Los sajones

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por David Sanjuan
Publicado el 15 junio 2023
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco
Anglo-Saxon Clothing, 6-9th century CE (by Albert Kretschmer, Public Domain)
Vestimenta anglosajona, siglos VI-IX
Albert Kretschmer (Public Domain)

Los sajones fueron un pueblo germánico de una región al norte del río Elba que se extendía desde Holstein (en la actual Alemania) hasta el mar del Norte. Los sajones que migraron a Britania en los siglos V y VI d.C. junto con los anglos, los frisones y los jutos pasaron a ser conocidos como anglosajones para diferenciarlos de los del continente europeo.

Se cree que su nombre proviene de un tipo de cuchillo que solían usar, conocido como seax, y a la región de donde procedían se la denominaba Sajonia. Los sajones continentales entraron en conflicto con los francos y estos últimos los absorbieron durante el reinado de Carlomagno tras las guerras sajonas (772-804), mientras que los que emigraron a Britania establecieron los reinos de Kent, Wessex (sajones occidentales), Sussex (sajones meridionales), Essex (sajones orientales), Anglia Oriental y Mercia; posteriormente, Middlesex (sajones medios) surgió como parte de Essex. Estos pueblos pasaron a ser conocidos en su conjunto como anglosajones, a pesar de que las comunidades iniciales estaban formadas por anglos, frisones, jutos y sajones. En un primer momento, el término anglosajón no tenía ninguna relación con la etnicidad y sí con la claridad; como se ha apuntado, tan solo designaba a aquellos que habían emigrado a Britania desde los territorios germánicos y, al parecer, empezó a utilizarse sobre todo después de 1066.

Eliminar publicidad
Advertisement

Los sajones fueron uno de los últimos pueblos europeos en adoptar el cristianismo, puesto que lo asociaban con los francos, sus rivales en el continente europeo, pero principalmente porque su sistema de creencias (el paganismo germánico) era una parte esencial de su vida diaria y de su estructura social. La fidelidad de los sajones a los ritos y tradiciones paganas, incluso tras su conversión nominal al cristianismo entre los siglos VII y IX, tuvo influencia en las prácticas cristianas y, de igual forma, su lengua participó en el desarrollo del inglés antiguo en Britania.

EN EL CONTINENTE EUROPEO, LAS TRADICIONES SAJONAS CONTINUARON INCLUSO TRAS LA CONQUISTA FRANCA BAJO EL MANDO DE CARLOMAGNO.

Los reyes sajones, como Alfredo el Grande (que reinó del 871 al 899), incentivaron la alfabetización y la producción de libros en el inglés de la época, hasta la conquista normanda de Inglaterra en 1066 y la introducción del francés como lengua de la corte, lo que dio lugar al inglés medio que terminaría por convertirse en el inglés moderno. En el continente europeo, las tradiciones sajonas continuaron incluso tras la conquista franca bajo el mando de Carlomagno, lo que influyó en el desarrollo de la cultura germánica y sus costumbres. En Britania, el periodo anglosajón abarca del año 410 al 1066 (desde la marcha de los romanos hasta las invasiones normandas) y en el continente desde el siglo IV hasta el año 804 (desde la primera mención que se hace de ellos hasta su derrota en las guerras sajonas), pero su legado duró mucho más tiempo, e incluso llegó a la época moderna.

Eliminar publicidad
Advertisement

Orígenes

Se cree que los sajones aparecen mencionados por primera vez en la Geografía de Claudio Ptolomeo (en torno a 100 d.C. - en torno a 170 d.C.), pero es posible que este se refiriera a otro pueblo cuyo nombre se tradujo como axones y que posteriormente se confundió con los sajones porque este nombre era más conocido. La que probablemente es la primera mención de los sajones data del 356 y hace alusión a ellos como piratas junto con los francos, pero no ofrece ninguna información sobre su origen. El cronista sajón Viduquindo de Corvey (en torno a 925-973), en su libro Hechos de los sajones, escribe:

Primero, ofreceré un poco de información sobre el origen y la condición del pueblo. En esta sección, me apoyo únicamente en la tradición porque el paso de tanto tiempo ha enturbiado cualquier certeza. Hay muchos desacuerdos sobre esta cuestión. (Cap. 2)

Pasa entonces a relatar cómo los sajones proceden del pueblo danés o de los griegos o que fueron veteranos macedonios del ejército de Alejandro Magno. Los académicos modernos rechazan todas estas argumentaciones. Viduquindo cuenta cómo llegaron en barco a Hadeln (en la orilla izquierda del río Elba) y entraron en conflicto con los turingios que vivían allí. Tras varias batallas y muchas muertes, se firmó un tratado que otorgaba a los sajones la libertad de comerciar en la región, pero les prohibía trabajar la tierra o establecer asentamientos permanentes.

Eliminar publicidad
Advertisement

Map of the Saxon Shore, c. 380 CE
Mapa de la costa sajona, en torno a 380 d.C.
Cplakidas (CC BY-SA)

Viduquindo basa su obra en las historias griegas y romanas y, en esta sección, o bien sigue el hilo de un escritor anterior, o bien bebe libremente del relato de la reina Dido y la fundación de Cartago. Afirma que un joven sajón, cargado de oro, fue a visitar a los turingios y les dijo que aceptaría cualquier cosa que le dieran por ello. Le dieron a cambio una buena cantidad de tierra y este volvió a su barco. Los turingios estaban muy satisfechos con el trato y pensaron que el hombre que lo había llevado a cabo era bastante listo, pero el joven sajón “esparció una finísima capa de esa tierra sobre los campos cercanos y se apropió así de ese lugar construyendo luego campamentos fortificados” (Cap. 5). Puesto que legalmente había intercambiado el oro por la tierra, y ahora esa tierra estaba esparcida por el territorio, esas tierras pertenecían a los sajones y, cuando los turingios pusieron objeciones, aquellos les explicaron este hecho y que estaban en su derecho de defender su propiedad; de esta forma se estableció la región de Sajonia y, según Viduquindo, los turingios cambiaron radicalmente de opinión respecto a la transacción del oro por la tierra.

Cultura y religión

No está claro cómo se fundó exactamente Sajonia ni de dónde proceden los sajones, ya que los primeros sajones no dejaron nada escrito. Muy posteriormente, Viduquindo escribe que, después de que los sajones se hubieran establecido, los francos se aliaron con estos para derrotar a los turingios y que luego los francos planeaban traicionar y atacar a los sajones. Sin embargo, estos supieron del plan y masacraron a los francos atacándolos por sorpresa. Luego, constituyeron las que serían las provincias de Angria, Ostfalia y Westfalia de Sajonia.

PARECE QUE LOS SAJONES HABRÍAN PRACTICADO UNA FORMA DE PAGANISMO GERMÁNICO, QUE INCLUÍA LA VENERACIÓN DE UN PILAR SAGRADO.

La información sobre la cultura y religión sajonas también es incierta. Su religión no tenía escrituras o liturgia escrita y todo lo que se sabe de sus tradiciones proviene de escritores cristianos posteriores. Parece que habrían practicado una forma de paganismo germánico, que incluía la veneración de un pilar sagrado conocido como Irminsul, que podría haber simbolizado el árbol de la vida (famoso por la religión nórdica). Su dios principal era Woden (Odín) y los rituales religiosos tenían como centro el Irminsul, erigido en una arboleda sagrada, o bien se celebraban en arboledas sin el pilar. Según el académico Roger Collins, el Irminsul estaba “asociado directamente con las victorias militares y las conquistas” y se usaba para congregar a los sajones para las campañas militares (281).

Eliminar publicidad
Advertisement

La religión daba forma a la estructura social de los sajones con los nobles en lo más alto de la jerarquía, luego los hombres libres y después la clase baja y los esclavos, lo que se inspiraba en la creencia en deidades superiores, medias e inferiores. La ley sajona prohibía el matrimonio entre clases diferentes, pero las tres estaban representadas en los consejos y tenían voz en las decisiones legales y en la legislación.

Se realizaban sacrificios a los dioses regularmente y se celebraban festivales anualmente en fechas que posteriormente se cristianizarían, como el 25 de diciembre que se celebraba como Yule, e incluían la tradición de decorar árboles e intercambiar regalos. Al parecer, se consideraba que el Irminsul conectaba el inframundo con la tierra y hasta el cielo y, por lo tanto, se lo veneraba como símbolo del alcance universal de los dioses y de su vínculo con la humanidad.

Migraciones, piratería y narraciones de la invasión

Los sajones, como muchos otros pueblos, se vieron afectados por los cambios sociopolíticos y los desplazamientos de poblaciones del llamado período de las grandes migraciones del siglo IV al siglo VI. El Imperio romano de Occidente se encontraba en decadencia durante este periodo y pueblos que hasta entonces habían sido sedentarios, como los alanos, los alamanes, los godos, los hunos y los eslavos, entre otros, se enfrentaron entre sí y contra las comunidades romanas al intentar huir de las fuerzas invasoras, mantener su identidad cultural en los nuevos territorios y encontrar zonas con recursos abundantes para establecer comunidades.

Eliminar publicidad
Advertisement

Migration Period in Europe During the 4th & 5th Century
Período migratorio en Europa durante los siglos IV y V
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Muchos de estos grupos, los sajones entre ellos, se habían aliado anteriormente con Roma y aportado soldados como mercenarios al ejército romano y algunos de ellos ya habían emigrado hasta la costa de la Galia. Por entonces, otros sajones ya llevaban tiempo practicando la piratería, junto con los francos y los frisones, desde bases dispuestas a lo largo de las costas del mar Negro. Estos piratas hacían incursiones en las costas de Britania y de la Galia de forma regular. Según algunos académicos, los britanos construyeron fortificaciones para defenderse de esos ataques, pero esta hipótesis se ha cuestionado y parece que las estructuras que se interpretaron como fortificaciones eran probablemente centros de comercio, que seguramente eran el objetivo de las incursiones sajonas.

Roma enviaba tropas de forma regular para combatir a estos piratas, ya que Britania había sido una provincia romana desde el 43 d.C. y se debían defender los intereses romanos. Sin embargo, a medida que el declive del Imperio romano avanzaba, este iba reagrupando sus recursos más cerca de Roma y no le quedaban tropas extra que enviar a Britania. El diplomático y poeta galorromano Sidonio Apolinar (en torno a 430-485) menciona en sus cartas a los piratas sajones y sus ataques a los pueblos y ciudades costeros. El académico H. R. Ellis Davidson comenta:

Una carta de Sidonio lamenta la cruel costumbre de los piratas sajones, que ofrecían al dios del mar a uno de cada diez prisioneros como ofrenda por el éxito de su viaje. Sin embargo, admite que se sienten obligados a realizar su ofrenda para cumplir con un juramento: “Estos hombres están sujetos a juramentos que han de pagarse en víctimas. Consideran que perpetrar estas masacres es un acto religioso. Este corrupto sacrificio es, a sus ojos, un sacrificio absolutorio”. (64)

Hacia el 367, las coaliciones francas y sajonas habían recrudecido las incursiones por toda la costa de Britania y los sacrificios asociados a estas, al mismo tiempo que los pictos del norte del Muro de Adriano empezaban a hacer cada vez más incursiones en la Britania romana. Años antes de que Sidonio escribiera desde la Galia en el 410, los romanos ya se habían retirado por completo y los sajones habían empezado a asentarse de forma estable en Britania hacia el 429, pero eso no parece haber puesto fin a los ataques de los piratas sajones a los puertos costeros. Quizás fueron las acciones de estos piratas lo que llevó a los historiadores medievales posteriores a crear las narraciones de una invasión sajona de Britania.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La migración sajona se ha calificado de invasión debido a las obras de los historiadores Gildas (500-570), Beda (672-735) y Nennio (siglo IX), de los cuales los dos últimos se nutren de la obra del primero. Gildas describe a los sajones como bárbaros a los que los reyes de Britania habían invitado para enfrentarse a los pictos después de que los romanos se hubieran marchado y que luego se rebelaron contra sus anfitriones. Los sajones arrasaron el territorio hasta que fueron derrotados por el héroe Ambrosio Aureliano en la batalla del monte Badon hacia el 460. Beda desarrolla la versión de los hechos de Gildas y Nennio le añade el detalle de la traición de los sajones al rey Vortigern y la derrota de estos a manos del líder Arturo en el monte Badon, una figura que acabaría transformándose más adelante en el legendario rey Arturo de los britanos.

Vortigern & Merlin
Vortigern y Merlín
PKM (Public Domain)

Los estudios modernos han cuestionado el relato de la invasión sajona y parece cada vez más evidente que los sajones, los anglos, los frisones, los jutos y los britanos convivieron en Britania y llevaron a cabo intercambios comerciales provechosos para todas las partes. Como ya se ha comentado, las fortificaciones que se pensaba que se habían construido para defenderse de los sajones eran probablemente centros de comercio y las excavaciones arqueológicas han confirmado la existencia en el interior de un comercio amistoso entre los sajones y otros pueblos que parecen haber vivido unos junto a otros.

Según las Crónicas anglosajonas, el jefe sajón Cerdic de Wessex y su hijo Cynric llegaron a Britania en el 495, derrotaron a las fuerzas galesas y después a las britanas y fundaron el Reino de los sajones occidentales (Wessex). Cerdic está considerado el primer rey de esta región y muchas genealogías de la monarquía inglesa posteriores lo declararon su antepasado. Sin embargo, los académicos modernos han puesto en duda la interpretación tradicional de Cerdic como jefe sajón, puesto que apuntan que su nombre es britano y que lo más probable es que fuera un conde britano que se había refugiado entre los sajones, aprendido su lengua y vuelto en el 495 para reclamar un reino perdido. La interpretación de Cerdic como un líder, o el líder, de una invasión sajona de Britania hace tiempo que fue en gran medida refutada.

No obstante, quienquiera que fuera Cerdic, este estableció uno de los reinos anglosajones más dinámicos del país. Los anglosajones habían llegado en primer lugar a Kent y se asentaron allí antes de empezar a instalarse en otras zonas con sus propios gobiernos. En Wessex, desde los tiempos de su hijo Cynric hasta los del reinado de Alfredo el Grande, solo los hombres que descendían de Cerdic podían reclamar el trono.

Alfred the Great Statue, Winchester
Estatua de Alfredo el Grande, Winchester
Odejea (CC BY-NC-SA)

Alfredo derrotó a los vikingos, primero en Eddington en el 878 y después de nuevo en Londres en el 886, y se erigió como el rey de los sajones y gobernó en todas las regiones que los daneses todavía no habían capturado. Unificó su reino mediante su código jurídico, mejoras en las infraestructuras, acuerdos comerciales y programas educativos. Su nieto Athelstan (que reinó del 927 al 939) continuó con sus políticas como el primer rey de Inglaterra y reinó sobre un pueblo diverso pero unificado.

Las guerras sajonas

Sin embargo, en el continente europeo la historia era diferente, ya que los francos iban logrando más poder, pero los sajones se resistían a sus intentos de asimilación. Carlomagno, como rey de los francos (reinó del 768 al 814), luego como rey de los francos y de los lombardos (reinó del 774 al 814) y finalmente como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (reinó del 800 al 814) no tenía interés en la diversidad, sino tan solo en la unidad. Poco después de convertirse en el rey de los francos, en el año 772 lanzó una campaña militar contra los sajones en un intento de erradicar el paganismo germánico y de cristianizar a los sajones. Con el pretexto de que los sajones habían quemado una iglesia, Carlomagno invadió Westfalia y taló el Irminsul que se encontraba allí con la intención de quebrantar el espíritu de los sajones. Después, saqueó el santuario al que estaba vinculado el Irminsul y, mientras se retiraba, aniquiló a todo sajón que encontró a su pasó.

Las guerras sajonas continuaron haciendo estragos, intermitentemente, durante más de treinta años, durante los cuales Carlomagno proclamaba victorias que los sajones se negaban a reconocer. En el 777, un líder sajón llamado Viduquindo negoció con el rey Sigfred de Dinamarca que los sajones se pudieran refugiar en su reino, lo que Carlomagno interpretó como un desafío a su autoridad y las hostilidades estallaron de nuevo. En el 782, ordenó la ejecución de 4500 sajones (la Masacre de Verden) para doblegar su voluntad y obligarlos a renunciar a sus tradiciones, adoptar el cristianismo y someterse al dominio franco, pero estos continuaron resistiéndose. Viduquindo desaparece de los registros históricos tras el 785 y ningún otro líder de renombre ocupa su lugar.

Charlemagne and the Carolingian Empire c. 814
El Imperio carolingio de Carlomagno en torno al 814
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

En el 798, Carlomagno puso freno a cualquier migración sajona a Dinamarca y continuó presionando al pueblo de Sajonia para que se sometiera a su autoridad. Al continuar estos ofreciendo resistencia, Carlomagno abandonó sus políticas habituales y, en el 804, deportó a 10.000 sajones a Neustria y en Sajonia los reemplazó por francos, poniendo así fin a las guerras sajonas. Tras esto, los sajones de Dinamarca, Neustria y los que quedaban en Sajonia se asimilaron al resto de la población.

Conclusión

Britania se había cristianizado a partir de la llegada de San Agustín de Canterbury en el 597 y con la conversión de la corte de Kent, pero las tradiciones religiosas anglosajonas, como la festividad de Yule, continuaron, al igual que las creencias populares, que se transmitían mediante historias que se convertirían en cuentos populares y leyendas y que formarían las bases para el desarrollo de la literatura inglesa. La primera epopeya de Europa, Beowulf, es una obra anglosajona, al igual que otras famosas piezas literarias medievales, como el Himno de Caedmon. Autores posteriores, como Geoffrey Chaucer y William Shakespeare, desarrollaron la tradición literaria que esas obras habían establecido.

Las contribuciones anglosajonas a la cultura van desde el derecho contractual y de la propiedad hasta los juicios por jurado, la construcción de casas, el desarrollo de armamento y armaduras (con el barco funerario de Sutton Hoo como una de las pruebas más famosas), y muchas más, pero, por desgracia, en los tiempos modernos miembros de organizaciones de extrema derecha que defienden el supremacismo blanco se han apropiado del término "anglosajón". Se debería tener en cuenta que, cuando los sajones entraron en los registros históricos, la civilización del valle del Indo y las de Mesopotamia y Egipto ya habían aparecido y desaparecido hacía más de mil años. El legado de los sajones y de los anglosajones ha ejercido y continúa ejerciendo una influencia vital en la cultura mundial, pero debería entenderse en el contexto de la historia universal, no solo europea.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quiénes fueron los sajones?

Los sajones eran un pueblo germánico que vivía en el área de la actual Alemania, en la costa del Mar del Norte.

¿Qué diferencia hay entre los sajones y los anglosajones?

El término "anglosajón" se refiere a los sajones que emigraron de Germania a Gran Bretaña en los siglos V y VI d.C. y no empezó a usarse hasta 1066, para diferenciar a los sajones continentales de los de Gran Bretaña. El término "sajón" se usa para referirse a los que se quedaron en Sajonia, Germania.

¿Qué ocurrió con los sajones que se quedaron en Germania?

Los sajones que se quedaron en Sajonia fueron derrotados por Carlomagno de los francos en 804 d.C. y después fueron asimilados a la población general.

¿Qué pasó con los anglosajones de Gran Bretaña?

Los anglosajones de Gran Bretaña se unificaron bajo el liderazgo de Alfredo el Grande (que reinó de 871-899 d.C.) y se asimilaron con los britones y otros pueblos.

Sobre el traductor

David Sanjuan
Traductor, profesor de español y antiguo bibliotecario interesado en la historia y la divulgación.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es un escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2023, junio 15). Los sajones [The Saxons]. (D. Sanjuan, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13480/los-sajones/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Los sajones." Traducido por David Sanjuan. World History Encyclopedia. Última modificación junio 15, 2023. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13480/los-sajones/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Los sajones." Traducido por David Sanjuan. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 jun 2023. Web. 15 abr 2024.

Afiliación