Gobierno de Mesopotamia

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 09 febrero 2023
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
High-Ranking Assyrian Officials (by Osama Shukir Muhammed Amin, Copyright)
Funcionarios asirios de alto rango
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

El gobierno de la antigua Mesopotamia estaba basado en el concepto de que los seres humanos habían sido creados para ayudar y servir a los dioses. El sumo sacerdote, el rey, la asamblea de ancianos, los gobernadores y cualquier otro funcionario se reconocían como representantes elegidos por los dioses para cuidar del pueblo de la misma manera que un padre cuidaría de su familia.

De hecho, la familia en la antigua Mesopotamia era el modelo de gobierno mesopotámico, ya que el rey y el sacerdote se entendían como el "cabeza de familia" que era responsable de la "familia extensa" de la gente de la ciudad-estado, el reino o el imperio. En el periodo de Uruk (4100-2900 a.C.), el sumo sacerdote estaba a cargo tanto de los asuntos religiosos como de los civiles, pero esto cambió durante el período Dinástico Arcaico (2900-2334 a.C.) cuando se estableció la realeza.

Eliminar publicidad
Advertisement

La realeza se desarrolló en Sumeria a partir del concepto de lugal ("hombre fuerte"), el jefe del clan, que había ascendido hasta esa posición por medio de un liderazgo efectivo y por su destreza militar. La lista de reyes sumerios (en torno a 2100 a.C.) presenta al primer monarca "tras la inundación" por el nombre de Enmebaragesi de Kish (que reinó de en torno a 2700 a.C.), cuya historicidad está demostrada por las pruebas arqueológicas, pero también presenta los nombres de reyes legendarios que reinaron desde Eridu antes de la Gran Inundación (en torno a 2900 a.C.).

Con el ascenso de un rey, la responsabilidad se dividió entre el trono y el templo; el rey se encargaba de la administración de los asuntos civiles mientras que el sumo sacerdote o sacerdotisa lidiaban con los asuntos del templo. No obstante, se entendía que tanto el rey como el clero servían la voluntad de los dioses primarios del estado, así como también lo hacían sus subordinados, entre los que acabarían contándose los siguientes:

Eliminar publicidad
Advertisement
  • Primer ministro
  • Asamblea judicial
  • Asamblea de ancianos
  • Gobernadores
  • Sacerdotes del templo
  • General del ejército
  • Chambelán de palacio
  • Secretario de Estado
  • Copero real
  • Recaudador de impuestos
  • Escribas de palacio, del templo y de la administración
  • El personal de apoyo de todos los anteriores

Los detalles del funcionamiento del gobierno fueron cambiando con el ascenso y la caída de las diferentes potencias, sumerios, acadios, babilonios, casitas, hititas, asirios y demás; pero el paradigma gubernamental original establecido por los dioses y en servicio de estos permaneció igual. Al igual que con muchas innovaciones, invenciones y "primeras veces" en la antigua Mesopotamia, el concepto de gobierno comenzó en Sumeria.

El gobierno sumerio

La lista de reyes sumerios comienza anunciando: "Después de que la realeza descendiera de los cielos, la realeza estaba en Eridu". Los sumerios consideraban Eridu la ciudad más antigua del mundo, fundada por Enki, el dios de la sabiduría, y el enclave desde donde se estableció el orden. Después de la gran inundación, que los estudiosos modernos creen que fue un acontecimiento local en los ríos en torno a la ciudad de Shuruppak, la realeza se trasladó a Kish. Sin embargo, es imposible decir cuándo se estableció exactamente la realeza, tal y como señala el estudioso Stephen Bertman:

Eliminar publicidad
Advertisement

No cabe duda de que, con el tiempo, y durante la mayor parte de su historia, Mesopotamia estuvo gobernada por aquellos que se hacían llamar "reyes". De hecho, hasta sabemos sus nombres y podemos enumerar sus hechos. Pero los estudiosos siguen debatiendo sobre cuándo se creó la realeza, en qué circunstancia surgió y en qué consistía exactamente. Las teorías son abundantes; los hechos, no tanto. (63)

PARA ALREDEDOR DE 3600 A.C. LA DIVISIÓN DE LA RESPONSABILIDAD ENTRE EL TRONO Y EL TEMPLO YA ESTABA RECONOCIDA.

Según algunos estudiosos, la realeza se estableció durante el período de Uruk en torno a 3600 a.C., cuando se reconoció la división de responsabilidades entre el trono y el templo. Este era el modelo de gobierno para la época del período Dinástico Arcaico I (2900-2800 a.C.). Las ciudades que habían ido surgiendo por toda Sumeria durante el período de Uruk se habían expandido para entonces, y se cree que ya no era posible que un único hombre gobernara de manera efectiva encargado de las tareas civiles y religiosas.

La estructura del gobierno se basaba en la de un hogar, según la cual el padre era la cabeza de la familia y todos los demás estaban por debajo suyo. El rey compartía el papel de "cabeza de familia" con el sumo sacerdote, y después estaban la reina, los consejeros, los sacerdotes menores, el mando militar y demás. La estabilidad del modelo de hogar del gobierno, en el que el rey cuidaba de su pueblo como un padre lo haría con sus hijos, proporcionó la estabilidad que hizo posible el desarrollo de la cultura sumeria, pero al mismo tiempo la falta de unidad entre los diferentes estados sumerios, que competían por los recursos y las rutas de comercio, alentó los conflictos militares.

Sumerian Civilization, c. 4300 - 2335 BCE
Civilización sumeria, alrededor de 4300-2335 a.C.
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

La primera guerra documentada de la historia proviene del período Dinástico Arcaico II (2800-2600 a.C.), cuando Enmebaragesi de Kish derrotó a Elam en 2700 a.C. No obstante, este no es más que el primer conflicto documentado y no cabe duda de que previamente hubo muchos más a medida que las ciudades-estado establecían sus territorios. El comercio en la antigua Mesopotamia contribuyó a las guerras entre las ciudades-estado ya que todas intentaban superar a las demás a la hora de tomar el control de los mercados locales y a larga distancia y las rutas más rápidas entre los centros de producción, los mercaderes y los clientes.

Eliminar publicidad
Advertisement

Para el período Dinástico Arcaico III (2600-2334 a.C.), Enmebaragesi ya había fundado su imperio en Sumeria, y otros reyes, tales como Gilgamesh de Uruk, habían expandido el alcance de sus ciudades. La única reina en la lista de reyes sumerios, Kubaba de Kish, amplió los logros de Enmebaragesi, pero todas las ciudades-estado sumerias que no estaban bajo el control directo de otra seguían teniendo su propio rey, sumo sacerdote, administración y ejército.

El Imperio acadio

Esto cambió tras el ascenso de Sargón de Acadia (Sargón el Grande, que reinó de 2334-2279 a.C.) del Imperio acadio (2334-2218 a.C.), el primer imperio multinacional del mundo. Sargón mantuvo el modelo sumerio de división de la responsabilidad entre el rey y el sacerdote, pero tan solo en su capital de Acadia. Tras conquistar las ciudades-estado sumerias, creó el puesto de Ciudadano de Acadia, funcionarios de confianza que se enviaban desde Acadia como gobernadores, administradores y sumos sacerdotes o sacerdotisas, que no estaban a la misma altura que el rey, a más de 65 ciudades diferentes. Entre estos Ciudadanos se contaba su hija, Enheduanna (2285-2250 a.C.), suma sacerdotisa de Ur y primera escritora de la historia que se conoce por nombre.

Akkadian Ruler
Gobernante acadio
Sumerophile (Public Domain)

Sargón le atribuyó sus logros militares a la diosa Inanna y por lo tanto mantuvo el concepto sumerio de gobierno tal y como lo habían dictaminado los dioses con un rey y su corte de sirvientes. Según este modelo, no era Sargón el que gobernaba por su propia voluntad y entendimiento, sino los dioses; Sargón no era más que el instrumento a través del cual mantenían el orden. Al alentar esta concepción por todo el imperio, Sargón estableció el estado soberano más grande del mundo hasta ese momento. El experto Thorkild Jacobsen comenta:

Eliminar publicidad
Advertisement

El único estado verdaderamente soberano, independiente de cualquier control externo, es el estado que constituye el propio universo, el estado gobernado por la asamblea de los dioses. Además, este estado es el que domina el territorio de Mesopotamia; los dioses son dueños de la tierra, los grandes terrenos del país. Por último, dado que el hombre había sido creado específicamente para beneficio de los dioses, su propósito era servirlos. En consecuencia, ninguna institución humana puede tener como objetivo principal el bienestar de sus miembros humanos; lo que debe buscar ante todo es el bienestar de los dioses. (Bertman, 65)

Al presentarse como un representante de los dioses, Sargón pudo mantener el control sobre su imperio. Aun así, él y sus sucesores se vieron obligados a aplastar múltiples rebeliones de las ciudades-estado que no estaban de acuerdo con su "administración" y, cuando el Imperio acadio cayó finalmente con los gutios, muchos lo vieron como un signo de que ya no contaba con el favor de los dioses.

La Tercera Dinastía de Ur y Babilonia

Las ciudades-estado no objetaban al modelo de gobierno acadio, que era el mismo que habían conocido desde el principio, sino a las políticas de los reyes acadios, la puesta en práctica de ese modelo. Sargón y sus sucesores trataban a las ciudades-estado del imperio como un territorio ocupado gobernado por funcionarios leales al estado acadio, que miraban por sus intereses y no necesariamente por los de la ciudad que dirigían. El nieto de Sargón, Naram-Sin (que reinó de 2261-2224 a.C.) lideró más expediciones que sus predecesores y fue el primer rey mesopotámico en declararse un dios, igualándose con los dioses adorados por las ciudades individuales. El estudioso Paul Kriwaczek escribe:

Para que un estado patrimonial conserve la estabilidad a lo largo del tiempo, lo mejor es gobernarlo con consentimiento, al menos con el consentimiento de la minoría más abundante, si no de la mayoría. La obediencia instintiva tiene que ser la norma, si no, hay que poner demasiado esfuerzo en suprimir la deslealtad como para que el régimen pueda lograr los objetivos más amplios. (149)

Los reyes acadios tuvieron que suprimir la deslealtad continuamente a lo largo de todo el imperio, pero después de que los gutios tomaran el control de la región, surgió otro rey que entendió el valor de un gobierno que cuenta con el consentimiento de los gobernados: Ur-Nammu (que reinó de 2047-2030 a.C.) fundador de la Tercera Dinastía de Ur en Sumeria (el llamado período III de Ur, 2047-1750 a.C.). Ur-Nammu se asoció públicamente con los reyes acadios (que, tras las dificultades de la ocupación gutia, se habían convertido en héroes populares), pero como un monarca mejor y más amable, una verdadera figura paterna que cuidaba de su pueblo.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los reyes acadios habían construido caminos, mejorado el comercio, restaurado ciudades y templos y mantenido el orden, y los reyes del período III de Ur hicieron lo mismo, pero de una manera mucho más suave. En vez de ordenar cierto tipo de comportamiento, Ur-Nammu proclamó leyes en el Código de Ur-Nammu, tal y como un padre impondría normas en su casa, con multas para la mayoría de las infracciones. Renovó las ciudades y reconstruyó los templos dañados o destruidos por los gutios, incluido Ur, donde ordenó construir el gran zigurat en el complejo del templo dedicado a la diosa de la luna Nanna, patrona de la ciudad.

Foundation Figurine of Ur-Nammu
Figurita fundacional de Ur-Nammu
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

El hijo y sucesor de Ur-Nammu fue Shulgi de Ur (que reinó de 2029-1982 a.C.), que alentó la alfabetización, mejoró los caminos, instituyó posadas y jardines, y aunque fue el segundo rey de la historia de Mesopotamia en autodeificarse, sus inscripciones, aunque se han puesto en tela de juicio, afirman que obtuvo la aprobación de su pueblo.

El modelo del período III de Ur fue adoptado por el rey babilonio Hammurabi (que reinó de 1792-1750 a.C.), conocido por el epíteto bani matim ("constructor de la tierra") por la gran cantidad de mejoras que introdujo en la infraestructura. Al igual que Ur-Nammu, Hammurabi también proclamó leyes, el célebre Código de Hammurabi, que seguían el mismo modelo que habían proclamado los dioses, en este caso, las deidades Anu y Bel a través de su dios-campeón Marduk y el dios de la justicia (y el sol) Shamash.

El Código de Hammurabi no solo legislaba el comportamiento, sino que también definía la posición social y la manera en que la posición dentro de la jerarquía social reflejaba el tratamiento de cada uno ante la ley, tal y como explica Bertman:

Según el código, había tres tipos de personas en la sociedad: los awilum o patricios (miembros de las familias dueñas de las tierras), los mushkenum o plebeyos (ciudadanos libres que no poseían tierras) y los wardum o esclavos (miembros de la sociedad que ni tenían tierras ni eran libres). De manera significativa, los más privilegiados también tenían los estándares de responsabilidad más altos según la ley, mientras que los que tenían menos privilegios recibían penas menores por romper las leyes, a menos que la ofensa cometida fuera contra un miembro de una clase superior. (62)

El Código de Hammurabi se basaba en el concepto de justicia retributiva, según el cual la severidad del castigo se correspondía directamente con la seriedad del crimen y la condena se basaba en las pruebas de la infracción. A pesar de todo, estas "pruebas" se conseguían mediante el método muy anterior de la "ordalía", que a menudo consistía en arrojar al acusado al río o una masa de agua y si sobrevivía entonces era juzgado inocente ya que los dioses habían decidido perdonarlo.

El Imperio asirio

Los dioses también conformaron el gobierno y el sistema legal del Imperio asirio, que adoraba al dios Ashur (o también Assur) como deidad suprema, al igual que los babilonios hicieran con Marduk. Ashur empezó como un dios menor de la ciudad del mismo nombre en torno a 1900 a.C. y se acabó considerando uno de los más importantes para la época del reinado de Adad Nirari I (1307-1275 a.C.). El gobierno asirio representaba la voluntad de Ashur, y era él quien se creía que marchaba con sus ejércitos y les brindaba la victoria en las campañas de conquista.

The Middle Assyrian Empire (c. 1365 - 1000 BCE)
El Imperio asirio medio (hacia el 1365-1000 a.C.)
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Los símbolos de la realeza durante el período asirio eran los mismos de siempre: la corona, el cetro y el trono; las responsabilidades del gobierno también eran las mismas, pero los reyes asirios se acercaban mucho más a los acadios y sus políticas de supresión del descontento que a los métodos sumerio y babilónico de un código de leyes. Al igual que todos los reyes antes que ellos, los monarcas asirios dependían de los impuestos para financiar el gobierno, y era una obligación sagrada pagar lo que se debía, ya que no se consideraba como un pago a los funcionarios del gobierno sino a los dioses, y en este caso a Ashur, que eran los que empoderaban a esos funcionarios y los habían instalado en puestos de autoridad. Bertman comenta:

Sobre el papel, todas las tierras y las aguas de una ciudad-estado mesopotámica les pertenecían a sus dioses y estaban administradas por sus representantes, los gobernantes y los sacerdotes. A su vez, la gente que sacaba un beneficio económico de estas tierras y aguas estaba sujeta a un impuesto. Como todavía no se había inventado la moneda, los impuestos se pagaban en forma de bienes y servicios. Normalmente los bienes representaban una parte de lo producido (como grano, dátiles, pescado, lana o reses) o un porcentaje de su valor en plata. Los servicios se podían prestar mediante el servicio militar o trabajando en proyectos comunales (como por ejemplo excavando y manteniendo los canales de regadío, cosechando el grano de tierras comunales o construyendo templos y palacios). Los mercaderes también estaban sujetos a impuestos especiales cuando enviaban o recibían bienes, o cuando pasaban por las ciudades de las rutas comerciales o cruzaban ríos. (67-68)

Durante el período asirio, al igual que en épocas anteriores, los beneficios también llegaban a través de las conquistas. Cuando Sargón II (que reinó de 722-705 a.C.) conquistó Urartu en 714 a.C., llenó las arcas del gobierno con el botín. Sin embargo, no hay ninguna evidencia de que el pueblo recibiera ningún tipo de alivio fiscal, y el recaudador de impuestos era tan temido en el período asirio como lo había sido en épocas anteriores. Con Asurbanipal (que reinó de 668-627 a.C.) el gobierno no solo recaudaba impuestos sino también libros para la Biblioteca de Asurbanipal en Nínive, con lo que creó la colección más grande y sistematizada de obras escritas provenientes de todas las regiones del Imperio.

King Ashurbanipal (Artist's Impression)
Rey Asurbanipal (Impresión del artista)
Mohawk Games (Copyright)

Conclusión

Tras la caída del Imperio neoasirio en 612 a.C., el control de la región recayó en el Imperio neobabilónico (626-539 a.C.), que siguió el mismo modelo de gobierno establecido siglos atrás por los sumerios. Nabopalasar (que reinó de 626-605 a.C.) fundó y mantuvo el gobierno de su imperio siguiendo el mismo concepto del rey como siervo que habían usado los reyes anteriores, y su sucesor Nabucodonosor II (que reinó de 605/604-562 a.C.) también siguió esta política.

El imperio cayó durante el reinado de Nabonido (que reinó de 556-539 a.C.) frente a Ciro II (Ciro el Grande, que reinó de 550-530 a.C.) del Imperio aqueménida (en torno a 550-330 a.C.), que instituyó un gobierno centralizado con una administración descentralizada, de la que se encargarían los varios sátrapas de las diferentes provincias. En muchos sentidos, el antiguo gobierno persa era el mismo modelo que habían seguido los asirios y los acadios, pero con diferencias importantes.

El sumo sacerdote ya no era un corregente con el rey para la época del Imperio aqueménida, y la administración de los asuntos civiles y las finanzas de cada provincia era responsabilidad única del sátrapa; los asuntos militares estaban al cargo de un general que comandaba las tropas de la provincia. De esta manera, se neutralizaba la posibilidad de una rebelión por parte del sátrapa antes de que empezara siquiera, ya que el gobernador persa de cualquiera de las regiones no tenía acceso a las tropas, y a su vez el general no podía acceder a los fondos necesarios para montar su propia insurrección.

Este modelo de gobierno fue adoptado por los subsiguientes Imperio seléucida (312-63 a.C.), Imperio parto (247 a.C. - 224 d.C.) e Imperio sasánida (224-651 d.C.) y está considerado el modelo más efectivo de la Antigüedad. Para la época del Imperio sasánida, los antiguos dioses de Sumeria, Acadia, Babilonia y Asiria habían sido sustituidos por un solo dios, Ahura Mazda del zoroastrismo, pero el modelo de gobernante se mantenía, con un monarca como guardián de las tierras que pertenecían por derecho a la divinidad cuya primera responsabilidad era cuidar de su gente.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Cuándo se estableció el primer gobierno en Mesopotamia?

Según algunos estudiosos, el gobiernos estableció para alrededor de 3600 a.C. y claramente ya estaba funcionando para 2900 a.C., el principio del período dinástico arcaico.

¿Cuánto tiempo duró el gobierno en la antigua Mesopotamia?

El gobierno en la antigua Mesopotamia duró desde alrededor de 2900 a.C. hasta 651 d.C.

¿En qué se basaba el gobierno en la antigua Mesopotamia?

El gobierno en la antigua Mesopotamia se basaba en el modelo de la familia, según el cual el padre era el cabeza de familia, y en el concepto de los dioses como dueños y gobernantes de la tierra. El rey era como un padre, pero se limitaba a comunicar la voluntad de los dioses.

¿Cómo funcionaba el gobierno en la antigua Mesopotamia?

Como todos los gobiernos, los mesopotámicos funcionaban mediante la recaudación de impuestos del pueblo. Estos impuestos estaban pensados para cubrir las necesidades de la gente.

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es un escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2023, febrero 09). Gobierno de Mesopotamia [Mesopotamian Government]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21540/gobierno-de-mesopotamia/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Gobierno de Mesopotamia." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 09, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21540/gobierno-de-mesopotamia/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Gobierno de Mesopotamia." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 09 feb 2023. Web. 23 abr 2024.

Afiliación