Emmanuel-Joseph Sieyès

Recaudación de fondos para los servidores, 2023

Gestionar un sitio web con millones de lectores por mes es costoso. Además de pagar por los servidores, también tenemos que pagar servicios relacionados como la red de distribución de contenidos, Google Workspace, el correo electrónico y mucho más. Preferiríamos invertir este dinero en producir más contenido sobre historia gratuito para todo el mundo. ¡Gracias por tu ayuda!
$2311 / $21000

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 07 septiembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Emmanuel-Joseph Sieyès (by Jacques-Louis David, Public Domain)
Emmanuel-Joseph Sieyès
Jacques-Louis David (Public Domain)

Emmanuel-Joseph Sieyès (1748-1836), conocido comúnmente como el abate Sieyès, fue un clérigo y escritor político francés, que se convirtió en una de las principales voces del Tercer Estado durante la Revolución francesa (1789-99). Sieyès desempeñó un papel decisivo en los acontecimientos iniciales y finales de la Revolución y buscó un gobierno que reflejara el Tercer Estado, que él creía que era la verdadera nación.

Vida prerrevolucionaria

Emmanuel-Joseph Sieyès nació el 3 de mayo de 1748 en la ciudad de Fréjus, en el sur de Francia. Quinto hijo de un recaudador de impuestos local, Honoré, y de su esposa, Anne, la familia de Sieyès no era en absoluto acomodada, aunque Honoré era terrateniente y tenía ingresos modestos. De niño, Sieyès recibió educación privada por parte de un tutor jesuita, antes de asistir al colegio de los Doctrinarios de Draguignan, con el objetivo de convertirse en soldado profesional. Sin embargo, su mala salud le impidió elegir esta carrera, por lo que sus padres decidieron que fuera sacerdote. El joven Emmanuel no tenía ningún interés en esa vida y fue enviado a París entre "lágrimas y protestas" para ser educado en teología e ingeniería en el seminario de Saint-Sulpice (Clapham, 4), donde estudiaría durante alrededor de diez años antes de terminar su formación en el colegio de la Sorbona.

Eliminar publicidad

Advertisement

Sieyès no era el modelo de estudiante obediente, al menos en lo que respecta a la religión; de hecho, al final de sus estudios académicos, sus superiores comentaron que "no estaba en absoluto capacitado para el ministerio de la Iglesia" (Clapham, 7). Luego de abandonar sus estudios religiosos, Sieyès a menudo quedaba absorto en obras de filosofía, esperando liberarse de "toda noción o sentimiento de naturaleza supersticiosa" (Clapham, 7). Sieyès se sintió fascinado por las obras de los pensadores políticos de la Ilustración, especialmente John Locke y Étienne Bonnot de Condillac. En lugar de estudiar las escrituras, Sieyès leyó todo lo que pudo sobre la filosofía del gobierno representativo. Cuando terminó sus estudios, ocupaba el último lugar de su clase en el seminario. Sin embargo, su formación autodidacta en filosofía política le dio la suficiente confianza como para jactarse ante un amigo diciendo: "la política es una ciencia que creo dominar" (Scurr, 89).

Plebeyo de nacimiento, Sieyès llegó a simpatizar con las clases bajas.

Aun así, se ordenó como sacerdote en 1772 y encontró su primer trabajo real como secretario del obispo de Treguier tres años después. En su carrera, el éxito lo llevó a ser vicario general de Chartres en 1780 y, más tarde, canciller de la diócesis. Su profesión espiritual no lo hizo menos cínico; más tarde afirmaría que fue este contraste entre su carrera y sus opiniones personales lo que lo inspiró a examinar la composición de las clases dentro de la sociedad. Mientras servía al obispo, observó esto de primera mano en una reunión de los Estados de Bretaña, constatando el poder que ejercían las órdenes privilegiadas. Sieyès, plebeyo de nacimiento, llegó a simpatizar con las clases inferiores, ya que llegó a la conclusión de que soportaban la mayor parte de las cargas sociales mientras las clases privilegiadas del clero y la nobleza se aprovechaban de su trabajo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Sieyès no era ni mucho menos el único que pensaba así, sobre todo a finales de la década de 1780, cuando las cosechas fallidas se sucedían y hacían subir el precio del pan en una época en la que el desempleo y la inflación ya eran galopantes. Mientras los plebeyos luchaban por sobrevivir, también soportaban la mayor parte de la carga impositiva, mientras que las clases altas estaban en su mayoría exentas de impuestos. Estos problemas pasaron a primer plano en 1787, cuando un intento del ministerio real de aprobar reformas financieras radicales condujo a una lucha de poder con el Parlamento de París, lo que dio lugar a la Revuelta de los Parlamentos. Esto provocó un aumento del malestar en todo el país, ya que se pidió a los tres estamentos de la Francia prerrevolucionaria que se reunieran en Estados Generales, un órgano representativo que no se había reunido en 175 años.

The Three Orders
Los tres Órdenes
National Library of France (Public Domain)

Ante la creciente presión, el rey Luis XVI de Francia (que reinó de 1774 a 1792) acabó por obligar y ordenó que se reunieran en Versalles en mayo de 1789. Muchos miembros del Tercer Estado (los plebeyos) se alegraron al saber que podrían utilizar esta plataforma para exponer sus quejas ante la nación. Sin embargo, como no se había convocado una asamblea de este tipo desde 1614, abundaron los debates sobre cómo se debía organizar. A finales de 1788, el ministro principal del rey, Jacques Necker, pidió a los escritores franceses que presentaran sus ideas sobre el tema. Muchos respondieron a este llamamiento, pero ninguno con tanto vigor o influencia como el abate Sieyès, cuyo influyente panfleto ¿Qué es el Tercer Estado? se publicó en enero de 1789.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

¿Qué es el Tercer Estado?

En su panfleto, Sieyès plantea y responde tres preguntas:

  1. ¿Qué es el Tercer Estado? Todo.
  2. ¿Qué ha sido hasta ahora dentro del orden político? Nada.
  3. ¿Qué quiere ser? Algo.

El panfleto afirmaba que el Tercer Estado constituía una nación en sí misma, en virtud de que proporcionaba casi toda la mano de obra y los impuestos de la sociedad, y de que comprendía más del 98% de la población francesa. Los dos estamentos superiores, el clero y la nobleza, no eran más que parásitos, clases ociosas que no aportaban más que una carga; Sieyès los compara con úlceras malignas en el cuerpo de un moribundo. Por ello, el Tercer Estado, que hasta ahora no era "nada" en el sentido político, debía convertirse en "algo", que Sieyès define como lo mínimo posible. Defiende tres condiciones que deben cumplirse en los próximos Estados Generales para que el Tercer Estado se convierta en "algo":

  1. Debe tener una verdadera representación elegida entre sus propias filas.
  2. Su representación debe ser igual en número a la de los otros dos estamentos juntos.
  3. Los votos en los Estados Generales deben ser contados por cabeza y no por orden para que la mayoría del Tercer Estado se vea realmente reflejada.

What is the Third Estate?
¿Qué es el Tercer Estado?
Emmanuel-Joseph Sieyes (Public Domain)

Eliminar publicidad

Advertisement

El panfleto de Sieyès se hizo muy popular en los meses que precedieron a los Estados Generales de 1789 y contribuyó a un cambio radical en la opinión pública. Al cuestionar la necesidad de los estamentos privilegiados, Sieyès atacaba los fundamentos del propio Antiguo Régimen, desafiando las definiciones convencionales de lo que era la nación y de quién debía representar sus intereses. La idea de que el Tercer Estado asumiera el papel de "asamblea nacional" sin tener en cuenta a los demás estamentos también fue defendida por Sieyès.

Los Estados Generales

El panfleto de Sieyès le valió el desprecio de su propio orden, el clerical, y pronto quedó claro que no sería elegido diputado del Primer Estado. Sin embargo, sus admiradores deseaban que asistiera a la reunión y lo instaron a presentarse como representante del Tercer Estado. Lo hizo, y ganó la elección como último diputado del Tercer Estado que representaba a París el 20 de mayo de 1789. Cinco días después, llegó a Versalles.

Los Estados Generales habían estado reunidos desde el 5 de mayo, pero hasta el momento no habían llegado a ninguna parte. El Tercer Estado se negaba a pasar lista hasta que se le garantizara que los tres órdenes votarían juntos, mientras que los nobles exigían que los estamentos votaran de forma aislada, y el clero no tenía una opinión uniforme al respecto. Sieyès no tardó en hacer causa común con notables líderes del Tercer Estado, como Antoine Barnave y Honoré-Gabriel Riqueti, conde de Mirabeau, y asistió a las reuniones del Club Bretón, un encuentro de diputados del Tercer Estado que se reunían para idear una estrategia concertada. El plan de ataque del Tercer Estado se elaboró casi con toda seguridad aquí, y Sieyès fue nombrado su portavoz oficioso.

Eliminar publicidad

Advertisement

Opening Session of the General Assembly, 5 May 1789
Sesión de apertura de la Asamblea General, 5 de mayo de 1789
Auguste Couder (Public Domain)

Si no hubiera tenido un nombre reconocido, no habría sido la elección obvia; su voz frágil y suave no se prestaba a discursos extraordinarios, ni tampoco sus frases cortas y cargadas de conceptos. Sin embargo, nadie podía dudar del compromiso de Sieyès, y el 10 de junio propuso que el Tercer Estado esperara un día a que los otros órdenes se unieran a ellos, o que iniciaran los procedimientos por su cuenta y votaran sin tener en cuenta los órdenes privilegiados. "Cortemos el cable", habría dicho Sieyès. "Ya es hora" (Clapham, 68). Al no recibir respuesta de los otros estamentos, el Tercer Estado comenzó a pasar lista.

El 13 de junio, tres párrocos rompieron con su orden para unirse al Tercer Estado. En los días siguientes, se sumaron más. Utilizando la lógica de su propio ¿Qué es el Tercer Estado? Sieyès consideró que esto significaba que el Tercer Estado había asumido el poder de la nación y, el 15 de junio, propuso que se reorganizaran en una asamblea llamada "Asamblea de los representantes conocidos y verificados de la nación francesa" (Doyle, 104). Este enrevesado título se acortó a "Asamblea Nacional", título que fue adoptado el 17 de junio, el mismo día en que los diputados declararon ilegales todos los impuestos existentes. La Revolución francesa había comenzado.

El 20 de junio, el Primer Estado votó a favor de unirse a la Asamblea Nacional, y los diputados prestaron el Juramento del Juego de Pelota, jurando no disolverse hasta haber entregado una nueva constitución. El rey Luis XVI, que hasta ese momento había desestimado los rumores del Tercer Estado como "solo una fase", finalmente trató de poner fin a la Asamblea, ordenando a todos los estamentos que volvieran a sus cuarteles el 23 de junio. Junto a la famosa réplica de Mirabeau, Sieyès respondió, aunque con menor efecto, "Señores, ¿no sienten que hoy son todo lo que eran ayer?" (Clapham, 69). Instó a sus compañeros diputados a mantenerse firmes, y así lo hicieron; cuatro días después, Luis XVI cedió y ordenó a los nobles que habían resistido que se unieran a la Asamblea.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Asamblea Nacional y el Terror

Después de los Estados Generales, Sieyès fue reconocido como uno de los líderes más influyentes de la Asamblea. Trabajó en la redacción de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, un documento histórico sobre los derechos humanos, y desempeñó un papel importante en la reorganización de Francia en 83 departamentos para facilitar el proceso electoral. Abogó con éxito por un cuerpo legislativo unicameral y debatió con Mirabeau en contra de permitir el veto absoluto del rey.

Sin embargo, ya en el otoño de 1789, Sieyès se dio cuenta de que su influencia empezaba a decaer. La noche del 4 de agosto, mientras Sieyès y Mirabeau estaban fuera, la Asamblea redactó los Decretos de Agosto en un estado de frenesí patriótico. Si bien los decretos abolían el feudalismo, también prometían la abolición del diezmo. Sieyès se pronunció en contra de esto último, no en defensa del clero, sino porque creía que tal acto enriquecería a los propietarios a costa de la Iglesia. En noviembre, Sieyès también condenó la confiscación de propiedades eclesiásticas por parte de la Asamblea, alegando el derecho a la propiedad garantizado por la Declaración de los Derechos del Hombre. En una oportunidad, Sieyès se quejó de las acciones de la Asamblea mientras daba un paseo con Mirabeau, quien bromeó: "mi querido Abate, ¡has soltado al toro y ahora te quejas de que te cornee!". (Scurr, 103).

Sieyès aprendió a pasar desapercibido para evitar unirse a sus colegas bajo la guillotina.

En la mente de Sieyès, ninguna de estas acciones podía igualar la catástrofe de la Constitución Civil del Clero, que sometió a la Iglesia católica francesa a la autoridad del Estado, alejando a muchos de la Revolución. Para Sieyès, este fue el primer gran error de la Revolución; dijo de sus colegas que apoyaban esta política "quieren ser libres pero no saben ser justos" (Scurr, 119). Sieyès continuó en la Asamblea, con su influencia eclipsada por hombres más dinámicos, hasta la Asamblea Legislativa de finales de 1791, en la que Sieyès no pudo ser elegido. Reapareció en la tercera Asamblea, la Convención Nacional, que se estableció junto a la Primera República Francesa en septiembre de 1792. Sieyès votó a favor de la ejecución de Luis XVI y formó parte del comité constitucional, trabajando con el marqués de Condorcet en la elaboración de lo que se conocería como la constitución girondina.

Sin embargo, esta constitución nunca se llegó a votar, ya que los jacobinos no tardaron en ascender al poder y aprobaron la suya propia. Sieyès desaprobaba la constitución jacobina, pero sabía que no debía admitirlo en voz alta; después de que Condorcet atacara la constitución jacobina, se emitió una orden de arresto en su contra. Mientras el Reinado del Terror se apoderaba de Francia, Sieyès aprendió a pasar desapercibido para evitar unirse a la lista cada vez mayor de sus desafortunados colegas que habían visto su fin bajo la guillotina. Intentó no molestar a los gobernantes e incluso renunció a su fe durante el apogeo de la descristianización de la Revolución y el auge del Culto a la Razón. Más tarde, cuando le preguntaron qué había hecho durante el Terror, Sieyès respondió de manera escueta: "Sobreviví".

El golpe de brumario

Tras la caída de Maximillien Robespierre en julio de 1794 y la posterior Reacción de Termidor, Sieyès volvió a la política. El Directorio Nacional, que había sustituido a la Convención, elaboró otra constitución, que fue adoptada en 1795. Como todas las constituciones elaboradas durante la Revolución hasta entonces, Sieyès también la desaprobó, hasta el punto de negarse a ejercer como Director de la República. En su lugar, se dedicó a la diplomacia. En 1795, ayudó a redactar un tratado entre Francia y la República Bátava, y en 1798, negoció hábilmente, pero sin éxito, que Prusia se uniera a la Guerra de la Segunda Coalición (1798-1802) en el bando francés.

Mientras tanto, la opinión pública comenzó a cambiar en contra del Directorio. La gente estaba enfadada por las pérdidas que sufrían los ejércitos franceses durante la guerra. Los neojacobinos culpaban a los contratistas corruptos de mantener desabastecidos a los ejércitos de la República y culpaban a los Directorio de permitírselo. Sieyès intuyó que esta discordia presentaba un excelente momento para volver al poder e intentar provocar un cambio; en mayo de 1799, fue nombrado Director de Francia tras la dimisión de Jean-François Rewbell. Un mes después, Sieyès aprovechó la división dentro del Directorio para coordinar la destitución de otros dos Directores; este golpe del 30 de pradial dejó a Sieyès como la figura dominante del gobierno, posición que utilizó para reprimir el creciente resurgimiento jacobino. Lo único que quedaba era encontrar algunos aliados dispuestos a ayudarlo a desmantelar el Directorio y a establecer la constitución con la que Sieyès había soñado durante mucho tiempo.

Abbé Sieyès, as a Member of the National Convention
El abate Sieyès como miembro de la Convención Nacional
François Bonneville (Public Domain)

Sieyès rápidamente encontró aliados para su conspiración, a saber, Joseph Fouché, ministro de policía, y Charles-Maurice de Talleyrand-Périgord. Sin embargo, si esperaba dar un golpe de Estado, necesitaría un nombre militar reconocible. Primero se dirigió al general Barthélemy Catherine Joubert, una estrella emergente del ejército francés que había apoyado a Sieyès durante el golpe del pradial, pero la muerte de Joubert en agosto en la batalla de Novi frustró este plan. Sin embargo, no tendría que buscar mucho tiempo el sustituto del general, ya que en octubre de 1799, el general Napoleón Bonaparte (1769-1821) regresó a París de su campaña en Egipto y se encontró con uno de los hombres más populares de la ciudad.

Sieyès se reunió con Bonaparte y ambos se enemistaron casi de inmediato. Sin embargo, cada uno vio en el otro un instrumento para lograr su propio objetivo, y Bonaparte aceptó ser el rostro de la conspiración de Sieyès. El golpe se fijó para el 9 de noviembre de 1799, o el 18 de brumario del año VIII en el cómputo del calendario republicano francés. Bajo el pretexto de conspiraciones apoyadas por los británicos y de una rebelión jacobina, Sieyès preparó el Consejo de Ancianos (la cámara legislativa superior del Directorio) para conceder a Bonaparte el mando de todas las tropas de París. Ese mismo día, Sieyès y sus compañeros directores Roger Ducos y Paul Barras dimitieron. La pérdida de tres de los cinco Consejeros en un solo día prácticamente abolió el Directorio e impidió que se alcanzara el cuórum. Los dos consejeros restantes, ambos neojacobinos, fueron detenidos por las tropas de Bonaparte.

Al día siguiente, Bonaparte se encontró con algunos problemas en el Consejo de los 500, la cámara legislativa inferior, ya que los diputados se dieron cuenta de la pretensión. El golpe podría haber terminado en desastre en ese mismo momento de no ser por los esfuerzos del hermano de Bonaparte, Lucien, presidente del consejo, y por la presencia de granaderos leales a Napoleón. Al final, el golpe incruento del 18 de brumario fue un éxito; el Directorio se disolvió y se estableció un gobierno provisional, con Sieyès, Ducos y Bonaparte nombrados cónsules provisionales, en ese orden. Este golpe se considera en gran medida el fin de la Revolución.

Retirada y muerte

Desafortunadamente para Sieyès, Bonaparte aún no estaba preparado para dejar de lado el negocio de los golpes de Estado. Sieyès, ahora aparentemente en la cima del poder político, se apresuró a trabajar en una nueva constitución, llena de controles y equilibrios a la autoridad centralizada. Bonaparte no veía cómo esta constitución podía ser mejor que las fallidas de 1791 y 1793 y, además, pensaba que Sieyès "sabía poco de la naturaleza de los hombres" (Roberts, 231). Con su inmensa popularidad, Bonaparte fue capaz de reunir a muchos seguidores poderosos y, por lo tanto, pudo superar a Sieyès. Cuando se terminó la Constitución del Año VIII, el 24 de diciembre de 1799, era en gran medida la constitución de Napoleón y no la de Sieyès.

Tras este verdadero golpe de estado dentro del golpe de estado, Sieyès no quedó del todo desprotegido; recibió 350.000 francos en efectivo, una finca fuera de Versalles y una casa en París. Tras manifestar su apoyo a Napoleón como primer cónsul, Sieyès fue nombrado presidente del Senado. Poco después se retiró y se mantuvo alejado de la política durante el período del Primer Imperio Francés. En 1815, durante el breve retorno de Napoleón al poder durante los Cien Días, Sieyès fue nombrado miembro de la Cámara de los Pares.

Huyó de Francia en 1816 tras la Restauración borbónica; el rey Luis XVIII de Francia lo despojó de su condición de miembro de la prestigiosa Academia Francesa por su papel en la ejecución de Luis XVI. Llevó una vida tranquila en Bruselas durante 14 años, y solo regresó a París tras la Revolución de Julio de 1830. Sieyès murió allí seis años después, el 20 de junio de 1836, en el 47º aniversario del Juramento del Juego de Pelota, un acontecimiento que había tenido lugar en gran medida gracias a su influencia. Tenía 88 años.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué hizo Emmanuel-Joseph Sieyès?

El abate Emmanuel-Joseph Sieyès fue uno de los líderes del Tercer Estado al principio de la Revolución francesa y dirigió a los plebeyos para que se declararan en asamblea nacional. También ayudó involuntariamente a Napoleón a llegar al poder en el Golpe del 18 de brumario.

¿En qué creía el abate Sieyès?

El abate Sieyès creía que el Tercer Estado (todos los que no formaban parte del clero o la nobleza) constituía una nación entera por sí mismo, ya que realizaba todo el trabajo, pagaba la mayoría de los impuestos y constituía la mayor parte de la población francesa. Por tanto, pensaba que debía desempeñar un papel mucho más importante en la política y que el clero y la nobleza eran clases parasitarias.

¿Cómo ayudó el abate Sieyès a la llegada de Napoleón al poder?

El abate Sieyès se alió con Napoleón Bonaparte para derrocar al Directorio Nacional francés en el Golpe de Estado del 18 de Brumario para que Sieyès pudiera redactar una constitución mejor. Sin embargo, pronto fue superado por Napoleón, que lo dejó de lado y redactó su propia constitución.

¿Qué escribió el abate Sieyès?

El panfleto del abate Sieyès, "¿Qué es el Tercer Estado?", fue uno de los más importantes escritos antes de los Estados Generales de 1789, e influyó en los objetivos del Tercer Estado durante esa reunión.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es Traductora Pública de inglés a español, nacida y residente en Uruguay. Sus áreas de especialización como traductora son la sanidad, la educación, la historia y el derecho.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, septiembre 07). Emmanuel-Joseph Sieyès [Emmanuel-Joseph Sieyès]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21033/emmanuel-joseph-sieyes/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Emmanuel-Joseph Sieyès." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 07, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21033/emmanuel-joseph-sieyes/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Emmanuel-Joseph Sieyès." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 07 sep 2022. Web. 08 feb 2023.

Afiliación