Civilización Inca

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Francisco Soto
Publicado el 15 septiembre 2014
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, serbio, francés, turco, portugués
Machu Picchu Aerial View (by Dan Merino, CC BY)
Vista aérea de Machu Picchu
Dan Merino (CC BY)

La civilización inca floreció en el antiguo Perú entre c. 1400 y 1533 d.C., y su imperio llegó a extenderse por el oeste de Sudamérica, desde Quito en el norte hasta Santiago en el sur. Es el mayor imperio jamás visto en América y el mayor del mundo en aquella época.

Sin dejarse intimidar por las habitualmente duras condiciones andinas, los incas conquistaron pueblos y explotaron terrenos en entornos tan diversos como llanuras, montañas, desiertos y selvas tropicales. Famosos por su arte y arquitectura únicos, construyeron imponentes edificios finamente acabados en todos los lugares que conquistaron, y su espectacular adaptación de los paisajes naturales con terrazas, carreteras y asentamientos en las cimas de las montañas sigue impresionando a los visitantes modernos en lugares mundialmente famosos como Machu Picchu.

Eliminar publicidad

Advertisement

Panorama histórico

Como ocurre con otras antiguas culturas en América, los orígenes históricos de los incas son difíciles de separar de las historias fundacionales que ellos mismos crearon. Según la leyenda, en un principio, el dios creador Huiracocha salió del océano Pacífico y, al llegar al lago Titicaca, creó el sol y todos los grupos étnicos. Estas primeras personas fueron enterradas por el dios y sólo después emergieron de manantiales y rocas (pacarinas sagradas) de vuelta al mundo. Los incas, concretamente, nacieron en Tiahuanaco de la mano del dios del sol Inti, por lo que se consideraban los elegidos, los «Hijos del Sol», y el gobernante inca era el representante y la encarnación de Inti en la tierra. En otra versión de la narrativa de la creación, los primeros incas salieron de una cueva sagrada conocida como Tampu T'oqo o «La Casa de las Ventanas», que se encontraba en Pacariqtambo, la «Posada del Amanecer», al sur de Cuzco. La primera pareja de humanos fue Manco Cápac (o Manqu Qhapaq) y su hermana (también su esposa) Mama Ocllo (o Uqllu). Nacieron tres hermanos más, y partieron en grupo para fundar su civilización. Derrotando a los Chancas con la ayuda de guerreros de piedra (pururaucas), los primeros incas se asentaron finalmente en el Valle del Cuzco, y luego Manco Cápac, lanzando una vara de oro al suelo, estableció lo que sería la capital inca, el Cuzco.

40,000 INCAS GOBERNABAN UN TERRITORIO CON 10 MILLONES DE HABITANTES QUE HABLABAN MÁS DE 30 IDIOMAS DIFERENTES.

Pruebas arqueológicas más concretas han revelado que los primeros asentamientos en el Valle del Cuzco datan en realidad del año 4500 a.C., cuando las comunidades de cazadores-recolectores ocupaban la zona. Sin embargo, Cuzco sólo se convirtió en un centro importante a principios del Periodo Intermedio Tardío (1000-1400 d.C.). A partir de finales del siglo XIV, se inició un proceso de unificación regional, y desde principios del siglo XV, con la llegada del primer gran líder inca Pacha Kutiq Inka Yupanki —Pachacútec— («Inca del cambio del rumbo de la tierra, digno de estima») y la derrota de los Chancas en 1438, los incas comenzaron a expandirse en busca de botines y recursos de producción, comenzando hacia el sur y luego en todas direcciones. Llegaron a construir un imperio que se extendía por los Andes, conquistando pueblos como las civilizaciones Lupaca, Colla, Chimú y Huanca. Una vez establecido, se instauró un sistema nacional de impuestos y administración que consolidó el poder de Cuzco.

Eliminar publicidad

Advertisement

El ascenso del Imperio Inca fue espectacularmente rápido. En primer lugar, todos los hablantes de la lengua inca Quechua (o Runasimi) obtuvieron un estatus privilegiado, y esta clase noble pasó a dominar todos los papeles importantes dentro del imperio. A Túpac Yupanqui (también conocido como Túpac Inca Yupanqui), sucesor de Pachacútec desde 1471, se le atribuye la expansión del imperio en 4,000 km. Los propios incas llamaban a su imperio Tahuantinsuyo (o Tawantin suyu), que significa «Las Cuatro Regiones o Divisiones». El Cuzco se consideraba el ombligo del mundo, y hacia fuera irradiaban caminos y líneas de visión sagrada (ceques) hacia cada cuadrante: Chinchaysuyu (norte), Antisuyu (este), Collasuyu (sur) y Cuntisuyu (oeste). Los 40,000 incas, que se extendían por el antiguo Ecuador, Perú, el norte de Chile, Bolivia, las tierras altas de Argentina y el sur de Colombia, y que se extendían de norte a sur a lo largo de 5,500 km, gobernaban un enorme territorio con unos 10 millones de habitantes que hablaban más de 30 lenguas diferentes.

Inca Empire - Expansion and Roads
Imperio inca: extensión y caminos
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Gobierno y administración

Los incas llevaban listas de sus reyes (Sapa Inca), por lo que conocemos nombres como Pachacuti Inca Yupanqui (reinado c. 1438-63), Thupa Inca Yupanqui (reinado c. 1471-93) y Wayna Qhapaq (el último gobernante prehispánico, reinado c. 1493-1525). Es posible que dos reyes gobernaran al mismo tiempo y que las reinas tuvieran algunos poderes importantes, pero los registros españoles no son claros en ambos aspectos. El Sapa Inca era un gobernante absoluto y llevaba una vida de gran opulencia. Bebía en copas de oro y plata, usaba zapatos de plata y vivía en un palacio amueblado con los mejores tejidos. Incluso se le cuidó tras su muerte, ya que los incas momificaban a sus gobernantes. Almacenadas en el templo de Coricancha, en Cuzco, las momias (mallquis) eran sacadas regularmente al exterior con sus mejores galas, recibían ofrendas de comida y bebida y se les "consultaba" su opinión sobre los asuntos urgentes del Estado, en elaboradas ceremonias.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El gobierno incaico, al igual que su arquitectura, se basaba en unidades compartimentadas e interconectadas. En la cúspide estaba el gobernante y diez grupos de nobles afines llamados panaqa. A continuación se encontraban otros diez grupos afines, más distantes del rey, y luego un tercer grupo de nobles que no eran de sangre inca, pero que se convertían en incas por privilegio. En la base del aparato estatal se encontraban los administradores contratados localmente que supervisaban los asentamientos y la unidad de población andina más pequeña, el ayllu, que era un conjunto de hogares, normalmente de familias emparentadas que trabajaban una zona de tierra, vivían juntas y se prestaban apoyo mutuo en tiempos de necesidad. Cada ayllu estaba gobernado por un pequeño número de nobles o kurakas, función que podía incluir a las mujeres.

Los administradores locales dependían de más de 80 administradores regionales que, a su vez, dependían de un gobernador responsable de cada barrio del imperio. Los cuatro gobernadores dependían del gobernante supremo inca en Cuzco. Para garantizar la lealtad, los herederos de los gobernantes locales también eran mantenidos como prisioneros bien guardados en la capital inca. Así pues, las funciones políticas, religiosas y militares más importantes del imperio quedaban en manos de la élite inca, llamada por los españoles los orejones porque llevaban grandes orejeras para indicar su estatus. Para asegurar mejor el control de esta élite sobre sus súbditos, las guarniciones salpicaron el imperio y se construyeron centros administrativos totalmente nuevos, especialmente en Tambo Colorado, Huánuco Pampa y Hatun Xauxa.

Eliminar publicidad

Advertisement

A efectos fiscales, se realizaban censos y se dividía a la población en grupos basados en múltiplos de diez (las matemáticas incaicas eran casi idénticas al sistema que utilizamos hoy en día). Como en el mundo incaico no existía la moneda, los impuestos se pagaban en especie -generalmente alimentos, metales preciosos, textiles, plumas exóticas, tintes y concha de spondylus-, pero también en trabajadores que podían ser desplazados por el imperio para ser utilizados donde más se les necesitara, lo que se conoce como servicio mit'a. Las tierras agrícolas y los rebaños se dividían en tres partes: la producción para la religión del estado y los dioses, para el gobernante inca y para el uso propio de los agricultores. También se esperaba que las comunidades locales ayudaran a construir y mantener proyectos imperiales como el sistema de carreteras que se extendía por todo el imperio. Para llevar la cuenta de todas estas estadísticas, los incas utilizaban el quipu, un sofisticado conjunto de cuerdas anudadas que además era muy transportable y podía registrar decimales de hasta 10.000.

Khipu
Khipu
Jack Zalium (CC BY-NC-SA)

Aunque los incas impusieron su religión y administración a los pueblos conquistados, extrajeron tributos e incluso trasladaron a las poblaciones leales (mitmaqs) para integrar mejor los nuevos territorios en el imperio, la cultura inca también aportó ciertos beneficios, como la redistribución de alimentos en épocas de catástrofes ambientales, mejores instalaciones de almacenamiento para los productos alimenticios, trabajo a través de proyectos patrocinados por el Estado, fiestas religiosas patrocinadas por el Estado, carreteras, sistemas de riego, granjas en terrazas, asistencia militar y bienes de lujo, especialmente objetos de arte que disfrutaba la élite local.

LO MÁS ESPLÉNDIDO FUERON LOS TEMPLOS CONSTRUIDOS EN HONOR A INTI Y MAMA KILYA - EL PRIMERO ESTABA REVESTIDO CON 700 LÁMINAS DE 2 KG DE ORO BATIDO.

Cuzco

La capital inca de Cuzco (de qosqo, que significa "lecho de lago seco" o quizás derivado de cozco, un marcador de piedra particular en la ciudad) era el centro religioso y administrativo del imperio y tenía una población de hasta 150.000 habitantes en su apogeo. Dominada por el complejo sagrado del Coricancha (o Templo del Sol), cubierto de oro y tachonado de esmeraldas, sus mayores edificios se atribuyeron a Pachacuti. Los más espléndidos fueron los templos construidos en honor a Inti y Mama Kilya: el primero estaba revestido con 700 láminas de oro batido de 2 kg, y el segundo con plata. Toda la capital estaba dispuesta en forma de puma (aunque algunos estudiosos lo discuten y toman la descripción metafóricamente), con la metrópoli imperial de Pumachupan formando la cola y el complejo de templos de Sacsayhuaman (o Saqsawaman) formando la cabeza. El esplendor del Cuzco inca, que incluía vastas plazas, parques, santuarios, fuentes y canales, sólo se conserva, por desgracia, en los testimonios de los primeros europeos que se maravillaron ante su arquitectura y su riqueza.

Eliminar publicidad

Advertisement

Religión incaica

Los incas tenían una gran veneración por dos civilizaciones anteriores que habían ocupado casi el mismo territorio: los wari y los tiwanakotas. Como hemos visto, los lugares de Tiwanaku y el lago Titicaca desempeñaban un papel importante en los mitos de la creación incaica, por lo que eran especialmente venerados. Los gobernantes incas peregrinaban regularmente a Tiwanaku y a las islas del lago, donde se construyeron dos santuarios para Inti, el dios del Sol y deidad suprema inca, y la diosa de la luna Mama Kilya. También en el complejo de Coricancha, en Cuzco, estas deidades estaban representadas por grandes obras de arte de metal precioso que eran atendidas y adoradas por sacerdotes y sacerdotisas dirigidos por la segunda persona más importante después del rey: el Sumo Sacerdote del Sol (Willaq Umu). Así, la religión de los incas se preocupaba por controlar el mundo natural y evitar catástrofes como los terremotos, las inundaciones y las sequías, que inevitablemente provocaban el ciclo natural del cambio, el giro del tiempo que implica la muerte y la renovación que los incas llamaban pachakuti.

También se establecieron lugares sagrados, a menudo aprovechando características naturales prominentes como cimas de montañas, cuevas y manantiales. Estas huacas podían utilizarse para realizar observaciones astronómicas en determinadas épocas del año. Las ceremonias religiosas se realizaban según el calendario astronómico, especialmente los movimientos del sol, la luna y la Vía Láctea (Mayu). Las procesiones y ceremonias también podían estar relacionadas con la agricultura, especialmente con las épocas de siembra y cosecha. Junto con la Isla del Sol del Titicaca, el lugar más sagrado de los incas era Pachacamac, una ciudad-templo construida en honor del dios del mismo nombre, creador de los seres humanos, las plantas y responsable de los terremotos. Una gran estatua de madera del dios, considerada un oráculo, atraía a peregrinos de todos los Andes para rendir culto en Pachacamac. Los chamanes eran otra parte importante de la religión inca y estaban activos en todos los asentamientos. En Cuzco había 475, siendo el más importante el yacarca, el consejero personal del gobernante.

Los rituales religiosos de los incas también incluían el culto a los antepasados, tal y como se aprecia en la práctica de la momificación y la realización de ofrendas a los dioses de comida, bebida y materiales preciosos. También se realizaban sacrificios -tanto de animales como de personas, incluidos niños- para apaciguar y honrar a los dioses y asegurar la buena salud del rey. El derramamiento de libaciones, ya sea de agua o de cerveza chicha, era también una parte importante de las ceremonias religiosas incas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los incas impusieron su religión a las poblaciones locales construyendo sus propios templos y lugares sagrados, y también requisaron reliquias sagradas de los pueblos conquistados y las conservaron en Cuzco. Almacenadas en el Coricancha, quizás se consideraban rehenes que garantizaban el cumplimiento de la visión inca del mundo.

Machu Picchu Aerial View
Vista aérea de Machu Picchu
Dan Merino (CC BY)

Arquitectura y caminos incas

Los incas, maestros canteros, construyeron grandes edificios, muros y fortificaciones con bloques finamente trabajados -regulares o poligonales- que encajaban con tanta precisión que no se necesitaba mortero. El énfasis en las líneas limpias, las formas trapezoidales y la incorporación de elementos naturales en estos edificios, han resistido fácilmente los poderosos terremotos que a menudo azotan la región. La distintiva forma trapezoidal inclinada y la fina mampostería de los edificios incas fueron, además de su evidente valor estético, un símbolo reconocible de la dominación inca en todo el imperio.

Uno de los edificios incas más comunes era el omnipresente almacén de una sola habitación, la qollqa. Construidas en piedra y bien ventiladas, eran redondas y almacenaban maíz o cuadradas para patatas y tubérculos. La kallanka era una sala muy grande utilizada para las reuniones de la comunidad. Entre los edificios más modestos se encuentra la kancha, un grupo de pequeños edificios rectangulares y de una sola habitación (wasi y masma) con techos de paja construidos alrededor de un patio cerrado por un alto muro. La kancha era un elemento arquitectónico típico de las ciudades incaicas, y la idea se exportó a las regiones conquistadas. La construcción de terrazas para maximizar la superficie agrícola (sobre todo de maíz) fue otra práctica incaica que exportaron a todas partes. Estas terrazas a menudo incluían canales, ya que los incas eran expertos en desviar el agua, llevarla a través de grandes distancias, canalizarla bajo tierra y crear espectaculares desagües y fuentes.

Las mercancías se transportaban a través del imperio por caminos construidos a tal efecto, utilizando llamas y porteadores (no había vehículos con ruedas). La red de caminos incaicos abarcaba más de 40.000 km y, además de permitir el fácil desplazamiento de ejércitos, administradores y mercancías, era un símbolo visual muy poderoso de la autoridad inca sobre su imperio. Los caminos contaban con estaciones de descanso a lo largo de su recorrido, y también había un sistema de relevos de corredores (chasquis) que llevaban mensajes hasta 240 km en un solo día de un asentamiento a otro.

El arte inca

Aunque estaban influenciados por el arte y las técnicas de la civilización Chimú, los incas crearon su propio estilo distintivo, que era un símbolo inmediatamente reconocible del dominio imperial en todo el imperio. El arte incaico se aprecia sobre todo en la orfebrería muy pulida (en oro -considerado el sudor del sol-, en plata -considerada las lágrimas de la luna- y en cobre), en la cerámica y en los tejidos, siendo estos últimos los considerados más prestigiosos por los propios incas. Los diseños suelen utilizar formas geométricas, están técnicamente logrados y estandarizados. Destaca el damero como diseño muy popular. Una de las razones de la repetición de los diseños era que la cerámica y los textiles se producían a menudo para el Estado como impuesto, por lo que las obras de arte eran representativas de comunidades específicas y de su patrimonio cultural. Al igual que hoy en día las monedas y los sellos reflejan la historia de una nación, las obras de arte andinas ofrecían motivos reconocibles que, o bien representaban a las comunidades específicas que las fabricaban, o bien los diseños impuestos por la clase gobernante inca que las ordenaba.

Inca Ruler Atahualpa
Gobernante Inca Atahualpa
Mary Harrsch (taken at the Ojai Valley Museum) (CC BY-NC-SA)

Las obras en las que se utilizaban metales preciosos, como discos, joyas, figuras y objetos de uso cotidiano, se hacían exclusivamente para los nobles incas, e incluso algunos tejidos estaban restringidos para su uso exclusivo. Los productos fabricados con lana de vicuña, muy suave, estaban igualmente restringidos, y sólo el gobernante inca podía poseer rebaños de vicuña. La cerámica era para un uso más amplio, y la forma más común era el urpu, una vasija bulbosa con un cuello largo y dos pequeñas asas en la parte baja de la vasija que se utilizaba para almacenar el maíz. Cabe destacar que la decoración de la cerámica, los textiles y la escultura arquitectónica de los incas no solían incluir representaciones de ellos mismos, de sus rituales o de imágenes andinas tan comunes como los monstruos y las figuras medio humanas, medio animales.

Los incas produjeron textiles, cerámicas y esculturas de metal técnicamente superiores a cualquier cultura andina anterior, y ello a pesar de la dura competencia de maestros del trabajo del metal como los expertos artesanos de la civilización moche. Al igual que los incas impusieron un dominio político sobre sus súbditos conquistados, también en el arte impusieron formas y diseños incas estándar, pero permitieron que las tradiciones locales mantuvieran sus colores y proporciones preferidas. Artistas dotados, como los de Chan Chan o la zona del Titicaca, y mujeres especialmente hábiles en el tejido fueron llevados a Cuzco para que produjeran cosas hermosas para los gobernantes incas.

Colapso

El Imperio Inca se fundó y se mantuvo por la fuerza, y los Incas gobernantes eran muy a menudo impopulares entre sus súbditos (especialmente en los territorios del norte), una situación que los conquistadores españoles, liderados por Francisco Pizarro, aprovecharían al máximo en las décadas centrales del siglo XVI. El Imperio Inca, de hecho, aún no había alcanzado una etapa de madurez consolidada cuando se enfrentó a su mayor desafío. Las rebeliones eran abundantes y los incas estaban inmersos en una guerra en Ecuador, donde se había establecido una segunda capital inca en Quito. Más grave aún, los incas se vieron afectados por una epidemia de enfermedades europeas, como la viruela, que se había propagado desde Centroamérica incluso más rápido que los propios invasores europeos, y la oleada mató a un asombroso 65-90% de la población. Dicha enfermedad mató a Wayna Qhapaq en 1528 y dos de sus hijos, Waskar y Atahualpa, se enfrentaron en una dañina guerra civil por el control del imperio justo cuando llegaron los buscadores de tesoros europeos. Fue esta combinación de factores -una tormenta perfecta de rebelión, enfermedad e invasión- la que provocó la caída del poderoso Imperio Inca, el más grande y rico jamás visto en América.

La lengua incaica, el quechua, perdura en la actualidad y todavía la hablan unos ocho millones de personas. También hay un buen número de edificios, artefactos y relatos escritos que han sobrevivido a los estragos de los conquistadores, los saqueadores y el tiempo. Estos restos son proporcionalmente escasos en comparación con las enormes riquezas que se han perdido, pero siguen siendo testigos indiscutibles de la riqueza, el ingenio y los elevados logros culturales de esta gran civilización, pero de corta duración.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué es conocida la civilización inca?

La civilización inca es conocida por haber creado el mayor imperio jamás visto en América, por sus impresionantes técnicas agrícolas y por su arte y arquitectura que combinaban de forma única el trabajo geométrico en piedra con el paisaje natural.

Cinco datos sobre los Incas:

Construyeron la ciudad montañosa de Machu Picchu, adoraban al Sol, crearon el mayor imperio del mundo en aquella época, no tenían escritura sino que utilizaban el quipu (cuerda y nudos), y tenían un sistema postal muy eficiente que utilizaba su excelente sistema de carreteras.

¿Qué pasó con el imperio Inca?

El imperio inca se derrumbó tras la llegada de Francisco Pizarro y los conquistadores españoles en 1533. Una guerra civil y las enfermedades europeas también contribuyeron en gran medida a su caída.

Sobre el traductor

Francisco Soto
Francisco es un joven profesor de francés e inglés. Sus intereses incluyen historia, religión y lingüística. Está involucrado en varios proyectos para traducir textos sobre civilizaciones antiguas al español. Sigue ahora con una Maestría en Educación Superior.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2014, septiembre 15). Civilización Inca [Inca Civilization]. (F. Soto, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12495/civilizacion-inca/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Civilización Inca." Traducido por Francisco Soto. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 15, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12495/civilizacion-inca/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Civilización Inca." Traducido por Francisco Soto. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 sep 2014. Web. 04 dic 2022.

Afiliación