Periplo del Ponto Euxino

Artículo

Carole Raddato
por , traducido por Waldo Reboredo Arroyo
Publicado el 19 diciembre 2023
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, portugués

El Periplo del Ponto Euxino, la circunnavegación del mar Negro, escrito a principios del siglo II d.C. por Lucio Flavio Arriano. Conocido como Arriano de Nicomedia, el historiador y filósofo describe las rutas de los navíos mercantes que navegaban por las costas del mar conocido en la Antigüedad como Pontus Euxinos. Este tratado geográfico provee un valioso examen del paisaje, la cultura y el comercio en la región del mar Negro, e incluye información sobre los ríos, los puertos y las tribus controladas por reyes ligados a Roma.

The Periplus of the Euxine Sea, c. 130 CE
El Periplo del Ponto Euxino, c. 130 d.C.
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Entorno

El emperador Domiciano (que reinó de 81-96 d.C.) había transferido en 81 d.C. el control de la región Lazica, o Cólquide, a la provincia romana de Capadocia, ubicada al este de la península de Anatolia, colindante con Armenia. Capadocia era un territorio limítrofe en la que se encontraban legiones, campamentos de legionarios y una cadena de puestos fronterizos guarnecidos por tropas auxiliares. En el 130 d.C. el emperador romano Adriano (que reinó de 117-118 d.C.) nombró gobernador de la provincia de Capadocia a su antiguo amigo y consultor de confianza Lucio Flavio Arriano (nacido en 86 d.C.), quien era natural de la capital de la provincia romana de Bitinia, Nicomedia. La ciudad estaba situada en el extremo de una bahía de la parte asiática del Propontis, el actual mar de Mármara. Arriano, pupilo de Epícteto, pertenecía a la élite literaria griega y era funcionario de la administración imperial romana. Su carrera política y de servicio público culminó durante el gobierno de Adriano al ascender al cargo de cónsul en el 129 o 130 d.C. y más tarde al de gobernador de Capadocia, desde el 130 o 131 hasta el 136 o 137 d.C.

Eliminar publicidad
Advertisement
el periplo del ponto euxino se presenta en forma de una serie de misivas que arriano dirige a adriano, en las que describe el resultado de una exploración geográfica y topográfica de la costa del mar negro.

El deber del gobernador era proteger la frontera y mantener un elevado nivel de disposición para la defensa en fortificaciones y campamentos. Arriano comandaba dos legiones estacionadas en Capadocia, la XII Fulminata, basada en Melitene, y la XV Apollinaris, de Satala, las cuales atendían la seguridad de las rutas que se internaban en territorio romano provenientes de Armenia y del vecino Imperio parto. Las fuerzas militares de Capadocia también eran las responsables de guarnecer de tropas el territorio de Lazica (Cólquide), en la costa este del mar Negro, hasta la altura de la distante Dioscuríade, y de prestar asistencia al reino aliado de Iberia Caucásica. Además, desde su cuartel general de Trapezus, nombrada después Trebisonda, hoy Trabzon, la flota del Ponto, Classis Pontica, garantizaba la seguridad del área suroriental del mar Negro y protegía el suministro de granos originado en Crimea, conocida históricamente como Tauris, o Táurica. Tres de las obras de Arriano que han sobrevivido hasta nuestros días pertenecen al período de su gobernatura, entre ellas el Periplo del Ponto Euxino, singular reporte compuesto en el 131 d.C., durante el primer año de su comandancia.

Forma y propósito

El Periplo del Ponto Euxino se presenta en forma de una serie de misivas que Arriano dirige a su amigo y emperador Adriano, en las que describe una exploración geográfica y topográfica de la costa del mar Negro. Encargado con probabilidad por el propio emperador, Periplo se escribió en griego, como complemento literario a un reporte que Arriano había compuesto en latín, el lenguaje que procedía emplear para los despachos militares. El relato en griego estaba dirigido al emperador filhelénico en un tono más personal, de intercambio amistoso. El informe oficial en latín no ha sobrevivido.

Eliminar publicidad
Advertisement

Periplus of the Euxine Sea by Arrian
Periplo del Ponto Euxino, por Arriano
UB Basel (Public Domain)

Poco antes de que Arriano ocupara el cargo de legado de Capadocia, Adriano había inspeccionado esa región del Imperio romano a través de visitas realizadas a los campamentos del ejército localizados a lo largo de la linde oriental, antes de redirigir su interés hacia otras áreas. La misión de Arriano consistía en continuar el viaje de inspección de Adriano por los confines fronterizos de la costa oriental del mar Negro y el Cáucaso. El propósito del viaje habría sido tanto castrense como diplomático: comprobar el estado de las guarniciones y los fondeaderos en previsión de que se realizara una expedición militar a la región, y reforzar la influencia de Roma sobre las tribus y reinos coligados. Periplo también recogió información estratégica y topográfica. Servía como guía marítima descriptiva de rutas de navegación, puertos y otros puntos de interés a lo largo de las costas del mar Negro, con énfasis en la identificación de actividades económicas y recursos. Es probable que la flota de Arriano consistiera de liburnas de dos filas de remos, y grandes trirremes. Partían a navegar en horas tempranas de la mañana desde las desembocaduras de los ríos.

Arriano adoptó el estilo de escritura del filósofo e historiador del siglo IV a.C., Jenofonte, por lo se que ganó el mote de «el segundo Jenofonte». Al igual que había hecho su paladín antes que él, arribó al extremo sureste de la costa del mar Negro, donde se encontraba Trapezus. El pasaje inicial de su Periplo evoca un famoso fragmento de la obra de Jenofonte, Anabasis: el grito de júbilo de los diez mil «¡Thalatta! ¡Thallata!», «¡El mar! ¡El mar!». Arriano comienza con las siguientes palabras, dirigidas a Adriano:

Eliminar publicidad
Advertisement

Arriano, al Emperador César Trajano Adriano Augusto, saludos. Hemos llegado a Trapezus, una ciudad griega, como dice Jenofonte, fundada a orillas del mar, colonia de los sinopeos; y con alegría hemos avistado el Ponto Euxino desde el mismo sitio que lo hicieron Jenofonte y vosotros. (1.1)

Descripción de la ruta

El Periplo de Arriano se divide en tres secciones que detallan tres travesías efectuadas de manera discontinua, por separado, en sentido antihorario, alrededor del mar Negro: a lo largo de la costa desde Trapezus hasta Sebastópolis (capítulos 1-11), desde el Bósforo Tracio hasta Trapezus (capítulos 12-17), y desde Sebastópolis hasta Bizancio (capítulos 18-25). Puede que solo la primera parte reseñe el viaje hecho por Arriano en calidad de funcionario gubernamental. La sección es la más extensa e interesante de Periplo, escrita en primera persona en forma de narración. Los siguientes dos cruceros quizá se efectuaron por otras personas, lo cual explicaría la discontinuidad en los trayectos recorridos y el estilo narrativo impersonal de la historia. Una buena parte del Periplo la ocupan listados de ríos, puertos, ciudades, y las distancias entre ellos; además se mencionan los santuarios y las tribus que vivían en el área. Arriano también hace alusiones a las historias locales y a los relatos de la mitología griega, en específico a Jasón y los argonautas, Medea, y Prometeo; asimismo, cita con frecuencia a Homero.

Recreation of a Roman Port
Reconstrucción de un puerto romano
Ancient History Magazine / Karwansaray Publishers (Copyright)

Parte I. Viaje por Cólquide: de Trapezus a Sebastópolis (1-11)

Arriano comienza su recorrido de inspección en Trapezus, donde se detiene en las fortalezas militares y revisa las tropas antes de navegar hacia el este y el norte por el litoral. En Trapezus el gobernador visita el santuario local dedicado al dios griego Hermes y al culto imperial, y critica el estado de abandono en que se halla. Comenta sobre la estatua de Adriano, erigida en una pose que apunta al mar: «Vuestra estatua no se parece en nada al original, y su ejecución en cuanto a otros detalles produce indiferencia. Enviad, por tanto, una estatua digna de ser llamada vuestra» (1.3-4). Tampoco le impresionan los altares hechos de «tosca piedra» y glosa acerca de sus inscripciones «escritas de manera incorrecta, como es común entre los pueblos bárbaros» (1.2).

Trapezus era el punto donde arrancaba el sistema de defensa ponto-caucásico que se extendía a lo largo de la ribera de Cólquide. Bogando hacia el este se encuentra el primer sitio donde desembarca Arriano, la cercana ciudad portuaria de Hyssus, o Hyssou Limen, a 180 estadios de Trapezus, unos 34 kilómetros o 23 millas, defendida por un pequeño destacamento militar. Ordenó que los soldados realizaran ejercicios de guerra e hicieran demostración del lanzamiento de la jabalina, en evocación de las observaciones y el discurso de Adriano en Lambaesis, Numidia, en el 128 d.C.

Eliminar publicidad
Advertisement

The Caucasian Frontier of the Roman Empire
La frontera caucásica del Imperio romano
David Breeze and Kurt Schaller (CC BY-NC-SA)

La flota de Arriano atracó en el santuario griego de Atenea, en la Atenas ubicada en el Ponto Euxino, donde capeó una tormenta de truenos y relámpagos que duró dos días y destruyó uno de los trirremes. En la fortaleza de Apsarus, donde había cinco cohortes que sumaban unos 2.500 hombres, pagó a los soldados e inspeccionó sus armamentos y provisiones. Apsarus controlaba una importante ruta entre oriente y occidente y se encontraba mejor defendida que otros puestos militares de avanzada de esta frontera. Unos años más tarde, en 135 d.C., Arriano desplegaría las legiones de Capadocia, dirigiría una marcha para proteger a la provincia de una invasión alana, y haría de Apsarus su puesto de mando. Arriano deriva el nombre de este lugar de Absyrtus, el hermano más joven de Medea, según se dice asesinado por la hechicera en este sitio, cuya tumba podía aún visitarse.

Remains of the Apsarus Roman Fort
Restos de la fortaleza romana de Apsarus
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

Arriano interrumpe entonces su narrativa para enumerar los ríos que desembocan en el mar Negro entre Trapezus y Fasis, y detalla las distancias entre ellos. A la salida de Apsarus, Arriano desembarca en Fasis, colonia griega de Mileto distante 360 estadios, unos 67 kilómetros o 46 millas, ubicada en el estuario del río del mismo nombre. Reporta haber construido un foso para la protección de la rada y el asentamiento contiguo al fuerte.

View of the Black Sea towards Phasis
Vista del mar Negro hacia Fasis
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

Arriano también describe las poco comunes propiedades del río Fasis, de colores claros y cambiantes, apacible, y dulce de manera excepcional. El Fasis, que corría desde la Cordillera del Cáucaso, era el río más importante de Cólquide, y según el mapa de Anaximandro delimitaba la frontera entre Europa y Asia. El ancla de hierro del navío de Jasón, el Argo, le fue mostrada a Arriano en Fasis, lo cual motivó que expresara su escepticismo sobre la autenticidad de la reliquia, debido a que aparentaba ser demasiado reciente, añadiendo que «ningún otro monumento se encuentra allí relacionado con la fabulosa historia de Jasón» (9.2-3).

Eliminar publicidad
Advertisement

Anaximander World Map
Mapamundi de Anaximandro
Bibi Saint-Pol (Public Domain)

Desde Fasis Arriano navegó hasta Dioscuríade, otra colonia de Mileto, «hoy nombrada Sebastópolis» (10.4), el último de los campamentos construidos en territorio romano al continuar el camino por la costa este del mar Negro. Durante la aproximación de su trirreme al ancladero, Arriano observa el pico más alto de la Cordillera del Cáucaso, «llamado Strobilus» (11.4), donde se encadenó a Prometeo. Según el mito, el castigo que Zeus le impuso a Prometeo por haberle entregado el fuego a la humanidad fue encadenarlo a una roca y hacer que un águila devorara su hígado. Como el hígado volvía a crecer cada noche, el águila retornaba para engullirlo de nuevo al siguiente día. La montaña era el monte Elbrus, ubicada al noroeste del Cáucaso, aunque respecto al titán también se dice que el Monte Kazbek, en Georgia oriental, fue el lugar donde se lo encadenó. El Monte Kazbek se asocia al gran héroe Amirani, versión folclórica georgiana de Prometeo, lugar donde por la misma razón fue aherrojado.

Mount Kazbeg in the Caucasus Mountains, Georgia
El monte Kazbeg, en la Cordillera del Cáucaso, Georgia
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

En Sebastópolis Arriano liquidó a los soldados su salario y observó a la caballería saltar sobre sus monturas. Visitó a los enfermos, comprobó el suministro de grano, y preocupado por la seguridad y la amenaza de invasión, verificó el foso y las murallas de la ciudad para avalar su adecuada defensa. Arriano calculó que Sebastópolis se encontraba a unos 2.260 estadios (422 km o 286 millas), de la base naval de Trapezus. A continuación Arriano proporciona una lista consecutiva de todas las tribus nativas de la costa este de Cólquide gobernadas por jefes súbditos de Roma (11.3-3). Bajo Trajano (que reinó de 98-117 d.C.) y Adriano, los romanos establecieron relaciones con las tribus de Cólquide. Menciona a tres reyes coligados reconocidos por Adriano: Malassas, de los lazes (colcos), Rhezmegas, de los abasgos, y Spadagas, de los esvanos. Tras inspeccionar Sebastópolis Arriano regresa con su escuadra a Trapezus.

Parte 2. Del Bósforo Tracio a Trapezus (12-17)

La segunda parte de Periplo contiene una guía detallada de los lugares y ríos que se encuentran entre la salida del Bósforo traciano y Trapezus. Cubre lo que debía haber sido la primera porción de una circunnavegación convencional del mar Negro. No se ha determinado si lo escrito en esta sección responde a la experiencia personal del autor o no. Sin embargo, algunos estudiosos creen que este capítulo puede ser el resultado de las indagaciones realizadas por Arriano durante su viaje a Trapezus para tomar posesión de su cargo en Capadocia. Además, como natural de Bitinia se le habrían presentado oportunidades de conocer gentes y poblados de la orilla meridional del mar Negro, alrededor de una tercera parte de la cual pertenecía a su provincia natal. En esta sección Arriano hace constante referencia a su héroe favorito, Jenofonte, y a la marcha de los diez mil mercenarios griegos por las costas, desde Trapezus hasta Bizancio.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Bust of Xenophon
Busto de Jenofonte
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

Entre las ciudades y puertos relacionados en la segunda parte de Periplo, se encuentran Heraclea Póntica, «una ciudad de los dorios griegos, colonia de los megarenses» (13.3) ubicada en la desembocadura del río Lycus; Tios, «una colonia de los milesios» (13.5) en la boca del río Billaeus; Amastris, ciudad griega localizada a 90 estadios del río Parthenius, dentro de la frontera de Paflagonia, «donde se encuentra un puerto para navíos» (14.1); Sinope, «colonia de los milesios» (14.5); Amisos, «ciudad griega, y colonia ateniense» (15.3) ubicada entre los deltas de los ríos Halys e Iris; y Cotyora, que Jenofonte menciona como colonia de los sinopenses. Herodoto elevó el río Halys a la fama, al mencionarlo como frontera del reino de Creso, quien ejerció su dominio sobre todos los pueblos que vivían al oeste del río. En el capítulo 15, Arriano también se refiere al río Thermodon, «en cuyas riberas se dice que vivían las amazonas» (15.3). El río descarga sus aguas en el mar Negro a unos 50 kilómetros (34 millas) al este de Amisos. En su carácter de dios de los ríos, Thermodon era hijo de Océano con Tetis. Su figura aparece en el reverso de una medalla de bronce de Antínoo, acuñada en Amisos.

Fortifications Walls of Sinope
Murallas fortificadas de Sinope
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

En 123 d.C. Adriano se detuvo en varios de estos puertos después de inspeccionar la frontera de Capadocia y de visitar Trapezus. En el capítulo 16 de Periplo, Arriano, en uno de los únicos comentarios personales que hace, menciona que se haya en proceso la construcción de un nuevo puerto para la ciudad: «Allí estáis construyendo un puerto; puesto que antes, había un atracadero que solo servía para mantenerse a flote durante el verano» (16.5).

Parte 3. Desde Dioscuríade hasta Bizancio (18-25)

La tercera y última parte de Periplo cierra el circuito del mar Negro y retoma la narración donde la había dejado al final de la primera sección; comienza en Sebastópolis y continúa hasta llegar a Bizancio. Esta sección se refiere al trecho más largo del litoral del mar Negro. Arriano no estuvo presente en este viaje debido a que la costa norte era un área que se encontraba fuera del control romano. Sin embargo, al escuchar de la muerte de Cotis II, monarca del Bósforo Cimerio dependiente de Adriano, Arriano consideró meritorio incluir información acerca de la travesía hasta su reino. El emperador le había entregado la corona a Tiberio Julio Cotis, quien reinó desde 123 o 124 d.C. hasta su muerte en 131 o 132 d.C., y su sucesor tendría que ser reconocido de manera formal por Roma. El reino del Bósforo Cimerio era un importante colaborador de Roma; en él se encontraban ciudades dedicadas al comercio que proporcionaban trigo, prendas de vestir, vinos y esclavos al Imperio, y lo protegían del ataque de tribus como los alanos.

Gold Coin of Bosporan king Cotys II
Moneda de oro del rey del Bósforo Cimerio Cotis II
The Trustees of the British Museum (CC BY-NC-SA)

Rumbo al norte desde Sebastópolis Arriano navegó en paralelo a la montañosa costa que emerge por la parte inferior del Cáucaso. El primer sitio de fondeo hacia el noroeste era Pityus, a una distancia de 350 estadios, unos 65 kilómetros o 44 millas, donde un destacamento de la Legión XV Apollinaris se encontraba estacionado. En este punto, en el capítulo 18, Arriano destaca que este largo tramo de la costa del mar Negro y las montañas adyacentes pertenecían al dominio de un pueblo de nombre zilchi, cuyo líder, Stachemphax, era reconocido por Adriano. Arriano pasa a describir la costa y los nombres de las ciudades, puertos, islas, y ríos, así como las distancias que los separaban, desde el Reino del Bósforo Cimerio, en la actual Crimea, hasta la desembocadura del Danubio. La costa sur de la península de Crimea estaba salpicada de ciudades griegas: Panticapea, Teodosia, Cercinitis, y Quersoneso. Panticapea distaba 60 estadios (11 km, 8 mi) del río Tanais, que corre hacia el Lago Meotis, el mar de Azov, del cual «se dice que divide a Europa de Asia» (19.1). Sin embargo, Arriano recuerda el pasaje de la tragedia Prometeo desencadenado, escrita por el dramaturgo Esquilo, en la que el Fasis, y no el Tanais, se menciona como frontera de Asia (19.2).

Greek Colonies of the Northern Black Sea
Colonias griegas del norte del Mar Negro
MapMapster (GNU FDL)

Chersonesus
Quersoneso
Alexxx1979 (CC BY-SA)

Arriano continúa rumbo al oeste y nombra a otra ciudad griega, Olbia, situada en la ribera occidental del río Borístenes, el Dniéper, cercana a su desembocadura. A continuación se encuentra Odesa, un asentamiento dedicado al comercio fundado por la ciudad griega de Histria, donde existía un puerto para las naves. Al norte de la primera boca del río Ister, el Danubio, yace la isla de Aquiles, también conocida con el nombre de Leuke, que pudiera ser la Isla de las Serpientes, perteneciente a Ucrania. El islote posee un templo dedicado a Aquiles en cuyo interior se encuentra una estatua de madera, debido a que «se cuenta que Tetis le concedió esta isla a su hijo Aquiles, quien la habitaba» (21.1). En el templo se hallaban numerosas ofrendas, y había inscripciones en lenguas griega y latina en honor tanto a Aquiles como a Patroclo. Arriano añade que muchas gentes acuden a la isla a ofrecer sacrificios de animales, o a dejarlos en libertad en honor a Aquiles; asimismo, amplía que Aquiles se presenta en forma de alucinaciones, o en sueños, a quienes navegan cerca de la isla.

Achilles Tending to Patroclus
Aquiles cura a Patroclo
ArchaiOptix (CC BY-SA)

Desde la desembocadura del Ister la costa del mar Negro continúa en dirección sur hacia Mesia y la vecina Tracia. Sobre ella se alineaban ciudades y puertos: Istria; más adelante Tomis, la más famosa de las colonias griegas sobre la costa oeste del mar Negro, donde Augusto (que reinó de 27 a.C.-14 d.C.) desterró al poeta Ovidio; sigue Calatis, el puerto de los carios; y Odessus, «donde existe un camino para las naves» (24.4). Avista entonces las estribaciones orientales del Monte Haemus, que, pertenecientes a la cordillera balcánica de Bulgaria central, se acercan mucho al litoral antes de arribar a Apolonia, colonia de los milesios que en su momento había descollado por su colosal estatua de Apolo. Más allá se localiza Salmideso, villa donde según Arriano acota, Jenofonte llevó a cabo campañas contra Seutes el Tracio, y destaca que la ciudad carecía de un buen puerto.

Histria
Istria
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

Al acercarse al reducido estrecho del Bósforo, en Tracia, se hallan las islas Cianeas, una pareja de rocas que también se conocen como Simplégades, reputadas en algún momento porque chocaban entre sí al paso de los buques que navegaban entre ellas. Arriano dice que el Argo, que llevó a Jasón a Cólquide, pasó entre estas rocas. Por último, ttermina su relato de la circunnavegación del mar Negro en Bizancio, después de mencionar el Templo de Zeus Urio, el proveedor de vientos favorables, donde Jasón y los argonautas dedicaron un altar a los doce dioses en su viaje de retorno de la Cólquide.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué es un periplo?

Un periplo es una guía de navegación o una descripción escrita de una ruta marítima, que incluye detalles acerca de puntos de interés terrestres, puertos, y las distancias entre ellos. Era de común empleo para la navegación marítima entre los marinos y comerciantes de la Antigüedad.

¿Quién escribió el Periplo del Ponto Euxino?

El Periplo del Ponto Euxino fue escrito por Arriano de Nicomedia, historiador y filósofo griego que vivió en el siglo II d. C. A Adriano se lo reconoce como uno de los autores más renombrados del Imperio romano, por sus extensos trabajos sobre Alejandro Magno.

¿Cuál es el nombre actual del Ponto Euxino?

El Ponto Euxino se conoce en la actualidad como mar Negro. El nombre Euxino proviene del término griego "Euxeinos"; el nombre completo del mar Negro era "Pontos Euxeinos", que significa "mar hospitalario". Sin embargo, antes de colonizar la región, los griegos bautizaron el mar Negro como "Pontos Axeinos", "Mar intratable", debido a la dificultad que representaba navegarlo y a la existencia de tribus hostiles (Estrabón 7.3.6)

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Waldo Reboredo Arroyo
Interesado en el estudio de las migraciones, costumbres, las artes y religiones de distintas culturas; descubrimientos geográficos y científicos. Vive en La Habana. En la actualidad traduce y edita libros y artículos para la web.

Sobre el autor

Carole Raddato
Carole mantiene el popular blog fotográfico de historia antigua Siguiendo a Adriano, en el que viaja por el mundo siguiendo los pasos del emperador Adriano.

Cita este trabajo

Estilo APA

Raddato, C. (2023, diciembre 19). Periplo del Ponto Euxino [Periplus of the Euxine Sea]. (W. R. Arroyo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2344/periplo-del-ponto-euxino/

Estilo Chicago

Raddato, Carole. "Periplo del Ponto Euxino." Traducido por Waldo Reboredo Arroyo. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 19, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2344/periplo-del-ponto-euxino/.

Estilo MLA

Raddato, Carole. "Periplo del Ponto Euxino." Traducido por Waldo Reboredo Arroyo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 19 dic 2023. Web. 21 abr 2024.

Afiliación