Reinado del Terror

Recaudación de fondos para los servidores, 2023

Gestionar un sitio web con millones de lectores por mes es costoso. Además de pagar por los servidores, también tenemos que pagar servicios relacionados como la red de distribución de contenidos, Google Workspace, el correo electrónico y mucho más. Preferiríamos invertir este dinero en producir más contenido sobre historia gratuito para todo el mundo. ¡Gracias por tu ayuda!
$2306 / $21000

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 01 noviembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Execution by Guillotine in the Place de la Revolution (by Pierre-Antoine Demachy, Public Domain)
Ejecución en la guillotina en la plaza de la Revolución
Pierre-Antoine Demachy (Public Domain)

El Reinado del Terror, o simplemente el Terror (la Terreur), fue un período culminante de violencia respaldada por el Estado durante la Revolución francesa (1789-99), que vio las ejecuciones públicas y los asesinatos en masa de miles de "sospechosos" contrarrevolucionarios entre septiembre de 1793 y julio de 1794. El Terror fue organizado por el Comité de Seguridad Pública, compuesto por doce hombres, que ejerció un control casi dictatorial sobre Francia.

El Terror fue la culminación de años de miedo y paranoia, sentimientos que habían existido durante mucho tiempo como corrientes subterráneas de la Revolución. En el otoño de 1793, cuando la Revolución se fracturó y la Guerra de la Primera Coalición (1792-1797) se descontroló, la Convención Nacional consideró necesario implantar el Terror como orden del día para poder erradicar a los espías y conspiradores contrarrevolucionarios. Esto condujo a la promulgación de la Ley de Sospechosos, que posibilitó la detención de entre 300.000 y medio millón de ciudadanos en todo el país. Se ejecutó a 16.594 de estos "sospechosos" luego de un juicio, mientras que alrededor de 10.000 murieron en prisión, y miles más fueron asesinados en diversas masacres organizadas en toda Francia. Se calcula que el número total de muertos durante los diez meses del Reinado del Terror oscila entre 30.000 y 50.000.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Ley de Pradial del año II (junio de 1794) condujo a una marcada aceleración de las matanzas, un período de un mes conocido como el Gran Terror, que solo terminó con la caída de Maximilien Robespierre el 9 de termidor del año II (27 de julio de 1794). El período posterior, conocido como la Reacción Termidoriana, puso fin al Terror y al dominio jacobino.

Los orígenes del Terror

El Reinado del Terror nació de un impulso de autopreservación revolucionaria, concebido por una Revolución paranoica que veía enemigos en todas partes. Ciertamente, los sentimientos de paranoia y temor no eran nada nuevo en 1793, ya que el espectro del Terror había estado presente desde los primeros días de la Revolución, siempre acechando en las sombras. El terror apareció el 22 de julio de 1789, cuando el miedo a un complot aristocrático para matar de hambre al pueblo llevó a una turba de París a asesinar brutalmente al ministro real Joseph Foullon y a su yerno. Ese mismo verano se produjo el Gran Miedo, en el que los rumores de tratos contrarrevolucionarios por parte de los aristócratas hicieron que los campesinos, presos del pánico, asaltaran los castillos de sus señores feudales.

Eliminar publicidad

Advertisement

Si el Terror fue alimentado por los temores del pueblo, fue encendido por las ideologías de sus líderes.

A medida que la Revolución se dividía cada vez más y que Francia entraba en guerra con la mayor parte de Europa, la histeria y la aprensión se hacían más comunes. Estos sentimientos se vieron exacerbados por la rápida depreciación del assignat (moneda) y la continua escasez de pan asequible. En el verano de 1793, los ciudadanos franceses de a pie no eran menos indigentes, hambrientos o desempleados que al comienzo de la Revolución. Además, los periodistas y políticos incendiarios los mantenían en vilo, insistiendo en que su pobreza y su hambre se debían a agentes contrarrevolucionarios o conspiradores extranjeros.

Esta retórica se veía constantemente reforzada por las acciones de los enemigos de la Revolución; por ejemplo, el Manifiesto de Brunswick, que amenazaba con la destrucción total de París por un ejército prusiano, demostraba que la libertad del pueblo estaba en grave peligro. Estos pensamientos condujeron a momentos sangrientos de histeria colectiva, como las masacres de septiembre de 1792, en las que las turbas de París masacraron brutalmente a más de mil "contrarrevolucionarios" y sacerdotes. En el verano de 1793, los contrarrevolucionarios parecían estar en todas partes; guerras civiles brutales como la Guerra de la Vendée y las revueltas federalistas, así como el asesinato de Marat el 13 de julio, reforzaron la idea de que la República estaba siendo atacada desde dentro, que los enemigos más peligrosos de Francia eran los propios franceses.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Maximilien Robespierre
Maximilien Robespierre
Unknown Artist (Public Domain)

Sin embargo, si el Terror fue alimentado por los temores del pueblo, fue encendido por las ideologías de sus líderes. En el centro del terror estaba el Comité de Seguridad Pública, casi dictatorial, dominado por Maximilien Robespierre (1758-1794), el líder idealista jacobino apodado "el Incorruptible" por la firmeza de sus creencias. Robespierre y sus seguidores creían firmemente que el objetivo final de la Revolución era obtener una república gobernada virtuosamente por la voluntad general. Pero existía el peligro acuciante de que, si se dejaba a ciertos malos actores a su aire, la voluntad general se corrompiera y la República fracasara. Para evitarlo, los robespierristas se propusieron eliminar a los posibles contrarrevolucionarios y traidores. Por lo tanto, una auténtica República no podía existir sin una base de Terror, ya que en palabras del propio Robespierre, "el terror sin virtud es fatal, la virtud sin terror es impotente" (Robespierre, 21).

El terror a la orden del día

El 2 de junio de 1793, la facción política moderada de los girondinos fue purgada de la Convención Nacional, la asamblea legislativa de la República. Esto dejó el poder político definitivo en manos de la facción extremista de la Montaña, que había dominado durante mucho tiempo la política del Club Jacobino de París y de sus clubes afiliados, con más de 500.000 miembros en todo el país. La Montaña pasó el verano de 1793 persiguiendo su programa izquierdista. Finalmente abolió la esclavitud colonial y redactó una nueva constitución que prometía ser más democrática que cualquier otra equivalente contemporánea, ofreciendo el sufragio universal masculino.

Eliminar publicidad

Advertisement

Sin embargo, mientras la Montaña celebraba sus victorias, la República Francesa estaba en peligro. La caída de los girondinos había provocado el estallido de revueltas federalistas en ciudades francesas clave, mientras que en la frontera, los ejércitos de la Coalición habían obligado a los franceses a ponerse a la defensiva. Mientras tanto, el valor del assignat seguía cayendo en picada. Esta inestabilidad provocó una huelga general entre los sans-culottes, o clases trabajadoras revolucionarias, de París, que fueron convencidos por el periodista "ultrarradical" Jacques-René Hébert para marchar sobre la Convención el 5 de septiembre. Los sans-culottes exigieron un aumento de los salarios, pan asequible y la creación de un ejército revolucionario que los proteja a ellos y a sus nuevas libertades.

The Idealized Sans-Culotte
Los sans-culotte idealizados
Louis-Léopold Boilly (Public Domain)

Mientras Robespierre se retuerce ante las demandas de los sans-culottes y las considera un posible golpe de estado por parte de sus enemigos ultrarradicales, su colega en el Comité de Seguridad Pública, Bertrand Barère, se las arregla para convertir la situación en su beneficio. Barère dijo a los sans-culottes que la reciente escasez de alimentos era obra de espías y conspiradores extranjeros que el Comité trabajaba incansablemente para desenmascarar. Si la Convención se movilizaba para hacer del terror el orden del día, y si el ejército revolucionario propuesto se ponía bajo la supervisión directa del Comité, Barère prometía entregar la sangre de los enemigos del pueblo, específicamente a María Antonieta y a Jacques-Pierre Brissot. Esto pareció satisfacer a las multitudes, que rápidamente se fueron a casa.

El 17 de septiembre se promulgó la infame Ley de Sospechosos, que permitía detener a cualquiera que "por su conducta, sus contactos, sus palabras o sus escritos se mostrara partidario de la tiranía, o del federalismo, o enemigo de la libertad" (Doyle, 251). Era una definición ambigua, que en la práctica podía aplicarse a casi cualquiera. El 29 de septiembre, la Ley del Máximo General puso controles de precios a numerosos bienes, para hacer más asequibles los alimentos. El 10 de octubre, el joven Louis-Antoine Saint-Just, miembro del Comité, propuso que el gobierno de Francia siguiera siendo "revolucionario hasta la paz" (Davidson, 188). Finalmente, en diciembre, la Ley del 14 de Frimaire centralizó aún más el poder en el Comité, consolidando su estatus como gobierno de facto de Francia. La nueva constitución jacobina nunca se puso en práctica, ya que para hacerlo habría sido necesario celebrar nuevas elecciones; en su lugar, se colocó reverentemente en un arca de cedro, para sacarla cuando fuera el momento adecuado, cuando todos los enemigos de Francia hubieran sido eliminados. Ese momento nunca llegaría.

Eliminar publicidad

Advertisement

Las herramientas del terror

En la cima de la jerarquía del Terror se encontraba el Comité de Seguridad Pública. Creado inicialmente en abril de 1793 para supervisar diversas funciones del gobierno, el Comité debía estar subordinado a la Convención Nacional, que teóricamente podía cambiar los miembros del Comité a voluntad. Sin embargo, el Comité eclipsó rápidamente a la Convención en cuanto a poder, y los doce hombres que formaban parte de él en septiembre de 1793 conservaron sus puestos de forma permanente hasta el final del Terror (con la excepción de Hérault de Séchelles, guillotinado en abril de 1794).

Debajo del Comité de Seguridad Pública había varios comités locales de vigilancia, encargados de desenmascarar y detener a todos los "sospechosos" dentro de sus jurisdicciones. Lo que definía a un sospechoso se dejaba a la discreción de cada comité de vigilancia, pero la gente podía ser denunciada por poseer simpatías monárquicas o católicas, por acaparar bienes o por algo tan simple como dirigirse a los vecinos como "monsieur" en lugar de "ciudadano". Una vez denunciado por un comité, el sospechoso se llevaba a prisión; si tenía mucha mala suerte, se lo llevaba ante el temido Tribunal Revolucionario, donde se jugaba el pellejo. El Tribunal contaba con 16 magistrados, un jurado de 60 personas y un fiscal, todos nombrados por la Convención. Ningún juicio podía durar más de tres días y solo se podía emitir uno de los dos veredictos: la absolución o la ejecución. A medida que el Terror se intensificaba, las absoluciones eran menos frecuentes.

Committee of Surveillance during the French Revolution
El Comité de Vigilancia durante la Revolución francesa
Jean-Baptiste Huet (Public Domain)

Por último, estaba el ejército revolucionario, que actuaba como brazo del Terror y llevaba la "justicia" revolucionaria al campo. A menudo, el ejército iba acompañado de representantes jacobinos en misión que estaban autorizados a celebrar juicios improvisados o consejos de guerra in situ.

Eliminar publicidad

Advertisement

Días de sangre: de octubre de 1793 a mayo de 1794

Con el Comité de Seguridad Pública en el poder, y las herramientas del Terror organizadas, las cabezas comenzaron a caer. Las primeras víctimas fueron los nobles del antiguo régimen; al juicio y ejecución de María Antonieta, el 16 de octubre de 1793, siguió la muerte del desventurado duque de Orleans, cuya adopción del nombre revolucionario Philippe Égalité no lo salvó. Madame Elizabeth, hermana del difunto rey Luis XVI de Francia, fue ejecutada más tarde, en mayo de 1794. Después de los nobles vinieron las muertes de líderes militares acusados de "derrotismo" o cobardía; el Conde de Custine fue ejecutado por retirarse de Renania, mientras que el general Jean-Nicolas Houchard, que había derrotado a los británicos en la batalla de Hondschoote, aún perdió la cabeza por no haber seguido su victoria.

A continuación llegaron las ejecuciones de los antiguos líderes que habían intentado y fracasado en su intento de tomar el control de la Revolución. Algunos de los líderes girondinos más destacados, como Brissot, Pierre Vergniaud y Madame Roland, fueron ejecutados a finales de octubre y principios de noviembre; los girondinos que habían escapado de París fueron perseguidos y asesinados tras el fracaso de las revueltas federalistas. Luego fue el turno de los Feuillants, la antigua facción monárquica constitucional; Antoine Barnave fue decapitado el 29 de noviembre, mientras que su colega, Jean Sylvain Bailly, fue ejecutado en el lugar de la Masacre del Campo de Marte, de la que se le había culpado. Otras víctimas destacadas fueron el célebre químico Antoine Lavoisier, la dramaturga feminista Olympe de Gouges y Lamoignon de Malesherbes, que había defendido a Luis XVI en su juicio.

Last Moments of the Girondins
Últimos momentos de los girondinos
Karl von Piloty (Public Domain)

A medida que avanzaba el Terror, Robespierre y sus aliados consolidaron su posición deshaciéndose de los rivales que quedaban. A la izquierda política de los robespierristas se encontraban los hébertistas, que promovían políticas de descristianización y deseaban intensificar el Terror. Inquieto por la creciente influencia de Jacques-René Hébert, Robespierre decidió atacar primero. Después de cerrar el famoso periódico de Hébert, Le Père Duchesne, Robespierre hizo arrestar a Hébert y a sus seguidores. Se aseguró de que los hébertistas fueran juzgados junto a un grupo acusado de conspirar en un "complot extranjero", para minimizar las posibilidades de absolución. Hébert y sus aliados fueron ejecutados el 24 de marzo de 1794. Los verdugos entretuvieron a la multitud deteniendo varias veces la caída de la cuchilla a centímetros del cuello de Hébert, que se lamentaba, antes de la caída final.

A continuación, los robespierristas persiguieron a sus enemigos de la derecha política, un grupo conocido como los indulgentes, dirigido por Georges Danton. Perturbados por el Terror, los indulgentes buscaban la clemencia para los implicados en la Ley de Sospechosos y deseaban el fin de las guerras revolucionarias francesas. El periodista Camille Desmoulins, perturbado por su propia participación en el Terror, publicó un nuevo panfleto, Le Vieux Cordelier, en el que atacó al régimen robespierrista y pidió el fin inmediato del Terror. Tuvo una gran acogida, vendió más de 100.000 ejemplares antes de que el Comité de Seguridad Pública lo clausurara.

Los indulgentes, entre los que se encontraban Danton, Desmoulins y Fabre d'Églantine, padre del calendario republicano francés, fueron detenidos la noche del 29 de marzo de 1794. De los doce miembros del Comité, sólo Robert Lindet se negó a firmar sus órdenes de muerte, declarando: "Estoy aquí para salvar a los ciudadanos, no para matar a los patriotas" (Davidson, 216). El 5 de abril, los indulgentes fueron a la guillotina; en el cadalso, Danton dijo al verdugo: "Muestre mi cabeza al pueblo. Será digna de verse" (ibid).

Trial of Danton, Desmoulins & Their Allies
Juicio a Danton, Desmoulins y sus aliados
Jean Mathias Fontaine (Public Domain)

El terror fuera de París

Junto a las víctimas históricamente notables del Terror, cientos de miles de ciudadanos anónimos y cotidianos fueron detenidos como sospechosos. Decenas de miles fueron enviados a la tumba. En toda Francia, 16.594 personas fueron llevadas a la guillotina, 2625 de las cuales fueron ejecutadas solo en París. Esta cifra no incluye las aproximadamente 10.000 personas que murieron en prisión, ni las decenas de miles que fueron asesinadas en las diversas ejecuciones masivas llevadas a cabo sin juicio.

En el invierno de 1793-94, entre 1800 y 4800 personas murieron ahogadas en el helado río Loira durante los ahogamientos de Nantes. Tras la revuelta de Lyon, cerca de 2000 rebeldes federalistas fueron agrupados y ejecutados por un cañón que les disparó a bocajarro. Lo más mortífero fueron las "columnas infernales" de soldados republicanos franceses que recorrieron la región rebelde de la Vendée, matando e incendiando indiscriminadamente a todo lo que encontraban. Teniendo en cuenta todo esto, es posible que durante el Terror murieran unas 50.000 personas, aunque es imposible conocer la cifra real.

Terror y religión

Bajo la influencia de los hebertistas, el Terror vio un aumento de los programas de descristianización durante la Revolución francesa. En octubre de 1793, la Convención Nacional aprobó un nuevo calendario republicano francés, que comenzaba retroactivamente el 22 de septiembre de 1792; la implicación aquí era que el nacimiento de la República Francesa, y no el nacimiento de Jesucristo, era el momento definitorio de la historia humana. En noviembre, los hebertistas promovían el culto ateo a la razón, un movimiento que había surgido en París y que se burlaba de las supersticiones del cristianismo. En toda Francia, las iglesias fueron reconsagradas a la Razón o vandalizadas, y los sacerdotes católicos fueron objeto de burlas y matrimonios forzados. El 7 de noviembre, el obispo de París se vio obligado a renunciar públicamente a su fe, declarándose "un cura... es decir, un charlatán" (Schama, 778). Tres días más tarde, se celebró un gran Festival de la Razón en la catedral de Notre-Dame, reconsagrada como Templo de la Razón. El culto era popular entre los sans-culottes y fue descrito por Anacharsis Cloots para adorar a "un solo Dios: el pueblo" (Carlyle, 375).

Festival of the Supreme Being
Fiesta del Ser Supremo
Pierre-Antoine Demachy (Public Domain)

A Robespierre le asqueaba el Culto a la Razón, que rechazaba cualquier divinidad. Aunque Robespierre no amaba el catolicismo, detestaba el ateísmo, pues creía que la creencia en un poder superior era esencial para el orden social. A menudo, citaba a Voltaire: "Si Dios no existiera, habría que inventarlo" (Scurr, 294). Y así, tras las ejecuciones de los hebertistas, Robespierre inventó un dios, en forma de su Culto al Ser Supremo. El culto de Robespierre, que reconocía la existencia de un dios y la inmortalidad del alma humana, pretendía crear una especie de virtud pública cívica. Sin embargo, los detractores de Robespierre creían que él mismo aspiraba a la divinidad; con los poderes de un dictador, ahora parecía que Robespierre deseaba los de un dios. Tales rumores se vieron reforzados el 8 de junio de 1794, cuando se construyó una colina artificial en el Campo de Marte para la Fiesta del Ser Supremo, en la que el propio Robespierre desempeñó el papel central.

Gran Terror y Termidor: junio-julio de 1794

El Terror no alcanzó su punto álgido hasta junio de 1794, con la Ley de Pradial del año II (10 de junio). Como las cárceles de París estaban llenas, la ley, propuesta por el miembro del Comité de Seguridad Pública Georges Couthon, pretendía acelerar el proceso judicial. Eliminaba la fase de investigación de un juicio, lo que significaba que los ciudadanos podían ser llevados a juicio simplemente por ser denunciados, sin ninguna otra prueba. La ley privaba al acusado de su derecho a un abogado y eliminaba el interrogatorio de los testigos. No es de extrañar que esto condujera a un dramático aumento de las ejecuciones; del 10 de junio al 27 de julio, alrededor de 1400 casos presentados ante el Tribunal Revolucionario de París terminaron en ejecución. Este mes final y culminante de ejecuciones masivas pasó a la historia como el Gran Terror.

French Revolutionary Tribunal
Tribunal de la Revolución francesa
Bibliothèque nationale de France (Public Domain)

Durante este tiempo, más personas comenzaron a cuestionar la premisa básica del Terror. Las guerras civiles habían sido reprimidas en su mayor parte, y la marea de la Guerra de la Primera Coalición había cambiado a favor de Francia tras la decisiva victoria en la Batalla de Fleurus. Sin embargo, aunque el peligro para la República francesa disminuía, el Terror seguía intensificándose. En la cúspide de su poder, Robespierre siguió justificando el Terror anunciando que poseía listas de enemigos de Francia, muchos de los cuales eran miembros de la Convención. Se negó a revelar los nombres de los traidores, prometiendo que los revelaría cuando llegara el momento.

Esto fue la gota que colmó el vaso, ya que la Convención se volvió contra Robespierre, nombrándolo proscrito. Fue arrestado la noche del 9 de termidor (27 de julio), con la mandíbula destrozada por un disparo de pistola autoinfligido o por uno de los gendarmes enviados a detenerlo. Al día siguiente, Robespierre fue guillotinado junto con 21 de sus partidarios, entre ellos Saint-Just, Couthon, François Hanriot y su hermano Augustin. En los meses siguientes, decenas de otros líderes jacobinos serían también guillotinados. La caída de Robespierre supuso el fin del Terror y un fuerte declive de la influencia jacobina.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué fue el Reinado del Terror y por qué fue importante?

El Reinado del Terror fue un período de violencia respaldada por el Estado durante la Revolución francesa, en el que los ciudadanos sospechosos de actividades "contrarrevolucionarias" fueron arrestados, juzgados y, a menudo, ejecutados. Solo en París, más de 2000 personas fueron guillotinadas durante este período, aunque el número total de muertos en toda Francia podría llegar a ser de 50.000.

¿Qué causó el Reinado del Terror?

El Reinado del Terror fue causado por una paranoia constante de que los enemigos estaban trabajando desde dentro de Francia para destruir la Revolución francesa y quitar las libertades del pueblo.

¿Quién inició el Reinado del Terror y por qué?

El Reinado del Terror fue presidido por Maximilien Robespierre y sus colegas del Comité de Seguridad Pública, que utilizaron el Terror para consolidar su propio poder, destruir a sus rivales políticos y eliminar a los presuntos enemigos "contrarrevolucionarios" que temían que corrompieran el cuerpo político de la nueva República Francesa.

¿Cómo terminó el Reinado del Terror?

El Reinado del Terror terminó con las detenciones y ejecuciones de Maximilien Robespierre y sus partidarios el 28 de julio de 1794. Esto condujo al periodo de la Reacción Termidoriana, que intentó revertir gran parte del daño causado por el Terror.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es Traductora Pública de inglés a español, nacida y residente en Uruguay. Sus áreas de especialización como traductora son la sanidad, la educación, la historia y el derecho.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, noviembre 01). Reinado del Terror [Reign of Terror]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21142/reinado-del-terror/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Reinado del Terror." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 01, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21142/reinado-del-terror/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Reinado del Terror." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 01 nov 2022. Web. 08 feb 2023.

Afiliación