Museos en el Mediterráneo antiguo

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Gilda Macedo
publicado en 25 marzo 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Francés, Turco

Los museos existen desde hace mucho más tiempo de lo que se cree, pero en el mundo antiguo eran principalmente instituciones de investigación y aprendizaje más que lugares de exposición de obras de arte y artefactos, aunque a menudo se encontraban en grandes edificios y estaban decorados con ejemplos de escultura y pintura. El nombre "museo" deriva de las musas, las nueve diosas griegas asociadas a la sabiduría y las artes. El ejemplo más célebre del mundo antiguo era el museo de Alejandría, del que formaba parte la ahora mucho más famosa biblioteca de Alejandría. En relación con el arte para el disfrute del público, había lugares alternativos como las colecciones de los palacios reales, los templos, los baños y las bibliotecas, y, para el arte monumental, escenarios públicos como los circos y los anfiteatros. En resumen, al ciudadano del Mediterráneo antiguo no le faltaban lugares donde poder admirar obras de arte que contaran historias de la mitología y la religión, que representaran episodios de la literatura y la guerra o dieran una visión exótica de tierras conquistadas y lugares lejanos.

Ivory Token Depicting Egyptian Obelisk and Temple
Pieza de marfil que ilustra el obelisco y el templo egipcios
Getty Museum (CC BY)

Orígenes

El nombre "museo" deriva de las nueve musas de la mitología griega, a cada una de las cuales se le atribuía una habilidad particular en las artes. Un punto natural en el que cantaran los pájaros, por ejemplo, era un lugar típico al que se le otorgaba apego a las musas. Estos lugares sagrados podían recibir un altar o un pequeño templo, ya que se creía que las musas estaban presentes allí. Estos lugares fueron los primeros "museos". Sabemos que el monte Helicón, en el suroeste de Beocia (lugar en el que el escritor griego Hesíodo, alrededor del 700 a. C., afirmó haber conocido a las musas) tenía un museo que contenía obras de Hesíodo y estatuas de figuras asociadas a las artes. Las escuelas llegaron a denominarse "los lugares de las musas".

Eliminar anuncios

Advertisement

El Museo de Alejandría adquirió gran renombre en los ámbitos de la ciencia, la mecánica, la medicina, las matemáticas, la filosofía y la erudición literaria.

Las grandes escuelas de filósofos tan famosos como Platón (c. 428 - c. 347 a. C.) y Aristóteles (384-322 a. C.), la Academia y el Liceo, respectivamente, ambas en Atenas, tenían cada una un museo. El Liceo (también conocido como Peripatos), fue un modelo que siguieron instituciones posteriores. Fundado hacia el año 335 a. C., el Liceo tenía tres rasgos distintivos: el trabajo en equipo de sus eruditos, la investigación enciclopédica y el ambicioso objetivo de reunir el mayor número posible de fuentes documentales completas.

Libros, baños y escuelas

En la antigüedad, no solía haber una distinción especial entre bibliotecas y museos, y ambos podían compartir el mismo edificio. La biblioteca antigua (desde Atenas hasta Alejandría) solía ser un lugar donde se almacenaban documentos legales, sagrados y administrativos, un rico depósito de obras literarias y un lugar donde se podían escuchar conferencias. Las primeras bibliotecas solían estar unidas a un templo o a un palacio real. Las bibliotecas griegas también se anexaron a los gimnasios públicos y, con el tiempo, también empezó a haber bibliotecas privadas. Los autores antiguos atribuyen la primera biblioteca pública griega a los esfuerzos de Peisistratos de Atenas (m. c. 527 a. C.). Las bibliotecas se convirtieron en la sede de escuelas filosóficas e instituciones educativas. Los documentos solían presentarse en forma de tablillas de cera o arcilla, rollos de papiro o cuero y códices de pergamino. La idea era que los visitantes, generalmente eruditos, pudieran ir a leer estos documentos (sin sacarlos del edificio), de forma muy parecida a como lo haríamos en una biblioteca de referencia hoy en día. Los textos se guardaban en armarios de madera divididos y colocados en nichos en las paredes. Otros nichos contenían a menudo estatuas, por lo que el aprendizaje y el arte llegaron a asociarse.

Eliminar anuncios

Advertisement

Sophia-Wisdom, Celsus Library, Ephesos
Sofía/la sabiduría, biblioteca de Celso, Éfeso
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Al igual que los ciudadanos ricos donaban pergaminos a las bibliotecas, también se regalaban obras de arte para embellecer lo que ya era uno de los entornos más agradables de cualquier gran ciudad. Las bibliotecas se construían con mármol fino, tenían suelos de mosaico llamativos y, a menudo, contaban con un jardín de columnas con asientos de piedra y fuentes de agua. Un ejemplo bien documentado fue la biblioteca de Adriano en Atenas (construida hacia 132-134 d. C.), la más grande de la ciudad, descrita por Pausanias como "el edificio con 100 columnas de mármol frigio, con salas con techos pintados, paredes de alabastro y nichos con estatuas, en los que se guardaban los libros" (Ática). Un cartel que se conserva de otra biblioteca de Atenas, la de Pantaeno, dice "No se sacará ningún libro... Abierto desde el amanecer hasta el mediodía" (Hornblower, 830).

Las obras de arte ganaron fama por sí mismas. En Delfos, por ejemplo, estaba el gran Toro de Corcyra (580 a. C.), de bronce.

Los romanos extendieron la idea de las bibliotecas públicas, a menudo anexas a las termas romanas, por todo su imperio. La idea de que los libros pertenecían a todo el mundo estaba ya firmemente establecida. De hecho, las termas romanas eran otro tipo de museo, abiertas al público: no solo eran edificios espléndidos con cúpulas y arcos altísimos, fuentes adornadas y paredes y techos con mosaicos llamativos, sino que a menudo estaban adornadas con estatuas y obras de arte. Las estatuas representaban no solo a los dioses, sino también a políticos, oradores, filósofos y poetas.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Palacios

Los palacios reales también se convirtieron en museos en el sentido moderno, ya que los gobernantes coleccionaban obras de arte de los territorios que conquistaban. Ya en la Edad de Bronce, los minoicos de Creta coleccionaban obras de arte de todo el Egeo. Por supuesto que el público general no podía verlas, pero parece que los gobernantes siempre se deleitaban en mostrar su saber a su círculo de amigos privilegiados y a los embajadores visitantes. De hecho, los embajadores de otros reinos eran una fuente importante de colecciones, ya que la entrega de regalos preciosos era una parte común de las relaciones internacionales.

South Propylon of the Palace of Knossos
Propileo del sur del Palacio de Cnosos
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

El Palacio de Constantinopla, construido por primera vez en el siglo IV de nuestra era, es quizás el ejemplo más famoso de la antigüedad. El palacio adquirió todo tipo de obras gracias a los esfuerzos de un tal Lausus, un poderoso eunuco de la corte. Entre las obras más destacadas de la colección se encuentran la estatua de Zeus en Olimpia (una de las siete maravillas del mundo y trasladada allí en el año 395 d. C.), la Afrodita de Cnido del conocido escultor griego Praxíteles, una estatua de esmeralda de Atenea y una famosa estatua de Hera de Samos. Ninguna de estas obras ha sobrevivido. Cuando el cristianismo se impuso como religión principal, muchos objetos sagrados también llegaron al Palacio. Entre ellos, el icono del Mandylion, un sudario que se cree que lleva impreso el rostro de Jesucristo en la clásica postura conocida como el Pantokrator, que se puede ver hoy en día en las iglesias de todo el mundo. El sudario fue llevado a Francia por los caballeros cruzados, pero se perdió durante la Revolución francesa. La puerta principal del palacio, la Puerta de Chalke, exhibía el mayor icono de Constantinopla, una representación dorada de Jesucristo conocida como Cristo Chalkites.

Eliminar anuncios

Advertisement

En el interior del palacio se encontraba el Chrysotriklinos, la principal sala de audiencias construida por Justino II (r. 565-574 d. C.). La sala estaba repleta de decoraciones doradas, de ahí su nombre, que significa "Salón Dorado". Para que los visitantes no tuvieran ninguna duda del poder y la riqueza del emperador bizantino, había un enorme gabinete, el pentapyrgion, que estaba lleno de tesoros de todo el Imperio bizantino.

Templos y lugares sagrados

Los templos profusamente decorados como el Partenón, que solía tener en su interior una maravillosa estatua de un dios hecha de madera, oro y marfil, y los lugares sagrados como Delos, eran otra forma de lo que hoy consideraríamos un museo o una galería. Sitios como Delfos y Olimpia recibían donaciones de ciudades-estado de todo el Mediterráneo, que no eran en forma de dinero en efectivo, sino de estatuas de dedicación, pequeños edificios ornamentados, trípodes, armas, cascos, escudos y armaduras con la esperanza de que los dioses favorecieran al donante.

Naxian Sphinx of Delphi
Esfinge de Naxos de Delfos
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Un recorrido por estos recintos al aire libre y sus edificios de tesorería habría maravillado al espectador y le habría permitido conocer el desarrollo del arte y la tecnología militar a lo largo de los siglos. Algunas de las obras de arte adquirieron fama en sí mismas. En Delfos, por ejemplo, estaba el gran toro de bronce de Corcyra (580 d. C.), las diez estatuas de los reyes de Argos (c. 369 d. C.), un gigantesco carro de oro de cuatro caballos ofrecido por Rodas y una enorme estatua de bronce del caballo de Troya ofrecida por los argivos (c. 413 d. C.). A lo largo del camino sagrado de Delfos que seguían los peregrinos había cientos de estatuas, de las que ahora solo se conservan los pedestales. En Olimpia había un conjunto de estatuas similar, esta vez de atletas victoriosos en los Juegos Olímpicos.

Eliminar anuncios

Advertisement

Circos

Otra especie de museo al aire libre era el Circo Máximo de Roma. Construido por primera vez en el siglo VI a. C., en él se celebraban carreras de cuadrigas, luchas de gladiadores, cacerías de animales salvajes, ejecuciones públicas y juegos, como los Ludi Romani anuales en honor a Júpiter. El circo tenía capacidad para 250 000 espectadores, que podían admirar desde sus asientos no solo estos espectáculos sino también la colección de enormes monumentos y obras de arte que adornaban la barrera central, o spina, alrededor de la cual corrían los carros. Aquí había obeliscos de Egipto junto a estatuas de bronce y mármol de ricos y famosos. Dos de los obeliscos se encuentran ahora en Roma, uno en la plaza del Popolo y el otro en la plaza de San Juan de Letrán.

La spina del Hipódromo de Constantinopla (siglos III-XIII d. C.) contaba con un conjunto aún más espectacular de obras de arte, todas ellas saqueadas de todo el Imperio bizantino. Había esculturas monumentales de los primeros emperadores romanos, figuras asociadas a la victoria como las águilas y el héroe griego Hércules, esculturas de auriculares victoriosos y columnas ornamentales como la Columna de la Serpiente del trípode de Plata. Esta última maravilla de tres serpientes entrelazadas en bronce fue una dedicación del siglo V a. C. saqueada del santuario sagrado de Apolo en Delfos. La parte inferior, que llegó a tener 8 metros de altura, sigue en pie en Estambul. También había obeliscos, entre ellos uno falso hecho de bloques individuales pero totalmente cubierto de láminas de bronce. Otro obelisco egipcio había sido retirado de Karnak y data del reinado de Tutmosis III en el siglo XV. El monumento, que mide más de 25 metros de altura, se encuentra ahora en el centro de Estambul.

Circus Maximus Reconstruction
Reconstrucción del Circo Máximo
B. Fletcher (Public Domain)

Además de la spina, el exterior del Hipódromo, al igual que muchos edificios públicos del mundo romano, estaba decorado con botines de guerra como armas, armaduras y escudos, sin duda colgados allí para recordar a la población en general todos los pueblos que el Imperio romano de oriente había conquistado.

Eliminar anuncios

Advertisement

El museo de Alejandría

El museo más famoso del mundo estaba en Alejandría. Era muy distinto de la biblioteca de Alejandría. Se considera que Ptolomeo I Soter (366-282 a. C.) fue el fundador del museo de Alejandría (el Mouseion) hacia el 305 a. C., del que la famosa biblioteca era apenas una parte. La dinastía ptolemaica dedicó mucho tiempo y dinero a la construcción del museo y la biblioteca de Alejandría, invitando a eruditos y adquiriendo textos de todo el Mediterráneo. La mayoría de las fuentes antiguas atribuyen a Ptolomeo II Filadelfo (r. 285-246 a. C.) la fundación de la biblioteca. Los bibliotecarios, que actuaban bajo la dirección de un director, eran implacables y estaban absolutamente decididos a construir el mayor acervo de conocimientos del mundo, sin dejar ninguna fuente ni tema al descubierto. Como resultado de estos esfuerzos, la biblioteca llegó a tener entre 500 000 y 700 000 pergaminos.

El modelo para la concepción del museo fue probablemente el Liceo de Aristóteles, lo que establecía una fuerte conexión con la presencia de Demetrios de Falerón (c. 350 - c. 280 a. C.), alumno de Aristóteles. No se conoce la ubicación exacta del museo, pero lo más probable es que estuviera cerca del palacio real. El museo estaba dirigido por un presidente o sacerdote principal que contaba con un equipo de eruditos internos pagados por el estado (tanto un salario como gastos de manutención). La investigación, la copia de libros y la impartición de conferencias eran sus principales cometidos. La primera de estas tareas fue la que más fama le dio al museo, sobre todo en los ámbitos de la ciencia, la mecánica, la medicina, las matemáticas, la filosofía y la erudición literaria.

El geógrafo griego Estrabón (c. 64 a. C. - c. 24 d. C.) hace la siguiente descripción del Museo:

Tiene un claustro y una arcada y una gran casa en la que se proporciona la comida común de los hombres de ciencia que participan en el museo. Y esta reunión tiene fondos comunes, y un sacerdote a cargo del museo, que fue nombrado anteriormente por los reyes, pero ahora por César.

(Bagnall, 4633)

En el museo también se celebraban cenas y algún que otro simposio (a partir de la fiesta informal para beber que habían creado los griegos clásicos) en los que se debatía sobre todo tipo de temas, desde la política hasta la ética. Más serias que en otros lugares, las soluciones a los problemas discutidos en los simposios del museo de Alejandría quedaban registradas para la posteridad. A las sesiones de debate asistían con frecuencia gobernantes como Cleopatra VII (r. 51-30 a. C.). El museo también gestionaba la distribución de libros de la biblioteca a otras ciudades del Imperio ptolemaico. Tanto el museo como la biblioteca sufrieron un incendio durante el reinado de Julio César (hacia el año 100 a. C.), pero luego continuaron e incluso fueron ampliados por emperadores romanos como Adriano en el siglo II de nuestra era. El Museo también inspiró otras instituciones similares en otros lugares, especialmente en Pérgamo, Rodas y Siracusa. Destruido en el año 272, el museo de Alejandría volvió a recuperarse, pero entró en decadencia y el último miembro conocido del museo es Teón de Alejandría, comentarista matemático y padre de la famosa filósofa y matemática Hipatia (c. 370 - 415). Tras el edicto de Teodosio I (r. 379-395 d. C.) de cerrar todos los lugares paganos en el año 391 d. C., el museo desapareció de la historia, pero creó un modelo que muchos museos como el Museo Británico y el Louvre siguen hoy en día, que no solo presentan obras de arte y artefactos sino que también financian iniciativas de investigación y educación.

Eliminar anuncios

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora y traductora independiente. Respeto el conocimiento y las formas que cada región y país tiene para narrar su historia. La historia tiene la característica de ser una disciplina que conecta todas las áreas del conocimiento de forma interrelacionada.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Citar este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, marzo 25). Museos en el Mediterráneo antiguo [Museums in the Ancient Mediterranean]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Extraído de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1530/museos-en-el-mediterraneo-antiguo/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Museos en el Mediterráneo antiguo." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 25, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1530/museos-en-el-mediterraneo-antiguo/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Museos en el Mediterráneo antiguo." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 25 mar 2020. Web. 07 dic 2022.

Afiliación