El escudo de Heracles: el poema completo

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Jorge A. Vergara
Publicado el 25 julio 2014
Disponible en otros idiomas: inglés
X

El escudo de Heracles (también conocido como El escudo de Hércules y, en el original, Aspis Herakleous) es un poema de 480 versos hexámetros escritos por un poeta griego desconocido al estilo de Hesíodo (quien vivió en el siglo VIII a.C.). Trata sobre el héroe griego Heracles (también conocido como Hércules), su sobrino Yolao, y su batalla con Cicno, hijo del dios de la guerra, Ares. No está claro cuándo tiene lugar la acción del poema en las historias tradicionales sobre Heracles. No se hace mención alguna de otros eventos en la vida del héroe aparte de las circunstancias divinas que rodearon su nacimiento.

Se pensaba que el poema era una obra original de Hesíodo, pero ya se sospechaba que era obra de otro escritor alrededor del siglo III a.C. Algunas fuentes contemporáneas siguen atribuyendo esta obra a Hesíodo, a pesar de que desde hace tiempo se ha establecido como la obra de otro autor que escribía en el estilo de Hesíodo. El poema toma muchas referencias de la Ilíada de Homero, específicamente del capítulo XVIII, donde se describe el escudo de Aquiles. El autor de El escudo de Heracles tomó algunos versos directamente de la Ilíada y algunos otros solo los modificó, pero la mayor parte del poema es una obra original.

Eliminar publicidad
Advertisement

Hercules
Hércules
Coyau (CC BY-SA)

La historia

El poema comienza con una descripción de la hermosa madre de Heracles, Alcmena, y cómo el dios Zeus y su esposo Anfitrión la dejaron embarazada en la misma noche, con lo que acabaría dando a luz a dos hijos gemelos: Heracles, hijo de Zeus, e Ificles (hijo de Anfitrión). Yolao, quien es el auriga de Heracles en el poema, es el hijo de Ificles, pero Ificles no aparece en la obra. Después de que se establece el estatus de Heracles como semidiós, comienza la historia de Cicno y el combate. Cicno era un cruel déspota de Tesalia que solía invitar a huéspedes a cenar y luego los asesinaba. También robaba a los peregrinos que se dirigían al santuario del dios Apolo para realizar sacrificios y dejar ofrendas. Un día, mientras Heracles e Yolao viajaban en su carro por el país, se toparon con Cicno y Ares en su propio carro, que venían en dirección opuesta. Ambos se detuvieron cerca del santuario de Apolo, donde Cicno desafió a Heracles a un combate singular. Apolo, quien se encontraba cerca en su santuario, avivó la sangre de Heracles para que aceptara el desafío (aunque, considerando el temperamento y el carácter general de Heracles en los mitos, no habría necesitado estímulo alguno). Heracles lucha contra Cicno y lo mata atravesándole la garganta con una lanza. Ares luego intenta matar a Heracles para vengarse, pero la diosa Atenea lo evita. Heracles hiere a Ares en el muslo durante este altercado y lo vence. En ese momento, los otros hijos de Ares, Pánico y Terror, aparecen y se llevan al dios herido de vuelta al Monte Olimpo para recibir cuidados. El rey Ceix de Tesalia entierra a Cicno y se erige un gran monumento en su honor, pero Apolo provoca que el río Anauro se desborde y arrastre la tumba, borrando así la memoria de Cicno debido a sus numerosas acciones malévolas.

El texto

A continuación se presenta el texto completo de El escudo de Heracles traducido a partir de la versión inglesa de H.G. Evelyn-White, de 1914:

Eliminar publicidad
Advertisement

(Líneas 1-27) O como aquella que dejó su hogar y su país para llegar a Tebas siguiendo a Anfitrión, el guerrero, incluso Alcmena, la hija de Electrión, el recolector del pueblo. Superó a la raza femenina en belleza y estatura; y en sabiduría, ninguna rivalizaba con ella entre aquellas que las mujeres mortales engendraron en unión con hombres mortales. Su rostro y sus oscuros ojos irradiaban un encanto similar al de la dorada Afrodita. Honraba a su esposo en su corazón como ninguna otra mujer lo había hecho antes. Verdaderamente, él había matado violentamente a su noble padre en medio de la ira causada por bueyes; así que dejó su propia tierra y llegó a Tebas, suplicante ante los hombres portadores de escudos de Cadmo. Allí vivió con su modesta esposa, sin los deleites del amor ni la posibilidad de acercarse a la hija de Electrión, de tobillos delicados, hasta que hubiera vengado la muerte de los hermanos valientes de su esposa y hubiera consumido con fuego ardiente las aldeas de los héroes, los tafios y teleboanos; pues esto fue impuesto sobre él, y los dioses fueron testigos. Temía su enojo y se apresuró a cumplir la gran tarea a la que Zeus lo había atado. Con él marcharon los beocios que conducían caballos, respirando sobre sus escudos, y los locrios que luchaban cuerpo a cuerpo, junto con los valientes foceos ansiosos por la guerra y la batalla. El noble hijo de Alceo los guiaba, regocijándose en su ejército.

Y durante toda la noche yació junto a su modesta esposa, deleitándose en los dones de la dorada Afrodita.

(Líneas 27 - 55) Pero el padre de dioses y hombres estaba fraguando otro plan en su corazón, engendrar a uno para defender de la destrucción a los dioses y a los hombres que comen pan. Así que se levantó de Olimpo en la noche, maquinando astucia en lo profundo de su corazón, y anhelaba el amor de la mujer de cintura ceñida. Rápidamente llegó a Typhaonium, y desde allí, el sabio Zeus continuó y pisó la cima más alta de Ficio: allí se sentó y planeó cosas maravillosas en su corazón. Así en una sola noche Zeus compartió la cama y el amor de la hija de Electrión, de tobillos delicados, y cumplió su deseo; y en la misma noche, Anfitrión, recolector del pueblo, el glorioso héroe, llegó a su casa cuando había terminado su gran tarea. No se apresuró a ir a sus siervos y pastores en el campo, sino que primero fue a su esposa: tal deseo se apoderó del pastor del pueblo. Y como un hombre que ha escapado con alegría de la miseria, ya sea de una enfermedad grave o de un cruel cautiverio, así entonces hizo Anfitrión, cuando había completado toda su pesada tarea, llegó alegre y bienvenido a su hogar. Y durante toda la noche yació junto a su modesta esposa, deleitándose en los dones de la dorada Afrodita. Y ella, siendo sometida en amor a un dios y a un hombre sumamente apuesto, dio a luz a gemelos en la Tebas de las siete puertas. Aunque eran hermanos, no eran de un mismo espíritu; uno era más débil pero el otro un hombre mucho mejor, uno terrible y fuerte, el poderoso Heracles. A través del abrazo del hijo de Cronos, señor de las nubes oscuras, lo engendró, y al otro, Ificles, Anfitrión, el portador de la lanza, lo engendró, descendencia distinta, uno de unión con un hombre mortal, pero el otro de unión con Zeus, líder de todos los dioses.

(Líneas 57 - 77) Y mató a Cicno, el valiente hijo de Ares. Lo encontró cerca de Apolo, el que dispara lejos, a él y a su padre Ares, nunca saciados de la guerra. Su armadura brillaba como una llama de fuego ardiente mientras ambos estaban en su carro: sus veloces caballos golpeaban la tierra y la hollaban con sus cascos, y el polvo se alzaba como humo alrededor de ellos, machacado por las ruedas del carro y los cascos de los caballos, mientras el bien construido carro y sus rieles resonaban alrededor de ellos entretanto los caballos se precipitaban. Y el irreprensible Cicno se regocijó, pues esperaba matar al belicoso hijo de Zeus y a su auriga con la espada, y despojarlos de su espléndida armadura. Pero Febo Apolo no prestó oído a sus fanfarronadas, pues él mismo había incitado al poderoso Heracles contra él. Y todo el bosque y el altar de Apolo Pagaseano ardieron a causa del temido dios y por sus armas; pues sus ojos resplandecían como fuego. ¿Qué mortales habrían osado enfrentarlo cara a cara, salvo Heracles y el glorioso Yolao? Pues grande era su fuerza e invencibles eran los brazos que crecían de sus hombros en sus robustos miembros. Entonces Heracles habló a su fuerte auriga, Yolao:

(Líneas 78 - 94) "Oh, héroe Yolao, el más querido de todos los hombres, verdaderamente Anfitrión pecó profundamente contra los dioses benditos que moran en el Olimpo cuando llegó a la dulce corona de Tebas y dejó Tirinto, la bien construida ciudadela, porque mató a Electrión por el bien de sus anchos bueyes. Luego fue a Creón y a la de largos ropajes, Eniocha, quienes lo recibieron amablemente y le dieron todo lo que correspondía, como es debido a los suplicantes, y lo honraron aún más en sus corazones. Y vivió con alegría junto a su esposa de los delicados tobillos la hija de Electrión: y después, mientras los años pasaban, nacimos, diferentes en cuerpo como en mente, incluso tu padre y yo. A él Zeus le arrebató el juicio, de modo que dejó su hogar y a sus padres y se fue a rendir honores al malvado Euristeo. ¡Hombre desdichado! Verdaderamente, después sufrió profundamente llevando la carga de su propia locura insensata; pero eso no se puede deshacer. Pero a mí el destino me impuso tareas pesadas.

Eliminar publicidad
Advertisement

(Líneas 95 - 101) "Pero ven, amigo, toma rápidamente las riendas teñidas de rojo de los veloces caballos y alza alto coraje en tu corazón, y guía el rápido carro y los fuertes caballos de pies ligeros en línea recta. No tengas ningún miedo secreto al ruido del Ares que mata a los hombres, que ahora enfurece gritando en torno al sagrado bosque de Febo Apolo, el señor que dispara desde lejos. Seguramente, fuerte como sea, tendrá suficiente de la guerra".

(Líneas 102 - 114) Y el irreprochable Yolao le respondió de nuevo: "Buen amigo, verdaderamente el padre de dioses y hombres honra grandemente tu cabeza y también el sacudidor de la tierra, como un toro, quien guarda el velo de murallas de Tebas y protege la ciudad. Tan grande y fuerte es este sujeto que traen a tus manos para que puedas ganar gran gloria. Pero ven, ponte tus armas de guerra para que con toda rapidez podamos acercar el carro de Ares y el nuestro y luchar; pues no asustará al intrépido hijo de Zeus, ni tampoco al hijo de Ificles: más bien, pienso que huirá ante los dos hijos del irreprochable Alceo, que están cerca de él y ansiosos por lanzar el grito de guerra para la batalla; pues esto lo aman más que un festín".

(Líneas 115 - 117) Así lo dijo. Y el poderoso Heracles se alegró en su corazón y sonrió, ya que las palabras del otro le agradaron mucho, y le respondió con palabras rápidas y llenas de significado:

Eliminar publicidad
Advertisement

(Líneas 118 - 121) "Oh, héroe Yolao, surgido del cielo, ahora se avecina una batalla intensa. Sin embargo, como has demostrado tu habilidad en ocasiones anteriores, ahora también dirige al gran caballo de crines negras, Arión, en todas direcciones, y ayúdame según tus posibilidades".

(Líneas 122 - 138) Así dijo, y se puso en sus piernas grebas de bronce reluciente, el espléndido regalo de Hefesto. Luego se ajustó sobre el pecho una fina coraza dorada, laboriosamente elaborada, que Palas Atenea, la hija de Zeus, le había dado cuando por primera vez estaba a punto de emprender sus dolorosas tareas. Sobre sus hombros, el fiero guerrero colocó el acero que protege a los hombres del destino, y sobre su pecho colgó detrás de él un carcaj hueco. Dentro había muchas flechas gélidas, portadoras de la muerte que hace olvidar el habla: delante tenían la muerte y goteaban con lágrimas; sus astiles eran lisos y muy largos; y sus culatines estaban cubiertos con plumas de un águila marrón. Y tomó su fuerte lanza, puntiaguda con bronce reluciente, y en su valiente cabeza colocó un yelmo bien hecho de adamantino, hábilmente elaborado, que se ajustaba firmemente en las sienes; y eso protegía la cabeza del divino Heracles.

(Líneas 139 - 153) En sus manos tomó su escudo, todo reluciente: nunca nadie lo rompió con un golpe ni lo aplastó. Y era una maravilla verlo; pues su esfera entera brillaba con esmalte, marfil blanco y electro, y resplandecía con oro brillante; y había zonas de cianita dibujadas en él. En el centro estaba el Miedo trabajado en adamantino, inefable, mirando hacia atrás con ojos que brillaban con fuego. Su boca estaba llena de dientes en una hilera blanca, temibles e intimidantes, y sobre su ceño sombrío se cernía la espantosa Discordia, quien forma el tumulto de hombres: implacable ella, pues arrebataba la mente y los sentidos de los pobres desdichados que hacían la guerra contra el hijo de Zeus. Sus almas pasaban bajo la tierra y descendían a la morada de Hades; pero sus huesos, cuando la piel se descomponía a su alrededor, se deshacían en la oscura tierra bajo el ardiente Sirio.

Eliminar publicidad
Advertisement

(Líneas 154 - 160) Sobre el escudo estaban representados el Esfuerzo y la Huida, y el Tumulto, y el Pánico, y la Matanza. También la Discordia y el Estruendo corrían por allí, y la fatal Destino estaba allí sosteniendo a un hombre recién herido y a otro ileso; y a uno, que estaba muerto, lo arrastraba por los pies a través del tumulto. Sobre sus hombros llevaba una prenda roja con la sangre de hombres, y terriblemente fulguraba y rechinaba sus dientes.

(Líneas 160 - 167) Y también había cabezas de serpientes inefablemente espantosas, doce de ellas; y solían asustar a las tribus de los hombres en la tierra, cualquiera que hiciera la guerra contra el hijo de Zeus; pues chocaban sus dientes cuando el hijo de Anfitrión estaba luchando: y estas maravillosas obras brillaban intensamente. Y era como si hubiera manchas en las espantosas serpientes: y sus espaldas eran de un azul oscuro y sus mandíbulas eran negras.

(Líneas 168 - 177) También había sobre el escudo manadas de jabalíes y leones que se miraban fijamente, furiosos y ansiosos: las filas de ellos avanzaban juntas, y ninguno de los lados temblaba, sino que ambos erizaban sus crines. Porque ya yacía entre ellos un gran león y dos jabalíes, uno a cada lado, privados de vida, y su oscura sangre goteaba sobre el suelo; yacían muertos con el cuello extendido bajo los crueles leones. Y ambos lados estaban aún más incitados a luchar porque estaban enfurecidos, los feroces jabalíes y los leones de ojos brillantes.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

(Líneas 178 - 190) Y estaba la contienda de los lanceros lapitas reunidos alrededor del príncipe Céneo y Dryas y Pirítoo, con Hopleo, Exadios, Falero y Próloco, Mopso, el hijo de Ampix de Titaresia, vástago de Ares, y Teseo, el hijo de Egeo, semejante a los dioses inmortales. Estos eran de plata, y tenían armaduras de oro en sus cuerpos. Y los centauros se congregaban contra ellos en el otro lado con Petraio y Asbolo el adivino, Arcto y Ureo, y Mimas de cabello negro, y los dos hijos de plata, y tenían pinos de oro en sus manos, y avanzaban como si estuvieran vivos y se golpeaban mutuamente mano a mano con lanzas y con pinos.

(Líneas 191 - 196) Y sobre el escudo estaban los veloces caballos de Ares, el implacable, hechos de oro, y el mismo Ares el vencedor del botín. Sostenía una lanza en sus manos y estaba instigando a los infantes: estaba rojo de sangre como si estuviera matando a hombres vivos, y estaba de pie en su carro. A su lado estaban el Miedo y la Huida, ansiosos por sumergirse en medio de los hombres en lucha.

(Líneas 197 - 200) También estaba allí la hija de Zeus, Tritogenia, quien conduce el botín. Estaba como si fuera a preparar una batalla, con una lanza en su mano, y un casco dorado, y el égida sobre sus hombros. Y se dirigía hacia el temible conflicto.

(Líneas 201 - 206) Y allí estaba la sagrada compañía de los dioses inmortales: y en medio de ellos, el hijo de Zeus y Leto tocaba dulcemente una lira de oro. También estaba allí la morada de los dioses, el puro Olimpo, y su asamblea, y riquezas infinitas se extendían alrededor en la reunión, las Musas de Pieria estaban comenzando una canción como cantantes de voz clara.

(Líneas 207 - 215) Y en el escudo había un puerto con un refugio seguro del mar irresistible, hecho de estaño refinado labrado en círculo, y parecía elevarse con olas. En el centro había muchos delfines que se precipitaban de un lado a otro, pescando: y parecían estar nadando. Dos delfines de plata estaban lanzando agua y devorando los peces mudos. Y debajo de ellos, los peces de bronce temblaban. Y en la orilla estaba sentado un pescador observando: en sus manos sostenía una red de pesca, y parecía como si estuviera a punto de lanzarla.

(Líneas 216 - 237) También estaba allí el hijo de Danae, de hermosa cabellera, el jinete Perseo: sus pies no tocaban el escudo y aún no estaban lejos de él, algo verdaderamente maravilloso para notar, ya que no estaba sostenido en ninguna parte; porque así lo forjó el famoso Cojo con sus manos de oro. En sus pies llevaba sandalias aladas, y su espada de vaina negra estaba colgada sobre sus hombros por una correa cruzada de bronce. Estaba volando rápido como el pensamiento. La cabeza de un monstruo temible, la Gorgona, cubría la parte ancha de su espalda, y una bolsa de plata, una maravilla para ver, la contenía: y de la bolsa colgaban borlas brillantes de oro. Sobre la cabeza del héroe descansaba el temible casco de Hades, que tenía la terrible oscuridad de la noche. Perseo mismo, el hijo de Danae, estaba completamente extendido, como aquel que se apresura y tiembla de horror. Y tras él se precipitaban las Gorgonas, inaccesibles e inefables, deseando atraparlo: mientras pisaban el pálido adamantino, el escudo resonaba agudo y claro con un sonido estridente. Dos serpientes colgaban en sus cinturones con las cabezas curvadas hacia adelante: sus lenguas parpadeaban, y sus dientes rechinaban furiosos, y sus ojos brillaban ferozmente. Y sobre las temibles cabezas de las Gorgonas, el gran Miedo temblaba.

(Líneas 237 - 270) Y más allá de ellos había hombres luchando en armadura guerrera, algunos defendiendo su propia ciudad y padres de la destrucción, y otros ansiosos por saquearla; muchos yacían muertos, pero la mayoría aún luchaba y peleaba. Las mujeres en torres de bronce bien construidas lloraban agudamente y se rasgaban las mejillas como seres vivos, obra del famoso Hefesto. Y los hombres que eran ancianos y sobre quienes la edad había dejado su huella estaban todos juntos afuera de las puertas, y alzaban sus manos hacia los dioses benditos, temiendo por sus propios hijos. Pero estos a su vez estaban enfrascados en la batalla: y detrás de ellos las sombrías Parcas, rechinando sus blancos colmillos, amenazantes, siniestras, ensangrentadas e inaccesibles, luchaban por aquellos que caían, ya que todas anhelaban beber sangre oscura. Tan pronto como atrapaban a un hombre derribado o recién herido, una de ellas lo aprisionaba con sus grandes garras y su alma descendía a Hades, al frío Tártaro. Y cuando habían satisfecho sus almas con sangre humana, arrojaban a ese individuo detrás de ellas y se apresuraban nuevamente hacia el tumulto y la refriega. Cloto y Láquesis estaban sobre ellas y Átropos, menos alta que ellas, una diosa de estatura no muy grande, pero superior a las otras y la mayor de ellas. Y todas peleaban ferozmente por un pobre desgraciado, mirándose con ojos furiosos y luchando igualmente con garras y manos. Junto a ellas estaba la Oscuridad de la Muerte, lúgubre y temible, pálida, arrugada, consumida por el hambre, con las rodillas hinchadas. Uñas largas coronaban sus manos, y su nariz goteaba, y de sus mejillas caía sangre al suelo. Estaba allí sonriendo horripilantemente, y mucho polvo empapado de lágrimas reposaba sobre sus hombros.

(Líneas 270 - 285) Luego, había una ciudad de hombres con torres hermosas; y siete puertas de oro, ajustadas a los dinteles, la custodiaban. Los hombres se estaban divirtiendo con festividades y danzas; algunos llevaban a una novia a su esposo en un carro de ruedas bien construido, mientras la canción nupcial se elevaba y el resplandor de antorchas ardientes sostenidas por doncellas se extendía en olas lejanas. Y estas doncellas iban delante, deleitándose en la festividad; y detrás de ellas venían coros juguetones, los jóvenes cantando con voces suaves al sonido de flautas estridentes, mientras el eco resonaba a su alrededor y las chicas lideraban el hermoso baile al son de las liras. Luego, en el otro lado, había un grupo de jóvenes revoloteando, con flautas tocando; algunos se divertían con bailes y canciones, y otros avanzaban al ritmo de un flautista y riendo. Toda la ciudad estaba llena de alegría, baile y festividad.

(Líneas 285 - 304) Otros estaban montados a caballo y galopando delante de la ciudad. Y había aradores rompiendo el buen suelo, vestidos con túnicas ceñidas. También había una extensa tierra de cultivo y algunos hombres estaban segando con afiladas hoces las espigas que se doblaban bajo el peso de los carros, como si estuvieran cosechando el grano de Deméter; otros estaban atando las gavillas con bandas y extendiendo el suelo de trilla. Y algunos sostenían hoces de segar y estaban recolectando la vendimia, mientras otros estaban llevando a cestas racimos blancos y negros de las largas hileras de vides que estaban cargadas de hojas y zarcillos plateados. Otros estaban recolectando las uvas en cestas. Junto a ellos había una hilera de vides de oro, la espléndida obra del hábil Hefesto: tenía hojas temblorosas y estacas de plata y estaba cargada de uvas que se volvían negras. Y había hombres pisoteando las uvas y otros extrayendo el líquido. También había hombres boxeando y luchando, y cazadores persiguiendo ágiles liebres con una correa de perros de afilados dientes delante de ellos, ellos ansiosos por atrapar las liebres y las liebres ansiosas por escapar.

(Líneas 305 - 313) Junto a ellos estaban los jinetes esforzados, compitiendo y esforzándose por un premio. Los aurigas parados en sus carros bien tejidos instaban a sus veloces caballos con riendas sueltas; los carros articulados volaban a lo largo haciendo ruido y las mazas de las ruedas chillaban fuertemente. Así se entregaban a un trabajo interminable, y el final con la victoria nunca llegaba para ellos, y la competición siempre quedaba sin ganar. Y había dispuesto para ellos en el circuito un gran trípode de oro, la espléndida obra del hábil Hefesto.

(Líneas 314 - 317) Y alrededor del borde fluía el Océano, con una corriente plena según parecía, y rodeaba toda la hábil obra del escudo. Sobre él planeaban cisnes y clamaban con fuerza, y muchos otros nadaban en la superficie del agua; y cerca de ellos había bancos de peces.

(Líneas 318 - 326) Una vista asombrosa era el poderoso y fuerte escudo, incluso para Zeus el tronador, por cuya voluntad Hefesto lo creó y lo equipó con sus propias manos. Este escudo, el valiente hijo de Zeus lo manejaba con destreza, y montó su carro tirado por caballos como su padre Zeus, portador del égida, moviéndose con agilidad. Y su auriga, el robusto Yolao, se mantenía en el carro, guiando el vehículo curvado.

(Líneas 327 - 337) Luego, la diosa de ojos grises Atenea se acercó a ellos y habló palabras aladas, animándolos: "¡Salve, descendientes del famoso Linceo! Ahora mismo, Zeus, que reina sobre los dioses benditos, os concede el poder para matar a Cicno y despojarlo de su espléndida armadura. Sin embargo, os diré algo más, los más poderosos de entre la gente. Cuando hayáis privado a Cicno de la dulce vida, dejadlo allí junto con su armadura, y tú mismo vigila estrechamente al matador de hombres Ares mientras ataca; y dondequiera que lo veas desprotegido bajo su escudo hábilmente elaborado, hiérelo con tu aguda lanza. Luego retrocede, pues no está destinado que tomes sus caballos ni su magnífica armadura".

(Líneas 338 - 349) Así habló la diosa de ojos brillantes y se subió rápidamente al carro con la victoria y la fama en sus manos. Entonces, el criado en los cielos, Yolao, llamó terriblemente a los caballos, y a su grito, giraron rápidamente el ágil carro, levantando polvo desde la llanura; porque la diosa de ojos brillantes, Atenea, infundió energía en ellos al agitar su égida. Y la tierra gimió a su alrededor.

Y ellos, los domadores de caballos Cicno y Ares, insaciables en la guerra, avanzaron juntos como el fuego o el torbellino. Luego sus caballos relincharon agudamente, cara a cara; y el eco resonó a su alrededor. Y el poderoso Heracles habló primero y dijo a su oponente:

(Líneas 350 - 367) "Cicno, noble señor, ¿por qué, te ruego, lanzas tus veloces caballos contra nosotros, hombres que hemos soportado el trabajo y el sufrimiento? Más bien, guía tu veloz carro a un lado y cede, y apártate de nuestro camino. Me dirijo a Traquinia, al rey Ceix, quien ostenta el mayor poder y honor en Traquinia, un hecho que conoces bien, ya que tienes a su hija, la de ojos oscuros Themistinoe, como tu esposa. ¡Necio! Ares no te salvará de la garra de la muerte si nos enfrentamos en batalla. En ocasiones anteriores, ha probado mi lanza, defendiendo la arenosa Pilos y enfrentándose a mí con un feroz deseo de combate. Tres veces mi lanza lo golpeó y cayó al suelo; su escudo fue atravesado. Pero en el cuarto golpe, clavé mi lanza profundamente en su muslo con todas mis fuerzas, y atravesó su carne. Se desplomó en el polvo en el suelo debido a la fuerza de mi embate; habría sufrido gran desgracia entre los dioses inmortales si por mis manos hubiera dejado su botín sangriento".

(Líneas 368 - 385) Así habló él. Sin embargo, Cicno, el valeroso lancero, no se preocupó por obedecer y detener a los caballos que tiraban de su carro. Fue entonces cuando ambos saltaron directamente al suelo desde sus carros bien tejidos, el hijo de Zeus y el hijo del Señor de la Guerra. Los aurigas llevaron a sus caballos con hermosas crines cerca de ellos, y la amplia tierra resonó con el golpeteo de sus cascos mientras avanzaban. Como cuando las rocas saltan desde la cumbre de una gran montaña y caen unas sobre otras, y muchos altos robles y pinos y álamos de raíces largas son rotos por ellas mientras giran rápidamente hasta llegar a la llanura; así cayeron uno sobre otro con un gran grito: y toda la ciudad de los mirmidones, la famosa Yolco, Arne, Helice y la verde Anthea resonaron fuertemente con la voz de los dos. Con un grito terrible se enfrentaron, y el sabio Zeus tronó fuertemente y llovió gotas de sangre, dando la señal para la batalla a su intrépido hijo.

(Líneas 386 - 401) Como un jabalí de colmillos, que es temible para un hombre ver ante él en los valles de una montaña, resuelve luchar con los cazadores y los colmillos blancos, girando de lado, mientras la espuma fluye alrededor de su boca mientras rechina, y sus ojos son como fuego ardiente, y eriza el pelo de su melena y alrededor de su cuello, así saltó el hijo de Zeus de su carro de caballos. Y cuando el saltamontes de alas oscuras y zumbantes, posado en un brote verde, comienza a cantar el verano a los hombres —su comida y bebida es el delicado rocío— y durante todo el día, desde el amanecer, derrama su voz en el calor más intenso, cuando Sirio quema la carne (entonces la barba crece sobre el mijo que los hombres siembran en verano), cuando las uvas verdes que Dionisio dio a los hombres —alegría y pena a la vez— empiezan a colorearse, en esa temporada lucharon y se alzó el clamor estruendoso.

(Líneas 402 - 412) Como dos leones a cada lado de un ciervo muerto se abalanzan uno sobre el otro en furia, y hay un gruñido temible y un choque de dientes —como buitres con garras torcidas y pico curvo que pelean y chillan fuerte en una alta roca sobre una cabra montés o un venado gordo que algún hombre ágil ha herido con una flecha desde la cuerda y él se ha alejado a otro lugar, sin conocer el sitio; pero ellos rápidamente lo encuentran y luchan ardientemente por él; así ellos dos se precipitaron uno sobre el otro con un grito.

(Líneas 413 - 423) Entonces Cicno, ansioso por matar al hijo del todopoderoso Zeus, golpeó su escudo con una lanza descarada, pero no logró romper el metal; y el regalo del dios salvó a su adversario. Pero el hijo de Anfitrión, el poderoso Heracles, con su larga lanza, golpeó violentamente a Cicno en el cuello, justo debajo de la barbilla, donde estaba desprotegido entre el casco y el escudo. La lanza mortal cortó los dos tendones; la plena fuerza del héroe cayó sobre su enemigo. Y Cicno cayó como cae un roble o un alto pino golpeado por el feroz rayo de Zeus; así cayó, y su armadura adornada con bronce resonó a su alrededor.

(Líneas 424 - 442) Entonces, el valiente hijo de Zeus lo dejó ser, y él mismo estuvo atento al embate del asesino de hombres, Ares. Fijó su mirada con ferocidad, como un león que ha encontrado un cuerpo y rasga con sus garras fuertes la piel con gran ansia, arrebatando la dulce vida con rapidez: su oscuro corazón se llena de ira y sus ojos brillan fieramente, mientras rasga la tierra con sus patas y azota sus costados y hombros con su cola, de manera que nadie se atreve a enfrentarlo y acercarse para luchar. De igual manera, el hijo de Anfitrión, insaciable de batalla, se mantuvo ansiosamente cara a cara con Ares, alimentando el coraje en su corazón. Y Ares se acercó a él con pesar en su corazón; y ambos se lanzaron uno contra el otro con un grito. Como cuando una roca se desprende de un gran acantilado y cae en largos saltos, avanzando con entusiasmo con un rugido, y un alto risco choca con ella y la detiene donde colisionan juntos; con no menos estruendo, el mortal Ares, portador del carro, se precipitó gritando hacia Heracles. Y él respondió rápidamente al ataque.

(Líneas 443 - 449) Pero Atenea, la hija de Zeus portador del égida, llegó para encontrarse con Ares, llevando el oscuro égida, y lo miró con ceño fruncido y enojado, y le dirigió palabras aladas. "Ares, detén tu furia feroz y tus manos incomparables; pues no está ordenado que mates a Heracles, el valiente hijo de Zeus, y le arranques su rica armadura. Ven, entonces, cesa la lucha y no me resistas".

(Líneas 450 - 466) Así habló ella, pero no logró mover el valiente espíritu de Ares. Sino que él lanzó un gran grito y agitando sus lanzas como fuego, se precipitó hacia el fuerte Heracles, deseando matarlo, y arrojó una lanza de bronce sobre el gran escudo, pues estaba furiosamente enojado por la muerte de su hijo; pero la brillante Atenea extendió su mano desde el carro y desvió la fuerza de la lanza.

Entonces Ares fue invadido por una amarga aflicción y sacó su aguda espada y se abalanzó sobre el valiente Heracles. Pero a medida que avanzaba, el hijo de Anfitrión, insaciable de la feroz batalla, hábilmente le hirió el muslo donde estaba expuesto bajo su escudo ricamente elaborado, y penetró profundamente en su carne con el golpe de la lanza y lo derribó en el suelo. Y Pánico y Temor condujeron rápidamente su carro de ruedas lisas y sus caballos cerca de él, y lo levantaron de la amplia senda de la tierra y lo colocaron en su carro ricamente elaborado, y luego azotaron directamente a los caballos y llegaron al alto Olimpo.

(Líneas 467 - 471) Pero el hijo de Alcmena y el glorioso Yolao le quitaron la fina armadura de los hombros a Cicno y se fueron, y sus veloces caballos los llevaron directamente a la ciudad de Traquinia. Y Atenea la de ojos brillantes partió de allí hacia el gran Olimpo y la casa de su padre.

(Líneas 472 - 480) En cuanto a Cicno, Ceix lo enterró junto con la multitud de personas que vivían cerca de la ciudad del glorioso rey, en Anthe y la ciudad de los mirmidones, y en la famosa Yolco, y Arne, y Helice: y mucha gente se reunió para rendir homenaje a Ceix, el amigo de los dioses benditos. Pero el río Anauro, hinchado por una tormenta de lluvia, borró la tumba y el memorial de Cicno; porque así lo ordenó Apolo, el hijo de Leto, debido a que solía acechar y despojar violentamente las ricas hecatombes que alguien pudiera llevar a Delfos.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Jorge A. Vergara
Jorge es profesor de inglés independiente, estudiante de gramática y etimología inglesa. Bridge IDELT Diploma, Bridge English Grammar Advisor. Actualmente cursando la carrera profesional de traducción intérprete Inglés - Español. Un apasionado investigador de la historia universal.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es el cofundador de World History Encyclopedia y es su director de contenido. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por muchos lugares. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía en el Marist College de Nueva York

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2014, julio 25). El escudo de Heracles: el poema completo [The Shield of Heracles: The Complete Poem]. (J. A. Vergara, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-734/el-escudo-de-heracles-el-poema-completo/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "El escudo de Heracles: el poema completo." Traducido por Jorge A. Vergara. World History Encyclopedia. Última modificación julio 25, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-734/el-escudo-de-heracles-el-poema-completo/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "El escudo de Heracles: el poema completo." Traducido por Jorge A. Vergara. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 25 jul 2014. Web. 23 may 2024.

Afiliación