Guillermo el Conquistador

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 30 enero 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, afrikáans, francés, polaco, portugués, turco
Statue of William the Conqueror (by Man vyi, Public Domain)
Estatua de Guillermo el Conquistador
Man vyi (Public Domain)

Guillermo el Conquistador (en torno a 1027-1087), también conocido como Guillermo, duque de Normandía, lideró la conquista normanda de Inglaterra en 1066 en la que derrotó y mató a su rival Haroldo Godwinson en la batalla de Hastings. Fue coronado rey Guillermo I de Inglaterra el día de Navidad de 1066 y logró asegurar su nuevo reino tras cinco años de duras batallas contra los rebeldes y los invasores.

Siguió gobernando en Normandía y su política de redistribución de la tierra entre los miembros de la élite normanda garantizaron que las historias tanto de Inglaterra como de Francia fueras inseparables durante los siguientes siglos. Guillermo fue un hábil diplomático, un dotado comandante militar y un señor despiadado, y murió de causas naturales en 1087 en Caen, Normandía, donde todavía se puede visitar su tumba.

Eliminar publicidad
Advertisement

Familia y vida personal

William nació en Falaise, Normandía, en torno a 1027. Era hijo ilegítimo del duque Roberto I de Normandía (1028-1035), de ahí que a veces se lo llame Guillermo el Bastardo. Su madre era Herleve de Falaise, hija de un mercader rico de Ruan que también realizaba las labores de chambelán en la corte ducal. Los hermanastros de Guillermo (con los que compartía madre) eran Odón de Bayeux, obispo de esa ciudad y futuro conde de Kent y Robert, el futuro conde de Mortain. En 1053 (o 1050 según algunas fuentes), Guillermo se casó con Matilda (muerta en 1083), la hija del conde de Flandes y sobrina de Enrique I de Francia (que reinó de 1031-1060), en un matrimonio que convenientemente cimentó las florecientes relaciones diplomáticas entre las tres regiones. Juntos tendrían cuatro hijos y cuatro (o cinco) hijas.

Guillermo de Poitiers, un contemporáneo informado pero obviamente a favor de los normandos, describe al joven duque con adoración en su crónica del siglo XI, History of William the Conqueror:

Eliminar publicidad
Advertisement

Ahora por fin llegó la dicha más alegre y esperada especialmente para aquellos que deseaban paz y justicia. Nuestro duque, de sagacidad y fuerza adultas si no en años, tomó las armas de caballero momento en el que toda Francia se estremeció. Armado y montado, no tenía igual en toda la Galia. Era una visión a la vez deliciosa y terrible verlo a las riendas de su caballo, con la espada ceñida, su refulgente escudo y su casco y lanza amenazadores.

(Allen Brown, 18)

Esta descripción puede sonar como una elegía, pero puede que sea relevante que el sello del duque fuera un caballero a caballo, el primero de tales artículos utilizados por un gobernante europeo y muy copiado posteriormente. No obstante, Guillermo tenía otros talentos aparte de su destreza militar, como demostraría a lo largo de su vida. El duque era un planificador meticuloso, diestro a la hora de aprovechar las oportunidades políticas al máximo y un buen administrador. También disfrutaba profundamente de la caza, y las estrictas leyes forestales que introduciría mucho más adelante en Inglaterra en parte estaban pensadas para asegurarse de que los cazadores furtivos no molestaban a sus preciados ciervos. También tenía reputación de ser un buen arquero.

Coin of William the Conqueror
Moneda de Guillermo el Conquistador
PHGCOM (Public Domain)

Duque de Normandía

Cuando el duque Robert murió en Asia Menor durante una peregrinación, Guillermo se convirtió en el duque de Normandía en 1035. Por suerte para Guillermo, su padre ya había conseguido los juramentos de lealtad de los barones en cuanto a su hijo como heredero. Pero en la práctica Guillermo no era todavía más que un niño, por lo que había un guardián gobernando en su nombre, Gilbert de Brionne. En 1040 estalló la guerra civil en Normandía cuando Gilbert fue asesinado y los barones rebeldes intentaron expandir sus propias tierras, a menudo mediante la construcción de castillos. Harían falta siete largos años para que Guillermo arreglara su ducado, pero al menos pudo pedir la ayuda de amigos poderosos, de entre los que destaca el arzobispo de Ruan, el tío de Guillermo, Mauger, y el poderoso marido de su madre, Herluin de Conteville. Finalmente, en 1047 y con la ayuda de Enrique I, que quería proteger las rutas comerciales clave a través de Normandía y el futuro de uno de sus vasallos, los rebeldes sufrieron una derrota significativa en Val-ès-Dunes, cerca de Caen. Todavía quedaban más batallas por llegar y algunos asedios de importancia, incluido un esfuerzo de tres años contra el castillo de Brionne, en poder de Guy de Borgoña, que terminó en el éxito para Guillermo.

Eliminar publicidad
Advertisement
GUILLERMO SE SERVIÓ DE TODOS LOS MÉTODOS DISPONIBLES, INCLUIDOS EL TERROR Y LAS MUTILACIONES, PARA LLEGAR A CONVERTIRSE EN EL NOBLE MÁS PODEROSO DE FRANCIA.

Durante los siguientes 20 años el poder del ducado aumentaría en gran medida, no sin dificultad, pero los años de guerras entrenaron a Guillermo hasta convertirse en uno de los estrategas militares y comandantes de campo más formidables de la Edad Media (y también en uno de los más suertudos). Al embarcarse en una campaña larga de guerra y expansión, especialmente contra rivales de hacía tiempo como Flandes y Anjou, Guillermo se sirvió de todos los métodos disponibles, incluidos el terror y las mutilaciones, así como los matrimonios concertados por conveniencia política para miembros clave de su círculo más allegado, con lo que acabaría convirtiéndose en el noble más poderoso de Francia.

Guillermo era casi demasiado poderoso y, en 1053, el rey francés decidió ponerse de parte del tío del duque normando, Guillermo de Arques, que en aquel entonces era un barón rebelde. Sin embargo, el duque atacó el tren de suministros del enemigo y su tío se vio obligado a rendirse. Tuvo que haber una defensa potente de Normandía en 1054 cuando un ejército francés, en busca de venganza por los acontecimientos del año anterior, decidió invadir. Este ejército fue derrotado en Mortemer y de nuevo contra el mismo enemigo pero con un resultado aún más enfático en Varaville en 1057. El rey Enrique apenas escapó con su vida en Varaville; el rey francés separado de la mitad de su ejército por un río desbordado, enfureció por no poder hacer nada para evitar la masacre. Guillermo era imparable. En los siguientes años añadió a su ducado varias dependencias personales de importancia, incluidas las islas del canal de la Mancha (las Islas normandas) y los ducados de Bretaña y Maine. Esto, junto con la muerte de Enrique de Francia y el hecho de que su hijo joven estaba bajo la tutela de su suegro, Roberto de Flandes, supusieron que el ducado de Guillermo estuviera seguro frente a sus vecinos. Gracias a eso, ahora las ambiciones del duque podían ir más allá de Francia.

William the Conqueror, Bayeux Tapestry
Guillermo el Conquistador, tapiz de Bayeux
Myrabella (Public Domain)

Guillermo puso la vista en el trono de Inglaterra, pero, como todavía era técnicamente vasallo del rey de Francia, no podía atacar sin una justificación previa y sin diplomacia. También había que convencer a los barones normandos de la utilidad de invadir Inglaterra, pero la promesa de tierras, títulos y riquezas demostró ser toda la motivación necesaria.

Eliminar publicidad
Advertisement

La justificación que propuso Guillermo para invadir Inglaterra fue nada menos que decir que era el rey legítimo. Esta afirmación se basaba en la relación del duque con Eduardo el Confesor, rey de Inglaterra de 1042 a 1066. El conde Ricardo I de Normandía era el abuelo de Eduardo y el bisabuelo de Guillermo. Guillermo dijo que Eduardo, que no tenía hijos, le había prometido que sería su heredero oficial. Al final resultó que, en su lecho de muerte, Eduardo eligió como sucesor al anglosajón Haroldo Godwinson, un miembro de la poderosísima familia Godwine y en aquel entonces el comandante militar más importante de Inglaterra.

En otro revés para la reclamación de Guillermo (al menos según los cronistas normandos), Haroldo había visitado Normandía en torno a 1064, donde fue capturado por el conde Guy de Ponthieu y entregado a Guillermo (que lo utilizó en sus batallas para someter a Conan, conde de Bretaña), Una de las condiciones de la liberación de Haroldo era que prometiera convertirse en vasallo de Guillermo y fuese preparando el camino para la invasión. De esta manera, Guillermo se sintió insultado cuando coronaron a Haroldo como Haroldo II de Inglaterra en enero de 1066. Las fuentes anglosajonas discuten gran parte de esta historia, pero fue suficiente para convencer a otros reyes europeos de que Guillermo tenía cierto derecho a invadir. Además, Guillermo incluso recibió la bendición del papa, que llevaba varios años enfrentado al arzobispo de Canterbury de Inglaterra porque se negaba a reconocer que tuviera derecho al puesto. Convencido de que tenía tanto a Dios como al derecho de su lado, Guillermo realizó los meticulosos preparativos necesarios para la invasión del sur de Inglaterra en verano de 1066.

La conquista normanda de Inglaterra

Hay que decir que Guillermo tuvo bastante suerte con la invasión de Inglaterra porque su enemigo Haroldo II se vio obligado a enfrentarse a otra invasión tan solo unas pocas semanas antes de la llegada del Conquistador, liderada por Harald Hardrada, rey de Noruega (también conocido como Haroldo III, que reinó de 1046-1066). Haroldo expulsó a Harald en la batalla del puente de Stamford cerca de York el 25 de septiembre de 1066 y después se dirigió al sur a enfrentarse al ejército de Guillermo, que contaba con 5-8.000 hombres, incluidos 1-2.000 de caballería. Los dos ejércitos, probablemente de un tamaño similar, se enfrentaron en Hastings el 14 de octubre. Con arqueros y caballería frente a la infantería anglosajona, Guillermo salió victorioso y Haroldo murió. Cuando los refuerzos llegaron desde Normandía, Guillermo marchó hacia Londres, tomando primero tales fortalezas como Romney, Dover, Winchester y Canterbury. Muchos de los nobles anglosajones y el arzobispo de Canterbury le juraron lealtad al nuevo rey, que fue coronado el día de Navidad de 1066 en la Abadía de Westminster.

Eliminar publicidad
Advertisement

Norman Conquest of Britain, 1066 - 1086
Conquista normanda de Gran Bretaña, 1066 - 1086
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Nombrado entonces Guillermo I de Inglaterra y duque de Normandía, el Conquistador tuvo que seguir luchando cinco años más para lograr someter a toda Inglaterra. Para poder asegurar su nuevo reino Guillermo tuvo que recurrir a tácticas de tierra quemada, construir cientos de castillos con fosos y murallas, encarcelar y mutilar rebeldes de ciudades clave como Exeter y York, aplastar dos mini-invasiones de Irlanda lideradas por los hijos de Haroldo, aplastar una fuerza rebelde danesa en East Anglia y redistribuir por completo las tierras entre sus normandos leales. La Iglesia se restructuró y los mejores puestos fueron a parar a obispos normandos, muchos centros religiosos importantes se trasladaron más cerca de las ciudades y se construyeron catedrales nuevas, como por ejemplo las de Winchester, York y Canterbury.

El reinado tras la conquista

Puede que Guillermo se labrara un nuevo reino rico, pero no ignoró las tierras que poseía en Francia y regresó a menudo, con frecuencia dejando Inglaterra en manos de su hermanastro Odón de Bayeux, conde de Kent, y de su amigo íntimo William FitzOsbern, duque de Hereford. De hecho, en ocasiones Guillermo tuvo que luchar para mantener sus tierras en Francia, especialmente contra Fulk, conde de Anjou en 1073. Felipe I, rey de Francia (que reinó de 1060-1108), también sintió la ambición de mordisquear el ducado de Guillermo y de apoyar a los rebeldes dentro de él, especialmente en Bretaña. También hubo una rebelión fallida en Inglaterra en 1075. Liderada por Ralph de Gael, esta conspiración menor fue aplastada sin que Guillermo tuviera siquiera que salir de Normandía. Aun así, era una señal de los problemas inherentes de tener que hacer malabares con un reino y un ducado con nobles de sobra deseosos de expandir sus propios intereses en un territorio, el otro o ambos.

Y fue entonces cuando la larga racha de victorias militares de Guillermo tocó a su fin. En 1077 el duque fue derrotado cerca de Dol en Bretaña. Ese mismo año estalló otra rebelión, esta vez liderada por el hijo mayor de Guillermo, Roberto, que sentía que no había recibido suficiente poder. De nuevo, Felipe de Francia aprovechó la oportunidad para desestabilizar la situación y le otorgó un castillo (Gerberoi, en la frontera de Normandía) a Roberto para que le sirviera de base. Guillermo intentó asediar Gerberoi, pero parece que el hijo aprendió demasiado bien del padre a librar la guerra y Guillermo fue derrotado en un combate en el campo de batalla. Por suerte, Guillermo y Roberto se reconciliaron y el hombre más joven resultó ser necesario, ya que fue enviado a repeler las incursiones en Northumbria procedentes de Escocia en 1079.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Great Domesday Book
Gran Libro Domesday
UK National Archives (CC BY)

El Libro de Domesday

Lejos de ser un simple señor de la guerra, Guillermo era un administrador hábil. En 1086-7 el rey ordenó llevar a cabo un sondeo y registro completo de todos los terratenientes, las propiedades, los inquilinos y los siervos de Inglaterra. Tras el cambio de la élite de los anglosajones a los normandos y de las redistribuciones masivas de las tierras, el rey probablemente tenía interés por saber quién era dueño de qué en su reino. Todos los datos arrojados por el estudio se recogieron en un solo documento, el libro de Domesday; en realidad, dos libros porque parece que uno de ellos, Little Domesday era un registro más detallado que nunca se llegó a condensar en el formato del volumen más grande, Great Domesday. Puede que el libro de Domesday se compilara para poder recaudar un nuevo impuesto adecuadamente y para asegurarse de que los terratenientes proporcionaban el servicio militar feudal correcto que se esperaba de ellos. Este registro también resultó ser una herramienta muy útil para financiar un ejército para enfrentarse a la invasión danesa de Inglaterra que parecía inminente en 1085. El libro de Domesday, el estudio más completo jamás realizado por un reino medieval y de valor incalculable sobre muchos aspectos de la vida cotidiana de la Inglaterra medieval, se conserva hoy en día en los Archivos Nacionales del Reino Unido, en Londres. Sigue siendo uno de los mayores logros de Guillermo.

Muerte y legado

Por suerte para Guillermo, la invasión danesa nunca llegó a materializarse. Canuto IV de Dinamarca (que reinó de 1080-1086), que estaba planeando el ataque, fue asesinado durante una rebelión alimentada por la imposición del rey de impuestos y multas para pagar por su flota de invasión y ejército. Después, sin previo aviso, el desastre llegó mientras Guillermo estaba atacando la ciudad de Mantes en represalia por sus incursiones en Normandía. El 9 de septiembre de 1087 Guillermo murió de una enfermedad, posiblemente a causa de una herida sufrida mientras montaba a caballo exacerbada por la obesidad que lo afligió hacia el final de su vida. Fue enterrado en el monasterio de San Esteban en Caen, que había construido él mismo, aunque el funeral no estuvo exento de problemas: un incendio en unas casas vecinas interrumpió la procesión, un hombre gritó durante la ceremonia que la catedral había sido construida en las tierras de su padre sin la debida compensación y el sarcófago era tan pequeño que cuando intentaron meter dentro el corpulento cadáver, el estómago estalló y llenó la catedral de un hedor desagradable.

Según un manuscrito medieval, el epitafio del rey decía lo siguiente:

Aquel que gobernó a los orgullosos normandos, con mano firme

constriñó a los bretones vencidos por sus armas;

A los guerreros de Maine venció con su valor,

a quienes mantuvo obedientes a su gobierno y su derecho.

El gran rey yace aquí en esta pequeña urna,

casa tan pequeña que sirve a un poderoso señor.

(De obitu Willelmi, Allen Brown, 49)

William the Conqueror on Horseback, Bayeux Tapestry
Guillermo el Conquistador a caballo, tapiz de Bayeux
Myrabella (Public Domain)

La Crónica anglosajona, antinormanda (nota de 1087) ofrece el siguiente resumen del reinado de Guillermo, quizás algo más equilibrado:

El rey Guillermo de quien hablamos fue un hombre muy sabio, y muy poderoso y más adorador y fuerte que cualquiera de sus predecesores. Fue gentil con los hombres buenos que amaban a Dios, y severo más allá de toda medida con aquellos que se resistieron a su voluntad.

(citado en Allen Brown, 79)

Tras la muerte de Guillermo, su reino inglés fue a parar a su hijo Guillermo II Rufo (que reinó de 1087-1100). Mientras tanto, su otro hijo, Roberto Curthose, se hizo cargo de las tierras de la familia en Normandía. Ambos gobernantes sufrieron por mantener sus respectivos dominios de los usurpadores y los nobles ambiciosos. Inglaterra y Normandía solo volverían a estar gobernadas por un solo monarca a partir de 1106, seis años después del comienzo del reinado de Enrique I de Inglaterra (que reinó de 1100-1135), otro hijo de Guillermo el Conquistador.

Por tanto, Guillermo el Conquistador vivió una vida llena de acontecimientos y de guerras casi continuas y de viajes entre Inglaterra y el norte de Francia. Es quizás en la historia posterior entrelazada de estos dos países en donde se ve el mayor legado de Guillermo, para bien o para mal. Al unirlos, mezclando con ello las élites gobernantes y aumentando en gran medida el comercio, las repercusiones políticas y culturales de la conquista de Guillermo de Inglaterra se sentirían durante siglos.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2019, enero 30). Guillermo el Conquistador [William the Conqueror]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16891/guillermo-el-conquistador/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Guillermo el Conquistador." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación enero 30, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16891/guillermo-el-conquistador/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Guillermo el Conquistador." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 30 ene 2019. Web. 20 abr 2024.

Afiliación