Hernando de Soto

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 11 julio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Hernando de Soto (by Juan Brunetti & José Maea., Public Domain)
Hernando de Soto
Juan Brunetti & José Maea. (Public Domain)

Hernando de Soto (c. 1500-1542) fue un conquistador español que luchó en Panamá y Nicaragua y acompañó a Francisco Pizarro (c. 1478-1541) en la conquista de la civilización inca en Perú. Es famoso por haber explorado América del Norte, incluido el río Misisipi, donde murió en 1542 sin haber encontrado las legendarias ciudades de oro que lo habían impulsado a explorar durante cuatro años.

Juventud y Centroamérica

Hernando de Soto nació hacia 1500 en Jerez de los Caballeros o en Badajoz, ambas en Extremadura, España. Nació en el seno de una familia de la nobleza menor, por lo que tenía la condición de hidalgo. Hacia 1514, el joven Hernando se lanzó a la aventura del Nuevo Mundo con una flota dirigida por Pedro Arias de Ávila (alias Pedrarias Dávila, nacido en 1442) con destino a Panamá. En 1517, exploró lo que hoy es Colombia antes de regresar a Panamá. En 1524, De Soto se unió a una expedición dirigida por Francisco Hernández de Córdoba con destino a la actual Nicaragua. Como ocurría con frecuencia en el mundo fronterizo de los conquistadores altamente competitivos, Córdoba no se llevaba bien con De Soto e incluso lo hizo arrestar en una ocasión, pero De Soto se libró de su prisión gracias a la ayuda de Francisco de Compañón.

Eliminar publicidad

Advertisement

De Soto no había perjudicado sus perspectivas de carrera cuando volvió a unir fuerzas con Pedrarais, que ahora era un poderoso administrador colonial y gobernador de Panamá. Pedrarias estaba en feroz competencia con Pedro de Alvarado (c. 1485-1541), gobernador de Guatemala, por el territorio que se encontraba entre sus dos dominios (los actuales El Salvador y Honduras). Pedrarias tampoco estaba nada contento con que Córdoba se excediera en su autoridad, hecho del que le informó De Soto.

Sus hazañas en Nicaragua fueron recompensadas con el nombramiento de alcalde de León, la capital de la región. Este cargo le otorgó varias encomiendas, es decir, el derecho a explotar la mano de obra local. Toda la región estaba resultando decepcionante para los españoles en cuanto a los metales preciosos disponibles, pero se ganaba dinero con la esclavitud. De Soto fue uno de los principales traficantes de esclavos, vendía a los centroamericanos capturados a los asentamientos coloniales de tierra firme y del Caribe español. Uno de los barcos de De Soto, La Concepción, transportaba casi 400 esclavos por viaje.

Eliminar publicidad

Advertisement

Spanish Colonial Empire in the Age of Exploration
Imperio colonial español en la Era de las expediciones
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Un cronista español da la siguiente descripción bastante halagadora de De Soto: "un hombre apuesto, de tez oscura... de semblante alegre, que enfrentaba las dificultades y era muy valiente" (Howard, 67). De Soto era de baja estatura, pero destacaba por su audacia, su habilidad como jinete y sus cualidades caballerescas (al parecer, solo hacia sus compañeros europeos).

Pizarro y los incas

En la década de 1530, De Soto fue uno de los principales comandantes de Francisco Pizarro y cofundador de la expedición que inició la conquista del Imperio inca. A cambio de su apoyo económico, se le prometió a De Soto la gobernación de la mayor ciudad que encontraran. De Soto llegó a Sudamérica poco después de Pizarro con una útil fuerza suplementaria de dos barcos que llevaban 100 españoles y unos 50 caballos en diciembre de 1531. A bordo iba también la primera mujer española que llegó a Perú, Juana Hernández.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

De Soto ofreció su anillo de oro al gobernante inca Atahualpa como muestra de buena voluntad.

El ejército combinado de conquistadores atacó el puerto de Tumbes en el Golfo de Guayaquil en febrero de 1532. A continuación, se adentraron en el interior y observaron los caminos bien construidos y los almacenes que había en el camino, lo que indicaba que seguramente estaban entrando en las tierras de un rico imperio. Finalmente, el 15 de noviembre de 1532, se produjo el primer contacto con el pueblo inca, y Pizarro mandó decir que deseaba hablar con su rey en Cajamarca, en el altiplano de Perú. De Soto fue el hombre enviado a reunirse con el gobernante inca, que justo en ese momento estaba disfrutando de los manantiales locales en las afueras de Cajamarca. Atahualpa (que gobernó de 1532 a 1533) acababa de derrotar a su hermano Waskar en una guerra civil de seis años. De Soto entró en el campamento de Atahualpa con 15 hombres y un intérprete bastante pobre. Tras varias horas de espera por una audiencia real, a De Soto se le unieron otros 20 conquistadores dirigidos por Hernando Pizarro (hermano de Francisco).

Finalmente, Atahualpa se dignó a salir de su lujosa tienda. El primer contacto fue amistoso, con bebidas y una ronda de discursos. Los españoles pronunciaron su obligado monólogo de desculpabilización, el Requerimiento de 1514, que esbozaba una historia del cristianismo, la superioridad del Papa y la obligación, a partir de ese día, de que todos los pueblos indígenas se sometieran a la autoridad española. La mayoría de los conquistadores se limitaron a hojear los elementos más pertinentes del documento, que era incomprensible para el público, y a menudo comenzaban el tiroteo antes de haber llegado a las últimas líneas. En esta primera fase de la conquista, cabe imaginar que De Soto era más pedante y aburría al máximo a su audiencia. En algunos relatos figura que De Soto ofreció su anillo de oro a Atahualpa como muestra de buena voluntad (en otras versiones es Hernando Pizarro quien ofrece la joya).

Eliminar publicidad

Advertisement

Atahualpa
Atahualpa
Brooklyn Museum (CC BY-NC-SA)

A continuación hubo una exhibición de equitación española a cargo de De Soto, Hernando Pizarro y Sebastián de Belalcázar. De Soto trató de intimidar a los incas que lo observaban fingiendo que cargaba con su caballo contra la multitud y haciendo que se levantara sobre sus patas traseras. Un cronista incluso describe el resoplido del corcel de De Soto erizando las plumas del tocado sagrado del gobernante inca. Atahualpa permaneció impasible ante la acusación, pero al día siguiente ordenó la ejecución de los dignatarios incas que estaban a su lado y que se habían estremecido durante la actuación de De Soto; sus esposas e hijos también fueron ejecutados. De Soto informó a Pizarro que al día siguiente decidió atacar al ejército inca. Es probable que Atahualpa tuviera el mismo plan para los españoles. En la batalla que siguió, los españoles derrotaron a una fuerza inca de 80.000 hombres. Murieron 7000 incas y ningún español. La abrumadora superioridad de las armas de pólvora, las ballestas y la caballería (comandada en dos alas por Pizarro y De Soto) no pudo hacerse más evidente.

En 1537, De Soto obtuvo su deseo de seguir con la aventura cuando consiguió una audiencia con el rey de España.

Atahualpa fue capturado y tuvo que entregar un enorme tesoro para asegurar su liberación. Una vez entregada esta gran cantidad de oro y plata debidamente, Pizarro igual decidió ejecutar a Atahualpa el 26 de julio de 1533. De Soto y otros conquistadores de alto rango habían argumentado que el gobernante inca debía ser enviado a España, pero Pizarro estaba decidido a cortar la cabeza política, religiosa y militar de la cultura que estaba a punto de destruir. Cabe destacar que De Soto fue enviado en misión de reconocimiento mientras se llevaba a cabo el rápido juicio y la sentencia. También cabe señalar el hecho de que De Soto informó que no había encontrado indicios de un segundo ejército incaico esperando para atacar a los españoles.

Mientras la conquista continuaba, los conquistadores se acercaban a la capital inca de Cuzco. De Soto, al frente de una fuerza de avanzada, fue el primer español que entró en esta gran metrópoli andina en septiembre de 1533. Los conquistadores quedaron impresionados por la densidad de la ciudad y sus palacios y almacenes de piedra finamente construidos. Pizarro capturó Cusco con facilidad en noviembre de 1533, pero un levantamiento inca en 1536-7 condujo a un asedio de la ciudad. Cuzco se rindió finalmente en abril de 1537.

Eliminar publicidad

Advertisement

Inca Qollqa
Inca Qollqa
Stevage (CC BY-SA)

En el período comprendido entre la caída inicial de Cuzco y su reconquista, De Soto había sido nombrado corregidor de la capital inca (en este contexto, su gobernador) mientras Pizarro se había marchado a explorar la costa, donde fundó Lima. De Soto repartió encomiendas y estableció algún tipo de orden en la fracturada ciudad desde su residencia en el palacio de Amarukancha. De Soto también dirigió un ejército aliado incaico-español contra el general rebelde inca Quizquiz, que se resistía a la invasión española desde su base en Quito. Finalmente, los españoles sometieron a los rebeldes y el Imperio Inca se derrumbó por completo. En 1542 se formó el Virreinato del Perú.

Gobernador de Cuba

De Soto, con sus 17.740 pesos del rescate de Atahualpa, era ahora un hombre rico, pero tras la caída de Cuzco quiso aumentar su éxito y convertirse en un destacado administrador colonial en su propio territorio. Pizarro guardaba celosamente sus privilegios en Perú, y De Soto había sido descartado para el mando de una nueva expedición a Chile, papel que fue otorgado a Diego de Almagro (c. 1475-1538). En consecuencia, Soto se vio obligado a buscar en otra parte. En diciembre de 1535 abandonó Sudamérica y a su amante Tocto Chimpu, la hija del difunto líder inca Waskar. De vuelta a Sevilla, De Soto vivió en una enorme mansión rodeado de un séquito igualmente enorme de sirvientes mientras reflexionaba sobre su futuro.

En 1537, De Soto consiguió su deseo de continuar con la aventura al obtener una audiencia con el rey de España, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (de 1519 a 1556). Fue nombrado gobernador de Cuba y caballero de Santiago. Además, la Corona española le concedió el codiciado estatus de adelantado, que era el derecho de conquista. De Soto tenía sus ojos puestos en Colombia, pero el rey tenía planes para América del Norte, concretamente en la costa del Golfo, donde se rumoreaba que había mucho oro que encontrar. A De Soto se le concedió una capitulación: el derecho a explorar y explotar una enorme franja de tierra desde el río de las Palmas en México hasta los Cayos de Florida. A cambio, De Soto tenía que entregar a la Corona el 20% de las riquezas que adquiriera.

Eliminar publicidad

Advertisement

Route of the de Soto Expedition
Ruta de la expedición de De Soto
Herb Roe (CC BY-SA)

El también conquistador Juan Ponce de León (1474-1521) había dirigido dos expediciones para explorar lo que hoy es Florida en 1513 y 1521. Hasta entonces, las autoridades españolas habían tardado en dar seguimiento a los descubrimientos de León, tal vez por la hostilidad con la que fue recibido. La reputación de la zona se hundió aún más en las estimaciones españolas en 1527-8 cuando una expedición dirigida por Pánfilo de Narváez terminó con casi todos los participantes sucumbiendo a los ataques de los nativos, al hambre o al naufragio. Uno de los supervivientes, Álvar Núñez Cabeza (c. 1490-1556), siguió insistiendo con vagas insinuaciones de que había ciudades doradas por conquistar más allá de la península de Florida, una descripción de dudosa autenticidad que, sin embargo, el Consejo de Indias de España anotó para futuras referencias.

En 1537, los españoles estaban preparados para intentar de nuevo la exploración y explotación de América del Norte. La expedición de De Soto zarpó de España en abril de 1538, se reabasteció en Canarias y luego en Cuba, donde una ronda de fiestas celebró su nombramiento como gobernador. Un mal presagio, quizás, fue el encallamiento del buque insignia San Cristóbal en el puerto de Santiago, entonces la capital, que provocó la pérdida del vino de la expedición. La nueva esposa de De Soto, Isabela de Bobadilla, hija de Pedrarias, había viajado desde Sevilla, pero quedó para gobernar Cuba como vicegobernadora hasta el regreso de su marido.

Discovery of the Mississippi by De Soto
Descubrimiento del Mississippi por De Soto
Architect of the Capitol (Public Domain)

Zarpando de La Habana en una flota de nueve barcos, De Soto desembarcó probablemente cerca de lo que hoy es Tampa, Florida, a finales de mayo de 1539. Se trataba de una empresa bien financiada, que incluía 600 hombres de combate, muchos de los cuales tenían experiencia colonial en Perú. Los barcos llevaban una gran cantidad de equipo y provisiones costosas, desde carne de vacuno salada hasta las cadenas de hierro que esperaban atar pronto a los esclavos capturados.

La exploración de América del Norte

Casi inmediatamente después del desembarco, los españoles comenzaron su estrategia habitual de matar nativos, capturar intérpretes y buscar oro y plata. Una de las primeras y útiles "capturas" fue la de Juan Ortiz, un sevillano que había participado en una expedición española anterior pero que había sido capturado. Se había librado de una condena a muerte y ahora vivía como los indios, incluso se tatuaba el cuerpo. Se convirtió en el principal intérprete de De Soto. De manera ominosa, Ortiz aseguró a sus compatriotas que no había oro que encontrar en estos lugares. De todos modos, De Soto decidió seguir hacia el norte, tranquilizado a menudo por las habituales historias de los nativos que decían que la siguiente tribu sobre la siguiente colina era rica en oro, pero ellos no. A su paso, De Soto dejó tras de sí devastadoras enfermedades europeas y una duradera sospecha de estos extraños hombres barbudos de otro mundo.

De Soto siguió avanzando y terminó encontrando a los indios apalaches y otros innumerables grupos, y llegó hasta el norte de la actual Carolina del Norte. Durante los cuatro años siguientes, recorrieron laboriosamente una enorme extensión de tierra que abarca lo que hoy son los estados norteamericanos de Florida, Georgia, Carolina del Sur, Tennessee, Alabama, Misisipi y Arkansas. De Soto empleó una y otra vez su estrategia de capturar a un líder tribal y exigirle alimentos y porteros para llevar a cabo su expedición. Los invasores se toparon con excelentes tierras de cultivo, fina cerámica e impresionantes túmulos funerarios, pero aun así no encontraron las legendarias ciudades de oro. América del Norte no parecía tener las riquezas de México o Perú. De Soto regresó finalmente al río Misisipi, pero murió, quizá de fiebre, cerca de Natchez el 21 de mayo de 1542. Tenía 42 años. El cuerpo de Hernando de Soto fue depositado en las aguas del Misisipi. La expedición, ahora bajo el mando de Luis de Moscoso, nombrado ayudante de De Soto, se dio por terminada y los supervivientes regresaron. Llegaron a Pánuco, en México, en septiembre de 1543.

La expedición de Hernando de Soto a La Florida (1539-1542) fue un costoso desastre tanto para los participantes como para las comunidades encontradas, pero al menos dio lugar a la primera documentación detallada de los pueblos y culturas de esta parte de Norteamérica antes de que fuera prácticamente borrada por los europeos que vinieron después.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué fue conocido Hernando de Soto?

Hernando de Soto fue conocido por haber explorado lo que hoy es el suroeste de Estados Unidos y por haber sido uno de los principales conquistadores del Imperio Inca en Perú en la década de 1530.

¿Qué "descubrió" Hernando de Soto?

Hernando de Soto dirigió la primera expedición europea que exploró extensamente partes del suroeste de Estados Unidos entre 1539 y 1542. Otras expediciones españolas habían estado en la región pero no cubrieron tanto territorio como de Soto.

¿Por qué Hernando de Soto exploró América del Norte?

Hernando de Soto exploró América del Norte porque buscaba un imperio dorado tan rico como el de los aztecas y los incas, pero terminó decepcionado.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, julio 11). Hernando de Soto [Hernando de Soto]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20637/hernando-de-soto/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Hernando de Soto." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 11, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20637/hernando-de-soto/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Hernando de Soto." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 11 jul 2022. Web. 03 oct 2022.

Afiliación