Batalla de Fleurus

Artículo

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 04 abril 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X

La batalla de Fleurus (26 de junio de 1794) fue el punto culminante de la Campaña de Flandes de 1792-95 y una de las batallas más decisivas de la Guerra de la Primera Coalición (1792-1797). La victoria francesa en Fleurus aseguró el predominio francés durante el resto de la guerra y condujo a la conquista de Bélgica y a la destrucción de la República Holandesa.

Battle of Fleurus
Batalla de Fleurus
Jean-Baptiste Mauzaisse (Public Domain)

En la batalla participaron la Armée de Sambre-et-Meuse francesa, un ejército recién creado de 75.000 hombres al mando del general Jean-Baptiste Jourdan, y un ejército de la Coalición de 52.000 hombres al mando del príncipe Josias de Sajonia-Coburgo-Saalfeld. Aunque la batalla en sí fue tácticamente irresoluta, sus consecuencias cambiarían profundamente el curso de las guerras revolucionarias francesas (1792-1802). Provocó la desintegración del ejército de la Coalición, ya que la derrota convenció a la monarquía de los Habsburgo para evacuar los Países Bajos en la creencia de que la defensa de los Países Bajos austriacos (Bélgica) era una causa perdida.

Eliminar publicidad
Publicidad

En consecuencia, los franceses pudieron conquistar Bélgica y penetrar en Holanda; en enero de 1795, la República Holandesa había sido desmantelada y sustituida por la República Bátava, la primera de las "repúblicas hermanas" profrancesas. Fleurus también ayudó indirectamente a poner fin al Reinado del Terror en la Revolución francesa (1789-1799), ya que las victorias militares francesas posteriores invalidaron la justificación del Terror.

Ejército de Sambre y Meuse

La victoria francesa en la batalla de Tourcoing (17-18 de mayo de 1794) provocó un cambio de poder en la campaña de Flandes, ya que el ejército de la Coalición se vio obligado a ponerse a la defensiva. La moral del ejército aliado, ya afectada negativamente por la propia derrota, empeoró el 30 de mayo cuando el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Francisco II abandonó el ejército y regresó a Viena. La derrota en Tourcoing había convencido a Francisco II y a sus ministros de que la defensa de los Países Bajos austriacos era una causa perdida; el emperador estaba mucho más interesado en la próxima tercera partición de Polonia y empezó a retirar oficiales y hombres del ejército de Flandes para desplegarlos en el este. Por supuesto, la pérdida de interés de Austria en continuar la lucha en los Países Bajos fue vista como una traición por otras naciones de la Coalición como Gran Bretaña y la República Holandesa, que tenían más en juego en la región.

Eliminar publicidad
Publicidad
Mientras el ejército de la Coalición quedaba desanimado y agotado tras Tourcoing, los franceses estaban animados y sus ejércitos se llenaban de nuevos reclutas.

Los franceses, mientras tanto, se preparaban para entrar en Bélgica. Así como el ejército de la Coalición quedó desanimado y agotado tras Tourcoing, los franceses estaban muy animados y sus ejércitos se llenaban de nuevos reclutas. A finales de mayo de 1794, había 227.000 soldados franceses en la región de Flandes, pero en aras de la eficiencia, 96.000 de ellos fueron reorganizados en un nuevo ejército apodado Armée de Sambre-et-Meuse bajo el mando del general Jean-Baptiste Jourdan. Jourdan, a pesar de su nuevo mando, ya estaba en la cuerda floja; había sido obligado a retirarse en enero anterior por negarse a seguir las órdenes del Comité de Seguridad Pública, el gobierno de facto de la República Francesa. Jourdan solo se había salvado de la ejecución gracias a la intervención de un representante en misión que respondía de su honorabilidad. Ahora se le daba una segunda oportunidad, pero si volvía a defraudar, Jourdan no podía esperar esa salvación. En París, el Reinado del Terror estaba en su apogeo y la guillotina estaba ávida de oficiales militares caídos en desgracia. Una derrota probablemente le costaría la cabeza a Jourdan.

Cuando Jourdan tomó el mando a principios de junio, los franceses habían cruzado el río Sambre tres veces, pero habían sido rechazados en todas ellas. El 12 de junio, Jourdan condujo a su recién creado ejército sobre el río por cuarta vez y sitió Charleroi, considerada una fortaleza belga clave por ambos bandos. El 16 de junio, Guillermo V, Príncipe de Orange, y 43.000 soldados anglo-holandeses llegaron para aliviar el asedio; en la subsiguiente batalla de Lambusart, los aliados sorprendieron a los franceses emergiendo de la espesa niebla en la que se habían ocultado. Tras 3000 bajas, los franceses fueron perseguidos por el Sambre. Los franceses habían sido derrotados, pero no estaban quebrados; se habían retirado de manera ordenada y estaban ansiosos por intentarlo de nuevo. Así, el 18 de junio, solo dos días después de su derrota, la Armée de Sambre-et-Meuse siguió a Jourdan a través del Sambre una vez más. Los franceses habían saboreado la victoria, y la derrota no era una opción.

Eliminar publicidad
Publicidad

Tercer sitio de Charleroi

El Príncipe de Orange, confiado en su victoria, estaba seguro de que el enemigo había sido derrotado y no sería tan temerario como para cruzar el Sambre por quinta vez. Cuando Jourdan le demostró que estaba equivocado después de solo dos días de descanso, Orange se sorprendió, pero aun así no podía creer que los franceses estuvieran tan locos como para atacar Charleroi de nuevo; seguramente, razonó, se dirigían a Mons en su lugar. Siguiendo esta lógica, Orange se retiró para defender la carretera de Mons, permitiendo a los franceses acercarse a Charleroi sin oposición. Con 75.000 de sus hombres, Jourdan invirtió la fortaleza por tercera vez el 19 de junio, y el asedio progresó rápidamente, ya que los franceses utilizaron las trincheras y los asedios que habían construido en sus dos primeros intentos.

A los pocos días del asedio, la Armée de Sambre-et-Meuse recibió una visita de París. Louis-Antoine de Saint-Just era un joven y fogoso jacobino que, como miembro del Comité de Seguridad Pública, era uno de los hombres más poderosos de Francia. Saint-Just había llegado para asegurarse de que el sitio de Charleroi transcurriera lo más rápidamente posible y estaba dispuesto a desatar el Terror sobre el ejército para lograr su objetivo. Según el historiador Ramsay Weston Phipps, Saint-Just amenazó con guillotinar al ingeniero jefe e incluso mandó fusilar a un capitán de artillería por tardar demasiado en montar su batería. Jourdan encontró la manera de sacar provecho de la presencia aterradora del joven jacobino: el 25 de junio, organizó un encuentro entre Saint-Just y el comandante de la guarnición de Charleroi.

Portrait of Louis-Antoine de Saint-Just
Retrato de Louis-Antoine de Saint-Just
Pierre-Paul Prud'hon (Public Domain)

El comandante presentó a Saint-Just una carta con sus condiciones de rendición, a lo que Saint-Just respondió fríamente: "No es el papel lo que quiero, sino el lugar" (Phipps, 158). Saint-Just consiguió convencer al comandante de que los franceses estaban más cerca de ganar el asedio de lo que realmente estaban, lo que llevó al comandante a rendir la fortaleza incondicionalmente. Los franceses estaban tan satisfechos con este resultado que concedieron a la guarnición los honores de guerra, permitiéndoles conservar sus sables y colores. Para los franceses, la rendición no llegó demasiado pronto. Esa misma tarde, un ejército aliado de 52.000 hombres llegó para aliviar el asedio.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preparativos

Coburg, el comandante en jefe aliado, había llegado a Charleroi suponiendo que la guarnición podría resistir unos días más. Para informar a la guarnición de que se acercaba ayuda, envió algunas tropas a las alturas de Heppignies para que dispararan cohetes al cielo como señal. Sin embargo, estos hombres fueron perseguidos por soldados franceses perspicaces y se vieron obligados a disparar los cohetes más al norte, donde la señal no era visible para la fortaleza. Como resultado, la guarnición cedió a las amenazas de Saint-Just y rindió el fuerte, sin saber que la ayuda estaba justo fuera de sus muros; del mismo modo, Coburgo no sabía que la fortaleza había caído y comenzó a planear un ataque para levantar el asedio.

Soldiers of the Armée de Sambre-et-Meuse
Soldados de la Armée de Sambre-et-Meuse
Édouard Detaille (Public Domain)

Desde su cuartel general en Nivelles, Coburgo ideó un plan para envolver y destruir al ejército francés. El grueso de su ataque se concentraría contra la derecha francesa, a la que esperaba arrollar para situarse detrás del centro francés y rodear a su ejército. Coburgo confió el mando general de este ataque al archiduque Carlos, hermano del emperador, dándole siete batallones de infantería y 16 escuadrones de caballería. El ataque de Carlos, concentrado en la ciudad de Fleurus, sería apoyado por 13 batallones de infantería y 26 escuadrones al mando del general Johann Peter Beaulieu; Beaulieu debía girar hacia el sur antes de llegar a Fleurus para flanquear la línea francesa y atacar por la retaguardia. Mientras tanto, Coburg ordenó ataques adicionales contra el centro y la izquierda franceses. Una columna al mando del Príncipe de Orange debía tomar los pasos sobre el río Pieton para negar a los franceses una ruta de retirada.

Jourdan, por su parte, sobrestimó la fuerza del ejército de Coburgo, creyendo que era igual al suyo (alrededor de 75.000 hombres). Por lo tanto, optó por mantenerse a la defensiva, organizando su ejército en semicírculo. El general Jean-Baptiste Kléber comandaba la izquierda francesa, mientras que el importantísimo flanco derecho estaba en manos de las divisiones de los generales François Marceau y François Joseph Lefebvre.

Eliminar publicidad
Publicidad

Batalla de Fleurus

A las 3 de la madrugada del 26 de junio de 1794, las columnas aliadas estaban en movimiento, descendiendo sobre las posiciones francesas. A las 5:30 a.m., el silencio previo al amanecer en los alrededores de Fleurus se interrumpió con el chasquido de los mosquetes cuando la columna del Archiduque Carlos se encontró con la división de Lefebvre. Los encarnizados combates en Fleurus y sus alrededores se repitieron más a la derecha, donde la columna de Beaulieu se enfrentó a Marceau cerca de los pueblos de Baulet y Velaine. Aquí, los Aliados arrollaron a los franceses, y los primeros rayos del día encontraron a la división de Marceau retrocediendo gradualmente hacia el bosque de Gopiaux. Hacia las 10:30, la división de Marceau finalmente se rompió, mientras los hombres, presas del pánico, huían en tropel a través del Sambre. No fue hasta el mediodía cuando Marceau consiguió reunir a sus hombres.

Battle of Fleurus, Daybreak to 8 a.m.
Batalla de Fleurus, del amanecer a las 8 a.m.
Talamioros (CC BY-SA)

La derrota de la división de Marceau había dejado al descubierto el flanco derecho de Lefebvre. Para compensar la diferencia, Lefebvre se vio obligado a retirarse del propio Fleurus, enviando tres batallones bajo el mando de su jefe de estado mayor, el coronel Jean-de-Dieu Soult, para llenar el hueco en sus líneas entre la ciudad de Lambusart y el bosque sobre el río. Lefebvre ordenó a sus hombres que dejaran acercarse al enemigo sin disparar; cuando los hombres del archiduque se acercaron, los hombres de Lefebvre desataron una descarga devastadora mientras una carga de caballería francesa hacía retroceder a los aliados. De este modo, los hombres del archiduque Carlos fueron rechazados cuatro veces. Mientras tanto, en Lambusart, los tres batallones de Soult se combinaron con los supervivientes de la división de Marceau para contener a Beaulieu. La lucha se intensificó en torno a Lambusart, y Soult sufrió la pérdida de cinco caballos; más tarde, al recordar la batalla, Soult se referiría a ella como "quince horas de la lucha más desesperada que he visto en mi vida" (Phipps, 163).

Battle of Fleurus, 10 a.m. to 1 p.m.
Batalla de Fleurus, de 10 a.m. a 1 p.m.
Talamioros (CC BY-SA)

A pesar de la dura resistencia de Soult, Beaulieu finalmente capturó Lambusart, aunque algunos francotiradores franceses siguieron luchando desde las ventanas de las casas. Beaulieu prendió fuego a graneros y campos de maíz de la aldea para crear una cortina de humo y expulsar a los franceses; Phipps informa que, a medida que el infierno se extendía, "el mismo suelo sobre el que luchaban" estaba en llamas. Mientras tanto, Lefebvre se negó a ceder un ápice y, aparte del punto de apoyo de Lambusart, los aliados no consiguieron ganar terreno. Entre las 4 y las 5 de la tarde, el archiduque Carlos recibió órdenes de Coburgo de suspender el ataque, y los aliados comenzaron a retirarse en medio de una gran confusión. Lefebvre aprovechó el desorden y dirigió personalmente un ataque contra la posición de Beaulieu en Lambusart. A las 6 de la tarde, los aliados se habían retirado del campo; el ataque vital contra el flanco derecho francés había fracasado.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Combate en la izquierda y el centro franceses

Aunque los combates más dramáticos se produjeron en el flanco derecho francés, hubo acciones simultáneas a lo largo de la izquierda y el centro franceses. A la 1 de la madrugada, 24 batallones al mando del Príncipe de Orange comenzaron a avanzar contra la izquierda francesa, pero fueron detenidos por una división francesa al mando del General Montaigu en Courcelles. A las 9 de la mañana, Montaigu se retiró a través del Sambre, aunque había ganado tiempo suficiente al general francés Kléber para apuntalar las defensas a lo largo del río Pieton. Durante el resto de la mañana, Kléber mantuvo el cruce del Pieton contra los hombres de Orange mientras Montaigu defendía el Sambre. Hacia las 2 de la tarde, Kléber decidió que era hora de lanzar un contraataque, y varias brigadas francesas al mando del coronel Jean Bernadotte lograron hacer retroceder a los aliados. A las 5 de la tarde, Orange se dio cuenta de que las defensas francesas del flanco izquierdo seguían siendo fuertes y ordenó la retirada.

Battle of Fleurus, 1-5 p.m.
Batalla de Fleurus, de 1 a 5 p.m.
Talamioros (CC BY-SA)

A las 5:30 a.m., comenzó una feroz lucha en el centro de Francia, donde una columna aliada al mando del Príncipe Kaunitz luchaba con una división francesa al mando de Jean-Étienne Championnet por el control de las alturas de Heppignies. Al principio, los ataques de Kaunitz fracasaron, ya que el terreno favorecía a Championnet. Sin embargo, la derrota de la división de Marceau en el extremo derecho obligó a Lefebvre a dispersar sus tropas, lo que a su vez expuso los flancos de Championnet. A primera hora de la tarde, Kaunitz lanzó un feroz ataque contra la posición de Championnet, lo que provocó que los franceses se retiraran de las alturas a las 3:30. Pero cuando Championnet recibió noticias del éxito de Lefebvre en la derecha, dio media vuelta y ordenó una carga a bayoneta para recuperar las alturas. A los hombres de Kaunitz los tomó desprevenidos, creyendo que la lucha había terminado, y fueron derrotados con facilidad. Así, al anochecer, los franceses habían vencido en todo el campo de batalla.

Consecuencias e importancia

A medida que avanzaba la batalla durante la tarde del 26 de junio, Coburgo recibió la confirmación de que Charleroi ya había caído. Consternado, ordenó una retirada general hacia las 5 de la tarde y decidió no continuar la batalla a la mañana siguiente. Al igual que su emperador, Coburgo pudo haber llegado a la conclusión de que los Países Bajos austriacos no merecían la sangre derramada en su defensa. Se retiró y acampó entre l'Alleud y Waterloo. Los franceses, exhaustos y escasos de municiones, no lo persiguieron. Excluyendo la pérdida de la guarnición de Charleroi de 2800 hombres, los aliados habían sufrido unas 5000 bajas; las bajas francesas también rondaban las 5000.

Fleurus también fue importante por ser la primera batalla de la historia en la que se utilizó el reconocimiento aéreo.

La batalla de Fleurus no hizo sino confirmar a los austriacos que ya no merecía la pena esforzarse por mantener Bélgica. El gran ejército de la Coalición, que antaño había sido el terror de los revolucionarios franceses, se desmoronó; Coburg lideró a los austriacos hacia el este mientras los elementos anglo-holandeses se desplazaban hacia el norte, para defender la República Holandesa. La Armée de Sambre-et-Meuse de Jourdan y la Armée du Nord del general Jean-Charles Pichegru iniciaron una conquista conjunta de Bélgica, completada cuando los franceses entraron en Amberes y Lieja el 27 de julio. Los británicos y los holandeses se vieron incapaces de contener a los franceses por sí solos, y éstos invadieron Holanda en agosto. El 18 de enero de 1795, los revolucionarios holandeses se hicieron con el control del gobierno en Ámsterdam con el apoyo francés, y la República Holandesa fue destruida. En su lugar, se proclamó la República Bátava como "república hermana" de Francia.

Fleurus fue un momento decisivo en las guerras revolucionarias francesas, pero también ayudó a poner fin al Reinado del Terror. Saint-Just regresó a París cubierto de gloria para anunciar que se había obtenido una gran victoria. Pero la victoria en Fleurus parecía invalidar el Terror y la cuasidictadura del Comité de Seguridad Pública, que debían proteger a la República Francesa de sus enemigos. Con la destrucción del ejército de Coburgo y la conquista de Bélgica, la República ya no estaba en peligro inmediato. Sin embargo, el Terror no daba señales de detenerse, lo que hizo que muchos en Francia sospecharan de las verdaderas intenciones del Comité. Estos factores contribuyeron a la caída de Maximilien Robespierre el 9 del año del Termidor II (9 de julio de 1794) y a la posterior Reacción Termidoriana; Saint-Just se encontraba entre los aliados de Maximilien Robespierre que fueron ejecutados en el golpe.

Execution of the Robespierrists, 28 July 1794
Ejecución de los robespierristas, 28 de julio de 1794
Bibliothèque nationale de France (Public Domain)

Por último, Fleurus también fue importante por ser la primera batalla de la historia en la que se utilizó el reconocimiento aéreo. El globo de reconocimiento francés, l'Entreprenant, estaba amarrado a una colina de 190 m de altura, el punto más alto del campo de batalla. Desde esta posición, la tripulación del globo pudo observar los movimientos de las tropas enemigas, que fueron comunicados a Jourdan. Varios oficiales franceses presentes en la batalla, entre ellos Soult, afirmarían más tarde que el globo no proporcionó ninguna información útil y que fue inútil; aun así, el uso del globo fue notable por intentar algo nunca antes hecho en la guerra.

Conclusión

Puede que la Batalla de Fleurus no sea tan recordada como la Campaña de Italia de Napoleón o la Batalla de Valmy, pero merece ser mencionada entre las batallas más importantes de las guerras revolucionarias francesas. Como ya se ha mencionado, tuvo un gran impacto en el resultado de la Guerra de la Primera Coalición y ayudó a cambiar el curso de la Revolución francesa al contribuir al fin del Terror. Además, muchos comandantes franceses que alcanzarían la fama durante el Primer Imperio francés (1804-1814; 1815) adquirieron experiencia en Fleurus; Jourdan, Lefebvre, Soult y Bernadotte desempeñaron papeles importantes en Fleurus y cada uno de ellos alcanzaría algún día renombre como uno de los mariscales de Napoleón. Al igual que estos mariscales, el propio campo de batalla volvería a desempeñar un papel en la historia de Napoleón Bonaparte; la batalla de Ligny, librada en 1815 durante la campaña de Waterloo, tuvo lugar en el mismo campo que Fleurus.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué fue la batalla de Fleurus?

La Batalla de Fleurus fue un enfrentamiento militar de las guerras revolucionarias francesas, librado entre un ejército de la Primera República Francesa y un ejército de la Primera Coalición, que incluía a las naciones de Gran Bretaña, Hannover, Austria, la República Holandesa y otros estados alemanes. El resultado fue una victoria francesa.

¿Quién ganó la batalla de Fleurus?

La batalla de Fleurus fue ganada por un ejército de la Primera República Francesa comandado por el general Jean-Baptiste Jourdan. Esta batalla suele considerarse la mayor victoria de Jourdan.

¿Cuándo fue la batalla de Fleurus?

La batalla de Fleurus se libró el 26 de junio de 1794.

¿Qué importancia tuvo la batalla de Fleurus?

La Batalla de Fleurus fue importante para cambiar definitivamente el curso de la Guerra de la Primera Coalición. Convenció a Austria de que ya no merecía la pena defender Bélgica, lo que permitió a Francia conquistarla y destruir la República Holandesa. Fleurus también contribuyó al fin del Reinado del Terror y fue testigo del primer uso del reconocimiento aéreo en batalla.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó de la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2023, abril 04). Batalla de Fleurus [Battle of Fleurus]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2213/batalla-de-fleurus/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Batalla de Fleurus." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 04, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2213/batalla-de-fleurus/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Batalla de Fleurus." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 04 abr 2023. Web. 25 may 2024.

Afiliación