La Odisea

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Diego Villa C
Publicado el 15 marzo 2017
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Odysseus and the Sirens (by Trustees of the British Museum, Copyright)
Odiseo y las Sirenas
Trustees of the British Museum (Copyright)

La Odisea de Homero es un poema épico escrito en el siglo VIII a. C. que describe el largo viaje a casa del héroe griego Odiseo. El mítico rey navega de regreso a Ítaca con sus hombres después de la Guerra de Troya, pero se ve acosado por todo tipo de retrasos y desventuras en las que lucha contra monstruos y tormentas, también trata de resistirse a los avances de mujeres hermosas sabiendo que su fiel esposa Penélope lo espera. Para los griegos, la historia ocurrió en algún momento del siglo XIII a. C. durante la Edad de Bronce, en una heroica era dorada que fue mucho mejor que los lamentables tiempos actuales.

La Odisea es una historia tan atemporal no solo por sus monstruos aterradores, las escenas de acción desgarradoras y la gran cantidad de información sobre la geografía y leyendas mediterráneas, sino también porque involucra la trama irresistible de un héroe digno que intenta desesperadamente regresar a su ciudad, a su trono y con su familia. El lector queda igualmente emocionado y exasperado, al igual que lo está el propio Odiseo, quien con cada nuevo revés reafirma su voluntad de llegar a casa. La Odisea es la primera, y todavía para muchos, la mejor historia que se haya escrito jamás.

Eliminar publicidad

Advertisement

Orígenes

La Odisea, escrita en algún momento del siglo VIII a. C. (aunque algunos estudiosos la ubican en el siglo VI a. C.), es un poema épico de más de 12.000 líneas organizado por eruditos en Alejandría en 24 cantos. Los griegos pensaban que su autor Homero era de Quíos o Jonia y le atribuyeron tanto este libro como su precuela, La Ilíada, las dos obras maestras de la literatura griega. También pensaban que era el mejor escritor de todos los tiempos y se referían a él simplemente como "el poeta". Homero se basó en una larga tradición oral a través de la cual se relataban los mitos griegos y esta herencia se ve en la repetición de epítetos, frases introductorias y fórmulas descriptivas recurrentes. Algunos estudiosos ven a la Odisea como la obra de un Homero que se encontraba en la última etapa de vida, de ahí que el tema y el estilo sean ligeramente diferentes en comparación con la Ilíada. Otros estudiosos sostienen que la obra proviene a otro autor precisamente por estas diferencias, por lo que es poco probable que el asunto se resuelva.

El poema cubre el viaje de regreso de Odiseo, el mítico rey de Ítaca, desde la Guerra de Troya en Anatolia hasta su hogar. Los griegos finalmente habían saqueado Troya después de un asedio de 10 años, pero su crueldad provocó la ira de los dioses, por lo que la gran flota griega sería azotada por tormentas y desgracias, aunque ninguna embarcación sufriría más que la de Odiseo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Homer
Homero
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Al igual que la Ilíada, que cubre solo 52 días de la Guerra de Troya, la Odisea solo cubre 42 días del viaje de los 10 años de Odiseo, y los eventos ocurridos se relatan en retrospectiva. Una vez más, esto se debe a que a Homero le preocupa más una verdad universal que una simple historia de regreso a casa. Las aventuras del héroe contra pueblos y monstruos extraños son un recurso para mostrar el valor y la necesidad de la civilización, el hecho de que la vida en la ordenada Ítaca griega es superior a la que tienen los lotófagos extranjeros y los cíclopes bárbaros. Odiseo tendrá que afrontar pruebas que amenazan su vida y tentaciones irresistibles (incluso una oferta de inmortalidad), y con frecuencia es ayudado por Atenea pero está constantemente a merced de Poseidón, y debe literalmente ir al infierno y volver, pero su deseo de volver a casa y a la civilización nunca morirá; sus habilidades superiores y su cultura, junto con la voluntad divina, harán posible que lo haga. No puede haber otro final; la civilización, como siempre, prevalecerá.

Canto I - Los intrusos se han apoderado del palacio

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Saltamos a la historia cerca del final cuando Odiseo está en manos de la ninfa Calipso en su remota isla. Todos los demás héroes que estaban destinados a regresar sanos y salvos a casa después de la guerra de Troya ya lo han hecho. Poseidón ha decidido interferir en el camino de Odiseo ya que este mató al hijo del dios, Polifemo el Cíclope, pero los demás dioses ahora están de acuerdo en que el héroe también podrá regresar a casa. Mientras tanto, en Ítaca, muchos pretendientes sin escrúpulos y totalmente indignos, 108 para ser precisos, tratan de ganarse el favor de Penélope, la esposa de Odiseo, y se han apoderado del palacio para su propio placer. También conocemos al hijo del héroe, Telémaco, un buen joven modelo con sentido común. Atenea, disfrazada, le dice a Telémaco que vaya en un barco y encuentre a su padre para poner a esta multitud de impostores en su lugar. Si no puede encontrar a su padre, deberá limpiar el palacio él mismo y encontrarle a la reina un nuevo marido que sea adecuado.

Canto II – Penélope espera el regreso de Odiseo

néstor: «no hubo nadie que en prudencia quisiese igualarse con el divinal Odiseo (...) que entre todos descollaba por sus ardides de todo género» (III:102)

Se nos ha dicho que Penélope había resistido sabiamente la implacable presión de sus pretendientes para volver a casarse: una treta que usó fue prometer su mano solo cuando compretara un sudario para su suegro Laertes, pero cada noche deshacía el trabajo que había hecho durante el día. Haliterses toma un presagio de dos águilas peleando entre sí para indicar que Odiseo, después de un lapso de 20 años, está destinado a regresar y poner su casa en orden al vengarse de aquellos que saquean su riqueza. Atenea nuevamente le dice a Telémaco que salga de Ítaca y encuentre a su padre, y con su ayuda, se reúnen un barco y una tripulación.

Eliminar publicidad

Advertisement

Canto III - Telémaco conoce a Néstor

Telémaco llega al palacio de Néstor en Pilos. El anciano héroe le cuenta cómo, después de la caída de Troya, la flota griega se dividió y no sabe qué pasó con los barcos y los hombres de Odiseo. Néstor cuenta cómo Agamenón fue asesinado por Egisto a su regreso a Micenas, pero Orestes vengó el asesinato de su padre. Esta es una advertencia para el joven príncipe de no dejar Ítaca demasiado tiempo a merced de los pretendientes de Penélope.

Canto IV - Telémaco conoce a Menelao

Telémaco llega al palacio de Menelao en Esparta. El rey tampoco conoce el destino de Odiseo. Helena cuenta la vez que Odiseo entró audazmente en Troya disfrazado de mendigo y Menelao habla del gran caballo de madera que los griegos usaron para entrar en la ciudad. Menelao luego relata su encuentro con el Viejo del Mar cerca de Faros, quien le dijo que Odiseo estaba retenido por las garras de la ninfa Calipso en su remota isla. Mientras tanto, de vuelta en Ítaca, los pretendientes practican deportes y siguen comiendo fuera y dentro de la casa de Odiseo. Estos descubren la expedición de Telémaco y planean tenderle una emboscada en Asteris pero Atenea le asegura a Penélope que no le ocurrirá nada a su hijo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Canto V - Zeus ordena a Calipso que libere a Odiseo

NARRADOR: «ODISEO, que estaba llorando en la ribera, donde tantas veces, consumiendo su ánimo con lágrimas, suspiros y dolores, fijaba los ojos en el ponto estéril y derramaba copioso llanto» (V:75)

Atenea persuade a Zeus para que libere a Odiseo de las garras de Calipso. Hermes es enviado para transmitir el mensaje, Calipso se indigna después de haber rescatado al marinero naufragado; sin embargo ella se inclina, como todos lo deben hacer, ante la voluntad de Zeus. Bueno, casi, porque lanza una última oferta para que el héroe se quede: la inmortalidad. Odiseo se niega después de acostarse con la ninfa por última vez y luego hace zarpar la embarcación. Llegará a los dominios de los hospitalarios feacios, pero solo después de un arduo viaje de 20 días en los que se vio azotado por las tormentas de Poseidón.

Canto VI - Nausícaa le da la bienvenida a Odiseo

Eliminar publicidad

Advertisement

Después de que Atenea se asegura de que nuestro héroe llega sano y salvo a la tierra de los feacios, la princesa Nausícaa descubre que el náufrago acaba de llegar a la playa con nada más que un trozo de follaje para cubrir sus partes privadas. Le dan un baño y lo peinan, también le dan una túnica nueva y fina, y comida para que logre verse poderoso e impresionante una vez más.

Canto VII - Odiseo conoce a Alcínoo

Odiseo llega al palacio real de Alcínoo, que resplandece con muros de bronce, estatuas de oro y frondosos árboles frutales. El rey acepta la solicitud de ayuda de Odiseo para que este pueda regresar a Ítaca.

Canto VIII - Los juegos feacios

Para darle a nuestro héroe una despedida adecuada, se prepara un banquete y algunos juegos deportivos que Odiseo gana con facilidad. Los juegos están precedidos por un bardo que cuenta la pelea entre Odiseo y Aquiles y sigue luego con la historia de cómo Hefesto atrapó a Ares cuando trató de seducir a su esposa Afrodita. Finalmente, se canta otra historia sobre el caballo de madera y el rey revela una profecía según la cual un día Poseidón hará naufragar un buen barco proveniente de Feacia.

Canto IX - El cíclope

Odiseo: «y llegamos a la tierra de los ciclopes soberbios y sin ley; quienes, confiados en los dioses inmortales, no plantan árboles, ni labran los campos» (IX:105)

Alcínoo le pide a Odiseo que le cuente a la corte sus aventuras. El héroe amablemente accede y describe su saqueo de los Cicones que, como era de esperar, se defendieron y expulsaron a sus hombres del lugar. Luego fueron golpeados por tormentas y terminaron en la tierra de los lotófagos, donde algunos de sus hombres comieron el legendario fruto del loto, que hace que la gente olvide. Por lo tanto, parten antes de que toda la tripulación sucumba al poder de la fruta que induce al letargo y el grupo llega a la tierra de los cíclopes. Estos gigantes de un solo ojo, aunque buenos queseros, viven aislados; no tienen leyes ni sentido de comunidad, son por tanto, muy inferiores al mundo civilizado al que pertenece Odiseo.

Los hombres de Odiseo encuentran una cueva llena de suministros y esperan dentro a que el dueño regrese, pero cuando este lo hace, el cíclope gigante cierra la entrada de la cueva con una enorme roca. El monstruo prepara un bocadillo de dos hombres para la cena y dos más para el desayuno. El ingenioso Odiseo entonces emborracha al cíclope con vino y lo ciega con un palo gigante que ha afilado. Los hombres pueden escapar de las garras del monstruo herido atándose a sí mismos bajo el vientre de las ovejas de Polifemo. Lanzando una piedra al barco de Odiseo mientras se aleja, el cíclope llama a su padre Poseidón para asegurarse de que los héroes nunca regresen a casa con vida.

Odysseus Blinding the Cyclops
Odiseo cegando al cíclope
Dan Diffendale (CC BY-NC-SA)

Canto X – Eolo y Circe

Los hombres de Odiseo son entretenidos por Eolo, el dios de los vientos, en la fabulosa isla de Eolia. Eolo le da a Odiseo un regalo en una bolsa de cuero, dentro de la cual están todos los vientos, que guarda cuidadosamente en la bodega del barco. Después de nueve días de vientos favorables dirigidos por Eolo, los héroes se acercan a casa cuando ocurre un desastre. Odiseo se duerme y su tripulación, pensando que la bolsa está llena de oro, la abre y libera los vientos, que rápidamente llevan la flota de regreso a Eolia. El dios del viento se niega a ayudar a un grupo tan desgraciado por segunda vez, pero los héroes logran llegar a Telépilo. Aquí los hombres reciben una furiosa bienvenida por parte de los lestrigones, que arrojan piedras a los barcos y se comen a los hombres que desembarcan en tierra.

Luego, los héroes cada vez más débiles y ahora prácticamente perdidos, aterrizan en Eea, hogar de la diosa Circe. La célebre hechicera recibe a un grupo de ellos con una bebida que hace que pierdan la memoria, y peor aún, los convierte en cerdos. Odiseo descubre esto y se pone en camino para liberarlos, se encuentra con Hermes, quien le da una droga para hacerlo inmune a las pociones de Circe. Después de hacer que la diosa prometa liberar a sus hombres, la pareja se retira a los aposentos de Circe. La fiesta dura todo un año, los hombres disfrutan de una buena comida y Odiseo disfruta de Circe. Posteriormente, Odiseo podrá irse, pero Circe insiste en que primero visite el Hades, donde el profeta muerto Tiresias le dará instrucciones sobre cómo llegar a su casa en Ítaca.

Aquiles: «preferiría ser labrador y servir a otro, o un hombre indigente que tuviera poco caudal para mantenerse, a reinar sobre todos los muertos» (XI:487)

Canto XI - Odiseo visita el Hades

Abajo en el temido Hades, Tiresias le dice a Odiseo que tiene la oportunidad de llegar a casa, liberar al palacio de los intrusos y tener una muerte pacífica en la vejez, pero que por ningún motivo debe molestar el ganado sagrado del dios sol Helios en su isla de Trinacia. Odiseo se encuentra con muchos otros espíritus, incluida su madre, Leda, Agamenón, Aquiles, Minos, Orión, Tántalo, Sísifo y Hércules.

Canto XII - Las Sirenas, Escila y Caribdis

Odiseo regresa con Circe, quien le advierte de las sirenas, criaturas mitad pájaro y mitad mujer que atacan a los marineros. Aconseja a los hombres que se tapen los oídos con cera y que Odiseo se amarre al mástil. Luego debe negociar el paso a través del monstruo de seis cabezas Escila y el remolino mortal Caribdis. También recibe una segunda advertencia sobre la locura que representa el interferir con los rebaños de Helios. Los héroes zarpan a través del mar oscuro una vez más y sortean los peligros descritos por Circe para llegar a Trinacia. Atrapados en la isla con vientos desfavorables, los hombres llegan a estar tan desesperadamente hambrientos que sacrifican unas pocas reses mientras Odiseo duerme. La venganza es rápida y el barco naufraga por una tormenta tan pronto como parten de la isla. El único superviviente es Odiseo, que cae de vuelta en las garras de Caribdis. Salvado por la rama de una higuera, Odiseo es arrojado fuera del remolino, y después de nueve días a la deriva en los restos de su barco, llega una vez más como náufrago, a la isla de Ogigia, hogar de la ninfa Calipso.

Siren
Sirena
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Canto XIII - Ítaca al fin

Odiseo ahora se despide de Alcínoo y parte de Feacia. El héroe finalmente llega a Ítaca. Es el final de su odisea de 10 años y de su ausencia de 20 años, pero ahora comienza su batalla para recuperar el trono. Poseidón tiene un truco bajo la manga y hunde el barco feacio que regresa, cumpliendo así la profecía. Mientras tanto, Atenea aparece y le dice a Odiseo que no revele su verdadera identidad cuando regrese al palacio, ya que deberá lidiar con la horda de pretendientes de Penélope. Atenea lo transforma en un viejo mendigo y va a buscar a Telémaco a Esparta.

Canto XIV - Eumeo, el porquerizo

Odiseo encuentra a su viejo y fiel sirviente, el porquerizo Eumeo que vive en las colinas, pero permanece disfrazado y finge ser un aventurero cretense. Se da de comer y de beber al rey, y se le informa sobre sobre la situación en el palacio. Eumeo cuenta que Telémaco se ha convertido en un buen muchacho, que era solo un bebé cuando Odiseo partió para la guerra de Troya.

Canto XV - Atenea advierte a Telémaco

Atenea insta a Telémaco a regresar a Ítaca y le advierte que los pretendientes esperan para emboscar su barco cerca de Samos. Se le dice además que informe primero a Eumeo. Después de una fiesta y aceptando una fina copa de plata y oro de Menelao, se marcha. Mientras tanto, Eumeo le informa a Odiseo que su padre Laertes todavía está vivo y reza a diario por el regreso sano y salvo del rey. Telémaco llega a Ítaca.

Odysseus
Odiseo
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Canto XVI - Odiseo conoce a Telémaco

Telémaco llega a la cabaña de Eumeo. Inicialmente mantiene su disfraz pero después Odiseo revela su verdadero yo a Telémaco y el par se abraza entre lágrimas. Odiseo le dice a su hijo que regrese al palacio, él también irá allí, pero disfrazado como el viejo mendigo. Telémaco debe retirar todas las armas del gran salón y pase lo que pase no deberá revelar la verdadera identidad de su padre.

Canto XVII - Odiseo regresa al palacio

Telémaco regresa al palacio. Su madre está encantada de volver a verlo, aunque no así los pretendientes. Odiseo llega a su palacio disfrazado y solo su viejo perro Argos lo reconoce. El rey camina alrededor de los pretendientes pidiendo una pequeña ofrenda pero solo recibe ataques verbales y físicos.

Canto XVIII - Dos mendigos

Otro mendigo, Iro, llega al palacio y pelea con Odiseo mientras los pretendientes los miran alegremente. Odiseo gana con facilidad, pero no con tanta facilidad como para que delate su disfraz. Mientras tanto, Penélope, embellecida aún más por Atenea, convence a cada uno de sus pretendientes para que le ofrezcan un regalo fabuloso.

Canto XIX - Odiseo es reconocido

Al caer la noche, Odiseo le recuerda a Telémaco que retire todas las armas del gran salón al día siguiente. Todavía disfrazado, Odiseo conversa con Penélope, quien le revela cómo ha retrasado a sus pretendientes mientras su marido repite su historia aventurera de toros y gallos de Creta. Más tarde, una sirvienta, Euriclea, baña al invitado y reconoce al rey cuando ve una vieja cicatriz, pero Odiseo le obliga a guardar silencio. Penélope revela su plan para encontrar al mejor pretendiente al organizar una competencia de tiro para ver quién puede hacer pasar una flecha a través de doce cabezas de hacha. Odiseo el mendigo está de acuerdo. Al día siguiente será el ajuste de cuentas.

Head of Penelope
Cabeza de Penélope
Carole Raddato (CC BY-SA)

Canto XX - Los pretendientes se reúnen

Odiseo piensa cómo lidiar con la horda de pretendientes de Penélope mientras se reúnen en el gran salón para las festividades del día. Durante la fiesta, el mendigo Odiseo vuelve a ser física y verbalmente atacado.

Canto XXI - El arco de Odiseo

«¡Ah, perros! No creías que volviese del pueblo troyanos a mi morada y me arruinabais la casa, forzabais las mujeres esclavas y, estando yo vivo, pretendíais a mi esposa (...) Ya pende la ruina sobre vosotros todos» (XXII:35)

Penélope saca el arco de su marido de un cuarto y desafía a los pretendientes a una competencia de tiro; el vencedor ganará su mano. Sin embargo, el arco es un arma tan poderosa que ninguno de los pretendientes puede siquiera tensarlo, y mucho menos disparar una flecha a través de las 12 cabezas de hacha. Mientras tanto, Odiseo instruye a los sirvientes que bloqueen todas las puertas del gran salón. Luego, el rey tensa sin esfuerzo el arco y hace vibrar la cuerda para que cante como una golondrina, simbólicamente, el pájaro que regresa cada año al mismo nido tal como nuestro héroe está a punto de hacerlo. Zeus provoca un trueno, y Odiseo dispara su flecha recta y certera a través de las 12 cabezas de hacha.

Canto XXII - La venganza de Odiseo

Odiseo se vuelve hacia los presentes y revela su verdadera identidad. El rey es despiadado y acaba con los pretendientes uno por uno con sus flechas mortales. Odiseo, el saqueador de ciudades, ahora arrojando lanzas y cortando con su espada, los mata a todos, de modo que el salón del palacio queda sembrado de cabezas aplastadas y ríos de sangre. Luego, los criados desleales son detenidos y colgados.

Canto XXIII - El rey y la reina reunidos

Odiseo y Penélope se reencuentran. Algunos estudiosos consideran que la Odisea termina aquí por motivos estilísticos, pero otros piensan que el resto ata algunos cabos sueltos. El texto continúa con marido y mujer contándose todo lo que ha sucedido en ausencia del otro. Odiseo se prepara para encontrarse con los clanes de los pretendientes asesinados.

Canto XXIV - Paz en Ítaca

Hermes conduce las almas de los pretendientes muertos a los temidos salones del Hades. Estos se encuentran con Aquiles y Agamenón y cuentan la historia de la venganza de Odiseo. Mientras tanto, Odiseo se reencuentra con su padre Laertes. Luego sigue una breve batalla entre el rey y las familias de los pretendientes muertos, pero los dioses intervienen y la paz se restablece en el reino de Ítaca. Así termina la Odisea.

***

Nota de la revisora: las citas fueron tomadas de una versión al español que se puede consultar haciendo clic aquí.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Diego Villa C
Profesional en lenguas con estudios literarios. Profesor de castellano, escritor, traductor y entusiasta de la historia. Áreas de interés: literatura, artefactos antiguos, la historia de las religiones, la astrología, la arquitectura, la historia militar y del arte.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2017, marzo 15). La Odisea [Odyssey]. (D. V. C, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14584/la-odisea/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La Odisea." Traducido por Diego Villa C. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 15, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14584/la-odisea/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La Odisea." Traducido por Diego Villa C. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 mar 2017. Web. 07 oct 2022.

Afiliación