El oro de los conquistadores

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 25 julio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

La asombrosa cantidad de oro que los conquistadores extrajeron de las Américas permitió a España convertirse en el país más rico del mundo. La sed de oro para pagar los ejércitos y enriquecerse personalmente dio lugar a oleadas de expediciones de descubrimiento y conquista a partir de 1492. Solo en el primer medio siglo de la conquista española de América se extrajeron más de 100 toneladas de oro del continente.

Al fundir este brillante metal, los conquistadores dejaron tras de sí un rastro de muerte, tortura y destrucción. Los conquistadores redujeron de forma masiva la cantidad de artefactos que de lo contrario podrían haber sobrevivido hasta nuestros días, artefactos que podrían haber hablado del significado religioso, cultural y artístico que sus creadores les habían dado. Si bien esperaban que la elección del oro incorruptible hiciera que estos objetos perduraran durante generaciones, lo que lograron fue sellar su destino para que se perdieran para siempre.

Eliminar publicidad

Advertisement

Lambayeque Tumi
Tumi de Lambayeque
Metropolitan Museum of Art (Copyright)

La sed de oro

Cuando Cristóbal Colón (1451-1506) llegó a América en 1492, la única mercancía que todos los monarcas europeos ansiaban era el oro. Con este precioso metal amarillo se podían pagar ejércitos, mercenarios y armas de pólvora, y defender y expandir sus reinos. El oro nunca ha abundado, pero a finales del siglo XV era excepcionalmente escaso en Europa. Aunque parezca sorprendente, si todo el oro de Europa de aquella época se hubiera reunido en un solo lugar, habría ocupado el volumen de un cubo de apenas 2 m de lado. Pero el oro que los conquistadores estaban a punto de encontrar en el Nuevo Mundo empequeñecería esta mísera suma y enriquecería a la Corona española mucho más de lo que hubieran podido imaginar.

los indígenas americanos apreciaban el oro por su brillo, incorruptibilidad y por asociaciones espirituales.

Los conquistadores encontraron oro por primera vez en la isla de La Española (actual República Dominicana/Haití) en 1494. Los tentáculos del imperio se extendieron luego a Puerto Rico en 1508, a Jamaica en 1509 y a Cuba en 1511, hasta ahora la mejor fuente de oro. En la primavera de 1513, Juan Ponce de León (1474-1521) fue el primer europeo en hacer un desembarco documentado en Florida. También en 1513, Vasco Núñez de Balboa (1475-1519) cruzó el istmo de Panamá y se convirtió en el primer europeo en avistar el océano Pacífico. En la década de 1520, el proceso de la colonización española dio un paso más. Diego Velázquez de Cuéllar (1465-1524), gobernador de Cuba, envió a Hernán Cortés (1485-1547) a explorar México, donde encontró y luego conquistó a los aztecas a partir de 1521. A continuación, Pedro de Alvarado (c. 1485-1541) dirigió la brutal conquista de los mayas en Guatemala en 1524. Luego vino Francisco Pizarro (c. 1478-1541), que saqueó el Perú incaico a partir de 1532, y después Hernando de Soto (c. 1500-1542), que empezó a explorar América del Norte hasta el río Misisipi en 1539-42. Todos estos hombres buscaban riquezas de cualquier tipo, desde esmeraldas hasta pieles exóticas, pero el material más codiciado de todos era el oro.

Eliminar publicidad

Advertisement

Efectivamente, las Américas resultaron ser un lugar excelente para encontrar oro. Aunque los pueblos indígenas de América no valoraban este metal por su rareza ni como medio de pago, sí lo hacían por su brillo, su incorruptibilidad, sus asociaciones espirituales (especialmente en relación con el sol) y su capacidad de trabajo en manos de los artesanos. Por estas razones, se extraía, se comercializaba y se entregaba como tributo en todo el continente. Cuando los visitantes del Viejo Mundo llegaban y veían esos tesoros colgando de los cuerpos de los pueblos que encontraban y veían los relucientes artefactos en las paredes de sus templos, se llenaban de alegría. Esta exultación desconcertaba a los americanos, ya que normalmente valoraban más otros materiales, como el jade, la turquesa, las plumas exóticas y las telas bien tejidas.

Chimu Gold Rattle
Sonajero de oro chimú
Daderot (Public Domain)

El oro azteca

Cuando Cortés inició la conquista de México en 1519, la búsqueda de oro era lo más importante para él y para sus compañeros conquistadores. La superioridad armamentística de los conquistadores, sus tácticas de guerra agresivas y absolutas, y el inteligente uso de los aliados locales conspiraron para que los españoles obtuvieran una victoria tras otra y el control definitivo del último gran imperio de la larga historia de Mesoamérica.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Cuando Cortés se reunió con el gobernante azteca Motecuhzoma (alias Moctezuma, quien gobernó de 1502 a 1520) en noviembre de 1519, las cosas habían empezado bien en la búsqueda de oro cuando el conquistador recibió un magnífico collar de cangrejos de oro. Con la caída de la capital azteca, Tenochtitlán, en agosto de 1521, los templos, palacios, almacenes y casas particulares fueron saqueados por sus objetos de valor. A menudo se capturaba a los indígenas y se los torturaba para que revelaran el paradero de sus objetos de valor y, en particular, de cualquier cosa hecha de oro. Los conquistadores eran insaciables en su codicia por todo, desde tapones de oro para la nariz hasta ídolos secretos. Como cita una fuente nativa contemporánea: "Los españoles tomaban cosas de la gente por la fuerza. Buscaban oro; no les importaba la piedra verde, las plumas preciosas o la turquesa" (citado en Carballo, 226).

Para obtener un flujo de oro más regular, las tribus subyugadas pronto se vieron obligadas a entregar a los españoles un tributo anual, a menudo en forma de pequeños discos de oro. Naturalmente, los españoles también querían saber de dónde procedía el oro, por lo que se apoderaron de las minas aztecas de Taxco y Pachuco. Se crearon nuevas minas de oro y plata en Taxco (1536), Zacatecas (1546), Guanajuato (1550), Pachuco (1552) y San Luis Potosí (1592), y así el flujo constante de metales preciosos siguió llegando a España.

Eliminar publicidad

Advertisement

The Torture of Cuauhtémoc
La tortura de Cuauhtémoc
Leandro Izaguirre (Public Domain)

El oro inca

En Perú, el conquistador Francisco Pizarro atacó el Imperio inca en 1532 y capturó a su gobernante, Atahualpa. La civilización incaica consideraba el oro como el sudor de su dios del sol Inti, por lo que se utilizaba para fabricar todo tipo de objetos de importancia religiosa, especialmente máscaras y discos solares. El Templo del Sol de Coricancha, en Cuzco, estaba cubierto con más de 700 láminas de oro batido de medio metro cuadrado, cada una de las cuales pesaba 2 kg. Había incluso un jardín dedicado a Inti. Todo en él era de oro y plata. Había un gran campo de maíz y modelos de tamaño natural de pastores, llamas, jaguares, conejillos de indias, monos, pájaros e incluso mariposas e insectos, todos elaborados con metales preciosos.

Del magnífico jardín dorado de Inti en Cuzco solo se conserva un tallo de trigo dorado.

Los conquistadores no tardaron en observar estos magníficos adornos de los templos incas. Se prometió la libertad del líder si se pagaba un enorme rescate, suficiente para llenar una habitación de unos 6,2 x 4,8 m. El rescate de Atahualpa se pagó debidamente y luego se fundió en nueve grandes fraguas y se repartió entre los 217 españoles. El oro de este rescate, con una pureza de 22,5 quilates y un peso de más de 6000 kg, se valoró en más de 1,3 millones de pesos de oro, bastante más de 300 millones de dólares actuales. Un soldado de infantería recibía la enorme suma de 20 kilos (44 lbs) de oro, mientras que un soldado de caballería obtenía 41 kilos (90 lbs). Pizarro se adjudicó la suma de un soldado de caballería multiplicada por siete, y a la Corona le correspondió la quinta parte prometida. Además de esta suma, Pizarro estaba obligado a pagar a la Corona un impuesto del 10% sobre todo el oro que adquiriera en Perú (cifra que se elevó al 20% después de los primeros seis años) según los términos de su contrato de conquista y su condición de adelantado.

El antiguo Imperio inca también se convirtió en una fuente masiva de plata, tanto por el saqueo como por la minería. Durante mucho tiempo, los incas habían utilizado las minas como forma de extraer mano de obra y tributos de zonas específicas. Los yacimientos de oro se extraían mediante pozos estrechos que seguían las vetas del metal. También había minas a cielo abierto, y el oro se recuperaba buceando en los lechos de los ríos. Los españoles abrieron y explotaron minas de metales preciosos en toda Sudamérica. Las minas más importantes fueron las del Valle del Cauca en Colombia (abiertas en 1540), las de Potosí (1545) y Oruro (1595) en Bolivia, y las de Castrovirreyna (1555) y Cerco de Pasco (1630) en Perú.

Eliminar publicidad

Advertisement

Atahualpa
Atahualpa
Brooklyn Museum (CC BY-NC-SA)

La extracción de plata de las Américas pronto llegó a ser predominante; en 1540 constituía más del 85% de los envíos de metales preciosos a España. A lo largo del siglo XVI y principios del XVII, el oro y la plata siempre constituyeron al menos el 80% de los cargamentos enviados a Europa en términos de su valor total. La mano de obra que extraía el oro y la plata era forzada en el sistema de licencias de encomienda, que daba a su titular el derecho a utilizar mano de obra local de forma gratuita a cambio de ofrecer un grado nominal de seguridad y la oportunidad de ser educado en la religión cristiana. Como las enfermedades y las malas condiciones de trabajo hicieron estragos en la población local, el sistema de encomienda acabó siendo sustituido por uno de baja remuneración, el sistema de repartimiento.

El oro de El Dorado

En la antigua Colombia, el oro también era venerado por su brillo y su asociación con el sol. En forma de polvo, el oro se utilizaba para cubrir el cuerpo del futuro rey muisca (chibcha) en una fastuosa ceremonia de coronación, lo que dio lugar a la leyenda de El Dorado. El monarca recién desempolvado saltó entonces al lago Guatavita en un acto ritual de limpieza. Mientras tanto, los espectadores arrojaban objetos preciosos al lago como ofrendas auspiciosas a los dioses. Cuando los conquistadores oyeron rumores de esta ceremonia en la década de 1530, la historia se había embellecido y El Dorado se había convertido no en un hombre sino en una gran ciudad pavimentada de oro.

La ciudad dorada nunca se encontró porque no existía, pero se intentó averiguar qué había en el fondo del lago Guatavita. En la década de 1580, Antonio de Sepúlveda tuvo quizás el plan más ambicioso cuando cortó una parte del borde del cráter del lago para drenarlo y encontrar el tesoro que seguramente se había acumulado en el lecho del lago. Se encontraron algunos objetos de oro, pero antes de que el lago pudiera desaguar por completo, un desprendimiento de tierra bloqueó el corte y el nivel del agua volvió a subir. Desde entonces han sido muchos los aventureros que han intentado extraer oro del lago Guatavita, sin éxito.

Eliminar publicidad

Advertisement

Muisca Tunjo
Tunjo muisca
Ignacio Perez (CC BY-NC-SA)

Tesoros perdidos

Como a los conquistadores solo les interesaba el oro y no su forma, fundieron sin descanso los artefactos para hacer monedas y lingotes, que eran más fáciles de transportar a Europa y de repartir entre ellos. A pesar de los esfuerzos de los lugareños por ocultar las estatuas sagradas, los conquistadores las encontraron y las fundieron. Los artículos de oro como brazaletes, collares, tapones para las orejas, tapones para la nariz, cuchillos ceremoniales, estatuillas, copas y platos, se arrojaban a los crisoles. Aunque se enviaron algunas piezas selectas para gratificación del monarca español, no se valoró en absoluto la importancia religiosa, cultural y artística de las innumerables piezas que se perdieron para siempre. Todo lo que sobrevive del magnífico jardín dorado de Inti en Cusco, por ejemplo, es un único tallo de trigo dorado.

En 1560, los conquistadores habían enviado más de 100 toneladas de oro a España, duplicando la cantidad de metal precioso que había en Europa. La cantidad aumentó en la segunda mitad del siglo XVI gracias a la minería y a nuevas fuentes en lo que se convirtió en el Virreinato de Granada (la actual Colombia, Ecuador y Venezuela), con barcos que entregaban alrededor de 4 toneladas de oro cada año a Sevilla.

La búsqueda de oro tuvo su precio, no solo para las culturas locales sino también para los propios conquistadores. Muchas de las expediciones que buscaban el reluciente metal fueron fracasos mortales, como la de 1523-4 a Honduras dirigida por Cristóbal de Olid (n. 1492). Diego de Almagro (c. 1475-1538) dirigió una gran y costosa expedición a Chile en 1535, pero no encontró oro. La más infame de todas fue la expedición dirigida por Francisco Vásquez de Coronado (c. 1510-1554) en 1540 para explorar América del Norte en busca de Cibola, un legendario grupo de ciudades que se rumoreaba que estaban pavimentadas con oro. Coronado no encontró nada de eso. Incluso los que encontraron oro a menudo se vieron perjudicados por sus compañeros conquistadores despiadados. El propio Cortés se vio eternamente envuelto en disputas legales sobre cómo había repartido su botín de oro y si había dado a la Corona su parte justa.

Collection of Gold as Tribute, Codex Tepetlaoztoc
Recolección de oro como tributo, Códice Tepetlaoztoc
The British Museum (CC BY-NC-SA)

Incluso los españoles en Europa sufrieron esta entrada masiva de oro y plata, ya que provocó una hiperinflación, concepto que muchos economistas no comprendían en aquel entonces. Los precios de los productos básicos aumentaron un 400% a lo largo del siglo XVI, y las exportaciones españolas se resintieron como consecuencia de ello cuando los salarios subieron a la par. Además, la Corona dilapidó sus metales preciosos, generalmente para obtener préstamos de los banqueros mucho antes de que las flotas del tesoro español llegaran a Europa. Además, existía la amenaza de los piratas y corsarios, que querían interceptar los galeones españoles cuando cruzaban el Atlántico. En 1579, por ejemplo, Francis Drake capturó frente a las costas de Perú el Nuestra Señora de la Concepción, que llevaba un tesoro con 26 toneladas de lingotes de plata y 36 kg de oro. Las tormentas eran una amenaza aún mayor y provocaron muchos naufragios, como el del Nuestra Señora de Atocha, que llevaba un cargamento de 400 millones de dólares cuando se hundió en una tormenta en 1622 frente a los Cayos de Florida.

Ni siquiera la gran riqueza de las Indias podía hacer frente a los tremendos costos de mantenimiento de los ejércitos para salvaguardar y expandir el Imperio español en Iberia, los Países Bajos, Francia, Alemania, Italia, el norte de África y alta mar. Tal vez sea justo que la Edad de Oro española fuera tan brillante y fugaz como los jóvenes imperios que había destruido en las Américas en su implacable búsqueda de oro.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Encontraron oro los conquistadores?

Los conquistadores encontraron una enorme cantidad de oro en las Américas, más de 100 toneladas entre 1492 y 1560.

¿Cuánto oro se llevó Cortés de los aztecas?

Hernán Cortés extrajo toneladas de oro de los aztecas y otras civilizaciones mesoamericanas. Se fundieron innumerables artefactos y se siguieron explotando las minas aztecas y abriendo otras nuevas.

¿De dónde sacaban el oro los españoles?

Los españoles obtenían el oro de los pueblos indígenas de todo su imperio, pero sobre todo de Cuba, México, Colombia y Perú. Los artefactos y las joyas se fundían y el oro se extraía de las minas locales.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, julio 25). El oro de los conquistadores [The Gold of the Conquistadors]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2045/el-oro-de-los-conquistadores/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "El oro de los conquistadores." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 25, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2045/el-oro-de-los-conquistadores/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "El oro de los conquistadores." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 25 jul 2022. Web. 03 oct 2022.

Afiliación