Reacción termidoriana

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 06 diciembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, italiano, portugués
Prairial Uprising of Year III (by Félix Auvray, Public Domain)
Insurrección de pradial del año III
Félix Auvray (Public Domain)

La Reacción termidoriana se refiere al periodo de la Revolución francesa (1789-1799) comprendido entre la caída de Maximilien Robespierre el 27-28 de julio de 1794 y el establecimiento del Directorio francés el 2 de noviembre de 1795. Los termidorianos abandonaron la política radical jacobina en favor de la conservadora, buscando la restauración de un gobierno constitucional estable y el liberalismo económico.

Los termidorianos llegaron al poder conspirando contra Maximilien Robespierre (1758-1794) y derrocándolo. Tras su ejecución, el régimen termidoriano se propuso desmantelar el Reinado del Terror purgando a los jacobinos de los puestos de poder y reprimiendo violentamente su ideología en el Primer Terror Blanco. Sus esfuerzos por devolver la estabilidad a Francia se tradujeron en la aplicación de políticas conservadoras que recordaban a las fases anteriores de la Revolución; restauraron la libertad religiosa, reintrodujeron el capitalismo de libre mercado y permitieron el regreso a Francia de algunos emigrados aristocráticos, lo que provocó un aumento del sentimiento abiertamente monárquico. Estas políticas tuvieron un éxito desigual.

Eliminar publicidad
Advertisement

En general, el nuevo régimen fue impopular entre los franceses, que sufrieron un aumento de la pobreza y el hambre durante los 15 meses de gobierno termidoriano. Esto llevó a múltiples intentos de golpe de estado, el más significativo de los cuales fue la Insurrección del 1 de pradial del año III (20 de mayo de 1795), en el que los insurgentes exigieron pan y la adopción de la Constitución de 1793, que había sido redactada por los jacobinos. Una vez extinguida la revuelta, los termidorianos redactaron su propia constitución del Año III (1795), que estableció el Directorio Nacional francés.

Termidorianos

El nombre "termidorianos", atribuido a los conspiradores contra el régimen robespierrista, deriva del mes de mediados de verano de termidor en el calendario republicano francés, durante el cual tuvo lugar el golpe. Aunque compartían la aversión a Robespierre, los termidorianos tenían poco más en común. Algunos de ellos habían participado con entusiasmo en el Terror antes de enfrentarse a Robespierre y necesitaban librarse de él para salvarse el pellejo. Otros habían detestado el Terror desde el principio y estaban ansiosos por acabar con él. Muchos eran republicanos conservadores que representaban a la masa centrista de diputados de la Convención conocida como la "Llanura", que deseaban volver a la situación de la Revolución en 1792, antes del Terror; otros deseaban volver más atrás, buscando un segundo intento de monarquía constitucional, como en 1791.

Eliminar publicidad
Advertisement
La falta de consenso y la ausencia de personalidades dominantes contribuyeron a la ineficacia e impopularidad de la Convención Termidoriana.

Esta falta de consenso, así como la ausencia de personalidades dominantes a las que respaldar, contribuyeron a la ineficacia e impopularidad de la Convención Termidoriana. El escaso éxito de sus políticas ha empañado el legado de los termidorianos. Sus detractores los consideraban, en el mejor de los casos, un interludio anodino entre Robespierre y Napoleón; en el peor, los sepultureros de su propia Revolución, revolucionarios de antaño seducidos y corrompidos por las alturas del poder. Este último contexto fue utilizado por León Trotsky en su libro de 1937 La revolución traicionada, en el que se refiere al ascenso de José Stalin como un termidor soviético.

Aunque puede haber elementos de verdad en estas afirmaciones, el historiador Bronisław Baczko afirma que los termidorianos no hacían más que ser realistas. La Revolución, que había perdido gran parte de su impulso, estaba cada mes más cerca de sucumbir a la fatiga. Cada vez estaba más claro que la Revolución ya no podía cumplir las promesas hechas en 1789. Por tanto, en lugar de enterrar voluntariamente la Revolución, Baczko sostiene que los termidorianos se dieron cuenta de estas limitaciones y simplemente hicieron todo lo posible por sortearlas. Tras la violencia del Terror, muchos franceses deseaban más estabilidad que progreso revolucionario, algo que los termidorianos intentaron ofrecerles. En cualquier caso, el período de la Reacción termidoriana marcó una especie de contrarrevolución, alejándose del progreso radical de los jacobinos y retrocediendo hacia un conservadurismo estable.

Eliminar publicidad
Advertisement

Caída de los jacobinos

Tras meses de derramamiento de sangre, el Reino del Terror se derrumbó el 28 de julio de 1794 (10 de termidor del año II) con la ejecución de Maximilien Robespierre. Para entonces, el Terror se había cobrado entre 20.000 y 40.000 vidas, dejando a gran parte de Francia cansada de la incesante matanza. En sus últimos días, Robespierre había acusado a algunos miembros del gobierno provisional de Francia, la Convención Nacional, de conspiración contrarrevolucionaria.

Aunque no dio nombres, muchos diputados de la Convención habían dado motivos a Robespierre para que les tuviera antipatía, haciéndoles temer que sus cabezas fueran las siguientes en caer. Decidieron dar el primer golpe y lograron derrocar al confiado Robespierre, que fue a la guillotina tras destrozarse la mandíbula de un balazo. Con Robespierre fuera de juego, los conspiradores, a los que pronto se llamaría termidorianos, decidieron consolidar su victoria asegurando la caída de la Montaña (el partido político de los jacobinos) de una vez por todas.

Execution of the Robespierrists, 28 July 1794
Ejecución de los robespierristas, 28 de julio de 1794
Bibliothèque nationale de France (Public Domain)

Comenzaron por desmantelar las armas del Terror y por castigar a los hombres que las habían empuñado. El día de la muerte de Robespierre, la Convención Nacional rechazó una moción para que el Comité de Seguridad Pública fuera confirmado en sus poderes; en su lugar, fue reducido a uno de los muchos comités bajo la autoridad de la Convención. El Comité de Seguridad Pública seguiría supervisando el esfuerzo bélico, pero dejaría de gobernar Francia.

Eliminar publicidad
Advertisement

Asimismo, la Comuna de París fue amansada cuando 70 de sus funcionarios que habían permanecido leales a Robespierre fueron ejecutados sin juicio el 29 de julio. Se mantuvo temporalmente el Tribunal Revolucionario, pero se retiró a los más fanáticos de su personal. En particular, el temido fiscal jefe Antoine Fouquier-Tinville fue detenido y posteriormente guillotinado. Otros jacobinos fueron expulsados del poder sin contemplaciones, mientras que los termidorianos enviaron representantes en misión a las provincias para asegurar la desjacobinización de todo el país.

El 1 de agosto, los termidorianos derogaron las justificaciones legales del Terror, a saber, la Ley de Sospechosos y la Ley del 22 de Pradial, lo que dio lugar a la liberación de miles de prisioneros que habían estado a la espera de juicio. Se liberó a 71 diputados de la Convención que habían sido detenidos por apoyar a los girondinos en junio de 1793 y se los restituyó en sus cargos.

Se declaró el fin del Terror y se sustituyó el famoso eslogan "El terror está a la orden del día" por otro que proclama "La justicia está a la orden del día". Solo 6 personas fueron guillotinadas en París durante todo el mes de agosto, un agudo contraste con las 342 que habían sido ejecutadas allí el mes anterior. La Convención Nacional recibe cerca de 800 peticiones en las que se la elogia por haber destronado al "canalla" Robespierre y se aclama a los termidorianos como los nuevos padres fundadores de Francia.

Eliminar publicidad
Advertisement

Terror blanco

Sin embargo, hubo quienes no quedaron satisfechos con la promesa de justicia de los termidorianos. Muchos de los que acababan de salir de la cárcel seguían sintiendo rencor hacia los hombres que los habían metido allí, mientras que otros no habían olvidado a los amigos y seres queridos que habían perdido en la guillotina. Muchos en Francia exigían que la venganza, y no la justicia, estuviera a la orden del día.

Con este espíritu de venganza comenzaron a surgir en París y en toda Francia ciertos grupos antijacobinos. Uno de estos grupos, conocido como los muscadines, recorría las calles de París impartiendo "justicia vigilante" con garrotes de madera. Los muscadines (que significa "que llevan perfume de almizcle") eran jóvenes de clase burguesa que asaltaban a conocidos jacobinos en callejones e instigaban peleas callejeras con los sans-culottes, los partidarios de clase baja del jacobinismo.

Muscadins
Muscadines
Eugène Lampsonius (Public Domain)

Para burlarse de la sensibilidad jacobina, los muscadines se vestían deliberadamente como caricaturas de petimetres, con sombreros de ala ancha, corbatas demasiado grandes y medias de seda. Alentados por los periódicos termidorianos, los muscadines interrumpieron las reuniones jacobinas e incluso atacaron el propio Club Jacobino en noviembre de 1794, golpeando a cualquier hombre o mujer que encontraran dentro. En lugar de castigar a los atacantes, la Convención decidió cerrar permanentemente el Club Jacobino, supuestamente para desalentar futuros actos ilícitos. Poco después, el Club Jacobino fue declarado oficialmente ilegal.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Mientras tanto, los termidorianos continuaron reprimiendo a los antiguos dirigentes jacobinos. El mismo mes en que se cerró el Club Jacobino, París se vio cautivada por el publicitado juicio de Jean-Baptiste Carrier, autor de los infames ahogamientos de Nantes. Las publicaciones termidorianas enfatizaron la barbarie de los crímenes de Carrier, haciendo ver que era representativo de los jacobinos de todo el mundo. Carrier fue ejecutado en diciembre, en medio de un invierno brutal que provocó hambre, inflación y disturbios; estos factores condujeron a la fallida insurrección del 12 de germinal, o 1 de abril de 1795.

Los termidorianos respondieron a este levantamiento con nuevos ataques contra los jacobinos. La ley del 10 de abril otorgaba a los representantes termidorianos en misión plena autoridad para desarmar y encarcelar a los sospechosos, lo que ocasionó la detención de hasta 90.000 sospechosos de simpatizar con los jacobinos durante el verano de 1795. Billaud-Varenne y Collot d'Herbois, dos antiguos miembros del Comité de Seguridad Pública, fueron acusados, juzgados y deportados a la Guayana Francesa, a pesar de su ayuda en el derrocamiento de Robespierre. El mensaje era claro: los antiguos terroristas responderían por sus crímenes.

La violencia callejera no hizo más que empeorar durante esta segunda oleada de represión jacobina en la primavera y el verano de 1795. Las palizas por parte de los muscadines se hicieron más frecuentes, y un espía de la policía informó que "bastaba con tener el aspecto de un jacobino para que te llamaran, te insultaran e incluso te pegaran" (Doyle, 285). Pero para algunos grupos, las simples palizas no eran satisfactorias. En provincias empezaron a formarse milicias con el objetivo de cazar y descuartizar jacobinos; la llamada Compañía de Jesús cumplió este propósito en Lyon, mientras que la Compañía del Sol cazaba jacobinos en Nîmes. Estos grupos solían renunciar a la guillotina ordenada en favor de formas más personales de despachar a sus enemigos, como linchamientos, bandas de asesinos, secuestros y emboscadas. Como estas milicias solían estar dirigidas por monárquicos, esta violencia reaccionaria contra el jacobinismo se conoce como el Primer Terror Blanco (el blanco es el color de los Borbones, la dinastía real francesa).

El Terror Blanco, que duró aproximadamente de abril a julio de 1795, se saldó con el asesinato de cerca de 2000 personas. Una de las masacres más notables ocurrió en Lyon el 4 de mayo, cuando una gran multitud invadió una prisión y mató a hachazos a 120 prisioneros jacobinos. Esto se repitió un mes más tarde en Marsella, cuando la matanza de 100 presos jacobinos fue perpetrada por turbas enfurecidas, coordinadas por un representante termidoriano en misión. Finalmente, la violencia se apaciguó y la mayoría de los 90.000 prisioneros jacobinos fueron liberados en invierno, relativamente ilesos.

Massacre of the Jacobin Prisoners in Lyon, May 1795
Masacre de los prisioneros jacobinos en Lyon, mayo de 1795
Raffet (Public Domain)

Política termidoriana

En primer lugar, los termidorianos intentaron revertir la política económica jacobina derogando la Ley del Máximo General, que había puesto un tope a los precios del pan y otros suministros esenciales. Los termidorianos por lo general eran capitalistas y creían que la vuelta a la economía de libre mercado ayudaría a revitalizar la economía francesa, que estaba sufriendo mucho por la inflación.

Desafortunadamente, los termidorianos aplicaron esta política en el peor momento posible: el invierno de 1794-95 fue uno de los peores del siglo XVIII para Francia. Sin la regulación prometida por el Máximo General, los precios del pan y el combustible se dispararon, y el precio de la carne subió un 300%. París experimentó un aumento de las muertes, ya que la gente se congelaba y moría de hambre o se suicidaba para evitar tan miserable destino. Los termidorianos respondieron con la emisión de nuevos lotes de assignats, el papel moneda de la Revolución, pero esto solo empeoró el problema de la inflación. Esta política económica fracasada pondría a muchos en contra de los termidorianos y haría que algunos sintieran nostalgia de los días del Terror, cuando el pan era al menos asequible.

Los Termidorianos declararon la libertad de culto en febrero de 1795.

La política termidoriana fue mejor en el frente religioso. Intentando reducir los programas de descristianización que habían florecido durante el Terror, los termidorianos declararon la libertad de culto en febrero de 1795. Anunciaron que el gobierno ya no pagaría por el mantenimiento de las instituciones religiosas, lo que puso fin a la Iglesia Constitucional que había sido establecida por la Constitución Civil del Clero en 1790; esto también marcó la primera vez en la historia de Francia que la Iglesia y el Estado estaban separados.

Los termidorianos extendieron esta libertad de culto a los rebeldes conservadores desde el punto de vista religioso de la Guerra de la Vendée, que se habían sublevado en parte debido a la represión del catolicismo por parte de la Revolución. La Convención Termidoriana también ofreció amnistía a cualquier rebelde que depusiera las armas en el plazo de un mes desde su proclamación. Esto no puso fin a la rebelión, que continuó hasta que los termidorianos enviaron al general Lazare Hoche, quien la aplastó en 1796.

Auge del monárquico

Los termidorianos también indultaron a muchos de los emigrantes aristocráticos que habían huido de Francia durante el colapso del Antiguo Régimen. Naturalmente, esto provocó un aumento del sentimiento monárquico, pues los ciudadanos ya no temían dar a conocer su preferencia por la monarquía. El caos del Terror y los posteriores meses de pobreza bajo los termidorianos habían hecho que la idea de protección bajo un monarca estable fuera mucho más atractiva de lo que pudo haber sido incluso seis meses antes. El candidato ideal para la monarquía era Luis Carlos, el hijo de 10 años del ejecutado rey Luis XVI de Francia (quien reinó de 1774 a 1792); el niño, que ya era aclamado por los monárquicos como Luis XVII de Francia, había sido reeducado por los revolucionarios y posiblemente sería un rey ciudadano obediente que podría honrar la Constitución como no lo había hecho su difunto padre.

Portrait of Louis-Charles in the Temple, 1793
Retrato de Luis Carlos en el Templo, 1793
Joseph-Marie Vien le jeune (Public Domain)

Una idea tan prometedora se vino abajo cuando se anunció que el niño había muerto en junio de 1795, debido a una combinación de enfermedad y probable negligencia por parte de sus captores. El siguiente mejor pretendiente al trono era el tío del niño, el Conde de Provenza, que inmediatamente empezó a autoproclamarse rey Luis XVIII de Francia. Sin embargo, Luis XVIII se negó a aceptar el trono sin la promesa de que se restauraría en gran medida la sociedad tal y como había sido bajo el Antiguo Régimen y de que se castigaría a los regicidas que habían votado la ejecución de su hermano, Luis XVI. Estas condiciones eran inaceptables para los termidorianos y la mayoría de los ciudadanos, por lo que se descartó la idea de restaurar la monarquía. Sin embargo, el sentimiento monárquico siguió creciendo y los monárquicos lanzaron intentos de golpe de estado contra el gobierno, como la revuelta del 13 de vendimiario (5 de octubre de 1795), que fue aplastada por Napoleón Bonaparte (1769-1821).

Insurrección de pradial y creación del Directorio

En la primavera de 1795, la República Francesa llevaba casi tres años sin Constitución. La Constitución democrática de 1793 había sido redactada por los jacobinos pero yacía encerrada en un arca de cedro, sin haber llegado a aplicarse; hambrientos, pobres y cansados de la corrupción del gobierno termidoriano, los parisinos se sublevaron el 1 de pradial del año III (20 de mayo de 1795), exigiendo pan y la Constitución de 1793.

Asaltaron la Convención Nacional, mataron y decapitaron a un diputado que los confrontó y agitaron su cabeza en una pica. La turba, cada vez más audaz, pidió la detención de los emigrados retornados y de los termidorianos que habían perseguido a los jacobinos. Los diputados de la Montaña se pusieron del lado de los insurrectos y se hicieron eco de sus reivindicaciones. Al día siguiente, los 20.000 insurrectos se enfrentan a los soldados republicanos.

Insurrection on 1 Prairial Year III
Insurrección del 1 de prairial del año III
Bibliothèque nationale de France (Public Domain)

Como ninguno de los dos bandos quería dar el primer golpe, comenzaron las negociaciones; los insurrectos aceptaron disolverse si la Convención prometía pan y la adopción de la constitución. La Convención prometió al menos lo primero, pero después de que la turba se disolviera, renegó de sus promesas, que según ellos se habían hecho bajo coacción. En los días siguientes se produjeron brutales ataques contra los parisinos y los guardias nacionales que habían liderado la insurrección; miles de personas fueron detenidas y los cabecillas guillotinados. Los 11 diputados de la Montaña que la habían apoyado también fueron detenidos y seis de ellos fueron condenados a muerte.

Si los termidorianos habían pensado alguna vez en adoptar la constitución de 1793, tales pensamientos fueron dejados de lado tras la Insurrección de pradial, ya que dicha constitución se había convertido en un punto de encuentro para rebeldes y jacobinos. Además, había aspectos de la constitución jacobina que los termidorianos consideraban sencillamente inviables. En su lugar, se pusieron a trabajar en su propia constitución, que se conoció como la Constitución del Año III (1795). Contenía elementos familiares a la Revolución, como la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Sin embargo, también difería mucho de sus predecesoras en ciertos aspectos, como la introducción de una legislatura bicameral. Esta incluía la cámara alta de la legislatura, el Consejo de los Antiguos, y la cámara baja, el Consejo de los 500. El poder ejecutivo debía recaer en cinco miembros. El poder ejecutivo debía recaer en cinco Directores. La estructura de este nuevo Directorio, que contenía una legislatura bicameral y múltiples ejecutivos, pretendía garantizar la separación de poderes.

La Constitución del Año III fue adoptada formalmente el 22 de agosto de 1795, con la asombrosa cifra de 377 artículos, y permanecería en vigor durante el resto de la Revolución. Fue aprobada por un millón de votantes, cantidad que solo era una fracción de los aproximadamente cinco millones de ciudadanos con derecho a voto, parte de una tendencia continuada de baja participación electoral durante la Revolución. Sin embargo, había un pequeño problema para los termidorianos: en el período de transición entre la Convención Nacional saliente y el Directorio entrante, era concebible que los monárquicos, o incluso los jacobinos, obtuvieran la mayoría y secuestraran el gobierno. Para contrarrestar esta posibilidad, los termidorianos se aseguraron de que dos tercios de los miembros de la Convención Termidoriana también formaran parte del Directorio. Paul Barras, uno de los termidorianos originales y más prominentes, fue elegido como uno de los cinco Directores.

El Directorio, inaugurado oficialmente el 2 de noviembre de 1795, continuó el impulso conservador de los termidorianos alejándose del jacobinismo y trató de estabilizar Francia. Supervisó las victorias francesas en las Guerras Revolucionarias Francesas (1792-1802), pero siguió siendo impopular y fue objeto de varios intentos de golpe de Estado. Finalmente fue derrocado los días 8 y 9 de noviembre de 1799 en el Golpe del 18 de brumario. A este golpe, que lanzó al poder a Napoleón Bonaparte, también se le atribuye a menudo el final de la Revolución francesa.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quiénes eran los termidorianos?

Los termidorianos fueron los conspiradores que derrocaron a Maximilien Robespierre y pusieron fin al Reinado del Terror, antes de llevar la Revolución francesa en una dirección más conservadora. Deben su nombre a termidor, el mes del calendario republicano francés en el que llegaron al poder.

¿Qué ocurrió en la Reacción termidoriana?

La Reacción termidoriana intentó estabilizar Francia tras el Reinado del Terror purgando a los jacobinos de los puestos de liderazgo y aplicando políticas conservadoras. Esto condujo a la brutal supresión de la ideología jacobina, con masacres incluidas, así como al resurgimiento del capitalismo de libre mercado y la libertad religiosa.

¿Qué causó la Reacción termidoriana?

La Reacción termidoriana fue la respuesta de los republicanos conservadores a los excesos del Reinado del Terror durante la Revolución francesa.

¿Qué vino después de la Reacción termidoriana?

La Reacción termidoriana fue un período de 15 meses que desembocó en el gobierno del Directorio francés, que a su vez condujo al ascenso de Napoleón Bonaparte.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó de la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, diciembre 06). Reacción termidoriana [Thermidorian Reaction]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21319/reaccion-termidoriana/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Reacción termidoriana." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 06, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21319/reaccion-termidoriana/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Reacción termidoriana." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 dic 2022. Web. 16 abr 2024.

Afiliación