Campaña de Napoleón en Egipto y Siria

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3081 / $18000

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 27 abril 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, árabe, francés, italiano, persa, turco
X
Bonaparte Before the Sphinx (by Jean-Léon Gérôme, Public Domain)
Bonaparte ante la Esfinge
Jean-Léon Gérôme (Public Domain)

La expedición francesa a Egipto y Siria (1798-1801), dirigida por Napoleón Bonaparte, tenía como objetivo establecer una colonia francesa en Egipto y amenazar las posesiones británicas en la India. A pesar de las victorias francesas iniciales, la campaña terminó en fracaso y Egipto permaneció bajo control otomano. La expedición también condujo al descubrimiento de la piedra de Rosetta y al nacimiento de la egiptología moderna.

Un nuevo Alejandro

A finales de 1797, la República Francesa dominaba Europa Occidental, tras haber derrotado a casi todos sus enemigos en la Guerra de la Primera Coalición. Solo Gran Bretaña seguía en guerra; a pesar de los tibios intentos de paz de 1797, los británicos mostraban ahora una renovada determinación, mientras el Primer Ministro William Pitt el Joven intentaba financiar una segunda coalición antifrancesa. El Directorio francés, el gobierno de la República, estaba igualmente decidido a llevar la guerra hasta el final y reunió un ejército de 120.000 hombres para una audaz invasión de Gran Bretaña. El mando de este Ejército de Inglaterra fue otorgado al general Napoleón Bonaparte, que emprendió una rápida gira por los astilleros para evaluar la viabilidad de tal expedición. Su desalentadora conclusión fue que la superioridad naval británica condenaba al fracaso cualquier intento de invasión. En su lugar, Bonaparte ofreció una vía alternativa a la victoria, sugiriendo que los franceses podían amenazar el imperio británico estableciendo una colonia en Egipto.

Eliminar publicidad
Publicidad
La situación de Egipto lo convertía en la base perfecta desde la que los franceses podrían amenazar los intereses británicos.

Los ministros franceses llevaban jugando con la idea de una colonia francesa en Egipto desde la década de 1760, pero el deseo del Directorio de derrotar a Gran Bretaña la hacía especialmente atractiva ahora. El Directorio necesitaba desesperadamente recuperar la pérdida de sus colonias en las Indias Occidentales, y la rumoreada riqueza de Egipto la convertiría en una buena incorporación al imperio colonial francés en apuros. La ubicación de Egipto también lo convertía en la base perfecta desde la que los franceses podrían amenazar los intereses británicos tanto en el Mediterráneo como en la India, y Bonaparte sugirió abrir comunicaciones con elementos antibritánicos en la India como Tipu Sultan. El Directorio vio incluso las ventajas de una derrota, ya que los libraría del molesto general Bonaparte, cuya creciente popularidad lo convertía en una amenaza. El insaciablemente ambicioso Bonaparte, por supuesto, tenía sus propios motivos, deseando emular a su héroe Alejandro Magno y construir un imperio oriental. "Europa es una topera", comentó Bonaparte en una ocasión, "todas las grandes reputaciones han venido de Asia" (Roberts, 159).

Napoleon in Egypt
Napoleón en Egipto
Jean-Léon Gérôme (Public Domain)

Al no ver inconvenientes, el Directorio aprobó la expedición con la condición de que Bonaparte recaudara por sí mismo los fondos necesarios y que regresara a Francia en un plazo de seis meses. Casi inmediatamente, Bonaparte consiguió los 8 millones de francos necesarios, asegurando "contribuciones" de las repúblicas hermanas de Francia en Holanda, Suiza e Italia. Bonaparte seleccionó 21 de las mejores demibrigadas de Francia, que sumaban unos 38.000 soldados. También llenó su cuerpo de oficiales con algunos de los generales más talentosos del ejército francés. Alexandre Berthier volvió como su indispensable jefe de estado mayor, mientras que los mandos de las divisiones estaban en manos de los experimentados generales Jean-Baptiste Kléber, Louis Desaix, Louis-Andre Bon, Jean Reynier y Jacques Menou. Bonaparte incluso llevó a su hijastro Eugene de Beauharnais y a su hermano Louis como ayudantes de campo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Con la esperanza de dotar a la expedición de un propósito científico, Bonaparte se hizo con los servicios de 167 de los científicos y eruditos más distinguidos de Francia; dirigidos por el matemático Gaspard Monge, estos sabios (savants) debían llevar a cabo investigaciones y mostrar los avances científicos europeos. La presencia de estos sabios conduciría al descubrimiento de la piedra de Rosetta y al nacimiento de la egiptología moderna.

La toma de Malta

Cuando la expedición francesa se reunió en Tolón, ni los soldados ni los sabios sabían adónde se dirigían; el control de la Marina Real sobre el Mediterráneo significaba que la discreción era de suma importancia. A principios de mayo de 1798, una armada francesa al mando del vicealmirante Brueys se reunió para transportar a la nueva Armée d'Orient a Egipto; la flota constaba de 13 navíos de línea, 13 fragatas y más de 200 transportes. Una flota de tan enorme tamaño no podía evitar ser detectada por los agentes ingleses, y para cuando la expedición zarpó el 19 de mayo, una escuadra de buques de guerra británicos al mando de Horatio Nelson merodeaba por el Mediterráneo en su busca. Sin embargo, la suerte estaba del lado de la flota francesa; el 21 de mayo, un fuerte vendaval desarboló el buque insignia de Nelson y dispersó su escuadra hacia Cerdeña. Tras reparar sus naves, Nelson navegó a menos de 20 millas de la flota francesa, que pasó desapercibida gracias a la espesa niebla.

Eliminar publicidad
Publicidad
Tras hacerse con el control de Malta, Bonaparte saqueó su tesoro y dedicó seis días a reformar la administración maltesa.

Los franceses llegaron a Malta sin incidentes el 10 de junio. Bonaparte, que quería asegurar la isla antes de dirigirse a Egipto, ordenó una invasión con el pretexto de que la isla había mostrado hostilidad al no permitir que anclara toda su flota. Aunque los Caballeros de San Juan, la orden militar que controlaba Malta, era famosa por resistir asedios, la isla cayó en manos de los franceses tras una resistencia mínima, ya que la mitad de los caballeros eran franceses y se negaron a luchar contra sus compatriotas. Tras hacerse con el control de Malta, Bonaparte saqueó su tesoro y dedicó seis días a reformar la administración maltesa; expulsó a los Caballeros de San Juan, abolió la esclavitud y el feudalismo, reformó el hospital y la universidad y permitió a los judíos construir una sinagoga. Después dejó atrás una guarnición y zarpó hacia Alejandría el 19 de junio.

Campaña en Egipto

El Imperio otomano gobernaba Egipto desde 1517, aunque con el paso de los siglos el dominio del sultán sobre el país se había debilitado. En 1798, Egipto estaba bajo el dominio de facto de los mamelucos, una casta militar originaria de las montañas del Cáucaso, que habían impuesto duros impuestos y eran generalmente odiados por sus súbditos egipcios. Bonaparte esperaba presentarse como un libertador, escribiendo panfletos en los que afirmaba que había sido enviado por Alá para deshacerse de la tiranía mameluca. Para evitar hostilidades con los otomanos, Bonaparte se había asegurado de que el ministro francés de Asuntos Exteriores, Charles-Maurice de Talleyrand, iría a Constantinopla para explicar los propósitos franceses y prometer al sultán que Egipto seguiría pagándole un tributo anual. Sin embargo, a pesar de ser el mayor partidario de la expedición egipcia, Talleyrand nunca fue a Constantinopla; no sería la última vez que traicionaría a Napoleón.

La flota francesa llegó a la costa de Alejandría el 1 de julio, y Bonaparte desembarcó en Marabut, a 13 km de distancia. Los franceses asaltaron Alejandría a la mañana siguiente; el general Menou asaltó el Fuerte Triangular a las afueras de la ciudad, mientras Kléber y Bon se apoderaban de las puertas de Pompeyo y Rosetta. Impulsados por la sed, los franceses atacaron con mayor determinación, y la ciudad estaba en manos francesas al mediodía.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bonaparte permaneció en Alejandría durante una semana antes de partir hacia El Cairo el 7 de julio, dejando la flota anclada en la bahía de Aboukir y 2000 hombres de guarnición. La subsiguiente marcha por el desierto fue brutal, y el sufrimiento causado por el calor abrasador y las nubes de mosquitos se vio agravado por la falta de agua; los pozos a lo largo de la ruta estaban envenenados o bloqueados por miembros de las tribus beduinas. Muchos soldados sufrieron oftalmia, que les causó ceguera temporal, y los rezagados fueron eliminados por los mamelucos que los perseguían. La disciplina alcanzó un nivel crítico, ya que varios soldados se pegaron un tiro y otros conspiraron para amotinarse.

Battle of the Pyramids, 1798 CE
Batalla de las Pirámides, 1798
Louis-François, Baron Lejeune (Public Domain)

La moral mejoró el 10 de julio, cuando el ejército llegó al Nilo; los soldados, delirantes, se precipitaron a las turbias aguas para beber, y varios murieron por exceso de alcohol. El 13 de julio, Bonaparte se enfrentó y derrotó a un ejército mameluco al mando de Murad Bey en la batalla menor de Shubra Khit. Murad se retiró solo para reunir nuevas fuerzas y reapareció el 21 de julio en las afueras de la ciudad de Embabeh. Los 20.000 franceses parecían sumamente superados en número; Murad Bey mandaba 6000 mamelucos a caballo y una milicia de 54.000 fellahin o campesinos árabes. Sin embargo, Bonaparte no se dejó intimidar. Formó cada una de sus cinco divisiones en un cuadrado, con cañones situados en las esquinas. Aludiendo a la Gran Pirámide de Giza, claramente visible desde el campo, Bonaparte dijo a sus hombres: "¡Desde lo alto de esas pirámides, cuarenta siglos os contemplan!". (Chandler, 224).

La batalla de las Pirámides fue la victoria francesa más famosa de la campaña. Las formaciones cuadradas hicieron inútil a la formidable caballería mameluca, ya que los caballos se encabritaban y se desprendían de sus jinetes cuando se veían amenazados por las bayonetas francesas. En dos horas, los mamelucos habían sido derrotados, y cientos de ellos se ahogaron en su aterrorizado intento de huir a través del Nilo. Los mamelucos solían cabalgar a la batalla con todos sus objetos de valor, lo que significaba que un solo cadáver mameluco bastaba para hacer rico a un soldado francés; durante días después de la batalla, los franceses se dedicaron al macabro deporte de pescar cadáveres mamelucos en el río con bayonetas. El cogobernante de Murad Bey, Ibrahim Bey, abandonó El Cairo sin luchar, y Bonaparte entró triunfante en la ciudad el 24 de julio. El general Desaix fue enviado a perseguir a Murad e Ibrahim hasta el Alto Egipto, y Desaix se cubrió de gloria tras derrotar a los mamelucos en El Lahun (7 de octubre), Samhud (22 de enero de 1799) y Abnud (8 de marzo).

Eliminar publicidad
Publicidad

Explosion of L'Orient at the Battle of the Nile
Explosión de L'Orient en la batalla del Nilo
George Arnald (Public Domain)

La buena suerte de Bonaparte no duraría para siempre. El 1 de agosto de 1798, Nelson alcanzó por fin a la flota francesa anclada en la bahía de Aboukir. En la batalla del Nilo, la armada francesa fue aniquilada; 11 de los 13 navíos de línea fueron capturados o destruidos, y la explosión del buque insignia francés L'Orient mató al almirante Brueys y a 1000 marineros franceses. La totalidad de la victoria de Nelson dejó a Bonaparte sin suministros ni refuerzos de Francia; al día siguiente de recibir la noticia, Bonaparte bromeó con sus oficiales: "Me parece que os gusta este país. Es una gran suerte, porque ahora no tenemos flota que nos lleve de vuelta a Europa" (Roberts, 178).

Ocupación de El Cairo

Con gran parte de Egipto bajo su control, Bonaparte intentó ganarse a la población. En El Cairo, entabló discusiones teológicas con los jeques locales, demostrando su conocimiento del Corán y dando la impresión de que pretendía convertirse al islam. El 20 de agosto financió una celebración de tres días del cumpleaños del profeta Mahoma, durante la cual fue declarado yerno del Profeta y recibió el nombre de Alí-Bonaparte. El último día de las celebraciones, Bonaparte inauguró el Institut d'Egypte con Monge como presidente, en un intento de impresionar a los cairotas con la ciencia y la razón de la Ilustración.

Muchos no se lo creyeron, y el descontento siguió latente bajo la ocupación francesa. En septiembre, la incapacidad de Talleyrand para cumplir su parte del trato se hizo patente cuando el Imperio otomano declaró la guerra a Francia; el 20 de octubre llegó a El Cairo la noticia de que los otomanos estaban reuniendo un ejército en Siria para atacar a Bonaparte. Esa misma noche, El Cairo estalló en una revuelta. El general Dupuy, gobernador militar de la ciudad, muere acuchillado en la calle, mientras que 15 guardaespaldas de Bonaparte y uno de sus ayudantes de campo son asesinados y sus cuerpos entregados a los perros. Antes de que Bonaparte pudiera lanzar una respuesta adecuada, 300 soldados franceses habían muerto y los rebeldes cairotas se habían refugiado en la Gran Mezquita de Gama-el-Azhar.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Revolt in Cairo, October 1798
Revuelta en El Cairo, octubre de 1798
Anne-Louis Girodet-Trioson (Public Domain)

Consciente de que cualquier retraso animaría a más de los 600.000 ciudadanos de El Cairo a unirse a la sublevación, Bonaparte respondió con crueldad. Bombardeó la Gran Mezquita con artillería antes de enviar a su infantería, que profanó el edificio. En la lucha inicial murieron 2500 rebeldes y, en las semanas siguientes, cientos más fueron ejecutados. Para ahorrar munición, Bonaparte mandó decapitarlos, apilar sus cabezas en el centro de la ciudad y arrojar sus cuerpos al Nilo. El 11 de noviembre, la revuelta había sido reprimida y Bonaparte pudo dirigir su atención hacia la creciente amenaza en Siria.

Campaña en Siria

Bonaparte decidió adelantarse a la invasión otomana. En febrero de 1799, condujo a 13.000 hombres fuera de Egipto, formados por cuatro divisiones mermadas al mando de los generales Reynier, Kléber, Bon y Jean Lannes, con la caballería dirigida por Joachim Murat. El 17 de febrero, Bonaparte fue detenido por 2000 soldados otomanos que defendían la fortaleza de El-Arish. La fortaleza cayó dos días después tras un temible bombardeo, y Bonaparte permitió a la guarnición marcharse tras jurar por el Corán que no volverían a luchar contra él. Los franceses atravesaron Gaza antes de iniciar el asedio de Jaffa el 3 de marzo. El asedio se prolongó durante tres días, momento en el que Bonaparte envió a un mensajero para exigir la rendición de la ciudad; el gobernador de Jaffa decapitó al mensajero y exhibió la cabeza en sus murallas. Al día siguiente, miles de franceses enfurecidos irrumpieron en la ciudad, y Bonaparte sometió a Jaffa a 24 horas de saqueo desenfrenado. Como recordaba un horrorizado sabio:

Las vistas eran terribles. El ruido de los disparos, los gritos de las mujeres y los padres, las pilas de cadáveres... el olor a sangre, los gemidos de los heridos, los gritos de los vencedores peleándose por el botín. (Roberts, 189)

Las atrocidades no terminaron ahí. Como algunos de los defensores de Jaffa eran los mismos hombres que Bonaparte había liberado tras tomar El-Arish, el general decidió castigar a toda la guarnición. El 9 de marzo, entre 2000 y 3000 prisioneros de guerra fueron llevados a una playa al sur de Jaffa, donde fueron masacrados. Bonaparte defendió sus acciones alegando que no tenía suficiente comida para alimentarlos, a pesar de que acababa de sacar unas 400.000 raciones de galletas de Jaffa. Como señala el biógrafo Andrew Roberts, en esta masacre hubo un elemento racial, ya que Bonaparte ciertamente no habría tratado con tanta crueldad a un ejército europeo rendido.

Napoleon Visits the Plague Victims of Jaffa
Napoleón visita a las víctimas de la peste de Jaffa
Antoine-Jean Gros (Public Domain)

En una interesante muestra de justicia kármica, el ejército francés se vio afectado por la peste bubónica poco después de las masacres de Jaffa. Con una tasa de mortalidad del 92%, se producían 270 nuevos casos al día; aunque Bonaparte hizo todo lo posible por visitar a los enfermos y cuidar de sus hombres, no podía permanecer mucho tiempo en Jaffa. El 14 de marzo, Bonaparte reunió a sus soldados sanos y partió hacia Acre.

Asedio de Acre

Bonaparte llegó a las afueras de Acre el 18 de marzo y encontró la ciudad formidablemente defendida. La guarnición estaba al mando de Jezzar Pasha, gobernador de Siria, cuya crueldad le había valido el apodo de "el carnicero"; los otomanos estaban abastecidos y reforzados por el astuto comodoro británico Sir Sidney Smith, que había estado librando una guerra psicológica contra los franceses negándoles el acceso a cualquier noticia procedente de Francia. Bonaparte seguía confiando en una rápida victoria hasta que la flotilla que transportaba sus pesados cañones de asedio fue capturada por el enemigo, y los franceses pronto se encontraron bajo el fuego de sus propios cañones. Bonaparte se vio obligado a recurrir a métodos de asedio que consumían más tiempo, como la zapa.

Esta fue solo la primera de una serie de calamidades que se abatieron sobre el ejército asediador. El ataque inicial de Bonaparte, el 28 de marzo, terminó en desastre cuando se descubrió que las escaleras francesas eran demasiado cortas para escalar las murallas; Bonaparte ordenó ocho grandes ataques más en las nueve semanas siguientes, todos los cuales terminaron en fracaso. Las líneas de asedio francesas también se extendían por terrenos pantanosos infestados de mosquitos, lo que provocó un brote de malaria. A medida que las bajas francesas empezaban a acumularse, Bonaparte se dio cuenta de que lo estaban privando de sus oficiales de talento. El popular general Cafferelli sucumbió a la gangrena el 28 de abril, y el general Bon fue herido de muerte el 10 de mayo. El general Lannes y Eugene de Beauharnais resultaron gravemente heridos.

Battle of Mount Tabor
Batalla del Monte Tabor
Léon Cogniet (Public Domain)

El 16 de abril, los franceses derrotaron a un ejército otomano de socorro en la batalla del Monte Tabor. A pesar de lo impresionante de la victoria, no sirvió para mejorar las perspectivas de Bonaparte de capturar Acre. Al poco tiempo, Sidney Smith llevó a cabo su mayor acto de guerra psicológica hasta la fecha cuando permitió que una noticia verdadera llegara al ejército de Bonaparte; se trataba de un periódico que anunciaba el comienzo de la Guerra de la Segunda Coalición y las derrotas militares que habían caído sobre Francia en Europa. Consciente de que su talento era necesario en Europa, Bonaparte levantó el sitio el 20 de mayo y emprendió el largo y desmoralizador viaje de regreso a El Cairo. El fracaso del asedio siempre perseguiría a Bonaparte, que más tarde se lamentaría: "Perdí mi destino en Acre" (Roberts, 198).

Retirada

Al llegar a El Cairo el 14 de junio, Bonaparte reunió a todos los soldados disponibles y marchó hacia Alejandría. Para cuando llegaron, Smith había transportado a 15.000 soldados otomanos al mando de Mustafá Pachá a Aboukir; el 25 de julio, Bonaparte se enfrentó a ellos en la batalla de Aboukir, que resultaría ser su última victoria en Egipto. En la batalla murieron 2000 otomanos y muchos más se ahogaron al ser arrojados al mar. Los franceses perdieron menos de 1000 bajas, pero con la flota de Brueys destruida y Francia de nuevo en guerra con Europa, estaba claro que no llegarían refuerzos.

Sin comunicar a nadie su intención de abandonar Egipto, Bonaparte zarpó el 23 de agosto con solo algunos oficiales y sabios, abandonando al resto en Alejandría. En 41 días estaba de vuelta en Francia y, a finales de año, se había hecho con el control del gobierno francés en el Golpe del 18 de brumario.

Assassination of Kléber
Asesinato de Kléber
Antoine-Jean Gros (CC BY-NC-SA)

A pesar de las afirmaciones de Bonaparte de que era necesario en Europa, el ejército que dejó atrás se sintió traicionado. Nadie estaba más furioso que el general Kléber, que heredó el mando de la desintegrada expedición; Kléber empezó a referirse a Bonaparte como "ese enano corso", prometiendo vengarse cuando regresara a Europa. Kléber nunca tendría la oportunidad, ya que fue asesinado en Alejandría en junio de 1800.

El mando pasó al general Menou, responsable de la defensa de Alejandría cuando un ejército anglo-otomano al mando de Sir Ralph Abercromby atacó el 21 de marzo de 1801. Aunque Abercromby resultó herido de muerte, la batalla de Alejandría se saldó con una victoria aliada. El Cairo cayó en junio y Menou rindió Alejandría el 2 de septiembre de 1801 tras un largo asedio. El Tratado de París de 25 de junio de 1802 puso fin a las hostilidades entre Francia y el Imperio otomano, y Egipto volvió a caer bajo control otomano.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué Napoleón abandonó su ejército en Egipto y regresó a Francia?

Napoleón afirmó haber abandonado su ejército en Egipto porque su talento era necesario en Europa, donde Francia luchaba en la Guerra de la Segunda Coalición; sin embargo, es posible que también estuviera renegando de la campaña egipcia, que había resultado infructuosa.

¿Qué hizo Napoleón en Siria?

Napoleón invadió Siria en febrero de 1799. Capturó Jaffa y sitió Acre, donde encontró una feroz resistencia por parte de los defensores anglo-otomanos. Aunque ganó la batalla del monte Tabor, no pudo tomar Acre y se vio obligado a retirarse a Egipto.

¿Por qué Napoleón dirigió una campaña en Egipto?

Napoleón dirigió una campaña en Egipto para establecer allí una colonia francesa que permitiera a Francia amenazar el comercio británico en el Mediterráneo y la India. Napoleón también estaba motivado por el deseo de seguir los pasos de su héroe Alejandro Magno y labrarse un imperio en Oriente Próximo y Asia.

¿Qué ocurrió en la campaña de Napoleón en Egipto?

La campaña de Napoleón en Egipto fue inicialmente un éxito, ya que ganó la batalla de las Pirámides y capturó El Cairo. Pero las derrotas francesas en la batalla del Nilo y en el sitio de Acre hicieron que la campaña terminara en fracaso, ya que Napoleón abandonó su ejército en Alejandría y regresó a Europa.

¿Cómo contribuyó la campaña egipcia de Napoleón a la egiptología?

En su campaña egipcia, Napoleón llevó consigo a 167 sabios, entre los que había científicos y otros eruditos franceses, para que realizaran investigaciones en Egipto. Entre otros hallazgos, un oficial del ejército de Napoleón redescubrió la piedra de Rosetta, que permitió descifrar los antiguos jeroglíficos egipcios.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó de la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2023, abril 27). Campaña de Napoleón en Egipto y Siria [Napoleon's Campaign in Egypt and Syria]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21818/campana-de-napoleon-en-egipto-y-siria/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Campaña de Napoleón en Egipto y Siria." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 27, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21818/campana-de-napoleon-en-egipto-y-siria/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Campaña de Napoleón en Egipto y Siria." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 27 abr 2023. Web. 20 jul 2024.

Afiliación