Dido

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 29 junio 2016
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Dido of Carthage (Artist's Impression) (by Mohawk Games, Copyright)
Dido de Cartago (impresión artística)
Mohawk Games (Copyright)

La reina Dido (alias Elisa, de Eliseo, o Alashiya, su nombre fenicio) fue una legendaria reina de Tiro, en Fenicia, que se vio obligada a huir de la ciudad con un grupo de fieles seguidores. Navegando hacia el oeste por el Mediterráneo, fundó la ciudad de Cartago hacia el año 813 a.C. y posteriormente se enamoró del héroe troyano y fundador del pueblo romano Eneas. La historia de Dido es más conocida en la Eneida de Virgilio, pero aparece en las obras de muchos otros escritores antiguos, tanto antes como después.

Dido y Pigmalión

La primera mención que se conserva del mito de la fundación de Cartago aparece en la obra de Timeo de Taormina, un historiador griego (c. 350-260 a.C.) cuyos textos originales no se conservan, pero a los que se refieren autores posteriores. Timeo fue el primero en presentar la fundación de Cartago en el año 814 u 813 a.C. Otra fuente sobre la Elisa histórica es Josefo, el historiador del siglo I a.C., quien cita la lista de Menandros de Éfeso de los reyes tirios del siglo X-IX a.C., donde figura la mención de una Elisa, hermana de Pigmalión (Pumayyaton), que fundó Cartago en el séptimo año del reinado de ese rey.

Eliminar publicidad

Advertisement

Dido, Carthaginian Tetradrachm
Dido, tetradracma cartaginesa
The British Museum (Copyright)

Sin embargo, la versión más famosa de la historia de Dido se encuentra en la Eneida de Virgilio. El escritor romano del siglo I a.C. describe a Dido como hija de Belus, el rey de Tiro en Fenicia. Se dice que su nombre fenicio era Elisa, pero los libios le dieron el nuevo nombre de Dido, que significa "vagabunda". Virgilio cuenta que el hermano de Dido, Pigmalión, engañó a su hermana con su herencia y luego, para quedarse con el trono de Tiro, mató al marido de Dido, Siqueo. En otra versión, Dido se casó con Acerbas (Zakarbaal), su tío y sacerdote de Melkart (o Baal) que fue igualmente ejecutado por Pigmalión para adquirir su riqueza. Dido huyó entonces de la ciudad con un grupo de fieles seguidores (entre los que se encontraban los comandantes militares Bitias y Barcas) y un botín de oro del rey para navegar hacia el oeste y buscar una nueva vida.

El nombre fenicio de la reina era Elisa, pero los libios le dieron el nuevo nombre de Dido, que significa "vagabunda".

Fundación de Cartago

El primer punto de parada de Dido fue Citio, en Chipre, donde recogió a un sacerdote de Astarté tras prometerle que él y sus descendientes podrían ser el Sumo Sacerdote en su nueva colonia. También se llevó a un grupo de 80 mujeres jóvenes, prostituidas allí en nombre de Astarté, y todo el grupo navegó hacia el norte de África, donde fundaron su nueva ciudad. Al principio, los colonos contaron con la ayuda de la cercana colonia fenicia de Útica, y el pueblo libio local (dirigido por el rey Hiarbas) se mostró dispuesto a comerciar con ellos y les ofreció alquilar un terreno adecuado. La condición era que solo podían disponer de la superficie de tierra cubierta por una piel de buey. La ingeniosa Dido hizo cortar la piel en tiras muy finas y con ellas rodeó una colina que, con el tiempo, se convirtió en la ciudadela de la ciudad y se conoció como la colina de Birsa, por la palabra griega que significa piel de buey.

Eliminar publicidad

Advertisement

Queen Dido Claiming Carthage
La reina Dido reclama Cartago
Mohawk Games (Copyright)

El nombre de este nuevo asentamiento fue Qart-hadasht (ciudad nueva o capital), y su ubicación en una posición estratégicamente ventajosa en una gran península de la costa norteafricana fue seleccionada para ofrecer un punto de parada útil para los comerciantes marítimos fenicios que navegaban de un extremo a otro del Mediterráneo.

Los hallazgos arqueológicos de cerámica griega y los restos de viviendas de mediados del siglo VIII a.C. sugieren ya la presencia de un gran asentamiento y confirman así al menos la posibilidad de la fecha de fundación tradicional. Las ciudades fenicias ya habían fundado colonias en todo el Mediterráneo, por lo que Cartago no fue en absoluto la primera, pero en un tiempo relativamente corto se convertiría en la más importante, pasaría a fundar sus propias colonias e incluso eclipsaría a Fenicia como el centro comercial más poderoso de la época. La prosperidad de Cartago no solo se basaba en su ubicación en las rutas comerciales, sino que también se beneficiaba de un excelente puerto y del control de fértiles tierras agrícolas. En honor a su fundadora, Cartago acuñó monedas a partir del siglo V a.C., y algunos han identificado la cabeza femenina con gorro frigio que aparece en muchas de ellas como la representación de Dido. Algunos escritores romanos sugieren que Dido fue divinizada, pero no hay pruebas arqueológicas de los propios cartagineses de que esto fuera así.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

The Meeting of Dido and Aeneas
Encuentro entre Dido y Eneas
Nathaniel Dance-Holland (Public Domain)

Dido y Eneas

Los escritores romanos, quizás empezando por el poeta del siglo III a.C. Naevius en su Bellum Poenicum, hacen que Dido conozca al héroe troyano Eneas, que fundaría su propia gran ciudad: Roma. En el mito del padre fundador de Roma, Eneas llegó a Italia tras la destrucción de Troya al final de la Guerra de Troya. Esto ocurrió cuatro siglos antes de la fundación de Cartago, por lo que es cronológicamente imposible que ambos se encontraran, si es que alguna vez existieron. Virgilio sigue con su propia versión del mito en su Eneida, en lo que se ha convertido en la versión clásica de la historia. Nos informa de que Eneas se desvía de su ruta en una tormenta, pero Venus le indica que desembarque en Cartago. Dido se había resistido a una larga lista de pretendientes desde que su marido fue asesinado en Cartago, pero cuando fue alcanzada por la flecha de Cupido por orden de Venus, se enamoró del héroe. Una vez, separados de su séquito en una tormenta, los dos hacen el amor en una cueva. Por desgracia, el romance dura poco, ya que Mercurio, enviado por Júpiter, incita entonces a Eneas a dejar a su amor y a continuar el viaje que cumplirá su destino como fundador de Roma. Cuando el troyano se resiste a los llamamientos de Dido para que se quede y navega, es entonces cuando la reina se arroja a una pira funeraria, no sin antes pronunciar una terrible maldición sobre los troyanos, explicando así la inevitabilidad de las brutales guerras púnicas entre Cartago y Roma:

No haya ni amor ni pactos entre los pueblos.
Y que surja algún vengador de mis huesos
que persiga a hierro y fuego a los colonos dardanios
ahora o más tarde, cuando se presenten las fuerzas.
Costas enfrentadas a sus costas, olas contra sus aguas
imploro, armas contra sus armas: peleen ellos mismos y sus nietos. (Libro IV: 622-9) [1]

Según otra tradición, anterior a la de Virgilio, Dido fue obligada a casarse con el rey libio Hiarbas. Para evitar este acuerdo, Dido encendió una gran hoguera como si fuera a hacer una ofrenda, pero luego se arrojó a las llamas. También es interesante observar que en la versión de Virgilio, Dido es representada con simpatía, lo que tal vez refleje la época de Augusto, cuando Cartago, que ya no era el odiado enemigo de los siglos anteriores, se estaba recuperando en el Imperio romano.

Eliminar publicidad

Advertisement

Carthage during the Punic Wars
Cartago durante las Guerras Púnicas
Javierfv1212 (Public Domain)

Legado

La leyenda de Dido se hizo popular entre escritores posteriores como Ovidio (43 a.C. - 17 d.C.), Tertuliano (c. 160 - c. 240 d.C.), los autores del siglo XIV Petrarca y Chaucer, y aparece como figura central en las óperas de Purcell (Dido y Eneas) y Berlioz (Les Troyennes) entre otros. Un líder femenino era excepcionalmente raro en la realidad y la mitología antiguas, por lo que Dido ha cautivado la imaginación durante milenios. Como resume el historiador D. Hoyos, "la historia romántica y dramática de Elisa se apoya muy posiblemente en una realidad histórica básica, aunque haya que evitar los esfuerzos por tratar todos sus detalles como hechos sobrios" (12). M. E. Aubet apoya esta postura: "Hay demasiadas coincidencias entre las fuentes orientales y las clásicas como para pensar que la historia de Elisa no tenía base histórica" (215).

* * *

[1] https://biblioteca.org.ar/libros/130725.pdf

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2016, junio 29). Dido [Dido]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10498/dido/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Dido." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 29, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10498/dido/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Dido." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 jun 2016. Web. 12 ago 2022.

Afiliación