Ethelfleda, señora de los mercios

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 07 marzo 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, afrikáans, francés
Aethelflaed (by Anonymous, Public Domain)
Etelfleda
Anonymous (Public Domain)

Ethelfleda (que reinó del 911 al 918) era la hija del rey Alfredo el Grande de Wessex (que reinó del 871 al 899) y se convirtió en reina de Mercia tras la muerte de su marido Etelredo II, señor de los mercios (que reinó del 883 al 911). Se la conoce como la "señora de los mercios", que derrotó a los vikingos y estableció el dominio inglés, que sería consolidado por su hermano Eduardo el Viejo (que reinó del 899 al 924) y sentó las bases para el reinado del primer rey inglés reconocido, Athelstan, que fue rey de los anglosajones entre 924 y 927 y rey de los ingleses entre 927 y 939.

Los historiadores posteriores reconocen a Athelstan como una figura fundamental en la historia británica por sus logros en la derrota de las últimas fortalezas vikingas, la centralización del gobierno y el establecimiento de Gran Bretaña como una fuerza potente en la política europea. Sin embargo, es poco probable que hubiera podido lograr lo que hizo de no ser por la influencia de Ethelfleda de Mercia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Su reinado fue tan eficaz que eclipsaría los de contemporáneos, como su hermano Eduardo el Viejo en Wessex y, en su propia época, parece haber sido más respetada que su famoso padre, incluso. Ethelfleda continuó las políticas iniciadas por Alfredo de acuerdo con Etelredo pero, tras la muerte de su marido, gobernó por su cuenta mientras orquestaba las políticas y prácticas que resultaron en la disminución del poder de los daneses en Gran Bretaña y permitieron la unificación de la tierra bajo Eduardo y más tarde Athelstan.

La juventud y las guerras vikingas

No cabe duda de que Ethelfleda fue educada en un ambiente religioso, de erudición y devoción a la familia y a la patria, todo muy característico del rey Alfredo.

No se sabe nada de la juventud de Ethelfleda y solo aparece en las páginas de la historia a la edad de 15 o 16 años, cuando se casó con Etelredo. Su año de nacimiento probable es el 870 o el 871, según la fecha aproximada de su matrimonio. Su nombre significa probablemente "rebosante de nobleza", según la estudiosa Joanna Arman (32). "Ethel" significa "noble", pero el significado de "fleda", de nuevo según Arman, no está claro, pero "podría significar algo así como 'inundación', o algo que fluye". (32). Su nombre también se ha traducido como "belleza noble".

Eliminar publicidad

Advertisement

La madre de Ethelfleda era Ethelswitha, una noble de Mercia. Ethelswitha procedía de una larga línea de nobles de Mercia, al igual que el padre de Ethelfleda, Alfredo, descendía de la realeza de Wessex. Las fuentes citan regularmente a Ethelfleda como la hija mayor de Alfredo, pero se desconoce si también era su hija mayor. Su hermano, Eduardo, parece haber sido más joven que ella.

Sin embargo, no cabe duda de que los hijos de Alfredo se criaron en una atmósfera religiosa, de erudición y devoción a la familia y a la patria; características que definían al rey. Arman señala que las jóvenes que se dedicaron a la iglesia y renunciaron al mundo recibieron una buena educación, pero que "hay alusiones a que todos los cinco hijos de Alfredo, incluidas sus dos hijas que no entraron en la iglesia, disfrutaron de una educación". (74).

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Del mismo modo que su hermano Eduardo contó con un tutor, es posible que también Ethelfleda lo tuviera. De su gobierno posterior y de su vida en la corte se desprende que era muy educada y culta. Sin embargo, es poco probable que el propio Alfredo pasara mucho tiempo con su hija, ya que estuvo ocupado defendiéndose de las incursiones vikingas en Wessex durante la infancia de la pequeña.

Statue of Aethelflaed
Estatua de Ethelfleda
Elliot Brown (CC BY)

Los vikingos aparecieron por primera vez en Gran Bretaña en el año 793 cuando desembarcaron en la costa y saquearon el priorato de Lindisfarne, y masacraron a los monjes y se llevaron todo lo de valor. A partir de ese momento, Gran Bretaña quedó a merced de estos asaltantes del mar que atacaban sin previo aviso, mataban sin discriminación y saqueaban a su antojo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Cuando Alfredo era príncipe y comandante militar, hacia el año 865, estas incursiones se habían transformado en invasiones a gran escala bajo el liderazgo de hábiles guerreros como Halfdane (865-877) y su hermano Ivar el Deshuesado (hacia el año 870). Estos dos comandantes dirigieron la invasión masiva del Gran Ejército en el año 865, que demostró ser invencible, derrotó a todas las fuerzas contrarias y conquistó todas las regiones en las que entraron.

Alfredo y su hermano, Etelredo de Wessex (que reinó del 865 al 871), se enfrentaron a los vikingos en la batalla de Reading y fueron derrotados, pero en la batalla de Ashdown, en enero del 871, sus fuerzas combinadas expulsaron a los vikingos del campo y demostraron la habilidad de Alfredo en la batalla. Sin embargo, su victoria no sirvió para detener las incursiones vikingas, y posteriormente fue derrotado y obligado a esconderse.

El exilio de Alfredo y el matrimonio de Ethelfleda

EN EL AÑO 886, ALFREDO EXPULSÓ A LOS VIKINGOS DE LONDRES Y POCO DESPUÉS CONCERTÓ EL MATRIMONIO ENTRE SU HIJA MAYOR, Ethelfleda, Y EL REY DE MERCIA, Etelredo.

No se sabe si Ethelfleda habría acompañado a su padre al exilio. Las fuentes (que solo se centran en el rey y no en su familia) solo señalan que Alfredo viajaba en secreto, y a menudo disfrazado, con una pequeña compañía de hombres. Se vio obligado a actuar así por una incursión vikinga en Chippenham dirigida por el caudillo vikingo Guthrum (fallecido hacia el 890) en el año 878 que los tomó a él y a su ejército completamente por sorpresa.

Eliminar publicidad

Advertisement

Alfredo y su familia se encontraban en Chippenham celebrando la Navidad cuando se produjo el ataque y, dado que todos los que no lograron escapar fueron asesinados o esclavizados, es más que probable que Alfredo se llevara a su familia cuando huyó.

Tras unos meses escondido y realizando incursiones de guerrilla en los asentamientos vikingos, Alfredo pudo movilizar una fuerza considerable y derrotó a los vikingos al mando de Guthrum en la batalla de Eddington en mayo de 878. Este fue el enfrentamiento decisivo que dio a Alfredo el poder de dictar finalmente las condiciones a sus oponentes que, hasta el momento de su reinado, habían tenido siempre la ventaja. Guthrum y treinta de sus jefes se bautizaron como cristianos como parte del tratado y juraron no volver a levantarse en armas contra Wessex.

Aunque los vikingos cumplieron su palabra y se mantuvieron alejados de Wessex, el tratado no estipulaba en absoluto que tuvieran que abandonar Gran Bretaña, por lo que se quedaron y fortificaron los asentamientos previamente establecidos en Northumbria, Anglia Oriental y Mercia. En el año 886, Alfredo expulsó a los vikingos de Londres y la aseguró y, poco después, concertó el matrimonio entre su hija mayor y el rey de Mercia, Etelredo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Matrimonio y nacimiento de Elfwynn

Aunque a veces se afirma que el matrimonio de Ethelfleda se concertó para asegurar una alianza entre Wessex y Mercia, esto no es del todo cierto. Las dos regiones ya estaban aliadas por el matrimonio de Alfredo y Ethelswitha décadas antes y Etelredo ya había aceptado a Alfredo como su señor antes del 886. Una interpretación más precisa del matrimonio es que fue una muestra de unidad que no solo renovó el compromiso de cada región con la otra, sino que supuso una clara declaración de fuerza para los vikingos.

Etelredo era al menos diez años mayor que Ethelfleda y probablemente se había prometido con ella desde el principio. Había aceptado a Alfredo como su señor ya en el año 883 tras la victoria de Alfredo en Eddington. Etelredo se describe como un gran guerrero cristiano que luchó contra los vikingos paganos, pero no hay constancia de cómo se convirtió en rey de Mercia. Sea como fuere, en el año 880 tenía el control de la región y era un poderoso señor de la guerra en el momento del matrimonio.

St Oswald's Priory, Gloucester
Priorato de San Oswald, Gloucester
Philip Halling (CC BY-SA)

Etelredo y Ethelfleda comenzaron su reinado desde la ciudad de Gloucester, no muy lejos de Wessex, y cerca de las propiedades de la familia de ella. Aunque las tradiciones románticas posteriores llegarían a caracterizar su unión como un matrimonio de conveniencia sin amor, no hay pruebas de esta afirmación. Tuvieron una hija, Elfwynn, a la que se nombra por primera vez en una carta de propiedad en el año 903, pero que no tenía edad suficiente para firmarla como testigo legal. Es posible que naciera poco después del matrimonio, pero se desconoce su fecha de nacimiento. Guillermo de Malmsbury, que escribió mucho más tarde, afirma que el nacimiento de Elfwynn casi mató a Ethelfleda, quien tomó medidas para asegurarse de no tener más hijos.

Etelredo y Ethelfleda

Etelredo y Ethelfleda trabajaron de conformidad con Alfredo de Wessex y reflejaron su sistema de defensa de burgos (en el que las ciudades fortificadas se podían reforzar unas a otras fácilmente a un día de marcha), así como sus políticas educativas. Siguiendo el ejemplo de Alfredo, invitaron a hombres cultos de otros países a Mercia para que enseñaran latín a sus clérigos y fomentaran otros objetivos educativos. También restauraron, mejoraron y reconstruyeron ciudades y pueblos que habían sido dañados o destruidos durante las guerras vikingas.

Sin embargo, la paz que Alfredo había ganado a los vikingos en Eddington y luego en Londres solo fue un respiro temporal en la lucha entre el pueblo de Gran Bretaña y los invasores nórdicos. Aunque el período posterior fue algo menos estresante, continuaron las incursiones vikingas y las dificultades entre los colonos vikingos y los demás, y en el año 892 la situación empeoró cuando llegó una nueva hueste de asaltantes vikingos bajo el liderazgo del asaltante vikingo Hastein (también dado como Hasting). Alfredo y Etelredo lucharon en repetidas ocasiones contra Hastein desde 892 hasta que Hastein desapareció de la historia en 896. Es posible que muriera en la batalla, pero habría sido notorio; por lo que lo más probable es que hubiera abandonado Gran Bretaña o muerto por causas naturales.

El rey Alfredo murió en el año 899 y le sucedió su hijo Eduardo. Eduardo envió a su hijo, Athelstan, a la corte merciana en el año 900 para que fuera criado por Etelredo y Ethelfleda junto a su hija. Athelstan permanecería en Mercia durante sus años de juventud, educado en la corte con su prima Elfwynn, y más tarde adquiriría experiencia militar en campañas con Etelredo y luego con Ethelfleda.

England Around 910 CE
Inglaterra alrededor del 910
Philg88 (CC BY-SA)

El rey y la reina de Mercia fueron grandes mecenas de la iglesia y dotaron libremente a diferentes prioratos e iglesias con grandes sumas de dinero. Enviaron una partida de asalto a territorio hostil para recuperar los huesos de San Oswald (el piadoso rey de Northumbria que había fundado el priorato de Lindisfarne) y construyeron un priorato para albergarlos en Gloucester. Ambos serían enterrados en este edificio, junto a las reliquias del santo, tras su muerte.

Fueron especialmente generosos con la iglesia de Worcester, que, a cambio, aceptó rezar por ellos y dedicar oficios o al menos salmos en su honor y por su salud. A pesar de estas oraciones, alrededor del año 902, Etelredo se vio afectado por una enfermedad que parece haberlo dejado incapacitado. Se agravaría en los años siguientes y, durante este tiempo, Ethelfleda gobernó efectivamente sola.

La batalla de Chester

Las fuentes de este periodo hacen referencia a la enfermedad de Etelredo y dejan claro que Ethelfleda era el poder definitorio en Mercia. La historia más famosa procede de los Anales Irlandeses y relata cómo, en el año 907, un vikingo noruego llamado Ingimund llegó desde Irlanda con sus tropas y se dirigió a "Ethelfleda, reina de los sajones, ya que su marido Etelredo estaba enfermo en ese momento" pidiendo un lugar en el que pudiera establecerse pacíficamente (170).

Como Etelredo estaba enfermo, parece que fue Ethelfleda quien preparó el plan de batalla que salvó la ciudad de Chester.

Ella le concedió tierras cerca de la ciudad de Chester, pero una vez que se asentaron, se dio cuenta de que había zonas aún más atractivas de la que le habían dado. Entonces se quejó con daneses vecinos y otros noruegos de que le habían dado demasiado poco cuando merecía mucho más e inició un plan para tomar Chester por la fuerza.

A lo largo de esta historia se menciona repetidamente a Etelredo como "enfermo", "muy enfermo" o "enfermo y al borde de la muerte" (171-173). Los mensajeros llegaron a la corte para informar a la reina del plan de Ingimund y, aunque se cita a Etelredo como parte de la respuesta, parece que fue Ethelfleda quien preparó el plan de batalla que salvó la ciudad.

Primero reunió un gran ejército y luego instruyó a los habitantes de Chester sobre cómo desplegar las tropas fuera de la ciudad y luchar con las puertas abiertas. Dentro de las murallas de la ciudad se situaría una tropa de caballería mucho más numerosa y, en un momento dado, el ejército de afuera debería ceder ante los vikingos y retirarse por las puertas abiertas, donde la tropa de caballos se desataría sobre los invasores.

Al mismo tiempo, Ethelfleda escribió a los irlandeses que se habían aliado con Ingimund y se dirigió a ellos como amigos que habían sido agraviados por un enemigo común. Les preguntó por qué luchaban en interés de quienes habían invadido su propio país contra su pueblo, que nunca les había hecho ningún daño, y además sugirió que los jefes irlandeses preguntaran a los vikingos qué tierras y bienes les habían prometido por arriesgar sus vidas en una causa que no era la suya. Su carta surtió efecto y, justo antes o durante la batalla, los irlandeses cambiaron de bando.

La defensa de Chester funcionó casi como Ethelfleda había planeado. Los defensores se retiraron y la caballería masacró a los vikingos que los seguían. Sin embargo, los atacantes se negaron a rendirse y la batalla continuó mientras los habitantes de Chester defendían la ciudad arrojando cerveza hirviendo sobre los vikingos desde las murallas. Cuando los vikingos se defendieron con escudos, los defensores arrojaron las colmenas de abejas mientras seguían escaldando a los vikingos con cerveza hasta que se suspendió el ataque y se salvó la ciudad.

Miniature of Aethelflaed
Miniatura de Ethelfleda
Unknown (Public Domain)

Señora de los mercios

Etelredo murió en el año 911 sin heredero masculino y Ethelfleda se convirtió en la única gobernante bajo el título de "señora de los mercios". En la Vida del rey Alfredo de Asser (escrita hacia el 893), el autor desarrolla la costumbre de Wessex de no permitir que una mujer se siente como reina junto a un rey debido a que una reina anterior había abusado de su poder y posición. En Mercia, sin embargo, la condición de reina se respetaba desde hacía mucho tiempo, aunque ninguna mujer había gobernado nunca el reino en solitario. El mérito de Ethelfleda es que no hay constancia de ningún desafío a su sucesión.

Su hermano Eduardo tomó o recibió de ella Londres y las tierras circundantes poco después de la muerte de Etelredo, y esta transacción ha sido interpretada por algunos historiadores posteriores como el cierre de un trato en el que Eduardo reconocía la legitimidad del reinado de Ethelfleda. Eduardo y Ethelfleda trabajaron juntos después para ampliar el sistema de burgos de sus dos regiones y unirlas para crear una red de defensa más estrecha.

Arman señala cómo "de vez en cuando llevaban ejércitos para limpiar sus caminos de cualquier vikingo" (160). Los burgos de Eduardo se construyeron como una muestra de autoridad real y fuerza militar, mientras que, según Arman, Ethelfleda tenía un enfoque diferente:

Ethelfleda parece haber afirmado su señorío asegurándose de que su reino estaba bien defendido. Sin embargo, sus nuevos burgos eran algo más que estructuras defensivas; también eran ciudades planificadas. En el interior de las murallas de muchos burhs, las calles se trazaban de forma ordenada según el antiguo modelo romano, con cuatro calles principales que se cruzaban de norte a sur y de este a oeste y calles laterales más pequeñas que divergían. Se alentaba a la gente a establecerse, y es posible que los hombres que servían en la guarnición recibieran parcelas de "burgo" dentro de la ciudad donde podían vivir con sus familias. (162)

Ethelfleda supervisó la construcción de estos burhs entre los años 912 y 917, al tiempo que luchaba contra los ataques vikingos y se ocupaba del gobierno de Mercia. En el año 909, Eduardo había lanzado una ofensiva en el Danelaw en la que los soldados saquearon pueblos y masacraron a sus habitantes durante más de un mes. En represalia, los vikingos contraatacaron en Mercia.

En el año 916, un abad llamado Egberto fue asesinado junto con sus compañeros posiblemente cuando se encontraba en una misión diplomática de Mercia a Gales. Arman, citando la Crónica anglosajona, escribe: "La respuesta de Ethelfleda fue rápida, decisiva y despiadada. En tres días, se nos dice, había reunido un ejército y lo hizo marchar hacia Gales". (191).

En el año 917, volvió a ponerse al frente de sus tropas en una campaña contra los daneses de Derby y salió victoriosa. Al año siguiente marchó sobre Leicester, que se rindió sin luchar, y estas victorias convencieron a los daneses de York para que se sometieran pacíficamente a su gobierno. Los líderes de York se preparaban para una sumisión formal cuando Ethelfleda murió en Tamworth, posiblemente de un ataque, el 12 de junio de 918.

Aethelstan
Athelstan
Corpus Christi College, Cambridge (Public Domain)

Legado

Su hija Elfwynn la sucedió, pero solo durante unos meses antes de que fuera depuesta por Eduardo, que reclamó Mercia para Wessex y unió las regiones bajo su dominio. Eduardo llevó a Elfwynn a Wessex, pero se desconoce qué ocurrió con ella después. Los mercios se opusieron a la dominación de Wessex y parece probable que Eduardo colocara a su hijo Athelstan (que para entonces era más un príncipe de Mercia que de Wessex) como mediador en esta época. Cuando Eduardo murió en el año 924, le sucedió su hijo de un segundo matrimonio, Aelfweard, pero murió apenas 16 días después.

Athelstan fue proclamado rey por los mercios y luego fue aceptado a regañadientes por los nobles de Wessex para convertirse en rey de los anglosajones y, finalmente, en el primer rey reconocido del pueblo inglés. Uno de sus primeros logros fue completar la obra que había iniciado Ethelfleda al conquistar la ciudad de York y unir Inglaterra bajo un solo gobernante en el año 927.

Athelstan había crecido en la corte de sus tíos en Mercia. Su educación había sido enteramente responsabilidad de ellos y, muy probablemente, esto recayó más en Ethelfleda que en su marido. Los grandes logros de Athelstan en materia de educación, derecho, política exterior y proyectos de construcción habrían estado influenciados por sus primeros años en la corte de Mercia.

Los historiadores, dos siglos después, escribirían sobre Ethelfleda como una gran gobernante, mucho más de lo que lo harían sobre Eduardo o incluso Alfredo el Grande, y reconocieron su influencia sobre el príncipe que se convirtió en el mayor rey de su época. Estos mismos historiadores, sobre todo Guillermo de Malmsbury, también reconocen la importancia de Ethelfleda por derecho propio como mujer que gobernó eficazmente su reino durante una época de crisis y dejó un legado duradero para su pueblo, no solo por su influencia en su sobrino, sino principalmente por sus propios logros.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2018, marzo 07). Ethelfleda, señora de los mercios [Aethelflaed, Lady of the Mercians]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16851/ethelfleda-senora-de-los-mercios/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Ethelfleda, señora de los mercios." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 07, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16851/ethelfleda-senora-de-los-mercios/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Ethelfleda, señora de los mercios." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 07 mar 2018. Web. 03 oct 2022.

Afiliación