Jean-Baptiste Jourdan

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 06 abril 2023
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X
Jean-Baptiste Jourdan, Marshal of the Empire (by Eugène Charpentier, Public Domain)
Jean-Baptiste Jourdan, mariscal del Imperio
Eugène Charpentier (Public Domain)

Jean-Baptiste Jourdan (1762-1833) fue un general francés que desempeñó importantes mandos en las guerras revolucionarias francesas (1792-1802) y napoleónicas (1803-1815). Consiguió una importante victoria para la República Francesa en la batalla de Fleurus en 1794 y fue uno de los 14 primeros hombres nombrados mariscal del imperio por Napoleón I en 1804.

A pesar de las victorias militares que consiguió al principio de su carrera, principalmente en la Guerra de la Primera Coalición (1792-1797), Jourdan tendría menos éxito durante su servicio al Primer Imperio francés. Durante la Guerra Peninsular (1807-1814), fue confinado a un puesto ineficaz en España, donde a menudo era ignorado por los otros generales franceses que nominalmente estaban bajo su mando. Jourdan sufrió una gran derrota en la batalla de Vitoria en junio de 1813, que puso fin al control francés de España y contribuyó al colapso del imperio napoleónico. Tras el exilio de Napoleón a Santa Elena, Jourdan se reconcilió con los Borbones, aunque más tarde apoyó la Revolución de Julio de 1830.

Eliminar publicidad
Advertisement

En el ejército real

Aunque su condición de plebeyo pobre le impedía ascender en el ejército borbónico, la carrera militar le ofrecía la oportunidad de una nueva vida.

Jean-Baptiste Jourdan nació el 29 de abril de 1762 en Limoges, en el departamento de Haute-Vienne. Su madre murió cuando él tenía dos años y su padre, un cirujano pobre, falleció unos años más tarde, dejando a Jourdan huérfano a la edad de nueve años. Gracias a la ayuda de un tío, se educó en un internado de Provenza. Al graduarse, viajó a Lyon para trabajar como aprendiz de dependiente en una tienda de ropa propiedad de otro tío. Sin embargo, fue evidente que este trabajo no le satisfacía. En 1778, tras menos de un año de trabajo en la tienda de su tío, Jourdan se alistó en el Regimiento Auxerrois del Ejército Real Francés, poco después de cumplir los 16 años. Aunque su condición de plebeyo pobre le impedía ascender en la rígida jerarquía del ejército borbónico, la carrera militar le ofrecía la oportunidad de una nueva vida.

El mismo año en que Jourdan se alistó, el Reino de Francia se unió a la Guerra de Independencia de Estados Unidos y declaró la guerra a Gran Bretaña. En diciembre de 1778, tras ocho meses de entrenamiento, el regimiento de Jourdan partió hacia las Indias Occidentales. Bajo el mando del Conde d'Estaing, Jourdan participó en la toma de Granada en julio de 1779, su primera experiencia de combate. El 9 de octubre, Jourdan y el regimiento Auxerrois participaron en el desastroso asalto de d'Estaing a las defensas británicas durante el sitio de Savannah. La batalla resultó ser una de las más sangrientas de la guerra, con numerosas bajas para la fuerza franco-estadounidense, incluido el oficial de caballería polaco Casimir Pulaski, que resultó herido de muerte.

Eliminar publicidad
Advertisement

Attack on Savannah, 1779
Ataque a Savannah, 1779
A. I. Keller (Public Domain)

Las fuerzas derrotadas de D'Estaing navegaron de vuelta a las Indias Occidentales, donde participaron en la defensa de San Vicente en 1780 y en la invasión de Tobago en 1781. Los hombres del regimiento de Auxerrois, poco acostumbrados al clima del Caribe, a menudo se veían asolados por enfermedades, y Jourdan contrajo una grave enfermedad que obligó a enviarlo de vuelta a Francia en enero de 1782. Se le diagnosticó una hernia, aunque probablemente se trataba de alguna enfermedad intestinal; fuera lo que fuese, Jourdan sufriría esta enfermedad a intervalos durante el resto de su vida. Jourdan tardó dos años en recuperarse lo suficiente como para volver al servicio activo. La guerra había terminado y Jourdan fue licenciado del ejército el 26 de julio de 1784. A pesar de sus seis años de servicio, no era más que un soldado raso.

En el ejército revolucionario

Tras abandonar el ejército, Jourdan regresa a Limoges, donde abre una mercería de modesto éxito. En 1788, se casa con una modista, con la que tendrá cinco hijas, y se instala para llevar una vida que debía parecer normal. Pero en mayo de 1789, la sociedad francesa dio un vuelco al estallar la Revolución Francesa en Versalles. Jourdan acogió la Revolución con los brazos abiertos y pronto se convirtió en republicano. En julio de 1789 es elegido capitán de la Guardia Nacional de Limoges. Reingresa en el ejército en 1791, después de que el gobierno revolucionario, la Asamblea Nacional, convocara 169 batallones de voluntarios, alistándose en el 2º de voluntarios de Haute-Vienne. Gracias a su experiencia militar previa, fue elegido jefe de batallón de la unidad.

Eliminar publicidad
Advertisement

Con el estallido de la Guerra de la Primera Coalición en 1792, el batallón de Jourdan formó parte del Armée du Nord (Ejército del Norte) encargado de la invasión de los Países Bajos austriacos (Bélgica). Jourdan dirigió su batallón con valor tanto en la batalla de Jemappes (6 de noviembre de 1792) como en la de Neerwinden (18 de marzo de 1793). Su conducta le valió el ascenso a general de brigada el 27 de mayo de 1793. Solo dos meses más tarde fue ascendido de nuevo a general de división. El rápido ascenso de Jourdan se produjo gracias a la escasez de oficiales que asolaba la Francia revolucionaria; muchos oficiales se habían desilusionado con la Revolución y habían huido de Francia o habían sido arrestados por cargos contrarrevolucionarios, lo que permitió a hombres como Jourdan ascender por sus méritos.

Jean-Baptiste Jourdan
Jean-Baptiste Jourdan
Julie Volpelière & Horace Vernet (Public Domain)

Los días 7 y 8 de septiembre de 1793, la Armée du Nord atacó a un ejército de la Coalición en la batalla de Hondschoote. A la cabeza de toda una división, Jourdan se distinguió por liderar un exitoso avance que ayudó a conducir a los franceses a la victoria, sufriendo una herida menor en el pecho en el proceso. Apenas se había recuperado de su herida cuando, el 22 de septiembre, recibió la noticia de que se le había dado el mando de todo el Armée du Nord; el anterior comandante, Jean-Nicolas Houchard, había sido arrestado, acusado de cobardía y traición, y pronto iba a ser guillotinado. El rápido ascenso de Jourdan fue, por tanto, un arma de doble filo; el destino de Houchard sirvió como recordatorio aleccionador de que todos los oficiales militares estaban a merced del Comité de Seguridad Pública, el gobierno de facto de la República Francesa, durante los días alimentados por la paranoia del Reinado del Terror. Todo lo que no fuera la victoria podía interpretarse como sabotaje intencionado o cobardía.

Como para dejar claro este punto, a Jourdan se le unió en su nuevo mando Lazare Carnot, uno de los doce miembros del Comité de Seguridad Pública. Carnot ordenó a Jourdan que marchara a toda prisa a Maubeuge, una fortaleza francesa vital que estaba siendo asediada por un ejército de la Coalición dirigido por el príncipe Josias de Sajonia-Coburgo-Saalfeld. Jourdan cumplió y derrotó a Coburgo los días 15 y 16 de octubre de 1793 en la batalla de Wattignies. Aunque la victoria pertenecía legítimamente a Jourdan, Carnot se atribuyó todo el mérito a su regreso a París. Esto creó animosidad entre los dos hombres, que estalló ese invierno cuando Jourdan rechazó una orden del Comité de Seguridad Pública de cruzar el Sambre y atacar al enemigo. Jourdan argumentó que su ejército no estaba en condiciones para una campaña de invierno, señalando que "la infantería no tiene zapatos, la caballería no tiene follaje y la artillería no tiene caballos" (Glover, 160).

Eliminar publicidad
Advertisement

Como resultado de su insubordinación, Jourdan recibió la temida citación de París. Compareció ante el Comité de Seguridad Pública el 10 de enero de 1794 y se le entregó una orden de arresto firmada por Carnot, Maximilien Robespierre y Collot d'Herbois. Probablemente, Jourdan solo se salvó de la cuchilla de la guillotina gracias a un representante de la Convención Nacional, Ernest-Joseph Duquesnoy, que había estado presente en Wattignies. Duquesnoy no solo dio fe de la personalidad de Jourdan, sino que contradijo la versión de Carnot con tal virulencia que, al parecer, Carnot se echó a llorar. El Comité no pudo detener a Jourdan y optó por obligarlo a jubilarse, concediéndole una pensión anual de 3000 libras. Volvió a su mercería de Limoges, pero solo un mes más tarde fue llamado de nuevo al frente.

Victoria y derrota

A finales de mayo de 1794, Jourdan fue puesto al mando de un nuevo ejército de 96.000 hombres, apodado Armée de Sambre-et-Meuse. A esta nueva fuerza se le encomendó cruzar el Sambre y sitiar la vital fortaleza belga de Charleroi, lo que Jourdan hizo el 12 de junio. Cuatro días más tarde, Jourdan fue atacado por un ejército anglo-holandés de 43.000 hombres, que emergió de entre la espesa niebla y lo tomó por sorpresa. La batalla de Lambusart causó 3000 bajas francesas y Jourdan se vio obligado a retroceder a través del Sambre. Sin embargo, la derrota no hizo mella en la moral francesa, y solo dos días después, el ejército de Jourdan había vuelto a cruzar el Sambre y sitiado Charleroi una vez más. La fortaleza capituló el 25 de junio, apenas unas horas antes de que un ejército de la Coalición al mando de Coburgo llegara para aliviarla.

Battle of Fleurus
Batalla de Fleurus
Jean-Baptiste Mauzaisse (Public Domain)

Bajo la falsa suposición de que la guarnición de Charleroi no se había rendido, Coburgo ordenó atacar al ejército de Jourdan en la mañana del 26 de junio. El combate que siguió, la batalla de Fleurus, duró todo el día y terminó con una victoria francesa, a pesar de las grandes pérdidas sufridas por ambos bandos. La batalla resultó ser una de las más decisivas de la guerra; convenció a los austriacos de abandonar la defensa de los Países Bajos, permitiendo a Jourdan completar la conquista de Bélgica a finales de julio. Fleurus también precedió al final del Terror y del Comité de Seguridad Pública, que liberó a los oficiales franceses de la amenaza de la guillotina. Lo más importante para Jourdan fue que la victoria en Fleurus lo hizo famoso y lo llenó de gloria. Fue sin duda el punto culminante de su carrera.

Eliminar publicidad
Advertisement

En 1796, el nuevo gobierno, el Directorio francés, encargó a Jourdan un ataque contra Viena. Sería una campaña en tres frentes: Jourdan y el general Jean-Victor Moreau dirigirían sendos ejércitos a través de Renania, mientras que el general Napoleón Bonaparte avanzaría por Italia. Mientras que la campaña italiana de Napoleón se convertiría en leyenda, Jourdan y Moreau tuvieron mucho menos éxito. El ejército de Jourdan terminó superando al de Moreau, lo que significó que solo él recibió el grueso del contraataque austriaco. Jourdan fue derrotado varias veces por el general austriaco archiduque Carlos, la más notable en la batalla de Würzburg (3 de septiembre de 1796), lo que lo obligó a retirarse hacia el Rin. Sin el apoyo de Jourdan, Moreau también se vio obligado a retirarse, y la campaña alemana terminó en fracaso. Poco después, la enfermedad de Jourdan volvió a recrudecerse, obligándolo a renunciar al mando.

El fracaso de la campaña alemana empañó su reputación militar, lo que lo llevó a abandonar el ejército y probar suerte en la política. En 1797 fue elegido miembro del Consejo de los 500, en representación de su Haute-Vienne natal. Jourdan fue elegido jacobino, llegó al cargo durante el resurgimiento izquierdista que siguió al golpe del 18 Fructidor y se convirtió en presidente del Consejo de los 500 en 1798. Al estallar la Guerra de la Segunda Coalición (1798-1802), Francia necesitaba nuevos soldados, por lo que Jourdan fue el autor del edicto conocido popularmente como "Ley Jourdan". Imitando las infames leyes de reclutamiento de 1793, la Ley Jourdan exigía que todos los varones solteros de entre 20 y 25 años estuvieran disponibles para el reclutamiento. En 1799, Jourdan volvió a tomar las riendas de un ejército, pero fue derrotado por los austriacos en la batalla de Stockach el 25 de marzo.

Mariscal del Imperio

Mientras que la reputación marcial de Jourdan se había visto empañada por las derrotas desde Fleurus, la estrella de su colega, Napoleón Bonaparte, no había hecho más que subir. A finales de 1799, Bonaparte se dirigió a Jourdan para pedirle su apoyo en un golpe de Estado que se avecinaba para sustituir al Directorio. Aunque Jourdan no quería al corrupto Directorio, su visión de un nuevo gobierno no coincidía con la de Bonaparte, y se negó a apoyar el golpe. El golpe de Estado de Bonaparte del 18 de brumario (9 de noviembre de 1799) fue un éxito y condujo al derrocamiento del Directorio y al fin de la Revolución francesa. En 1800, Bonaparte, en calidad de Primer Cónsul, nombra a Jourdan inspector general de caballería e infantería.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

General Bonaparte in the Coup d'état of 18 Brumaire
El general Bonaparte en el golpe de Estado del 18 de brumario
François Bouchot (Public Domain)

En 1804, Bonaparte estableció el Primer Imperio Francés y se coronó a sí mismo como Napoleón I. Ese mismo año, se estableció el cargo de "mariscal del imperio", y Napoleón nombró a 14 hombres para el puesto. Jourdan formaba parte de esta primera tanda de mariscales; aunque se suponía que el título correspondía únicamente a los generales más distinguidos de Francia, Napoleón era conocido por nombrar a hombres para el cargo por razones políticas. Jourdan, que aún gozaba de gran renombre e influencia tras su victoria en Fleurus, seguía siendo un ardiente republicano y jacobino; al concederle el mariscalado, Napoleón pretendía ganarse su lealtad.

Mando en España

En 1806, Napoleón nombra a su hermano José rey de Nápoles y envía al mariscal Jourdan como su principal consejero. José y Jourdan se hicieron muy amigos, así que cuando José fue trasladado al trono de España en 1808, pidió que Jourdan se uniera a él como jefe de estado mayor. Nada más llegar a España fueron expulsados de Madrid por rebeldes españoles apoyados por un ejército británico al mando de Sir John Moore; las poblaciones de España y Portugal habían iniciado la sangrienta y prolongada lucha contra la ocupación francesa conocida como la Guerra Peninsular (1807-1814). Las cosas se pusieron tan mal para el rey José que el propio Napoleón tuvo que intervenir, invadiendo la Península Ibérica con su Armée d'Espagne de 278.000 hombres. Napoleón recuperó Madrid, y un cuerpo francés al mando del mariscal Jean-de-Dieu Soult persiguió a los británicos hasta Portugal tras la batalla de La Coruña, en la que murió Moore.

La pobre actuación de Jourdan en las Guerras Napoleónicas fue más un resultado de su situación que un reflejo de su capacidad.

Creyendo que España estaba prácticamente pacificada, Napoleón regresó a París a mediados de enero de 1809, dejando a su hermano y a Jourdan a cargo de acabar con la resistencia restante. Por supuesto, esto era más fácil de decir que de hacer; los españoles estaban lejos de ser derrotados, y los británicos, ahora bajo el mando de Arthur Wellesley, marqués (y futuro duque) de Wellington, reforzaron su posición en la península. Para complicar más las cosas, los mariscales franceses nominalmente bajo el mando de Jourdan no le hicieron caso, prefiriendo pasar por encima de él y comunicarse directamente con Napoleón. Las respuestas del emperador a menudo contenían órdenes que contradecían las de Jourdan, lo que socavaba aún más su autoridad. A pesar de su falta de control, Jourdan fue culpado de la derrota francesa en la batalla de Talavera (27-28 de junio de 1809) y se sintió aún más avergonzado cuando su nombre quedó fuera de una lista de mariscales de Napoleón impresa en el Almanach. Ante el disgusto del emperador, Jourdan dimitió de su cargo en octubre de 1809.

En 1811, Jourdan fue destinado de nuevo a España como gobernador de Madrid, en parte para apaciguar al rey José, que había amenazado con abdicar. Al año siguiente, cuando Napoleón se preparaba para invadir Rusia, José recibió el mando de todas las fuerzas francesas en España, lo que significaba que Jourdan, como jefe de gabinete del rey, volvía a tener el control nominal de la Guerra Peninsular. Sin embargo, Napoleón no había conseguido dejar clara la supremacía de José a los demás comandantes franceses en España; la falta de coordinación efectiva contribuyó a la gran derrota francesa en la batalla de Salamanca (22 de julio de 1812). Después de Salamanca, Joseph y Jourdan se vieron obligados a abandonar Madrid por un lugar más seguro en Valencia. Sin embargo, tras unirse al ejército del mariscal Soult, recuperaron Madrid tras el sitio de Burgos en octubre de 1812 y empujaron al ejército aliado de Wellington de vuelta a Portugal.

Battle of Vitoria, 1813
Batalla de Vitoria, 1813
Heath & Sutherland (CC BY-SA)

A principios de 1813, las noticias de la derrota de Napoleón en Rusia llegaron a España, y las tropas francesas fueron retiradas de la Península Ibérica para reforzar los principales ejércitos franceses en Alemania. El rey José y el mariscal Jourdan, por lo tanto, se vieron superados en número por el ejército aliado reforzado de Wellington de 81.000 hombres en la batalla de Vitoria (21 de junio de 1813), que resultó en una derrota francesa decisiva; durante la retirada, Jourdan fue humillado cuando el bastón de mando de su mariscal fue capturado. Aunque no fue tan importante como otras batallas napoleónicas, Vitoria marcó la sentencia de muerte del control francés de España; en 1814, España estaba perdida para el Imperio napoleónico. Ese mismo año, Napoleón abdicó por primera vez y se restauró la monarquía borbónica.

Últimos años y legado

Jourdan juró lealtad al rey Luis XVIII de Francia durante la primera Restauración borbónica en 1814. Después, cuando Napoleón regresó del exilio durante los Cien Días de 1815, Jourdan volvió a jurar su espada al emperador, aunque no recibió ningún mando importante. Tras la derrota final de Napoleón en la batalla de Waterloo, Jourdan volvió a ser leal a los Borbones. Aunque esto pueda parecer un cambio oportunista, el propio Jourdan no lo veía así; en su mente, era un patriota que servía a Francia sin importar quién estuviera al mando.

Aunque nunca fue un comandante brillante, Jourdan fue un general suficientemente capaz, cuya pobre actuación en las guerras napoleónicas fue más el resultado de su situación que un reflejo de su capacidad. Reflexionando sobre su carrera desde su exilio en Santa Elena, el propio Napoleón reconoció este hecho sobre Jourdan, declarando:

Ciertamente utilicé muy mal a ese hombre... He aprendido con placer que desde mi caída ha actuado invariablemente de la mejor manera. Ha dado así un ejemplo de esa loable elevación de espíritu que distingue a los hombres unos de otros. Jourdan es un verdadero patriota; y esa es la respuesta a muchas cosas que se han dicho de él.

(Glover, 168)

De hecho, Jourdan pasó el resto de su vida al servicio de Francia. En 1816, fue nombrado gobernador de Grenoble y, en 1819, Par de Francia. A pesar de su largo servicio primero a un imperio y luego a una monarquía, la parte de Jourdan que se había alegrado al estallar la Revolución en 1789 parecía no haber desaparecido del todo, ya que apoyó la Revolución de Julio de 1830 que llevó al rey Luis Felipe I a un trono francés más liberal. Jourdan sirvió a Luis Felipe como gobernador de los Inválidos durante los tres últimos años de su vida. Murió el 23 de noviembre de 1833 a la edad de 71 años y fue enterrado en Los Inválidos.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién era Jean-Baptiste Jourdan?

Jean-Baptiste Jourdan fue un general francés que participó en las guerras revolucionarias francesas y en las guerras napoleónicas. Fue nombrado "mariscal del imperio" por Napoleón en 1804. Jourdan es conocido sobre todo por su victoria en la Batalla de Fleurus (1794) y su derrota en la Batalla de Vitoria (1813).

¿Qué era la Ley de Jourdan?

La Ley Jourdan fue una ley aprobada por la Primera República Francesa el 5 de septiembre de 1798, que exigía el reclutamiento masivo de todos los hombres solteros de entre 20 y 25 años para ayudar a combatir en la Guerra de la Segunda Coalición. Lleva el nombre de Jean-Baptiste Jourdan, entonces presidente en ejercicio del Consejo de los 500, que fue su autor.

¿Quién luchó en la batalla de Fleurus?

La Batalla de Fleurus (26 de junio de 1794) fue librada por un ejército de la República Francesa, dirigido por Jean-Baptiste Jourdan, y un ejército de la Primera Coalición dirigido por el príncipe Coburgo. Se saldó con una victoria francesa y ayudó a los franceses a ganar la Guerra de la Primera Coalición (1792-1797).

¿Cuándo se convirtió Jourdan en mariscal?

Jean-Baptiste Jourdan fue nombrado "mariscal del imperio" por Napoleón I en mayo de 1804.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó de la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2023, abril 06). Jean-Baptiste Jourdan [Jean-Baptiste Jourdan]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21431/jean-baptiste-jourdan/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Jean-Baptiste Jourdan." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 06, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21431/jean-baptiste-jourdan/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Jean-Baptiste Jourdan." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 abr 2023. Web. 23 may 2024.

Afiliación