Escila y Caribdis

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Jorge A. Vergara
Publicado el 26 febrero 2017
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Scylla Terracotta Plaque (by The British Museum, Copyright)
Escila en una placa de terracota
The British Museum (Copyright)

Escila y Caribdis eran monstruos de la mitología griega que habitaban en el estrecho de Mesina, el estrecho mar entre Sicilia y el continente italiano. Escila era una criatura terrible con seis cabezas y doce pies que se aprovechaba de los marineros que pasaban, al tiempo que Caribdis, que vivía en el lado opuesto del estrecho, era otro monstruo que, con el tiempo, se transformó en un remolino más racional, pero no menos letal, según la imaginación de los antiguos . Odiseo tuvo que negociar un pasaje a través de sus garras mortales en la Odisea de Homero.

Escila

Según Hesíodo, Escila era la hija de Hécate que estaba asociada con la Luna y el Inframundo, y especialmente con los feroces sabuesos. Homero, sin embargo, nombra a la madre de Escila como Crataeis. Su padre es el dios del mar Forcis, pero también puede ser Tifón, Tritón o Tirreno, todas las figuras relacionadas con el mar. Una tradición posterior la convierte en una hermosa humana mortal que tiene aventuras con Poseidón, Minos de Creta, y el dios del mar Glauco hasta que es transformada por la hechicera Circe o la consorte de Poseidón, la ninfa del mar Anfitrita, en un monstruo por celos. La chica es sorprendida desprevenida en su piscina, y cuando las hierbas mágicas son arrojadas al agua, se convierte en la horrible criatura.

Eliminar publicidad
Advertisement
"escila NO NACIÓ PARA morir: ELLA ES TERRORífica, INTRATABLE, FEROZ E IMPOSIBLE de combatir." - HOMERo

Escila, cuyo nombre significa “la que desgarra” o “cachorro”, solo podía hacer el ruido de un cachorro, pero estaba bien dotada en otras áreas, con seis patas y seis cabezas que brotaban de varias partes de su cuerpo, cada una con tres filas de dientes feroces, por lo que su mordida era definitivamente peor que su ladrido. En una cueva en lo alto de los acantilados del estrecho, Escila esperaría que una presa desprevenida (peces, delfines y hombres) se cruzara en su camino y sacaba una de sus cabezas para arrastrar a la víctima de vuelta a su guarida y aplastarla y devorarla por placer. Homero describe así a esta criatura temerosa:

Nadie podía mirarla con deleite, ni siquiera un dios si pasaba por allí. Tiene doce pies, todo colgando en el aire, y seis cuellos escuálidos, cada uno con una cabeza espeluznante con una fila triple de colmillos, fijados grueso y cerca, y amenazando a la muerte. Hasta la cintura, está hundida en las profundidades de la cueva, pero sus cabezas sobresalen del temible abismo, y así pesca desde su propia morada, andando ávidamente alrededor de la roca. (Odisea, 12:87-95)

Homero, de nuevo a través de la voz de advertencia de Circe, también describe el acantilado donde vive Escila:

Eliminar publicidad
Advertisement

Su pico agudo... está coronado por nubes negras que nunca se desvanecen ni despejan la parte superior, incluso en verano o en el momento de la cosecha. Ningún hombre en la tierra podría subir a la cima de ella o incluso conseguir un punto de apoyo en ella, ni siquiera si tenía veinte manos y pies para ayudarle, porque la roca es tan lisa como si se hubiera pulido. Pero a la mitad del risco hay una caverna oscura, frente al oeste y que desciende hasta Erebus... Incluso un joven arquero fuerte no podía llegar a la boca abierta de la cueva con una flecha disparada desde abajo en un barco... Ninguna tripulación puede presumir de haber navegado su barco por Escila y salir ileso... Escila no nació para la muerte: ella es terrorífica, intratable, feroz e imposible de combatir. (ibíd, 12:75-120)

Scylla, Red-Figure Vase
Escila, jarrón de figura roja
Marie-Lan Nguyen (Public Domain)

El poeta griego de la tragedia del siglo III a.C., Licofrón, cuenta una tradición de que fue asesinada por el especialista en matar monstruos, Hércules, pero, por lo demás, el destino de Escila es desconocido. Escila apareció en las monedas del siglo V a.C. de Cumas y Acragas (moderno Agrigento en Sicilia) y en numerosos recipientes de cerámica de figuras rojas durante los siglos V y IV a.C., en particular los del Ático y la cerámica de figuras rojas del sur de Italia. Se la suele representar como un tipo de sirena con cabezas de perros que salen de su cintura.

Caribdis

Un monstruo de descripción desconocida, se pensaba que Caribdis era la hija de Poseidón y Gaia (Tierra) y que moraba frente a Escila en los mismos estrechos. Fue lanzada allí después de ser golpeada por el rayo de Zeus, quizás como castigo por su carácter lujurioso. Racionalizada con la forma de un remolino o vorágine, se creía que sus aguas absorbían y soplaban tres veces al día. Tal fue la poderosa fuerza de esta turbulencia que ninguna nave pudo sobrevivir a las atenciones de Caribdis.

Eliminar publicidad
Advertisement

Odiseo

En la Odisea de Homero, las aguas turbulentas de Caribdis destruyeron el barco del héroe Odiseo en su camino a casa desde la Guerra de Troya. Luego de haber sobrevivido a las sirenas, la nave, tratando de evitar a Caribdis, se acercó demasiado a la guarida de Escila. Seis miembros de la tripulación de Odiseo, los seis mejores, fueron capturados por las seis cabezas de Escila mientras atravesaban las turbulentas aguas de los angostos estrechos. El barco dejó atrás a las víctimas, que todavía gritaban, y logró atravesar el pasaje, pero la huida fue solo temporal.

Scylla, Agrigento Coin
Escila, moneda de Agrigento
The British Museum (Copyright)

Una vez que desembarcaron en Sicilia, los hombres de Odiseo ignoraron las estrictas instrucciones y cocinaron un ganado sagrado que pertenecía a Hiperión. Como castigo, Zeus envió una tormenta, y uno de sus rayos destrozó el mástil y mató al timonel mientras se derrumbaba. El barco naufragó, la tripulación se ahogó, y solo Odiseo sobrevivió atando pedazos de restos flotantes. Los dioses no estaban del todo derrotados, ya que otra tormenta arrastró al héroe de vuelta a Caribdis. Odiseo fue golpeado durante un buen tiempo hasta que logró escapar agarrándose a la rama que sobresale de una higuera silvestre. Luego cronometró su salida esperando que las aguas lo arrojaran fuera y lejos a un lugar seguro junto con los restos de su barco. Después de nueve días a la deriva, la suerte del héroe cambió, y llegó a la isla de Ogigia, donde la encantadora Calipso ayudó a su descanso y recuperación durante los siguientes siete años.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Jorge A. Vergara
Jorge es profesor de inglés independiente y estudiante de gramática y etimología inglesa. Bridge IDELT Diploma, Bridge English Grammar Advisor. Actualmente cursando la carrera profesional de traducción intérprete Inglés - Español. Un apasionado investigador de la historia universal.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2017, febrero 26). Escila y Caribdis [Scylla and Charybdis]. (J. A. Vergara, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15734/escila-y-caribdis/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Escila y Caribdis." Traducido por Jorge A. Vergara. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 26, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-15734/escila-y-caribdis/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Escila y Caribdis." Traducido por Jorge A. Vergara. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 26 feb 2017. Web. 21 abr 2024.

Afiliación