Acueducto

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 01 septiembre 2012
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Pont Du Gard Aqueduct (by Mark Cartwright, CC BY-NC-SA)
Acueducto de Pont Du Gard
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

En la antigüedad, los acueductos transportaban el agua de un lugar a otro y proporcionaban un suministro regular y controlado allí donde, de otro modo, el agua sería escasa. De este modo, los acueductos satisfacían necesidades básicas como el riego de los cultivos alimentarios y las fuentes de agua potable. Los acueductos antiguos tenían forma de túneles, canales naturales a nivel de la superficie y canales artificiales, tuberías de arcilla cubiertas y puentes monumentales.

Desde que la raza humana vive en comunidades y cultiva la tierra, la gestión del agua ha sido un factor clave para el bienestar y la prosperidad de una comunidad. Los asentamientos que no estaban inmediatamente cerca de una fuente de agua dulce excavaban pozos en las capas freáticas subterráneas para crear pozos y también se creaban cisternas para recoger el agua de lluvia y poder utilizarla posteriormente. Sin embargo, los acueductos subterráneos y los construidos como puentes en la superficie permitieron a las comunidades no solo acceder a agua limpia y dulce, sino también vivir más lejos de una fuente de agua y utilizar tierras que de otro modo habrían sido inutilizables para la agricultura.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los primeros acueductos

Los primeros sistemas sofisticados de canales artificiales de larga distancia se construyeron en el imperio asirio en el siglo IX a.C.

Los primeros acueductos, que también fueron los más sencillos, se construían con tramos de tejas de arcilla invertidas y, a veces, con tuberías que canalizaban el agua a corta distancia y seguían el contorno del terreno. Los primeros ejemplos datan de la civilización minoica de Creta a principios del segundo milenio a.C. y de la Mesopotamia contemporánea. Los acueductos también fueron una característica importante de los asentamientos micénicos en el siglo XIV a.C., lo que aseguraba la autonomía contra el asedio de la acrópolis de Micenas y las fortificaciones de Tirinto.

Acueductos en Mesopotamia

Los primeros sistemas sofisticados de canales de larga distancia para el suministro de agua se construyeron en el Imperio asirio en el siglo IX a.C. e incorporaban túneles de varios kilómetros de longitud. Estas hazañas de ingeniería permitieron construir los acueductos en una línea más directa entre la fuente y la salida. Los babilonios del siglo VIII a.C. también construyeron extensos y sofisticados sistemas de canales. En el siglo VII a.C., un amplio canal atravesaba un puente de 280 m de longitud para llevar agua a Nínive, y el agua se llevaba a través de un túnel de 537 m para abastecer a Jerusalén.

Eliminar publicidad

Advertisement

Fountain Entrance, Mycenae
Entrada de la fuente, Micenas
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Otra importante innovación en la gestión del agua fueron los qanats. Estos probablemente procedían de Persia (o quizás de Arabia) y eran grandes galerías subterráneas que recogían el agua subterránea. Los túneles, situados en un nivel inferior al del depósito y a menudo de varios kilómetros de longitud, canalizaban el agua por la fuerza de la gravedad. Los acueductos subterráneos como los Qanats estaban presentes en todo el mundo antiguo, desde Egipto hasta China.

La gestión del agua en Grecia

Los primeros proyectos griegos de gestión del agua a gran escala se produjeron en el siglo VII a.C. y solían ser para abastecer a las fuentes comunales de agua potable. Tanto Samos como Atenas se abastecían de acueductos de larga distancia desde el siglo VI a.C.; el primero tenía 2,5 km de longitud e incluía el famoso túnel de 1 km diseñado por Eupalino de Megara. Pisístrato construyó un acueducto de tubos de cerámica de 15 a 25 cm de ancho en el valle del Ilissus, de 8 km de longitud.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

En el siglo IV a.C., Priene, en Asia Menor, tenía un sistema similar de tuberías subterráneas que seguían una zanja artificial cubierta de losas de piedra. Siracusa, en el siglo III a.C., contaba con nada menos que tres acueductos y la helenística Pérgamo, hacia el año 200 a.C., tenía algunas de las estructuras de gestión del agua más sofisticadas que se conocían en aquella época.

El acueducto romano de Segovia tenía 28 m de altura y el Pont du Gard, en el sur de Francia, 49 m.

Acueductos romanos

Sin embargo, son los romanos los que se han ganado con razón la fama de constructores de acueductos por excelencia. Los ambiciosos proyectos de ingeniería romanos superaron con éxito todo tipo de terrenos difíciles y peligrosos e hicieron que sus magníficos acueductos arqueados se convirtieran en algo habitual en todo el Imperio romano, abasteciendo a las ciudades de agua para satisfacer no solo las necesidades básicas, sino también las de los grandes baños públicos romanos, las fuentes decorativas (nymphaea) y las villas privadas. Mientras que la mayoría de los acueductos seguían discurriendo por la superficie y siguiendo las curvas de nivel siempre que era posible, la invención del arco permitió la construcción de estructuras de gran envergadura, con nuevos materiales como el hormigón y el cemento impermeable, que podían ignorar las características desfavorables del terreno y conducir el agua por la ruta más recta posible a lo largo de una pendiente regular. Asimismo, el aumento de los conocimientos de ingeniería permitió que se realizaran proyectos de construcción de túneles a gran escala y en profundidad.

Eliminar publicidad

Advertisement

Otra innovación que permitió que los acueductos atravesaran valles fue el sifón invertido a gran escala. Estaban hechos de arcilla o de múltiples tubos de plomo reforzados con bloques de piedra y, con la fuerza de la gravedad y la presión, a medida que el agua bajaba por el valle, el impulso ganado podía impulsar el agua hacia el lado opuesto. Los puentes arqueados que atravesaban el fondo del valle podían reducir la altura a la que el agua tenía que descender y, sobre todo, subir. Otras características de los acueductos romanos eran las llaves de paso para gestionar la presión y regular el flujo de agua, los depósitos de almacenamiento, los tanques de sedimentación para extraer los sedimentos y los filtros de malla en las salidas. A veces también se "refrescaba" el agua aireándola a través de un sistema de pequeñas cascadas. Curiosamente, la ley protegía los acueductos romanos y no se podía realizar ninguna actividad agrícola cerca de ellos para evitar que se dañaran por el arado y el crecimiento de las raíces. Por otro lado, la agricultura sí se beneficiaba de los acueductos, ya que en muchos casos se creaban canales de escorrentía para proporcionar agua para el riego de las tierras.

Los Milagros Aqueduct, Mérida
Acueducto de los Milagros, Mérida
Carole Raddato (CC BY-SA)

Los primeros acueductos que sirvieron a Roma fueron el Aqua Appia (312 a.C.), de 16 km de longitud, el Anio Vetus (272-269 a.C.) y el Aqua Marcia (144-140 a.C.), de 91 km. Poco a poco, la red fue aumentando e incluso se crearon conexiones entre acueductos: el Aqua Tepula (126-125 a.C.), el Julia (33 a.C.), el Virgo (22-19 a.C.), el Alsietina (2 a.C.), el Aqua Claudia y el Anio Novus (terminados en el 52 a.C.), el Aqua Traiana (109 a.C.) y el Aqua Alexandrina (226 a.C.). Poco a poco se fueron construyendo otros acueductos por toda Italia, por ejemplo, en Alatri (130-120 a.C.) y Pompeya (hacia el 80 a.C.). Julio César construyó un acueducto en Antioquía, el primero fuera de Italia. Augusto (que reinó del 27 a.C. al 14 d.C.) supervisó la construcción de acueductos en Cartago, Éfeso y el acueducto de 96 km que daba servicio a Nápoles. De hecho, en el siglo I d.C. se produjo una explosión en la construcción de acueductos, quizá relacionada con la difusión de la cultura romana y su afición a los baños y las fuentes, pero también para satisfacer las necesidades de agua de concentraciones de población cada vez mayores.

Entre los siglos I y II d.C., se ampliaron los límites de la viabilidad arquitectónica y se construyeron algunos de los mayores acueductos romanos. Tenían dos o tres arcadas y alcanzaban alturas prodigiosas. El acueducto de Segovia tenía 28 m de altura y el Pont du Gard, en el sur de Francia, 49 m. Ambos sobreviven aún hoy como espectaculares monumentos a la habilidad y audacia de los ingenieros romanos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2012, septiembre 01). Acueducto [Aqueduct]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-518/acueducto/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Acueducto." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 01, 2012. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-518/acueducto/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Acueducto." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 01 sep 2012. Web. 16 ago 2022.

Afiliación