Hipatia de Alejandría

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 02 septiembre 2009
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, portugués, francés
Rachel Weisz as Hypatia of Alexandria (by Focus Features, Newmarket Films, Telecinco Cinema, Copyright, fair use)
Rachel Weisz como Hipatia de Alejandría
Focus Features, Newmarket Films, Telecinco Cinema (Copyright, fair use)

Hipatia de Alejandría (c. 370 d. C. - marzo de 415 d. C.) fue una filósofa y matemática, nacida en Alejandría, Egipto, posiblemente en el año 370 d. C. (aunque algunos estudiosos ubican su nacimiento en el año 350 d. C.). Se sabe poco de su vida, pero su dramática muerte en manos de fanáticos cristianos está bien documentada.

Era hija del matemático Teón, el último profesor de la Universidad de Alejandría, que la instruyó en matemáticas, astronomía y la filosofía de la época que, en tiempos modernos, se consideraría ciencia. No se sabe nada de su madre y, como se ha señalado, hay poca información sobre su vida. Como escribe el erudito Michael A. B. Deakin:

Eliminar publicidad

Advertisement

Los relatos más detallados que tenemos de la vida de Hipatia son los registros de su muerte. Las fuentes primarias nos dan más información sobre su muerte que sobre cualquier otro aspecto de su vida. (49)

Fue asesinada en el año 415 d. C. por una turba cristiana que la atacó en las calles de Alejandría. Las fuentes primarias, incluso los escritores cristianos que eran hostiles a ella y afirmaban que era una bruja, son generalmente comprensivos al registrar su muerte como una tragedia. Estos relatos describen habitualmente a Hipatia como una mujer ampliamente conocida por su generosidad, su amor por el aprendizaje y su experiencia en la enseñanza de las materias del neoplatonismo, las matemáticas, la ciencia y la filosofía.

El desarrollo de Alejandría

Alejandría, en Egipto, fue fundada por Alejandro Magno en el emplazamiento de la antigua ciudad portuaria de Rhakotis, hacia el año 331 a. C. Se dice que el propio Alejandro diseñó los planos de la ciudad y dejó la construcción en manos de su comandante Cleomenes mientras Alejandro continuaba con sus campañas militares. Cleomenes levantó la ciudad original, pero fue uno de los generales de Alejandro, Ptolomeo I (que gobernó del 323 al 282 a. C.), que gobernó Egipto tras la muerte de Alejandro, quien la desarrolló hasta su máximo esplendor.

Eliminar publicidad

Advertisement

Ptolomeo I creó la Biblioteca de Alejandría, el museo y el templo de Serapis (el Serapeum) y convirtió la ciudad en un centro cultural que competía con Atenas. El erudito Lionel Casson comenta:

En la antigüedad, la palabra museo se refería normalmente a un establecimiento religioso, un templo para el culto de las musas; la creación de Ptolomeo era un templo figurado para las musas, un lugar para cultivar las artes que simbolizaban. Era una versión antigua de un grupo de reflexión: los miembros, formados por notables escritores, poetas, científicos y eruditos, eran nombrados por los Ptolomeos de forma vitalicia y disfrutaban de un buen salario, exención de impuestos (una ventaja nada despreciable en el reino ptolemaico), alojamiento gratuito y comida. No había peligro de que se agotaran los fondos, ya que la institución contaba con una dotación concedida por Ptolomeo I cuando la creó. (33)

Alejandría atrajo a las mejores mentes de la época en ciencias, matemáticas, filosofía y muchas otras disciplinas. El gran matemático Arquímedes (287-212 a. C.) estudió allí y es posible que también impartiera cursos. El filósofo y geógrafo Eratóstenes (276-194 a. C.) enseñó allí y fue en Alejandría donde calculó la circunferencia de la Tierra. El matemático Euclides (c. 300 a. C.) también enseñó en Alejandría y el brillante ingeniero y matemático Hero (también llamado Herón, 10-70 a. C.) vivió y trabajó allí.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La ciudad prosperó bajo los dos primeros gobernantes de la dinastía ptolemaica, pero fue decayendo bajo los demás hasta que fue tomada por Roma tras la batalla de Actium en el 31 a. C. Cuando el emperador romano Constantino el Grande (272-337 d. C.) convirtió el Cristianismo en la religión del Estado, los cristianos de Alejandría, que antes eran perseguidos, se sintieron autorizados a contraatacar a sus adversarios Paganos. En la época de Hipatia, las diferencias y rivalidades religiosas dividían regularmente la ciudad y estallaban en violencia.

Hypatia of Alexandria Experimenting
Hipatia de Alejandría experimentando
Focus Features (Copyright, fair use)

Hipatia llevó la vida de una respetada académica en la universidad de Alejandría.

Hipatia y su ciudad

En una ciudad cada vez más diversa desde el punto de vista religioso (y que siempre lo había sido desde el punto de vista cultural), Hipatia era muy amiga del prefecto pagano Orestes y Cirilo, el arzobispo cristiano de Alejandría, la culpaba de impedir que Orestes aceptara la "verdadera fe". También se la consideraba un "escollo" para aquellos que habrían aceptado la "verdad" del cristianismo si no fuera por su carisma, su encanto y su excelencia a la hora de hacer comprensibles a sus alumnos conceptos matemáticos y filosóficos difíciles, que contradecían las enseñanzas de la relativamente nueva iglesia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Según todos los indicios, Hipatia fue una mujer extraordinaria no solo para su época, sino para cualquier tiempo, y una popular oradora. Michael Deakin cita al antiguo historiador Damascio describiendo sus conferencias públicas:

Con el tríbono [la túnica de un erudito y, por tanto, una prenda de vestir esencialmente masculina], la dama se presentaba en el centro de la ciudad, exponiendo en público a quienes estaban dispuestos a escuchar sobre Platón o Aristóteles o algún otro filósofo... Había una gran aglomeración alrededor de las puertas [de su casa], una confusión de hombres y caballos, de gente que iba y venía y otros que se quedaban parados, porque la filósofa Hipatia iba a dirigirse a ellos y esta era su casa. (58)

Su padre, Teón, se negó a imponer a su hija el papel tradicional asignado a las mujeres y la educó como se habría educado a un hijo en la tradición griega; le enseñó su propio oficio. La académica Wendy Slatkin escribe:

Las mujeres griegas de todas las clases se ocupaban del mismo tipo de trabajo, centrado sobre todo en las necesidades domésticas de la familia. Las mujeres cuidaban a los niños pequeños, atendían a los enfermos y preparaban la comida. (34)

Hypatia, por su parte, llevaba la vida de una respetada académica en la universidad de Alejandría; una posición a la que antes solo los hombres tenían derecho. Deakin señala que superó a su respetado padre, como demuestran los antiguos testimonios de su brillantez. Nunca se casó y permaneció célibe durante toda su vida, se dedicó a aprender y enseñar. Los escritores antiguos están de acuerdo en que fue una mujer de enorme poder intelectual, incluso los escritores cristianos como Juan de Nikiu, que se mostraron hostiles hacia ella. Deakin comenta:

Eliminar publicidad

Advertisement

La amplitud de sus intereses es impresionante. Dentro de las matemáticas, escribió o dio conferencias sobre astronomía (entre ellas, sus aspectos observacionales: el astrolabio), geometría (y para su época geometría avanzada) y álgebra (de nuevo, para su época, álgebra difícil), e hizo un avance en la técnica computacional; todo esto además de dedicarse a la filosofía religiosa y aspirar a un buen estilo de escritura. Sus escritos fueron, a nuestro juicio, una consecuencia de su enseñanza en las áreas técnicas de las matemáticas. En efecto, continuó un programa iniciado por su padre: un esfuerzo consciente por preservar y dilucidar las grandes obras matemáticas de la herencia alejandrina. (112)

Esta herencia era tan impresionante que Alejandría competía con Atenas como joya del saber y la cultura. Desde el reinado de Ptolomeo I, Alejandría había crecido hasta personificar los mejores aspectos de la vida urbana civilizada. Incluso en su relativa decadencia, la ciudad seguía siendo una maravilla del mundo mediterráneo. Los primeros escritores, como Estrabón (63 a. C. - 21 d. C.), describen la ciudad como "magnífica" y la universidad gozaba de tan alta consideración que los eruditos seguían acudiendo a ella desde todo el mundo, a pesar de las rivalidades religiosas y la violencia. Se dice que la gran Biblioteca de Alejandría contaba con 500 000 libros en sus estantes del edificio principal y otros más en un anexo adyacente. Como profesora de la universidad, Hypatia tenía acceso diario a este recurso y parece claro que lo aprovechó al máximo.

Intolerancia religiosa y muerte

Alejandría seguía siendo una gran sede de aprendizaje en los primeros tiempos del Cristianismo, pero, a medida que la fe crecía en adeptos y poder, se dividía cada vez más por las luchas entre las facciones religiosas. No es en absoluto exagerado afirmar que Alejandría fue destruida como centro de cultura y aprendizaje por la intolerancia religiosa, e Hipatia ha llegado a simbolizar esta tragedia hasta el punto de que su muerte se ha citado como el fin del mundo clásico.

El arzobispo Cirilo se sentía habitualmente frustrado por la popularidad de Hipatia y su amistad con el prefecto Orestes. El cronista cristiano Juan de Nikiu explica la situación desde el punto de vista de Cirilo:

Eliminar publicidad

Advertisement

Y en aquellos días apareció en Alejandría una filósofa, una pagana llamada Hipatia, y se dedicaba en todo momento a la magia, a los astrolabios y a los instrumentos de música, y embaucaba a mucha gente con sus artimañas satánicas. Y el gobernador de la ciudad [Orestes] la honró sobremanera porque ella lo había seducido con su magia. Y dejó de asistir a la iglesia como era su costumbre. (Deakin, 148)

Las tensiones aumentaron cuando Orestes hizo castigar públicamente a un hombre llamado Hierax, un cristiano celoso y uno de los hombres de Cirilo, por incitar a la violencia. Hierax se había colado en una sinagoga para espiar a la comunidad judía por encargo de Cirilo, con el fin de encontrar cualquier evidencia de planes judíos contra los cristianos. Cuando los judíos se dieron cuenta, se quejaron a Orestes y Hierax fue apresado y castigado. Esto enfureció a Cirilo, que animó a la comunidad cristiana a atacar a los judíos. Los judíos fueron asesinados y los supervivientes expulsados de la ciudad, mientras los cristianos se apropiaban de sus posesiones y las sinagogas se convertían en iglesias. En el frenesí religioso inspirado por sus "victorias" sobre los judíos, la multitud fue entonces en busca de Hipatia.

El asesinato de Hipatia

En el año 415 d. C., cuando volvía a casa después de impartir sus clases diarias en la universidad, Hipatia fue atacada por esta turba, formada en su mayoría por monjes cristianos, arrastrada desde su carro por la calle hasta una iglesia, y allí fue desnudada, golpeada hasta la muerte y quemada. El erudito Mangasar M. Mangasarian describe la escena tal y como la recogen los historiadores antiguos:

A la mañana siguiente, cuando Hipatia apareció en su carro frente a su residencia, de repente quinientos hombres, todos vestidos de negro y encapuchados, quinientos monjes medio hambrientos de las arenas del desierto egipcio (quinientos monjes, soldados de la cruz), como un huracán negro, se abalanzaron por la calle, abordaron su carro y, tirando de ella, la arrastraron por el pelo de la cabeza a una... ¿Cómo decir la palabra?... Iglesia. Algunos historiadores afirman que los monjes le pidieron que besara la cruz, que se convirtiera en cristiana y que entrara en el convento si quería que le perdonaran la vida. En cualquier caso, estos monjes, bajo el liderazgo de la mano derecha de San Cirilo, Pedro el Lector, la desnudaron vergonzosamente, y allí, cerca del altar y de la cruz, rasparon su carne temblorosa de sus huesos con conchas de ostras. El suelo de mármol de la iglesia quedó salpicado con su sangre caliente. El altar y la cruz también estaban salpicados, debido a la violencia con la que se desgarraron sus miembros, mientras que las manos de los monjes presentaban un espectáculo demasiado repugnante para describirlo. El cuerpo mutilado, con el que los asesinos deleitaron su odio fanático, fue arrojado a las llamas. (6)

Tras la muerte de Hipatia, la Universidad de Alejandría fue saqueada y quemada por orden de Cirilo, los templos paganos fueron derribados y se produjo un éxodo masivo de intelectuales y artistas de Alejandría. Posteriormente, Cirilo fue declarado santo por la Iglesia por sus esfuerzos en la supresión del paganismo y la lucha por la verdadera fe. La muerte de Hipatia ha sido reconocida durante mucho tiempo como un hito en la historia que delimita la era clásica del paganismo de la era del cristianismo.

Conclusión

El largometraje de 2009 Ágora, que narra la vida y la muerte de Hipatia, describe con precisión la agitación religiosa de Alejandría hacia el año 415 d. C., a la vez que se toma la licencia de los acontecimientos de la vida de la filósofa (como los detalles de su muerte). La película suscitó controversia cuando se estrenó por parte de algunos segmentos de la comunidad cristiana, que se opusieron a la representación de los primeros cristianos como enemigos fanáticos del saber y la cultura. Sin embargo, la historia deja claro que Alejandría comenzó a declinar a medida que el cristianismo aumentaba su poder, y la muerte de Hipatia de Alejandría ha llegado a encarnar todo lo que perdió la civilización en el tumulto de la intolerancia religiosa y la destrucción que engendra.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora y traductora independiente. Respeto el conocimiento y las formas que cada región y país tiene para narrar su historia. La historia tiene la característica de ser una disciplina que conecta todas las áreas del conocimiento de forma interrelacionada.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2009, septiembre 02). Hipatia de Alejandría [Hypatia of Alexandria]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-434/hipatia-de-alejandria/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Hipatia de Alejandría." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 02, 2009. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-434/hipatia-de-alejandria/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Hipatia de Alejandría." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 02 sep 2009. Web. 01 dic 2022.

Afiliación