicos clásicos que dominarían el mundo occidental desde el Renacimiento hasta nuestros días.

Eliminar publicidad
Advertisement

Los órdenes arquitectónicos clásicos

Los órdenes arquitectónicos clásicos son cinco: dórico, jónico, corintio, toscano y compuesto, todos ellos denominados así en la época romana posterior. Los arquitectos griegos crearon los tres primeros e influyeron enormemente en los dos últimos, que eran compuestos más que auténticas innovaciones. Un orden, propiamente dicho, es una combinación de un determinado estilo de columna con o sin base y un entablamento (lo que sostiene la columna: el arquitrabe, el friso y la cornisa). El uso anterior de pilares de madera terminó evolucionando hacia la columna dórica de piedra. Se trataba de un fuste de columna estriado vertical, más delgado en su parte superior, sin base y con un capitel sencillo debajo de un ábaco cuadrado. El friso del entablamento alternaba triglifos y metopas. El orden jónico, originario de Asia Menor a mediados del siglo VI a.C., añadía una base y una voluta, o capitel en volutas, a una columna más esbelta y recta. El entablamento jónico suele llevar un friso con esculturas ricamente talladas. La columna corintia, inventada en Atenas en el siglo V a.C., es similar a la jónica pero está rematada por un capitel más decorativo de hojas de acanto y helecho estilizadas. Estos órdenes se convirtieron en la gramática básica de la arquitectura occidental y es difícil pasear por cualquier ciudad moderna y no ver ejemplos de ellos de una forma u otra.

Corinthian Capital
Capitel Corintio
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

¿Qué materiales utilizaron los arquitectos griegos?

Sin duda, los griegos preferían el mármol, al menos para sus edificios públicos. Al principio, sin embargo, se utilizó la madera no solo para elementos arquitectónicos básicos como las columnas, sino también para los propios edificios. Los templos de principios del siglo VIII a.C. se construían así y tenían techos de paja. A partir de finales del siglo VII a.C., los templos empezaron a convertirse poco a poco en edificios de piedra, más duraderos; algunos incluso tenían una mezcla de ambos materiales. Algunos estudiosos sostienen que ciertas características decorativas de los capiteles de las columnas de piedra y los elementos del entablamento evolucionaron a partir de las habilidades del carpintero mostradas en elementos arquitectónicos de madera más antiguos.

Eliminar publicidad
Advertisement

La piedra elegida era piedra caliza protegida por una capa de estuco de polvo de mármol o, mejor aún, mármol blanco puro. Además, la piedra tallada se solía pulir con gamuza para darle resistencia al agua y un acabado brillante. El mejor mármol procedía de Naxos, Paros y el monte Pentelicón, cerca de Atenas.

Templos, tesoros y estoas

Los arquitectos utilizaban una geometría sofisticada y trucos ópticos para presentar los edificios como perfectamente rectos y armoniosos.

Los antiguos griegos son justamente famosos por sus magníficos templos dóricos y jónicos, y el ejemplo por excelencia es sin duda el Partenón de Atenas. Construido a mediados del siglo V a.C. para albergar la gigantesca estatua de Atenea y anunciar al mundo la gloria de Atenas, aún se alza majestuoso en la acrópolis de la ciudad. Otros ejemplos célebres son el enorme templo dórico de Zeus en Olimpia (terminado hacia 460 a.C.), el templo de Artemisa en Éfeso (terminado hacia 430 a.C.), considerado una de las maravillas del mundo antiguo, y el evocador templo de Poseidón en Sounion (444-440 a.C.), encaramado en los acantilados que dominan el Egeo. Este último es ilustrativo del deseo griego de que tales edificios públicos no se limitaran a cumplir su típica función de albergar la estatua de una deidad griega, y que no solo fueran admirados de cerca o desde el interior, sino que también lo fueran desde lejos. Se hacía un gran esfuerzo para construir templos en lugares prominentes y, utilizando una geometría sofisticada, los arquitectos incluían "trucos" ópticos como engrosar las partes inferiores de las columnas, engrosar las columnas de las esquinas y hacer que las columnas se inclinaran ligeramente hacia dentro para que desde lejos el edificio pareciera perfectamente recto y en armonía. Muchos de estos refinamientos son invisibles a simple vista, e incluso hoy en día solo a través de sofisticados aparatos de medición se puede detectar las diminutas diferencias de ángulos y dimensiones. Estos refinamientos del estilo arquitectónico indican que los templos griegos no eran, por tanto, solo estructuras funcionales, sino que el propio edificio, en su conjunto, era simbólico y un elemento importante del paisaje cívico.

Eliminar publicidad
Advertisement

Temple of Hera, Selinus
Templo de Hera, Selinunte
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Los templos griegos, al menos en el continente, seguían un plan notablemente similar y casi todos eran rectangulares y perípteros, es decir, sus lados exteriores y fachadas estaban formados por hileras de columnas. Algunas excepciones notables eran el magníficamente excéntrico Erecteón de Atenas, con sus innovadoras columnas cariátides, y los templos de las Cícladas que, aunque seguían siendo dóricos, solo tenían columnas en la fachada frontal (próstilo), que a menudo era más ancha que la longitud del edificio. También los templos de Jonia solían diferenciarse de la norma, ya que solían tener una doble columnata (díptero). Sin embargo, volviendo a la disposición estándar de los templos griegos, el peristilo rectangular de columnas (8 x 17 en el caso del Partenón, 6 x 13 en el templo de Zeus en Olimpia) rodeaba una cámara interior o cella, con el conjunto sobre una plataforma escalonada o estilóbato y el interior pavimentado con losas rectangulares. El tejado solía elevarse a lo largo de una cresta central con una inclinación de unos 15 grados y estaba construido con vigas y cabrios de madera cubiertos de tejas superpuestas de terracota o mármol. A menudo se colocaban acroterios decorativos (palmeras o estatuas) en cada punto del frontón. Por último, las puertas de los templos eran de madera (olmo o ciprés) y a menudo estaban decoradas con medallones y salientes de bronce.

Muchos templos también tenían esculturas arquitectónicas dispuestas para narrar una historia. Los frontones, frisos y metopas contenían esculturas, a menudo redondas o en altorrelieve y siempre ricamente decoradas (con pintura y añadidos de bronce), que narraban historias de la mitología griega o grandes episodios de la historia de la ciudad.

Los templos también indican que los arquitectos griegos (architektones) eran perfectamente conscientes de los problemas que planteaba la construcción de cimientos estables capaces de soportar grandes edificios. El correcto drenaje del agua y el uso de bases continuas en los cimientos sobre varias capas de material de relleno (conglomerado de rocas blandas, tierra, virutas de mármol, carbón vegetal e incluso pieles de oveja) permitieron que los grandes edificios griegos se construyeran en las mejores posiciones independientemente del terreno y resistieran los rigores del clima y los terremotos durante siglos. De hecho, la estabilidad absoluta era esencial, ya que incluso un ligero asentamiento o hundimiento en cualquier parte del edificio haría inútiles los refinamientos ópticos comentados anteriormente. Llama la atención que la inmensa mayoría de los edificios griegos que se han derrumbado lo hayan hecho únicamente a causa de la intervención humana (retirada de bloques o elementos metálicos para reutilizarlos en otro lugar), debilitando la estructura general. Las estructuras que no sufrieron interferencias, como el Templo de Hefaistos en el ágora de Atenas, son testimonio de la impresionante durabilidad de los edificios griegos.

Eliminar publicidad
Advertisement

Otras estructuras que se construían cerca de los templos eran puertas de entrada monumentales (como la Propilea de la acrópolis de Atenas) y pequeños edificios para albergar dedicatorias, a menudo de ciudades-estado concretas. A menudo tomaban elementos arquitectónicos del templo, como fachadas con columnas y frisos. Un excelente ejemplo es el Tesoro de los atenienses en Delfos (490 a.C.).

La estoa era otra estructura común a muchos complejos de templos desde el siglo VII a.C. en adelante. Se trataba de una larga y estrecha hilera de columnas respaldada por un muro liso y techada. Las estoas, a menudo colocadas en ángulo recto para crear un espacio abierto cerrado, se utilizaban para todo tipo de fines, como lugares de reunión y almacenamiento. El ágora o mercado de muchas ciudades griegas antiguas se componía de una gran plaza rodeada por una estoa. Una estoa poco común es la de la colonia siciliana de Selino. Se construyó entre 580 y 570 a.C. y tenía forma trapezoidal. Y lo que es más interesante, las tiendas cercanas presentan todas la misma fachada a pesar de ser edificios de distinto tipo. Esto demuestra que existía algún tipo de autoridad central de planificación que garantizaba la armonía arquitectónica en los lugares públicos importantes. No cabe duda de que en el siglo V a.C. existían urbanistas profesionales, el más famoso de los cuales era Hipodamo, a quien a menudo se atribuye la planificación del Pireo y Rodas. Resulta interesante observar que muy a menudo existe una correspondencia entre los cambios arquitectónicos de las ciudades y los cambios de régimen político. Una última función de la estoa en la época helenística era en los complejos de gimnasios y palaistra, sobre todo en los grandes santuarios de Olimpia, Delfos y Nemea. Estas estoas se utilizaban para crear un espacio cerrado para el ejercicio físico y proporcionar una zona de práctica para pruebas de campo como la jabalina y el disco.

Así pues, los templos, las tesorerías y las estoas, con sus diferentes órdenes, disposiciones de columnas y esculturas arquitectónicas, han proporcionado el legado arquitectónico más tangible del mundo griego, y quizá resulte irónico que la arquitectura de los edificios religiosos griegos haya sido tan ampliamente adoptada en el mundo moderno para edificios seculares como juzgados y edificios gubernamentales.

Eliminar publicidad
Advertisement

Theatre of Delphi
Teatro de Delfos
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

El teatro griego

Otra contribución distintiva de la arquitectura griega a la cultura mundial fue el anfiteatro. Las pruebas arqueológicas más antiguas de la existencia de teatros datan de finales del siglo VI a.C., pero podemos suponer que los griegos se reunían en lugares públicos específicos mucho antes. De hecho, yacimientos minoicos de la Edad de Bronce como Festo contaban con grandes plazas escalonadas que se cree que se utilizaban para espectáculos como procesiones religiosas y deportes de salto de toros. A finales del siglo VI a.C., en Thorikos (Ática), encontramos una estructura rectangular similar a un teatro, con un templo dedicado a Dionisos en uno de sus extremos. Esto sugiere que se utilizaba durante los festivales dionisíacos, en los que a menudo se representaban obras de teatro. Sin embargo, fue a partir del siglo V a.C. cuando el anfiteatro griego adquirió su forma más reconocible e influyente. Se trataba de una disposición al aire libre y aproximadamente semicircular de filas ascendentes de asientos (theotron) que proporcionaban una acústica excelente. El escenario u orquesta también era semicircular y estaba respaldado por una pantalla o skene, que se haría cada vez más monumental en los siglos siguientes. Los arcos monumentales constituían a menudo las entradas (paradoi) a ambos lados del escenario.

Abundan los ejemplos en todo el mundo griego y muchos teatros han sobrevivido extraordinariamente bien. Uno de los más célebres es el teatro de Dionisio Eleuterio, en la ladera sur de la acrópolis de Atenas, donde se estrenaron las grandes obras de Sófocles, Eurípides, Esquilo y Aristófanes. Uno de los más grandes es el teatro de Argos, con capacidad para 20.000 espectadores, y uno de los mejor conservados es el teatro de Epidauro, que sigue acogiendo cada verano grandes representaciones dramáticas. Los teatros no solo se utilizaban para la presentación de obras, sino que también acogían recitales de poesía y concursos musicales.

Ancient Stadium, Nemea, Greece
Ancient Stadium, Nemea, Grecia
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

El estadio griego

Otro aporte duradero de la arquitectura griega a la cultura mundial fue el estadio. Los estadios recibían su nombre de la distancia (600 pies antiguos o unos 180 metros) de la carrera a pie que albergaban originalmente: el stade o stadion. Construidos inicialmente cerca de terraplenes naturales, los estadios evolucionaron hacia estructuras más sofisticadas con hileras de escalones de piedra o incluso mármol para los asientos, que tenían divisiones para facilitar el acceso. Alrededor de la pista había conductos para evacuar el exceso de lluvia y, en la época helenística, los corredores abovedados ofrecían una entrada espectacular para los atletas y los jueces. Ejemplos famosos son los de Nemea y Olimpia, con capacidad para 30.000 y 45.000 espectadores respectivamente.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Arquitectura griega doméstica

En cuanto a estructuras más modestas, muchas ciudades griegas contaban con fuentes (a partir del siglo VI a.C.), donde la gente podía recoger agua fácilmente y quizás, como sugieren las escenas de cerámica con figuras negras, socializar. En cuanto a las viviendas privadas, solían construirse con ladrillos de barro, suelos de tierra compactada y sin un diseño especial. Las casas de una o dos plantas eran la norma. Más tarde, a partir del siglo V a.C., se construyeron mejores casas en piedra, normalmente con paredes exteriores enlucidas e interiores pintadas al fresco. Además, a menudo no se hacía un esfuerzo especial por planificar la ciudad, lo que solía dar lugar a un laberinto de calles estrechas y caóticas, incluso en ciudades tan grandes como Atenas. Las colonias de la Magna Grecia, como hemos visto en Selinus, eran una excepción y solían tener calles más regulares, sin duda una ventaja de construir una ciudad desde cero.

En conclusión, podemos decir que la arquitectura griega antigua no solo ha proporcionado muchas de las características básicas de la arquitectura occidental moderna, sino que también ha dado al mundo edificios verdaderamente magníficos que han resistido literalmente la prueba del tiempo y siguen inspirando admiración y asombro. Muchos de estos edificios (el Partenón, el pórtico de la Cariátide del Erecteón, la voluta de un capitel jónico, por nombrar solo tres) se han convertido en los símbolos instantáneamente reconocibles e icónicos de la antigua Grecia.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué es el estilo arquitectónico griego?

El estilo arquitectónico griego utiliza los órdenes arquitectónicos clásicos (dórico, jónico y corintio) para crear edificios sencillos, bien proporcionados y armoniosos con su entorno.

¿Cuáles son los 3 elementos principales del arte y la arquitectura griegos?

Los tres elementos principales del arte y la arquitectura griegos son la proporción, las líneas sencillas y la belleza.

¿Cuál es la arquitectura griega más famosa?

Los ejemplos más famosos de la arquitectura griega son los templos (como el Partenón de Atenas), los teatros (como el de Epidauro) y los estadios (como el de Olimpia).

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor de tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2013, enero 06). Arquitectura griega [Greek Architecture]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-11683/arquitectura-griega/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Arquitectura griega." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación enero 06, 2013. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-11683/arquitectura-griega/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Arquitectura griega." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 ene 2013. Web. 21 feb 2024.

Afiliación