Napoleón Bonaparte en la incipiente Revolución francesa (1789-1794)

Artículo

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 14 julio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, afrikáans

De todas las carreras que alcanzaron picos increíbles durante la caótica década de la Revolución francesa (1789-1799), ninguna fue más espectacular ni impactante que la de Napoleón Bonaparte (1769-1821). De un nacimiento anodino en la nobleza corsa menor, Napoleón encontraría en la Revolución un camino hacia la fama, el éxito militar y, en última instancia, su papel como emperador de los franceses.

Portrait of Napoleon Bonaparte, 1792
Retrato de Napoleón Bonaparte, 1792
Henri Félix Emmanuel Philippoteaux (Public Domain)

Un rápido vistazo a su carrera bastaría para mostrar lo entrelazado que estaría su destino con la Revolución. Su prometedora actuación en el Sitio de Tolón en 1793 lo llevaría a comandar el Ejército de Italia de manera brillante, lo que a su vez contribuiría a proporcionarle la suficiente popularidad e influencia para hacerse con el control del gobierno en el Golpe del 18 de brumario, el acontecimiento que muchos estudiosos consideran el final de la Revolución. Para entender esta versión de Napoleón, es necesario observar la persona que era al comienzo de la Revolución; difícilmente la imagen de un elegante comandante militar o patriota francés, el Napoleón de 1789 era un hombre delgado y torpe que ni siquiera se consideraba francés.

Eliminar publicidad

Advertisement

De hecho, en 1789, el joven Napoleón de 20 años se encontraba en una especie de crisis de identidad, tratando de conciliar sus ambiciones de fama literaria con su educación como soldado, su devoción a los ideales revolucionarios franceses con su nacionalismo corso. Los primeros años de la Revolución fueron sin duda una época de desarrollo personal para el joven teniente de artillería, cuyo resultado no solo afectaría su propio futuro, sino también el de toda Europa.

Los corsos

En 1768, un año antes del nacimiento de Napoleón, el Reino de Francia compró Córcega a la República de Génova, que la había gobernado a distancia durante los siglos anteriores. Aunque en teoría estaban bajo control genovés, los corsos estaban acostumbrados a gobernarse a sí mismos. Recientemente habían reclamado su independencia, declarando la República de Córcega en 1755, pero tales aspiraciones de autogobierno se frustrarían con la llegada de los franceses. En palabras del propio Napoleón, él nació "cuando la patria agonizaba. Treinta mil franceses, vomitados sobre nuestras costas, ahogando la sede de la libertad en torrentes de sangre" (Bell, 18).

Eliminar publicidad

Advertisement

A pesar de cosechar los beneficios de la ocupación francesa, el adolescente Napoleón siguió siendo un acérrimo nacionalista corso.

Hubo resistencia, por supuesto. Liderados por Pasquale Paoli (1725-1807), los corsos lograron inicialmente rechazar la fuerza expedicionaria francesa que desembarcó en sus costas en 1768. Sin embargo, este éxito no duraría, ya que los franceses tenían ventaja en cuanto a efectivos y suministros; la victoria francesa en la batalla de Ponte Novu en 1769 destruyó la voluntad de lucha corsa. Aunque continuó la guerra de guerrillas esporádica, Paoli huyó a Gran Bretaña y Córcega fue anexionada por Francia.

Aunque esta derrota fue lamentada por muchos corsos, algunos supieron aprovechar este cambio de régimen. El padre de Napoleón, Carlo Buonaparte, fue uno de ellos. Antiguo aliado de Paoli, Carlo decidió abandonar la causa patriótica para asegurar un futuro a su familia. Su apuesta dio resultado, ya que la devoción de Carlo al nuevo gobierno le permitió asegurar el estatus de nobleza menor para su familia bajo la ley francesa, lo que a su vez le permitió enviar a sus hijos mayores a recibir educación en las academias reales francesas. Debido al cambio de lealtad de su padre, Napoleón, de diez años, fue educado en la academia militar de Brienne, en el norte de Francia, donde aprendió francés y destacó en matemáticas. Sin embargo, Paoli no olvidaría ni perdonaría la aparente traición de Carlo.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

A pesar de los beneficios de la ocupación francesa, el adolescente Napoleón siguió siendo un acérrimo nacionalista corso. Idolatraba al exiliado Paoli como luchador por la libertad y se aferraba al sueño de una Córcega independiente. Este comportamiento, junto con su extraño acento y su nombre difícil de pronunciar (inscrito en el registro escolar como Neapoleonne Buonaparte), alejó rápidamente a Napoleón de sus compañeros de clase franceses. Pasaba gran parte de su tiempo solo, y pronto desarrollaría un carácter "pensativo y sombrío", según su director (Roberts, 11). A falta de compañeros, Napoleón encontraba compañía entre sus libros. Adoraba la poesía y la historia, aunque también se interesaba por los filósofos de la Ilustración, tan populares en aquella época. Se aficionó especialmente a Jean-Jacques Rousseau, quizá por su apoyo a la situación de los corsos. Napoleón adoptó muchas de las ideas de Rousseau, que pronto se convertirían en las mismas que impulsaron la Revolución.

Napoleon at Brienne
Napoleón en Brienne
Jacques Marie Gaston Onfroy de Breville (Public Domain)

En 1786, un año después de graduarse en la prestigiosa Escuela Militar como teniente de artillería, Napoleón, de 16 años, se embarcó en una especie de carrera literaria. Como joven excepcionalmente ambicioso, no parecía probable que, al ser un hombre nacido en Córcega de la nobleza menor, llegara a ser muy importante en el ejército francés. Para compensar, Napoleón buscó la gloria literaria. A lo largo de los diez años siguientes, escribió más de 60 ensayos, novelas y cartas. Su primer ensayo conocido, escrito el 26 de abril de 1786, sostenía que Córcega tenía un derecho innegable a resistir a los franceses, mientras que un ensayo posterior, titulado Sobre el suicidio, era una interesante mezcla de orgullo nacionalista y angustia adolescente:

Eliminar publicidad

Advertisement

Mis compatriotas están cargados de cadenas, mientras besan con miedo la mano que los oprime... ustedes los franceses, no contentos con habernos robado todo lo que apreciamos, han corrompido también nuestro carácter. Un buen patriota debe morir cuando su patria haya dejado de existir. (Roberts, 22)

Aunque roza la traición, especialmente para un oficial alistado en el ejército francés, Napoleón continuó defendiendo su nacionalismo en sus escritos durante los años siguientes. Pasó meses, de forma intermitente, escribiendo una completa historia de Córcega, en la que comparaba a sus compatriotas con los virtuosos romanos de la antigüedad, al tiempo que escribía una novela titulada Nueva Córcega, que era, en palabras del biógrafo Andrew Roberts, poco mejor que una gráfica "fantasía de venganza francófoba" (Roberts, 31). No tuvo mucha suerte en la publicación y, durante un tiempo, pareció que el joven teniente de artillería estaba condenado a la oscuridad literaria y militar.

Entonces, en 1789, el curso de la historia cambió. Los Estados Generales de 1789 se declararon Asamblea Nacional, arrebatando la autoridad al rey. En julio, los plebeyos se toman la justicia por su mano con el asalto a la Bastilla. La Revolución francesa había comenzado.

El revolucionario

A pesar de sus obligaciones como oficial francés, Napoleón acogió la Revolución como una manifestación de los ideales de la Ilustración en los que había llegado a creer, un triunfo de la lógica y la razón. No obstante, cumplió con su deber de soldado y ayudó a dispersar una revuelta en Auxonne ocho días después de la caída de la Bastilla, arrestando a 33 personas. En agosto, recibió el permiso para regresar a Córcega con licencia por enfermedad. De vuelta a la capital corsa de Ajaccio, Napoleón se reunió con sus hermanos, José y Lucien, este último ya era un firme partidario de la política revolucionaria radical a la edad de 14 años. Los Bonaparte se convirtieron en francos partidarios de la revolución en Ajaccio, luciendo la escarapela tricolor en sus sombreros y firmando sus cartas con el obligatorio "ciudadano".

Eliminar publicidad

Advertisement

A principios de 1790, los Bonaparte se unieron aún más a la causa revolucionaria cuando la Asamblea Nacional proclamó a Córcega como departamento de Francia. Sometidos a las leyes francesas, los corsos se beneficiarían de la ciudadanía y, por si fuera poco, la Asamblea declaró que Córcega sería gobernada únicamente por corsos. Al mismo tiempo, invitaron a Paoli a regresar de su exilio de 22 años. Napoleón quedó extasiado, como demuestra la enorme pancarta que colgaba de la Casa Bonaparte, en la que figuraba: "Vive la Nación! Vive Paoli!"(Roberts, 33).

Pasquale Paoli
Pasquale Paoli
William Beechey (Public Domain)

Sin embargo, no todos los corsos estaban encantados con estos acontecimientos, y nadie estaba menos contento que el propio héroe de Napoleón, Pasquale Paoli. El anciano luchador por la libertad no veía en el decreto de la Asamblea más que un intento de París de imponer aún más su voluntad en la isla. No vio en los hermanos Bonaparte más que a los hijos de un colaborador francés. Puede que Carlo Buonaparte estuviera muerto, pero por la forma en que sus hijos celebraban el gobierno de París, Paoli no los consideraba mejores. Se negó a apoyar la campaña de José Bonaparte como diputado a la Asamblea de Córcega, y se sintió aún más ofendido por un panfleto escrito por Napoleón, que se burlaba de muchos de los exiliados corsos retornados por su preferencia por una constitución al estilo de la de Gran Bretaña en lugar de la constitución que estaba elaborando la Asamblea. A causa de este panfleto, Paoli rechazó de forma pasiva-agresiva la petición de Napoleón de escribir la dedicatoria de su historia de Córcega e incluso se negó a leer el manuscrito, con la excusa de que "la historia no debe escribirse en la juventud" (Roberts, 34). Los sueños de éxito literario de Napoleón se vieron de nuevo frustrados, esta vez por su héroe de la infancia.

Tras volver brevemente al servicio en Francia, Napoleón regresó a Córcega a principios de 1792 para presentarse a las elecciones como teniente coronel de la Guardia Nacional de Córcega. Fue una elección sucia y dramática, llena de sobornos e incluso de secuestros temporales de funcionarios electorales. Paoli apoyó al oponente de Napoleón, pero este contaba con el apoyo de Antoine-Christoph Saliceti, que representaba a la Convención Nacional en Córcega (la Convención había sucedido a la Asamblea Nacional como órgano de gobierno de Francia). Con el apoyo de París, Napoleón ganó la elección y la tenencia de coronel.

Eliminar publicidad

Advertisement

Poco después de que Napoleón obtuviera su puesto, Saliceti dio la orden de que todos los monasterios y conventos de Ajaccio fueran despojados, y que los beneficios fueran enviados para financiar el tesoro del gobierno central en París. Esta medida fue recibida con indignación por los ciudadanos católicos de Ajaccio, que se amotinaron el domingo de Pascua de 1792. Le correspondió a Napoleón reprimir la revuelta. La sangrienta lucha duraría cuatro días, en los que incluso murió uno de los lugartenientes de Napoleón a su lado. Al parecer, durante la confusión, Napoleón intentó sin éxito capturar la ciudadela fortificada de la ciudad, que estaba guarnecida por tropas regulares francesas. Paoli, viendo la oportunidad de deshacerse del molesto coronel, escribió al ministerio de guerra en París, acusando a Napoleón de traición. Afortunadamente para Napoleón, el asunto no se resolvió, ya que el Ministerio de Guerra tenía otros asuntos de los que preocuparse; el 20 de abril de 1792, Francia declaró la guerra a Austria y Prusia e invadió los Países Bajos austriacos.

El jacobino

Napoleón no pudo quedarse en Ajaccio tras la debacle del Domingo de Pascua, así que regresó a París, con la esperanza de reanudar su comisión en el ejército. Se encontraba en la ciudad durante la Manifestación del 20 de junio de 1792, cuando una turba parisina irrumpió en el Palacio de las Tullerías, abordó al rey Luis XVI de Francia y a la reina María Antonieta, y obligó al rey a ponerse el gorro rojo de la libertad en el balcón del palacio. Aunque no respetaba la monarquía, Napoleón odiaba las turbas y se preguntaba por qué el rey y sus guardias habían permitido que la turba les humillara sin luchar. Al parecer, según su amigo Bourrienne, Napoleón comentó: "¡Qué locura! ¿Cómo han podido permitir la entrada de esa chusma? ¿Por qué no barren a cuatrocientos o quinientos de ellos con los cañones? El resto se iría rápidamente" (Roberts, 39).

La Revolución había dado a Napoleón un nuevo propósito.

Todavía estaba en París ese septiembre cuando más de 1200 personas fueron asesinadas en las cárceles de la ciudad en las Masacres de Septiembre. Estas masacres, una reacción a la amenaza de Prusia y Austria de destruir París, fueron defendidas por Napoleón, que declaró: "Creo que las masacres... han producido un poderoso efecto en los hombres del ejército invasor. En un momento, vieron a toda una población levantarse contra ellos" (Roberts, 40). Estas palabras le acercan al jacobinismo, una ideología que ya había abrazado plenamente su hermano Lucien, que se hacía llamar "Brutus" en la sección corsa del Club Jacobino.

En 1793, escribió un panfleto titulado Le Souper de Beaucaire, un relato de una cena ficticia en el pueblo de Beaucaire. El panfleto, que adopta la forma de una discusión entre él mismo y un grupo de comerciantes descontentos, sostiene que Francia se encuentra en peligro existencial y que hay que apoyar al gobierno jacobino, para que los aristócratas vengativos no engullan a la nación. El panfleto, que marcó a Napoleón como un verdadero simpatizante de la causa jacobina, llamó la atención de Augustin Robespierre, hermano menor del líder jacobino más famoso, quien dispuso su publicación. Esto supuso un punto de inflexión en la carrera de Napoleón, ya que le proporcionó valiosos contactos.

The Supper at Beaucaire
La cena en Beaucaire
Jean-Jules-Antoine Lecomte du Nouÿ (Public Domain)

Regresó a Córcega a finales de 1792, justo después de la declaración de la Primera República Francesa, para defender la causa de los jacobinos. A su regreso encontró la isla aún más antifrancesa que cuando la dejó, ya que muchos se habían alienado por las políticas de descristianización de la Revolución y por las masacres de septiembre. Napoleón, por su parte, estaba totalmente del lado de la Revolución. Como explica su biógrafo Roberts:

Pasó de ser un nacionalista corso a un revolucionario francés no porque finalmente superara el acoso escolar, ni por nada que tuviera que ver con su padre... sino simplemente porque la política de Francia y Córcega había cambiado profundamente y también su lugar en ellas. (41)

Por aquel entonces, dejó de escribir historia y ficción, afirmando que ya no tenía "la pequeña ambición de convertirse en autor" (Bell, 19). La Revolución le había dado un nuevo propósito. En febrero de 1793, un mes después de la ejecución del rey Luis XVI, Napoleón recibió su primer mando militar verdadero. Su tarea consistía en liberar tres pequeñas islas sardas del Reino de Piamonte-Cerdeña, que desde hacía poco formaba parte de la lista de enemigos de Francia, que se ampliaba rápidamente. Había sido seleccionado por Paoli, que quizás, en secreto, esperaba que fracasara: lejos de los 10.000 hombres que la Convención de París pedía para la expedición, Paoli había proporcionado a Napoleón solo 1800. Esto no fue suficiente para completar la tarea, y Napoleón se vio obligado a regresar a Córcega derrotado.

A estas alturas, la ruptura entre los partidarios de Paoli y la Convención era inevitable; de hecho, la lealtad de Paoli se estaba acercando a Gran Bretaña, sus antiguos anfitriones durante su exilio. Sin embargo, incluso ahora Napoleón intentaba conciliar su lealtad a su patria con su nueva identidad como revolucionario francés. Pero cuando Saliceti ordenó el arresto de Paoli por traición, sus partidarios se rebelaron contra el régimen jacobino. Napoleón se dio cuenta de que tenía que tomar una decisión. Eligió la República.

El soldado

El 3 de mayo de 1793, Napoleón fue detenido por los partidarios de Paoli cuando se dirigía a reunirse con su hermano José en Bastia. Fue liberado poco después por los aldeanos que simpatizaban con Francia, aunque la finca familiar, la Casa Bonaparte, fue saqueada por los paolistas unas semanas más tarde. Tras tomar la ciudad de Ajaccio, el gobierno de Paoli ilegalizó oficialmente a la familia Bonaparte. Un abatido Napoleón denunció finalmente a su héroe de la infancia, escribiendo que Paoli tenía "odio y venganza en su corazón" (Roberts, 44). Con pocas opciones, toda la familia Bonaparte abandonó Córcega el 11 de julio de 1793 a bordo del barco Proselyte, desembarcando en la ciudad portuaria francesa de Tolón dos días después. A finales de mes, Paoli reconoció al rey Jorge III de Gran Bretaña como gobernante de Córcega. Salvo por una breve parada en la isla en 1799 en su viaje de regreso de la campaña en Egipto, Napoleón no volvería a ver Córcega.

Las conexiones jacobinas de Napoleón no tardarían en dar sus frutos. El 24 de agosto, un ejército combinado de la Coalición, formado por británicos, españoles y napolitanos, ocupó Tolón por invitación de los rebeldes fédérés que se habían sublevado allí. Debido a su amistad con importantes figuras jacobinas como Saliceti y Augustin Robespierre, y a que el ejército se había visto mermado por las emigraciones y ejecuciones masivas, Napoleón recibió inmediatamente el rango de mayor en el ejército que se había enviado a retomar la ciudad. En octubre, estaba al mando de toda la artillería que participaba en el asedio. Sus brillantes y audaces acciones durante el asedio de Tolón se convirtieron en el primer capítulo de la leyenda napoleónica; desempeñó un enorme papel en la caída de la ciudad en diciembre. Por sus acciones, recibió el rango de general de brigada el 22 de diciembre, con apenas 24 años.

Bonaparte at the Siege of Toulon
Bonaparte en el Sitio de Tolón
Édouard Detaille (Public Domain)

Aprovechando su nueva influencia, Napoleón presentó un plan para la invasión de Italia al Comité de Seguridad Pública a principios de 1794. Fue apoyado por Augustin Robespierre, que supervisaba el teatro de guerra italiano, y que había ayudado a conseguir que Napoleón fuera nombrado comandante de artillería del Ejército de Italia. Ese mes de julio, Napoleón se embarcó en misiones secretas a Génova en nombre de Robespierre, con la esperanza de integrarse más estrechamente en el liderazgo jacobino. Era el peor momento posible para hacerlo. Ese mes, la Reacción Termidoriana provocó la caída y ejecución de los principales líderes jacobinos, incluidos los hermanos Robespierre. Debido a su relación con Augustin, Napoleón fue detenido el 9 de agosto en Niza.

Si Napoleón hubiera estado en París cuando los jacobinos perdieron el poder, podría haber sido guillotinado junto con su antiguo patrón. En cambio, fue liberado por falta de pruebas el 20 de agosto. Mientras que otros antiguos jacobinos podrían haber deseado caer en la oscuridad después de una situación tan cercana, Napoleón seguía siendo un hombre de insaciable ambición. Sus hazañas no tardaron en llamar la atención de uno de los nuevos líderes termidorianos, Paul Barras, quien encargó a Napoleón que reprimiera un levantamiento en París: la revuelta del 13 de Vendemiaire. Napoleón ejecutó esta tarea con calculada eficacia, utilizando la famosa "pizca de racimo de metralla", lo que elevó aún más su posición. En marzo de 1796, en parte gracias a las gestiones de su nuevo mecenas Barras, Napoleón recibió el mando del Ejército de Italia. La Primera Campaña de Italia de Napoleón sería el momento decisivo de la Guerra de la Primera Coalición, y también pondría a Napoleón en su trayectoria hacia el trono.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, julio 14). Napoleón Bonaparte en la incipiente Revolución francesa (1789-1794) [Napoleon Bonaparte During the Early French Revolution (1789-1794)]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2036/napoleon-bonaparte-en-la-incipiente-revolucion-fra/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Napoleón Bonaparte en la incipiente Revolución francesa (1789-1794)." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 14, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2036/napoleon-bonaparte-en-la-incipiente-revolucion-fra/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Napoleón Bonaparte en la incipiente Revolución francesa (1789-1794)." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 14 jul 2022. Web. 03 oct 2022.

Afiliación