La expedición de Hernando De Soto a La Florida (1539-1542)

Artículo

James Hancock
por , traducido por Estanislao Larios Ramirez
Publicado el 10 marzo 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

El explorador español Hernando de Soto (c. 1500-1542) desembarcó en la costa Occidental de Florida el 30 de Mayo de 1539 con la esperanza de encontrar ricos reinos a los que saquear. Su tripulación exploró el sureste de Norteamérica durante cuatro años aproximadamente, atacó salvajemente a los locales, para finalmente tener que regresar a casa con las manos vacías. Descubrieron que la región estaba poblada por docenas de avanzadas sociedades agrícolas, pero que no había riquezas o imperios que vencer.

Discovery of the Mississippi by De Soto
Descubrimiento del Mississippi por De Soto
Architect of the Capitol (Public Domain)

Hernando de Soto

Nacido en Jeréz de los Caballeros en Extremadura, España, Hernando Méndez de Soto fue el segundo hijo de una pareja acaudalada. Debido a que su hermano mayor era quien iba a heredar los bienes familiares, tuvo que hacerse su propia fortuna. A la edad de 14 años, De Soto partió a Centroamérica como paje del primer gobernador de Panamá, Pedrarias Dávila. Como representante de Dávila, exploró Costa Rica y Honduras en busca de tesoros y tierras. Conquistó Nicaragua en 1524 y fue nombrado alcalde de León. En 1530, De Soto se enlistó en la expedición a Perú de Francisco Pizarro (1478-1541). Jugó un rol importante en la conquista del Imperio inca, donde recibió como recompensa la tercera mayor cantidad de los bienes robados, después de los de Francisco Pizarro y su hermano Hernando. De Soto fue el primer europeo en entrar a Cuzco, la capital del Imperio inca.

Eliminar publicidad

Advertisement

A de soto se le dieron cuatro años para conquistar a "los indios" y para escoger 200 leguas de costa para su dominio personal.

Siendo ahora un hombre muy rico, De Soto regresó a casa en 1536, casándose con Isabel de Bobadilla, hija de Dávila. Pero a pesar de su reciente matrimonio y una buena casa en España, De Soto no tenía tranquilidad en su vida. Quería ser gobernador al igual que Pizarro. En 1537, el Rey Carlos I de España (o Carlos V, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico), le otorgó a De Soto un asiento para invadir y conquistar La Florida. Se le dieron cuatro años para conquistar a "los indios" y para escoger 200 leguas de costa para su dominio personal.

Exploraciones en Florida

Antes de la incursión de De Soto había habido dos expediciones previas a Florida. En 1513, Juan Ponce de León (1460-1521) llevó a cabo la primera, desembarcó en la costa Este de Florida, cartografió la costa Atlántica hasta los cayos de Florida y el norte sobre la costa del Golfo. Dejó Florida en 1514, retornando brevemente a Puerto Rico, para después regresar a España. La segunda expedición, en 1527, fue liderada por Pánfilo de Narváez (c. 1470-1528), con la intención de establecer guarniciones y asentamientos. La misión fue un fracaso total. El propio De Narváez murió en 1528, y solo cuatro miembros de los 600 que componían la partida regresaron. Los cuatro se asentaron en la Nueva España después de ser mantenidos cautivos por nativos Americanos y haber vagado a través del sureste de Estados Unidos y el norte de México por ocho años.

Eliminar publicidad

Advertisement

La travesía de De Soto

El 7 de abril de 1538 De Soto y 650 hombres zarparon de Sevilla, España a La Habana Cuba, de donde partieron hacia la Florida en Mayo de 1539. La expedición estaba compuesta por caballeros, infantería, artesanos, sacerdotes, fabricantes de botes, escribas, así como 200 caballos y una gran horda de cerdos. De Soto desembarcó en la costa Occidental de Florida en el cacicazgo Amerindio de Ocita, probablemente en el área de Tampa Bay. Durante los meses siguientes, la expedición exploró el área donde desembarcaron, para después viajar al norte y noroeste hacia Anhayca, el pueblo principal del cacicazgo Apalachee, ubicado alrededor de Tallahassee.

Esta primera parte de la exploración estableció el patrón que habría de seguir De Soto durante toda su expedición. En ese tiempo el sureste de los Estados Unidos estaba poblado por varios cacicazgos de agricultores. De Soto viajó de una comunidad indígena a otra siguiendo caminos locales, acampando cerca de las villas que tuvieran provisiones de maíz. Allí pedía que los líderes locales le mostraran dónde encontrar oro, plata o cualquier otro objeto de valor. De Soto no transportaba reservas de comida además de los cerdos (que rara vez se sacrificaban), y él y su ejército se alimentaban con el maíz robado de los aldeanos, a quienes muy a menudo ponían en riesgo de inanición. Asimismo, capturó decenas de indígenas, hombres, mujeres y niños para transportar equipos y provisiones, llevar a cabo labores en el campamento así como satisfacer cualquier otra necesidad que la expedición pudiera tener. Cualquier resistencia se castigaba rápidamente y con crueldad.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

En una de sus primeras incursiones desde Ocita para explorar el campo, el ejército de De Soto se encontró con un español, Juan Ortiz, que había formado parte de la expedición de Narváez y había estado cautivo de los apalaches durante unos diez años. Ortiz proporcionó a de Soto información sobre la zona de la bahía de Tampa y desempeñaría un papel fundamental como traductor.

De Soto y sus hombres pasaron el invierno de 1539-1540 en Anhayca y otros asentamientos cercanos. Allí tomaron a cientos de prisioneros, los encadenaron del cuello y los obligaron a transportar su carga así como a moler maíz para alimentar a su ejército. En la primavera, los exploradores se dirigieron al norte hacia Georgia con sus esclavos, vagando entre Carolina del Sur, Carolina del Norte y Tennessee antes de dirigirse al suroeste a través de la esquina Noroeste de Georgia hacia Alabama. Allí se toparon con el pueblo empalizado de Mabila donde fueron atacados por los guerreros del Jefe Tuskaloosa (también conocido como Tuscaluzu y Tuscaloosa). La batalla de un día fue violenta dando como resultado que 22 españoles murieran y otros 148 más fueran heridos; sin embargo, los Amerindios se llevaron la peor parte de la batalla, perdiendo entre 2500 y 3000 hombres.

Eliminar publicidad

Advertisement

Tuscaloosa Meeting De Soto
Reunión de Tuscaloosa con De Soto
Roderick McKenzie (Public Domain)

La expedición permaneció en Mabila por alrededor de un mes para recuperarse de sus heridas. De Soto y su ejército viajaron entonces a las tierras de Chickasaw, donde acamparon por todo el invierno de 1540-1541. En su camino entraron en contacto con otros varios grupos indígenas: los ichisi, ocute, cofitachequi, coosa y tuscaluza. Estos grupos eran todos cacicazgos, la mayoría sociedades sin clases sociales, con un jefe que tomaba la mayoría de las decisiones. Todos construían imponentes montículos de tierra para sus actividades ceremoniales y cultivaban maíz a las márgenes de los ríos.

De Soto y su ejército pasaron un difícil invierno en Chickasaw. El invierno de 1540-1541 fue extremadamente frío, no contaban con un refugio adecuado, su ropa era andrajosa y contaban con pocas provisiones. Asimismo, los chickasaws los tenían en vilo con su guerra de guerrillas día y noche. Las relaciones se volvieron particularmente agrias cuando De Soto se preparaba para partir en la primavera y exigió 200 cargadores para que les sirvieran a lo largo de su viaje. Justo al amanecer del 4 de marzo, el día que la expedición partiría, varios cientos de chickasaws atacaron a los españoles e incendiaron su campamento. Doce españoles, 59 caballos y cientos de cerdos perecieron en el ataque. La cantidad de bajas de chickasaws se desconoce.

El jefe de los casqui le ofreció su hija a de soto a para casarse.

Después de pasar algo de tiempo recuperándose, la expedición se trasladó hacia el noroeste a través de los cacicazgos de Alibamu y Quizquiz, descubriendo en su camino el río Mississippi. Allí construyeron balsas para cruzar el poderoso río, y mientras estaban cruzando, fueron recibidos por indígenas del cacicazgo de Aquixo. Era una flota de 200 canoas, cada una llevaba 100 guerreros adornados con pinturas y plumas coloridas. El líder le entregó a De Soto pescado y hogazas de ciruela, y se presentó como el representante del jefe de Pacaha, cuyo territorio estaba río arriba. De Soto rechazó este intento de amistad y ordenó a sus arqueros que les dispararan, obligándolos a retirarse con gestos de desdén.

Eliminar publicidad

Advertisement

Después de cruzar el río, De Soto y su expedición viajaron por todo el centro de Arkansas y entraron en contacto con los cacicazgos de Casqui, Pacaha, Quiguate, Coligua, Cayas y Tula. En esta región comenzaba el territorio de las Grandes Llanuras, donde los locales eran cazadores de búfalos. Los casqui les dieron una gran bienvenida, les dieron comida y pieles de búfalo como regalos, a pesar de que habían estado sufriendo una prolongada sequía. El jefe casqui ofreció también a De Soto a su hija para casarse, diciendo que su mayor deseo era unir su sangre con la del gran líder que era De Soto. Cuando el cura de la expedición les habló a los casqui de su Dios cristiano, el jefe les suplicó rezar por lluvia. De Soto tenía una gran cruz levantada en su templo-montículo, así que el cura llevó a cabo una ceremonia religiosa. Increíblemente, llovió al día siguiente. Entonces el envalentonado jefe casqui le pidió a los españoles unírseles a ellos para atacar a su cacicazgo rival Pacahas, afirmando que tenían oro. Una fuerza combinada de soldados españoles y guerreros casqui se dirigió al principal pueblo Pacaha, pero los españoles no encontraron ningún oro.

De Soto y su ejército continuaron su viaje, llegaron a Autiamque a principios de noviembre, ubicada en el lado sur del río Arkansas, entre Little Rock y Pine Bluff. Allí pasaron otro invierno muy frío, durante el cual estuvieron aislados por la nieve por un mes. Para ese entonces, 250 de sus hombres habían muerto, así como 150 caballos. Su intérprete Juan Ortiz también murió ese invierno, a partir de lo cual la comunicación con los indígenas se tornó extremadamente difícil.

Route of the de Soto Expedition
Ruta de la expedición de De Soto
Herb Roe (CC BY-SA)

La expedición partió de Autiamque a principios de marzo de 1542, viajando al cacicazgo de Anilco, ubicado a lo largo del Río Arkansas, justo arriba de su confluencia con el Mississippi. Anilco era uno de los cacicazgos más densamente poblados con los que De Soto se encontró en su viaje de exploración. Cada vez más frustrado por las condiciones de su ejército así como su fracaso por encontrar oro, De Soto mandó un mensaje al jefe local, donde le pidió que se presente y le ofrezca un tributo. Como el jefe de rehusó, De Soto montó en cólera, ordenó un brutal ataque y masacró a cientos de hombres, mujeres y niños.

Eliminar publicidad

Advertisement

Justo antes del ataque, De Soto cayó enfermo de fiebre y fue incapaz de liderarlo. Murió pocos días después a la edad de 42 años y lo sucedió Luis Moscoso de Alvarado como capitán general. Buscando ocultar la muerte de De Soto a los amerindios, ya que lo consideraban inmortal, los españoles envolvieron el cuerpo de De Soto en mantones con arena, y a la sombra de la noche lo hundieron en el río Mississippi.

El regreso de la expedición

Después de la muerte de De Soto, los miembros sobrevivientes de la expedición tuvieron que decidir la mejor manera para regresar a La Nueva España (México) para terminar la misión. Tenían solo dos opciones: por tierra o por río. Inicialmente eligieron hacerlo por tierra pero pronto tuvieron que abandonar esta ruta debido a las dificultades que enfrentaron para poder hacerse de suficiente maíz para su sustento durante todo el regreso. Regresaron al Mississippi, tomando la decisión de partir desde Aminoya, donde ya no había ningún pueblo fortificado con empalizadas. Uno de ellos se había reubicado al interior, mientras que el otro fue desmantelado para construir sus barcos.

En la mañana del 2 de julio comenzaron su viaje río abajo. Además de la corriente, cada bote era impulsado por siete pares de remos y una vela que se desplegaba cada vez que hacía buen viento. Viajaron rápidamente, cubriendo 48 millas (77,25 km) el primer día, antes de anclarse por la noche cerca de la desembocadura del río Arkansas.

Burial of De Soto
Entierro de De Soto
Architect of the Capitol. (Public Domain)

Al día siguiente llegaron a Huhasene, bajo el dominio del cacicazgo de Quigualtam, se apropiaron de una gran cantidad de maíz de los graneros de esta villa. Esto enfureció al jefe, quien atacó a los españoles a la mañana siguiente con una flota de 100 grandes canoas guerreras. Los guerreros continuaron el ataque todo el día y toda la noche, con lo que los españoles tuvieron que huir río abajo, tan rápido como pudieran. Finalmente, alrededor del mediodía del 5 de julio, Quigualtam ordenó a sus canoas regresar, ya que aparentemente habían llegado a los límites de su territorio. No bien había terminado este ataque cuando otro jefe mandó una segunda flota de 50 grandes canoas para enfrentarlos. Esta persecución duró otro día y otra noche, hasta que estos combatientes finalmente se retiraron también.

En este lugar, cerca de la actual ciudad de Natchez, los españoles fueron finalmente dejados en paz, probablemente porque ya no estaban cruzando ningún otro cacicazgo importante. Moscoso y sus hombres alcanzaron la desembocadura del río Mississippi 12 días después, habiendo viajado por río entre 400-500 millas (643-804 km). De aquí navegaron remando a lo largo de la costa del Golfo de México, y 53 días después, el 10 de septiembre de 1543, llegaron a la desembocadura del río Pánuco en México, donde existía un asentamiento español. Aquí fue donde la expedición de De Soto terminó, después de cuatro años y cuatro meses. Alrededor de la mitad de la expedición sobrevivió. Los exploradores habían andado, montado y navegado más de 8000 kilómetros (5000 millas).

Importancia de la expedición de De Soto

En su tiempo, la expedición de De Soto fue considerada un fracaso, ya que no había encontrado ninguna sociedad avanzada con provisiones de metales preciosos y gemas como los que poseían los Imperios inca y azteca. El interés español por la región decayó y aumentó el de los imperialistas franceses e ingleses, a mediados del siglo XVII. A pesar de todo, la expedición de De Soto fue exitosa de varias maneras. Las expediciones subsecuentes al sureste, durante la segunda mitad del siglo XVI y adelante, dependieron en gran medida del conocimiento obentido de esta expedición.

"Fue la expedición de De Soto la primera en penetrar y explorar exitosamente el vasto interior del sureste de los Estados Unidos. Al ser los primeros europeos en explorar el interior del continente, la expedición de De Soto es comparable en importancia con la expedición de Coronado (1540-1542), quien exploró el occidente de Estados Unidos. El testimonio escrito de la travesía es la única descripción de los habitantes de la región antes del contacto con otros europeos. Aún más, los reportes de la expedición acerca del territorio estimularon la colonización posterior (De Soto Trail, 14).

La expedición de De Soto es también históricamente importante debido a que los participantes pudieron observar y dejar registro de muchas sociedades indígenas cuando todavía estaban intactas. Estas sociedades habían construido grandes asentamientos fortificados y eran expertos horticultores, cultivando maíz, frijol y calabacines en cantidades suficientes para mantener a grandes poblaciones. Sin embargo, estas sociedades comenzaban a tener problemas, por inestabilidad interna así como competencia externa, comenzando a fracturarse y recombinarse. Asimismo su población fue grandemente diezmada por las enfermedades traídas por la larga y extensa expedición de De Soto.

Cuando los europeos comenzaron a explorar nuevamente el interior del sureste de Estados Unidos a finales del siglo XVII, se encontraron con que varios de los grandes cacicazgos habían colapsado, que las sociedades fortificadas habían casi desaparecido, y que los sobrevivientes habían comenzado a fusionarse a sí mismos en los históricos grupos del siglo XVIII, como son los creeks, choctaws, chickasaws, cherokees y catawbas.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién fue Hernando de Soto?

Hernando de Soto (c. 1500-1542) fue un explorador español, quien jugó un importante papel en la conquista del Imperio inca, fue el primer europeo en entrar a Cuzco, la capital de dicho imperio, pero es más conocido por su expedición de 4 años a La Florida.

¿Qué descubrió Hernando de Soto?

De Soto fue parte de la expedición de Pizarro en Perú, pero él también lideró su propia expedición en la cual exploró el sureste de Norteamérica, siendo el primer europeo en ver el río Mississippi.

Sobre el traductor

Estanislao Larios Ramirez
Mexican, passionate about History since I was a child, thanks to the great teachers I had. I am convinced that there are more common things that unite humans than those that divide them, with History as a tool to achieve understanding among all societies.

Sobre el autor

James Hancock
James F. Hancock es un escritor independiente y profesor emérito en la Universidad del Estado de Michigan. Sus temas principales de interés son la evolución de los cultivos y la historia del comercio. Sus libros incluyen «Spices, Scents and Silk» (CABI) y «Plantation Crops» (Routledge).

Cita este trabajo

Estilo APA

Hancock, J. (2022, marzo 10). La expedición de Hernando De Soto a La Florida (1539-1542) [Hernando de Soto's Expedition to La Florida (1539-1542)]. (E. L. Ramirez, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1959/la-expedicion-de-hernando-de-soto-a-la-florida-153/

Estilo Chicago

Hancock, James. "La expedición de Hernando De Soto a La Florida (1539-1542)." Traducido por Estanislao Larios Ramirez. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 10, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1959/la-expedicion-de-hernando-de-soto-a-la-florida-153/.

Estilo MLA

Hancock, James. "La expedición de Hernando De Soto a La Florida (1539-1542)." Traducido por Estanislao Larios Ramirez. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 10 mar 2022. Web. 28 nov 2022.

Afiliación