Belerofonte

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 27 marzo 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Bellerophon riding Pegasus and the Chimera (by Carole Raddato, CC BY-SA)
Belerofonte montado sobre Pegaso y la Quimera
Carole Raddato (CC BY-SA)

Belerofonte es un héroe corintio de la mitología griega famoso por acabar con la Quimera, un terrible monstruo fantástico mezcla de león, cabra y serpiente que escupía fuego. Belerofonte era hijo de Poseidón, y también es conocido por haber domado a Pegaso, el caballo alado, que fue un regalo de su padre.

Otras aventuras en las que participa son las famosas luchas y victorias contra los guerreantes sólimos, las amazonas o los piratas carios, todas ellas tareas encomendadas por Yóbates, el rey de Licia. Pero el héroe tentó demasiado a su suerte y cabalgando sobre Pegaso a lo más alto del cielo en un intento estúpido y engreído de unirse a los dioses del Olimpo, Belerofonte cayó a tierra y se mató.

Eliminar publicidad
Advertisement

Belerofonte y Pegaso

En la mitología griega, Belerofonte era hijo de Poseidón, aunque se suele citar a Glauco como su padre natural. Esto lo convertiría en nieto de Sísifo, el rey de Corinto a quien castigó Zeus a causa de sus engaños a empujar una piedra cuesta arriba eternamente en el Hades, el inframundo griego. Según Homero (en torno a 750 a.C.), Belerofonte consiguió un mayor favor de los dioses que su padre, ya que estos "le concedieron belleza y todo lo que es admirable de la virilidad" (la Ilíada, 6:155). El dios de los mares también le dio a su hijo un magnífico regalo, Pegaso, el caballo alado que había nacido de la cabeza cortada de la gorgona Medusa cuando la mató el héroe Perseo. Según otras historias, Belerofonte se encontró el caballo en un manantial sagrado de Pirene, cerca de Corinto, y el escritor griego Hesíodo (en torno a 700 a.C.) sugiere que esto explica que se llame Pegaso, que deriva de la palabra para "agua", pēgē. Logró domar al caballo con la ayuda de la diosa Atenea, y pudo cabalgar con él, una habilidad que resultaría útil en sus posteriores aventuras en las que mataría a varias criaturas exóticas. De hecho, el historiador Robin Lane Fox destaca que el nombre mismo del héroe es indicación de su pasado y de su futuro, ya que -phontes significa "matador". Se dice que Belerofonte había matado a un hombre llamado Belero y después a su hermano Deliades, lo que explica por qué se marchó de Corinto y empezó sus aventuras en Tirinto, que acabarían conduciendo a más muertes.

BELEROFONTE MONTÓ EN PEGASO, SU CABALLO ALADO, Y CONSIGUIÓ VOLAR POR ENCIMA DE LA QUIMERA, DISPARÁNDOLE ASÍ VARIAS FLECHAS EN LA ESPALDA.

Belerofonte y la Quimera

Belerofonte participó en la famosa batalla contra la Quimera. Esta ocurrió después de que Preto, el rey de Tirinto se enfadara con el héroe tras las acusaciones de su esposa Estenebea (o Antea en otras versiones) de que Belerofonte había intentado violarla. Ella se había enamorado del héroe, pero Belerofonte, como buen invitado que no quiere ofender al anfitrión, no la alentó. Preto creyó a su mujer y envió a Belerofonte a servir a su suegro (o su hermano según otras versiones) Yóbates, el rey de Licia (en la actual Turquía). Preto incluso le dio una tablilla para que se la entregara a Yóbates con instrucciones de deshacerse del héroe a la mínima oportunidad. Las palabras exactas de esta carta envenenada decían así:

Eliminar publicidad
Advertisement

Te ruego que el portador de esta carta deje este mundo; ha intentado violar a mi esposa, tu hija.

(Graves, 75a)

Chimera, Corinthian Plate
Quimera, placa corintia
Carole Raddato (CC BY-SA)

En un principio, Yóbates recibió a su invitado con todos los honores y organizó una ronda de festines que durarían nueve días. Después el rey pidió ver la tablilla de su yerno. Tras leer las viles instrucciones inscritas en la cera, Yóbates le encargó al héroe la tarea mortalmente peligrosa de matar a la Quimera, una criatura fantástica que escupía fuego y tenía cuerpo de león, cola de serpiente y una cabeza de cabra que le salía del lomo. Hesíodo ofrece la descripción siguiente en su Teogonía:

[La] Quimera, que escupía un fuego invencible, era terrible, enorme, de pies veloces y poderosa. Tenía tres cabezas: una era la de un león de ojos fieros, otra la de una cabra, otra la de una serpiente, un poderoso dragón.

(319)

Se creía que esta extraña combinación de criaturas era descendiente de Tifón, el monstruo de cien cabezas que escupían fuego y reproducían todos los sonidos del reino animal, y Equidna, un monstruo mitad mujer y mitad serpiente que también había engendrado a Cerbero, el perro de tres cabezas que guardaba las puertas del Hades. En otras versiones, notablemente la Ilíada de Homero, la Quimera fue criada por Amisodaro.

Eliminar publicidad
Advertisement

Belerofonte pudo usar su caballo alado, Pegaso, con el que consiguió volar por encima de la Quimera, disparándole varias flechas al lomo con su arco. Esto debilitó a la Quimera y Belerofonte consiguió matarla atando un trozo de plomo a su lanza y arrojándosela en la boca. El aliento de fuego de la criatura derritió el plomo, que se derramó por su garganta y se solidificó en su estómago.

Chimera, Black-Figure Amphora
Quimera, ánfora de figuras negras
Carole Raddato (CC BY-SA)

Interpretación del mito de la Quimera

Es posible que el mito de Belerofonte esté basado en cierta realidad histórica. Las laderas del monte Olimpo en Licia todavía arden hoy en día con las llamas de efusiones de gas natural (los yanar en turco). Además, es posible que un cazador del lugar matara un león y una serpiente problemáticos, dando así lugar a la leyenda del héroe al combinar ambos animales en uno. Robin Lane Fox también señala que la raíz de la palabra para fuego en los idiomas semíticos es chmr. ¿Acaso esta criatura de fuego se convirtió en la Quimera? Una historia alternativa dice que la Quimera representaba una antigua diosa que representaba el Año Sagrado dividido en tres partes, cada una con un símbolo: un león para la primavera, una cabra para el verano y una serpiente para el invierno. Belerofonte, que representaba a los griegos, puede que también simbolice la conquista histórica de los carios, que adoraban una diosa lunar cuyo símbolo del calendario era la Quimera. Por último, el hecho de que Belerofonte domara a Pegaso puede que refleje otro aspecto de la misma historia, ya que el caballo era un símbolo de esta diosa lunar.

Los sólimos, las amazonas y su muerte

Regresando a la mitología, cuando Belerofonte regresó triunfante a la corte de Yóbates, en seguida lo enviaron otra vez a luchar contra los terribles sólimos, un pueblo infame por su belicosidad. De nuevo, Pegaso le permitió al héroe sobrevolar al enemigo y esta vez dejó caer grandes piedras sobre ellos. Belerofonte regresó triunfante otra vez, y otra vez Yóbates le encargó otra tarea aparentemente imposible; esta vez tendría que luchar con las amazonas, las legendarias guerreras que vivían en las costas del mar Negro. Naturalmente, el héroe griego, todavía montado a lomos de Pegaso, ganó la batalla sirviéndose de la misma estrategia que había usado contra los sólimos. Una cuarta tarea vio a Belerofonte derrotar una banda de piratas carios liderada por un tal Queirmarro.

Eliminar publicidad
Advertisement

Greek & Amazons, Frieze from Bassae
Griegos y amazonas, friso de Vasses
Carole Raddato (CC BY-SA)

El último reto de Yóbates consistía en llamar a sus guerreros y hacer que emboscaran al héroe invicto. Belerofonte acabó con todos ellos, ayudado por su padre, Poseidón, que inundó la llanura de Janto. Finalmente, el rey, al ver que este joven realmente estaba bendecido por los dioses y al creer finalmente su versión de la aventura con Estenebea, se dio por vencido y lo nombró heredero de su reino. Además, el héroe se casó con la hija de Yóbates, Filónoe, y recibió muchas tierras ricas en viñedos y fértiles para la agricultura; no menos de medio reino. Belerofonte tuvo después tres hijos: Isandro, Hipóloco y Laodamía (la madre del héroe Sarpedón).

Sin embargo, se volvió muy presumido y pensó que podía volar suficientemente alto con su caballo alado como para tomar su lugar entre los dioses inmortales del Olimpo. Pero Pegaso lo dejó caer y estrelló sin más miramientos de vuelta a la tierra. A Pegaso lo había molestado un tábano que le estaba mordiendo la oreja, tábano que Zeus había mandado. La muerte del héroe, al que ahora Homero describía como "odiado por todos los dioses", era un aviso para toda la humanidad de los peligros del hybris, la soberbia. En algunas versiones de la historia, Belerofonte aterriza sano y salvo en Cilicia, al sur de Turquía, y funda la ciudad de Tarso. En otra versión, el héroe queda desvalido y vaga por la tierra en soledad hasta su muerte. Mientras tanto, Pegaso siguió volando y, al llegar al Olimpo, le encargaron llevar los rayos de Zeus y después cuidar de Eos, que era la responsable de llevar el Amanecer cada día.

Representaciones artísticas

Belerofonte, Pegaso y la Quimera aparecen por primera vez en la cerámica corintia a partir de mediados del siglo VII a.C. Los tres personajes aparecen juntos en un plato de figuras rojas del Pintor de Baltimore de Apulia, en el sur de Italia, que data de la segunda mitad del siglo IV a.C. lo que indica la longevidad de esta historia en el arte. La Quimera aparece sola en piezas corintias de los siglos VII y VI a.C. y en ánforas de figuras negras del sur de Etruria en el siglo VI a.C. La Quimera, al igual que Medusa, también era un motivo decorativo común en el arte y la arquitectura. Por su parte, Pegaso aparecía célebremente en las monedas corintias de los siglos VI y V a.C. Es curioso que no nos haya llegado ninguna representación en la cerámica griega de Belerofonte luchando con las amazonas o los sólimos. La historia de Belerofonte fue el tema principal de tres obras de dos grandes de la tragedia griega, Sófocles (que vivió de en torno a 496 a en torno a 406 a.C. y escribió Yóbates) y Eurípides (que vivió en torno a 484 - 407 a.C. y escribió Estenebea y Belerofonte), pero no quedan más que resúmenes y fragmentos de ninguna de las tres obras.

Eliminar publicidad
Advertisement

Belerofonte siguió siendo popular entre los artistas de la civilización etrusca de Italia central (siglos VIII-III a.C.). Una de las esculturas etruscas de bronce más famosas es la Quimera de Arezzo, que data del siglo V-IV a.C. Esta criatura de tamaño natural mide 78,5 cm (31 pulgadas) de alto y 129 cm (50,5 pulgadas) de largo, y hoy en día se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Florencia. Está hecha de bronce, siguiendo la técnica de fundición a la cera perdida. La cabeza de cabra que le sale de la espalda se lanza hacia un lado junto a una herida sangrante, y se puede apreciar otra herida en la pata trasera de la criatura. Estos detalles sugieren firmemente que la pieza probablemente formaba parte de un conjunto más grande que incluía a Belerofonte y Pegaso. Por último, el mito de Belerofonte y Pegaso era un tema popular en el arte romano, donde el caballo alado se convirtió en un símbolo de la inmortalidad. Caben destacar los camafeos de piedras semipreciosas tallados y los mosaicos de los suelos. Un bello mosaico de Parndorf que data del siglo III a.C. muestra a Belerofonte montado clavándole una lanza a la Quimera en una pose muy parecida a las representaciones posteriores de San Jorge matando al dragón.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿De qué era el dios Belerofonte?

Belerofonte no era un dios griego sino un héroe mitológico.

¿Por qué castigaron los dioses a Belerofonte?

Los dioses castigaron a Belerofonte porque pensó que podía volar suficientemente alto en su caballo alado, Pegaso, para conseguir un lugar entre los dioses inmortales del Olimpo.

¿Qué simboliza Belerofonte?

Las aventuras de Belerofonte puede simbolizar la conquista griega del pueblo cario de la antigüedad.

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, marzo 27). Belerofonte [Bellerophon]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13510/belerofonte/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Belerofonte." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 27, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13510/belerofonte/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Belerofonte." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 27 mar 2020. Web. 12 abr 2024.

Afiliación