Toma de la Bastilla

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 02 mayo 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, afrikáans
The Storming of the Bastille (by Jean-Pierre Houël, Public Domain)
La toma de la Bastilla
Jean-Pierre Houël (Public Domain)

La toma de la Bastilla fue un momento decisivo en los primeros meses de la Revolución francesa (1789-1799). El 14 de julio de 1789, la Bastilla, fortaleza y prisión política que simbolizaba la opresión del Antiguo Régimen francés, fue atacada por una multitud formada principalmente por sans-culottes, o clases bajas. El aniversario se sigue celebrando en Francia como la fiesta nacional del país.

El acontecimiento fue la culminación de múltiples causas diferentes. Aunque el catalizador del atentado fue la destitución del popular plebeyo ginebrino Jacques Necker (1732-1804) del ministerio del rey Luis XVI de Francia (que reinó de 1774 a 1792), los desequilibrios sociales y las dificultades financieras llevaban años presionando al pueblo francés. Los esfuerzos del rey para deshacer el trabajo de los Estados Generales de 1789, que habían dado lugar a la formación de una Asamblea Nacional dominada por los miembros del Tercer Estado, se combinaron con el aumento de los precios del pan para hacer que el pueblo de París entrara en pánico e hiciera que arremetiera contra los símbolos de la autoridad real, incluida la siempre amenazante Bastilla.

Eliminar publicidad

Advertisement

Aunque la toma de la Bastilla fue importante porque supuso la primera intervención a gran escala de los sans-culottes en la Revolución, también fue uno de los primeros casos de derramamiento de sangre y de dominio de la turba cometidos por los revolucionarios en lo que hasta entonces había sido un asunto relativamente pacífico y ordenado. Aun así, el acontecimiento marcó un importante punto de inflexión en el que se redujeron los poderes del rey y se inició el proceso de desmantelamiento de la monarquía.

En los alrededores de París se concentraron 30.000 soldados, muchos de ellos extranjeros a sueldo de la monarquía francesa.

La tormenta que se avecina

La noche del 27 de junio, el cielo de París se iluminó con fuegos artificiales para celebrar la reconciliación de los tres órdenes de Francia en una única Asamblea Nacional unificada. Sin embargo, a 13 millas de distancia, el cielo de Versalles permaneció "lúgubremente silencioso" (Schama, 371). Luis XVI, heredero de un legado de absolutismo, había sufrido la insolencia del Tercer Estado, que incluso ahora estaba trabajando en una constitución que despojaría el poder de Versalles y lo pondría en manos del pueblo. La Asamblea, que se había rebautizado el 9 de julio como Asamblea Nacional Constituyente, actuaba como si tuviera el control, algo que el rey no podía soportar.

Eliminar publicidad

Advertisement

El 26 de junio, Luis XVI llamó a seis regimientos reales a la región de París, y el 1 de julio convocó a diez más. En poco tiempo, 30.000 soldados se concentraron alrededor de París, muchos de ellos soldados extranjeros a sueldo de la monarquía francesa. Muchos interpretaron esta ominosa acumulación como una medida contrarrevolucionaria del rey, como una advertencia a los miembros inquietos de la Asamblea. Los parisinos eran conscientes de que estas tropas extranjeras tendrían menos escrúpulos para disparar a los franceses que los soldados nacidos en Francia. El 8 de julio, una agitada Asamblea pidió formalmente al rey que retirara las tropas, pero este se negó, declarando que su propósito era únicamente mantener el orden en París y proteger los procedimientos de la Asamblea.

Louis XVI of France
Luis XVI de Francia
Joseph-Siffred Duplessis (Public Domain)

Al mismo tiempo, el rey actuó contra los miembros de su propio ministerio, despidió a muchas figuras clave y las reemplazó por ministros más hostiles a la incipiente Revolución. Jacques Necker, Ministro Principal y defensor del Tercer Estado, fue el principal objetivo. Culpado por la facción conservadora de Versalles de los fallos de los Estados Generales, Necker recibió la ira del Conde de Artois, el hermano menor del rey, que se refirió a él como un "traidor extranjero" que debía ser ahorcado (Schama, 373). A instancias de Artois y de la reina María Antonieta (1755-1793), Luis despidió a Necker el 11 de julio, ordenándole que abandonara el país inmediatamente. Parece que Luis apretaba la soga a la Asamblea y a sus partidarios.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los trabajadores más pobres se vieron obligados a gastar hasta el 80% de sus ingresos solo en pan.

Mientras tanto, París ya se encontraba en estado de agitación. Una mala cosecha seguida de un invierno devastador hizo que los precios del pan fueran los más altos del siglo XVIII, alcanzando un máximo histórico el 14 de julio. Dado que el pan constituía una parte importante de la dieta media de los franceses, los trabajadores más pobres se vieron obligados a gastar hasta el 80% de sus ingresos solo en pan. Naturalmente, multitudes enfurecidas se empezaron a reunir. El 27 de junio se ordenó la dispersión de una de esas multitudes, pero cinco compañías de la Guardia Francesa semimilitar se amotinaron. Cuando diez de estos guardias fueron encarcelados por indisciplina, 4000 parisinos invadieron la prisión y los liberaron. Este malestar, alimentado por la presencia de los soldados reales, pronto se convertiría en una tempestad cuando llegó a la ciudad la noticia de la destitución de Necker.

Los disturbios del 12 y 13 de julio

El Palais-Royal, residencia parisina del duque de Orleans, simpatizante de la revolución, se había convertido en el punto de encuentro favorito de los revolucionarios parisinos. Fue aquí donde se reunieron las masas indignadas el 12 de julio, cuando se hizo pública la noticia de la destitución y el exilio de Necker. Las emociones se exacerbaron, algunos llevaban bustos de Necker y otros procedieron a golpear públicamente a una "mujer de calidad" por escupir el retrato de Necker. Por la tarde, más de 6000 personas se habían congregado en el palacio, buscando un lugar al que dirigir su ira.

Eliminar publicidad

Advertisement

El periodista Camille Desmoulins (1760-1794), de 29 años, les dio un propósito. Saltando sobre una mesa del Café Foy, en los jardines del Palais-Royal, Desmoulins pronunció un discurso enardecedor en el que alababa a Necker y subrayaba la amenaza de los soldados, cuya presencia opresiva podía provocar otra masacre de San Bartolomé. Blandiendo una pistola, Desmoulins hizo un llamamiento a las armas, afirmando: "prefiero morir a someterme a la servidumbre". (Schama, 382).

Desmoulins Making a Call to Arms, 12 July 1789
Desmoulins haciendo una llamada a las armas, 12 de julio de 1789
by Pierre-Gabriel Berthault (Public Domain)

Con su discurso, Desmoulins encendió el polvorín de la multitud que rápidamente se echó a la calle. Miles de parisinos se dirigieron a los Campos Elíseos, lo que alarmó a los funcionarios reales. Se envió una unidad de caballería, el regimiento real alemán, para expulsar a los manifestantes de la plaza Luis XV (actual plaza de la Concordia), empujándolos hacia los jardines del palacio de las Tullerías. Allí, los parisinos arrojaron sillas, piedras y trozos de esculturas a los soldados de caballería, mientras los soldados seguían disparando e hiriendo a varias personas. Al ver que la multitud no retrocedía, el comandante real ordenó a regañadientes la retirada de todas las tropas al Campo de Marte para evitar un baño de sangre.

Al día siguiente, con gran parte de la ciudad en manos de las masas, comenzaron los verdaderos disturbios. Se quemaron más de 40 peajes, junto con los documentos y registros fiscales que contenían, y el monasterio de Saint-Lazare fue saqueado en busca de todos sus alimentos. Ante el temor a las inminentes represalias de los soldados del rey, la gente empezó a asaltar a todos los armeros y armerías de la ciudad. Aunque el Hotel de Ville, sede del gobierno de la ciudad, autorizó que se formara una milicia ciudadana parisina (más tarde rebautizada como Guardia Nacional) para la defensa, esto no aplacó a la multitud, que asaltó la armería de los Inválidos en la mañana del día 14, llevándose más de 30.000 mosquetes. A falta de municiones, la multitud buscó un lugar donde encontrarlas: la fortaleza de la Bastilla.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Bastilla: símbolo de la tiranía

Construida en el siglo XIV para defender París de los ingleses, la Bastilla era una fortaleza en todos los sentidos. Con ocho torres redondas, dos puentes levadizos y muros de dos metros de grosor, la Bastilla se alzaba sobre la ciudad como una manifestación física del poder del antiguo régimen. Convertida en prisión estatal a principios del siglo XV, la mayoría de los prisioneros que allí se encontraban habían sido detenidos por orden expresa del rey, al habérseles negado un proceso judicial. La prisión era famosa por sus celdas subterráneas plagadas de pestes; los horrores de lo que ocurría tras sus muros eran objeto de muchos chismes. Las memorias de los antiguos reclusos se convirtieron en material de lectura popular, suficiente para asustar a cualquier francés amante de la libertad.

Sin embargo, en 1789, la Bastilla era un tigre de papel. Las autoridades acababan de iniciar conversaciones para cerrar la prisión y sustituirla por un foro público. Aunque había sido formidable en su pasado, la Bastilla se consideraba ahora uno de los lugares de encarcelamiento más deseables para los prisioneros de alta alcurnia, y muchas de sus infames celdas subterráneas habían caído en desuso. A muchos prisioneros se les permitían camas, mesas y estufas, y a uno de ellos, el infame escritor libertino Marqués de Sade, se le permitían los lujos de un armario completo y una biblioteca de 133 volúmenes. El 14 de julio de 1789, siete personas fueron encarceladas allí, incluidos cuatro falsificadores, un "lunático" irlandés, un joven aristócrata desviado encarcelado a instancias de su familia, y un hombre que había conspirado para asesinar a Luis XV de Francia más de 30 años atrás.

Siege of the Bastille
Asedio a la Bastilla
Claude Cholat (Public Domain)

Sin embargo, la idea de la Bastilla era más importante que su realidad. La gente seguía siendo arrestada arbitrariamente y llevada a las prisiones, y la fortaleza era símbolo de esta práctica. Así, aunque la multitud de unos 1000 parisinos llegó ante los muros de la prisión aparentemente para apoderarse de las armas y la pólvora que allí se guardaban, no fue casualidad que se dirigieran a un lugar tan despreciado como la Bastilla.

Eliminar publicidad

Advertisement

La toma de la Bastilla

Bernard-René de Launay, gobernador de la Bastilla, había nacido dentro de los mismos muros que ahora debía defender. No disponía de muchos medios para hacerlo: su guarnición estaba compuesta por 82 inválidos, soldados veteranos incapaces de servir en el campo de batalla, así como por 32 tropas suizas que habían llegado como refuerzo. Los cañones se encontraban en lo alto de las murallas, pero de Launay solo tenía provisiones para dos días y no tenía agua, lo que limitaba su capacidad de resistir un asedio. El premio que buscaba la multitud —250 barriles de pólvora— estaba custodiado en el interior.

A las 10 de la mañana, mientras la multitud se reunía en el exterior, tres delegados del Hotel de Ville entraron en la Bastilla, pidiendo a de Launay que retirara los cañones de los muros y entregara la pólvora y las armas de la prisión a la custodia de la milicia de París. El gobernador, persuadido por sus oficiales de que sería deshonroso rendirse sin órdenes directas, respondió que no podía hacer nada sin el permiso de Versalles. Habiendo llegado a un punto muerto, los delegados abandonaron la fortaleza para pedir nuevas instrucciones de negociación a sus superiores.

Mientras tanto, la inmensa e impaciente multitud que se encontraba fuera de las murallas se había acercado, desbordando el patio exterior, separado por un solo muro del interior, donde se encontraba la verdadera puerta de la fortaleza. El muro que separaba los dos patios contenía un pequeño puente levadizo. Media hora después de la salida de los delegados parisinos, dos hombres escalaron el muro y cortaron las cadenas del puente levadizo. El puente cayó y mató a un hombre desprevenido que estaba debajo. La multitud, creyendo que De Launay había decidido dejarlos entrar, cruzó por centenares. Los soldados gritaron que se dieran la vuelta o que les dispararían, pero fueron malinterpretados como un estímulo para acercarse. Al poco tiempo, alguien entró en pánico y sonó un disparo, seguido de otras andanadas.

En medio del caos, mientras caían varios revolucionarios, la gente empezó a acusar a de Launay de atraer a la multitud al patio interior para poder masacrarla más fácilmente. Los parisinos que tenían armas empezaron a disparar a los defensores, mientras se encendían carros llenos de estiércol y paja ante la puerta para generar una cortina de humo. Los combates se intensificaron y un delegado que agitaba una bandera blanca de tregua fue ignorado.

Cerca de las 3 de la tarde, la multitud fue reforzada por compañías amotinadas de la Guardia Francesa, entre las que se encontraban veteranos de la Guerra de la Independencia estadounidense. Dirigidos por Pierre-Augustin Hulin, un antiguo suboficial, los soldados rebeldes sacaron cinco cañones y apuntaron a la puerta de la Bastilla. Este fue el momento decisivo. De Launay, consciente de que no llegarían refuerzos reales y de que la puerta no podría resistir un asalto de artillería, ofreció capitular, amenazando con encender los barriles de pólvora y volar toda la fortaleza si no se cumplían sus condiciones. Cuando la multitud se negó a aceptar las condiciones, de Launay se echó atrás. Se izó un pañuelo blanco sobre la Bastilla en lugar de una bandera de tregua y se bajó el segundo puente levadizo.

Storming of the Bastille and arrest of the Governor M. de Launay, July 14, 1789.
Toma de la Bastilla y arresto del Gobernador M. de Launay, 14 de julio de 1789
Unknown Artist (Public Domain)

El ejército ciudadano se precipitó inmediatamente a través de la puerta, liberando a los prisioneros y tomando las armas y la pólvora que pudieron encontrar. Los soldados suizos de De Launay, que sabiamente se habían quitado el uniforme, fueron confundidos con prisioneros y tratados bien por la multitud. Muchos de los inválidos tuvieron menos suerte. A un oficial llamado Béquard le cortaron la mano mientras abría la puerta a la multitud. Confundido con un guardián de la prisión, la mano luego se paseó por las calles parisinas, sosteniendo todavía la llave de la puerta. Esa misma noche, volvieron a confundir a Béquard, esta vez por el cañonero que había disparado el primer tiro, y fue ahorcado.

De Launay también sufriría en manos de la multitud. Creyendo que había ordenado su masacre, los revolucionarios lo llevaron al Hotel de Ville. Por el camino, o insultaron y escupieron, y sus captores se detuvieron periódicamente para golpearlo. Al llegar al Hotel, sus captores se detuvieron a debatir los métodos más agónicos para matarlo. Cuando un pastelero llamado Desnot sugirió llevarlo al interior antes de decidir su destino, de Launay, harto del tormento, estalló y gritó: "¡Déjenme morir!" antes de patear a Desnot directamente en la ingle. Inmediatamente, de Launay recibió una lluvia de puñales, sables y bayonetas, antes de que la multitud lo acribillara a tiros de pistola. Tras arrojar el cadáver a la cuneta, Desnot se abalanzó sobre él y le cortó la cabeza con una navaja.

Cuando Jacques de Flesselles, el prévôt des marchands (más o menos equivalente al alcalde), salió del hotel para ver qué era lo que causaba la conmoción, le gritaron que era un traidor y lo mataron a tiros en el acto. Su cabeza cortada se unió pronto a la de De Launay en picas, que luego las multitudes pasearon por París mientras vitoreaban, reían y cantaban.

Durante la toma de la Bastilla murieron 82 revolucionarios, y otros 15 murieron posteriormente a causa de sus heridas. Este acontecimiento marcó la primera vez que los sans-culottes de París tuvieron un impacto importante en la revolución, que hasta ese momento era en gran medida un asunto de la burguesía.

Consecuencias

Según la famosa anécdota, cuando Luis XVI le preguntó si el ataque a la Bastilla había sido una revuelta, el duque de La Rochefoucauld respondió: "No, señor, es una revolución" (Schama, 420). Y, efectivamente, lo fue. Los sans-culottes habían expresado su opinión y se negaban a ser ignorados. El 15 de julio, el rey anunció la retirada de las tropas de la región de París, entre los aplausos de la Asamblea, y el 29 llamó a Necker para que ocupara su ministerio por tercera vez.

The Heads of Launay and Flesselles
Las cabezas de Launay y Flesselles
Unknown Artist (Public Domain)

El 15 por la noche, el rey y la reina saludaban a una multitud desde lo alto de un balcón de Versalles. El marqués de Lafayette (1757-1834) pronunció un discurso en el que aseguró a la multitud que el rey había sido engañado, que no había tenido ninguna mala intención y que volvía a ser totalmente benevolente. Esa misma noche, Lafayette recibió el mando de la Guardia Nacional y Jean Sylvain Bailly, orquestador del Juramento de la Corte de Tenis, fue nombrado alcalde de París.

Cabe destacar que el rey no hizo ninguno de los dos nombramientos, quien al día siguiente aceptó de manos de Bailly una escarapela revolucionaria roja y azul. Para simbolizar la reconciliación del rey con su pueblo, Lafayette añadió posteriormente el blanco borbónico al diseño, creando el moderno tricolor francés. Sin embargo, cada vez era más evidente que Luis XVI estaba perdiendo poder. El 16 de julio, el Conde de Artois se escapó de Versalles en plena noche y se llevó consigo un séquito de monárquicos. Huyendo primero a la frontera y luego del país, Artois y sus seguidores se convertirían en la primera oleada de emigrantes que abandonaron Francia a causa de la Revolución.

Mientras tanto, en París, se decidió que la Bastilla se debía demoler, para que no fuera reclamada por las tropas reales. Con el trabajo de 1000 obreros, la fortaleza desapareció por completo en noviembre. Más tarde, Lafayette regalaría la llave de la Bastilla al presidente de los Estados Unidos, George Washington, que la exhibiría en su casa de Mount Vernon.

El 14 de julio de 1790, el primer aniversario de la toma se celebró en todo el país como la Fête de la Fédération, con una celebración masiva en el lugar donde se encontraba la Bastilla. Hoy en día, el 14 de julio, llamado Fête nationale française (Fiesta nacional francesa), se celebra el aniversario de la toma para honrar la Revolución, la unidad del pueblo francés y la aparición de la democracia en el país.

Aunque la toma de la Bastilla fue importante porque puso el poder en manos de los sans-culottes y fue uno de los primeros acontecimientos importantes de la Revolución, también fue notable por introducir el derramamiento de sangre en la Revolución. Nueve días después de la caída de la Bastilla, las muertes de De Launay y De Flesselles fueron seguidas por los asesinatos similares de Bertier de Sauvignay, intendente de París, y de Foulon, uno de los ministros que iba a sustituir al gobierno de Necker. Sus cabezas se clavaron en picas, la boca de Foulon se rellenó de hierba para representar su aparente implicación en un complot de hambruna contra el pueblo. Incluso antes de la introducción de la guillotina y del Reinado del Terror, la Revolución ya había adquirido el gusto por la sangre.

La toma de la Bastilla, por tanto, marcó tanto la aparición de la libertad en Francia como el inicio de la violencia por la que la Revolución francesa es tan famosa. Debido a su monumental importancia para el desarrollo de la Revolución, la caída de la Bastilla ocupa un lugar importante en la historia de Occidente y en la historia del surgimiento de las democracias occidentales.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué era la Bastilla?

La Bastilla era una fortaleza y una prisión estatal construida en el siglo XIV para defender París contra los ingleses. En la Revolución francesa se convirtió en un símbolo de opresión y tiranía.

¿Quiénes eran los siete prisioneros de la Bastilla el 14 de julio de 1789?

Entre los siete prisioneros de la Bastilla había cuatro falsificadores, un "lunático" irlandés, un joven aristócrata desviado encarcelado a instancias de su familia y un hombre que conspiró una vez para matar al rey Luis XV.

¿Qué fue la toma de la Bastilla?

La toma de la Bastilla se produjo cuando una turba de ciudadanos franceses enfadados y soldados rebeldes atacaron la Bastilla el 14 de julio de 1789. La fortaleza capituló después de que los revolucionarios apuntaran con sus cañones a su puerta.

¿Por qué tomaron la Bastilla?

El aumento del precio del pan, la concentración de soldados extranjeros en los alrededores de París y las medidas contrarrevolucionarias del rey, como la destitución de Jacques Necker, provocaron la revuelta del pueblo parisino. La búsqueda de armas y pólvora llevó a la multitud a la Bastilla.

¿Por qué la toma de la Bastilla fue un punto de inflexión en la historia de Francia?

La toma de la Bastilla marcó uno de los primeros casos en que las clases bajas francesas tomaron el poder en sus manos, al tiempo que fue el primer acto de derramamiento de sangre cometido por los revolucionarios franceses. Este acontecimiento también fue importante para la caída de la monarquía.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, mayo 02). Toma de la Bastilla [Storming of the Bastille]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20766/toma-de-la-bastilla/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Toma de la Bastilla." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 02, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20766/toma-de-la-bastilla/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Toma de la Bastilla." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 02 may 2022. Web. 29 nov 2022.

Afiliación