Marqués de Condorcet

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 06 septiembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Marquis de Condorcet (by Unknown Artist, Public Domain)
Marqués de Condorcet
Unknown Artist (Public Domain)

Marie Jean Antoine Nicolas de Caritat, marqués de Condorcet (1743-1794), también conocido como Nicolas de Condorcet, fue un filósofo, teórico político y matemático francés. Se dice que sus ideas, que abarcan una amplia gama de temas, desde la educación hasta la igualdad de derechos, desde el gobierno representativo hasta la idea del progreso humano, encarnan la Ilustración o el Siglo de las Luces.

Condorcet, que comenzó su carrera en el campo de las matemáticas, rápidamente se convirtió en un intelectual respetado y se codeó con personajes como Thomas Jefferson, Leonhard Euler y Voltaire. Fue partidario de la reforma educativa y uno de los primeros defensores de los derechos de la mujer y de la abolición de la esclavitud colonial. Sus contribuciones a la ciencia política incluyen el método de votación de Condorcet y el teorema del jurado de Condorcet. Su obra más famosa, Esbozo para un cuadro histórico del progreso del espíritu humano, presenta una imagen optimista de la humanidad en el camino hacia una civilización perfectamente justa.

Eliminar publicidad

Advertisement

Condorcet desempeñó un papel importante en la Revolución francesa (1789-99) como partidario del gobierno republicano. Tras negarse a apoyar la constitución jacobina en 1793, se emitió una orden de arresto; fue detenido tras cinco meses de clandestinidad y murió en prisión dos días después. Uno de los últimos grandes filósofos de la Ilustración, Condorcet ha sido calificado como el "último testigo" de la Ilustración.

Juventud y carrera matemática

Condorcet nació el 17 de septiembre de 1743 en la ciudad de Ribemont-sur-Aisne, en Picardía. Su padre, el caballero Antoine de Condorcet, era un capitán de caballería que, mientras estaba de guarnición en Ribemont, había conocido y se había casado con la viuda Marie-Madeleine de Gaudry en 1740. Pocas semanas después del nacimiento de su único hijo, Antoine de Condorcet fue asesinado en un ejercicio militar en Neuf-Brisach. Viuda por segunda vez, la devota madre de Nicolás recurrió a la religión para reprimir su dolor; dedicó a su hijo a la protección de la Virgen María. Recibió educación privada de un instructor jesuita hasta la edad de 11 años, cuando lo enviaron a la escuela jesuita de Reims. Aunque en este colegio tuvo un temprano éxito académico, fue aquí donde probablemente desarrolló su aversión al control religioso de la educación. Perturbado por la estricta disciplina y la rígida adhesión al dogma católico que experimentó, más tarde comentaría que "la humillación y el oprobio son el estado natural de los cristianos" (Landes, 2022).

Eliminar publicidad

Advertisement

En 1765, un respetado científico clasificó a Condorcet entre los diez principales matemáticos de Europa, cuando Condorcet tenía apenas 21 años.

En 1758, continuó su formación en el prestigioso Colegio de Navarra en París. Después de graduarse en 1760, regresó brevemente a Ribemont para informar a su familia que no seguiría la carrera militar, sino que buscaría una vocación en las ciencias. Tras superar sus objeciones, regresó a París en 1762, donde trabajó en un ensayo formal sobre el tema del cálculo integral, que presentó a la Real Academia de Ciencias. Aunque el trabajo era prometedor, fue rechazado por ser demasiado desordenado y poco claro. Como no estaba dispuesto a rendirse, Condorcet presentó otro trabajo sobre el mismo tema a la Academia en febrero de 1764. Este segundo trabajo fue recibido con adulación, y los jueces lo calificaron de elegante y profundo. Se publicó en la revista anual Histoire de l'Academie des sciences en 1765 y le valió a Condorcet la atención del renombrado matemático Jean le Rond d'Alembert (1717-83), que lo tomó como protegido. Este nuevo éxito llevó incluso a un respetado científico a situar a Condorcet entre los diez matemáticos más importantes de Europa, cuando Condorcet tenía apenas 21 años.

Su ensayo sobre el cálculo integral fue seguido en 1766 por un estudio del problema de los tres cuerpos en física y, en 1768, por un ensayo sobre la aplicación del cálculo integral a la física newtoniana. En 1769 ingresó en la Real Academia de Ciencias y se convirtió en su secretario permanente en 1777. Por esta época, Condorcet comenzó a asistir al salón de Julie de Lespinasse (1732-1776), que era el lugar de encuentro favorito de muchos grandes científicos y filósofos. Aquí conocerá a los famosos matemáticos Leonhard Euler (1707-1783) y Daniel Bernoulli (1700-1782), e incluso le presentarán a Voltaire en 1770. En el salón de Lespinasse, Condorcet se ganó la reputación de ser introvertido y bastante tímido, pero de mal genio; por esta razón, Lespinasse se refirió a él como "un volcán cubierto de nieve" (Landes, 2022). Sin embargo, el titular del salón también señaló que Condorcet era un hombre fascinante con amplios conocimientos sobre diversos temas. Lespinasse dijo:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

... conversa con él, lee lo que ha escrito... y cuando lo hayas escuchado, te dirás cien veces al día que es el hombre más asombroso que has oído... Nada escapa a su atención y su memoria es tan prodigiosa que nunca olvida nada. (Baker, 1974, xii)

La política y el método Condorcet

En el salón de Lespinasse, Condorcet entabló amistad con el economista francés Anne-Robert Jacques Turgot (1727-1781), que se convertiría en el mentor político del marqués. Turgot, un defensor de la Ilustración que creía en las teorías económicas fisiocráticas, ayudaría a Condorcet a llegar a la creencia de que el propósito de una administración era servir al bien común por encima de todo. En 1774, Luis XVI de Francia (que reinó de 1774 a 1792) nombró a Turgot contralor general de finanzas. Condorcet defendió las controvertidas políticas de Turgot, como el libre comercio de cereales, la abolición de los gremios y la supresión del sistema de trabajos forzados conocido como corvée. Por su amistad y apoyo, Turgot nombró a Condorcet inspector general de la Casa de la Moneda de París.

La política de Turgot le atrajo influyentes enemigos, fue destituido de su cargo en 1776 y murió cinco años después. Condorcet nunca olvidó la caída de su mentor. Como protesta, Condorcet intentó dimitir de su cargo de inspector general, aunque su dimisión fue denegada. Aun así, Condorcet siguió defendiendo la política de Turgot, celebrando sus contribuciones al libre comercio en su obra de 1786 titulada La vida de Turgot.

Eliminar publicidad

Advertisement

Anne-Robert Jacques Turgot
Anne-Robert Jacques Turgot
Antoine Graincourt (Public Domain)

Esta experiencia hizo que el enfoque intelectual de Condorcet se orientara más hacia la política y la filosofía. Sin embargo, seguía siendo un científico de corazón y miraba la política a través de la lente de las matemáticas. Esto se ejemplifica en su Ensayo sobre la aplicación del análisis a la probabilidad de las decisiones sometidas a la pluralidad de voces de 1785, una de sus obras más significativas. En ella, Condorcet utiliza la doctrina de las probabilidades para abordar los asuntos sociales y políticos, argumentando que tal uso podría someter la vida humana a una "regla matemática" y dotar a la ciencia política de la misma precisión y certeza que las ciencias físicas (Furet, 205). Condorcet creía que la política no era tanto una cuestión de voluntad sino de razón, y que las decisiones colectivas no debían reflejar las creencias arbitrarias de los individuos, sino el juicio de los votantes sobre la verdad de las proposiciones que se les presentaban.

Por lo tanto, un voto mayoritario estaría justificado si la proposición declarada como "verdadera" por el mayor número de votantes tuviera más probabilidades de ser "verdadera" que la del menor número. Esta idea, conocida como el teorema del jurado de Condorcet, sigue siendo bien conocida dentro de la disciplina de la ciencia política, junto con el método Condorcet, un método de votación que empareja a cada candidato en una elección cara a cara con cada uno de los otros candidatos; como las elecciones cara a cara se hacen por separado, esto debería dar como resultado un candidato claramente preferido por los votantes, formalmente llamado "ganador de Condorcet". Sin embargo, algunos resultados pueden no proporcionar un ganador de Condorcet, ya que las preferencias de los votantes podrían volverse cíclicas, un problema que se ha conocido como la paradoja de Condorcet.

Aunque todavía no era republicano, el ensayo de Condorcet de 1785 demuestra que ya había reflexionado sobre la idea de la representación antes de la Revolución francesa. Su confianza en un sistema de este tipo provenía de su rechazo a la idea de que los seres humanos están motivados principalmente por el interés propio y en su creencia de que el amor y la simpatía son un factor más importante en la motivación.

Eliminar publicidad

Advertisement

Ideas sobre el feminismo, la educación y la esclavitud

La obra de Condorcet se preocupó cada vez más por la creación de una sociedad igualitaria. Convertido en uno de los filósofos de la Ilustración más conocidos de su época, su obra fue ampliamente leída, lo que hace aún más significativo el hecho de que sus puntos de vista fueran extremadamente progresistas para su tiempo, especialmente en lo que respecta a los derechos de la mujer. Comenzó a escribir extensamente sobre el tema tras el estallido de la Revolución francesa; cuando los revolucionarios empezaron a trabajar para crear una nueva sociedad basada en la igualdad y la representación, Condorcet temió, con razón, que los derechos de las mujeres fueran pasados por alto.

En 1790, publicó Sobre la admisión de las mujeres al derecho de ciudadanía, en el que abogaba por ampliar los derechos sociales y políticos de las mujeres. Su razonamiento era sencillo: la definición de los derechos naturales, tal y como la siguieron la Ilustración y la Revolución, era que estaban naturalmente imbuidos en el hombre en virtud de su condición de criatura sensible capaz de razonar y mortificar. ¿Por qué, entonces, habría que excluir a las mujeres, ya que también son seres sensibles capaces de razonar y de actuar moralmente? A partir de esta posición, Condorcet concluyó:

O ningún miembro de la raza humana tiene derechos, o todos tienen los mismos; y cualquiera que vote en contra de los derechos de otro, sea cual sea su religión, color o sexo, pierde automáticamente los suyos". (Lukes, 157)

En 1792, después de que la Primera República Francesa concediera el sufragio universal a los hombres y excluyera a las mujeres, Condorcet acusó audazmente a la nueva nación de tiranía por negar a la mitad de la población sus derechos naturales.

Eliminar publicidad

Advertisement

Condorcet creía que la educación era la emancipación del individuo y, por lo tanto, debía ser secularizada y estar al alcance de todos.

Los puntos de vista de Condorcet iban en contra de la teoría predominante de que los hombres y las mujeres eran genéticamente diferentes y las mujeres eran intelectualmente inferiores por naturaleza. Condorcet sabía que esto era un completo disparate, afirmando que si las mujeres eran en general más supersticiosas y con menos conocimientos que los hombres, era solo porque se les negaba el mismo acceso a la educación; la marginación de las mujeres no era el orden de la naturaleza, sino construida por las instituciones puestas en marcha por los hombres. Al rechazar la idea de que las mujeres no poseen la misma capacidad de razonamiento que los hombres, Condorcet volvió a defender que las mujeres gozaran de los mismos derechos naturales, sociales y políticos. Por esta línea de pensamiento, Condorcet suele ser reconocido por su duradera contribución al primer pensamiento feminista.

Para remediar la idea de que las mujeres eran menos instruidas, Condorcet también dio el paso radical de proponer que las niñas fueran educadas junto a los niños, y que tuvieran acceso a todas las mismas ocupaciones al graduarse. Al igual que Jean-Jacques Rousseau, Condorcet creía que la educación era la emancipación del individuo y, por lo tanto, debía ser secularizada y estar al alcance de todos. Junto con los derechos de la mujer y la educación, Condorcet también se convirtió en un destacado abolicionista. En 1781, escribió Reflexiones sobre la esclavitud de los negros, que contribuyó a impulsar el movimiento abolicionista en Francia. En 1788, se unió al club antiesclavista de Jacques-Pierre Brissot, la Société des Amis des Noirs, de la que fue elegido presidente en enero de 1789. Seguirá publicando extensamente sobre el tema y más tarde, como diputado de la Asamblea Legislativa, redactará proyectos de ley que atacan la esclavitud colonial.

Familia y republicanismo

En 1786, a la edad de 42 años, Condorcet se casó con Sophie de Grouchy (1764-1822), de 22 años. Ambos se habían conocido gracias a su interés común en la defensa de tres campesinos víctimas de abusos legales y que eran representados por el tío de Grouchy. Al igual que Condorcet, Sophie era una intelectual, que había aprendido inglés parcialmente para poder traducir al francés las obras de Adam Smith y Thomas Paine. Los dos se unieron por sus convicciones políticas comunes, su aversión mutua a la Iglesia católica y su optimismo sobre la naturaleza humana. Poco después de su matrimonio, Sophie abrió un salón en el Hôtel des Monnaies, donde Condorcet residía en calidad de inspector general de la Casa de la Moneda. Su salón se convirtió en uno de los más famosos de la época, acogiendo a invitados como Thomas Jefferson, Cesare Beccaria, Thomas Paine y la dramaturga Olimpia de Gouges. Durante la Revolución, el salón de Sophie se convirtió en un lugar de encuentro popular para los miembros de la facción política girondina.

Sophie de Condorcet
Sophie de Condorcet
Sophie de Condorcet (Public Domain)

Cuando la Revolución comenzó en mayo de 1789, Condorcet la recibió con entusiasmo, dando la bienvenida a la reconstrucción de la sociedad francesa. Desde el principio, participó activamente en la elaboración de los cahiers de doléances ("cuadernos de quejas") que su comunidad debía presentar a los Estados Generales de 1789. Participó activamente en la Sociedad Patriótica de 1789, de la que formaban parte, entre otros, el abate Sieyès, el marqués de Lafayette y Charles-Maurice de Talleyrand. La Sociedad de 1789, que en su momento era el segundo club político más popular después de los jacobinos, era un refugio para las élites liberales que estaban de acuerdo con los cambios de 1789, pero que creían que en 1791 había llegado el momento de poner fin a la Revolución, con Francia como monarquía constitucional.

Sin embargo, las opiniones de Condorcet rápidamente se apartarían del monarquismo constitucional debido a los acontecimientos de 1791. La fuga del rey a Varennes los días 20 y 21 de junio perturbó a Condorcet, que creía que el intento de fuga de Luis XVI significaba que no se podía confiar en él. Además, Condorcet se convenció de que la presencia de un rey en Francia solo fomentaría el desorden. Sus incipientes opiniones republicanas se confirmaron un mes después, cuando la Guardia Nacional de París abrió fuego contra un grupo de manifestantes republicanos en la Masacre del Campo de Marte, un incidente que fue más personal para Condorcet, ya que su esposa y su hija Eliza, de un año de edad, habían estado en la multitud ese día. Tras la masacre, Condorcet y su esposa Sophie se asociaron con Thomas Paine y Brissot para publicar una revista titulada Le Republicain, con el objetivo de promover el republicanismo y rechazar la monarquía constitucional. En la revista, sostenían que la monarquía en cualquiera de sus formas era una amenaza para la libertad.

Carrera revolucionaria y muerte

En septiembre de 1791, Condorcet ganó la elección a la Asamblea Legislativa, en representación de París. Fue nombrado secretario de la Asamblea y se le encargó la reforma del sistema educativo francés. El plan educativo de Condorcet, que se remonta a la influencia de Turgot y los fisiócratas, se centraba en el alumno individual y no en el colectivo, y en el pensamiento de la Ilustración. Presentado a la Asamblea en abril de 1792, este plan constituiría la base del que finalmente se adoptó.

Alineado con Brissot, Condorcet se convirtió en una de las principales voces de la Asamblea que reclamaba una república. A principios de 1792, se unió a los Brissot en la presión por la guerra con Austria, creyendo que la guerra era el único medio de extinguir la amenaza extranjera. Una vez conseguida la guerra, redactó la declaración que justificaba la suspensión del rey en agosto y convocó la Convención Nacional. En septiembre de 1792 se declaró oficialmente la Primera República Francesa y, tres meses después, Luis XVI fue juzgado por traición. Aunque apoyó el juicio en sí, Condorcet se opuso principalmente a la pena capital y fue uno de los 319 diputados de la Convención que votó a favor del encarcelamiento y destierro del rey como alternativa a la ejecución. Por supuesto, el voto a favor de la pena de muerte fue aprobado, y el antiguo rey fue ejecutado el 21 de enero de 1793.

Tras la muerte de Luis XVI, las tensiones entre los jacobinos y la facción girondina (comparativamente) moderada, dirigida por Brissot, comenzaron a crecer. Aunque no era girondino, Condorcet se vio vinculado a esta facción cuando fue colocado en el Comité de la Constitución para redactar una constitución para la nueva república. Se convirtió en el principal autor de lo que se conocería como la Constitución girondina, que nunca se sometería a votación. Después de que los radicales montañeses se hicieran con el control de la Convención, propusieron su propia constitución jacobina, que se convertiría en la Constitución del Año I. Enfurecido, Condorcet defendió su propia obra y atacó la nueva constitución, lo que le valió la ira de los montañeses dominantes. El 3 de octubre, el mismo día en que muchos girondinos prominentes fueron detenidos, se emitió una orden de arresto contra Condorcet, lo que lo obligó a esconderse.

Statue of Condorcet
Estatua de Condorcet
Eutouring (CC BY-SA)

Durante cinco meses, Condorcet se escondió en casa de un amigo. Allí escribió el Bosquejo de un cuadro histórico de los progresos del espíritu humano. Publicado póstumamente en 1795, se considera uno de los textos más significativos de la Ilustración. Tal vez un intento de Condorcet de consolarse durante la desesperación del Reinado del Terror, su Bosquejo afirma que la expansión del conocimiento de la humanidad en las ciencias naturales y sociales conduciría a un mundo justo de libertad individual y compasión moral. Representa a los seres humanos como si no tuvieran ninguna superioridad sobre los demás animales, salvo la organización corporal. A partir de estos comienzos salvajes, la humanidad ha avanzado en el camino de la iluminación y la virtud a través de nueve grandes épocas de la historia. La décima época, todavía en el futuro, solo se podrá alcanzar mediante la destrucción de la desigualdad entre naciones, la destrucción de la desigualdad entre clases y la perfectibilidad de la propia naturaleza humana, intelectual, moral y físicamente. El Bosquejo de Condorcet también es notable por su aversión a la religión y a la monarquía y por plantear que los males sociales son el resultado de la ignorancia (Baker, Sobre el bosquejo de Condorcet).

Después de meses de esconderse, la paranoia de Condorcet se apoderó de él. Creyó que lo vigilaban y, por ello, en marzo de 1794, escapó de su escondite. Durante tres días se escondió en matorrales y durmió en las cunetas de los caminos hasta llegar al pueblo de Clamart, donde fue reconocido y detenido. Fue encarcelado en Bourg-la-Reine, donde fue encontrado muerto después de dos días, el 29 de marzo, a la edad de 50 años. La forma de su muerte sigue siendo desconocida; la teoría más aceptada es que bebió veneno para evitar la indignidad de una ejecución pública. Sin embargo, algunos historiadores creen que pudo ser asesinado, o que pereció por agotamiento tras sus tres días de huida. Le sobrevivieron su esposa Sophie, que publicó sus obras inacabadas y vivió hasta 1822, y su hija Eliza, que se casaría con el revolucionario irlandés exiliado Arthur O'Connor en 1807. Aunque los restos de Condorcet se perdieron en el siglo XIX, se le dio una sepultura simbólica en el Panteón francés en 1989.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién era el Marqués de Condorcet?

El Marqués de Condorcet fue un matemático y filósofo. Se dice que su obra, que incluye la reforma educativa, el pensamiento feminista temprano, la abolición de la esclavitud, la idea del progreso humano y el método de votación de Condorcet, encarna la Ilustración.

¿Por qué fue importante el Marqués de Condorcet?

El marqués de Condorcet destaca por sus puntos de vista progresistas, sobre todo en relación con los derechos de la mujer y el gobierno representativo. También desempeñó un papel importante en la defensa de la república durante la Revolución francesa (1789-99).

¿Qué escribió el Marqués de Condorcet?

El marqués de Condorcet escribió muchas obras importantes; una de las más importantes es "Bosquejo para un cuadro histórico del progreso del espíritu humano", que se considera uno de los textos más significativos de la Ilustración y la obra más influyente sobre la idea del progreso que se haya escrito.

¿Por qué fue detenido el Marqués de Condorcet?

El marqués de Condorcet fue arrestado por su abierta oposición al gobierno jacobino al comienzo del Reinado del Terror, durante la Revolución francesa. Fue encarcelado tras meses de clandestinidad y murió en su celda dos días después.

Bibliografía

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, septiembre 06). Marqués de Condorcet [Marquis de Condorcet]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21028/marques-de-condorcet/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Marqués de Condorcet." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 06, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21028/marques-de-condorcet/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Marqués de Condorcet." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 06 sep 2022. Web. 07 dic 2022.

Afiliación