La vida de Hércules en mito y leyenda

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 23 julio 2014
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

Hércules es el nombre romano del héroe griego Heracles, la figura más popular de la antigua mitología griega. Hércules era hijo de Zeus, rey de los dioses, y de la mujer mortal Alcmena. Zeus, que siempre perseguía a alguna mujer, adoptó la forma del marido de Alcmena, Anfitrión, y visitó a Alcmena una noche, de donde nació Hércules, un semidiós con una fuerza y una resistencia increíbles. Realizó hazañas increíbles, como luchar contra la muerte y viajar dos veces al inframundo, y sus historias se contaron en toda Grecia y más tarde en Roma, aunque su vida no fue nada fácil desde el momento de su nacimiento, y sus relaciones con los demás fueron a menudo caóticas. Esto se debió a que Hera, la esposa de Zeus, sabía que Hércules era hijo ilegítimo de su marido y trató de destruirlo. De hecho, nació con el nombre de Alceo y más tarde tomó el nombre de Heracles, que significa "Gloria de Hera", lo que significa que se haría famoso por sus dificultades con la diosa.

Gilded Bronze Hercules
Hércules de bronce dorado
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

El semidiós, que sufría como los mortales y que podía causar desorden con la misma facilidad que cualquier hombre o mujer, pero realizar hazañas que ningún mortal podría hacer, tenía un gran atractivo para los pueblos de Grecia y Roma. Hércules era una especie de superpoderoso que sufría decepciones, tenía días malos —incluso años malos— y terminaba muriendo por culpa de las artimañas de otro. Estas historias, además de ser simplemente entretenidas, habrían servido al público antiguo para saber que, si a un héroe como Hércules le podían pasar cosas malas, no tenían nada de qué quejarse respecto a las decepciones y tragedias de sus propias vidas. Hércules servía como símbolo de la condición humana en la que, para usar la frase de Hemingway, "un hombre puede ser destruido, pero no derrotado". Un aspecto interesante del carácter de Hércules es que, debido a su fuerza y habilidades divinas, no tuvo que someterse voluntariamente a ninguno de los trabajos o castigos que se le impusieron. Eligió sufrir indignidades como sus famosos Doce Trabajos o su servidumbre a la reina Onfalia y lo hizo de buena gana. Su fuerza interior y su capacidad para soportar las dificultades lo convirtieron en una figura inspiradora para el pueblo y en un símbolo de estabilidad en medio del caos, aunque fuera un caos que él mismo hubiera provocado. El historiador Thomas R. Martin señala:

Eliminar publicidad
Advertisement

El único héroe al que se le rindió culto a nivel internacional, en todo el mundo griego, fue el poderoso Heracles (Hércules). Sus hazañas sobrehumanas al vencer a los monstruos y, en general, hacer lo imposible, le dieron un atractivo como protector en muchas ciudades-estado (129).

Juventud

Aunque se lo consideraba el campeón de los débiles y un gran protector, los problemas personales de Hércules comenzaron literalmente al nacer. Hera envió a dos brujas para impedir el nacimiento, pero fueron engañadas por uno de los sirvientes de Alcmena y enviadas a otra habitación. Hera envió serpientes para matarlo en su cuna, pero Hércules las estranguló a ambas. En una versión del mito, Alcmena abandonó a su bebé en el bosque para protegerlo de la ira de Hera, pero lo encontró la diosa Atenea, que lo llevó a Hera, alegando que era un niño huérfano abandonado en el bosque que necesitaba alimento. Hera amamantó a Hércules ella misma hasta que el niño le mordió el pezón, momento en el que lo alejó, derramando su leche por el cielo nocturno y formando la Vía Láctea. Entonces devolvió el niño a Atenea y le dijo que cuidara del bebé ella misma. Al alimentar al niño con su propio pecho, la diosa, sin quererlo, le imprimió más fuerza y poder.

The Infant Hercules
El niño Hércules
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Fue criado en la corte de su supuesto padre Anfitrión, donde tuvo los mejores tutores del país que le enseñaron lucha, equitación, esgrima, tiro con arco, a conducir un carro, a tocar la lira y a cantar. Sin embargo, Hércules no conocía su propia fuerza y mató a su profesor de música, Lino, golpeándolo con una lira un día durante una discusión. Entonces, lo enviaron a cuidar los rebaños para que no se metiera en problemas. Sin embargo, esto parece haber sido un imposible para Hércules, ya que se enteró de que el ejército tebano había sido derrotado por una banda de minios y, al sentir que esto era injusto, dirigió una banda de guerreros tebanos para derrotar a los minios y restaurar el orden en Tebas. El rey Creonte de Tebas dio a Hércules su hija, Megara, en matrimonio como muestra de su gratitud.

Eliminar publicidad
Advertisement

La locura de Hera y los doce trabajos

En este punto de la historia, Hércules era un héroe joven y exitoso, casado y, con el tiempo, con tres hijos fuertes. Hera no pudo tolerar la situación y le imprimió una locura en la que mató a sus hijos (y, en algunas versiones, también a Mégara). Siguió en su furia hasta que Atenea lo noqueó con una piedra y, cuando volvió en sí, estaba abrumado por el dolor de lo que había hecho. Hubiera querido suicidarse, pero su primo Teseo lo convenció de que eso sería una cobardía y de que debía encontrar una forma de expiar sus pecados. Hércules consultó al Oráculo de Delfos, que le dijo que debía unirse a su primo Euristeo, rey de Tirinto y Micenas, que idearía trabajos para expiar sus pecados. Al principio, estos trabajos eran solo diez, pero luego llegaron a ser doce. Después de Delfos dejó de ser conocido como Alceo y tomó el nombre de Heracles.

Los doce trabajos de Hércules fueron:

1. Matar al León de Nemea, que era impermeable a todas las armas. Atrapó al león en una cueva y lo estranguló con sus propias manos. Luego lo desolló y desde entonces usó la piel como manto.

Eliminar publicidad
Advertisement

Hercules and the Nemean Lion
Hércules y el León de Nemea
Clio20 (CC BY-SA)

2. Matar al monstruo conocido como la Hidra, que tenía nueve cabezas venenosas y, cuando se cortaba una, crecían otras dos en su lugar. Con su sobrino Yolao, Hércules cortó las cabezas y Yolao quemó los cuellos con una antorcha para evitar que volvieran a crecer. Hércules entonces mojó sus flechas en la sangre de la Hidra para su uso futuro; como era tan venenosa, mataba rápidamente. Como tuvo ayuda en esta labor, Euristeo no la contó como una de las diez y le asignó otra.

Hercules and the Hydra
Hércules y la Hidra
The Yorck Project (Public Domain)

3. Capturar a la Cierva de Cerinea que era sagrada para la diosa Artemisa. Hércules pasó más de un año intentando atrapar con vida a la cierva de la cornamenta dorada y finalmente la abatió con una flecha en la pezuña. Aun así, Artemisa se negó a permitirle recoger la cierva —y lo habría matado por cazarlo— hasta que escuchó la historia de sus trabajos y lo dejó marchar.

4. Capturar el Jabalí de Emiranto. Esta labor llevó a Hércules a la tierra de los centauros, y el vino que le habían dado para atraer al jabalí atrajo a los centauros hacia él. Lo atacaron y tuvo que matar a muchos de ellos, pero trajo el jabalí vivo a Euristeo. Fue durante este trabajo cuando participó en la aventura con el héroe Jasón y sus argonautas.

Eliminar publicidad
Advertisement

5. Limpiar los establos de Augías en un día. Euristeo consideró que esta aventura paralela con los argonautas era un lujo innecesario por parte de Hércules y por ello ideó una tarea imposible para su siguiente trabajo. Los establos del rey Augías eran inmensos y su rebaño era vasto, y parecía que no había forma de que nadie los limpiara en un mes, y mucho menos en un día. Hércules dijo que lo haría, pero le hizo prometer a Augías una décima parte del rebaño si lo conseguía. Augías aceptó ya que sabía que no podía perder, pero Hércules desvió dos ríos para que fluyeran por los establos y los limpiaran por completo. Augías se negó entonces a cumplir el trato que había hecho. Hércules se sintió engañado y juró que volvería y mataría a Augías una vez que hubiera completado sus trabajos para Euristeo. Euristeo, sin embargo, le dijo que no podía recibir ningún pago por sus labores y que, al intentar beneficiarse, había descalificado esa labor y tendría que hacer otra para compensarla.

6. Ahuyentar a los Aves del Estínfalo que asolaban el campo. Lo consiguió con un sonajero que le dio Atenea. El cascabel asustó a los pájaros, que salieron volando, y Hércules los abatió con sus flechas en pleno vuelo.

7. Traer de vuelta el Toro de Creta de Cnosos. El toro pertenecía al rey Minos de Creta y era sagrado para el dios de los mares, Poseidón, por lo que podía caminar sobre el agua. Minos ya no quería el toro porque su esposa se había enamorado de él y, de hecho, se había quedado embarazada de él (dando a luz al Minotauro), por lo que Minos regaló felizmente el toro a Hércules, que lo montó a través del mar desde Creta hasta Atenas y lo llevó a Euristeo. El toro fue entonces liberado y causaría más problemas en toda el Ática hasta que finalmente fue matado por Teseo.

Eliminar publicidad
Advertisement

Hercules & The Cretan Bull
Hércules y el toro de Creta
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

8. Traer de vuelta las Yeguas de Diomedes. Diomedes era un rey tracio que alimentaba a sus caballos con una dieta constante de carne humana para que nadie pudiera acercarse a ellos. Hércules alimentaba con Diomedes a los caballos y, cuando estaban llenos, los devolvía a Euristeo. Fue durante este trabajo, ya sea yendo o viniendo del palacio de Diomedes, que Hércules se detuvo a visitar a su viejo amigo Admeto cuya esposa Alcestis había muerto recientemente. Hércules luchó con la muerte por el alma de Alcestis y la devolvió a su marido.

9. Traer de vuelta el Cinturón de Hipólita. Hipólita era la reina de las Amazonas, y su cinturón era un símbolo de su derecho a gobernar. Las amazonas recibieron originalmente a Hércules, pero Hera, disfrazada de una de ellas, difundió el rumor de que Hércules había venido a secuestrar a la reina y a esclavizarlas. Las mujeres atacaron a Hércules y en la lucha murió Hipólita; entonces Hércules tomó su cinturón y se marchó. Sin embargo, en otra versión de este trabajo, nadie muere; Hércules secuestra a la hermana de Hipólita y pide un rescate por el cinturón y luego se marcha tranquilamente. En su viaje de regreso tiene muchas otras aventuras secundarias, que enfurecen aún más a Euristeo, pero este acepta el cinturón como una labor legítima.

10. Traer de vuelta el ganado de Gerión, rey de Cádiz. Hércules tuvo muchas aventuras secundarias en este trabajo, como la construcción accidental de las Columnas de Hércules en Gibraltar y la amenaza de disparar al sol con sus flechas por darle demasiado calor. Cuando finalmente llegó a Cádiz (España), tuvo muchos problemas para reunir el ganado, incluso tuvo que perseguir a un toro (el rebaño tenía que estar completo para ser aceptado para el trabajo). Al llevar el ganado de vuelta a Grecia, Hera envió tábanos para picar a las bestias y las dispersó, por lo que Hércules tuvo que reunirlas de nuevo. Entonces la princesa Celtina vio a Hércules y se enamoró de él. Escondió el ganado y no quiso revelar su paradero a menos que él tuviera relaciones sexuales con ella. Lo hizo, y se convirtió en el padre de Celtus, progenitor de los celtas. Finalmente devolvió el ganado a Euristeo, que aceptó el trabajo como legítimo.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

11. Traer de vuelta las Manzanas de oro de las Hespérides. De camino al bosquecillo sagrado donde crecían las manzanas, Hércules encontró a Prometeo atado a su roca y lo liberó. Prometeo se mostró agradecido y le dijo que las manzanas estaban custodiadas por un dragón llamado Ladón que no se podía conquistar, por lo que Hércules debía intentar que el titán Atlas, que sostenía la tierra y los cielos sobre sus hombros, le consiguiera las manzanas. Cuando Hércules llegó a la arboleda, Atlas aceptó ayudar, pero Hércules tendría que cargar con el peso del mundo mientras Atlas iba a por las manzanas. Hércules aceptó la carga y Atlas consiguió las manzanas. Sin embargo, cuando regresó, Atlas no quiso aceptar el peso de nuevo e iba a dejar a Hércules en su lugar. Hércules aceptó alegremente quedarse y sostener el universo, pero le pidió a Atlas si podía volver a coger el peso solo un momento para poder ajustarse el manto para amortiguar sus hombros. Atlas volvió a sostener el universo y Hércules recogió las manzanas y se marchó.

Hercules and Atlas
Hércules y Atlas
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

12. Traer de vuelta a Cerbero, el perro guardián del inframundo. Para el último trabajo, Euristeo decidió algo que sabía que sería imposible: traer de vuelta, vivo, al perro de tres cabezas que custodiaba la entrada del Hades. Antes de poder entrar en el inframundo, Hércules tuvo que iniciarse en los Misterios eleusinos en la ciudad sagrada de Eleusis. A continuación, viajó al Hades, donde vivió otras aventuras en el inframundo, como liberar a su primo Teseo de la Silla del Olvido, donde había sido atado. También habló con el héroe Meleagro, con el que había viajado con los argonautas, quien le dijo que, cuando volviera a la tierra, debería casarse con la hermana de Meleagro, Deianira. Hades permitió a Hércules llevarse a Cerbero siempre que no le hiciera daño al perro. Luchó con Cerbero hasta someterlo y lo llevó de vuelta a Euristeo, quien estaba tan aterrorizado por el animal que le dijo a Hércules que había cumplido con todos los trabajos y que llevara al perro de vuelta a donde lo había encontrado.

Más aventuras y esclavitud

Hércules ahora era libre de hacer lo que quisiera con su vida y, después de todo lo que había logrado, podría pensarse que ahora podría disfrutar de sus días en paz; esto no sería así. Ya sea por las artimañas de Hera o por su propio temperamento y falta de control, Hércules sufriría más problemas. Golpeado de nuevo por Hera con la locura, Hércules mató al príncipe Ifito de Oechalia y el oráculo le dijo que debía venderse como esclavo para expiar su pecado. Pasó a ser propiedad de la reina Onfalia de Lidia, que hizo que el héroe se vistiera con ropa de mujer y realizara labores de aguja con las demás damas de la corte. Finalmente, Onfalia lo tomó como amante y lo liberó.

A continuación, emprendió una expedición a Troya que, con la ayuda de otros héroes, conquistó (mucho antes de la Guerra de Troya) y luego se vio envuelto en una guerra con los Titanes de Sicilia. Los Titanes habían sido derrotados siglos antes por Zeus, pero se habían levantado de nuevo y, según la profecía, los dioses solo podrían ganar esta vez con la ayuda de un héroe mortal. Hércules ayudó a derrotar a los Titanes y rescató al mundo del caos y a los dioses de su encierro. A continuación, navegó de vuelta a Grecia para vengarse de Augías por negarse a cumplir su acuerdo cuando limpió los establos. Hércules fue derrotado en esta batalla porque todavía estaba debilitado por la guerra con los Titanes. Abandonó la tierra de Augías y, tras otras aventuras, desembarcó en Calidón, donde conoció y se enamoró de la princesa Deianira, hermana de Meleagro. Tuvo que luchar con el dios del río, Aqueloo, por su mano y ganó, por lo que se casó.

Deianira y el matrimonio

Deianira y Hércules vivieron felices durante un tiempo en Calidón hasta que él mató accidentalmente al copero de su suegro. Aunque fue un accidente y fue perdonado por el rey, Hércules no pudo perdonarse a sí mismo y decidió abandonar la ciudad con Deianira. Llegaron al río Evenus y allí se encontraron con el centauro Neso, que se ofreció a llevar a Deianira a su espalda. Sin embargo, al llegar al otro lado, intentó violarla y Hércules le disparó con una de sus flechas. Eran las mismas flechas que Hércules había mojado en la sangre de la Hidra, y el centauro estaba muriendo rápidamente cuando le dijo a Deianira que su sangre poseía una cualidad especial como poción de amor y que ella debía tomar un poco en un frasco. Si alguna vez sentía que Hércules perdía el interés por ella, dijo, debía rociar la sangre en su camisa y él estaría enamorado de ella para siempre. Neso comprendió, por supuesto, que la sangre sería fatal para cualquier mortal y esta fue su venganza por la flecha de Hércules.

Hercules Fighting the Centaur Nessos
Hércules luchando contra el centauro Neso
Mary Harrsch (Photographed at the Loggia dei Lanzi, Florence) (CC BY-NC-SA)

Hércules y Deianira se establecieron en la ciudad de Traquis, formaron una familia y, de nuevo, fueron felices durante un tiempo hasta que Hércules fue a la guerra contra Éurito, quien, al igual que Augías, lo había insultado antes. Mató a Éurito y tomó a su hija Íole (a la que había ganado antes en un concurso de tiro con arco, pero que había sido rechazada) como concubina. Otra versión del mito cuenta que ayudó a Artemisa a matar un jabalí que asolaba el reino y que le regaló a Íole. Hércules preparó entonces una fiesta de la victoria y mandó decir a Deianira que le enviara su mejor camisa para que la luciera en la fiesta. Deianira, temiendo que Hércules estuviera ahora más encariñado con Íole que con ella, empapó la camisa en la sangre de Neso y luego lavó las manchas, dejando solo el veneno. Tan pronto como Hércules se puso la camisa, sufrió una agonía y empezó a arder. Se arrancó la camisa del cuerpo, pero el veneno ya estaba en su piel. Como era un semidiós, no podía morir rápidamente y por eso sufría mientras el veneno penetraba en su cuerpo y se debilitaba cada vez más. Deianira, al darse cuenta de que había sido engañada por Neso y había matado a su marido, se ahorcó.

La muerte de Hércules

Hércules subió al monte Etna, donde construyó su propia pira funeraria en un claro, entregó sus posesiones y luego se acostó con la cabeza apoyada en su garrote y la piel del león de Nemea cubriéndolo; luego se encendieron las antorchas y la pira tomó fuego. Thomas Bullfinch, el famoso mitólogo, señala:

Los propios dioses se sintieron turbados al ver que el campeón de la tierra llegaba a su fin. Pero Zeus, con semblante alegre, les dijo: "Me complace ver vuestra preocupación, príncipes míos, y me complace percibir que soy el gobernante de un pueblo leal, y que mi hijo goza de vuestro favor. Pues aunque vuestro interés por él se debe a sus nobles acciones, no por ello me resulta menos gratificante. Pero ahora os digo: No temáis. Aquel que conquistó todo lo demás no será conquistado por esas llamas que ves arder en el monte Etna. Solo la parte de su madre en él puede perecer; lo que obtuvo de mí es inmortal. Me lo llevaré, muerto en la tierra, a las costas celestiales, y os pido a todos que lo recibáis con amabilidad. Si alguno de vosotros se siente afligido por el hecho de que haya alcanzado este honor, nadie podrá negar que lo ha merecido". Todos los dioses asintieron; Hera solo escuchó las últimas palabras con cierto disgusto por ser señalada tan particularmente, pero no lo suficiente como para lamentar la determinación de su marido. Así, cuando las llamas consumieron la parte materna de Hércules, la parte divina, en lugar de resultar herida por ello, pareció arrancar con nuevo vigor, asumir un puerto más elevado y una dignidad más terrible. Zeus lo envolvió en una nube y lo llevó en un carro de cuatro caballos para que habitara entre las estrellas (143).

Legado

Y así, Hércules dejó la tierra para vivir eternamente entre los dioses y, a través de las historias de sus aventuras, disfrutar de la inmortalidad a través de los tiempos. Su vida no siempre fue feliz, a pesar de tener un dios como padre, y sus luchas y relaciones cotidianas no se vieron facilitadas por su fuerza. Aunque fue capaz de realizar grandes hazañas, esto no lo hizo inmune a esas decepciones y momentos oscuros que forman parte de la experiencia humana. El historiador Sir R.W. Livingstone escribe: "Los griegos estaban fascinados por el espectáculo del hombre y del mundo, y su fascinación se ve no solo en su filosofía formal. También de sus poetas puede decirse que nacieron para ver el mundo y la vida humana, no para moralizar o entregarse al sentimiento, la retórica o el misticismo, sino para verlo" (270).

Los mitos de Hércules muestran el mundo tal y como es: todo el mundo tiene monstruos que necesita conquistar y tareas aparentemente imposibles a las que se enfrenta y tragedias que parecen demasiado duras de soportar. Al igual que en la antigua Grecia, cuando la gente se sentaba a escuchar los relatos del héroe, así ha sido desde entonces e, incluso en la actualidad, los cómics, las novelas gráficas, los libros, los programas de televisión y las películas de Hollywood protagonizadas por Hércules siguen siendo populares. Sigue siendo un héroe con el que cualquiera puede identificarse, precisamente porque su vida distaba mucho de ser perfecta y su carácter no era el ideal. Cuando uno se enfrenta a alguna situación difícil en la vida, puede consolarse pensando que, si Hércules pudo soportar sus sufrimientos, uno puede sobrevivir a los suyos.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es un escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2014, julio 23). La vida de Hércules en mito y leyenda [The Life of Hercules in Myth & Legend]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-733/la-vida-de-hercules-en-mito-y-leyenda/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "La vida de Hércules en mito y leyenda." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 23, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-733/la-vida-de-hercules-en-mito-y-leyenda/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "La vida de Hércules en mito y leyenda." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 23 jul 2014. Web. 24 abr 2024.

Afiliación