Diego de Almagro

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 23 agosto 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Diego de Almagro (by Domingo Mesa, Public Domain)
Diego de Almagro
Domingo Mesa (Public Domain)

Diego de Almagro (c. 1475-1538) fue un conquistador español, el segundo al mando de Francisco Pizarro (c. 1478-1541) durante la expedición de 1531 que atacó a la civilización inca. Almagro dirigió entonces su propia expedición para explorar Chile, pero no logró encontrar las ciudades doradas que esperaba. En la amarga y sangrienta rivalidad que se desarrolló entre los conquistadores, Almagro fue derrotado en 1538.

Panamá y Pizarro

Diego de Almagro nació en Almagro, en la provincia de Extremadura, España, hacia 1475. Nació ilegítimo, por lo que sus posibilidades de progresar socialmente eran escasas. Como muchos otros jóvenes de su posición en esta época y en esta provincia concreta, Diego carecía de educación, no sabía leer ni escribir, por lo que buscó en el mar una vía de escape y de encontrar fortuna.

Eliminar publicidad

Advertisement

Diego formó parte de la expedición de 1514 a Panamá dirigida por Pedro Arias de Ávila (también conocido como Pedrarias Dávila, nacido en 1442), un conquistador que más tarde se haría conocido en el sangriento negocio de la conquista fue Hernando de Soto (c. 1500-1542). En Panamá, Almagro recibió una encomienda, es decir, el derecho a explotar los recursos y la mano de obra locales para su propio uso, por lo que estableció una finca cerca de la capital, Darién, donde también probó suerte en la búsqueda de oro. Durante su estancia en Panamá, Almagro conoció a Francisco Pizarro, y ambos se unieron en tres expediciones a Sudamérica, que comenzaron en 1524. Los aventureros querían emular a su compatriota Hernán Cortés (1485-1547) en México, que había conquistado la civilización azteca y ganado una fortuna. Almagro era experto en logística y reclutamiento, dos áreas esenciales para cualquier expedición a tierras desconocidas.

El historiador C. Howard da la siguiente descripción de Almagro:

Eliminar publicidad

Advertisement

[Era] despreocupado y desenfadado. Era de baja estatura y mucho menos llamativo [que Pizarro], excepto por la ropa a menudo llamativa que le gustaba. A diferencia de Pizarro, que podía ser bastante elocuente a veces, Almagro frecuentemente tenía dificultades para expresarse. Además, su rostro estaba desfigurado por la pérdida de un ojo, y todo su cuerpo llevaba las cicatrices de innumerables campañas heroicas. Un poco precipitado y bastante apasionado en la acción, se compenetraba con las filas de los combatientes y era más comprensivo con sus soldados. (12)

Spanish Colonial Empire in the Age of Exploration
Imperio colonial español en la Era de las expediciones
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Un cronista español contemporáneo fue un poco más duro en su descripción del carácter de Almagro:

[Era] un hombre de baja estatura, con rasgos feos, pero con gran valor y resistencia. Era generoso, pero era engreído y dado a la jactancia, a veces dejaba correr su lengua sin parar... [Era] nacido de un parentesco tan humilde que se podría decir que su linaje empezaba y terminaba en él mismo.

(Sheppard, 84)

Las dos primeras expediciones al sur

La expedición de 1524-5 exploró la costa norte de Sudamérica e intentó remontar el río Biru, pero no pudo avanzar mucho contra los difíciles vientos y corrientes. El grupo se encontró con una tribu hostil en Punta Quemado, donde Pizarro recibió siete heridas y varios de sus hombres murieron. En esta primera expedición, Almagro perdió un ojo a causa de una jabalina indígena.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Sin inmutarse, Pizarro y Almagro emprendieron otra expedición a la región en marzo de 1526. Pizarro navegó hasta el río San Juan, pero esta vez se vio bloqueado por los pantanos. Mientras tanto, Almagro regresó a Panamá en busca de más provisiones y el piloto de Pizarro, Bartolomé Ruiz, navegó por el ecuador (el primer europeo que lo hizo en el Pacífico), donde se encontró con una balsa cargada de productos comerciales, incluidos objetos de oro. Por fin, los conquistadores tenían una prueba fehaciente de que las riquezas podían ser suyas si encontraban la fuente. Ignorando las órdenes del gobernador de regresar a Panamá, Pizarro se quedó con una fuerza de voluntarios y navegó hasta el Golfo de Guayaquil (donde se unen las costas de Ecuador y Perú). Allí descubrió el bullicioso puerto de Tumbes, una prueba más de la presencia de una gran civilización y de que realmente había algo en Sudamérica que valía la pena perseguir.

Diego de Almagro & Francisco Pizarro
Diego de Almagro y Francisco Pizarro
Felipe Poma de Ayala (Public Domain)

La tercera expedición al sur

En julio de 1529, Pizarro regresó a España, y su propósito se vio recompensado cuando recibió el codiciado estatus de adelantado, que era el derecho legal otorgado por el rey de España, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (de 1519 a 1556), para convertirse en el gobernador de cualquier nueva tierra que colonizara en su expedición al sur. Pizarro organizó su tercera expedición durante 1530 y partió de nuevo hacia lo desconocido en diciembre. La expedición, compuesta por dos carabelas, recorrió la costa de Colombia y Ecuador. Pizarro dirigió menos de 200 hombres de combate hacia los Andes. Una vez más, su segundo al mando fue Diego de Almagro, aunque lo siguió después de que se le encargara una última campaña de reclutamiento de conquistadores adicionales en Panamá.

Eliminar publicidad

Advertisement

Pizarro nombró a Almagro gobernador de Cuzco en enero de 1535.

Almagro solo había recibido del emperador el decepcionante título de Comandante de la Fortaleza de Tumbes. Fue el comienzo de una ruptura entre Almagro y Pizarro, ya que el primero pensaba que el segundo, durante su estancia en la corte, solo se había ocupado de sí mismo. Las desavenencias se solucionaron temporalmente cuando Hernando de Luque, que había brindado apoyo económico a los dos conquistadores durante mucho tiempo, hizo prometer a Pizarro que pediría al emperador que le concediera a Almagro una zona de la conquista para gobernarla él mismo. También se acordó que Pizarro no ascendería a sus propios familiares por encima de Almagro y que cualquier riqueza de la conquista se dividiría entre los tres hombres en partes iguales.

En noviembre de 1532, Pizarro entró en contacto directo con los incas. Su gobernante Atahualpa fue capturado y se acumuló un gran tesoro como rescate, literalmente toneladas de oro y plata. Como Almagro llegó después de que se hubiera repartido este rescate, él y sus hombres obtuvieron muy poco de este gran tesoro. Cuzco, la capital inca, cayó en manos españolas en noviembre de 1533. Aunque de gran tamaño, la relativamente pequeña élite gobernante inca, ya debilitada por una dañina guerra civil y por las enfermedades europeas que habían llegado de Centroamérica antes que los propios españoles, no podía ganar una guerra contra la caballería y las armas de acero y pólvora.

Diego de Almagro in Chile
Diego de Almagro en Chile
Pedro Subercaseaux (Public Domain)

Enfrentamiento con Alvarado

El plan de Pizarro y Almagro de repartirse el Perú recibió un duro golpe en febrero de 1534, cuando el despiadado Pedro de Alvarado (c. 1485-1541) llegó a la costa de Ecuador con una flota de 12 barcos, 500 conquistadores y 4000 cargadores reclutados. Alvarado se había convertido en gobernador de Guatemala y estaba deseoso de ver lo que podía obtener del Imperio Inca, que se estaba derrumbando. Sin embargo, Alvarado decidió cruzar los Andes y, cuando logró esa hazaña casi imposible, apenas le quedaban hombres y caballos. Pizarro se había enterado de esta expedición y envió a Almagro para asegurarse de que ningún tercer conquistador se metiera en lo que consideraban su propia conquista privada. En Quito, Almagro se unió a otra fuerza de conquistadores liderada por Sebastián de Belalcázar, y esperaron la llegada de Alvarado, agotado. Incapaz de presentar batalla, Alvarado se conformó con aceptar un cargamento de lingotes de plata a cambio de la promesa de regresar a Guatemala de inmediato.

Eliminar publicidad

Advertisement

Expedición a Chile

Pizarro nombró a Almagro gobernador de Cuzco en enero de 1535. Pizarro, mientras tanto, se dirigió a la costa donde estableció la Ciudad de Los Reyes (Lima) en enero de 1535. Carlos V decidió ahora que su nueva y vasta colonia en Sudamérica se dividiera entre Pizarro y Almagro, y que el primero se quedara con la mitad norte y Almagro con la mitad sur. Quién controlaba el Cuzco en este plan (situado más o menos en el centro) quedaba peligrosamente poco claro. Como consecuencia de su nuevo derecho a la mitad de la colonia, Almagro abandonó Cuzco en julio de 1535 para explorar lo que hoy es Chile y lo que los españoles conocieron como Nueva Toledo. Cortés había saqueado la riqueza de los aztecas, Pizarro la de los incas, ahora, Almagro esperaba encontrar su propia cultura rica en oro para aliviarla de su riqueza. La expedición de Almagro era de gran envergadura, y estaba al mando de unos 600 españoles, 1000 indios aliados y 100 esclavos africanos.

Durante 20 meses, Almagro llevó a sus hombres a través de lo que hoy es Bolivia y el norte de Argentina para llegar a Chile. La tierra era seca, dura y singularmente carente de oro. El conquistador estableció una base en el valle del Aconcagua y envió pequeñas expediciones en múltiples direcciones. Los hombres de Almagro sufrieron las torturas de cruzar el Altiplano boliviano, adentrarse infructuosamente en Chile y salir mal parados, como habían hecho los ejércitos incas, contra el pueblo mapuche. En otros lugares, se reclutó a la fuerza a la población local para sustituir a los cargadores que habían muerto en el camino. Los españoles también tuvieron que enfrentarse a la desolación del desierto de Atacama (el más seco del mundo) en su camino de vuelta al norte. La mayoría de los caballos de Almagro murieron durante el viaje y también un buen número de sus hombres. No hay registro de la cantidad de indígenas que se llevaron como esclavos y murieron en el camino.

Sacsayhuaman Fortifications
Las fortificaciones de Sacsayhuamán
David Stanley (CC BY)

A Almagro le parecía que, después de todo, la mejor fuente de plata y oro era el Cuzco. Sin embargo, al sur, en la actual Bolivia, Potosí, se encontraba la mayor mina de plata sin explotar del mundo. La montaña esperaría un poco más para entregar sus tesoros a los conquistadores.

Eliminar publicidad

Advertisement

De vuelta a Cuzco

Mientras tanto, resultaba que los incas no habían acabado del todo con el Cuzco. El gobernante inca títere de Pizarro, Manco Inca Yupanqui (c. 1516-1544), lideró un levantamiento e intentó tomar la capital inca. El subsiguiente asedio de Cuzco en 1536-7 fue una batalla muy reñida. Solo con una columna de socorro (el tercer intento de este tipo) enviada por Pizarro desde Lima y el regreso casual de Almagro y su todavía impresionante fuerza de 400 hombres, los españoles pudieron esperar recuperar el control de la capital inca y liberarla del asedio. Sin embargo, Almagro aprovechó esta situación para hacerse por fin con la ciudad de la que había sido nombrado gobernador y a la que seguía considerando en su mitad del Perú.

Pizarro faltó a su palabra y declaró que ahora Almagro tendría que luchar si quería conservar el Cuzco.

El 8 de abril de 1537, Almagro envió un mensaje al comandante español de la ciudad, Hernando Pizarro, hermano de Francisco. Ambos tenían ya una larga historia de antipatía mutua. Almagro pidió a Hernando que le entregara Cuzco. Hernando se negó. Se celebró una tregua temporal acordada por los magistrados entre los dos ejércitos de conquistadores, pero cuando Almagro se enteró de que la columna de socorro de Pizarro llegaría de forma inminente, tomó medidas drásticas y marchó hacia la ciudad. El 18 de julio, un grupo de hombres de Almagro incendió los aposentos de Hernando y lo arrestó. Algunos almagristas querían ejecutar a Hernando y a su hermano Gonzalo Pizarro, que también había sido apresado, pero Almagro pensó que eso era ir demasiado lejos.

En julio, la columna de socorro enviada por Pizarro llegó a Cusco. Almagro dirigió su ejército a su encuentro, agrupando sus fuerzas en torno a un puente crucial del río Abancay. Gracias a un traidor del lado de los hombres de Pizarro, Almagro ganó la batalla. Parecía que el Cuzco era finalmente suyo. Pizarro debió sentirse decepcionado por el revés, pero esperó su momento y reunió otro fuerte ejército, que se reponía constantemente con nuevas llegadas del Caribe español. Impaciente por resolver por fin su antigua rivalidad, Almagro marchó con su ejército hacia Lima, con su baza como prisionero, Hernando Pizarro. Francisco Pizarro estaba dispuesto a negociar su salida del problema y ofreció una solución: Almagro podría quedarse con el Cuzco hasta que el emperador decidiera sobre el asunto, y Hernando sería liberado pero desterrado del Perú. Almagro aceptó. La generosidad de Almagro no fue apreciada por su segundo al mando, Rodrigo Orgóñez, que advirtió a su jefe del peligro de un Hernando libre: "Vuestra señoría ha soltado al toro. Os atacará y os matará sin respetar el cumplimiento de su palabra y su juramento" (Tomás, 278). Francisco Pizarro, con su hermano ya a salvo, faltó rápidamente a su palabra y declaró que Almagro ahora tendría que luchar si quería conservar el Cuzco.

Death of Diego de Almagro
La muerte de Diego de Almagro
Unknown Artist (Public Domain)

Las dos fuerzas de conquistadores, ambas dirigidas por los segundos de a bordo, ya que Pizarro y Amalgro eran demasiado viejos y frágiles para la batalla, se enfrentaron en las afueras de Cuzco el 26 de abril de 1538. La sangrienta batalla, observada con fascinación por los incas, se conoció como la Batalla de las Salinas porque tuvo lugar cerca de una mina de sal local. El resultado del choque de armas de pólvora, picas y espadas, se decantó a favor de los Pizarros, pero murieron alrededor de 200 españoles en cada bando.

Muerte y discordia

Al restablecerse Hernando Pizarro como gobernador del Cuzco, ordenó el juicio por traición y luego la ejecución de Almagro. El 8 de julio de 1538, Diego de Almagro fue estrangulado en su celda, tras lo cual se llevó su cadáver a la plaza pública y se lo decapitó. Almagro fue enterrado en la iglesia mayor del Cuzco.

Francisco Pizarro se puso furioso cuando descubrió lo sucedido. La Corona española tampoco vio con buenos ojos el asesinato de uno de sus adelantados y, nada más desembarcar en España en 1539, Hernando Pizarro fue encarcelado durante los siguientes 20 años. De vuelta a Sudamérica, la familia de Almagro y sus partidarios eran ahora parias y no se encontraban en mejor situación en la colonia que los recién llegados de Europa, gracias a la política de Francisco Pizarro de favorecer a los miembros de su propia familia. Sin embargo, este nepotismo resultó ser un error muy costoso. El 26 de junio de 1541, Pizarro fue apuñalado en su casa por un grupo de leales a Almagro; el grupo de asesinos incluía al hijo de Almagro, Diego de Almagro el Joven. La disputa entre la familia Pizarro y Almagro se prolongó hasta la siguiente generación. Gonzalo Pizarro (1506-1548) se nombró a sí mismo sucesor de su hermano Francisco y se convirtió en gobernador de Perú, pero el hijo de Almagro seguía reclamando derechos sobre el Cuzco. El estancamiento no se resolvió finalmente hasta septiembre de 1542 y la llegada de Cristóbal Vaca de Castro con órdenes de España para que asumiera el cargo de gobernador de Perú, pero incluso entonces las luchas internas continuaron hasta que la Corona española tomó el control total de su colonia en 1554.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué es conocido Diego de Almagro?

Diego de Almagro es conocido por ser un conquistador español y segundo al mando de las expediciones dirigidas por Francisco Pizarro que conquistaron la civilización inca.

¿Cuál fue el papel de Diego de Almagro en la conquista de Perú?

El papel de Diego de Almagro en la conquista de Perú fue el de segundo al mando de Francisco Pizarro. Almagro ayudó a financiar, reclutar y dirigir a los hombres de la expedición.

¿Por qué Diego de Almagro exploró Chile?

Diego de Almagro exploró Chile porque Francisco Pizarro se había apoderado de las riquezas de Perú y se disputaba el control de Cuzco. Almagro esperaba encontrar una civilización rica similar a la de los incas, pero fracasó.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, agosto 23). Diego de Almagro [Diego de Almagro]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20985/diego-de-almagro/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Diego de Almagro." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación agosto 23, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20985/diego-de-almagro/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Diego de Almagro." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 23 ago 2022. Web. 07 dic 2022.

Afiliación