Encomienda

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Ritchie R. R. Chaidez
Publicado el 15 junio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, neerlandés
An Encomendero Abusing a Labourer (by Unknown Artist, Public Domain)
Un encomendero abusando de un trabajador
Unknown Artist (Public Domain)

La encomienda era un sistema por el que se concedía a los aventureros y colonos españoles el derecho legal de extraer mano de obra forzada de los jefes tribales indígenas de las colonias americanas del Imperio español. A cambio, los europeos debían dar protección militar a los trabajadores y ofrecerles la oportunidad de convertirse al cristianismo financiando a un párroco.

El sistema de encomienda permitió a la Corona española convertir a su ejército invasor de conquistadores en pobladores coloniales, pero los defectos del sistema, como los malos tratos e importantes reducciones de población por enfermedades, hicieron que finalmente fuera sustituido por un sistema de mano de obra mal pagada y gestión de fincas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Orígenes feudales

El Imperio español mantenía dos objetivos clave en los territorios conquistados: extraer riquezas materiales y convertir a los pueblos indígenas al cristianismo. Dentro de la categoría de recursos que los españoles consideraban oportuno explotar se encontraba el trabajo de los pueblos locales de la zona. "Encomienda" era un término feudal que derivaba del verbo "encomendar". En la España medieval, la encomienda se refería a la relación entre un terrateniente y los que trabajaban la tierra. En una relación recíproca, el primero recibía mano de obra y el segundo, protección. Este concepto se aplicó a las tierras arrebatadas a los moros durante la Reconquista y la colonización de las Islas Canarias. La encomienda se extendió a las colonias americanas a partir de 1502 (primero en La Española) como forma de justificar lo que equivalía a poco más que la esclavitud. En 1503 la política recibió la aprobación real, y se extendió del Caribe a México y América Central, y luego a América del Sur cuando los conquistadores la utilizaron como medio para extraer recursos y como recompensa para sus seguidores.

En una justificación bastante dudosa de la explotación, un europeo favorecido (encomendero) podía beneficiarse de mano de obra gratuita para cualquier fin a cambio de ofrecer a la población local un cierto nivel de protección física y la oportunidad de ser expuesto a la religión cristiana y así disfrutar de la salvación definitiva de sus almas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Spanish Colonial Empire in the Age of Exploration
Imperio colonial español en la Era de las expediciones
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

La encomienda no era entonces la esclavitud de los indios americanos, que el Papa había prohibido en 1537 (aunque no favorecía tanto a los negros africanos). La actitud europea podría haber tranquilizado algunas conciencias de su lado, pero, naturalmente, los indígenas no solían ver la relación en estos términos, y miles de ellos sufrieron lo que, en la práctica, era una esclavitud en todo menos en el nombre. Además, "hay muchas pruebas de que los encomenderos ignoraban en gran medida sus responsabilidades religiosas" (Alan Covey, 372).

La encomienda solía concederse de por vida, pero no era hereditaria.

La encomienda no estaba vinculada a la tierra, como ocurría en la España medieval, sino que en las colonias la encomienda era un acuerdo puramente legal, e incluso el derecho podía ser ostentado por los municipios. En un principio, la encomienda era otorgada por los jefes de las expediciones de los conquistadores y, posteriormente, por el virrey o por la audiencia presente en la ciudad grande más cercana. El tamaño de la población vinculada a una encomienda concreta variaba; la mayoría suponía unas 2000 unidades familiares, pero algunas podían ser mucho mayores, como la asignada a Hernán Cortés en México, que abarcaba más de 23.000 unidades familiares. Ciertamente, incluso una encomienda más pequeña permitía a un colono tener una casa, alimentar a su familia y mantener un pequeño séquito de seguidores personales (paniaguados) para su propia protección contra los pueblos nativos rebeldes, ya que eran frecuentes los asaltos a los asentamientos españoles donde se sacrificaban a los habitantes y los animales. Los indígenas que se incorporaban al trabajo recibían protección contra otros colonos y aventureros europeos. En lo que respecta a la comunidad en general, el titular de la encomienda debía enviar a sus seguidores armados para que ayudaran a defender el asentamiento local en caso de que fuera necesario y pagar un párroco.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La encomienda solía concederse de por vida, pero no era hereditaria, a pesar de que los titulares del derecho y algunas órdenes religiosas pedían que lo fuera. Se creía que, si las familias de colonos tenían una relación prolongada con sus trabajadores, los tratarían mejor. La petición de encomiendas hereditarias fue rechazada por la Corona, ya que deseaba mantener sus opciones abiertas y conservar el control general de las colonias. En consecuencia, en la mayoría de los casos, la encomienda de un titular fallecido revierte a la Corona con una pequeña provisión para la viuda superviviente y sus hijos.

Spanish Torture of American Peoples
La tortura española de los pueblos americanos
Joos van Winghe & Theodor de Bry (Public Domain)

Trabajo vs. almas

Inicialmente, el derecho de encomienda se concedía a un adelantado, es decir, a un conquistador al que se le había concedido la licencia para explorar y conquistar nuevos territorios en nombre de la Corona española. El adelantado podía quedarse con el 80% de las riquezas que adquiriera en el proceso (la Corona se quedaba con el 20% restante), y esto incluía el derecho a utilizar mano de obra local. La encomienda se extendió entonces a los colonos, de modo que, en efecto, un ejército invasor se transformó en una población urbana casi militar que obtenía riqueza de las tierras trabajadas por los indígenas de los alrededores.

Eliminar publicidad

Advertisement

SE ESPERABA QUE LOS MONARCAS, COMO DEFENSORES DE LA FE Y BENEFICIARIOS DE LA BUENA VOLUNTAD DE LOS PAPAS, PROMOVIERAN LA CRISTIANIZACIÓN DE LOS PUEBLOS CONQUISTADOS.

A lo largo del siglo XVI se produjeron en España intensos debates sobre cuál de los objetivos, a menudo contrapuestos, del beneficio material y de la conversión religiosa debía considerarse más importante. Las Leyes de Burgos de 1512 establecían el trato a los indígenas y las responsabilidades de los colonos como cristianos. A continuación, el Consejo de Indias de España, que supervisaba todos los aspectos de las colonias, emitió directivas para que la población local no fuera explotada hasta el punto de padecer hambre y muerte. La cuestión se debatió en una reunión del Consejo en 1540, donde los miembros fueron impulsados por el presidente Loaísa a considerar las siguientes seis preguntas:

  1. ¿Cómo se debe castigar a los que han tratado mal a los indios?
  2. ¿Cuál es la mejor manera de educar a los indios en el cristianismo?
  3. ¿Cómo podemos garantizar que se trate mejor a los indios?
  4. ¿Es necesario para un cristiano tener en cuenta el bienestar de los esclavos?
  5. ¿Qué se debe hacer para que los gobernadores y otros funcionarios cumplan las órdenes del gobierno de ser justos?
  6. ¿Cómo se puede organizar adecuadamente la administración de justicia? (Thomas, 474-5)

Desde el punto de vista de la Corona española, el acuerdo de encomienda creaba un conflicto de intereses inherente. Se esperaba que los monarcas, como defensores de la fe y beneficiarios de la buena voluntad de los papas, promovieran la cristianización y "civilización" de los pueblos conquistados. Esto significaba, naturalmente, que matarlos con el trabajo no favorecía la educación religiosa y la conversión. Por otra parte, para maximizar la extracción de riqueza de las colonias, se necesitaba desesperadamente mano de obra para grandes proyectos estatales como la extracción de metales preciosos y la cosecha de cultivos a escala industrial.

Bartolomé de las Casas
Bartolomé de las Casas
Unknown Artist (Public Domain)

El tercer grupo de este triángulo de control eran los europeos a los que se les había concedido el derecho de encomienda. A miles de kilómetros de la monarquía y del Consejo de Indias, muchos conquistadores no veían la necesidad de las sutilezas, ya que explotaban despiadadamente tanto los recursos locales como a las personas para su propio beneficio. Hubo protestas por parte de los líderes de las comunidades indígenas y de algunos miembros de las órdenes religiosas españolas, como el fraile dominico Bartolomé de las Casas (1484-1566), que escribió una descripción gráfica de lo que estaba ocurriendo en el Nuevo Mundo en su Brevísima relación de la destrucción de las Indias de 1522. En la práctica, estas voces no pudieron hacer mucho para evitar que la encomienda se convirtiera, en muchos casos, en un sistema de trabajo forzado extremo indistinguible de la esclavitud, con la excepción de que los trabajadores no podían ser vendidos. Además, los pueblos indígenas americanos eran a menudo completamente inadecuados para el concepto ajeno de trabajar para otro en horarios regulares, y el creciente contacto con los europeos solo condujo a una mayor devastación de la población americana por las enfermedades europeas. La población de La Española era quizás de unos 200.000 habitantes antes del contacto europeo, pero en 1522 se había reducido a 90.000; la de Nueva España había sido de unos 22 millones en 1500, pero se redujo a solo 3 millones en 1550. El destino de los pueblos locales era desolador, ya fuera por el trabajo duro o por las enfermedades.

Eliminar publicidad

Advertisement

Protesta y cambio

La situación llegó a ser tan grave para la estabilidad de los asuntos internos y las relaciones entre europeos e indios que incluso se intentó abolir la encomienda en 1542. Un conjunto de leyes nuevas intentó reducir la aplicación de la encomienda, pero apenas avanzó frente a las poderosas y avariciosas fuerzas de la monarquía, los conquistadores y los colonos que hacían fortuna con el sistema. En 1573, Felipe II de España (que reinó de 1556 a 1598) hizo un intento más sustancial de limitar la explotación. El monarca prohibió el uso del sistema de encomiendas en los nuevos territorios. Esto apenas ayudó a los pueblos indígenas que ya sufrían el sistema, pero al menos indicó que se daba cuenta de que el sistema era defectuoso y no podía continuar indefinidamente. Las colonias americanas de España se estaban convirtiendo en un área ya no de conquista sino de pacificación.

Philip II of Spain by Moro
Felipe II de España por Moro
Antonio Moro (Public Domain)

A medida que el proceso de colonización evolucionaba y la colaboración de los ciudadanos indígenas y mestizos se hacía imprescindible, el sistema de encomiendas fue llegando lentamente a su fin en los primeros años del siglo XVIII (pero continuó hasta la década de 1780 en algunos focos del imperio, sobre todo en Chile y la península de Yucatán). Uno de los problemas del sistema de encomiendas era que no había suficientes licencias para satisfacer la demanda, y en las zonas más silvestres, los indígenas, como era de esperar, se mostraban reacios a ofrecerse como voluntarios para dicho sistema. El nivel de productividad que el sistema podía proporcionar, dada la reducción de la mano de obra debido a las enfermedades a lo largo del tiempo y la inadecuación de los cultivos nativos para los mercados urbanos que ahora alimentan a los europeos, significaba que había que encontrar nuevas formas de asegurar la producción agrícola para satisfacer las demandas de los asentamientos coloniales.

La encomienda fue sustituida por el sistema de repartimiento, que también implicaba trabajo forzado, pero al menos esta vez los trabajadores recibían un salario, aunque uno bajo. Conocido como mita en el Virreinato del Perú, este sistema obligaba a los líderes indígenas a enviar un número fijo de jornaleros masculinos a trabajar para la administración colonial (al igual que habían hecho los aztecas y los incas en sus propios imperios). El equipo solía trabajar durante varias semanas antes de ser sustituido por otro grupo de la misma comunidad. El sistema permitía seguir explotando las minas y la agricultura estatal y construir infraestructuras como carreteras, puentes y edificios públicos. Los bajos salarios eran una pobre compensación por el desarraigo de la familia y la comunidad, pero era un paso adelante en comparación con el sistema de encomienda. Una segunda alternativa a la encomienda fue el uso de esclavos enviados a América desde África. Tanto los esclavos como la mano de obra barata permitieron a los colonos europeos o descendientes de europeos desarrollar un nuevo sistema de gestión de la tierra y de los recursos, que implicaba el establecimiento de vastos latifundios o haciendas en los que se practicaba la agricultura (trigo, azúcar, olivos y viñedos), la ganadería (ganado vacuno y ovino importado) y la minería (oro y plata) a una escala cada vez mayor.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué era el sistema de encomiendas?

El sistema de encomienda era una forma de trabajo forzoso y no remunerado que utilizaban las autoridades españolas y los colonos en las colonias del Imperio español. A cambio, los trabajadores recibían protección militar y la oportunidad de convertirse al cristianismo.

¿Cuál era el objetivo del sistema de encomiendas?

La finalidad del sistema de encomiendas en el Imperio español era incentivar a los conquistadores a conquistar nuevos territorios y proporcionar mano de obra gratuita para extraer riqueza de las colonias. Para la Iglesia Católica, el sistema permitía exponer a los pueblos indígenas al cristianismo.

¿Era el sistema de encomienda una esclavitud?

El sistema de encomiendas en la América colonial española era un sistema de trabajo forzado y no remunerado, pero no era esclavitud, ya que los trabajadores no podían ser comprados y vendidos a un tercero. Sin embargo, en la práctica no había mucha diferencia.

Sobre el traductor

Ritchie R. R. Chaidez
Ritchie es un estudiante universitario que creció en México, actualmente estudia en California para obtener un título de Biología. Sus intereses son la ciencia y literatura. Actualmente tiene como pasatiempo traducir artículos de diversos temas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, junio 15). Encomienda [Encomienda]. (R. R. R. Chaidez, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20877/encomienda/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Encomienda." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. Última modificación junio 15, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20877/encomienda/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Encomienda." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 jun 2022. Web. 07 ago 2022.

Afiliación