Luchas de poder en el Reinado del Terror

Artículo

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 16 noviembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

En el otoño de 1793, los jacobinos consolidaron su autoridad en Francia mientras se intensificaba el Reinado del Terror y los rivales derrotados de los jacobinos eran ejecutados en la guillotina. Sin embargo, los jacobinos dominantes no estaban de acuerdo con la dirección que debía tomar la Revolución francesa (1789-1799), lo que los llevó a caer en el sectarismo. La consiguiente lucha por el poder terminó con la victoria de Maximilien Robespierre (1758-1794).

Trial of Danton, Desmoulins & Their Allies
Juicio a Danton, Desmoulins y sus aliados
Jean Mathias Fontaine (Public Domain)

Dictadura por comité

La declaración del Terror como "el orden del día" el 5 de septiembre de 1793 marcó el inicio del gobierno del Comité de Seguridad Pública, un cuerpo de doce hombres cuyo férreo control de Francia ha sido caracterizado a veces como una dictadura jacobina. El propósito aparente del Reinado del Terror del Comité era salvar a la República Francesa de los malos actores que corrompían su cuerpo político: sacrificar una extremidad gangrenada para salvar el resto del cuerpo, en las pintorescas palabras del miembro del Comité Jacques Billaud-Varenne.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los jacobinos consolidaron su poder enviando a sus antiguos rivales bajo la cuchilla de la guillotina.

En el espíritu de esa amputación patriótica, el Comité promulgó el 17 de septiembre la Ley de Sospechosos, que condujo a la detención de cientos de miles de personas en todo el país, acusadas de actividad contrarrevolucionaria. El férreo control del Comité sobre el ejército francés condujo a la brutal represión de las revueltas federalistas antijacobinas, así como a una serie de éxitos en las guerras revolucionarias francesas contra las potencias de Europa. Además, los jacobinos consolidaron su poder enviando a sus antiguos rivales bajo la cuchilla de la guillotina; los girondinos moderados, los feuillants monárquicos y los viejos aristócratas del régimen murieron uno tras otro, y su sangre llenó las cunetas de París.

A medida que la pila de cadáveres aumentaba, la propia Revolución se detenía. El 10 de octubre, la Convención Nacional acordó que el gobierno provisional de Francia seguiría siendo revolucionario (es decir, dictatorial) hasta la paz, y la nueva Constitución de 1793 fue archivada antes de que pudiera aplicarse. Para el famoso santurrón Robespierre, que creía que la virtud moralista era la cualidad más importante de una república sana, esto era necesario tanto para limpiar el cuerpo político como para ganar la guerra exterior. Otros jacobinos se sentían incómodos con una pausa indefinida a una revolución que parecía interminable y abogaban por diferentes cursos de acción.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los hebertistas

En la extrema izquierda estaban los hebertistas, que reclamaban el papel de la voz de los sans-culottes de clase baja y que dominaban el Club Cordeliers radical y la Comuna de París. Los hebertistas abogaron por una aceleración del Terror y una escalada de la propia Revolución, que adoptó la forma de ataques contra la religión; los hebertistas supervisaron muchos de los programas de descristianización llevados a cabo durante el Terror y apuntalaron su propio culto ateo a la razón. Este grupo estaba liderado por unos recién llegados al liderazgo revolucionario, como Pierre Gaspard Chaumette, Charles-Philippe Ronsin y, por supuesto, Jacques René Hébert, el periodista que les dio nombre; el popular y obsceno periódico de Hébert, Le Père Duchesne, llenó el vacío de llamadas a la acción provocadoras que dejó el asesinato de Marat.

Portrait of Jacques René Hébert
Retrato de Jacques René Hébert
Edme Bovinet (Public Domain)

Robespierre y los dirigentes jacobinos atrincherados tacharon a los hebertistas de agitadores ultrarrevolucionarios que no querían otra cosa que robarles sus puestos en el gobierno. Robespierre, que estaba de acuerdo con Voltaire en que la creencia en un poder superior era esencial para el bienestar cívico, estaba disgustado por el ateísmo anticlerical de los hebertistas, y se sentía amenazado por sus llamamientos a medidas más radicales; de hecho, Robespierre creía que los hebertistas solo alejarían a las naciones neutrales de la Revolución y llevarían a más provincias francesas a la rebelión. Destacados historiadores franceses no han sido más amables con los hebertistas, y Jules Michelet los describió como "comadrejas con hocicos puntiagudos perfectamente adeptos a oler la sangre" (Furet, 363).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El 5 de septiembre de 1793, Hébert y Chaumette dirigieron una insurrección contra la Convención Nacional, exigiendo precios fijos para el pan y la muerte de los conspiradores contrarrevolucionarios. Si bien este acontecimiento dio inicio al Terror y condujo al surgimiento del Comité de Seguridad Pública, Robespierre y sus aliados desconfiaban de las ambiciones de los heterosexuales. Durante los dos meses siguientes, la política anticristiana de los hebertistas se hizo más atroz, ya que las iglesias de toda Francia fueron vandalizadas o rededicadas a la Razón, incluida la de Notre-Dame en París. Las iconografías cristianas fueron sustituidas por imágenes revolucionarias, mientras que los sacerdotes fueron humillados e incluso obligados a casarse. El calendario republicano francés se creó para borrar el cristianismo de la mente del público, y en Nantes, decenas de sacerdotes y monjas se ahogaron en el helado río Loira. Para Robespierre, obsesionado con la virtud, era vital detener a los hebertistas antes de que corrompieran definitivamente el alma de la República. Todo lo que necesitaba era una excusa para acabar con ellos.

Los indulgentes

El principal desafío a los hebertistas no vendría directamente de Robespierre, sino de un grupo de jacobinos que pretendían hacer retroceder el Terror y que deseaban impedir que la Comuna de París dirigida por los hebertistas acumulara más poder. Este grupo, llamado los indulgentes, asumió el título de facción moderada de la Revolución, que quedó vacante tras la caída de los girondinos. Centrados en Georges Danton (1759-1794), los indulgentes, o dantonistas, pedían la paz con las potencias europeas y la amnistía de miles de sospechosos de contrarrevolución. Algunos incluso deseaban poner fin a la Revolución o hacerla retroceder.

Eliminar publicidad

Advertisement

Portrait of Georges Danton, 1790
Retrato de Georges Danton, 1790
Anonymous (Public Domain)

Danton, que en su momento había instado al gobierno a ser "terrible" para que el pueblo no tuviera que serlo, quizás adoptó este enfoque más indulgente en un intento pragmático de salvar la República. Sin embargo, Danton también había sufrido recientemente la muerte de su primera esposa y había perdido el control de su querido Club de los Cordeliers a manos de los hebertistas. Es posible que estuviera realmente dispuesto a poner fin a la Revolución; tal vez el titán revolucionario de la voz pujante estaba cansado.

De los otros jacobinos prominentes que se convirtieron en indulgentes, algunos lo hicieron porque lamentaban el papel que habían desempeñado en la aparición del Terror; cuando se pronunció la sentencia de muerte contra 22 líderes girondinos el 30 de octubre, se oyó a Camille Desmoulins (1760-1794), cuyos periódicos habían contribuido a poner a la opinión pública en contra de ellos, gritar: "¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Soy yo quien los mata!" (Scurr, 289). Otros estaban motivados por la autoconservación. Este fue el caso de Fabre d'Eglantine, poeta, amigo de Danton durante mucho tiempo, y padre del Calendario Republicano Francés. Fabre se había visto envuelto en un complot de varios diputados de la Convención Nacional para enriquecerse a través de la liquidación de la Compañía Francesa de las Indias Orientales, sobornando y extorsionando a los antiguos directores. Sabiendo que los jacobinos moralistas difícilmente perdonarían tal corrupción si el escándalo salía a la luz, Fabre trató de apartarlos de su camino y hacer avanzar la causa indulgente de un solo golpe, arrojando a los hebertistas bajo el autobús.

Complot extranjero

Fabre se dirigió a Robespierre a mediados de octubre, le advirtió de un "complot extranjero" para socavar la Convención Nacional y derrocar la República. El complot, supuestamente ideado por el primer ministro británico William Pitt el Joven (1759-1806), era llevado a cabo por agentes infiltrados en la Revolución; Fabre nombró específicamente al prusiano Anacharsis Cloots y a uno de los colegas de Robespierre en el Comité de Seguridad Pública, Hérault de Séchelles. Y lo que es más importante, Fabre acusó a los hebertistas de estar implicados.

Eliminar publicidad

Advertisement

Tanto si Robespierre realmente le creía realmente a Fabre como si no, esta era una oportunidad extraordinaria para derribar a sus enemigos. Dos destacados hebertistas, Ronsin y François-Nicolas Vincent, fueron arrestados junto a varios de los "agentes" extranjeros implicados por Fabre. El 16 de octubre, el joven aliado y protegido de Robespierre, Louis Antoine de Saint-Just (1767-1794), pronunció un discurso denunciando a los hebertistas; el propio Robespierre habló contra ellos el 21 de noviembre, condenando el ateísmo como "aristocrático". El 5 de diciembre, el periodista Camille Desmoulins crea un periódico titulado Le Vieux Cordelier ("El viejo Cordelier") en el que denuncia los excesos de los hebertistas y pide clemencia para los encarcelados en virtud de la draconiana Ley de sospechosos. Ante esta incesante embestida, los hebertistas se callaron.

Camille Desmoulins
Camille Desmoulins
Joseph Boze (Public Domain)

Robespierre y sus aliados aprovecharon esta victoria y pudieron implantar en diciembre la Ley del 14 de Frimario, que centralizó aún más el poder en manos del Comité de Seguridad Pública, cimentando su papel como gobierno de facto de Francia. Esta ley sería conocida posteriormente como la "constitución del Terror"; en medio de la batalla entre indulgentes y hebertistas, el poder del Comité no hizo más que crecer.

Le Vieux Cordelier

Mientras tanto, Desmoulins sigue imprimiendo su Le Vieux Cordelier, que goza de una gran popularidad, lo que demuestra que mucha gente ya se había cansado del Terror. Los dos primeros números estaban dirigidos principalmente a los hebertistas y habían sido aprobados por Robespierre antes de su publicación. Ahora que los hebertistas se habían callado, Desmoulins no vio ninguna razón para detenerse y siguió criticando el Terror en sus dos números siguientes.

Eliminar publicidad

Advertisement

El número 3 de Le Vieux Cordelier ponía en duda la autoridad del temido Tribunal Revolucionario, mientras que el número 4 era un llamamiento directo al propio Robespierre para que pusiera fin al derramamiento de sangre. En estos números, Desmoulins también dio el peligroso paso de abogar por una vuelta a los principios revolucionarios de 1792, antes del Terror y del gobierno de los jacobinos. Esta idea no fue tomada con agrado por muchos líderes jacobinos; si bien habían resistido la caótica aceleración del Terror por parte de los hebertistas, todavía había mucho que ganar manteniendo el Terror bajo su control. Además, Robespierre no había aprobado de antemano el contenido de estos últimos números, por lo que se sentía perjudicado. Los amigos de Desmoulins se daban cuenta de que se estaba extralimitando; "Camille", advirtió uno de ellos, "pareces estar muy cerca de la guillotina" (Scurr, 299). Pero Desmoulins hizo caso omiso de estas advertencias, confiado en su amistad con Robespierre, que había sido su antiguo compañero de escuela.

[imagen:16669]

De hecho, Robespierre mantuvo inicialmente su paciencia con Desmoulins, encogiéndose de hombros como un joven irreflexivo que se dejaba llevar por las malas influencias. Una noche en el Club de los Jacobinos, Robespierre se resistió públicamente a los llamamientos para expulsar a Desmoulins de los Jacobinos, sugiriendo en cambio que bastaría con quemar los panfletos de Desmoulins. En respuesta, Desmoulins, citando a Jean-Jacques Rousseau, exclamó: "Quemar no es una respuesta"(ibid). Inmediatamente, la expresión de Robespierre se ensombreció. Desmoulins, que sabía que Rousseau era el ídolo de Robespierre, había utilizado deliberadamente la cita para provocar a su viejo amigo. Volviéndose hacia Desmoulins, Robespierre estalló de ira:

¡Qué! ¡Intentas justificar tus obras aristocráticas! Comprende esto, Camille, que si no fueras Camille no habría indulgencia para ti. Tus intenciones son malas. Tu cita: "¡Quemar no es una respuesta! ¿Es aplicable aquí? (Scurr, 299)

En lugar de retroceder, Desmoulins empeoró las cosas, recordando a Robespierre que le había mostrado los borradores de su documento; Robespierre respondió que solo había visto los dos primeros. Las cosas se agitaron tanto que Danton tuvo que intervenir, instando a Desmoulins a aceptar las críticas de Robespierre. Sin embargo, el daño estaba hecho; la noche siguiente, Robespierre atacó a Fabre d'Eglantine, cuya participación en el escándalo de las Indias Orientales corruptas había salido finalmente a la luz. Como era de esperar, este acto de inmoralidad disgustó al "Incorruptible" Robespierre, que atacó a Fabre con tales insultos que se vio obligado a huir del Club Jacobino, acosado por fuertes gritos de "¡guillotínalo!". El 8 de enero de 1794, Fabre fue expulsado de los jacobinos, al igual que Desmoulins dos noches después.

Caída de los hebertistas

El 21 de diciembre de 1793, Collot d'Herbois, miembro del Comité de Seguridad Pública, regresó a París tras la brutal represión de la revuelta de Lyon. Collot, ultrarrevolucionario, se enfureció por el trato que recibían los hebertistas en su ausencia, acusó a sus colegas de haberse ablandado con los contrarrevolucionarios y exigió la liberación de Ronsin y Vincent. Por la falta de pruebas en su contra, se les concedió la libertad, y con la llegada de Collot, los hebertistas ganaron confianza para pasar a su propia ofensiva y atacar a los indulgentes.

Robespierre no estaba de humor para ayudarles; con los periódicos de Desmoulins y la corrupción de Fabre, había quedado en ridículo y se inclinaba a tachar a todo el movimiento indulgente de hipocresía. Poco después de su discusión pública con Desmoulins, Robespierre se derrumbó, quizás por agotamiento emocional, y permaneció esporádicamente enfermo durante el resto de enero. También pasó gran parte de febrero y marzo confinado en su casa, dejando a Saint-Just a cargo de las apariciones públicas. En uno de sus cada vez más escasos discursos durante este periodo, Robespierre atacó a los indulgentes y a los hebertistas con igual furia:

En mi opinión, Camille y Hébert están igualmente equivocados... Les aseguro a todos los miembros fieles de la Montaña que la victoria está a nuestro alcance. Solo quedan unas pocas serpientes que aplastar. (Scurr, 302)

Con el mismo sentimiento de Robespierre, Saint-Just declaró que había tres pecados capitales contra una república: "uno es compadecerse de los prisioneros del Estado; otro es oponerse al gobierno de la virtud; y el tercero es oponerse al Terror" (Scurr, 305). Tanto los indulgentes como los hebertistas cumplían los criterios de estos delitos, respecto de los cuales Saint-Just insistía en que solo había un castigo: la muerte. Para evitar ese destino, los hebertistas decidieron aprovechar su popularidad entre los sans-culottes. El 4 de marzo, Hébert y Jean-Baptiste Carrier, de vuelta de la supervisión de los ahogados de Nantes, cubrieron un busto de la Libertad en el Club Cordeliers con un velo negro, señal de insurrección. Esa táctica había funcionado el 2 de junio para derribar a los girondinos, pero ahora no funcionaría.

Maximilien Robespierre
Maximilien Robespierre
Unknown Artist (Public Domain)

No se levantó ninguna multitud de ciudadanos enfadados en la revuelta. En cambio, Hébert y 19 de sus seguidores más destacados fueron arrestados. El 24 de marzo, fueron juzgados junto a los detenidos por su presunta participación en el "complot extranjero"; Robespierre supuso, con razón, que juzgar a los dos grupos juntos aumentaría la probabilidad de un veredicto de culpabilidad. La mayor multitud jamás reunida ante una guillotina acudió a ver morir a Hébert, seguido de Ronsin, Vincent, Anacharsis Cloots y los demás; "murieron como cobardes sin pelotas" dijo un espectador (Schama, 816). A pesar de que los hebertistas decían representar al pueblo, la muchedumbre no sentía mucha simpatía por sus muertes, conscientes de cuántas cabezas habían rodado por su culpa.

La caída de Danton

La muerte de los hebertistas dejó solo a los indulgentes entre Robespierre y su república idealista. Fabre d'Eglantine ya había sido arrestado por su participación en el escándalo de la Compañía de las Indias Orientales, aunque estaba claro que no se separaría mucho tiempo de sus amigos. El 22 de marzo, Robespierre asistió a una cena en la que también estaba invitado Danton. Durante la comida, Danton preguntó a Robespierre por qué había tantas víctimas del Terror y por qué tenían que morir tantos inocentes. "¿Quién dice que ha perecido algún inocente?" respondió fríamente Robespierre (Scurr, 309).

La biógrafa Ruth Scurr describe esta acalorada cena, en la que Danton habló con franqueza con Robespierre y le pidió que pusiera fin al Terror por el bien de Francia. Pero Robespierre el "Incorruptible" no se atrevería a sacrificar sus principios, ni siquiera para salvar vidas. "Supongo que un hombre con tus principios morales no pensaría que nadie merece ser castigado", espetó Robespierre. Con un aire de tristeza, Danton replicó: "Y supongo que a usted le molestaría que ninguno lo hiciera" (ibid). Robespierre se levantó bruscamente y se marchó dejando atrás a Danton y cualquier esperanza de reconciliación.

Esa misma noche, Robespierre permitió que el Comité añadiera el nombre de Danton a la lista de proscritos, algo a lo que se había opuesto violentamente antes. Scurr escribe que su firma en la orden de arresto fue la más pequeña de sus colegas, tal vez una señal de que sentía vergüenza al enviar a un amigo al cadalso. Uno de los miembros del Comité, Robert Lindet, se negó audazmente a firmar la orden, declarando: "Estoy aquí para salvar a los ciudadanos, no para matar a los patriotas" (Davidson, 216). Según una historia, Danton fue a ver a Robespierre por última vez el 29 de marzo, para intentar de nuevo reconciliar las diferencias entre ellos. Al entrar en la asamblea, Danton vio a Robespierre enfrascado en una conversación aparentemente amistosa con Camille Desmoulins. Aliviado, Danton se fue a su casa; él y Desmoulins fueron arrestados esa misma noche.

Danton fue arrestado junto a sus amigos más cercanos, entre ellos Desmoulins y Pierre Philippeaux; por si fuera poco, Robespierre también hizo arrestar y juzgar a Hérault de Séchelles junto a ellos. Gracias a Fabre, todos serían juzgados en relación con el escándalo de las Indias Orientales, así como por una acusación general de intento de derrocamiento del gobierno. El 2 de abril, al comienzo del juicio, una gran multitud abarrotaba la sala, lo que demuestra la popularidad de Danton, que no lo salvaría ahora, y Danton lo sabía muy bien. Cuando le preguntaron por su nombre y dirección, Danton respondió sombríamente: "Mi morada pronto será la nada, y mi nombre el panteón de la historia" (Scurr 313). Sin embargo, utilizó su teatralidad con gran efecto, hablando de su patriotismo y de la injusticia de su juicio hasta que el presidente del Tribunal le ordenó que guardara silencio.

[imagen:16665]

Como era de esperar, se dictó el veredicto de culpabilidad. Danton pasó sus últimas horas intentando calmar a Desmoulins, que entró en pánico como un niño asustado, preguntando una y otra vez: "¿matarán también a mi mujer?" (Scurr, 316). El 5 de abril de 1794, cuando la carreta que transportaba a los condenados rodó por las calles de París, Danton solo perdió la compostura una vez, despotricando furiosamente cuando pasaron por la residencia de Robespierre. En el cadalso, Danton fue el último en morir, obligado a bajar bajo una cuchilla cubierta de la sangre de sus amigos. Desafiante, miró al verdugo y dijo: "Muestra mi cabeza al pueblo. Será digno de verse" (Davidson, 216).

Con la muerte de los hebertistas y los indulgentes, las luchas de poder en el Reinado del Terror habían terminado. Robespierre obtuvo su victoria, por muy vacía que se sintiera. Durante tres meses, él y sus aliados seguirían controlando el destino de Francia, intensificando el Terror en su interminable búsqueda de una utopía de la virtud. Pero los hebertistas y los indulgentes tenían amigos supervivientes, que ayudarían a provocar la caída de Maximilien Robespierre el 27 de julio de 1794 (9 Termidor Año II), poniendo fin al Terror.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quiénes eran los dantonistas en la Revolución francesa?

Los dantonistas, o indulgentes, eran una facción de los revolucionarios franceses que deseaban ver el fin del Reinado del Terror. Estaban liderados por Georges Danton y Camille Desmoulins, que finalmente fueron guillotinados el 5 de abril de 1794.

¿Quién estaba en el poder durante el Reinado del Terror?

Durante el Reinado del Terror, los jacobinos controlaron Francia, aunque rápidamente cayeron en el sectarismo al discrepar sobre el alcance del Terror. En abril de 1794, Maximilien Robespierre ganó la lucha por el poder y siguió siendo influyente hasta su caída en julio, que marcó el fin del Terror.

¿Quiénes eran los hébertistas en la Revolución francesa?

En la Revolución francesa, los hebertistas fueron una facción extremista que impulsó la descristianización de Francia y la intensificación del Reinado del Terror. Los demás jacobinos los veían con disgusto y provocaron su caída y ejecución el 24 de marzo de 1794.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es Traductora Pública de inglés a español, nacida y residente en Uruguay. Sus áreas de especialización como traductora son la sanidad, la educación, la historia y el derecho.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, noviembre 16). Luchas de poder en el Reinado del Terror [Power Struggles in the Reign of Terror]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2105/luchas-de-poder-en-el-reinado-del-terror/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Luchas de poder en el Reinado del Terror." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 16, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2105/luchas-de-poder-en-el-reinado-del-terror/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Luchas de poder en el Reinado del Terror." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 16 nov 2022. Web. 02 feb 2023.

Afiliación