Feudalismo

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 22 noviembre 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, portugués, francés
Rochester Castle (by Michael Kooiman, CC BY-SA)
Castillo de Rochester
Michael Kooiman (CC BY-SA)

El feudalismo era el sistema de las sociedades medievales europeas de los siglos X al XIII en el que se establecía una jerarquía social basada en el control administrativo local y la distribución de la tierra en unidades (feudos). Un terrateniente (señor) entregaba un feudo, junto con una promesa de protección militar y legal, a cambio de un pago de algún tipo por parte de la persona que lo recibía (vasallo).

El pago del vasallo al señor se solía hacer en forma de servicio feudal, que podía consistir en un servicio militar o en el pago regular de productos o dinero. Tanto el señor como el vasallo eran hombres libres y el término feudalismo no suele aplicarse a la relación entre el campesinado no libre (siervos o villanos) y la persona de mayor rango social en cuyas tierras trabajaban.

Eliminar publicidad

Advertisement

Problemas de definición

Aunque los términos "feudalismo" y "sociedad feudal" se utilizan habitualmente en los textos de historia, los estudiosos nunca se han puesto de acuerdo sobre el significado exacto de estos términos. Los términos se aplicaron a la sociedad medieval europea a partir del siglo XVI y, posteriormente, a las sociedades de otros lugares, especialmente en el período Zhou de China (1046-256 a.C.) y el período Edo de Japón (1603-1868). Las personas que vivían en la Edad Media no utilizaban el término "feudalismo". Una vez definido el concepto de sistema feudal, tampoco se puede aplicar de manera uniforme en los distintos estados europeos, ya que había variaciones en las leyes y costumbres en las distintas zonas geográficas y en los distintos siglos. En consecuencia, muchos historiadores consideran que el término feudalismo solo tiene una utilidad limitada para entender las sociedades medievales.

El Oxford English Dictionary ofrece la definición más concisa de feudalismo, sin dejar de incluir sus distintos niveles de aplicación:

Eliminar publicidad

Advertisement

Sistema social dominante en la Europa medieval, en el que la nobleza poseía tierras de la Corona a cambio del servicio militar, y los vasallos eran a su vez arrendatarios de los nobles, mientras que los campesinos (villanos o siervos) estaban obligados a vivir en las tierras de su señor y a rendirle homenaje, trabajo y una parte de los productos, teóricamente a cambio de protección militar.

The Feudal Society in Medieval Europe
La sociedad feudal en la Europa Medieval
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Orígenes del feudalismo

La palabra "feudalismo" deriva de los términos latinos medievales feudalis, que significa cuota, y feodum, que significa feudo. El canon significaba la tierra entregada (el feudo) como pago por el servicio militar regular. El sistema tiene sus raíces en el sistema señorial romano (en el que se compensaba a los trabajadores con protección mientras vivían en grandes propiedades) y en el reino de los francos del siglo VIII, en el que un rey entregaba tierras de por vida (benefice) para recompensar a los nobles leales y recibir servicio a cambio. El sistema feudal propiamente dicho se generalizó en Europa occidental a partir del siglo XI, en gran parte gracias a los normandos, ya que sus gobernantes repartieron tierras allí donde sus ejércitos las conquistaron.

El vasallo recibía los ingresos de la tierra, tenía autoridad sobre sus habitantes y podía transmitir los mismos derechos a sus herederos.

Señores y vasallos

Empezando por la cúspide de la pirámide de la sociedad, el monarca (un buen ejemplo es Guillermo el Conquistador [que reinó de 1066 a 1087], que consideraba todas las tierras de Inglaterra como su propiedad personal) podía dar una parcela de tierra (de tamaño variable) a un noble que, a cambio, fuera vasallo de ese monarca, es decir, que prometiera lealtad y servicio cuando se le requiriera. Se creaba así un vínculo personal. El servicio más común y necesario era el militar. Las obligaciones militares incluían luchar en el ejército de ese monarca o proteger los bienes de la Corona, como los castillos. En algunos casos, en lugar del servicio militar se ofrecía un pago en dinero (conocido como escudaje), que el monarca utilizaba para pagar a soldados mercenarios. El vasallo recibía cualquier renta de la tierra, tenía autoridad sobre sus habitantes y podía transmitir los mismos derechos a sus herederos.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los nobles que habían recibido tierras, a menudo denominados vasallos suzerain, podían tener mucho más de lo que necesitaban o podían administrar por sí mismos, por lo que a menudo subarrendaban partes de ellas a vasallos arrendatarios. Una vez más, la persona recibía el derecho a usar y beneficiarse de esta tierra y, a cambio, de una forma u otra, debía un servicio al propietario. Este servicio podía adoptar la forma de un servicio militar (típico en el caso de un caballero) o, dado que los arrendatarios podían ser de una clase social inferior (pero aún así eran hombres libres) y podían no tener las habilidades o el equipo militar necesario, lo más habitual era que ofrecieran un porcentaje de sus ingresos de la tierra que alquilaban (ya sea en dinero o en productos) o, más adelante en la Edad Media, hicieran un pago fijo de renta. También había cuotas especiales irregulares que se pagaban al señor, como cuando su hija mayor se casaba o su hijo era nombrado caballero.

English Medieval Knight
Caballero medieval inglés
The British Museum (Copyright)

El acuerdo por el que se creaba un vasallo se conocía como "homenaje", ya que a menudo se arrodillaban ante su señor feudal particular y hacían un juramento de lealtad, por el que, a cambio, no solo recibían la tierra, sino también la protección de su señor, si era necesario. La promesa de protección no era un asunto menor en tiempos de guerra, cuando eran frecuentes las incursiones de los estados vecinos hostiles, y cuando existía un peligro perpetuo de bandolerismo general. La protección también se materializaba en forma de apoyo y representación legal si un vasallo se encontraba ante un tribunal civil o eclesiástico. El arrendatario solía transmitir su tenencia a su heredero, aunque a veces era posible vender el derecho de tenencia a un tercero, siempre que el señor propietario de la tierra estuviera de acuerdo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Otro tipo de relación en las sociedades feudales, especialmente en la Alemania y la Francia medievales, era el alodio, una propiedad inalienable, es decir, que no se podía recuperar. Los titulares de un alodio seguían debiendo alguna forma de lealtad a un señor local superior, pero la relación no se basaba en la propiedad de la tierra y, por tanto, esa lealtad era más difícil de aplicar.

El sistema feudal se perpetuaba como un statu quo porque el control de la tierra requería la capacidad de realizar el servicio militar y la tierra era necesaria para financiar el servicio militar.

El sistema feudal se perpetuó como statu quo porque el control de la tierra requería la capacidad de realizar el servicio militar y, debido a los costos que suponía (de armas, armaduras y caballos), se necesitaba la tierra para financiar el servicio militar. Así, existía una división perpetua entre la aristocracia terrateniente (monarcas, señores y algunos arrendatarios) y quienes trabajaban la tierra para ellos, que podían ser trabajadores libres o no libres. Los trabajadores no libres eran siervos, también conocidos como villanos, que se encontraban en la base de la pirámide social y que constituían la gran mayoría de la población. El campesinado trabajaba sin remuneración en las tierras de propiedad o renta de otros para producir alimentos para sí y (lo que no es menor) alimentos y beneficios para sus amos. Se los solía tratar como poco más que esclavos y no podían abandonar la finca en la que vivían y trabajaban. Sin embargo, los historiadores modernos suelen aplicar el término "feudalismo" solo a la relación entre señores y vasallos, y no al campesinado. En cambio, la relación entre siervo y propietario o arrendatario se denomina sistema señorial por la unidad de tierra más común, el "señorío".

Consecuencias y efectos

La consecuencia del sistema feudal fue la creación de grupos muy localizados de comunidades que debían lealtad a un señor local específico que ejercía una autoridad absoluta en su dominio. Como los feudos solían ser hereditarios, se estableció una división de clases permanente entre los que tenían tierras y los que las arrendaban. El sistema se inclinaba a menudo a favor del soberano, ya que cuando un noble moría sin heredero, su patrimonio volvía al monarca para que lo conservara o lo redistribuyera a otro noble. Los monarcas podían distribuir las tierras con fines políticos, fragmentando las posesiones de un noble o distanciándolo de la corte. También se hizo difícil llevar la cuenta de quién poseía qué, lo que llevó a controles como el Libro de Domesday de 1087.

Eliminar publicidad

Advertisement

Great Domesday Book
Gran Libro Domesday
UK National Archives (CC BY)

Otros efectos adicionales fueron la presencia de vasallos en los tribunales locales que deliberaban sobre casos relacionados con las propiedades de sus señores. Así, podía haber un claro conflicto de intereses y falta de imparcialidad, aunque los casos penales más graves se remitieran a los tribunales de la Corona.

Además, el sistema de relaciones feudales podía crear graves disturbios. A veces, un monarca podía insistir en el servicio militar activo a causa de una guerra, pero los nobles también se podían negar, como ocurrió con el rey Juan de Inglaterra en 1215 y la revuelta de los barones que condujo a la firma de la Carta Magna. En 1215, y en las revueltas posteriores del siglo XIII, los barones actuaron colectivamente en favor de sus propios intereses, lo que constituyó una amenaza directa para todo el sistema feudal, basado en que los señores y los vasallos se las arreglaban por su cuenta. El servicio militar se redujo a plazos fijos, normalmente 40 días en Inglaterra, en un esfuerzo por reducir la carga de los nobles para que no dejaran sus tierras sin atender durante demasiado tiempo. Sin embargo, 40 días no solían ser suficientes para llevar a cabo una campaña, por lo que el monarca se veía obligado a pagar a mercenarios, lo que suponía un nuevo golpe a la tradición del feudalismo y el vasallaje.

El declive del feudalismo

El feudalismo medieval se basaba esencialmente en la relación de ayuda recíproca entre el señor y el vasallo, pero a medida que el sistema se hacía más complejo con el tiempo, esta relación se debilitaba. Los señores llegaron a poseer múltiples propiedades y los vasallos podían ser arrendatarios de varias parcelas de tierra, de modo que las lealtades se volvieron confusas e incluso conflictivas, y la gente optó por honrar la relación que mejor se adaptaba a sus propias necesidades.

Eliminar publicidad

Advertisement

Otro golpe al sistema fue la repentina disminución de la población causada por las guerras y las pestes, especialmente la peste negra (que alcanzó su punto álgido entre 1347 y 1352), y por las revueltas campesinas (la más famosa en Inglaterra en 1381). Estas crisis provocaron una escasez crónica de mano de obra y el abandono de las fincas porque no había nadie para trabajarlas. El crecimiento de las grandes ciudades también hizo que la mano de obra abandonara el campo en busca de un futuro mejor y de los nuevos empleos disponibles.

En el siglo XIII, el aumento del comercio y el mayor uso de la moneda cambiaron el funcionamiento del sistema feudal. El dinero permitió a los señores feudales pagar a su soberano en lugar de realizar el servicio militar; el uso de mercenarios por parte del monarca supuso entonces un servicio militar, y así los propios barones perdieron importancia en la defensa del reino. A la inversa, un monarca ahora podía distribuir dinero en lugar de tierras en su sistema de recompensas. Se desarrolló una rica clase mercantil sin vínculos de lealtad con nadie más que con su soberano, sus proveedores y sus clientes. Incluso, en ocasiones, los siervos podían comprar su libertad y escapar de las circunstancias en las que habían nacido. Todos estos factores conspiraron para debilitar el sistema feudal basado en la propiedad de la tierra y el servicio, aunque el feudalismo subsistiría después del período medieval en algunas formas y en algunos lugares.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, noviembre 22). Feudalismo [Feudalism]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17606/feudalismo/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Feudalismo." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 22, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17606/feudalismo/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Feudalismo." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 22 nov 2018. Web. 08 dic 2022.

Afiliación