Jacques Necker

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 13 junio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Portrait of Jacques Necker (by Joseph Duplessis, Public Domain)
Retrato de Jacques Necker
Joseph Duplessis (Public Domain)

Jacques Necker (1732-1804) fue un banquero y estadista suizo que ocupó el cargo de ministro de finanzas del rey Luis XVI de Francia (que reinó de 1774 a 1792). Fue ministro del rey en tres ocasiones distintas, con la misión de sacar a Francia de su grave crisis financiera. Al principio fue entre el pueblo y desempeñó un papel importante en el inicio de la Revolución francesa (1789-1799).

Desde sus humildes comienzos en Ginebra, Necker se convertiría en uno de los hombres más poderosos de Francia con su cargo de director general del tesoro real en 1777. Decidido a no subir los impuestos durante la Guerra de la Independencia, Necker mantuvo a la nación a flote pidiendo préstamos en el extranjero. Logró una gran popularidad al hacer públicas las finanzas reales y llegó a ser tan querido que su destitución, el 11 de julio de 1789, fue uno de los principales catalizadores del asalto a la Bastilla. Pronto fue restituido, pero nunca volvió a alcanzar los mismos niveles de adoración pública, ya que su tercera y definitiva dimisión en 1790 fue recibida con indiferencia general.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los primeros años de su carrera

Jacques Necker nació el 30 de septiembre de 1732 en la República de Ginebra, la actual Suiza. Su padre, Charles-Frédéric Necker, era abogado y oriundo de Neumark, Prusia, y se había convertido en ciudadano de Ginebra en 1726 tras haber sido elegido profesor de derecho en esa ciudad. Jacques y su hermano mayor, Louis, fueron criados como calvinistas y recibieron una educación adecuada. Sin embargo, sus estudios se vieron interrumpidos cuando un amigo de su padre le ofreció un puesto de empleado en el banco de Thellusson y Vernet en París. A pesar de tener solo 15 años, Necker aceptó el puesto y emprendió su nueva vida en Francia.

Durante la Guerra de los Siete Años, Necker se dedicó a la especulación con los fondos públicos, el comercio de cereales y los bonos británicos, y en el proceso se enriqueció rápidamente.

Una vez en Francia, era poco probable que llegara a ser alguien importante. En una nación en la que todos los súbditos del rey debían ser católicos por ley, un protestante como Necker ya estaba en desventaja. Además, era tímido y aún no había terminado su educación. Sin embargo, incluso a su corta edad, Necker era ambicioso y no tendría que esperar mucho para demostrar su valía. Un día, el empleado principal de su banco cayó enfermo y no pudo asistir a una importante reunión sobre transacciones. Al no haber nadie más disponible, Necker fue enviado en su lugar, con órdenes estrictas de ceñirse a las instrucciones que le habían dejado. Al evaluar los detalles de la transacción por sí mismo, Necker decidió confiar en sus propios instintos en lugar de las instrucciones de su empleador durante las negociaciones. La apuesta le salió bien y obtuvo un beneficio de medio millón de libras para el banco. Impresionados, sus jefes no tardaron en trasladarlo a la sede del banco en París. Con apenas 20 años, estaba en la vía rápida del éxito. Necker demostró ser un banquero muy hábil. Durante la Guerra de los Siete Años (1756-1763), se dedicó a especular con los fondos públicos, el comercio de cereales y los bonos británicos, lo que le permitió enriquecerse rápidamente. En 1762, cuando uno de los socios del banco se retiró, Necker fue nombrado socio menor en su lugar, dirigiendo la sucursal de París.

Eliminar publicidad

Advertisement

Por aquel entonces, empezó a cortejar a Suzanne Curchod, la hija de un pastor que hasta hacía poco estaba comprometida con el escritor británico Edward Gibbon (1737-1794). Necker y Suzanne se casaron en 1764. Dos años más tarde, Suzanne dio a luz a su hija, Anna Louise Germaine, más conocida como Madame de Staël (1766-1817), que llegaría a ser una famosa escritora, teórica política y destacada salonista. Con el estímulo de Suzanne, Necker acabó dejando su puesto en el banco para buscar un cargo público. Encontró uno en 1768, como director de la malograda Compañía Francesa de las Indias Orientales, que perdió su monopolio en la India y quebró al año siguiente. No obstante, el cargo fue un respetable peldaño en la vida pública, y Necker aumentó su fortuna hecha a sí mismo vendiendo los barcos de la compañía y las mercancías no vendidas. Con un capital de entre 6 y 8 millones de libras, comenzó a conceder préstamos al gobierno francés.

Suzanne Curchod
Suzanne Curchod
Joseph-Siffred Duplessis (Public Domain)

En 1773, Necker se convirtió en una voz destacada en el mundo de las finanzas con su defensa del corporativismo estatal disfrazada de panegírico de Jean-Baptiste Colbert, ministro durante el reinado de Luis XIV de Francia (que reinó de 1643 a 1715). Por esta obra fue premiado por la prestigiosa Academia Francesa. En 1775, Necker atacó la teoría económica de la fisiocracia, criticando concretamente a Anne-Robert Jacques Turgot, interventor general de las finanzas reales. Necker no estaba de acuerdo con las políticas de laissez-faire de Turgot, como la supresión de un precio controlado en el comercio de cereales. Fue reivindicado cuando esta misma política condujo a los disturbios del pan de la Guerra de la Harina de 1775, que precedieron a la destitución de Turgot al año siguiente. Habiendo impresionado al Conde de Maurepas, consejero real del rey, con su trabajo, Necker fue elegido como el siguiente ministro de finanzas real en 1777.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Primer ministerio: 1777-1781

Aunque ya era ministro real, la fe protestante y el origen plebeyo de Necker seguían siendo un lastre. Su nombramiento provocó un escándalo y fue objeto de muchos chismes en los círculos sociales aristocráticos. Se le prohibió asistir a los consejos reales y tampoco se le permitió asumir el título de Interventor General de Finanzas, sino que se le denominó director general. Sin embargo, como plebeyo protestante, se lo consideraba en gran medida inocente de los males que sufría la Francia católica, es decir, del estado vacilante de las finanzas nacionales. Como banquero experimentado, parecía el hombre adecuado para aportar una solución, lo contrario del filosofante pero incompetente Turgot. Necker tenía una gran confianza en sus propias capacidades y estaba decidido a arreglar las finanzas francesas sin aumentar los impuestos.

Anne-Robert Jacques Turgot
Anne-Robert Jacques Turgot
Antoine Graincourt (Public Domain)

Cuando Necker tomó posesión de su cargo, el 29 de junio de 1777, Francia aún no se había unido oficialmente a la guerra de Independencia de los Estados Unidos, aunque cada vez más voces dentro del círculo del rey hicieron que este resultado fuera inevitable. El propio Necker se opuso a la guerra, temiendo que las deudas contraídas luchando contra los británicos llevaran la crisis financiera al límite. Cuando Francia entró finalmente en guerra en 1778, Necker se enfrentó a la monumental tarea de financiar el conflicto y solucionar al mismo tiempo la crisis financiera del Antiguo Régimen, todo ello sin aumentar los impuestos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Consciente de que la supresión de las oficinas corruptas y venales era imposible, para no arriesgarse a provocar la ira de los poderosos parlamentos, suprimió en cambio las oficinas innecesarias dentro del propio ministerio, y se deshizo de más de 500 oficinas que consideraba inútiles. Sustituyó a 48 receptores generales, responsables de la recaudación de impuestos directos, por 12 funcionarios directamente responsables ante él mismo. Necker incluso se enfrentó a los Granjeros Generales, la poderosa y odiada agencia contratada por el gobierno francés para recaudar los impuestos indirectos, a menudo por medios mafiosos. Aunque Necker hubiera querido suprimir a los Granjeros Generales, era imposible hacerlo en tiempos de guerra. En su lugar, redujo su número en un tercio y les impuso más regulaciones.

Para que la fiscalidad fuera más eficaz y representativa, Necker intentó instalar asambleas provinciales, órganos de los tres estamentos de una provincia, cuyo objetivo era votar sobre cuestiones administrativas locales. Consiguió establecer tales asambleas en Berry y Haute-Guyenne, asegurando que en cada asamblea los representantes del Tercer Estado (los plebeyos) fueran iguales en número a los de los dos estamentos superiores (clero y nobleza). Intentó crear asambleas similares en otras provincias, pero los demás ministros del rey se lo impidieron. Ya se estaba ganando poderosos enemigos.

Informe al Rey

A medida que la guerra se prolonga, estas medidas no son suficientes y, para mantener las finanzas del Estado a flote, Necker se ve obligado a pedir préstamos en el extranjero. A medida que aumentaba la cantidad de enemigos personales de Necker, empezaron a circular panfletos que lo atacaban por su mala gestión de las finanzas. En respuesta a esto, Necker hizo pública una cuenta de las finanzas reales en 1781, publicada como el Compte Rendu au Roi (informe al rey). Esta publicación tuvo un gran éxito y proporcionó a Necker una fama instantánea. En una sociedad como la del Antiguo Régimen, en la que históricamente estos registros se mantenían en privado, esta publicación fue importante. Se imprimieron 20.000 ejemplares en París, una cifra sin precedentes, que se agotaron en las primeras semanas. El informe se tradujo a cinco idiomas y se distribuyó por todo el mundo occidental.

Eliminar publicidad

Advertisement

Compte Rendu Au Roi
Compte Rendu Au Roi (Informe al rey)
Lombards Library (GNU FDL)

El Compte Rendu afirmaba un superávit de 10 millones de libras para el año fiscal de 1781, pero dejaba fuera las cuentas extraordinarias que habrían mostrado un déficit de más de 46 millones. Necker nunca pretendió que este informe fuera engañoso, ya que su propósito había sido demostrar que las obligaciones financieras en tiempos de paz podían satisfacerse con los ingresos corrientes, por lo que excluyó de su cifra los préstamos y las deudas de guerra. Sin embargo, esta exclusión llevó a sus enemigos a afirmar que había ocultado la verdadera deuda de la corona para quedar mejor, y algunos lo tacharon de fraude.

Necker, sintiendo la creciente presión de sus poderosos enemigos, entre los que se encontraba la reina María Antonieta, lanzó un ultimátum al rey, amenazando con dimitir a menos que se le concediera un puesto en el consejo real. Sin embargo, Necker se encontró sin amigos; su antiguo aliado Maurepas se había vuelto celoso de su fama, y el Conde de Vergennes, el ministro de Asuntos Exteriores, lo despreciaba por sus críticas a la Guerra de América. Ambos amenazaron con dimitir si se permitía a Necker formar parte del consejo, por lo que este no tuvo más remedio que dimitir él mismo en mayo de 1781.

Segundo ministerio: 1788-89

La publicación del Compte Rendu había llevado a Necker a nuevas cotas de popularidad. Tras su dimisión, gente de todas las clases acudió a su casa de St. Ouen, y la emperatriz Catalina la Grande de Rusia (1762-1796) incluso le invitó a asistir a ella en San Petersburgo. En cambio, Necker se retiró al lago de Ginebra, donde pasaría los siguientes años defendiendo su época de ministro, escribiendo su famoso Tratado sobre la administración de las finanzas en Francia en 1784 para justificar su política.

Eliminar publicidad

Advertisement

La publicación de su informe, la negativa a subir los impuestos y la defensa de las asambleas provinciales convirtieron a Necker en una celebridad.

Al finalizar la Guerra de la Independencia, Francia se encontró con que su crisis financiera se había agravado. Se culpó de la situación a Necker, y el nuevo interventor general Charles-Alexandre de Calonne propuso una serie de reformas radicales para salvar a la nación de la quiebra. En 1786, cuando la confianza de la opinión pública en el gobierno real caía en picado tras el asunto del collar de diamantes, Necker hizo un glorioso regreso a París; su supuesta transparencia con la publicación de su informe, su negativa a subir los impuestos y su defensa de las asambleas provinciales le habían convertido en una celebridad, especialmente entre el pueblo llano.

Mientras Necker empezaba a escribir panfletos venenosos criticando a Calonne, este se enfrentaba a problemas al intentar que sus reformas fueran aprobadas en la Asamblea de Notables de 1787. Visto como un derrochador corrupto, la opinión pública se inclinó fuertemente contra Calonne, que fue despedido en abril de 1787. Su sucesor, Loménie de Brienne, no tuvo mejor suerte; sus intentos de reforma condujeron a la Revuelta de los Parlamentos (1787-88), durante la cual el tesoro quedó vacío. Brienne dimitió en agosto de 1788 y el rey no tuvo más remedio que restituir a Necker en su ministerio. Sin Calonne y con la muerte de Vergennes y Maurepas, el nombramiento de Necker no recibió ninguna oposición. Aceptó el cargo de Ministro Principal de Francia y finalmente se le concedió un puesto en el consejo real. Su nuevo nombramiento provocó fuegos artificiales y celebraciones de borrachera en las calles de París.

El futuro de Francia pareció inmediatamente más brillante, ya que el nombramiento de Necker fue recibido con una repentina subida en la bolsa, y su presencia se consideró suficiente crédito para que la corona obtuviera más préstamos para evitar la bancarrota. Para arreglar la situación financiera de una vez por todas, Necker anunció la convocatoria de Estados Generales, un órgano representativo de los tres estamentos de la Francia prerrevolucionaria con la supuesta autoridad de administrar los impuestos. La reputación de Necker como defensor del pueblo se vio reforzada cuando abogó por que el Tercer Estado recibiera una representación igual a la de los dos estamentos superiores, lo que finalmente le fue concedido.

En los primeros meses de 1789, los Estados Generales eran muy esperados en toda Francia, ya que se consideraban una oportunidad para cambiar el opresor Antiguo Régimen. Por ello, cuando los Estados Generales de 1789 se reunieron en Versalles en mayo, los diputados del Tercer Estado se sintieron decepcionados cuando el discurso de apertura de Necker, de tres horas de duración, se limitó a las cuestiones financieras y no mencionó la desigualdad social.

Opening Session of the General Assembly, 5 May 1789
Sesión de apertura de la Asamblea General, 5 de mayo de 1789
Auguste Couder (Public Domain)

Los Estados Generales pronto se transforman en una Asamblea Nacional, que reclama la autoridad en nombre del pueblo. El 17 de junio, la Asamblea declaró ilegales todos los impuestos existentes y poco después comenzó a trabajar en una constitución. Necker, que pretendía que los Estados Generales ayudaran a la administración existente más que a conseguir una reforma de la sociedad, fue sin embargo defendido como colaborador de la Revolución tanto por el pueblo como por los ministros del rey. Apoyándose en esta reputación y en la popularidad que la acompañaba, Necker no hizo nada para detener el ascenso de la Asamblea y les ofreció concesiones en nombre del rey.

Como parte de su intento de reafirmar la autoridad real, Luis XVI despidió a Necker el 11 de julio de 1789, ordenándole que abandonara el país inmediatamente. Al día siguiente, las calles de París se convierten en un caos, ya que los alborotadores que llevaban bustos de Necker irrumpen en las armerías y se hacen con las armas. Después de que estos disturbios desembocaran en el asalto a la Bastilla el 14 de julio, Luis XVI no tuvo más remedio que dar marcha atrás, y restituyó a Necker como su Ministro Principal solo unos días después.

Tercer Ministerio: 1789-1790

El regreso triunfal de Necker a París fue tratado como un día de fiesta, aunque se vio empañado por el brutal asesinato callejero de Joseph-François Foullon (1715-1789), que le había sustituido brevemente en el ministerio del rey. En su nueva función, Necker se convertirá en un eficaz enlace entre el rey y la Asamblea Nacional. Redactó la respuesta de desaprobación de Luis XVI a los Decretos de agosto, que abolían el feudalismo, e intentó negociar un compromiso sobre el tema del veto absoluto del rey. Cuando la Marcha de las Mujeres sobre Versalles trasladó la sede del poder a París, Necker le siguió obedientemente.

La caída de Necker se debió a su incapacidad para estar a la altura de la reputación mesiánica que se le había atribuido. Lejos de haberse disipado con el estallido de la Revolución, la crisis financiera de la nación no había hecho más que empeorar, y el tesoro estaba vacío en septiembre de 1789. Los intentos de Necker de luchar contra la bancarrota mediante la creación de un banco nacional similar al Banco de Inglaterra y la concesión de nuevos préstamos fracasaron, y los ataques de sus enemigos cobraron fuerza. Jean-Paul Marat (1743-1794), en su influyente periódico L'Ami du Peuple, acusó a Necker de aprovecharse de los problemas económicos de Francia, llegando a calificarlo de enemigo público; Necker, enfurecido, emitió una orden de arresto contra él, lo que obligó a Marat a huir brevemente a Londres.

El último clavo en el ataúd de la reputación de Necker fue su oposición al assignat, la nueva forma de papel moneda de la Francia revolucionaria destinada a luchar contra la deuda nacional. Los defensores de la moneda, como Honoré-Gabriel Riqueti, conde de Mirabeau (1749-1791), argumentaban que la economía estaba siendo ahogada por la escasez de activos en circulación, mientras que los opositores, como Necker, creían que la emisión de assignats causaría una inflación masiva y que la propia moneda pronto carecería de valor. Mirabeau, que creía que los ataques contra los assignats equivalían a ataques contra la Revolución, acusó a Necker de dictadura financiera. Las propiedades eclesiásticas y feudales fueron confiscadas por la Asamblea para respaldar el valor de los assignats, que se emitieron en masa en agosto de 1790.

Bust of Mirabeau
Busto de Mirabeau
Henri-Frédéric Iselin (CC BY-SA)

Necker se opuso tanto a esta decisión que dimitió el 3 de septiembre de 1790. Para entonces, su estrella se había desvanecido, ya que dejó su cargo entre la indiferencia general. Dejando 2 millones de libras de su propio dinero al tesoro real, fue acosado por multitudes furiosas en su camino a casa y tuvo que pedir a la Asamblea protección policial.

Retirada definitiva

Al dejar Francia, Necker regresó a Suiza. Al igual que en Francia, sus tendencias moderadas se volvieron contra él, ya que los emigrantes franceses monárquicos que vivían en el extranjero lo consideraban demasiado revolucionario, y los jacobinos suizos lo consideraban demasiado monárquico. En 1793, tras la llegada de los jacobinos al poder en Francia, Necker fue incluido en la lista de emigrados, y todas sus propiedades y bienes en Francia fueron confiscados. En 1794, Suzanne Necker, que había sufrido problemas de salud toda su vida, murió, dejando a Necker solo con su hija.

En 1792, publicó un análisis sobre el proceso de Luis XVI, y en 1796 publicó Sobre la Revolución francesa, en el que intentaba explicar los fracasos de la Constitución de 1791 y de la monarquía constitucional francesa. Aunque nunca fue republicano mientras estuvo en el poder, Necker reveló sus simpatías republicanas en su vejez, como se ve en su última obra Últimas opiniones sobre política y finanzas. Publicado en 1802, este libro sirvió de discreto alegato al Primer Cónsul francés Napoleón Bonaparte (1769-1821) para establecer una república "una e indivisible, sujeta en lo posible a las leyes de la igualdad" (Furet & Ozouf, 295). Napoleón, que ya entonces planeaba establecer el Primer Imperio Francés (1804-1814, 1815), se sintió ofendido por la última obra de Necker.

Necker murió el 9 de abril de 1804, a la edad de 71 años, y fue enterrado junto a su esposa en el castillo de Coppet. Su legado sigue siendo variado; aunque su política de préstamos durante la Guerra de la Independencia estadounidense agravó la crisis financiera de Francia, su Compte Rendu fue en sí mismo revolucionario al hacer públicas las finanzas de Francia. Aunque su compromiso con el pueblo fue exagerado durante su vida, Necker se benefició de la popularidad que le proporcionó esta reputación. Al igual que otras figuras revolucionarias francesas, el meteórico ascenso de Necker fue seguido de una rápida desgracia, lo que ejemplifica la volatilidad y la naturaleza siempre cambiante de Francia durante esa época.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué es conocido Jacques Necker?

Jacques Necker fue ministro de finanzas del rey Luis XVI de Francia, conocido por hacer públicas las finanzas francesas con su Compte Rendu au Roi (Informe al Rey) y por supervisar la reunión de los Estados Generales, el acto de apertura de la Revolución francesa.

¿Por qué fue escandaloso el nombramiento de Jacques Necker en el ministerio del rey?

El nombramiento de Jacques Necker fue escandaloso porque era un plebeyo protestante.

¿Por qué cayó Jacques Necker del poder?

Jacques Necker cayó del poder tres veces: la primera en 1781 por insistir en ser puesto en el consejo real; la segunda en 1789 por otorgar concesiones a la Asamblea Nacional; la tercera en 1790 por oponerse al assignat, la nueva moneda de Francia.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, junio 13). Jacques Necker [Jacques Necker]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20863/jacques-necker/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Jacques Necker." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 13, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20863/jacques-necker/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Jacques Necker." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 13 jun 2022. Web. 07 ago 2022.

Afiliación