Revolución francesa

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 12 enero 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, chino, francés, alemán, griego, italiano, portugués
X
An Allegory of the Revolution (by Nicolas Henri Jeaurat de Bertry, Public Domain)
Alegoría de la Revolución
Nicolas Henri Jeaurat de Bertry (Public Domain)

La Revolución francesa (1789-1799) fue un período de gran agitación social y política en Francia. Fue testigo del colapso de la monarquía, del establecimiento de la Primera República Francesa y culminó con el ascenso de Napoleón Bonaparte y el comienzo de la era napoleónica. La Revolución francesa se considera uno de los acontecimientos definitorios de la historia occidental.

La Revolución de 1789, como a veces se la denomina para distinguirla de las revoluciones francesas posteriores, tuvo su origen en problemas profundamente arraigados que el gobierno del rey Luis XVI de Francia (quien reinó de 1774 a 1792) no fue capaz de solucionar. Estos problemas estaban relacionados principalmente con los problemas financieros de Francia, así como con la desigualdad social sistémica arraigada en el Antiguo Régimen. Los Estados Generales de 1789, convocados para abordar estas cuestiones, dieron lugar a la formación de una Asamblea Nacional Constituyente, un órgano de representantes elegidos de los tres órdenes sociales que juraron no disolverse hasta que hubieran redactado una nueva constitución. Durante la década siguiente, los revolucionarios intentaron desmantelar la vieja sociedad opresiva y construir una nueva basada en los principios del Siglo de las Luces ejemplificados en el lema: Liberté, égalité, fraternité (Libertad, Igualdad, Fraternidad).

Eliminar publicidad
Publicidad

Aunque inicialmente lograron establecer una República Francesa, los revolucionarios pronto se vieron envueltos en las Guerras revolucionarias francesas (1792-1802), donde Francia luchó contra una coalición de grandes potencias europeas. La Revolución se convirtió rápidamente en una violenta paranoia, y entre 20.000 y 40.000 personas fueron asesinadas en el Reino del Terror (1793-94), incluidos muchos de los antiguos líderes de la Revolución. Tras el Terror, la Revolución se estancó hasta 1799, cuando Napoleón Bonaparte (1769-1821) tomó el control del gobierno en el Golpe del 18 de brumario, y finalmente convirtió a la República en el Primer Imperio Francés (1804-1814, 1815). Aunque la Revolución no pudo evitar que Francia volviera a caer en la autocracia, tuvo éxito en otros aspectos. Inspiró numerosas revoluciones en todo el mundo y contribuyó a dar forma a los conceptos modernos de Estado-nación, democracia occidental y derechos humanos.

Causas

La mayoría de las causas de la Revolución francesa se remontan a las desigualdades económicas y sociales.

La mayoría de las causas de la Revolución francesa se remontan a las desigualdades económicas y sociales exacerbadas por el resquebrajamiento del Antiguo Régimen (Ancien Régime, nombre dado retroactivamente al sistema político y social del Reino de Francia en los últimos siglos de su existencia inicial). El Antiguo Régimen se dividía en tres estamentos u órdenes sociales: el clero, la nobleza y los plebeyos. Los dos primeros gozaban de numerosos privilegios sociales, incluidas exenciones fiscales, que no se concedían a los plebeyos, una clase que representaba más del 90% de la población. El Tercer Estado tenía que realizar trabajos manuales y pagar la mayor parte de los impuestos.

Eliminar publicidad
Publicidad

El rápido crecimiento demográfico contribuyó al descontento general. En 1789, Francia era el Estado europeo más poblado, con más de 28 millones de habitantes. El crecimiento del empleo no había ido a la par del aumento de la población, por lo que entre 8 y 12 millones de personas se habían empobrecido. Las técnicas agrícolas atrasadas y una serie de cosechas terribles condujeron al hambre. Mientras tanto, una clase creciente de plebeyos ricos, la burguesía, amenazaba la posición privilegiada de la aristocracia, aumentando las tensiones entre las clases sociales. Las ideas del Siglo de las Luces también contribuyeron al malestar nacional; la gente empezó a ver el Antiguo Régimen como corrupto, mal gestionado y tiránico. El odio se dirigía especialmente hacia la reina María Antonieta, a quien se consideraba la personificación de todo lo malo del gobierno.

French Revolution and Wars 1789-99
Revolución y guerras francesas, 1789-99
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Una última causa importante era la monumental deuda estatal de Francia, acumulada por sus intentos de mantener su estatus de potencia mundial. Las costosas guerras y otros proyectos habían endeudado al tesoro francés en miles de millones de libras, ya que se había visto obligado a pedir préstamos a tipos de interés enormemente altos. Los irregulares sistemas fiscales del país eran ineficaces, y cuando los acreedores empezaron a reclamar el reembolso en la década de 1780, el gobierno se dio cuenta de que había que hacer algo.

Eliminar publicidad
Publicidad

La tormenta: 1774-1788

El 10 de mayo de 1774, el rey Luis XV de Francia murió tras un reinado de casi 60 años, dejando a su nieto la herencia de un reino atribulado y roto. Con apenas 19 años, Luis XVI era un gobernante impresionable que se adhirió a los consejos de sus ministros e involucró a Francia en la Guerra de Independencia estadounidense. Aunque la participación francesa en la Revolución estadounidense consiguió debilitar a Gran Bretaña, también aumentó sustancialmente la deuda de Francia, mientras que el éxito de los estadounidenses alentó los sentimientos antidespóticos en el país.

En 1786, Luis XVI fue convencido por su ministro de Finanzas, Charles-Alexandre Calonne, de que no se podía seguir ignorando el problema de la deuda del Estado. Calonne presentó una lista de reformas financieras y convocó la Asamblea de Notables de 1787 para aprobarlas. Los Notables, una asamblea mayoritariamente aristocrática, se negaron y dijeron a Calonne que solo los Estados Generales podían aprobar reformas tan radicales. Se trataba de una asamblea de los tres estamentos de la Francia prerrevolucionaria, un órgano que no había sido convocado en 175 años. Luis XVI se negó, consciente de que un Estado General podría socavar su autoridad. En su lugar, despidió a Calonne y llevó las reformas a los parlements.

Assembly of Notables of 1787
Asamblea de Notables de 1787
Claude Niquet (Public Domain)

Los parlements eran los 13 tribunales judiciales encargados de registrar los decretos reales antes de su entrada en vigor. Formados por aristócratas, los parlements habían luchado durante mucho tiempo contra la autoridad real, amargados por el hecho de que su clase había sido subyugada por el "rey sol" Luis XIV de Francia un siglo antes. Viendo la oportunidad de recuperar algo de poder, se negaron a registrar las reformas reales y se unieron a los notables para abogar por los Estados Generales. Cuando la corona respondió exiliando a las cortes, estallaron disturbios por todo el país; los parlements se habían presentado como defensores del pueblo y se habían ganado así el apoyo de los plebeyos. Uno de estos motines estalló en Grenoble el 7 de junio de 1788 y llevó a los tres estados del Delfinado a reunirse sin el consentimiento del rey. Conocido como el Día de los Azulejos, algunos historiadores lo consideran el inicio de la Revolución. Al darse cuenta de que había sido derrotado, Luis XVI nombró al popular Jacques Necker nuevo ministro de Finanzas y convocó los Estados Generales para mayo de 1789.

Eliminar publicidad
Publicidad

El surgimiento del Tercer Estado: febrero-septiembre de 1789

En toda Francia, 6 millones de personas participaron en el proceso electoral para los Estados Generales, y se elaboraron un total de 25.000 cahiers de doléances, o listas de quejas, para su debate. Cuando los Estados Generales de 1789 finalmente se reunieron el 5 de mayo en Versalles, 578 diputados representaron al Tercer Estado, 282 a la nobleza y 303 al clero. Sin embargo, la doble representación del Tercer Estado no tenía sentido, ya que los votos se seguirían contando por estamentos y no por cabezas. Como las clases altas votaban juntas, el Tercer Estado se encontraba en desventaja.

Posteriormente, el Tercer Estado se negó a verificar sus propias elecciones, proceso necesario para iniciar los procedimientos. Exigió que los votos se contaran por cabezas, condición a la que la nobleza se negó rotundamente. Mientras tanto, la atención de Luis XVI se vio desviada por la muerte de su hijo, que paralizó a la autoridad real. El 13 de junio, tras llegar a un punto muerto, el Tercer Estado inició el recuento nominal, rompiendo el protocolo al iniciar los procedimientos sin el consentimiento del rey ni de los otros órdenes. El 17 de junio, a propuesta del abate Emmanuel-Joseph Sieyès, el Tercer Estado se proclamó oficialmente Asamblea Nacional Constituyente. Dos días más tarde, el clero votó formalmente su adhesión y la nobleza se adhirió a regañadientes. El 20 de junio, los diputados de la Asamblea Nacional se reunieron en la cancha de tenis real. Allí pronunciaron el Juramento de la Cancha de Tenis y prometieron no disolverse hasta haber dotado a Francia de una nueva constitución. La Revolución francesa había comenzado.

The Tennis Court Oath
El Juramento de la Cancha de Tenis
Jacques-Louis David (Public Domain)

Luis XVI se dio cuenta de que necesitaba recuperar el control. A principios de julio, llamó a más de 30.000 soldados a la cuenca de París, y el 11 de julio destituyó a Necker y a otros ministros considerados demasiado amistosos con los insolentes revolucionarios. Temiendo que el rey pretendiera aplastar la Revolución, el pueblo de París se amotinó el 12 de julio. La revuelta culminó el 14 de julio con el asalto a la Bastilla, cuando cientos de ciudadanos lograron asaltar la fortaleza para saquearla y conseguir municiones. El rey dio marcha atrás, despidió a sus soldados y restituyó a Necker. Inquietado por estos acontecimientos, el hermano menor del rey, el conde de Artois, huyó de Francia con un séquito de monárquicos en la noche del 16 de julio; fueron los primeros de los miles de émigrés que huyeron.

Eliminar publicidad
Publicidad

En las semanas siguientes, el campo francés estalló en disturbios dispersos, una vez extendidos los rumores de complots aristocráticos para privar a los ciudadanos de sus libertades. Estas revueltas dieron lugar a mini-Bastillas, ya que los campesinos asaltaron las propiedades feudales de los señores locales y obligaron a los nobles a renunciar a sus derechos feudales. Esta oleada de pánico, que luego se conoció como el Gran Miedo, obligó a la Asamblea Nacional a enfrentarse a la cuestión del feudalismo. La noche del 4 de agosto, en una oleada de fervor patriótico, la Asamblea anunció que el régimen feudal quedaba "completamente destruido" y puso fin a los privilegios de las clases altas. Más tarde, ese mismo mes, aceptó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, un documento histórico de derechos humanos que defendía la voluntad general del pueblo, la separación de poderes y la idea de que los derechos humanos eran universales. Estos dos logros se consideran los más importantes y duraderos de la Revolución.

Declaration of the Rights of Man and of the Citizen, 1789
Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, 1789
Jean-Jacques-François Le Barbier (Public Domain)

Una monarquía popular: 1789-1791

Mientras la Asamblea Nacional redactaba lentamente su constitución, Luis XVI estaba enfurruñado en Versalles. Se negó a aprobar los Decretos de Agosto y la Declaración de los Derechos del Hombre, exigiendo a los diputados que incluyeran su derecho de veto absoluto en la nueva constitución. Esto enfureció al pueblo de París, y el 5 de octubre de 1789, una multitud de 7000 personas, en su mayoría mujeres comerciantes, marcharon de París a Versalles bajo una lluvia torrencial, exigiendo pan y que el rey aceptara las reformas de la Asamblea. Luis XVI no tuvo más remedio que aceptar y se vio obligado a abandonar su aislamiento en Versalles y acompañar a las mujeres de vuelta a París, donde se instaló en el palacio de las Tullerías. Conocida como la Marcha de las mujeres a Versalles o las Jornadas de octubre, esta insurrección supuso el fin del Antiguo Régimen y el comienzo de la efímera monarquía constitucional francesa.

El año y medio siguiente marcó una fase relativamente tranquila de la Revolución; de hecho, mucha gente creía que la Revolución había terminado. Luis XVI accedió a adoptar las reformas de la Asamblea e incluso pareció reconciliarse con la Revolución al aceptar una escarapela tricolor. La Asamblea, mientras tanto, comenzó a gobernar Francia, adoptando su propia y malhadada moneda, el assignat, para ayudar a hacer frente a la deuda pendiente. Una vez suprimida la nobleza, se dirigió a la Iglesia católica. La Constitución Civil del Clero, promulgada el 12 de julio de 1790, obligaba a todos los clérigos a prestar juramento a la nueva constitución y a anteponer su lealtad al Estado a su lealtad al papa en Roma. Al mismo tiempo, las tierras de la Iglesia fueron confiscadas por la Asamblea y la ciudad papal de Aviñón fue reintegrada a Francia. Estos ataques a la Iglesia alejaron a muchos de la Revolución, incluido el propio piadoso Luis XVI.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El 14 de julio de 1790, primer aniversario de la Bastilla, se celebró una gran fiesta en el Campo de Marte. Dirigida por el marqués de Lafayette, la Fiesta de la Federación pretendía marcar la unidad del recién liberado pueblo francés bajo el magnánimo gobierno de su ciudadano-rey. Pero el rey tenía otros planes. Un año más tarde, en la noche del 20 al 21 de junio de 1791, él y su familia abandonaron las Tullerías disfrazados e intentaron escapar de Francia en lo que se conoce como la Fuga a Varennes. Fueron rápidamente capturados y devueltos a París, pero su intento había destruido irrevocablemente cualquier confianza del pueblo en la monarquía. Se multiplicaron los llamamientos a la destitución de Luis XVI, y algunos incluso exigieron seriamente la instauración de la República Francesa. La cuestión dividió al Club Jacobino, una sociedad política en la que los revolucionarios se reunían para debatir sus objetivos y programas. Los miembros moderados leales a la idea de la monarquía constitucional se separaron para formar el nuevo Club Feuillant, mientras que los jacobinos restantes se radicalizaron aún más.

Return of Louis XVI to Paris After Varennes
El regreso de Luis XVI a París luego de Varennes
Jean Duplessis-Bertaux (Public Domain)

El 17 de julio de 1791, una multitud de manifestantes se reunió en el Campo de Marte para exigir la deposición del rey. La Guardia Nacional de París, comandada por Lafayette, disparó contra ellos y dejó un saldo de 50 muertos. La masacre del Campo de Marte puso en fuga a los republicanos, lo que le dio a los feuillants tiempo suficiente para aprobar su constitución, que se centraba en una monarquía liberal debilitada. El 30 de septiembre de 1791 se reunió la nueva Asamblea Legislativa, pero a pesar de la tan esperada constitución, la Revolución estaba más dividida que nunca.

El nacimiento de la República: 1792-1793

Muchos diputados de la Asamblea Legislativa se agruparon en dos facciones: los feuillants, más conservadores, se sentaron a la derecha del presidente de la Asamblea, mientras que los jacobinos, más radicales, se sentaron a su izquierda, dando lugar al espectro político izquierda/derecha que aún se utiliza hoy en día. Después de que los monarcas de Austria y Prusia amenazaran con destruir la Revolución en la Declaración de Pillnitz, una tercera facción se escindió de los jacobinos, exigiendo la guerra como única forma de preservar la Revolución. Este partido de guerra, más tarde conocido como los Girondinos, dominó rápidamente la Asamblea Legislativa, que votó a favor de declarar la guerra a Austria el 20 de abril de 1792. Así comenzaron las Guerras revolucionarias francesas (1792-1802), ya que los antiguos regímenes de Europa, al sentirse amenazados por los revolucionarios radicales, se unieron en una coalición contra Francia.

Al principio, la guerra fue desastrosa para los franceses. En el verano de 1792, un ejército prusiano acompañado de émigrés monárquicos franceses avanzó lentamente hacia París. En agosto, los invasores publicaron el Manifiesto de Brunswick, en el que amenazaban con destruir París si la familia real francesa sufría algún daño. Esta amenaza provocó en el pueblo de París un pánico histérico que desembocó en el asalto al palacio de las Tullerías el 10 de agosto de 1792, la insurrección que finalmente derrocó a la monarquía. Aún temerosos de enemigos contrarrevolucionarios que pudieran ayudar a los prusianos, las turbas parisinas invadieron las prisiones de la ciudad y asesinaron a más de 1100 personas en las Masacres de septiembre.

The September Massacres Outside the Abbaye Prison
Las Masacres de septiembre frente a la prisión de Abbaye
Jules-Adolphe Chauvet (Public Domain)

El 20 de septiembre de 1792, un ejército francés detuvo finalmente la invasión prusiana en la milagrosa batalla de Valmy. Al día siguiente, la Asamblea Legislativa, exultante, proclamó oficialmente la República Francesa. El posterior calendario republicano francés se fechó a partir de este momento, que se consideró el logro supremo de la humanidad. La Asamblea se disolvió y se convocó una Convención Nacional para redactar una nueva constitución. Una de las primeras tareas de la Convención fue decidir el destino del depuesto Luis XVI, quien finalmente fue juzgado y guillotinado el 21 de enero de 1793. Su familia permaneció encarcelada en la Torre del Temple hasta el juicio y ejecución de María Antonieta en octubre de ese mismo año. El juicio y ejecución de Luis XVI conmocionó a Europa e hizo que Gran Bretaña, España y la República Holandesa se aliaran contra Francia.

El Reinado del Terror: 1793-1794

Tras el declive de los feuillants, los girondinos se convirtieron en la facción moderada de la Revolución. A principios de 1793, se les opuso un grupo de jacobinos radicales llamado la Montaña, liderado principalmente por Maximilien Robespierre, Georges Danton y Jean-Paul Marat. Los girondinos y la Montaña mantuvieron una amarga rivalidad hasta la caída de los girondinos el 2 de junio de 1793, cuando unos 80.000 sans-culottes, o revolucionarios de clase baja, y guardias nacionales rodearon el Palacio de las Tullerías, exigiendo el arresto de los principales girondinos. Los líderes girondinos fueron ejecutados.

La victoria de la Montaña dividió profundamente a la nación. El asesinato de Marat por Charlotte Corday se produjo en medio de focos de guerra civil que amenazaban con desintegrar la naciente república, como la Guerra de la Vendée y las revueltas federalistas. Para sofocar esta disidencia y detener el avance de los ejércitos de la coalición, la Convención aprobó la creación del Comité de Seguridad Pública, que rápidamente asumió un poder ejecutivo casi total. A través de medidas como el reclutamiento masivo, el Comité aplastó brutalmente las guerras civiles y controló a los ejércitos extranjeros antes de centrar su atención en desenmascarar a los traidores internos y a los agentes contrarrevolucionarios. El subsiguiente Reinado del Terror, que duró de septiembre de 1793 a julio de 1794, se saldó con cientos de miles de arrestos, 16.594 ejecuciones en la guillotina y decenas de miles de muertes adicionales. Aristócratas y clérigos fueron ejecutados junto a antiguos líderes revolucionarios y miles de ciudadanos de a pie.

Cartoon Showing Robespierre Guillotining the Executioner After Having Guillotined Everyone Else
Caricatura que muestra a Robespierre guillotinando al verdugo después de haber guillotinado a todos los demás
Bibliothèque nationale de France (Public Domain)

Robespierre acumuló poderes casi dictatoriales durante este período. En un intento de frenar la descristianización desenfrenada de la Revolución, implantó el Culto deísta del Ser Supremo para facilitar la incorporación de Francia a su visión de una sociedad moralmente pura. Sus enemigos vieron en ello un intento de reclamar el poder total y, temiendo por sus vidas, decidieron derrocarlo. La caída de Maximilien Robespierre y sus aliados el 28 de julio de 1794 puso fin al Terror, y algunos historiadores consideran que marcó el declive de la propia Revolución.

Los termidorianos y el Directorio: 1794-1799

A la ejecución de Robespierre siguió la Reacción termidoriana, un período de contrarrevolución conservadora en el que se borraron los vestigios del dominio jacobino. El propio Club Jacobino fue cerrado definitivamente en noviembre de 1794, y un intento jacobino de retomar el poder en la Insurrección del 1.° de pradial del año III (1795) fue aplastada. Los termidorianos derrotaron un levantamiento monárquico el 13 de vendimiario (5 de octubre de 1795) antes de adoptar la Constitución del Año III (1795) y convertirse en el Directorio francés, el gobierno que dirigió la República en los últimos años de la Revolución.

Mientras tanto, los ejércitos franceses habían logrado hacer retroceder a las fuerzas de la coalición, derrotando a la mayoría de las naciones coaliadas en 1797. La estrella de la guerra fue sin duda el general Napoleón Bonaparte, cuya brillante campaña italiana de 1796-97 lo catapultó a la fama. El 9 de noviembre de 1799, Bonaparte tomó el control del gobierno en el Golpe del 18 de brumario y puso fin al impopular Directorio. Su ascenso marcó el fin de la Revolución francesa y el comienzo de la era napoleónica.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué fue la Revolución francesa?

La Revolución francesa fue un período de gran agitación social y política en Francia que duró de 1789 a 1799. Sus objetivos eran desmantelar el antiguo régimen opresor de Francia y crear una nueva sociedad basada en los principios de la Ilustración, como la voluntad general del pueblo y los derechos naturales.

¿Cuáles fueron las tres causas principales de la Revolución francesa?

Entre las tres causas principales de la Revolución francesa se encuentran una crisis financiera provocada por la creciente deuda del Estado, la desigualdad social rampante y la incompetencia del monarca francés y del Antiguo Régimen.

¿Qué dio comienzo a la Revolución francesa?

En general, se considera que la Revolución francesa comenzó el 5 de mayo de 1789 con la reunión de los Estados Generales, aunque se puede argumentar válidamente que comenzó en otras fechas, como el Día de los Azulejos en 1788 o la Toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789.

¿Qué puso fin a la Revolución francesa?

Generalmente se considera que el Golpe del 18 de brumario de noviembre de 1799 puso fin a la Revolución francesa, ya que fue el momento en que Napoleón Bonaparte se hizo con el poder en Francia e inauguró la era napoleónica.

¿Cuáles son algunos acontecimientos importantes de la Revolución francesa?

Entre los acontecimientos importantes de la Revolución francesa destacan la Toma de la Bastilla, la adopción de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, el derrocamiento de la monarquía y el establecimiento de la República francesa, la ejecución del rey Luis XVI, el Reinado del Terror y las Guerras revolucionarias francesas que evolucionaron hasta convertirse en las Guerras napoleónicas.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó de la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2023, enero 12). Revolución francesa [French Revolution]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19568/revolucion-francesa/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Revolución francesa." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación enero 12, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19568/revolucion-francesa/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Revolución francesa." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 12 ene 2023. Web. 25 may 2024.

Afiliación