Antoine Barnave

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 23 agosto 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Presumed Portrait of Antoine Barnave (by Joseph Boze, Public Domain)
Presunto retrato de Antoine Barnave
Joseph Boze (Public Domain)

Antoine Pierre Joseph Marie Barnave (1761-1793) fue un abogado y político francés, y uno de los oradores más influyentes de la primera etapa de la Revolución francesa (1789-1799). Se destacó por ser un defensor de la monarquía constitucional y por cofundar el Club Feuillant para contrarrestar la influencia de los jacobinos radicales.

Elocuente y culto, Barnave se ganó la reputación de ser uno de los mejores oradores de la Asamblea Nacional. Miembro del "triunvirato" no oficial de la Asamblea, contribuyó a algunos de los primeros logros de la Revolución. Sin embargo, su negativa a apoyar la abolición de la esclavitud en las colonias francesas lo alejó de sus colegas radicales. Al perder influencia en el Club de los Jacobinos, se convirtió gradualmente en partidario de la monarquía constitucional; sus esfuerzos por aumentar el poder de la monarquía incluyeron la correspondencia con la reina María Antonieta (1755-1793), correspondencia que, al ser descubierta en 1792, condujo a su arresto y ejecución al año siguiente.

Eliminar publicidad

Advertisement

Primeros años de carrera

Antoine Barnave nació el 22 de octubre de 1761 en Grenoble, en la provincia del Delfinado. Nacido en el seno de una familia protestante de la alta burguesía, su padre era abogado del Parlamento del Delfinado, y su madre era una mujer muy culta. Cuando tenía diez años, él y su madre tuvieron que ser expulsados de un palco de teatro vacío reservado para el noble amigo del gobernador provincial. El incidente, un acto de protesta por parte de Madame Barnave, tuvo un profundo impacto en el joven Antoine, que más tarde diría que le dio el propósito de su vida: "sacar a la casta a la que [él] pertenecía del estado de humillación al que parecía condenada" (Doyle 26).

Barnave soñaba con la fama política o literaria, anhelando dejar su huella en el mundo.

Como protestante, no se le permitió recibir educación en las escuelas católicas y fue educado en casa por su madre. Más tarde recibió clases particulares de derecho y se estrenó en la abogacía en 1781. Abogado de pueblo, Barnave era elocuente, sociable, estudioso y muy leído. Se destacaba en las lenguas francesa e inglesa y tenía predilección por las filosofías de la época de la Ilustración que inspiraron a todos los líderes revolucionarios de Francia. Descontento con una vida tranquila en Grenoble, Barnave soñaba con la fama política o literaria, anhelando dejar su huella en el mundo. No tuvo que esperar mucho.

Eliminar publicidad

Advertisement

En el verano de 1788, la Revolución francesa tuvo una especie de ensayo general en Grenoble, la ciudad natal de Barnave. El 7 de junio estallaron las protestas en respuesta a la Revuelta de los Parlamentos, cuando el ministro principal del rey Luis XVI de Francia (que reinó de 1774 a 1792), Étienne Loménie de Brienne (1727-1794), intentó romper el poder de los parlamentos después de que éstos se negaran a aprobar sus edictos. Cuando se enviaron los soldados reales para aplastar las protestas, los ciudadanos recogieron piedras y adoquines de las calles, se subieron a los tejados y lanzaron proyectiles a los soldados. Tras este acontecimiento, conocido como la Jornada de las Tejas, Barnave sintió la oportunidad de meterse en política. Por aquel entonces, escribió su primer panfleto, Espíritu de los edictos registrados por las Fuerzas Armadas en el Parlamento de Grenoble, cuya tesis general era un llamamiento al rey para que convocara a los Estados Generales.

The Day of the Tiles
El día de los azulejos
Alexandre Debelle (CC BY-SA)

No fue el único en Grenoble que hizo esta demanda. El 14 de junio, una asamblea ilegal de las tres órdenes sociales de Grenoble se reunió y decidió convocar los Estados del Delfinado sin el consentimiento del rey. La representación del Tercer Estado (plebeyos) debía ser equivalente a la representación combinada de los dos estamentos superiores (clero y nobleza). La reunión posterior tuvo lugar en la mansión noble de Vizille, organizada por el juez Jean-Joseph Mounier (1758-1806). El propio Mounier redactó la resolución, en la que se pedía al rey que convocara a los Estados Generales, que restituyera el poder a los parlamentos y se retractara de los edictos de Brienne. Barnave, a pesar de desempeñar un papel secundario, se hizo notar con su oratoria y su enérgica presencia. Su participación en Vizille, junto con su panfleto, lanzó a Barnave a la fama; cuando Luis XVI concedió y anunció los Estados Generales de 1789, Barnave fue el segundo diputado elegido de su provincia, después de Mounier.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El triunvirato

Una vez inaugurados los Estados Generales, el 5 de mayo de 1789, Barnave no tardó en impresionar. Demostró ser un excelente orador, capaz de improvisar argumentos enteros sin tropezar con sus palabras, mientras que la mayoría de sus colegas leían discursos preparados de antemano. Sus discursos no eran tan apasionados como los de otro de los principales oradores de los Estados Generales, Honoré-Gabriel Riqueti, conde de Mirabeau (1749-1791), que en una ocasión dijo de Barnave que no había "ninguna divinidad en él" (Furet, 187). Sin embargo, la juventud de Barnave, su carisma personal y su devoción por los problemas de los plebeyos contribuyeron a dar a sus discursos un toque único; y el hecho de que no compartiera el pasado escandaloso de Mirabeau le dio una ventaja.

El 17 de junio, Barnave se separó por primera vez de Mounier, su viejo aliado de Grenoble, al votar a favor de otorgar el título de "Asamblea Nacional" a los diputados del Tercer Estado, lo que los separaba de los demás estamentos. A partir de ese momento, Barnave se convertiría en un revolucionario acérrimo. Ya no necesitaba a Mounier y rápidamente tuvo nuevos aliados, hombres de su misma generación que compartían su ardiente compromiso con la causa: Adrien Duport, exconcejal del Parlamento de París, y Alexandre de Lameth, joven coronel y veterano de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (1775-1783). Ambos hombres, aunque de clase noble, se dedicaron a la destrucción del Antiguo Régimen; y junto con Barnave, llegaron a ser conocidos dentro de la Asamblea Nacional como el "triunvirato".

Eliminar publicidad

Advertisement

Portrait of Antoine Barnave
Retrato de Antoine Barnave
Victor Cassien (Public Domain)

El triunvirato desempeñó un papel importante en la aprobación de los Decretos de Agosto, que abolían el feudalismo y cuya autoría correspondía en parte a Duport, y manifestaron su apoyo a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. El propio Barnave se convirtió en una figura destacada de la izquierda radical, llegando a ocupar un lugar destacado en el recién creado Club Jacobino, para el que redactó el manifiesto y el primer reglamento. A medida que crecía su popularidad e influencia, Barnave y los demás triunviros empezaron a considerarse los tres hombres más calificados para determinar el curso de la Revolución, lo que justificaba su nuevo poder. Como afirma el historiador François Furet, este período encontró a Barnave en su apogeo: "Fue sin duda el período más feliz de su vida: a los veintiocho años, la gloria era suya, y su papel en el gran escenario de la historia había traído una profunda satisfacción a su agitada alma" (187).

Sin embargo, la opinión pública durante la Revolución francesa era algo voluble, y la popularidad rara vez duraba mucho tiempo. Una semana después de la toma de la Bastilla, una turba asesinó y decapitó al ministro de finanzas Joseph-François Foullon y a su yerno Bertier de Sauvigny. Al ser interrogado sobre la naturaleza de sus muertes, Barnave aprobó los asesinatos, preguntando: "¿Por qué, entonces, su sangre es tan pura?" (Schama, 406). Esta respuesta, aunque en un principio reflejaba la opinión de muchos otros radicales, se volvería en contra de Barnave después de que la marea del favor político se volviera en su contra.

Como Barnave defendía la institución de la esclavitud, parecía más bien un hipócrita, mientras que Brissot y Robespierre se convertían en los verdaderos campeones de la libertad.

Sin embargo, lo más perjudicial para su carrera fue su paso por la Comisión de las Colonias de la Asamblea, cargo para el que fue elegido en marzo de 1790. En esta época, mientras los revolucionarios intentaban forjar una nueva sociedad basada en la igualdad y los derechos naturales, la cuestión de la esclavitud en la colonia francesa de Saint-Domingue (la actual Haití) pasó naturalmente a primer plano. Mientras reflexionaba sobre esta cuestión, Barnave cedió a las presiones de los hermanos Lameth, que tenían intereses en el comercio de las Indias Occidentales y, por tanto, lo instaron a mantener el statu quo. Por recomendación de Barnave, la Asamblea votó a favor de mantener los monopolios comerciales franceses en las Indias Occidentales y de mantener la autoridad de los esclavistas coloniales.

Eliminar publicidad

Advertisement

Con este golpe, la reputación de Barnave como luchador por la libertad se vio empañada y su posición, hasta entonces segura, como líder de los jacobinos, empezó a tambalearse. Se ganó la ira de influyentes enemigos, como el abolicionista radical Jacques-Pierre Brissot (1754-1793), que escribió una carta abierta donde denunciaba a Barnave y lo acusaba de sacrificar sus principios por cuestiones coloniales.

A pesar de la reacción, Barnave se negó a dar marcha atrás. A finales de año, volvió a hablar de su nerviosismo ante los levantamientos de esclavos en las Indias Occidentales y volvió a mantener la autoridad de los esclavistas blancos a costa de las libertades de los negros libres y esclavizados. El ala radical de los jacobinos, por su parte, se siguió agrupando en torno al abolicionismo; el declive de la influencia de Barnave propició el ascenso de un nuevo grupo de líderes radicales, especialmente Maximilien Robespierre (1758-1794). Mientras Barnave defendía la institución de la esclavitud y, al mismo tiempo, abogaba por los derechos naturales de los franceses blancos, Robespierre acogía a todos los beneficios de la Revolución, independientemente del color de la piel. Barnave parecía más bien un hipócrita, mientras que Brissot y Robespierre se convirtieron en los verdaderos campeones de la libertad.

La rivalidad con Mirabeau

Durante el resto de 1790, Barnave siguió aferrándose a la influencia que le quedaba en la izquierda política. Manifestó su apoyo a la Constitución Civil del Clero, una política controvertida que subordinaba la Iglesia católica al gobierno francés. Como protestante, Barnave tal vez recordaba el trato que había recibido a manos de los católicos cuando dijo: "El clero solo existe en virtud de la nación, por lo que, si la nación lo desea, puede destruirlo" (Schama, 489). También defendió otras nociones radicales, como desafiar a Mirabeau en la cuestión de otorgar al rey el derecho a declarar la guerra y hacer la paz. Un monárquico tan descarado, argumentaba Barnave, limitaría los logros de la Revolución y provocaría la reducción de la democracia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Mirabeau sostenía que la Revolución había terminado y que Francia necesitaba un monarca fuerte para seguir adelante. Aunque en ese momento estaba a sueldo de Luis XVI, Mirabeau se convirtió en el rostro del monarquismo constitucional fuerte dentro de la Asamblea, participó en la creación del Club de 1789 para actuar como alternativa moderada a los jacobinos, cada vez más radicales. Es evidente que Mirabeau no respetaba a la facción de Barnave, a la que calificaba de "charlatanes santurrones", pero rápidamente surgió una rivalidad entre los dos mayores oradores de la primera Revolución. Barnave y los triunviros acusaron a Mirabeau de parecerse a un dictador, y Lameth gritó que el intento de Mirabeau de silenciarlos fracasaría, ya que los jacobinos "nunca se dividirían" (Schama, 541). La resistencia de Barnave a Mirabeau ayudó lo suficiente a su reputación como para poder ser elegido presidente de la Asamblea en octubre de 1790.

Portrait of Honoré-Gabriel Riqueti, comte de Mirabeau
Retrato de Honoré-Gabriel Riqueti, conde de Mirabeau
Joseph Boze (Public Domain)

Sin embargo, este retorno a la forma fue meramente temporal, ya que Barnave pronto se vio superado dentro de los jacobinos. En particular, fue derrotado en la reelección de los diputados de la Asamblea; Barnave creía que impedirla privaría a Francia de un valioso liderazgo. Su oposición, liderada por la ardiente retórica de Robespierre, sostenía que ningún individuo debía dominar el gobierno. Por supuesto, esto iba en contra de la creencia de Barnave de que él y sus aliados eran los mejores hombres para determinar el camino de la Revolución. Rápidamente, empezó a preguntarse si tal vez Mirabeau había tenido razón; quizás la Revolución había llegado a una conclusión natural, y Francia corría el peligro de que hombres como Robespierre la llevaran demasiado lejos. Barnave se vio desplazado de la izquierda política y, para evitar volverse irrelevante, se desvió hacia el centro.

En abril de 1791, Mirabeau murió de manera repentina, lo que privó a Barnave de un aliado potencialmente valioso. Tal vez en un intento por hacerse querer por la facción monárquica constitucional, Barnave se refirió a su antiguo rival como el "Shakespeare de la oratoria" y se afligió con el resto de la Asamblea por la muerte del conde. A medida que la Constitución de 1791 se acercaba a su fin, Barnave se dio cuenta de que tendría que hacer nuevos aliados si quería fortalecer la monarquía, frustrar a Robespierre y poner fin a la Revolución antes de que fuera demasiado lejos. Encontraría uno en el lugar más insospechado.

Correspondencia con la Reina

En la noche del 20 al 21 de junio de 1791, Luis XVI, María Antonieta y su familia intentaron escapar del encarcelamiento de facto en el Palacio de las Tullerías de París, y rápidamente se dirigieron en su carruaje hacia la frontera con los Países Bajos austriacos. Fueron detenidos en la ciudad de Varennes y escoltados de vuelta a París por la Guardia Nacional. Barnave y otros dos diputados de la Asamblea fueron elegidos para reunirse con la familia real en el camino de vuelta y acompañarlos hasta la capital.

Sin pedir permiso, Barnave y el diputado Jérôme Pétion, alineado con Robespierre, se sentaron en el carruaje real, en el que viajaron durante dos días codo a codo con la familia real. Quizás en contraste con la rudeza de Pétion, Barnave se mostró como todo un caballero, entabló una conversación cortés con la hermana del rey, Madame Elizabeth, y con la propia María Antonieta. La reina impresionó al joven diputado por su actitud melancólica y su refinada elegancia. Barnave también causó un efecto en la reina, que más tarde escribiría sobre su "animadísima y cautivadora elocuencia" (Fraser, 354).

Return of Louis XVI to Paris After Varennes
El regreso de Luis XVI a París luego de Varennes
Jean Duplessis-Bertaux (Public Domain)

Este encuentro fortuito daría lugar a una correspondencia secreta entre Barnave y María Antonieta. Se escribían a través de un intermediario, el Caballero de Jarjayes, y María Antonieta se refería a Barnave en clave como 2:1 (una referencia a las dos primeras letras de su nombre). Como ocurre con todos los conocidos varones de María Antonieta, empezaron a surgir rumores tórridos en torno a ambos. En 1791, una obra pornográfica, Le Bordel Patriotique (El burdel patriótico), mostraba a Barnave y a otras figuras revolucionarias realizando actos sexuales con la reina. Incluso el conde Axel von Fersen, amigo de María Antonieta y plausible pareja sentimental, estaba al tanto de estos rumores, y anotaba en su diario: "dicen que la reina se acuesta con Barnave" (Fraser, 354).

Barnave parecía estar bastante embelesado por los encantos de la reina, pero si estaba verdaderamente enamorado de ella resulta irrelevante, ya que ambas partes tenían objetivos políticos subyacentes en su correspondencia. La reina deseaba contar con un poderoso aliado en la Asamblea que le ayudara a restaurar el poder de la monarquía, mientras que Barnave esperaba que María Antonieta pudiera convencer al rey de que aceptara la Constitución y que la monarquía tomara un papel más activo en la Revolución. En una carta del 25 de julio, Barnave escribió que la reina había malinterpretado el propósito de la Revolución y que, aunque comprendía que había sido objeto de burlas, si apoyaba la Constitución podría superarlo y volver a ser querida por su pueblo.

El Club Feuillant

Mientras tanto, Barnave y sus aliados se esforzaron por hacer que la constitución fuera más aceptable para Luis XVI. En colaboración con Gilbert du Motier, marqués de Lafayette (1757-1834), que, al igual que Mirabeau, era un antiguo rival convertido en aliado, Barnave y el triunvirato intentaron asegurar la monarquía constitucional. Esta tarea se hizo más difícil tras la fuga del rey a Varennes; ahora muchos creían que el rey era un traidor poco fiable y que Francia debía convertirse en una república. Para contrarrestar este creciente republicanismo en el Club de los Jacobinos, Barnave, Lameth y Lafayette formaron el Club de los Feuillants, que se convirtió en el nuevo epicentro del monarquismo constitucional. La creación de los Feuillants dividió a los jacobinos y se llevó a la mayoría de los miembros moderados, lo que, en efecto, hizo a los jacobinos más radicales.

En el verano de 1791, Barnave y sus aliados trabajaron incansablemente para enmendar la Constitución, que debía salir en septiembre. Consiguieron algunas victorias; lograron excluir la Constitución Civil del Clero de la Constitución de 1791, asegurando al rey que podría retractarse más adelante. Los Feuillants rechazaron la propuesta de que los sacerdotes refractarios que no hubieran prestado juramento al Estado no pudieran regresar a menos de 30 millas de donde habían predicado. Lo más polémico fue que los Feuillants aprobaron una ley que limitaba la libertad de prensa, culpando a la prensa de incitar la mayoría de los disturbios más peligrosos de la Revolución. Contra la virulenta oposición de los robespierristas, la ley prohibía a cualquier escritor provocar deliberadamente la desobediencia a la ley, bajo pena de ser procesado o multado.

Barnave Imprisoned
Barnave encarcelado
Alexandre Lacauchie (Public Domain)

Mientras tanto, Barnave seguía pronunciando discursos. El 15 de julio de 1791, pronunció uno de los más famosos en el hemiciclo de la Asamblea, en el que sostenía que la Revolución no podía ir a ninguna parte sin caer en el caos y la anarquía.

¿Vamos a terminar la Revolución o vamos a empezar de nuevo? ... Para los que quieran ir más lejos, ¿qué otra "noche del 4 de agosto" puede haber sino leyes contra la propiedad? (Furet, 189).

El 3 de septiembre de 1791, se presentó la constitución terminada al rey para su aprobación, que dio diez días después. Barnave, que vio esto como un éxito, escribió a la reina y le agradeció a ella y al rey su cooperación y por "revolucionar la monarquía". Sin que Barnave lo supiera, María Antonieta creía que la constitución era "monstruosa" y "un tejido de absurdos" (Fraser, 356). En realidad, ella y el rey solo la habían aceptado para ganar tiempo, mientras esperaban que una invasión austriaca los rescatara y les devolviera el poder absoluto.

Arresto y ejecución

Después de que el rey aceptara la Constitución de 1791, Barnave cumplió el resto de su mandato en la Asamblea antes de regresar a Grenoble a finales de año. Llevó una vida tranquila, sirviendo en la sección local de la Guardia Nacional y escribiendo. Sin embargo, no duraría mucho; luego de que los revolucionarios asaltaran el Palacio de las Tullerías en agosto de 1792, se descubrió su correspondencia secreta con la reina. Como consecuencia, fue detenido, encarcelado primero en Grenoble y luego trasladado a París. Durante más de un año, siguió escribiendo de manera provocadora desde su celda. Sin embargo, el 28 de noviembre de 1793 compareció ante el Tribunal Revolucionario y fue declarado culpable de traición, en función de las cartas descubiertas en las Tullerías. Fue ejecutado en la guillotina al día siguiente.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién era Antoine Barnave?

Antoine Barnave fue una figura de los primeros tiempos de la Revolución francesa (1789-1799), conocido por su capacidad oratoria, y conocido como miembro del "triunvirato" no oficial de la Asamblea Nacional.

¿Qué hizo Antoine Barnave en la Revolución francesa?

Antoine Barnave era partidario de una monarquía constitucional fuerte para Francia. Formó el Club Feuillant para contrarrestar el poder de los jacobinos radicales, trabajó para que la constitución de 1791 fuera más aceptable para el rey y comenzó una correspondencia con María Antonieta.

¿Qué causó la caída del poder de Antoine Barnave?

La caída de Antoine Barnave se debió a su negativa a aceptar el movimiento abolicionista, y a su fuerte apoyo a la monarquía constitucional después de que la fuga a Varennes hiciera impopular al rey y a la reina.

¿Por qué fue ejecutado Antoine Barnave?

Antoine Barnave fue ejecutado por su correspondencia secreta con María Antonieta.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, agosto 23). Antoine Barnave [Antoine Barnave]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20994/antoine-barnave/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Antoine Barnave." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación agosto 23, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20994/antoine-barnave/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Antoine Barnave." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 23 ago 2022. Web. 07 dic 2022.

Afiliación