Luis XVI de Francia

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 05 septiembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Portrait of Louis XVI of France (by Antoine-François Callet, Public Domain)
Retrato de Luis XVI de Francia
Antoine-François Callet (Public Domain)

Luis XVI (1754-1793) fue el último rey de Francia (que reinó de 1774 a 1792) antes de que se aboliera la monarquía durante la Revolución Francesa (1789-99). Rey indeciso, sus intentos de conducir a Francia a través de las crisis de la década de 1780 fracasaron y condujeron a la Revolución, la destrucción de la monarquía y su muerte en la guillotina el 21 de enero de 1793.

Los numerosos intentos de reconciliación con la revolución en ciernes fracasaron, y toda esperanza de que Luis XVI se convirtiera en un rey ciudadano obediente murió tras la Fuga a Varennes en 1791. Gobernó Francia primero como rey absolutista y luego como monarca constitucional (teóricamente), hasta que se vio obligado a ver cómo su pueblo establecía la Primera República Francesa y le otorgó el humilde nombre de ciudadano Luis Capeto. Fue el único rey francés ejecutado, y su muerte marcó el fin de mil años de monarquía francesa ininterrumpida.

Eliminar publicidad

Advertisement

Juventud

El futuro Luis XVI de Francia nació el 23 de agosto de 1754 como Luis Augusto de Francia en el palacio de Versalles. Era hijo de Luis Fernando, delfín de Francia, que a su vez era el único hijo superviviente del rey Luis XV de Francia (que reinó de 1715 a 1774). El delfín había estado casado primero con la infanta María Teresa de España, y su matrimonio fue afectuoso; la muerte de ella en el parto a los 20 años devastó al delfín, que se vio obligado a casarse de nuevo rápidamente para asegurar la línea familiar. En 1747, tomó como segunda esposa a María Josefa de Sajonia. Aunque este matrimonio fue relativamente sin amor, fue fructífero, y les dio siete hijos.

Algunos historiadores atribuyen a la tutela de Vaugayon la futura indecisión de Luis Augusto como rey.

Luis Augusto, que recibió el título de duque de Berry al nacer, era el tercer hijo del delfín, aunque ninguno de sus hermanos mayores sobreviviría a la infancia. Su nacimiento fue seguido por el de dos hermanos menores, Louis-Stanislas, conde de Provenza en 1755 (el futuro Luis XVIII de Francia) y Charles-Philippe, conde de Artois en 1757 (el futuro Carlos X de Francia). Los dos últimos hijos que se añadieron a la creciente familia del delfín fueron María Clotilde en 1759 e Isabel Filipina en 1764.

Eliminar publicidad

Advertisement

De niño, Luis Augusto era fuerte y sano. Le gustaban los deportes físicos y solía ir de caza con su abuelo Luis XV y sus dos hermanos menores. También era bastante estudioso, se destacaba especialmente en latín, geografía e historia. Sin embargo, a pesar de estos rasgos, está claro que Luis Augusto no estaba hecho para ser rey. Retraído, solitario y sin encanto, el joven duque de Berry se veía a menudo eclipsado por su hermano mayor, Luis-José, duque de Borgoña, que ya daba muestras de poseer la vivacidad y el carisma necesarios para ser un buen gobernante. Sin embargo, la muerte de Borgoña, en 1761, a la edad de nueve años, empujó a Luis Augusto al segundo lugar en la línea de sucesión. Cuatro años más tarde, su padre sucumbió a la tuberculosis, la misma enfermedad que también se llevaría a su madre antes del final de la década. A la muerte de su padre, el 20 de diciembre de 1765, Luis Augusto, de once años, heredó el título de delfín y se convirtió en heredero del Reino de Francia.

The Duke of Berry and the Count of Provence as Children
El duque de Berry y el conde de Provenza de niños
François-Hubert Drouais (Public Domain)

Ante la ausencia de una figura paterna, la responsabilidad de criar al futuro rey recayó en el duque de La Vaugayon. Tutor estricto y conservador, el plan de estudios de Vaugayon consistía principalmente en religión, moral y humanidades, aunque no logró cambiar las lecciones para que fueran más adecuadas para el heredero de Francia. De hecho, algunos historiadores atribuyen a la tutela de Vaugayon la futura indecisión de Luis Augusto como rey, ya que se le enseñó que la timidez era una virtud y que nunca debía revelar sus verdaderos pensamientos u opiniones a los demás. Luis Augusto se tomaría a pecho este último consejo, lo que daría lugar a un gran debate sobre su nivel de inteligencia y sus verdaderos pensamientos sobre la Revolución.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Matrimonio e hijos

En 1768, para reforzar la nueva alianza franco-austriaca, Luis XV dispuso que su heredero se casara con la archiduquesa austriaca María Antonia, hija menor de la emperatriz María Teresa de Habsburgo (que reinó de 1740 a 1780). La boda se celebró en Versalles dos años después, el 16 de mayo de 1770, cuando Luis Augusto tenía 15 años y su novia 14. A pesar de llevar la versión francesa de su nombre, María Antonieta, el pueblo francés no quiso olvidar el origen extranjero de la nueva delfina y se refirió a ella burlonamente como "la mujer austriaca". Todavía tímido y torpe, Luis Augusto no quiso o no pudo consumar su matrimonio el día de su boda, un deber marital que no cumpliría durante los siguientes siete años. Además, el joven delfín actuaba a menudo con frialdad hacia su esposa, prefería los paseos a caballo o las cacerías solitarias a su compañía. Esto causaría mucho dolor y vergüenza a la joven pareja, ya que su falta de hijos daría lugar a burlas por parte de Luis Augusto y a rumores sobre la infidelidad y depravación sexual de María Antonieta.

La falta de hijos en su matrimonio ha sido objeto de debate durante mucho tiempo. Luis no era impotente, como se creía en un principio, ni probablemente sufría de fimosis, una condición física que habría impedido el acto sexual. Tampoco fue culpa de María Antonieta, que claramente deseaba tener un hijo. Algunos historiadores sostienen que el celibato autoimpuesto por Luis era una cuestión psicológica; el historiador François Furet sugiere que Luis XVI temía ser controlado y manipulado por su esposa del mismo modo que su abuelo había sido controlado por sus diversas amantes, la última de ellas Madame du Barry.

Eliminar publicidad

Advertisement

Marie Antoinette in 1775
María Antonieta en 1775
Jean-Baptiste André Gautier-Dagoty (Public Domain)

Fuera cual fuera la razón, la pareja no consumó su matrimonio hasta que el hermano de María Antonieta, José II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (que reinó de 1765 a 1790), visitó París de incógnito en 1777. En una serie de cartas, José describió a Luis XVI como "bastante débil, pero no imbécil", afirmando que había "algo apático tanto en su cuerpo como en su mente" (Fraser, 156). Describiendo a Luis y a María Antonieta como "dos completos desatinos", José dio a la pareja un consejo que parece haber sido útil, ya que al año siguiente tanto Luis como María Antonieta escribieron al emperador anunciando el embarazo de la reina y agradeciéndole su ayuda (Fraser, 157).

La primera hija de la pareja, María Teresa, nació en 1778. Le siguieron el nacimiento de un delfín, Luis José, en 1781, y otro niño, Luis Carlos, en 1785. La última hija, Sofía, nació en 1787, aunque solo vivió once meses. Luis y su esposa adoraban a estos niños, cuyos nacimientos aportaron calidez y afecto a un matrimonio hasta entonces frío. Sin embargo, el daño a la reputación ya estaba hecho; Luis XVI se convirtió en el blanco de las bromas, mientras que la reina fue acusada de ser adúltera, y algunos llegaron a afirmar que los hijos reales no eran realmente del rey. María Antonieta también sería acusada de ser una despilfarradora descuidada y una espía traidora, aunque Luis XVI seguiría defendiéndola en grandes escándalos como el asunto del collar de diamantes en 1786. El hecho de que Luis XVI, considerado un rey moral, pudiera estar casado con una mujer como María Antonieta puso a muchos en su contra y aceleró su caída.

Rey de Francia y Navarra

El 10 de mayo de 1774, el rey Luis XV muere a la edad de 64 años. Con apenas 19 años, Luis Augusto subió al trono como Luis XVI, rey de Francia y Navarra. Sin embargo, junto con el reino de su abuelo, Luis XVI también heredó una enorme deuda estatal y problemas sociales que ya estaban carcomiendo la estructura del Antiguo Régimen. La coronación oficial de Luis en Reims, en junio de 1775, estuvo precedida por una ola masiva de revueltas por el pan, conocida como la Guerra de las Harinas, un presagio revelador de lo que estaba por venir.

Eliminar publicidad

Advertisement

Luis XVI llegó al trono joven e impresionable, sin gracia social ni confianza en sí mismo.

Los problemas a los que se enfrentaba el país eran graves y Francia necesitaba la guía de un líder fuerte y firme, un tipo de líder que Luis XVI no era. Llegó al trono joven e impresionable, sin gracia social ni confianza en sí mismo. Ya era un hombre regordete, lento y miope que disfrutaba comiendo y bebiendo en exceso. Rara vez revelaba sus verdaderas opiniones, ni siquiera en sus diarios privados, que se parecen más a los libros de contabilidad que a cualquier otra cosa. Furet señala que el diario de Luis XVI es un indicio revelador de su carácter: "este diario nunca traiciona el menor indicio de emoción, el menor comentario personal: revela un alma sin sentimientos fuertes, una mente perezosa por falta de ejercicio" (237).

La apreciación de Furet puede ser un poco dura, ya que el rey sí sentía mucho interés en algunas cosas. Sin embargo, sus mayores estandartes fueron los que contribuyeron a su perdición. Por ejemplo, la primera parte de su reinado se caracterizó por su fuerte deseo de ganarse el amor de su pueblo. Para ello, revocó la controvertida decisión tomada por el canciller de su abuelo, René Maupeou, y devolvió el poder a los parlements, los trece tribunales judiciales de Francia. Ciertamente, Luis XVI sabía que esta decisión no era acertada, ya que los parlements habían sido un gran problema para Luis XV durante los últimos años de su reinado, bloqueando cualquier programa que el antiguo rey había intentado presentar. Sin embargo, Luis XVI parecía creer que el compromiso valía la pena para ganarse el amor de su pueblo. Pensaba que era su deber escucharlos; la opinión pública, dijo una vez, "nunca se equivoca" (Andress, 13).

King Louis XVI of France in Grand Royal Costume, 1779
El rey Luis XVI de Francia en traje real, 1779
Antoine-François Callet (Public Domain)

Luis XVI volvió a escuchar a la opinión pública en 1778, cuando decidió ayudar a las trece colonias rebeldes de Gran Bretaña en América del Norte. Alentado por un círculo de asesores de corte belicista, Luis XVI se convenció de que la participación de Francia en la Revolución estadounidense avergonzaría a Gran Bretaña y devolvería a Francia el prestigio que había perdido tras su derrota en la Guerra de los Siete Años. La guerra también era popular entre el pueblo, que idealizaba América y su situación. El gobierno de Luis declaró oficialmente la guerra a Gran Bretaña en marzo de 1778. Aunque el esfuerzo militar fue finalmente exitoso, se sumó en gran medida a la ya montañosa pila de deuda estatal, mientras que el éxito de los americanos desilusionó aún más a muchos franceses con la idea de la monarquía despótica.

Eliminar publicidad

Advertisement

Luis XVI patrocinó las ciencias, en particular los experimentos aeronáuticos de Étienne Montgolfier, que asombró a una multitud enviando un globo de aire caliente de 18 m (60 pies) por encima de Versalles, llevando una oveja, un pato y un gallo en su cesta. Más tarde, Pilâtre de Rozier despegaría en un globo desde Versalles y se mantendría en el aire durante 25 minutos. En 1785, el interés del rey por todo lo relacionado con la náutica lo llevó a encargar al explorador Jean-François de La Pérouse la circunnavegación de la tierra; y esta misma obsesión marítima lo llevaría a visitar el puerto naval de Cherburgo en 1786, donde se estaba construyendo un costoso puerto. Recibido con gran fanfarria y gritos de"Vive le roi" ("Viva el rey"), Luis describió su viaje a Cherburgo como uno de los únicos momentos en los que fue realmente feliz durante su reinado. A pesar de su devoto catolicismo, Luis XVI aprobó el Edicto de Versalles en 1788. También conocido como el Edicto de Tolerancia, este devolvió los derechos civiles a los protestantes franceses 102 años después de que les fueran arrebatados por Luis XIV y la revocación del Edicto de Nantes (la plena libertad religiosa no llegaría hasta la Revolución).

Decadencia de la monarquía

En la década de 1780, la crisis financiera se hizo imposible de ignorar. Al elaborar una lista de reformas financieras, los ministros de Luis se vieron frustrados por los parlements, que vieron la oportunidad de recuperar parte de su autoridad. La Revuelta de los Parlamentos de 1788 contribuyó a entrelazar las dificultades financieras francesas con la creciente agitación social, ya que los ciudadanos de toda la nación pidieron la convocatoria de los Estados Generales, la reunión de los tres estamentos de la Francia prerrevolucionaria (clero, nobles, comunes). En agosto, Luis XVI no tuvo más remedio que acceder.

El 5 de mayo, los Estados Generales de 1789 se reunieron en Versalles, con diputados de los tres estamentos presididos por el ministro principal popular, Jacques Necker. Sin embargo, la reunión fracasó de inmediato, ya que el Tercer Estado se negó a pasar lista hasta que se le asegurara que los tres estamentos no votarían por separado, sabiendo que sería superado por los estamentos superiores en todas las cuestiones. Como los estamentos se estancaron, Luis XVI exigió que llegaran a una conclusión rápida. Sin embargo, su atención se desvió cuando su hijo de siete años y heredero, Luis José, murió repentinamente el 4 de junio. Mientras Luis estaba distraído, el Tercer Estado se declaró Asamblea Nacional y proclamó ilegales todos los impuestos existentes. Tras una serie de malentendidos, los miembros de la Asamblea prestaron el Juramento de la Corte de Tenis, jurando no disolverse hasta haber entregado una nueva constitución a Francia. La Revolución había comenzado.

The Opening of the Estates-General
La apertura de los Estados Generales
Isidore-Stanislas Helman (Public Domain)

Al sentir que el poder se le escapaba de las manos, Luis XVI decidió actuar. Ordenó la entrada de 30.000 soldados en la cuenca de París y despidió a los ministros reales que consideraba simpatizantes de los revolucionarios. Uno de ellos fue Necker, cuya destitución el 11 de julio fue demasiado para el pueblo. El 14 de julio, un ejército de comuneros parisinos asaltó la Bastilla, una fortaleza-prisión que simbolizaba el poder de la monarquía francesa. Después de la caída de la Bastilla, Luis cedió, reinstaló a Necker y ordenó a las tropas que se alejaran de París antes de saludar al pueblo desde un balcón para mostrar su supuesto compromiso con los objetivos de los revolucionarios. Otros monárquicos se sintieron más perturbados por el asalto a la Bastilla; el 16 de julio, el hermano de Luis Artois huyó de Francia junto con un séquito de partidarios.

La Asamblea Nacional estaba decidida a destruir el Antiguo Régimen y construir una nueva sociedad basada en la libertad, la igualdad y la fraternidad. En la noche del 4 de agosto, redactó los Decretos de Agosto, que abolían el feudalismo; semanas más tarde, aprobó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, que garantizaba los derechos naturales de los ciudadanos; en julio de 1790, aprobó la Constitución Civil del Clero, que sometía a la Iglesia Católica francesa a la autoridad del Estado. Luis XVI aceptó los tres decretos, aunque en contra de su voluntad. Cuando trató de rechazar los dos primeros, miles de mujeres del mercado parisino y guardias nacionales descendieron sobre el palacio de Versalles, obligándolo a él y a su familia a trasladarse a París, donde fueron mantenidos como prisioneros en todo menos en el Palacio de las Tullerías. A medida que la Revolución se radicalizaba y su posición como gobernante absoluto se tambaleaba, incluso alguien tan indeciso como Luis XVI pudo darse cuenta de que había que hacer algo.

Enemigo de la Revolución

En la noche del 20 al 21 de junio de 1791, Luis y su familia intentaron escapar de las Tullerías. La fuga del rey a Varennes fue un fracaso; aunque iba disfrazado, Luis fue reconocido por su retrato en una asignación de 50 libras y fue escoltado de vuelta a París por la Guardia Nacional. Este fue un momento decisivo en la Revolución; hasta entonces, muchos lo consideraban un rey benévolo, que simplemente estaba siendo engañado por sus ministros corruptos. Ahora estaba claro que el propio Luis XVI era hostil a la Revolución, ya que había dejado un manifiesto que condenaba la Revolución, sus objetivos y la Constitución. Ya no habría vuelta atrás, la gente pedía su destitución y se multiplicaban los gritos por la creación de una república.

Arrest of Louis XVI and His Family in Varennes, 1791
El arresto de Luis XVI y su familia en Varennes, 1791
Thomas Falcon Marshall (Public Domain)

Durante el otoño y el invierno de 1791, la posición de Luis empeoró. En septiembre, aceptó la Constitución de 1791 y fue conocido oficialmente por el título monárquico constitucional de "Rey de los franceses", en lugar de su anterior título absolutista de "Rey de Francia y Navarra". Confinados en las Tullerías, él y María Antonieta siguieron buscando la salvación en el extranjero, donde sus hermanos de Artois y Provenza estaban reuniendo un ejército de emigrantes, y donde el hermano de María Antonieta, el emperador austriaco Leopoldo II (que reinó de 1790 a 1792) era cada vez más hostil a la Revolución. En abril de 1792, las tensiones se desbordaron y Francia declaró preventivamente la guerra a Austria y a Prusia, dando inicio a las guerras revolucionarias francesas. Luis y María Antonieta esperaban que los austriacos se impusieran y les devolvieran el poder.

Esta esperanza sería en vano. El 10 de agosto de 1792, una multitud de parisinos asaltó el Palacio de las Tullerías, movidos por el miedo a la amenaza del ejército extranjero de destruir la ciudad. Luis XVI fue oficialmente arrestado tres días después y encarcelado con su familia en el Temple, la prisión fortaleza donde pasaría el resto de su vida. El 21 de septiembre, la Asamblea declaró a Francia como una república, y en adelante Luis sería conocido simplemente como el ciudadano Luis Capeto. Tras el descubrimiento de sus cartas privadas en un cofre de hierro, el ciudadano Capet fue juzgado por traición en diciembre y declarado culpable en enero de 1793. La Asamblea decidió la ejecución inmediata; el propio primo de Luis estuvo entre los que votaron por la muerte.

La noche del 20 de enero, Luis se despidió de su mujer y de sus hijos, prometiendo a una llorosa María Antonieta que volvería a visitarlos a la mañana siguiente, promesa que no pudo cumplir. El 21 de enero por la mañana, el antiguo rey comulgó a las 6 horas y pidió a su valet que entregue su anillo de bodas a la reina y el sello real a su hijo. Fue conducido al patíbulo de la plaza de la Revolución, donde intentó dirigirse a las 20.000 personas presentes en la plaza: "Muero inocente de todos los crímenes que se me imputan. Perdono a los que han provocado mi muerte y ruego que la sangre que vais a derramar nunca requiera Francia..."(Schama, 669).

Execution of Louis XVI
La ejecución de Luis XVI
Isidore Stanislas Helman (Public Domain)

El resto de su discurso fue ahogado por un repentino redoble de tambores. A continuación, Luis fue atado a un tablón y empujado hacia adelante bajo la guillotina. Una vez que cayó, el verdugo levantó la cabeza cortada para mostrarla a la multitud que lo aclamaba, que mojó papel y cintas en la sangre real como recuerdo. El rey tenía 38 años y su muerte fue un punto de inflexión en la Revolución y en las guerras posteriores.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién era Luis XVI?

Luis XVI (1754-1793) fue el último rey de Francia antes de la Revolución francesa (1789-99), que abolió la monarquía. Se opuso a la mayoría de las reformas de la Revolución y fue decapitado por los revolucionarios el 21 de enero de 1793.

¿Qué hizo Luis XVI durante su reinado?

Al principio del reinado de Luis XVI, involucró a Francia en la Revolución estadounidense, restableció los derechos civiles de los protestantes franceses y encargó expediciones de exploración. Hoy se lo recuerda principalmente por su oposición a la Revolución francesa y su posterior ejecución.

¿Por qué no fue popular Luis XVI?

Luis XVI se distanció de su pueblo por su indecisión, su incapacidad para afrontar las crisis de Francia y su defensa de María Antonieta. Luchó constantemente contra las políticas de la Revolución francesa e intentó huir de Francia en la Fuga a Varennes, un acontecimiento que lo expuso como indigno de confianza y hostil a la Revolución.

¿Por qué fue ejecutado Luis XVI?

Luis XVI fue juzgado por alta traición en diciembre de 1792 por la Convención Nacional Francesa. Fue condenado por conspirar con potencias extranjeras y ejecutado en la guillotina el 21 de enero de 1793.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, septiembre 05). Luis XVI de Francia [Louis XVI of France]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20340/luis-xvi-de-francia/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Luis XVI de Francia." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 05, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20340/luis-xvi-de-francia/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Luis XVI de Francia." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 05 sep 2022. Web. 08 dic 2022.

Afiliación