Roma bajo la dinastía Julio-Claudia

Artículo

Donald L. Wasson
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 31 octubre 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, alemán, francés

Los Julio-Claudios fueron la primera dinastía que gobernó el Imperio romano. Tras la muerte del dictador vitalicio Julio César en el año 44 a.C., su hijo adoptivo Octavio (que más tarde sería conocido como Augusto y que reinó del 27 a.C. al 14 d.C.) libró una guerra civil contra los enemigos de su padre para terminar imponiéndose y convirtiéndose en el primer emperador romano. Le sucederían su hijo adoptivo Tiberio (14-37 d.C.), su bisnieto Calígula (37-41 d.C.), su sobrino Claudio (41-54 d.C.) y, por último, su tataranieto Nerón (54-68 d.C.).

Forum of Augustus
Foro de Augusto
Chris Ludwig (Copyright)

En su biografía de Agripina la Menor, la historiadora Emma Southon escribió cómo los romanos se obsesionaban con el concepto de linaje familiar: la familia era lo más importante en la vida de uno. Esto se podía ver especialmente en los Julio-Claudios. Mientras que los Claudios eran considerados una de las familias romanas más antiguas, los Julios podían remontar su familia desde Augusto hasta Julio César y, finalmente, hasta el mítico Eneas, el antepasado de Rómulo y Remo, y su madre, la diosa del amor Venus. Las dos familias se unieron inicialmente cuando Augusto se casó con su tercera esposa, Livia Drusilla, pero más significativamente cuando Germánico (un Claudio) se casó con Agripina la Mayor (una Juliana).

Eliminar publicidad

Advertisement

Augusto

Augusto se dio cuenta de que para reconstruir la ciudad de Roma tenía que restaurar la fe y los valores de la República Romana.

Al convertirse en el primer ciudadano de Roma, Augusto puso en marcha leyes y reformas para una ciudad en plena ebullición. El Senado romano le concedió un poder casi ilimitado. Entre ellos se encontraban los poderes tribunicios: la capacidad de convocar al Senado, proponer legislación en las asambleas y vetar cualquier legislación promulgada por esas mismas asambleas. Augusto se convirtió en la ley. Considerado a menudo como un microgestor, muchas de sus reformas dieron lugar a una burocracia más eficiente. Vio una ciudad consumida por la decadencia moral y creyó que la restauración de la antigua religión romana y la renovación de la confianza en los dioses tradicionales ayudarían a restaurar la confianza del pueblo. Augusto se dio cuenta de que para reconstruir la ciudad de Roma tenía que restaurar tanto la fe como los valores de la República Romana.

Hizo que se volvieran a celebrar muchas de las antiguas fiestas populares y aumentó la cantidad de juegos públicos, incluso reinstauró los Juegos Seculares. Construyó teatros, acueductos y 82 templos, entre ellos el templo de Marte Ultor y el de Apolo. También fomentó el amor por la palabra escrita y la literatura romana floreció; fue una época de Livio, Horacio, Ovidio y Virgilio. Sobre todo, estableció la Pax Romana o Paz romana, un período de relativa estabilidad en todo el imperio.

Eliminar publicidad

Advertisement

Tiberio

Su heredero fue el renuente Tiberio, hijo de su tercera esposa Livia. La mayoría de los historiadores coinciden en que Tiberio nunca quiso ser emperador. Se vio obligado a divorciarse de su amada y embarazada esposa Vipsania y a casarse con la hija de Augusto, Julia. Fue una jugada que le aseguró su lugar como heredero. Había sido un excelente general, pero rehuyó gran parte de la ceremonia que le correspondía a un emperador, y respetó la autoridad del Senado. Comenzó, pero no terminó, muchos proyectos de obras públicas, que Calígula terminó luego. En los últimos años de su reinado, Tiberio se volvió más paranoico e infligió cada vez más juicios por traición. Los rigores de dirigir un imperio y los constantes regaños de una madre siempre controladora fueron demasiado para él, así que se trasladó a la isla de Capri en el año 26 d.C., y dejó la rutina diaria de gobernar el imperio a su consejero y prefecto de la Guardia Pretoriana Sejano. Sejano terminaría cruzando la línea (creyéndose el verdadero emperador) y Tiberio lo hizo ejecutar. Con el paso del tiempo, Tiberio se recluyó más y permaneció en Capri, donde murió en el año 37 d.C. A su muerte, el trono pasó a manos de su sobrino Calígula. Muchos en Roma se alegraron de que el joven Calígula ascendiera al trono y sustituyera al impopular Tiberio.

Julio-Claudian Family Tree
Árbol genealógico julio-claudiano
Rursus (CC BY-NC-SA)

Calígula

Calígula "Botas Pequeñas" o Cayo es un enigma. Aunque muchos historiadores modernos ven algunas cosas buenas que hizo, la mayoría de los historiadores antiguos son críticos con su paso por el poder. Aunque el primer año de su reinado fue prometedor, ya que completó muchos proyectos de construcción que se habían iniciado bajo su tío y aumentó la cantidad de juegos y festivales, se volvió tan paranoico como Tiberio y también instigó una serie de purgas y juicios por traición. Este miedo se extendió a su propia familia cuando exilió a su hermana Agripina la Menor. Los que critican a Calígula mencionan su estilo de vida degradado, un intento de nombrar cónsul a su caballo favorito Incitatus y su esfuerzo fallido por invadir Gran Bretaña. Sin embargo, en su haber está el hecho de que concedió bonificaciones muy esperadas a la Guardia Pretoriana, construyó un faro en Boulogne, comenzó a trabajar en nuevos acueductos e incluso construyó un nuevo anfiteatro en Pompeya. Finalmente, tras solo cuatro años como emperador, en enero del 41 d.C., Calígula fue asesinado por miembros de la Guardia Pretoriana. Su esposa, Cesonia, y su hija también fueron asesinadas y, como insulto final, el hombre al que había ridiculizado durante años, Claudio, fue nombrado su sucesor.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Claudio

Claudio, considerado poco inteligente por muchos (incluida su propia familia) fue en realidad el mejor de los sucesores de Augusto. En primer lugar, se vengó de los asesinos de Calígula, y con poca o ninguna experiencia política o militar, invadió con éxito Britania y se anexionó Tracia, Licia, Mauretania y Noricum. Al hacerlo, devolvió una relativa paz a Roma con el restablecimiento del estado de derecho. Construyó un nuevo puerto en Ostia, estableció un servicio civil imperial y llevó a cabo una reforma agraria.

Roman Shop Fronts, Ostia
Fachadas de tiendas romanas, Ostia
Robert H.Consoli (CC BY-NC-SA)

Sin embargo, podía ser tan despiadado como los que gobernaron antes que él. Al igual que sus predecesores, era paranoico, se enfurecía rápidamente y no dudaba en dar muerte a los enemigos sospechosos. Claudio mandó ejecutar al menos a 35 senadores y a más de 400 personas, o los obligó a suicidarse. Incluso hizo expulsar a todos los judíos de la ciudad. Asimismo, tampoco tuvo suerte en el matrimonio. Mientras que su matrimonio con la infiel Mesalina le dio un hijo, Britannicus, su matrimonio con la hermana de Calígula, Agripina (posible sospechosa de su muerte) le dio un heredero, Nerón.

Eliminar publicidad

Advertisement

Nerón

Aunque muchos lo recuerdan por no haber hecho nada útil mientras Roma ardía, en su defensa, estaba fuera de la ciudad en ese momento. A su regreso, ayudó a muchos a escapar del fuego, les proporcionó alojamiento y comida. Aunque reconstruyó una ciudad más segura, también aprovechó para construirse un Palacio Dorado. Muchos consideraron buena la primera parte del reinado de Nerón, muchos romanos lo consideraban generoso y amable. Para tener tiempo de dedicarse a otros intereses, restauró gran parte del poder del Senado. Hubo juegos extravagantes, obras de teatro, conciertos, carreras de carros, torneos de gladiadores, y se redujeron los impuestos.

Domus Aurea
Domus Aurea
Wikipedia user: Pufacz (CC BY-SA)

Sin embargo, al igual que sus predecesores, se volvió paranoico y desconfiado. Por desgracia, también sufrió, como Tiberio, bajo años de una madre excesivamente protectora que se creía la verdadera fuerza detrás del trono. Desgraciadamente, Agripina se atrevió a presumir de su influencia, lo que terminó provocando su muerte. Finalmente, la oposición a su cruel reinado creció, y en el año 68 d.C. un comandante del oeste tuvo éxito en un golpe de estado. Nerón se suicidó (con un poco de ayuda) y Galba se sentó en el trono.

Gobierno

El gobierno romano estaba completamente en manos del emperador. Bajo la autoridad del emperador, el Senado se volvió cada vez más ceremonial. En realidad, solo respaldaban los deseos del emperador. Las exigencias del emperador se convertían en ley. Sin embargo, a lo largo de su existencia, incluso bajo el emperador y a pesar de su pérdida de poder, el Senado siguió siendo territorio de los ricos. Antes del ascenso del emperador, gran parte del poder estaba en manos de las asambleas: la Comitia Centuriata, el Concilium Plebis y muchas asambleas tribales más pequeñas. Estas asambleas, junto con los cónsules y los tribunos, casi desaparecerían bajo Augusto y sus sucesores.

Eliminar publicidad

Advertisement

Con el consentimiento del Senado, Augusto tomó el título de princeps o "primer ciudadano". Asumió el título de cónsul y gobernador provincial, lo que le dio el control total del ejército romano. Controlaba el patronato imperial, y nadie podía ocupar ningún cargo sin su consentimiento. Para mantener la autoridad y protegerse, creó la Guardia Pretoriana, un ejército personal. Con el tiempo, a medida que muchos de los emperadores de Occidente se debilitaban, la autoridad de la Guardia crecía y aumentaba, incluso llegó a poder elegir al emperador.

Castra Praetoria
Castra Praetoria
Ross Cowan (CC BY-NC-SA)

Sin embargo, aunque muchos de los deberes del Senado se redujeron, siempre hubo funcionarios menores, aquellos que ayudaban a dirigir las actividades cotidianas del imperio. En la época de la República, estos cargos se utilizaban como vía para llegar a ser cónsul. El primer cargo de este tipo era el de pretor, que desempeñaba funciones judiciales y tenía jurisdicción cívica y provincial. A continuación, se podía llegar a ser cuestor, un funcionario financiero, que controlaba el tesoro y recaudaba impuestos y tributos. Otro cargo importante era el de edil, cuyas responsabilidades incluían la supervisión de los registros públicos y la gestión de las obras públicas, pero este cargo desapareció durante el período imperial.

Familia

La familia romana se basaba en el concepto de paterfamilias, el cabeza de familia masculino que tenía poder de vida y muerte sobre todos los miembros de la familia.

Desde la época de la República hasta el Imperio, la familia era una parte crucial de la vida de una persona. Y, en Roma, la familia se basaba en el concepto de paterfamilias, el jefe de la casa (el padre o el varón de mayor edad) que tenía el poder de vida y muerte sobre todos los miembros de la familia. Cuando nacían, los niños se presentaban al padre, quien los aceptaba o rechazaba, especialmente si tenía más de una hija, ya que más de una hija significaba más de una dote. Los niños no deseados se abandonaban en el camino para que murieran a causa del abandono. El padre incluso podía vender a sus hijos como esclavos. A medida que aumentaban los derechos de las mujeres, el concepto de paterfamilias comenzó a desvanecerse. Aunque él era quien tomaba las decisiones económicas, eran las mujeres las que dirigían el hogar. Uno de los principales deberes de la mujer era la preparación de las comidas familiares. Y, como todo lo demás, la dieta romana dependía del estatus económico de la persona.

Eliminar publicidad

Advertisement

Mientras que los ricos descansaban en almohadas y eran atendidos por esclavos, muchos de los pobres dependían de la asignación mensual de grano del gobierno, la annona. Junto con el grano, la mayoría subsistía con lentejas, algunas verduras, gachas, aceite de oliva, pero rara vez vino. Había poca carne, pocas especias y muy pocas frutas. No había patatas, tomates, maíz, arroz ni azúcar; estos alimentos llegarían a Europa más adelante. La educación para muchos romanos era también un importante deber de la madre. Los hijos varones de los ricos disfrutaban de tutores de matemáticas, lectura y escritura, y más tarde podían viajar a Atenas para estudiar filosofía. Los niños de las familias más pobres podían seguir siendo analfabetos, pero podían entrar en programas de aprendizaje, mientras que las niñas aprendían habilidades domésticas.

Sociedad

Desde la época de la República, Roma era una sociedad de clases. En la cima se encontraban los plebeyos y los patricios. Al principio, la clase patricia dirigía el gobierno, era miembro del Senado y nombraba a los cónsules hasta que las reformas y las Doce Tablas permitieron la participación de los plebeyos y se creó el Concilium Plebis. Los patricios solían descender de las primeras familias de Roma y llevaban una vida de ocio. Los plebeyos, aunque habían alcanzado algunos derechos políticos, trabajaban como obreros, artesanos o comerciantes: zapateros, carniceros y trabajadores del cuero. Con el tiempo, los patricios y los plebeyos se podían casar. Sin embargo, el trabajo de los romanos más acomodados terminaba hacia el mediodía. El resto del día se dedicaba al ocio en los baños romanos, las tabernas o los juegos.

En la base de la pirámide, por supuesto, estaban los esclavos, que seguían siendo propiedad de su dueño, al menos hasta que pudieran comprar su libertad y convertirse en libertos. Había muchos esclavos alfabetizados, a menudo procedentes de Atenas, que servían como contables o incluso como tutores de los hijos de los ricos. Los analfabetos realizaban trabajos manuales. Los libertos se podían casar e incluso convertirse en ciudadanos, pero no podían ocupar cargos públicos. En la época de Augusto, la mitad de los romanos eran esclavos o libertos.

Agrippina The Younger
Agripina la Menor
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Un escalón por encima de los esclavos estaban las mujeres. Se esperaba que se casaran jóvenes (en un matrimonio concertado) y tuvieran hijos. Agripina la Menor se casó con su primer marido Domicio a la edad de 13 años. Aunque en un principio se restringió la aparición de las mujeres en público, con el tiempo pudieron asistir al teatro, a los juegos e incluso a los baños, por supuesto, separadas de los hombres. Con el tiempo se aprobaron leyes que permitían a las mujeres iniciar procesos de divorcio e incluso poseer propiedades. Bajo Augusto, el adulterio se convirtió en un delito. Ocasionalmente, las mujeres pobres servían de peluqueras, comadronas o modistas para los ricos. Aunque no podían votar ni participar en el gobierno, muchas mujeres demostraron ser muy influyentes, como Livia, Agripina la Menor y su madre Agripina la Mayor.

La vida en la ciudad

Con la responsabilidad de gobernar en manos del emperador, el romano medio no se preocupaba del funcionamiento diario del gobierno. Se preocupaba sobre todo de la existencia cotidiana. Un romano se despertaba cada mañana, tomaba un pequeño desayuno, trabajaba y luego se relajaba. Por supuesto, muchos de los pobres de la ciudad rezaban para que hubiera comida en la mesa y no fueran desalojados. La mayoría de los ciudadanos, no todos pobres, vivían en edificios de apartamentos llamados insulae. El piso en el que uno residía reflejaba sus ingresos; los apartamentos más bajos eran mucho más cómodos que los superiores, eran más espaciosos y tenían habitaciones separadas para comer y dormir. Los pisos superiores eran estrechos, a menudo de una sola habitación, con poco acceso a la luz natural, el agua corriente o incluso a un retrete; la mayoría tenía que utilizar los baños públicos.

Domus Romana
Domus romana
JFJP (CC BY-SA)

Los desechos (incluso los humanos) proporcionaban a sus residentes un terrible hedor y un caldo de cultivo para las enfermedades. El autor romano Juvenal decía que caminar por las calles de Roma era caminar por la inmundicia. La mayoría de los pisos superiores de las insulae estaban superpoblados y eran extremadamente peligrosos. La gente vivía con el temor constante de un incendio, un derrumbe o incluso una posible inundación. Aunque bajo Augusto se promulgaron leyes para evitar que se hicieran demasiado altos (algunos tenían nueve pisos), las leyes se solían ignorar. Sin luces en las calles y con un predominio de la delincuencia, el tráfico en las calles por la noche era escaso o nulo. Los ricos, los que no vivían en villas, vivían en una domus con múltiples habitaciones, ventanas acristaladas, jardines e incluso una piscina. La parte delantera de la domus servía de tienda o tabernae, donde el propietario supervisaba su negocio. Las calles de la ciudad eran muy estrechas, a veces de solo dos metros de ancho, por lo que si se producía un incendio, había pocas posibilidades de ayuda. Tras el gran incendio de Nerón, las calles se ensancharon y se construyeron balcones para proporcionar cierta seguridad en caso de emergencia.

El ocio

Independientemente de la situación económica de cada uno, los romanos podían disfrutar del tiempo libre en los juegos de gladiadores o en los baños públicos. Las termas formaban parte de la vida cotidiana. La mayoría de los romanos (especialmente los patricios y los jinetes) se bañaban al menos una o dos veces por semana. Para los ricos, las termas eran un lugar para socializar o hacer negocios. Muchas termas tenían un gimnasio para hacer ejercicio, una biblioteca para leer e incluso puestos de comida. Alimentadas por un acueducto, había tres salas separadas: la frigidarium (fría), la tepidarium (templada) y, por último, la caldarium (caliente). Los esclavos se encargaban de mantener las diferentes temperaturas de las salas y de asistir a los ricos, incluso de darles masajes.

Circus Maximus Reconstruction
Reconstrucción del Circo Máximo
B. Fletcher (Public Domain)

Si no se estaba en las termas, las fiestas y los juegos mantenían a la población de Roma feliz y contenta. Siempre era una buena publicidad para el emperador que lo vieran en los juegos. Había más de 100 días al año (159 en la época de Claudio) dedicados a los días festivos, las fiestas religiosas y los juegos. Uno de los lugares más famosos para ver los juegos era el Circo Máximo, con capacidad para 300.000 espectadores. Construido en el siglo VI a.C. y situado entre las colinas del Palatino y el Aventino, albergaba luchas de gladiadores, cacerías de animales salvajes, ceremonias religiosas, carreras de carros e incluso obras de teatro. Nerón construyó el Circo de Nerón, pero, desgraciadamente, se utilizó sobre todo para ejecuciones.

Conclusión

Los Julio-Claudios gobernaron Roma durante casi un siglo. Augusto heredó una república que necesitaba desesperadamente ser reparada. Asumiendo un poder casi absoluto, instituyó reformas que estabilizaron la condición económica y social de Roma. Por desgracia, sus sucesores no siguieron su ejemplo. Con Nerón, la ciudad ardió. La sociedad, sin embargo, tiene una forma de perdurar, y así lo hizo Roma. La ciudad fue reconstruida y siguió siendo la ciudad imperial (al menos en el oeste) durante tres siglos más.

El ciudadano romano medio era feliz cuando se lo alimentaba y entretenía, y el papel del emperador era velar por que todos los romanos estuvieran contentos. Había muchos juegos a los que asistir y festivales que celebrar. La ciudad se mantuvo a salvo de las invasiones hasta el año 410 d.C. y el comercio mantuvo los depósitos de grano llenos. La división de clases existía desde antes de la República. Sin embargo, el romano medio, pobre o rico, parecía satisfecho. Nerón murió, con asistencia, en el año 68 d.C., y fue sucedido por un comandante militar, Galba. El año siguiente fue conocido como el Año de los Cuatro Emperadores. El último de estos cuatro, Vespasiano, volvería a dar cierta estabilidad al imperio.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quiénes fueron los emperadores Julio-Claudios de Roma?

Los emperadores Julio-Claudios de Roma fueron Augusto, Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón.

¿Cuáles fueron algunos de los logros de Augusto durante su reinado?

Algunos de los logros de Augusto fueron el establecimiento de la ley y el orden, el restablecimiento de las fiestas y los juegos, la construcción de templos y la supervisión del crecimiento de la literatura romana con Ovidio, Horacio y Virgilio.

Aunque a menudo se lo considera un buen emperador, Claudio podía ser despiadado. ¿Cuáles eran algunos ejemplos de esta faceta de su personalidad?

Los rasgos despiadados de Claudio se reflejaron en su paranoia, su mal temperamento, su ejecución de treinta y cinco senadores y otros cuatrocientos por ejecución o suicidio, y el exilio de los judíos de Roma.

¿Dos datos interesantes sobre los emperadores Julio-Claudios?

En primer lugar, Augusto asumió un poder casi absoluto e instituyó reformas que estabilizaron la condición económica y social de Roma. En segundo lugar, la ciudad floreció, ya que había muchos juegos a los que asistir y festivales que celebrar.

¿Por qué fue importante la dinastía Julio-Claudia?

La dinastía Julio-Claudia fue importante porque supuso la primera dinastía que gobernó el Imperio romano durante casi un siglo.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald ha enseñado Historia Antigua, Medieval y de los Estados Unidos en el Lincoln College (Normal, Illinois) y siempre ha sido y será un estudiante de la historia, desde que aprendió sobre Alejandro Magno. Está ansioso por transmitir el conocimiento a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2019, octubre 31). Roma bajo la dinastía Julio-Claudia [Rome under the Julio-Claudian Dynasty]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1468/roma-bajo-la-dinastia-julio-claudia/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Roma bajo la dinastía Julio-Claudia." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 31, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1468/roma-bajo-la-dinastia-julio-claudia/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Roma bajo la dinastía Julio-Claudia." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 31 oct 2019. Web. 06 dic 2022.

Afiliación