María Antonieta

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 04 abril 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, afrikáans
Marie Antoinette in a Muslin Dress (by Élisabeth Vigée Le Brun, Public Domain)
María Antonieta con un vestido de muselina
Élisabeth Vigée Le Brun (Public Domain)

María Antonieta (1755-1793) fue la reina de Francia durante los turbulentos últimos años del Antiguo Régimen y la posterior Revolución francesa (1789-1799). Con la ascensión de su marido Luis XVI de Francia (que reinó de 1774 a 1792), se convirtió en reina a la edad de 18 años y cargaría con gran parte de la culpa de los fallos morales percibidos de la monarquía francesa.

Juventud

Nació en Viena el 2 de noviembre de 1755 como María Antonia Josefa Juana, archiduquesa de Austria. Su fecha de nacimiento fue poco propicia, al día siguiente de que un gran terremoto causara la muerte de 30.000 personas en Lisboa, lo que supuso un escalofriante presagio de su desafortunado futuro. Pero sus padres, la emperatriz María Teresa de Austria (1717-1780) y Francisco I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1708-1765), se encontraban en la cúspide de su propia gloria y no veían ninguna razón para no celebrar el nacimiento de su decimoquinta y penúltima hija, la futura reina de Francia.

Eliminar publicidad

Advertisement

La joven archiduquesa, a la que su madre apodaba cariñosamente "Madame Antoine", disfrutó de una infancia feliz, pasando los inviernos en trineo por las colinas cercanas a la casa familiar de Laxenburg y los veranos en las comodidades del palacio de Schönbrunn, en Viena. Fue en Schönbrunn donde María Antonia conoció al niño prodigio Wolfgang Amadeus Mozart cuando ambos tenían siete años y donde se interesó por la música, tocando el clavicordio y la flauta, y destacando en el arte de la danza. En una familia tan numerosa, María Antonia encontró consuelo en la amistad de su hermana, María Carolina, futura reina de Nápoles y Sicilia.

Tras un matrimonio por poderes y una renuncia a todas las reclamaciones de las tierras de los Habsburgo, María Antonia partió hacia Francia para conocer al futuro Luis XVI.

María Teresa nunca fue la más cariñosa de las madres, pero la muerte de su marido en 1765 haría que la emperatriz entrara en un estado de duelo que duraría el resto de su vida, y que a menudo se concretaba en un descontento con el comportamiento de sus hijos menores. Esta relación distante y compleja con María Antonia, que era tanto un peón político como una hija, podría resumirse mejor en las palabras posteriores de una María Antonieta adulta: "Amo a la emperatriz, pero me da miedo, incluso a distancia; cuando le escribo, nunca me siento completamente a gusto" (Fraser, 22). Sin embargo, para una familia tan importante como la de los Habsburgo, el deber siempre se antepondría al amor filial, y así María Antonia se encontró prometida al delfín de Francia en 1769.

Eliminar publicidad

Advertisement

Una alianza franco-austríaca fue ciertamente un acontecimiento controvertido, ya que mucha gente en cada país odiaba al otro; antes de la Guerra de los Siete Años (1756-1763), el propio rey Luis XV de Francia (que reinó de 1715 a 1774) había sido enemigo de María Teresa. Sin embargo, tras ese conflicto, el debilitado Reino de Francia había entablado a regañadientes una alianza de necesidad con Austria, y ambas naciones acordaron que dicha alianza debía solidificarse con un matrimonio. Finalmente se decidió que María Antonia se casara con el nieto de Luis XV, Luis Augusto, duque de Berry (1754-1793), que se había convertido en heredero y delfín de Francia a la muerte de su padre en 1766. Así pues, tras un matrimonio por poderes y una renuncia a todas las reclamaciones de las tierras de los Habsburgo, María Antonia partió hacia Francia para reunirse con su nuevo marido y llegó a Versalles el 14 de mayo de 1770, con solo 14 años. Junto con el título de Delfina, también adoptó la versión francesa de su nombre: Marie Antoinette (María Antonieta).

Delfina de Francia

La transición de archiduquesa austríaca a delfina de Francia no fue fácil. Además de que el francés de María Antonieta era mediocre y estaba salpicado de frases en alemán, su asimilación se vio dificultada por la estricta etiqueta de la vida cortesana en Versalles. En una corte diseñada específicamente para girar en torno a la familia real, María Antonieta descubrió que la privacidad no era un lujo que se permitiera la realeza francesa. Los cortesanos la observaban mientras comía, mientras un grupo de damas le hacía compañía mientras se vestía. Mientras tanto, tuvo que acostumbrarse a las minucias de los protocolos cortesanos y a la moda de Versalles, que consistía en abundantes aplicaciones de colorete y polvos para el cabello, una combinación que su compatriota austríaco Leopold Mozart describió como "insoportable a los ojos de un alemán honesto" (Fraser, 78).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Sin embargo, la delfina adolescente tuvo que asimilarlo rápidamente. La emperatriz, que mantenía una correspondencia constante con María Antonieta, esperaba que todos sus hijos trabajaran para favorecer los intereses de los Habsburgo. María Teresa esperaba informes sobre los nombramientos ministeriales franceses e instaba a su hija a influir en la política exterior de Francia a favor de Austria. Esto solía ser difícil, especialmente en situaciones en las que los intereses austríacos entraban en conflicto con los de Francia, como en la Primera Partición de Polonia en 1772 y en la Guerra de Sucesión de Baviera en 1778. La presencia inminente de María Teresa no ayudó a la reputación de María Antonieta, que fue acusada de ser demasiado leal a su tierra natal y a menudo se la llamaba despectivamente l'Autrichienne (la austríaca).

Marie Antoinette in 1775
María Antonieta en 1775
Jean-Baptiste André Gautier-Dagoty (Public Domain)

A pesar de todo, María Antonieta fue muy popular durante sus primeros años en Francia. Joven, bella y encantadora, su primera visita oficial a París en 1773 fue un gran éxito. Su elegancia practicada le hizo ganarse la simpatía de las damas de la corte, en particular de las tías del delfín, y también se esforzó por relacionarse con su marido, acompañándolo en sus amadas cacerías. Sin embargo, seguía teniendo rivales, sobre todo Madame Du Barry, la principal amante real de Luis XV, cuya influencia sobre el anciano rey la convirtió en regente de Francia en todo menos en el nombre.

Eliminar publicidad

Advertisement

La rivalidad comenzó cuando Du Barry provocó la destitución del duque de Choiseul, artífice de la alianza franco-austríaca, a quien María Antonieta consideraba un amigo y aliado en la corte. María Antonieta se negó a hablar con Du Barry después de aquello, lo que podría haber provocado un escándalo si María Teresa no hubiera ordenado a su hija que hablara con la mujer. María Antonieta lo hizo a regañadientes. El día de Año Nuevo de 1772, pronunció una frase poco inspirada a Du Barry: "Hoy hay mucha gente en Versalles" (Fraser, 98). No fue mucho, pero fue suficiente para evitar un escándalo. Sin embargo, María Antonieta siguió siendo hostil hacia Du Barry, y este sería desterrado de la corte dos días después de la ascensión de Luis XVI.

Reina de Francia

El 10 de mayo de 1774, Luis XV murió de viruela. A su muerte, Luis Augusto, de 19 años, subió al trono como Luis XVI, rey de Francia y Navarra, con María Antonieta como reina consorte. La coronación se celebró en Reims poco más de un año después.

Sin embargo, en medio de la ceremonia de la coronación, hubo un problema importante con el matrimonio de la pareja real: María Antonieta aún no había concebido un hijo. De hecho, en 1777, los siete años de matrimonio de la pareja real aún no se habían consumado. Dado que la producción de herederos era una función esencial de cualquier reina consorte, cuanto más tiempo pasara María Antonieta sin tener hijos, menos segura sería su posición. Los matrimonios de los hermanos menores del rey, los condes de Provenza y Artois, amenazaban con socavar su influencia si sus matrimonios producían hijos antes que los de ella, un temor que se hizo realidad con el nacimiento del hijo de Artois en 1775. Evidentemente, el rey y la reina necesitaban ayuda. El hermano mayor de María Antonieta, José II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (que reinó de 1765 a 1790), deseoso de ver a un heredero medio Habsburgo en el trono francés, se encargó de salvar el matrimonio de su hermana.

Eliminar publicidad

Advertisement

José llegó de incógnito a Francia en abril de 1777. Se reunió con el rey y la reina, preguntando por qué no se había consumado el matrimonio. Aunque se rumoreaba que Luis XVI sufría de fimosis, una enfermedad que hacía que el acto sexual fuera doloroso, José supo discernir que se trataba más bien de una cuestión de apatía de Luis hacia sus deberes maritales. En una carta a su hermano Leopoldo, José describió con sorna la extraña forma de hacer el amor de Luis: "Introduce su miembro, se queda allí sin moverse durante unos dos minutos, se retira... y da las buenas noches" (Fraser, 156). José debió de educar a su cuñado en la forma correcta de realizar el acto, ya que, tras su regreso a Viena, recibió cartas tanto de Luis como de María Antonieta agradeciéndole sus consejos y anunciándole que la reina estaba finalmente embarazada. Parecía que todo lo que había dicho José había tenido éxito, ya que a partir de entonces Luis dejó de ser "dos tercios de marido" (Fraser, 157).

María Antonieta tendría cuatro hijos. Al nacimiento de una hija, María Teresa, en 1778, le seguiría el tan esperado nacimiento de un delfín, Luis José, en 1781, y de otro varón, Luis Carlos, en 1785. Su última hija, Sofía, nació en 1786 y solo vivió 11 meses; un precedente inquietante, ya que solo la hija mayor de María Antonieta llegó a la edad adulta. La reina era una madre cariñosa, que adoraba a cada uno de sus hijos. María Antonieta también tuvo varios hijos adoptivos.

Marie Antoinette and her Children
María Antonieta y sus hijos
Élisabeth Vigée Le Brun (Public Domain)

La repentina fertilidad de la reina fue vista con recelo por algunos. Los escandalosos panfletos libelos, que llevaban atacando a María Antonieta desde que era reina, comenzaron a difundir rumores de que Luis XVI no era el padre de los hijos reales. Esto era algo peligroso en un gobierno que derivaba su legitimidad de un linaje real válido. Aunque la reina mantenía un romance con el apuesto soldado sueco Axel von Fersen (1755-1810) desde 1783, muchos de sus biógrafos, entre ellos Antonia Fraser, rechazan la idea de que los hijos de María Antonieta fueran engendrados por alguien que no fuera el rey.

Eliminar publicidad

Advertisement

Por supuesto, a los enemigos de la monarquía, y a los que esperaban ganar dinero con los libelos llenos de chismes, no les importaba la verdad. Por ser extranjera y mujer, María Antonieta se convirtió rápidamente en el blanco favorito de los rumores calumniosos. Se la comparó con mujeres famosas de la historia, y un panfleto la llamó "más negra que Agripina... más lasciva que Mesalina" (Furet, 258). Fue acusada de múltiples actos de desviación sexual, desde la celebración de orgías en los jardines de Versalles hasta la participación en romances lésbicos en secreto. Los propios libelos eran a menudo pornográficos e incluían imágenes de María Antonieta en situaciones obscenas. A excepción de su relación con Fersen, estas historias sobre la promiscuidad de María Antonieta eran totalmente inventadas.

Se la consideraba un símbolo del derroche de la corona, lo que le valió el apodo de "Madame Déficit".

La reina también fue acusada de ser una derrochadora descuidada. Era famosa por jugar a las cartas y al billar a puerta cerrada en el Petit Trianon, su palacio personal regalado por Luis XVI. El juego de María Antonieta, combinado con sus gastos en vestidos de moda y muebles para sus apartamentos reales, fue recibido con desaprobación por muchos, ya que el país seguía precipitándose hacia la bancarrota. Aunque la reina no era la única derrochadora de la casa real, se la seguía considerando un símbolo del derroche de la corona, lo que le valió el apodo de "Madame Déficit". Sin embargo, es importante señalar que María Antonieta también realizaba frecuentes donaciones a organizaciones benéficas y actos de filantropía.

El asunto del collar de diamantes, que salió a la luz en 1785, pareció ser el último clavo en el ataúd de la reputación de la reina, ya en declive. Aunque fue una víctima inocente en el asunto, en el que unos estafadores utilizaron su firma falsificada para obtener un costoso collar, María Antonieta fue ampliamente culpada por el escándalo subsiguiente. Sus gastos siguieron siendo objeto de escrutinio y exageración, y todos los intentos de reparar su imagen fracasaron. En vísperas de la Revolución, la reina era tan despreciada que dejó de aparecer en actos públicos.

La caída de la monarquía

En 1788, el rápido deterioro de las finanzas francesas obligó a Luis XVI a convocar una reunión de los Estados Generales para el año siguiente. Con la esperanza de conseguir el tan necesario apoyo público antes de la reunión, María Antonieta orquestó la reincorporación del popular ministro de finanzas Jacques Necker (1732-1804). El nombramiento de Necker resultó ser una victoria a corto plazo, ya que provocó un aumento de la aprobación pública del gobierno, así como una subida inmediata de la bolsa. Sin embargo, ya era demasiado tarde para recuperar el apoyo de la opinión pública; al encabezar el desfile de los diputados de los Estados Generales el 4 de mayo de 1789, María Antonieta fue recibida con un silencio glacial por parte de los mismos espectadores que vitoreaban a los campeones populares de los plebeyos que la seguían.

La reina estuvo presente en la apertura de los Estados Generales, pero pronto fue llamada a ausentarse, ya que el estado del Delfín, enfermo, empeoraba. El 4 de junio, Luis-José muere de tuberculosis, con solo 7 años de edad. La muerte de su segundo hijo en dos años (Sofía había muerto en 1787) no hizo más que agravar el dolor de María Antonieta, que entró en estado de luto. Sin embargo, parece que el país no se dio por enterado, ya que todas las miradas estaban puestas en los Estados Generales, donde el Tercer Estado estaba formando una Asamblea Nacional y clamando por una nueva constitución.

The Opening of the Estates-General
La apertura de los Estados Generales
Isidore-Stanislas Helman (Public Domain)

Tras el asalto a la Bastilla, el 14 de julio de 1789, la Asamblea aprueba los Decretos de agosto, que desmantelan el sistema feudal, y adopta la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Mientras la Asamblea Nacional desmembraba el Antiguo Régimen decreto a decreto, Luis XVI luchaba obstinadamente por mantener su autoridad real. María Antonieta, firme contra la Revolución y descrita por el conde de Mirabeau (1749-1791) como "el único hombre" del que podía depender el rey, se mantuvo firme a su lado (Schama, 533).

El 5 de octubre de 1789, la Marcha de las Mujeres sobre Versalles trasladó por la fuerza a la familia real al Palacio de las Tullerías de París, donde se mantuvo bajo la vigilancia de la milicia ciudadana conocida como la Guardia Nacional, y de su comandante el marqués de Lafayette (1757-1834). Mientras la Asamblea Nacional se esforzaba por definir los términos de una nueva monarquía constitucional, el influyente Mirabeau argumentaba en favor del rey, instando a mantener gran parte de la autoridad de Luis XVI. La muerte de Mirabeau en abril de 1791 dejó al rey expuesto y sin amigos en la Asamblea. En junio, un intento de la familia real de escapar de París fracasó, y el rey y la reina fueron escoltados de vuelta por la Guardia Nacional. Conocida como la huida a Varennes, esta tentativa no hizo sino aumentar la desconfianza y el desprecio del público hacia Luis XVI y su esposa, cuya ambivalencia hacia la Revolución hizo que muchos creyeran que deseaba bañarse en la sangre de los franceses.

Después de Varennes, la situación no hizo más que empeorar para la familia de María Antonieta, que fue sometida a una mayor vigilancia. La Declaración de Pillnitz, firmada por el hermano de María Antonieta, Leopoldo II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (que gobernó de 1790 a 1792) y el rey Federico Guillermo de Prusia, amenazaba a Francia con una invasión en caso de que la familia real resultara perjudicada. En abril de 1792, Francia declaró oficialmente la guerra a Austria, a la que se sumó Prusia como aliada de Austria, desencadenando las Guerras revolucionarias francesas (1792-1802). Con la esperanza de ser rescatada por la fuerza austro-prusiana, María Antonieta filtró secretos militares franceses en sus cartas a Fersen y a su amigo el conde Mercy-Argenteau.

Marie Antoinette in 1791/1792
María Antonieta en 1791/1792
Alexander Kucharsky (Public Domain)

En julio de 1792, Austria y Prusia dieron a conocer el Manifiesto de Brunswick, que prometía la destrucción total de París si le ocurría algo a la familia real. Como respuesta directa, una multitud asaltó el Palacio de las Tullerías el 10 de agosto. Mientras la familia real se escondía, la multitud masacró a los guardias suizos. Tres días después, la familia real fue encarcelada en la Torre del Temple.

Poco más de un mes después, la sorprendente victoria del ejército revolucionario francés sobre Prusia en la batalla de Valmy animó a la Convención Nacional a abolir la monarquía y declarar la Primera República Francesa. El marido de María Antonieta, ahora conocido simplemente como el ciudadano Luis Capeto, fue acusado de traición a la República y juzgado en diciembre. Fue condenado a muerte y guillotinado el 21 de enero de 1793.

Ejecución y legado

Tras la muerte de su marido, la antigua reina se vio afectada por el dolor. Conocida como "la viuda Capet", María Antonieta ni siquiera se atrevía a salir a los jardines para tomar aire, ya que para eso tenía que pasar por la cámara vacía del rey. Como su hijo sobreviviente era reconocido por los emigrantes monárquicos como Luis XVII, legítimo rey de Francia, lo separaron de María Antonieta el 3 de julio de 1793. Los comisarios que vinieron a recogerlo dieron la excusa infundada de que había un complot para secuestrar al niño. Durante una hora, María Antonieta se negó a dejar a su hijo, incluso cuando su vida corría peligro. Solo después de que la amenazaran con matar a su hija, cedió.

En los meses siguientes a la ejecución de Luis XVI, el destino de María Antonieta era incierto. Algunos defendían que debía permanecer como rehén, o quizás ser utilizada en un intercambio de prisioneros, pero el ascenso de los jacobinos radicales y el reinado del infame Comité de Seguridad Pública sellaron su destino. Tras el fracaso del Complot del clavel para liberarla de la cárcel, la viuda Capet fue juzgada por el Tribunal Revolucionario el 14 de octubre, acusada de varios delitos, entre ellos el de alta traición. Declarada culpable, fue condenada a muerte y guillotinada el 16 de octubre de 1793. Sus últimas palabras, tras pisar accidentalmente el pie de su verdugo, fueron: "Perdón, monsieur. No lo hice a propósito" (Fraser, 440).

El legado de María Antonieta es el de una figura trágica, víctima de su tiempo y sus circunstancias. Las mentiras que se difundieron sobre ella fueron suficientes para empañar su reputación hasta el punto de que algunos rumores siguen persistiendo (por ejemplo, no hay pruebas de que dijera nunca "Que coman pastel", aunque la cita se le sigue atribuyendo ampliamente). Como chivo expiatorio de todos los males de la monarquía francesa, muchos consideraron que su muerte era necesaria para el progreso de la Revolución. A pesar de ello, su leyenda perdura y la historia de María Antonieta, con su trágico final, sigue fascinando hoy en día.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién era María Antonieta?

Nacida en Viena el 2 de noviembre de 1755 con el nombre de María Antonia Josefa Juana, archiduquesa de Austria, decimoquinta hija de la emperatriz de Habsburgo María Teresa de Austria (1717-1780) y de Francisco I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1708-1765), María Antonieta (1755-1793) fue la reina de Francia durante los turbulentos años finales del Antiguo Régimen y la posterior Revolución francesa (1789-1799).

¿Por qué fue tan famosa María Antonieta?

Víctima de su tiempo y de las circunstancias, se la convirtió en el chivo expiatorio de todo lo malo de la monarquía francesa. Las mentiras que se difundieron sobre ella fueron suficientes para empañar su reputación hasta el punto de que algunos rumores siguen persistiendo.

¿Cuántos hijos tuvo María Antonieta?

María Antonieta tuvo cuatro hijos: María Teresa en 1778, Luis José en 1781, Luis Carlos en 1785 y Sofía en 1786. Solo su hijo mayor llegó a la edad adulta.

¿Por qué fue ejecutada María Antonieta?

Tras el ascenso de los jacobinos radicales, durante el reinado del infame Comité de Seguridad Pública, el Tribunal Revolucionario la acusó de diversos delitos, entre ellos el de alta traición, ya que muchos consideraban su muerte necesaria para el progreso de la Revolución.

¿Cuáles fueron las últimas palabras de María Antonieta?

Sus últimas palabras, después de pisar accidentalmente el pie de su verdugo, fueron: "Perdón, monsieur. No lo hice a propósito".

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, abril 04). María Antonieta [Marie Antoinette]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20650/maria-antonieta/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "María Antonieta." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 04, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20650/maria-antonieta/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "María Antonieta." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 04 abr 2022. Web. 03 oct 2022.

Afiliación